Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Ninfa de porcelana

Rómpeme con tus ojos,
ninfa de mis sueños.
Curvilíneas de belleza extrema
dibujan tus contornos
de pasión caótica,
y rezo en tu templo
de hermosura exótica,
en busca del empeño
que en tus deseos preño,
como cortas primaveras
de ilusión erótica.
Eres mi arpa armónica,
blanquecina piel de leche,
brillante como la luna
y tan linda como ninguna
otra que mi morbo aceche.
Eres un arte y puedes
con tus curvas celestiales,
dominar mis infernales
experiencias de otras pieles.
Ya te he expresado en papeles,
porcelana de mi ardor.
Así que dame calor
y enrédame en tu locura
para poetizarte en pintura
como haremos el amor.
leer más   
5
1comentarios 62 lecturas prosapoetica karma: 64

Que triste pasa la vida...

Que triste pasa la vida
para quien no termina el verso
que lo aburre en la reflexiva;
que tristeza tan nociva,
que deja pasar de largo
los momentos más amargos
de otra pasión sentida.
Que triste pasa la vida,
cuando se deja el empeño
de continuar avanzando hasta encontrarse;
una mente empobrecida
jamás llegará a este verso
que ha parido mi universo por enamorarse.
Que triste pasa la vida
cuando no nos expresamos
con las cosas compartidas que aprendemos; Nunca se oyó al que sabía
cuando intentaba explicar que:
¡En el intento de amar…sufriremos!
leer más   
5
1comentarios 52 lecturas versolibre karma: 73

No temas equivocarte

Mis errores me han sembrado en una tierra fértil, y como manos con garras, mis raíces se aferran para no soltarme. Cada decisión tomada es como una gota de lluvia fomentando el crecimiento de los efectos colaterales. Y mi destino se torna un laberinto de posibilidades en sus praderas negras, donde el sol no llega, ni los ojos abren.
Mis errores me dejaron un sabor tan cierto como las lágrimas que escaparon tras sus estocadas; son míseros como las más fraudulentas elecciones, más salados que los océanos de toda la galaxia; que sorbos de sudor en las estepas de mi piel abierta; son las verdades que disfracé de mentiras para hacerles juicio, y así en el Tribunal de mi alma conseguir la paz.
Mis errores son fieras hambrientas con sed de mí…No consigo distinguirlos porque tienen el mismo rostro que una y otra vez se asoma en mis pesadillas vestidas de sueños libres. A lo lejos, despiadados, se mofan de mi tristeza y aplastan con sus pies gigantes de angustia mi descontrolada cabeza.
Mis errores forman montañas de escombros oxidados, en un pasado cercano y travieso, difícilmente pensado como futuro. Y aunque han hecho un muro repellado con cristales, son errores comunes como los de los mortales que tratan de escapar de ellos.
Mis errores están complacidos por ser los primeros en abordar este buque de yerros. No están arrepentidos de haber nacido, de haber podrido mis extrañas, y lo vivido. No…Mis errores son los capataces de esta finca humana de aciertos y desaciertos; son los cadáveres sumisos ante la vida de la experiencia misma. Ellos son la herramienta que Dios me dio para superarme…no son un lastre; mis errores son las huellas dejadas en el camino, para guiarme cuando la esperanza me lleve al sendero de la suerte, y no pisarlas de nuevo cuando me halle perdido…
Mis errores pueden ser los tuyos, los de todos…parecidos e inclusive distintos…pueden ser pequeños o enormes, pero jamás prohibidos…
No temas equivocarte…sin arriesgarte jamás serás feliz y no podrás hacer del amor...un arte.
leer más   
4
3comentarios 60 lecturas prosapoetica karma: 60

Nuclear

Los soles caerán
sobre nuestras cabezas huecas;
natos que asomarán sus luces
por imprudentes manos;
venganza de la ciencia
de un pensador, nacida
en la pasada guerra
entre millones de hermanos;
¡fin de fuego que de horror
preñó las futuras vidas!

¡Caerán! sin distinción de razas
e ideologías previas,
hablando de la segura muerte
que ningún sueño olvida;
metamorfosis humana,
por el saber, concebida;
superior mil veces…
que matará hasta el amo.
leer más   
5
sin comentarios 50 lecturas prosapoetica karma: 68

No me compares

No me compares con las astros del firmamento,
ni con querubines,
ni con frases rebuscadas;
¡mucho menos con canciones de amor!
No me relaciones con el perfume de una flor
que conquista al viento,
ni con el verano,
ni con las risas amadas.
No.
No me parees con la felicidad de tu alegría,
ni con el aroma suave de una piel hermosa,
ni con un tesoro de bondad dispuesto,
ni con mariposas,
ni con cuerpos,
ni con pueblos.
No me contrastes con el que obedece orden,
ni con los vastos mares de este mundo inmenso.
No me iguales.
No.
Nunca con la luna ni su amado sol,
nunca con haber nacido de un amor intenso.

Simbolízame en derrota,
en dolor;
como la perdida y el sufrimiento,
como las tristes nubes que van pariendo
hasta tocar el suelo gota a gota.
Iguálame a la amargura que depila tu costado,
al pecado hiriente que a tu ser entona;
compárame al oficio de la muerte segura,
a la fracasada cura sobre el desquicio.
Lánzame un póstumo no que siga
al disgusto pleno y a la nostalgia impía
de un tormento,
hazme cual guardián un día,
te enseñó con llanto cuando se caía
y después paraba...
a erigir la vida.
leer más   
11
3comentarios 113 lecturas prosapoetica karma: 108

Jamás

Jamás entregues por condiciones
lo que te hace digna de ser,
aquello que nadie valorará más que tú,
eso que te realza por sobre todo y,
que no tiene precio ni dueño;
jamás te redimas ante el hecho de perderla; lucha contra los que pretendan cercenarla, porque nadie es dueño de ella;
jamás claudiques por defenderla,
ni te acobardes ante las consecuencias
por elevar su grito,
porque sino,
llorarás de pena cuando comprendas
que no has sido más grande y hermosa(o)
porque te arrebataron lo que sólo a ti pertenece... TU LIBERTAD.
leer más   
5
1comentarios 54 lecturas versolibre karma: 75

Sin sentido

Escarbando, andado voy, sin tropezar,
sobre un cúmulo de razones nulas,
buscando la exacta idea para expresar,
que a mi vida te aferro,
como a la presa, el depredador
retiene entre sus fauces;
Y sin hallarle lógica a este pensar,
mi ordinario corazón al galopar
sobre tu sien, se despeña
para quedar herido,
y en tus montescos pensamientos,
descansar.

Soy cronista del suceso en mi penar,
que me advierte cuando pasto en campo abierto.

Fiel creyente este amor se ha vuelto.
Resuelto a entender tu alma,
reza,
cómo si fueras la entidad suprema
que da sentido a su realidad.

Es lo que moja, la gran verdad,
de mi cresta romàntica sobre tu oleje.

Reconocen el corporal lenguaje
de tus movimientos tiernos,
mis ojos canserveros de tus festivas partes,
que a ultrajarlo invitan
a mis honrradas manos,
esclavas sublimes de la expresión del arte.

Es sin sentido el vivir sin amarte.
La muerte y la suerte en mi lecho, embisten.

Tus misterios devoradores visten
de tormentosos miedos mi cordura santa,
que levanta un dedo
para exponer sus dudas mediante esta prosa.
Cordura odiosa, más que curiosa...
Razón que encanta.

Tu voz, con su aliento, mi futuro canta,
con esa tonada que aliva el dolor.

En mi cauto pecho, tu cirujano amor
a mi corazón expone,
para injertarle al ritmo de su existir umbrío,
las alas blancas para volar de nuevo,
y así descubra en el ardor del fuego,
cuànto robó el implacable frío.

Quiero hacer con todo el llanto un río,
que arrastre tristezas bajo su cause.

Dame tus brazos para partar mi anclaje
en el puerto seguro del olvido,
donde la luz de tu muelle
va iluminando el paso
de estas huellas hasta tí.
Muelle que entablaste en mi
con tus pedazos nacidos,
muelle que no tiene sentido,
sin tí.
leer más   
3
sin comentarios 48 lecturas versolibre karma: 57

Música de gorja...

Tu voz es: cantar que viaja
musicalizando el aire que respiro,
haciendo que mis pulmones degusten
la armonía de tu amor,
y dance mi sangre con el tono melodioso
de lo que llamas palabras;
Es la nota musical del ángel de los sonidos,
aferrada al viento, y dispuesta en su intento celestial,
a arrasar con mis oídos dormidos
por la carga de tu ser sentimental;
Es la llama acústica que derrite mis neuronas
hambrientas por escucharte decir mi nombre;
Es la herramienta que Dios te dio para enamorarme,
para seducirme hasta embobecerme,
para matarme;
Es tu voz la lana de mi bravo invierno,
es la tierra fértil y sus nacimientos;
Es tu voz la cura de mi alma enferma,
la canción eterna de mi gran locura;
Es tu voz sensual, la prisión actual
que me ofrece el tono de tu bravura;
Es tu voz mi manantial,
es mi fuerza vital,
es mi dictadura.
leer más   
4
sin comentarios 57 lecturas prosapoetica karma: 50

Ayúdame...

¡Ayúdame a surcar el trillo de la fe divina,
sin mirar al lado y no morir de pena;
a entender al hombre que lo puede todo
contra su propia sangre...
que la deseca en hambre,
y de dolor le llena
un jarrón de lodo
que se convierte en sed,
y le derrama encima!
leer más   
3
sin comentarios 35 lecturas versolibre karma: 56

Nunca es tarde

Nunca es tarde para empezar de nuevo,
porque siempre es tiempo de vivir,
aún cuando brote por tus ojos fuego,
y derroque la tristeza tu existir.

Nunca es tarde para que ría el mañana
que se oculta en el hoy descolorido,
donde el sabor a dolor es la temprana
lección de saber por haber nacido.

Nunca es tarde si al amor te rindes,
siempre y cuando desde adentro brindes
la total entrega de tu corazón,

porque errar es de humanos,
y todos somos hermanos.
Nunca es tarde para pedir perdón.
leer más   
2
sin comentarios 51 lecturas versoclasico karma: 23

Divina mujer...

Dedicado a esos labios que nos regalan vida...

Merecedores ojos de una gracia pura,
y una voz vibrante que lo expresa todo;
unos pechos firmes, simulando el modo
de tu andar con prisa, de tu derechura.
Vista de piernas que mi afán apura,
en la sed gentil que tu ardor promueve.
El amor en risas tus deseos llueve,
y me lanza seco al rincón de plazo,
para esperar paciente por tu regazo,
y que ansias de mí, tu corazón se lleve.

Mujer divina, de cabellos luengos,
hirviente ser con su ilusión mojada,
detalle ciervo de ambición busca,
pecado sublime al que no me abstengo.
Místicos labios que a enfrentar vengo
como Quijote a sus molinos;
labios que afloran, flor del camino;
noble deleite de mi sabor;
culpables fieras de vil calor,
son tus labios asesinos.
leer más   
1
sin comentarios 50 lecturas versoclasico karma: 17

Entonces fue...

Cuando tu voz persuadió a tu lengua
y reclutó a tus labios para decir te odio;
cuando tus manos me dejaron libres
en su complot silente con el corazón;
cuando tus ojos grises se enfurecieron tanto
como el rugido vibrante de ese trueno atroz;
cuando tus piernas se cerraron
y me exiliaron cabizbajo sobre otros labios;
cuando tu alma buena
descorchó la mía sin consentir su ocaso:
en ese momento mi fuerte abrazo
entendió llorando que te perdía...
¡Entonces fue que me partí en pedazos,
y vio sangrando mi dolor el paso
de tu ilusión inerte,
mientras mi cuerpo ardía.
leer más   
12
2comentarios 144 lecturas prosapoetica karma: 104

Lo que importa es lo que sientes

¡¡ Vengo del valle de las sombras
para observar mi reflejo,
Brillante Ser;
....tiempo dame
para en tu luz entender mi cuerpo
porque siento como un hombre
pero creo ser mujer... !!

Eres lo que eres....
Lo que no va a reflectarse...
La primitiva razón
de la verdad sobre el arte...
Esclavo perpetuo del amor que en el pecho
suguirás sintiendo aunque puedas mirarte.

Por eso amarte se vuelve el reto
que desafía tu propia mente...
¡No importa si te ves diferente;
lo que importa es lo que sientes!
leer más   
6
sin comentarios 65 lecturas versolibre karma: 60

Amigo

¿Cómo fue que naciste aparte
del vientre que me dio cobija,
y que la sangre en tus venas distintas
se parezca tanto a mí ?
¿Dónde estuviste ese tiempo dormido,
que no pasaste conmigo
ni en mi cordón te enrredaste,
ni me abrazaste con tus retoños de brazos,
o en mi regazo lloraste?
¿Porqué ese primer llanto no compartimos,
ni nuestros ojos nos vieron como lo primero?
¿Porqué prisionero me siento de tu castigo,
y de guerrero me visto para morir a tu lado?
En ti se apoya lo incierto de mi destino
sobre el camino sembrado.
Es la experiencia de tu haber vivido,
un faro que guía la epopeya de mis yerros,
y es tan fiel como un perro en el camino.
Tú, como la sombra que bajo el sol
en refugio se convierte,
compartes tu suerte, y en tu inocente error,
refugias el dolor que a la experiencia hace savia,
porque las rabias que muerden nuestra lucha,
nunca esperan por la razon,
que siempre escucha el perdón del corazón,
que es quien domina. Y aunque sea mucha
la tensión que nos inflame la ira,
el universo conspira
nutriendo mas nuestro amor.
La locura del quijote manifiesta en tu valor,
te hace dador de la certera confianza
que envuelve en la bondad la verdad sobre tu nombre,
pues tu gran humanidad es la empírica muestra
con que se expresa la humildad
bajo la piel de los hombres.
leer más   
2
sin comentarios 53 lecturas versolibre karma: 35

Parricida...

Dedicado a todos aquellos que, la mentira, arrasó con su ilusión.

Te arrancó de cuajo la ilusión que un día
elevó tus fuerzas y te alzó en sus brazos;
y mordió tu mano con sus colmillos grasos
traicionando la confianza que le tenías.
Destrozó los tiempos de los mil abrazos
que con tiernos besos te entregó sonriendo;
y hoy te deja herido el corazón, sangrando,
latiendo un dolor que lo va asfixiando
y lo agrieta todo mientras vas sufriendo;
En tus venas llevas la mentira ardiendo,
que estremece en odio la razón que en red
de cuantiosas dudas va atrapando el alma,
quien razona triste sin perder la calma
y se queda muda cuando se hace ola,
en un mar de llanto donde nada sola
sobre tanta sal, que te provoca sed...
leer más   
4
sin comentarios 56 lecturas versoclasico karma: 60

Llegando a ti

¡A veces llega silencioso, sin tropiezos, desmedido,
y entra esparciendo su vicio iracundo sobre el alma sola;
a veces llega y arranca la sustancia de vivir,
y te hace querer morir sin razón alguna;
a veces viene en poesía de dos versos, otras de mil versos;
en ocasiones arriba desbocando el pecho en laceración de muerte,
y otras viene inerte, pero con suerte!
Es el poder inequívoco de la razón palpitante,
parlante en el corazón herido, pendiente a dios;
capacidad divina que arremete en tu guarida universal,
como la nieve y la sal;
es el poder que preña a la nube
y de dolor le enseña cuando pare,
el amor que llueve.
leer más   
4
sin comentarios 59 lecturas versolibre karma: 46

Que repose en mí...

¡Échame a mí la culpa de toda la oscuridad del mundo,
amargamente florecida en los minutos desgastados de tu decepción;
de los malos tratos y los fríos verdaderos
que arropan el alma sentida y dividida en el amor;
de los duelos vestidos de alquitrán en vena,
de las manchas de sol que auguran la extinción de tu finita condena!
¡Échame a mí la culpa
de cuanto aborto ultrajo de vida los nuevos años,
y de los viejos, arrugados como pasas del doliente olvido!
¡Échame a mí la culpa
sin pensar en volver a recitar en mi oído las plegarias del perdón,
sin la esperanza de escuchar la voz de mi ilusión desecha,
sin el motivo de volver a ser feliz en la tristeza!
¡Échame a mí la culpa,
que no daré excusas bordadas con esmero ni lloviznas de mayo,
pues como el polvo que se arremolina en el viento y luego se esparce,
mi ser llorará las penas de tus desencantos
acurrucados en el vuelo de mis emociones en furia!
¡Échame a mí la culpa...
que yo viviré con ella tras los barrotes de mi estrella furtiva;
allí quedaré en silencio… esperando en alas de mariposa,
la sentencia del destino!
leer más   
12
3comentarios 137 lecturas prosapoetica karma: 118

Yo no quiero...

Yo no quiero que tu cambies
esa manera de ser,
que siempre tan entregada,
secilla te hace al actuar,
desdoblando cada espacio
porque tu enseñas a amar,
a aquellos que en su tristeza
solo han sabido querer.
Ansío que lógres todo,
pues tu expresión de mujer
es empática y atrae
con su brote de clamor,
la belleza hasta en lo oscuro,
y ante un brote de dolor,
te haces gigante y curas
con el poder que domina,
a esa fuerza que de adentro
con tu razón se encamina,
y surge cuando sonrríes
y engendras puro el amor.

Yo no quiero limitar
tu fragor de libetad,
truncando tu esperanza
con argumentos machistas,
ni mucho menos que vivas
en la mentira idealista
de pensar que es un error
decir siempre la verdad.
Yo no quiero que tu desdicha
sea basada en mi crueldad,
ni cortarte despiadado
con mi orgullo, tu emoción;
Es mas bello que tu vueles
con tus alas de pasión,
hacia donde el viento lleve
con su loca prisa el canto,
de los besos traicioneros
que se ahogan con el llanto,
cuando paren sentimientos
los sueños de tu ilusión.

Yo no quiero desecar
los ríos de tu confianza,
que desembocan tranquilos
en los mares de mis miedos,
porque fluyen escapando
como agua entre los dedos,
cuando todo lo imposible,
transformas tú en esperanza.
Es tu inmadurez
la tarea que me amanza,
y me hace reflexivo
cuando peco en la inocencia
de adorarte y de creer
cada juicio en tu conciencia,
como el hecho que me advierte
no caer en la osadía,
de que pienses que no quiero
compartir el alma mía,
con la vida que tu llevas
para alumbrar mi existencia.
leer más   
3
sin comentarios 43 lecturas versoclasico karma: 53

Petición reflexiva...

La poesía es una herramienta útil de comprensión emocional, de revelación subjetiva, íntima y universal; que detalla en su divulgación, el modo en que los placeres que cursan por la existencia misma, desarrollan y enriquecen el espíritu humano. Una vida consagrada a cifrar las diversas manifestaciones del dolor, no es insuficiente. Cada punto de vista, y cada detalle diferente, cuentan un mundo único e inexplorado de sensaciones individuales que nutren de experiencia las conjeturas del amor. Cada tributo rebela la magia del sentimiento y desenlaza la crítica ajena en aras de la perfección.
¡Porque el tiempo es el Dios enemigo de la realidad mortal y se disfraza curando heridas! le exhorto a liberar las pasiones ocultas que usted lleva consigo; a desprenderse de las mentiras que lo escoltan en silencio; a escribirlas para que sean leídas por aquellos que necesitan aprender a no mentir; y aquellas, las que no puede decir...le exhorto a que comprenda que sean ¡ las últimas hechas! Siéntase desposeído del rencor y las dudas; confié en su corazón, meollo de latir constante, que es la fuerza vital de su poder celestial. Su órgano latente es el albergue emocional del odio y de la traición, del perdón y los sentimientos; es el cómplice de la ambición y la codicia; pero sobre todo es, la esponja pasional de sus andares y avatares, de su realidad finita, de su entrega; su sensor de amor.
Amigo lector/escritor: compartamos nuestra necesidad por descubrir los misterios que habitan en la entraña palpitante, de la complejidad de la conciencia, y el carácter profundo de nuestras angustias. Despojémonos de los miedos y las ataduras. Unifíquémonos y critiquémonos para que así madure nuestra alma, y pueda sentir ella en este corto tiempo que llamamos vida, que el conocimiento refinado en nuestra inteligencia es necesario para ayudar a aquellos que están por sufrir.

Muchas gracias y éxitos a todos.
leer más   
2
sin comentarios 46 lecturas relato karma: 33

Sentencia de amor

Se amotina en la sangre
como un aliado temido,
la crudeza de sus restos
con tanta nostalgia y pena,
que seca las paredes
de las arterias que drena,
fulminando así mi cuerpo
al compás de los latidos.


Acompañan sus escombros
el fluir de lo pasado,
con retazos de belleza
que adormecen mis defensas;
quien palpita está muy herido
y del modo cómo piensa,
vulnerable ante el ataque,
por su amor, se siente atado.


Indefenso por la guerra
que libró sus sentimientos
con los otros, al momento
de enfrentarse sin temor
a perderse, y hasta odiarnos
sin remedio por querernos...
como quieres, como quiero
¡QUE NO SE CAMBIE EL COLOR !


Me ha dejado un tanto herido
los recuerdos de estos años
que circulan por la vía
sináptica del amor,
transportando los que ríen
cuando siento mi dolor,
y desfilan tras mis ojos
reflejando aquel que extraño.


Se abre paso mi enemigo
estando de cuerpo ausente,
con su mejor ofensiva
porque ha dejado su historia;
al señor de los latidos
aniquilan sus memorias,
contra un poder tan nocivo,
se debe actuar con la mente.


Distracciones por montones
llenan huecos en la horas
de destierro, y siempre acaban
confrontando aquel camino
sin salida, con espinas
que lo visten de destino,
y el recuerdo de lo amado
con el llanto siempre aflora.


Y el maestro de la idea
vulnerable a tu agresión
se resigna, y el perdón
como táctica inminente,
introduce en cada vaso
y libera así la mente
que no entiende las razones
que disputa el corazón.
leer más   
11
sin comentarios 112 lecturas versoclasico karma: 111