Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Te busqué

Te busque
No te encuentro, te busque y desaparecida te muestras…
Insignificantes quedaron mis sueños junto a ti…
En la nada se esconden mis secretos…
Esperanzada busco una luz, donde espero encontrarte…
Estas lejos, lejos de un pasado dañino, ahora ya no hay dolor alguno más que en mis palabras que con remordimientos hablan…
Fuiste guía de mis pasos, desolada camino entre tabúes viendo que te has ido…
La conciencia se llena de rabia y la situación oscurece mi presencia…
Por las noches oigo tus pasos, pero tu corazón callado ya no late fuerte, ya no ahuyenta a las sombras que en el ayer me asustaban…
Sin ese bastón poderoso me quedo, agarrando con fuerzas mi destino, el miedo recorre mi figura débil ante los cambios…
La luna ya no asoma por mi ventana, y las estrellas no me cuentan cuentos…
Les hablo como hacíamos tú y yo pero la respuesta es cada vez más lejana, me deja olvidada ante ti…
Te extraño por las esquinas de mi habitación, y amándote me quedo tapada por la nostalgia que ahora compartimos tú y yo…
Me siento, y la soledad llama a mi sentir llenándolo de tristeza, la luz no solo apagó tu corazón…
A oscuras, esperando volver a verte…
6
sin comentarios 48 lecturas relato karma: 64

Tu luz

Tu luz

El fuego se apaga, y la llama que nos mantenía con luz, lejos quedó de las noches oscuras…
Podía escuchar a tu corazón, aun cuando el ruido superaba al silencio, todo era mágico en nuestro interior, hasta que todo cambio al ritmo de un timbal desenfrenado…
Tu mirada ya no se alineaba con la mía, tu ojos quedaron como persianas cerradas por mi lejanía…
Ya no hay ritmo, ya no hay melodía, ya no está esa sinfonía que al son del tambor bailaba cerca de tu risa y tus carias continuas…
Por momentos siento frío, ese mismo frío me arropa ahora, y es tal esa sensación que temblando deja a mi corazón...
Soledad que te pronuncias de nuevo, acércate y dame ese cobijo invernal…
Ya no somos tu y yo…
El protagonismo de tu esencia, me esconde entre barrotes encarcelando mi presencia, a los que me agarro con fuerzas, que en apenas segundos queda agotada por tu ahora ausencia…
Mi cuerpo queda engullido por la pena desafiante de tu tacto, que agarrados por las manos frías de mi inesperada estrategia, atrapan tu sed, en la que en un pasado saciaba mi fragancia…
4
sin comentarios 61 lecturas relato karma: 36

Presentimientos

Presentimientos

Presiento que todo acaba en un instante infinito, la capacidad de mantenerme despierta cuesta en este amanecer tardío…
Los instantes son como monedas de cambio, todo es una ráfaga de aire que rápidamente te deja sin respiración…
La incertidumbre persiste, y la lejanía de mi propia presencia se mantiene muerta ante la inexistencia de mis propios sentimientos…
Cavilando acertijos sin solución, llego a un enjambre de abejas, que acechan por todas las esquinas de mi cuerpo solitario…
El veneno de tal tutela, entra con cuidado dentro de mi cuerpo, sin humanidad alguna me deja seca de vida…
El vacío que me deja la inexpresividad de mi cuerpo es mas fuerte aun que la vida que por dentro yacía…
Quedando perpleja a solas ante la lejanía de tus recuerdos me quedo…
El estremecimiento de tales experiencias marcan a una voz extinguida por un sufrir de caóticas memorias…
Una pesadilla en que la realidad de la misma es la pura protagonista, que supera las vivencias sufridas en esta alucinación tan irreal como mi vida misma…
Las reflexiones sin futuro están apagando a mi corazón, quedando sin reflejo alguno ante el riesgo de soportar la presión que ejerce en mi pecho…
El dolor ya no se siente, puesto que ejerciendo el papel de tu ignorancia quedo rendida a tus pies…
Me tienes entre sombras sin dejarme ver la claridad que dicen que existe al final del túnel…
Siento miedo por la soledad que me rodea, sin movimiento a mí alrededor quedo sumergida…
Un eco profundo me despierta…
Y un suspiro hace revivir emociones dentro de un cuerpo frágil a punto de partir…
Un adiós difícil de digerir se mantiene presente y apunto de divulgarse ganador en esta experiencia insólita…
leer más   
5
1comentarios 49 lecturas relato karma: 63

Mi corazón

Mi corazón
Por la senda de un bosque gris, voy cavilando mis pensamientos…
Una gotas de lluvia mezclan entre sí emociones vivas…
Y una tormenta asusta mis pasos…
Nadando por una laguna, me sumerjo entre sentimientos que son fruto de lo que ahora mismo tengo…
Sin sentido, revolviendo en lo pasado, encuentro rocas que entorpecen mi pasaje, dirigiéndome hacia lo más profundo de mi pausado corazón…
El, el que mantiene vivo a mi cuerpo, me asusta…
Cambio su padecer…
No es con el que soñaba antes, el cual retumbaba cada latir y elevaba cada suspiro a lo más alto de lo azulado de mí estar…
Ahora ya cansado, refleja sensaciones que apagaban la fuerza que llevaba dentro…
Esa fuerza imparable, que rompiendo esquemas pronunciaba a gritos su nombre…
Su habla desaparece en un vacío de incansables esfuerzos…
Todo es irreal, confundiendo cada latir, hundida por un sin fin de recuerdos…
Censurando cada palabra y esquematizando una vida llena de apagones de una memoria amenazante…
Los hechos corrigen mi espalda, cargándola de una miserable pena por la pérdida de oportunidades que ahora ya no merecen la pena…
Dejándola soñar por el sin fin de anomalías que asoma la ira que llevo dentro…
Una ira derrotada por los lazos cortados de este cuento ya acabado…
No hay respuesta por tanto dolor acumulado, repleto de una derrota inacabable…
Un abanico de ideas da olor a la existencia de ser o no ser vida…
Y refugiada en mis lamentos queda solo un símil reflejo…
8
2comentarios 76 lecturas relato karma: 99

Acogida a tu corazón

Acogida a tu corazón…
Mis pensamientos están agotados, solo hay espacio en mi memoria para tu ausencia…
Ausencia quebradiza, que resbalándose por mi rostro marca una silueta de desesperación…
Te tengo, te tengo tan cerca que me atrapas con la frialdad de tus caricias…
Acogida en tu corazón, quedando latente por tu respiración…
La agonía de mi espíritu, se asoma de nuevo, dejando huellas marcadas en tu espejo…
Me da miedo la perdida de lo infinito que dentro de mí se hospeda, ya que el tiempo corta mi cuerpo parándose en un presente perdido por su inexistencia…
Después de haber vivido lo nuestro, unida a ti me quedo…
Se perdió lo imposible y se apeara el pasado de la nada…
Lluvia, noche perfecta, tratando de definir tu silueta en un cielo cargado de estrellas…
Frialdad en las sombras que rodean mi espacio vital, agarrándome a la depresión de tu pérdida como marinero a su timón…
Balanceo de situaciones y laberinto de confusiones, mis ojos cerrados visualizan todo esto agarrándome a tu hilo de llanto…
Desafinado queda el palpitar de mi alma, que con guitarra en mano marco tu esencia con el caminar y con tus cansados pasos…
Reluce el brillo en tus ojos, y abrillanta mi rostro, llenándolo de una luz tan bonita como extravagante es tu figura…
10
4comentarios 96 lecturas relato karma: 93

La enredadera

La enredadera
Vacío el que dejaste en mi corazón, el que palpitaba acorde con el tu latir, ya no existe esa melodía continua…
Ahora ya todo es reflejo de mi imaginación perdida…
Esa música llenaba mis días con un amor incansable, el que yacía entre tú y yo…
Termino con una frecuencia en el que la sintonía desafinaba cada vez que te alejabas…
Hay silencio, no termino de acostumbrarme a él…
A él, que bailaba al son…
Tu soledad que ahora marcas el descompás de mi corazón búscame de nuevo esa melodía que habitaba en mi corazón…
En un olvido que no termina de desahogar estas lagrimas que mojando mi rostro son reflejos de tu silueta…
Esa que hacía que quedase parada en el tiempo, ya que ese es el tiempo y la visión que quería el resto de mis días…
Te fuiste con la pena de la rutina, esa que marchito nuestros días…
La asiduidad del momento, ya no era conforme a mi esperanza…
Quisiera coger ese retrato que tengo en mi cabeza, dibujarlo y que sea perenne en mi camino vacío ahora por tu ausencia…
Crezco entre enredaderas, que lían mi alma en este tiempo invernal que no termina de despertar el deseo de volver a andar…
4
2comentarios 31 lecturas relato karma: 70

La cosecha de mis recuerdos

La cosecha de mis recuerdos
El reflejo de misma es la percepción que palpo en la inexistencia de la cosecha de mis recuerdos…
Astutas fueron las palabras, que de un ayer se trataban, marcando un presente marchito por la intensidad de las emociones que brotaban…
Era un florecer de situaciones dañinas para una mente llena de fantasías…
Soñar despierta un desahogo, la imaginación crecía y la realidad apagaba todo lo que de luz se tratara…
Encerrada en mi habitación, todo sobraba, hasta el latir de mi corazón que con fuerza escuchaba…
En aquel entonces la oscuridad cegaba lo maravilloso del momento…
No veía…
Mi mayor expresión era el llanto, un llanto mudo que por dentro arrasaba…
Soledad ahora que el ayer queda lejos, ¿Por qué tu presencia me daña?
Tu, mi compañera en aquel entonces, vuelves y sin alas…
Un abrir y cerras de mis ojos cansados que cuando llega el día se humedecen…
Levantar el vuelo cuesta en esta cama, donde las emociones brillan en esta mente cansada…
Peligrosidad de la nada, me persigues…
El miedo acecha y sin responsabilidad yace…
Inquietudes que rozan sensaciones que se apoderan de la fragilidad de mi figura…
Ahora te vuelvo a tener y te grito…
¡Aun te siento!
5
sin comentarios 13 lecturas relato karma: 63

Añoranza

Añoranza
Esperanzada quedo en la última hora de tus recuerdos…
Tu llamada, recopilo mis sentimientos a la hora de partir…
Marchando hacia un nuevo mundo, en el que me adentro con fuerza dejando las yagas de un pasado…
Mi imaginación cobra vida en mi interior, dejándome ilusionada…
Todo ahora y aquí ha cambiado a pinceladas el color de tus ojos quedándose en el olvido…
A ciegas recorro este nuevo pasadizo, con miedo dejo de lado mi sombra, todo está muy oscuro…
Paralizada ante el paisaje de nuevos acontecimientos, tiemblo…
Lo nuevo está por llegar y eso me asusta…
El latir de mi corazón es tan fuerte, que ayuda, retumbando en cada esquina, a derribar los muros construidos por la inseguridad de mi misma…
Esos mismos muros, que cegada por tantos lamentos creaba…
Ya no te llamo, ahora, me alejo de ti…
El lamento es tan desesperado que la visión que tengo a mí alrededor se convierte en ondas, que se alzan dejándome como lastre, estupefacta…
La magia y lo abstracto del momento se van resolviendo en hechos metafóricos, y la creencia que tenia se disuelve dejando pedacitos de mi por cada esquina…
Te añora y eres la causa de mi retroceso…
La falsedad se apoderó de tu alma llevándola al abismo…
Lo creado queda libre para demorarse en el tiempo…
Tiempo que ya no tengo, la agonía de tu ausencia debilita mi ser, incapacitándolo a seguir con vida…
Crece un nuevo yo, libre de ego…
5
2comentarios 39 lecturas relato karma: 76

Porque te siento

Porque te siento
Agonizante queda mi alma al verte partir sintiéndote aun tan cerca, no quiero que te marches regresa a mi…
Letras encadenadas a mi sentir, ira ya marchitada por qué no estás aquí…
Te quiero desde un principio, tus caricias primerizas me hicieron sentir algo que no caduca dentro de mí…
Respeto tu lejanía, tu corazón latente dejo de latir…
Pero estate tranquila puedo hacerlo revivir…
La esperanza nunca se agota, ya que quiero saciar esa sed de tu boca para que vuelvan esas sensaciones plenas, que un presente se alejan…
Ser, soy asi, cambiar no puedo, en el ayer fue como te enamoraste de mi…
Si borras esa esencia no seremos las de antes, seremos pura ficción y en ese tipo de películas no encajamos ni tú ni yo…
Ahora que llega el miedo, que me tiemblan las piernas, reconozco mi comodidad…
Pero ya que la alerta me hizo despertar, no quiero volver a quedarme dormida y dejarte atrás…
Te deseo, deseo cada rincón de tu cuerpo, que con mis manos recorro ese pasadizo de en sueño…
Estas fría como el hielo, pero créeme me siento capaz de derretirlo aunque sea a fuego lento…
La llama se apaga y las cenizas no quedaran en el recuerdo, pues tengo mucho fuego en mi boca, que despertaran tus lamentos…
4
1comentarios 42 lecturas relato karma: 70

Detras de ti

Detrás de ti
Empujando con aire de esperanza a los latidos de mi corazón, para que no mueran por tu lejanía…
Despedida predispuesta ya en el altar de tu ausencia, donde no hay flores si no hilos de esperanza…
Todo fluye cuando estas cerca…
Diluyendo la cercanía en un vaso lleno por el vacío que muestras…
No es tan difícil abrir los ojos para verte y sentirte, pues te apiadaste de mi alma que dentro de mi vive…
Las influencias me perturbaron en un pasado no muy lejano…
Ahora mis palabras de esperanza son, “dejarse sentir por uno mismo, saber canalizarlo y que las voces ajenas, sean un simple eco del silencio, sin que interfieran en tus propios actos y pasos”…
La corriente, corre y se maneja pasando los obstáculos de piedras que por el camino se encuentra, un símil reflejo de como se encuentra mi esencia ahora mismo…
Tu perdida solo es una ausencia, de la que mi vida se desprende, sorprendiéndola con nuevas corrientes de fuego ardiente de la que mi cuerpo de desprende…
A ti, soledad, te dedico este escrito, tema tan presente en mis días como ausente queda tu lejanía…
6
sin comentarios 14 lecturas relato karma: 80

Este vacío que dejas

Este vacío que dejas
Tu presencia sigue dentro de mí, de mí estar, de mi sentir, de mí florecer…
Con ella crezco entre caminos ineludibles…
Te veo lejos, y te siento tan dentro que me estalla el pecho…
Ahora que la cercanía es puro reflejo, deshonrada quedo ante el altar que fue protagonista de nuestros recuerdos…
Tu alma queda tranquila camino del cielo, mi alma quedo desolada camino del infierno de tu memoria…
Reclamo silencio y ahuyento a la soledad, temiendo tu rostro pálido reflejado en mi espejo…
Sorprendida, agoto a la amargura de mis ojos tristes y sin desamparo…
Te quiero lejos, tan lejos como el día en que naciste, que desafortunada fue tu presencia, en el presente que me diste…
Duras palabras para mi corazón, corazón que ya no existe, quedando marchitado por una esperanza ya evaporada en un mar de lágrimas con un llanto ya acabado…
Mi fuerza se diluye en el abismo…
La profundidad de mis emociones son tan plenas que apenas las reconozco…
Vacía me encuentro en tu perdida, la cual ni busco ni encuentro…
Soledad dispuesta acógeme con tu veneno, saciando mi sed infinita que dejan tus lamentos…
La oscuridad se cierne entre mis brazos, y una ráfaga de aire frío sacude mi pelo…
Hace frío en esta habitación en la que hace días me encuentro, arropada entre mantas protegiéndome de este silencio, donde ni siquiera el eco responde ante mí…
Solo quedando vivos los latidos de mi corazón, que apagando mi inconsciencia dejan cao a mi otro yo…
1
sin comentarios 53 lecturas versolibre karma: 10

Adios

Adiós
Al verte mi corazón se siente vivo…
En tu ausencia la lentitud de su palpitar marcan mi tristeza…
Ahora que se que el final se acerca, temerosa quedo ante los recuerdos que no cesan dentro de mi…
Viviendo el momento contigo me encuentro, sin pensar en un mañana melancólico por tu ida…
Te siento dentro, son tan profundas estas emociones, que el mar se queda escaso…
Mis lágrimas derraman ira, una ira producida por la apatía de tus sentimientos…
Sola me quedo, pero escarmentada me siento…
Un querer que no quiera marcharse, me desafía en este reto donde el olvido queda como protagonista…
Mis manos se agarran con fuerzas a la nostalgia que dejas…
En la oscuridad se pierde tu rostro, cada vez más tenue porque ya no hay brillo en mis ojos…
Idealizada te encontré en mi imaginación, la cual fue puro engaño dentro de mi interior…
El sol se acerca, pero mi agonizante alma no le deja paso a esos rayos que solo tienen compasión por un cuerpo frágil y roto por tu adiós…
Sufro a solas y a escondidas, sigo esperándote…
Mi adrenalina quema mi cabeza, haciéndola inútil por tales sucesos….
Corrompes mi cielo que ahora se convierte en un infierno, donde todo lo que siento se quema a fuego lento….
Me das pena, me dicen los silencios de amargura…
Pero mi aura que aun tiene fuerzas, brillan por mí como brillan esta noche las estrellas…
Alzo la mirada al cielo, donde alzo mi cuerpo y yacen mis sentimientos…
Soledad cógeme en este silencio…
14
5comentarios 58 lecturas relato karma: 107