Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Otra vez

[•Otra vez me lastimaron•]
__________________________
Otra vez.
Ya no hay más.
No fue suficiente tiempo pero aún así, tengo eco de tus palabras más lindas.
Acá estoy. •Rota•
Frágil.
Tu ausencia. Tu voz en mi y mís lágrimas.
Tu manera tan simple de aceptar mí dolor, como si no lo hubieses armado de principio a fin.
Tus palabras vacías desparramadas por todas partes.
Acá estoy. Una y otra vez.
Siento en bajada.
Retrocedo rodeada de lágrimas a velocidades infinitas.
Venís. Rompes mí estructura.
Te vas. Tan simple.
Te vas gritando a los cuatro vientos que ya no.
Ya no hay más. Sin siquiera avisar.
Venís, me abrazas ( me acostumbré a tu voz)➡️Cómo si lo hubieses planeado.
Tan simple.
En un abrir y cerrar de ojos ya no estás.
Ya no hay más.
Y está bien.
El alma rota. Los ojos tristes y un poco más de eso.
Está bien.
La cama sola, la lluvía y yo.
No vuelvas más. No hay manera de reconstruir ni un minuto de tanto desastre.
No vuelvas más. Llévate tus palabras sin sentido.
Llévate tu voz. Los miedos que me increparte.
No vuelvas.
Más rota no se puede.
Pero acá ya no te espero.
_______________________________
leer más   
3
sin comentarios 33 lecturas versolibre karma: 46

Fuimos plenitud

Me congelé en tus abrazos.
Tu piel.
Mí manos.
El tiempo sobró.
Tu voz se expandió en cada parte.
Una vez.
Otra vez.
Tus manos.
Mí piel.
Fuimos plenitud.
Marcaste el tiempo inevitablemente. Rompiste el olvido, inexplicablemente ya no existe.
Estás acá.
leer más   
6
sin comentarios 31 lecturas versoclasico karma: 50

Se invadió el universo de miradas quebradas

Te abracé tan fuerte en un sinfín de preguntas marchitas.
Intentaste mirarme de cerca.
No importó el recorrido.
El tiempo recicló los recuerdos en ese instante.
Y ahí estábamos, una vez más.
Siempre al borde del tiempo buscando refugio casi imposible.
Siempre envueltos en promesas que divagan en el universo.
Rotos de ilusiones. Casi irremediables. Absurdos. Cansados.
Hartos del caos romántico.
Ampliando el universo con miradas quebradas.
Buscando remedio una y otra vez en el veneno.
No alcanza con caer una y mil veces en el mismo lugar.
Rompemos cada vez más palabras especiales. Las volvemos pequeñas.
Pero algo no funciona.
No lo podemos negar.
Existe un cielo infinito.
Distancias inexplicables. Y aún así, nos encontramos.
Hay estrellas. Multitud.
Miradas absurdas.
Y entre tanta tiniebla, siempre estás vos.
•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••
5
2comentarios 49 lecturas versolibre karma: 50

Renacer

Renacer de vos. De tu ausencia.
De mí, de mis errores.
Renovar mis libros. Dejar de abrazar las despedidas.
Despedazar un poco la sensibilidad injusta. Los dolores blandos.
Renacer del sol. Verlo. Vivirlo.
Renunciar a las palabras sin sentido aunque quieras gritarlas.
Dejar atrás el vacío. Renombrar los sueños imposibles.
Frená.
Estás corriendo y ya no das más.
Frená.
Volvé por vos. Seguí el sol.
Aunque sientas el alma romper. Quebrá tus ilusiones falsas y volvé. Por favor
leer más   
4
4comentarios 29 lecturas versolibre karma: 53

El tiempo (no siempre) nos cura

El tiempo se olvidó.
No pasó por los recuerdos.
El tiempo recicló una y otra vez tus fotos.
El tiempo no borró .
Multiplicó.
Dañó.
Falló.
Las heridas siguen.
El tiempo no curó.
El tiempo me apagó.
El tiempo descubrió en mí, mil escritos desarmados, que se acoplaron perfectamente, parte por parte.
El tiempo me enseñó a escribir para curar y logré dejar de culpar al tiempo y entender que estaba llena de palabras. Lista para gritar.
leer más   
4
2comentarios 38 lecturas versolibre karma: 44

Permanecer

Deshabitar lugares y aún así •permanecer•
Destrozar abrazos casi infinitos y aún así •permanecer•.
Puedo permanecer. Puedo escribirme. Puedo escribirte.
Las palabras abundan. Me aturden.
Las palabras que tengo para increparte te duelen. Tienen forma de espejos.
Te dañan. Te asustan.
Bastó tocarte.
Bastó besarte.
Tuviste miedo a mí firmeza inquieta. Tuviste miedo a mis abrazos permanentes.
Ya no alcanzaban los recuerdos.
Fue inevitable.
No había más. No había más que nuestra presencia casi vacía.
leer más   
5
2comentarios 29 lecturas versolibre karma: 59

Permanecer

Deshabitar lugares y aún así •permanecer•
Destrozar abrazos casi infinitos y aún así •permanecer•.
Puedo permanecer. Puedo escribirme. Puedo escribirte.
Las palabras abundan. Me aturden.
Las palabras que tengo para increparte te duelen. Tienen forma de espejos.
Te dañan. Te asustan.
Bastó tocarte.
Bastó besarte.
Tuviste miedo a mí firmeza inquieta. Tuviste miedo a mis abrazos permanentes.
Ya no alcanzaban los recuerdos.
Fue inevitable.
No había más. No había más que nuestra presencia casi vacía.
leer más   
3
sin comentarios 97 lecturas versolibre karma: 24

Rutina vacía

Me habité en infinitas películas. Me encontré en distintos abrazos intentando asemejar sensaciones que me arrancaron a tirones.
Analicé miradas vacías cientos y cientos de veces tratando de entender su transparencia agrietada.
Reescribí mis escritos. Cambié mis recorridos. Busqué recuerdos destruidos. Intenté olvidar lo que dolía. Avancé. Respiré.
Quebré ausencias inevitables. Pude con todo y otras veces con absolutamente nada.
Pero no logré entender la rutina.
Rutina vacía de ruido.
Rutina marcada por un tiempo inalcanzable.
Me habitaste con tu voz. Me marcaste la mirada. Dibujaste el tiempo exacto. Y ya no había más
.Tu ausencia, el silencio, todo se amontonó como rutina atroz.
leer más   
5
4comentarios 50 lecturas versolibre karma: 61

Deja vu

Hasta ahí duró el amor;
permaneció en mí como un reloj infinito.
Me habitaste, perforando distancias que interrumpían estructuras del recuerdo.

Existía entonces, un inmenso abismo entre mis ideas y tu realidad.
Ya no sabía de vos y cada vez un poco menos de mí.

Pude verte desde lejos llevándote todo lo que me parecía especial. Vos y yo.
Te llevaste las horas que sobraban para nosotros y los días que me inventé.

No hizo falta que dijeras nada.
Fue un deja vu.
Ya me habían lastimado así antes que vos. Tu mirada direccionada al piso sin intención alguna de mirarme otra vez.

Te miré y sonreí aunque sabía que después de ahí tendría que encontrar refugio casi imposible. Te miré y te perdí, y casi al instante me perdí también.
leer más   
6
sin comentarios 57 lecturas relato karma: 75