Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Ángeles como lluvia

Caen ángeles como lluvia.
Cada beso invocado
lógica excesiva del corazón
anticipa los fríos de la muerte,
mientras tus manos y mis manos
recogen embriones de luna
en la tristeza del mundo.
Resuenan salmos entre las espigas.
Se cierran las ventanas
y sin darnos cuenta
abrazado a las flores que odian la podredumbre
estalla entonces el amor.

Eder Navarro Márquez
8
2comentarios 79 lecturas versolibre karma: 84

La afección más bella del mundo

...Y lo que sería peor, hacerse poeta,
que según dicen es enfermedad incurable
y pegadiza
Miguel de Cervantes, Don Quijote de la mancha.


Sufro la más bella enfermedad,
extasiado miro los prodigios
de cada hora, de cada era que se aleja
y la pupila del tiempo se dilata,
tengo que asirme de los mangos
para que mi corazón no se desboque.

La poesía es una hiedra
eviterna, inocente
enreda los confines del viento,
cierne mi estancia, atiza mi sueño.

Sublime pandemia que viene del cielo
brota con los colores de cada sol,
contagia con su luz cada lecho,
cada ventana, cada silencio.

Verdes y azules del sumo brote
pasmos de goce
de artificios y beldades,
manifiesta en la esfera del reloj.

Su verso infuso...
nos devuelve el suspiro.
________________________________________
Poema publicado en la Antología Relata 2011.
3
1comentarios 23 lecturas versolibre karma: 58

Senryu

Ardiente luna
Posada sobre el mar
calma su ardor


Eder Navarro Márquez
leer más   
12
2comentarios 68 lecturas japonesa karma: 92

A mi patria

Colombia, tus montañas,
tus llanos y tus costas
te hacen la más bella,
tu paisaje encantado
y tu herencia cultural,
adornan el suelo americano.

Entristece el estado en que vives:
entre armas, violencia y corrupción.

Indigna saber que tu inmensa riqueza natural
sólo haya servido para cimentar miseria
y sustentar a países ricos.

No permitas que tu impulso violento
destruya tu L u g a r encantador,
no te hundas en el desasosiego...
de una lucha que nos quiebra a todos.


HOMBRE HOSTIL

Hombre hostil de rasgadas vestiduras
cotidianas, de alforjas amarradas
con desamor, con mala sangre.
Lanzado al estanque de la miseria
al canal donde se derrama el crúor
donde se niega a morir la esperanza
donde quedan las manos indefensas
manchadas por el cieno enrojecido.
Donde se ciega la luz del diamante
donde se seca la hiedra
la roca de la humana primavera.

Hombre terrestre, dulce, aventurero,
sobrio constructor de sueños truncados,
su mano inocente empuña un filo de acero
enfrenta el mundo de enredadas torres.

Hombre de patria
dominado por la injusticia y el caos,
lanzado a luchar en desiguales condiciones
contra un enemigo invencible
que lo ensaña y lo condena a morir,
entre el fuego irracional de una guerra inclinada
que lo devasta todo.

De mis primeros Poemas
Eder Navarro Márquez
leer más   
7
2comentarios 137 lecturas versolibre karma: 99

Sauce llorón

El sauce se inclina hacia el río
se alboroza
toma el agua
y calma su ansiedad.

Así me inclino yo
hacia el oasis dulce de tu sexo,
hasta quedar embriagado
a la orilla de tus piernas.

Eder Navarro Márquez
leer más   
11
2comentarios 92 lecturas versolibre karma: 89

Ínclitos confesantes (Mondö)

Embelesados
ese gato y la luna,
¿qué tanto se confiesan?
(Eder)

Él, evocando
sus viejas botas; ella,
romances con el toro.
(Frank)

By
Eder Navarro Márquez (@CenizaQAlumbra)
y Frank Rodríguez Chávez (@franchito71)
leer más   
6
sin comentarios 64 lecturas japonesa karma: 76

Evocaciones

En el patio de la casa vieja
siento la fuerza vegetal.
Escucho madurar las guayabas,
el sol se reparte entre ellas
las acaricia
les enseña el amor del mundo.
Paladea mi boca los sabores más fieles:
del tamarindo, de la cereza
del pan de dulce y el café sin azúcar,
oigo la voz de los girasoles
de la dulzaina pulsada por los labios del verano.
Repaso los colores primarios
que matizan las mañanas límpidas
acumuladas en la memoria.
Y vuelven las lluvias apasionadas
las noches alumbradas con faroles,
la plaza atiborrada de nostalgia y de silencio.
Camino alrededor del pozo sin lágrimas
enciendo los abriles marchitos,
la infancia inmóvil a mi espalda
me devuelve la luz.

De la "Antología Relata 2014"
leer más   
5
1comentarios 30 lecturas versolibre karma: 77

En hornillo de piedra

Sin piedad de sí mismo, en hornillo de piedra,
el hombre sigue atizando el fuego. Cruje la leña seca
se alza la llama que cocina el tiempo y la existencia.
Sólo un río de humo se escapa del pequeño infierno
hace surcos en el aire... sigue su camino al cielo.

© Eder Navarro Márquez
4
sin comentarios 35 lecturas versolibre karma: 66

Tanka

Hago los versos
Quiero animar el mundo
con mi tonada
Por siempre seré puente
Sueño Canto sin fin

Eder Navarro Márquez
leer más   
10
2comentarios 112 lecturas japonesa karma: 97

Haiku

Huye del frío
Cruza los continentes
una cigüeña


© Eder Navarro Márquez
leer más   
12
1comentarios 84 lecturas japonesa karma: 113

Mirando las estrellas

Desde la ventana de su apartamento, un hombre miraba las estrellas a través de un telescopio, buscando la más luminosa. De repente se encendió la luz en una de las ventanas del edificio de enfrente, lo que provocó el giro de la mira telescópica y enfocó. Observó algo inesperado: una joven cubierta con una toalla, la que se quitó para vestirse. Con sensualidad se miraba al espejo. Él disfrutaba lo que veía: sus senos dulcemente henchidos, sus glúteos firmes y bien torneados, hasta que la muchacha se vistió y apagó la luz.
Y olvidándose del cielo, desmontó y guardó el telescopio y se tiró a la cama. Decidió, para no seguir pensando en ella, tomar un libro que estaba en la mesita de noche y disfrutar del placer manual de la lectura.

#Microrrelato
© Eder Navarro Márquez
leer más   
8
sin comentarios 85 lecturas relato karma: 91

Haiku

Arde el verano
Posa en la rama seca
el carbonero


© Eder Navarro Márquez
leer más   
11
2comentarios 78 lecturas japonesa karma: 109

Haiku

Calma el hastío
En tardes de verano
el ruiseñor


Eder Navarro Márquez
leer más   
15
2comentarios 90 lecturas japonesa karma: 115

La voz de los presagios

La escarcha atrapa la voz de los presagios.
Independiente del tiempo
rompiendo el velo de la noche
vuelve la mariposa a consumar las horas.
Conserva el eco de sí misma
y la ceniza de la contemplación profunda.
Más allá de la muerte de los dioses
de la redención y el camino
su vuelo desorientado atraviesa la zona del silencio
y el secreto de las almas y de las cosas.
El universo para ella es un relámpago.
Desconoce la angustia de los hombres
su viejo mundo de violencia y de quimeras
su luz fatua y su soledad
y todo eso que en la sombra nos alegra y nos olvida.
Mientras la veo pasar a mi lado
leve aleteo sin límites
escribo para ella los símbolos del amor
celebro con ella la inocencia previa del mundo.

Eder Navarro Márquez
De la "Antología Relata 2014"
leer más   
5
1comentarios 22 lecturas versolibre karma: 77

Antípodas

Sin tregua ni memoria
quebrando el mismo trigo
pasa el corazón con su antípoda,
con su fuente de rabia y de esperanza
con la inocencia perdida para siempre
en la sordidez del mundo.
Y nadie enciende para nosotros
ni lámparas ni campanas
y nos atosiga y nos daña el desamor.
Pero asciende del abismo la alegría
y mis ojos reciben la luz de tus ojos
se alboroza la tierra, se entrega,
se vuelve irreverente
retoma el sueño del amor esquivo:
la dulce flor del tiempo amargo
que nos devuelve el ansia de lo eterno
y el vino nuevo y las epifanías.

© Eder Navarro Márquez
leer más   
11
1comentarios 61 lecturas versolibre karma: 107

Tanka

Cuando en mi lecho
se entreabre tu cuerpo,
lenguas de fuego
hacen arder la vida…
que fecunda la muerte.


© Eder Navarro Márquez
12
2comentarios 103 lecturas japonesa karma: 87

Venus desnuda

Apreciaba su belleza pura y desnuda… y de repente, abrasado en deseos, atravesé su cuadro, miré sus facciones finas, palabras obscenas entraban por sus oídos y salían por su boca convertidas en arpegios de amor. La tomé entre mis brazos, mis labios tocaron sus labios, surcaron su pecho, subieron hasta los picos más altos, se deslizaron por sus laderas, cruzaron la llanura de su vientre, hasta llegar a la cuenca de las delicias, para probar su esencia más pura. Mis manos acariciaban sus muslos, sus caderas, y nuestras almas libres de pudor saboreaban el amor incipiente, fugaz y eterno. Y sintiendo el filo de sus besos, hice camino entre sus piernas, la penetre suave, pero contundente; intermitente mi pene se hundía y salía de su vulva crispada por su movimiento cimbreante; gotas pálidas destilaba su piel, se cortó la respiración, estalló la sangre; su cuerpo exhaló un llanto febril y mi aliento, río de nieve, se derramó por los poros de su intimidad y sufrimos el placer extremo. Sentimos la muerte pequeña –cópula dorada– y revivimos gozosos, yo salí de su cuadro, y ella, La Venus desnuda, beldad imperiosa, señorial, quedó envuelta entre ondas de blanca espuma, suspendida en su lienzo eterno.

#Prosapoetica
Eder Navarro Márquez
leer más   
8
1comentarios 102 lecturas prosapoetica karma: 98

Senryu

No existe el tiempo
Sólo hay eternidad
para el amor

Eder Navarro Márquez
Foto: El beso, Auguste Rodin, 1888-1889
leer más   
5
1comentarios 41 lecturas japonesa karma: 76

El piano en arpa

Laura se sienta al piano, sus dedos galopan sobre las teclas, con el tesón de la gente que somete a los elementos. Emulando al arpa típica del llano, el ébano y el marfil, transcriben, captan la ebullición que su juventud pone sobre las teclas. Su maestría domina el instrumento, como si fuese un solípedo, que se hace manso, obediente, al punto y al contra punto. No es fácil convertir el piano en arpa, el instrumento no se acomoda. Pulsa y pulsa, saca la eufonía, convence al piano que tome la parte rítmica, difícil en la música llanera.

#Microrrelato
Eder Navarro Márquez
leer más   
13
1comentarios 87 lecturas relato karma: 93

Indi-gentes

Con ojos de gallo en los pies,
vestidos con harapos de abandono
andan y desandan las calles.

En las bolsas oscuras,
donde el hombre de prestigio
esconde la verdad
donde deja las escorias,
rebuscan el sustento.

No conocen el cielo raso
no tienen Dios ni demonio...
nadie los espera.

En las escalinatas
mordidos por el hambre,
tirados sobre espumas de cartón
esperan la lumbre que redime.

Eder Navarro Márquez
De mis primeros poemas
leer más   
14
5comentarios 88 lecturas versolibre karma: 90