Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Aunque yo esté lejos

Para Dan

Aunque yo esté lejos
y ocasionalmente
me pierda durante días
surcando en mi castillo soñador
el océano estelar,
cual fiero pirata,
asalto a diario al tiempo
para robarle decenas
de doblones lunares,
minutos para pensar a mares en ti,
vaporcito solar,
rayito cósmico de paz.

Aunque yo esté lejos
y eventualmente
durante mis viajes
tenga que desembarcar,
simplemente por curiosidad,
en playas desconocidas,
nunca tus palabras,
trocitos de asteroides y estrellas
que me incitan a tomar té
hasta ser polvo nebular,
dejo de recordar.

Aunque yo esté lejos
y aparentemente
extraviado en el universo infinito,
siempre estoy bebiendo té
entre supernovas de odio,
mágica y candorosa esferita
parte de tu galaxia,
imagen perfecta del paraíso:
marcianita horror amor,
jamás te olvido, jamás te olvido.

De Versos perdidos, 2011
leer más   
5
3comentarios 30 lecturas versolibre karma: 57

Enséñame

Enséñame a escribir para ti,
a recitar para ti
y a fantasear para ti:

quiero aprender
a contemplar con tu tacto,
a escuchar con tu vista,
a sentir con tu olfato,
a degustar con tu oído,
a respirar con tu gusto;
a soñar con tu caricia,
a cantar con tu mirada,
a bailar con tu aroma,
a dibujar con tu voz
y a despertar con tu saliva.

Enséñame a vivir para ti,
a crear para ti
y a imaginar para ti:

No para complacerte.
Para reinventarme.
Para complementarnos.

De Versos perdidos, 2011
leer más   
7
4comentarios 37 lecturas versolibre karma: 73

Plan de vuelo

I
Observar para conocer,
conocer para escuchar,
escuchar para callar,
callar para reflexionar,
reflexionar para transformar,
transformar para mejorar,
mejorar para vivir,
vivir para odiar,
odiar para amar,
amar para sonreír,
sonreír para sufrir,
sufrir para sanar,
sanar para ser feliz,
ser feliz para evitar
la destrucción total.

II
Morir para renacer,
renacer para valorar,
valorar para conservar,
conservar para sobrevivir,
sobrevivir para soñar,
soñar para despertar,
despertar para crear,
crear para disfrutar
(en esta esfera
cromática y caleidoscópica)
del Todo
que sujeta y libera
los sentidos
a la Nada del alma:

Razón del Todo.
Corazón de la Nada.
Imaginación.

III
En fin… leer, escribir,
embriagarme de todo aquello que sea interesante
e intoxicarme de fantasía para asumir, afrontar y replantearme
en esta realidad.

¿Acaso no hasta la simpleza es atractiva?

De Versos perdidos, 2011
leer más   
5
2comentarios 30 lecturas versolibre karma: 68

Quimera

A Aldo C. Vázquez M. (1986-2008)

I
Allá, donde no hay sufrimiento,
los ángeles te han llevado, pues
del cielo escapaste un momento,
orgulloso amante de las artes.

Toda respuesta no basta a la razón,
el dolor apuñaló la paz del corazón.

Quejase la tierra y las flores,
un mendigo, y en reunión
infinidad de enlutados corazones;
escucha, Magdalena, nuestro llanto
respetuoso e intercede con decisión
orando por su descanso infinito.

II
Allá, donde la fantasía
le roba el color a la agonía
dejarás ahora tus huellas,
orgulloso cazador de quimeras.

Tras el telón de solemnes escenarios
estará por siempre la luz de tus ojos.

Que con cada lágrima mía
una nueva historia
inventen para ti los poetas divinos;
en estas tierras de sueños lejanos
relucirán cada día tus sonrisas,
orgulloso cazador de quimeras.

III
Aquí, donde los sueños se marchitan,
lograste cultivar con tu sonrisa y talante
decenas de ilusiones y, sin ser arrogante,
obtuviste el amor flores que hoy te necesitan.

Tuviste que viajar, improvisando para no variar;
en nuestros corazones siempre te vamos a llevar.

¡Qué se te rompa una pierna y mucha mierda!,
un nuevo escenario te toca conquistar;
invitados estamos a esa utópica y cálida vida
en la que nos volveremos a encontrar;
recemos mientras tanto para cauterizar la herida;
orgulloso estuve, estoy y estaré de ti, actor lunar.

De Versos perdidos, 2011
leer más   
2
sin comentarios 31 lecturas versolibre karma: 36

Perdóname

Estoy al borde de la locura,
el silencio nada dice
y el tiempo no borra la amargura
de mi mente que sólo maldice.

Soy un tonto por haberte dejado,
por haberte lastimado
y por no haberte valorado
cuando estabas a mi lado.

La infanta de alma oscura
no deja que goce
de otro aroma de esencia pura;
me da miedo su roce.

Soy un estúpido por haberte alejado,
por no haberte escuchado
y por no haberte abrazado
cuando tu pecho estaba helado.

Estoy perdiendo la cordura,
la luna me maldice
y el sol no se lleva mi tristura;
perdóname por lo que no hice.

De Versos perdidos, 2011
leer más   
5
sin comentarios 48 lecturas versolibre karma: 55

El Verdugo

Rojo: el que tiñe el hocico y las patas
de jóvenes perros salvajes
después de liarse a mordidas
por un pedazo de carne de cierva.

Rojo: el aroma del matadero
donde cerdos y vacas descuartizan ovejas
para alimentar ratas.

Rojo: el que perfora oídos y vísceras
de seres humanos
cuando son hervidos y despellejados vivos
en nombre de sí mismos.

Rojo: el sabor del corazón
empaquetado en plástico para buitres,
leopardos y chacales.

Rojo: el que penetra hasta el alma y el hueso
de viejas hienas
al estar en las fauces rotas
de leones desnutridos y sedientos.

Rojo: el toro que custodia iracundo a los unicornios.
Rojo: el llanto del cielo en la Nada.
Rojo: el diablo que cuenta aburridos cuentos terrenales.
Rojo: Nuestro pasado. Nuestro ahora. ¿Nuestro mañana?

Rojo: el color de la tinta que debe dejar de escribir la historia.

De Caminantes, 2017
leer más   
3
1comentarios 56 lecturas versolibre karma: 40

Corazón de fuego

Para La nena de librería

Otra noche en el balcón de la casa:
me divierte dibujar tu sonrisa
uniendo con imaginaria tiza
puntitos de luz mientras Todo pasa.

Desde Nada brota tu nombre, abrasa,
se transforma en caricia, se desliza,
hasta mi boca, estalla, estalla, es brisa,
soplo, beso, suspiro, calor, brasa:

una chispa azul dentro de mi pecho,
tú, cajita musical diamantina,
quemándome el miedo para provecho.

En la casa otra noche purpurina;
es momento de encontrarte en mi lecho
y arroparme en tu sombra cristalina.

De Caminantes, 2017
leer más   
5
sin comentarios 36 lecturas versolibre karma: 54

Red: Explosiones en el cielo

Para Ann

En un lote baldío,
cielo lleno de basura y flora marchita,
una gatita busca alimento
para saciar su hambre de riesgo promiscuo.

Anda sigilosa.

Siete pares de cucarachas la observan sorprendidas
mientras se beben de botellas rotas el sosiego,
su alma desolada,
y la fragilidad de la nena de ojos infinitos.

El “Porque eres tú. Siempre eres tú.
Siempre lo supe. Oh, eres tú…”
que cricrían tres grillos la distrae.
Un perro cojo con la piel pegada a las costillas
la sigue con mirada lasciva entre sombras espesas.

Ha encontrado a su presa:
una rata cocainómana con el hocico roto
y los ojos fijos en las moscas celestes.

Se acerca. Da un salto. Todo enmudece. Nada se perturba.
Estallidos: un ladrido lastimoso,
un maullido desesperado, cricrillos apagados, oscuridad.

—Aún no, pequeña fiera. Aún no estás lista para ser y probar tal carne —
dice un vagabundo acariciándole su pelo color chocolate oscuro —.
Para evitar indigestarte deja que tus entrañas maduren.

De Caminantes, 2017
leer más   
5
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 67

El Rosal

Poeta, mi Poeta, ven y abrázame hasta vaciarte el alma.
Yo te arroparé de pies a cabeza con mis espinas
para cuidar, de los cuervos hambrientos,
esos tiernos y melancólicos ojos tuyos
con los que has visto el sufrimiento y la felicidad del mundo:
cuerpos desollados
de duendes azules sobre el asfalto,
rostros húmedos
de hadas tejedoras de sonrisas,
manos desnutridas
de brujas blancas abandonas,
unicornios saltando
en bosques de verde brillante,
mariposas marinas
entre nacarados y rojos corales,
la infinitud del universo en una chispa de fénix.

Poeta, mi Poeta, espíritu del océano, el cielo y la tierra,
sobre mis pétalos amarillos llora toda la tristura
que ladra salvaje en tu pecho:
será una dicha escucharlos marchitarse
al caer sobre verde pasto.
Así que derrámate valiente y elegante
y renace y florece de nuevo;
cada lágrima reclusa
desgarra y pudre la voluntad y el ensueño.

Poeta, mi Poeta, ven y abrázame: yo te protegeré
porque tú lo harás conmigo. Por ti aprendí a sentir la calidez del frío.

De Caminantes, 2017
leer más   
8
4comentarios 51 lecturas versolibre karma: 83

Corazón de demonio

Decidiste descender al Infierno,
con la rosa mística de tu pecho,
para levantarme y florar el lecho,
donde solitario vuelve el invierno.

Zurcí mis alas y aprecié lo tierno,
de compartir con un ángel desecho,
casi siempre sonriente y al acecho,
de suicidios astrales, lloro eterno.

Lluvia de blancas palabras: amor,
miedo, nostalgia, cólera, alegría;
cayó ligera, y regresó el terror.

Te fuiste afirmando que era apatía
el abandono azul en mi interior.
Gracias. Estoy bien. Yo no mentiría.

De Caminantes, 2017
leer más   
3
4comentarios 41 lecturas versolibre karma: 48

Corazón de ángel

Aunque el cielo ríe azul, y el sol brilla,
tres ratas roen lento mis entrañas:
la primera con trémulas guadañas,
el miedo de romperme otra costilla.

La segunda con dañada cuchilla,
la tristeza de volverme marañas.
Y la tercera con sangrantes mañas,
el enojo de verme pesadilla.

¿Cuándo el amor se transforma en terror?
¿Cuándo matamos a la fantasía?
¿Cuándo el dolor se convierte en horror?

¿Cuándo me corto un ala la apatía?
¿Nos escucha madre? ¿Y nuestro señor?
Calla, dicen, en ti está la alegría.

De Caminantes, 2017
leer más   
2
sin comentarios 45 lecturas versoclasico karma: 21

El Poeta

Para La nena de librería

Entre níveos lirios selenitas,
Dulcinea
se transformó en Julieta:
y ella,
encontró una rosa mística amarilla,
se la clavó en el pecho,
y se convirtió en Beatriz:
y ella,
al escuchar el trino de canarios luminosos,
mujer de agua se hizo:
y de ella,
con el cálido hálito del Sol al aire,
nació una nube blanca come estrellas
que reventó
al comer más de ciento ocho en una noche:
y ella,
fue la noche,
y ella,
es la noche,
y ella,
será la noche;
y la noche
te representa a ti,
libélula azulina,
perfume
de noche cristalina,
susurro
en la memoria
del Infinito.

De Caminantes, 2017
leer más   
4
1comentarios 47 lecturas versolibre karma: 57

408

Cobertores con olor a nuevo,
ajenos al hospital,
le quitaban el frío monótono
del blanco y del verde cotidianos;
y cada día de visita escuchaba
en voces familiares,
y de amistad,
historias y anécdotas dulces
como la piña en almíbar
que sirven de postre en la comida
después de un ayuno de veinticuatro horas.
Su sonrisa le daba calidez
al contar que desde su infancia
trabajar había tenido
y que fue durante uno de sus viajes a la playa
cuando algo en su robusto cuerpo
se descompuso.

En la cama 408, el señor Alejandro González
(dueño de cuatro refaccionarias,
padre de tres hijas y esposo de Cinthia López),
estaba pendiente
de lo que ocurría en la habitación
donde se recuperaba de cirugía pulmonar.

De Cadáveres en el armario, 2015
leer más   
2
sin comentarios 41 lecturas versolibre karma: 38

Ratonera

Gritos en casa, en la calle y en la escuela.
Estrés hasta en las coladeras.
Correr como rata
al cruzar una avenida a mediodía,
para evitar ser alcanzado por la tristeza,
la desesperación y la ira de corazones baldíos,
es casi imposible.
Por cada voz cálida desmembrada,
en el hocico de la muchedumbre,
nace una vocal sorda,
una letra ciega,
una palabra muda
y una oración
con ojos, labios y oídos cosidos.

¿En qué instante aprehendimos en el alma
el egoísmo soberbio de la podredumbre de Narciso?

Con valentía se asume el pasado,
con elegancia se es en el presente,
y con amor se crea el futuro.

De Cadáveres en el armario, 2015
leer más   
2
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 34

Lluvia de plomo

¡Bang, bang, bang!

Cadáveres y polvo
dentro y fuera del hogar.
Sangre por todos lados.
La masacre continúa,
la masacre es cotidiana.

¡Bang, bang, bang!

Inocencia desaparecida:
juventud sin cabeza, con nombre,
dirección y bien armada.
Experiencia indiferente, enajenada:
humanidad encostalada.

¡Bang, bang, bang!

El gobierno y su ceguera
extorsiona al pueblo.
El pueblo y su sordera
tortura al prójimo.

¡Se busca culpable! ¡Se busca culpable!

¿Los medios y su manipulación?
¿La muerte de nuestra identidad?
¿La mente y su alienación?
¿Los secuestros de nuestra historia?

¡Bang, bang, bang!

Pancartas y etiquetas
con mensajes de desprecio
cuelgan de los puentes,
las fábricas y los peatones;
tiros de gracia gratis en esquinas.

¡Bang, bang, bang!

La masacre es cotidiana,
la masacre continúa.
Sangre por todos lados.
Dentro y fuera del hogar
cadáveres y polvo.

¡Bang, bang, bang!

¿A quién le importa?
¿Quién te importa?
¿A quién le importas?
¿Aún hay esperanza?

¡Bang, bang, bang!

De Cadáveres en el armario, 2015
leer más   
5
4comentarios 39 lecturas versolibre karma: 71

Realidad 3.0

Acá, en la fábrica de carne plomiza,
los veladores siempre andan bien al tiro:
saben quién roba, quién ordena el retiro,
quién trafica, quién vende, y quién organiza;

mas se hacen ojo de hormiga primeriza,
para evitar los colmillos del vampiro,
para obtener la placidez de un suspiro,
o para escapar de una buena madriza.

Acá, donde se producen a destajo,
ensueños y pesadillas materiales,
para los de arriba, de en medio, y abajo,

son duras las condiciones laborales;
algo debemos hacer, algo de tajo:
Perder el miedo y forjar cambios reales.

De Cadáveres en el armario, 2015
leer más   
10
7comentarios 55 lecturas versoclasico karma: 103

Sangre

Sangre de nuestra sangre, sangre indígena,
guerrera, negada por el Sistema,
sangre tuya, sangre mía, poema:
sobre un charco de sangre que no frena,

la patria lagrimea sangre y pena,
sangre viva frente indolencia extrema,
sangre humillada, raíz del problema,
sangre que a sí misma afirma y aliena,

en la sangre codiciosa sinfín,
sangre gustosa de concebir nada
en la sangre humilde con algún fin:

sangre libertaria, representada,
sangre toda sangre, sangre carmín,
escarlata, sangre coagulada.

De Cadáveres en el armario, 2015
leer más   
13
3comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 97

La Bestia

I
Es un monstruo de fierro
de sur a norte,
en la patria robada.

II
Siempre tiene hambre, siempre;
pero, ¿qué hacemos?
En casa no hay comida.

III
A parte de mi brazo,
ya se comió
mi origen, mi destino.

IV
Buscando sueño ajeno,
monté en su lomo;
¿vendré con uno propio?

De Cadáveres en el armario, 2015
leer más   
12
11comentarios 120 lecturas versoclasico karma: 84

La Hidra

Que si las ratas
corren libres por las calles,
que si los superhéroes
son perseguidos por la justicia,
que si las sanguijuelas
se alimenta a descaro,
que si las leonas
desprotegen a su manada,
que si las ovejas
se salen del corral,
que si los buitres
buscan carne fresca,
que si las moscas
ensucian la vista del transeúnte,
que si la ciudad
apesta a sangre inocente,
que si los manicomios
cada vez son menos eficientes,
que si el arcoíris
da color a las fachadas,
que si el principito
es un alcohólico conocido,
que si la zorra
domestica a más de dos rosas,
que si las coladeras
se tapan cuando llueve,
que si la malahierba
crece y crece y crece,
que si los valores humanos
están en peligro de extinción,
que si el presente
se cubre de nubes grises,
que si la Ruina
avanza a paso desmedido,
que si el trabajo cansa;
que si esto, que si aquello…

En fin… entre quejas vivimos y morimos
mientras reproducimos lo que detestamos.

De Cadáveres en el armario, 2015
leer más   
2
sin comentarios 30 lecturas versolibre karma: 22

Mermelada de fresa

Envuélvete en letras
y reflexiona.

Súbete a un árbol,
hazte capullo y madura.

Destápate un ojo,
destápate el otro
y nota que Todo que ver en ti,
contigo.

O sea, es cero cool
andar quejándose
con la cabecita
y el corazón en Off.

De Cadáveres en el armario, 2015
leer más   
4
sin comentarios 22 lecturas versolibre karma: 48