Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Discordia

Cuantos besos ya regalados, y decime:
¿Que ganaste? Un poquito de placer lo encontramos en cualquier parte...
¿Cuantos caprichitos sobran en esa mente de nena? explorando y degustando tu cuerpo como condena.

¿Cuantos ojos hoy te miran de verdad con el respeto y el valor que yo te tuve, y tristemente sigo haciendo? ¿Cuantos pibes hoy te lloran y te piden un abrazo?, aun sabiendo que a otros tantos todo le has entregado.

¿Cuantas veces sobrevivimos de enemigos contra el frio? Tantos soles que matamos para darnos un sentido. Tantas noches intrigadas con la luna de testigo, dos errantes desafiantes y hoy ya dos desconocidos...

¿Que tendré que hacer, la pucha cuando me acuerde? si te veo me hace mal...si cierro los ojos sueño con tenerte.

Decime: ¿por qué?
Cuanto tiempo ha pasado...
Tal vez está mal copiado o me alargaron el final...
3
sin comentarios 17 lecturas versolibre karma: 38

La Misma Luna

Tan amarga y congelada despedida.
El silencio en los oidos va sonando, mientras llega sin permiso la agonía a culparnos de todo lo que ha pasado.
El amor que ya ni lastima tenia, iba triste porque le habíamos fallado a encontrarse cara a cara con el tiempo, para hacerle en la esquina un mano a mano...

Ignorantes de hasta nuestro mismo fraude, si las alas ya dimos contra el cemento. Fingiendo no ser dos, si uno solo, pero creo que hizo falta pegamento.
¡El orgullo nunca me abrazo tan fuerte!
Quise escapar, pero ya no pude verte.
Agarre los restos... fui directo a detenerte pero ya era muy tarde y te llevaba la corriente.

Es un hasta luego y no hay duda, qué aunque no vivamos bajo el mismo techo, aún vivimos bajo la misma luna.
4
1comentarios 23 lecturas versolibre karma: 64

Ramas del destino

Hoy las ramas del destino
rozan alto de tu fe.
Y tienen miedo que al podarse
puedan ver sueños caer.

Se han perdido en el camino,
sus zapatos claman sed,
y se alejan del divino
que agua puede poseer.

Una vez yace el deseó
quedan cenizas del amor.
Y las ramas del destino
invierten su dirección.

Cuelan por otro sendero,
entre tu risa y tu dolor,
pero seguirán creciendo
hasta poder ver de tu sol.

Hoy las ramas del destino,
de crecer van sin saber,
que son propensas al quebrarse
sin poderte yo tener.

Entre tantas letras y letras,
entre tantos tallos de tu piel,
las ramas de nuestro destino
se cruzaron otra vez.

Vecina mía, que lindo volverla a ver.
6
sin comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 87

Explícame

¿Me explicas en qué nos equivocamos?
O explícame ¿en qué te equivocaste?
es que yo no tengo nada que replantearme.
Y no es orgullo ni ser egocéntrico, solo que agote mil formas de amarte.

Explícame por qué todavía no entiendo como fue que el flechazo de Cupido no logro traspasarte, como los mil "te quiero" y formas de abrazarte no lograron cautivarte.

Explícame porque así recojo mi corazón del fuego antes de incinerarse. Dame la chance dé reconstruir lo que no valoraste.
4
1comentarios 26 lecturas prosapoetica karma: 68

Anoche te vi

Anoche te vi.
Estas destinada a herirme toda la vida.
Pero no por vos. Sino por el hecho de no
aceptar tu partida.

Anoche te vi.
Radiante, distinta.
Eras silueta, gota de lluvia que atraía humedad.
Lloré por el hecho de que no eras real.

Anoche te vi.
Porqué cuando hay sol nunca estas.
En tu tiempo, en tu realidad, de mi ya te fuiste apartar.

Anoche te vi.
La brisa más linda dé este
vendaval.
Si tu pasado te llama, búscame que ahi voy a estar.

De día te vi...y ahnelaba la noche llegar.
17
12comentarios 129 lecturas prosapoetica karma: 95

El niño y el hada

Un lunes de invierno, mostró su firmeza:
El niño infeliz dividió sus dilemas.
Previó que con ellas, podía encararla.
Y así partío donde pocos pudieron hallarla.

Allí estaba el hada, siempre reluciente.
Afable tomó de la mano aquél chico.
Quien supo, por fín, encontrarle en su nido.
Terminando así su acción inteligente.

El ser infernal percató en éste niño, dotes de nobleza, y sintió que era digno, gozar de esos besos que aquélla escondía.
Cedió ante su alma y con gesto tímido, abrazo aquél muchacho, jurando ese día, que sólo en sus brazos correspondía.

Existen millones de parábolas tristes.
No todas culminan con risas y chistes.
Es que no hay días más grises , que aquellos momentos perdidos en que sus ojos no brillen.
2
sin comentarios 30 lecturas prosapoetica karma: 15

Temerosa Felicidad

¿Quien me puede entender?
¡La quiero en mi vida!
A pesar de las piedras me gusto la caída.
Ese virus letal dejo en sequía, ya no tengo más sed, solo abierta una herida.

¿Como poder explicar mi actitud innegable?
¡El dolor empezaba a agradarme!
Mi tristeza terminaba en la bodega fantaseando olvidar mis problemas
embriagando la razón. Sigo lento,
sin reflejos, sin el hecho de un espejo.

¡De no poder levantarme comencé a correr!
Es que veía su cuerpo girando como un carrusel...
¿Sera el efecto abstemio o la estaré perdiendo otra vez?

Dejas un hueco sin espacios. Dejas aislados un par de sueños esquivando el fracaso.

Vi bruma irritada encubriendo mi esperanza, vi caer su recuerdo rendido en suspicacias.
7
1comentarios 39 lecturas prosapoetica karma: 79

Se me olvido

Paisajes en mi mente siguen siendo
los mejores junto a vos.
Sin indicios te me fuiste de mi lado
Quedando solo, triste y desolado.

Mi vida no es como antes.
Quedan encuentros, risas, cicatrices.
Que nunca se borraron.

Y recuerdo que al partir, se me olvido.
Insinuarte que te amaba, ¿para qué?
para por lo menos quedarme, con el dulce recuerdo de que alguna vez, lo escuchaste.
4
1comentarios 40 lecturas prosapoetica karma: 58

Observa

¿Cuanto más debería escribirte para
que te enteres lo que voy sintiendo?,
¿cuanto más debería exhibirte en mis pensamientos?, conozco todos tus temores y tormentos, indudablemente deseo ser la cura de tus lamentos.


Tropezamos juntos, me ayudaste a levantar. Es que aún sabiendo tus deseos quisiera interceptar y que no mires de ese lado.
Que los brotes de avaricia que ostente
son penurias de un cobarde que engendre en el norte de aquel niño devastado.


Sonríes y una vez más: ¿lo ves?, me has salvado.
Debería divulgar tu nombre para hacerlo más directo, aunque si lees entre lineas nunca he sido tan certero.
¿Acaso es descabellado decirte que te quiero?


Pediria oportunidad o alguna que otra chance de acercarme, aún teniendo tantas fichas, temo equivocarme.
Y no necesariamente por ti.
Solo si ríes, la magia decanta en mí.
Es que pienso en ti y en las cosas que ya no puedo dejar ir.


No me miras con otros ojos, es mi triste realidad y así sigo rellenando los huecos con historias que ni yo mismo creería. Aspiras a un poeta, no a un charlatán. Prefieres sus histerias, no sinceridad. Asumo que sea una ficha perdida.

Al escuchar tus lujuriosas aventuras, proyecto el orgasmo sin final que en mi mente has derramado. Proyecto tantas cosas a tu lado, pero solo es imaginado. Rubia emperatriz tus ojos otra vez; me han salvado.


Sigo esperando el mensaje, no logro despegar; de tal forma me supiste enroscar que mi dolor se invertía y mi mente te incluía para darle más sentido a mis días.
Voltea una vez más: sé parte de mi vida.
4
4comentarios 54 lecturas prosapoetica karma: 59

Nueva jugada

Es tarde para describir lo siento,
es tarde corazón...
Es que ya no quiero estar despierto,
Don Bosco se duerme y en mi insomnio estas vos.

Me irrumpes y no te siento,
hoy te extraño corazón.
La felicidad me ve de lejos y la tristeza me invadio.
Tu sonrisa fue un invento,
obra de arte de Dios.
Me extravio mientras mas te pienso,
hoy sufro lento, no se apura el dolor.

Los años penetran mas lo siento,
fuimos intentos para este amor.
¿Podrán explicar lo que siento ó siempre estoy lejos de la razón?
Cuando alcanza la noche siempre afianzo,corazón: Una nueva mirada,
otro plan de reflexión.
Una nueva jugada, variables de cambio en mi interior.
4
2comentarios 58 lecturas prosapoetica karma: 58

Haz de valer

Insistiendo a ser indagada
por los jueces laurales y su maldita coherencia, como despojada de una historia de hadas por el oeste de Buenos Aires, rubia emperatriz.

Conlleva subsistencia,
sobre Caseros se decanta el sol,
relojeando con su espíritu.
Mientras el titubeo de su Dios,
posterga su amor de juventud.

Por sus muecas han de encontrarse, las risas más lindas del distrito, quisiera el gusto de presentarme y hacerla reír distinto.

Por una purga que ciertamente
había dañado nuestras mentes,
nuestras vidas se chocaron,
y fue así que inmediatamente
firme mi lienzo entre sus dientes,
como esperando, como esperando algo aliviador.

Me hice el firme del mas daño,
nunca entendí el porqué de este puzzle, por mi afición al engaño
incrementaba su propio quebranto.

Lucrecia tiene una sonrisa
simplificada a su carisma
y a su don milagroso,
reiteradamente se castiga,
le impone yagas a la alegría,
sin comprender, sin comprender que lo tiene todo.

Cuando escucho su corazón,
siento mi psiquis en plenitud,
y por llegar a su estación,
pido a la vida mi gratitud.

No solloze más: quisiera su mano, baile conmigo que con mi hálito y su cobijo, se siente mucho menos el frío.
4
sin comentarios 42 lecturas prosapoetica karma: 55

Locura

He de llenar de prozac tu ausencia,
fui autodestructivo en defensa.
Vi llenar la copa sin freno
y entraste a reinar en mi mente de nuevo.
Normal es que llore por lo que tuvimos,
también por lo que perdimos.
Fuiste entonces epifanía compañera
arreciando que de la nada vuelvas.

Fue otra vuelta sin vida, mi amor
que olvidare sin quererlo,
es un terror que me ahoga por dentro
sin dejarme pensar.
He de dormir con los pies arrumados
mendigando el calor de otros lazos,
fui de creer una que otra mentira,
salí a cuidar mi cielo en el tártaro.
13
2comentarios 70 lecturas prosapoetica karma: 94

El Paradero De Lú... Final

Cinco años ya. Cinco años que no la volví a ver. Preguntandome, ¿quienes son esas personas que me llaman...papá, mi amor, amigo? Cinco años intentando recordar.
El temazepam no me hace efecto ya, es que fuerzo el dormir para verla, pero nunca esta. Todo sigue muy blanco, perdi el contraste de las cosas, mi cielo solo tiene una ventanilla para que escurra la humedad.
¿Donde estara? Me pregunto si fui lo suficientemente bueno para que quiera recordarme, si en algun momento de nuestros encuentros haya sentido algo verdaderamente lindo como para no olvidarme. Necesito que vuelva, necesito levantarme. En algunas de las pocas salidas transitorias que tuve, pude intuir como su aroma me perseguía en el aire, su silueta merodeaba a la par mia, era hermoso pero...¿era real? es que mi realidad era indefinida, no podia dar con seguridad que estaba sucediendo, era hundirme en mi agonía.
Y así, me pesan los dias. Siento en mi corazon una gangrena que no me deja respirar, las personas raras que me cuidan de no se qué, dicen que no voy aguantar. Hablan de operar.

Lo bueno de ser adulto es que puedo tomar decisiones por mi cuenta, al menos algunas . Decidí no hacer nada. Sin Lú en mi vida ¿para que estirarla a mas? no tiene sentido seguir transitando sin su caminar. Pero la familia que habia adoptado por mera conformidad no avalaba mi decision, me querian obligar.
Así fue que un ventoso día, gris, de un invierno cualquiera, de vaya a saber que año...abandoné el lugar adonde habían trascurridos las ultimas horas de mi vida.
Me alejé de mis pertenencias, objetos, mis paredes; me despedia de ellos sabiendo que nunca volvería a verlos.
Alejado de todo y de todos...Mi única compañia eran sus recuerdos, que ultimamente me causaban gran tristeza. Si eran de su sonrisa, de nuestros caminos al colegio me apenaba porque ya nunca los volvería a vivir, y si viceversa, eran oscuros, me dolía porque los recuerdos tristes siempre apenan.
Sin embargo había algo que siempre me reconfortaba: al menos un día pude saludarla...

Recorrí varios kilometros de mi pueblo, siempre alejado de la sociedad, hoy me adentro en una choza a metros de la ruta, abandonada se ve hace mucho tiempo. Humilde y precaria, pero leal. Solo un par de arboles rodeaban mi morada y a veces un par de pajaros pasaban a saludar.
Cuando la brisa soplaba entre sus ramas, su voz parecía un lamento por tanta soledad. Oía sus notas de piano entre tanto pastizal. Pasaba mis ultimas horas escribiendo, mi enfermedad se hacia notar. Pero pensaba: ¿Si Lucrecia era mi cura, ella me tendría que salvar? Nunca tuve respuesta a esa pregunta, va, y a muchas más...
Nunca tuve miedo a morir.
¿Será que ya estoy muerto y no lo puedo notar? ¿ven lo que digo? ni estas simples preguntas me puedo contestar.
Me gustaba por la noche ver los solsticios de luna sobre los charcos de agua, imaginaba nuestros hijos juntos Lú, verlos jugar e inventarse poderes que podrían dominar. -¿Dondé estas?

En esos hermosos instantes de imaginar, cuantas veces lamenté que las personas no sepan ver lo hermoso que es amar y que solo vivan para conspirar, lastimar y apetecerse, muriendo, sin entender que hay otro espacio dentro de estos mismos, que es minusculo y se está agotando para los que cierran los ojos y sólo miran con el corazón...
Tal vez muchos den por sentado que estoy loco.
Nunca me importo.
Me basta saber que Lú tomo mi mano y que yo tuve la suerte de sentirlo.

Despúes de varios días sin comer, mi cuerpo ya no respondia como antes. Ella no volvía, mis latidos cada vez mas inmóviles. Sentía la poca fuerza de mi aliento golpeándome el pecho, el temblor desusado de mis piernas, el frío inyectándose en mis huesos.
- ¡Dejala ir! Dijo mi cuerpo pidiendo clemencia.
-Ya está, en un par de minutos me encontraré con ella.
- ¿Quién es ella?. Mis sentidos returdian en mi cabeza.
Al momento de agotar mi batería, sentí el ruido de unos pasos acercarse.
Temblé, lloré, quise abrir mis ojos y no pude. ¿Quién me acompañaba en ese lugar? La quietud del recinto se trasformó en una marea convulsionada. -Te amo, amor- solía repetir una extraña melodía. No se si Lú estuvo conmigo aquel día, aunque recuerdo un detalle que no sé a qué atribuirlo... es que en ese instante todo volvió a ser como antes.
Mi paz, mi calma, todo igual; repetía su risa mientras caía en un sueño profundo, me sudaban sus manos para no irme defitivamente solo.
Èsto no es una historia de locura, es una historia de amor. Sobre la libertad inherente al acto de amar, aun cuando es imaginando. Yo la amo y lo estoy asegurando. Es que después de remover tantos años buscando en la vida, la felicidad que perdí, llorandola, sufriendola, ya cansado de husmear, decidí que mis últimos pasos trascurrieran en la más inmensa de las soledades...


- Hola amor: ¿llegue tarde?
- Nunca es tarde...
3
sin comentarios 38 lecturas relato karma: 38

Lascivia por Lú - Parte 3

Conforme a mi voluntad de que estaba enamorado, deje atrás mis berrinches chamuyeros hacia otras mujeres. Decidí que por fin debía mantenerme hombre y afrontar lo que ocurría en mi corazón.
Al volverla a ver, me arrime hacia ella y solté una palabras -- Hola, ¿gustaría ir al cine conmigo?-- ¿ustedes creen que me intereso que estuviera rodeada de amigas que ni siquiera se esforzaban a omitir su risa burlesca? Pues si, las odie. Que más da, Lucrecia era mi meta. Después de varios segundos, eternos segundos y un vibrato entre mis piernas contestó -- si, me encantaría -- Me sentí Maradona unos segundos, eso si, ahora debía ganar el mundial.

Quedamos al otro día en ir por la tarde, es que garpaba hacer bien el papel de "novio" romántico y no llevarla de noche a su casa o eso fue lo que pude observar de las novelas brasileñas de mis hermanas.
Al verla con su campera de cuero, su ruana gris, su camiseta a rayas horizontales combinado cebra; pude entender que la más parte excitante de Lú, era Lú..., si cuando leía me perdía, Imagínense cuando me hablaba mirándome a los ojos.

Ya en la sala de cine ni las palomitas de maíz me parecían tan deliciosas como sus muecas, era tímida, atrayente, era hermosa. Final de película que vaya a saber de que se trataba, me dijo -- vayamos a casa, mis padres no están --
¿Que entienden ustedes con esa propuesta? Con cierta incongruencia era un hermoso plan.

Llegamos a su casa, silencio atroz, abrí mi boca para decirle algo, pero sus manos tocaron mi rostro y lo acercó al suyo, fue en ese instante cuando perdí la iniciativa. Un apasionado beso me dio el pie de que la conversación que tendríamos no iría con palabras.
Entre beso y beso hilábamos algún que otro halago que no nos hubiésemos dicho ya.
Sus prendas desprendia al vapor de su compás, jugar al béisbol fue rutina favorita esa noche..., es que no puedo pronunciar el orgasmo sin final que su torso me ha regalado. El orificio era tentador pero no podía lagrimear antes de tiempo, era compartir placer disfrutando el cortejo.

Terminamos exhaustos. Fue pólvora ese momento. Se despidio con un beso en la mejilla como ignorando el suceso y me fui.

Al volver al colegio, me comentaron que Lucrecia no vendría más, que sus padres se mudaron para no regresar. Corrí a casa, abrí el chat y ahí estaba su mensaje de despedida.

-- Lo de ayer fue un encuentro de dos cuerpos pero no más, quise darte lo que buscaste todo este tiempo sin parar, fue interesante ver que como conejo de Indias te pude dominar... No me vuelvas a buscar --

¿Creen en el karma? Esta vez llegó hasta acá.
leer más   
4
sin comentarios 31 lecturas relato karma: 63

Te extraño

Te extraño y no es necesario amarte.
Te extraño sin tenerte, sin extrañarte.
¿será que te extraño a vos o a la persona que tanto he amado? Porque en este momento solo me haces daño, pero te extraño.

Te extraño sin querer, eras pintura de arte,
que innecesariamente se volvio distante, extraño tal y como eras antes.

Te extraño aunque no tenga coherencia lo que escribo, te extraño pero no vuelvas, estoy bien sino es contigo. Te extraño y se lo digo a mis amigos, te extraño aunque el consuelo sera recordar lo vivido.

Te extraño aunque tu cuerpo ya no sepa igual, te extraño tanto en mis sueños pero no en mi realidad.
11
sin comentarios 51 lecturas prosapoetica karma: 94

Lascivia por Lú - Parte 2

48 horas después del suceso vergonzoso de intentar hacerme el galán, tuvimos que volver al colegio. Yo creo que le gustó, es claro, mis labios rozaron el punto clave de su timidez...,¿recuerdan mi ego?, por eso lo se muy bien.
En la presentación nos fue bárbaro, todo el crédito fue de ella, mi mayor esfuerzo fue alzar una cartulina y créanme que fue muy agotador.
Al terminar dicha obra quise cumplimentar para felicitarla, lo cual eludió mi saludo, todos rieron, nunca nadie me había esquivando así. Ese partido lo perdí.
En otro momento lo hubiera dejado pasar, pues mujeres no me faltan, pero Lucrecia tenía algo que no me podía faltar. Toménlo como un premio, como un reto, lo que si no me pude enojar.

Al salir al recreo, la alcancé y pregunte si era enojo o simple pudor -- ¿por qué has hallado gracia ante tus ojos para que te fijes en mí, siendo yo la nueva?-- respondió, era obvio que estaba muy nerviosa. En esas simples líneas pude entender que mi difamasion había llegado a sus oidos que anhelaba su cuerpo y no sus sentidos.
No respondí, la abracé. Los latidos de mi corazón eran tan fuertes que casi traspasaron su cuerpo. Me asusté. Me estaba desviando del camino luctuoso de ver su cuerpo sin darme cuenta que su alma estaba acechando. Mi fama de mujeriego se estaba divulgando, se acababa, murmuraban que me estaba enamorando.
Es que yo solamente quería de sus curvas sin tomar semáforos, quería implementar nuevas huellas en un camino intransitado.

-- Todo está bien -- respondió, volteó y se marchó. Quedé en stop. Ese chico sin dudas no era yo...

Llegué ami casa, entré al cuarto, encendí el Ares y me acosté. Sólo había un problema, es que mi rock pesado irónicamente sonaba a Alejandro Sanz - a la primera persona que me ayude a sentir otra vez, pienso entregarle mi vida, pienso entregarle mi fe-
¡Por Dios, tuve intenciones de llamarla! e invitarla al cine en vez de un hotel.
Ya sus pechos me recordaban a Afrodita, su cabello atraía mariposas y su boca era la punta en pala para acabar con está roca.

Sonará raro pero deseo ir al colegio para volverla a ver y mi patético narcisismo se alejaba está vez.
2
sin comentarios 19 lecturas prosapoetica karma: 15

Te Soñe

Anoche te me apareciste en sueños...

Y doy por sentado que se está acabando la magia... todo porque yo soy orgulloso y vos aún más, incluso me digo ami mismo que mejor dejémos las cosas como estan. Pero me sorprende que en sueños rompo mi orgullo, vuelvo a escribirte, y te digo «¿mañana nos vemos, no? ». Luego vuelve el día que nos vimos al final de nuestro encuentro y te besé por última vez.

Desde entonces estoy triste. Según mi coraza nos volvimos más frios y fue extraño para ambos que solo buscaramos sexo. Pasó un corto tiempo hasta que retomaste el compartír tú colchón, sucedió tan de golpe que mi tristeza logro un stop porque quedo sorprendida, incluso antes de eso yo deje de ver nuestras fotos para aguantar la tentacion y no pensarte. Vos también dejaste todo, y no solo imagenes por lo que veo. En realidad todo fue extraño porque se suponía que iríamos a tener una gran vida juntos, eramos dos adolescentes destinados a amarse, caminando de la mano juntos, dándonos besos y abrazos en público, enviándonos hermosos mensajes, sonríendo, siempre pendientes el uno del otro.

Despúes de todo sueño llega la duda, de que si fue una señal, de si tengo que buscarle algun enigma a toda esa revelacion... lo que se me ocurre es que te extraño, pero seguro, confiado, herido; que vos ami no. Tal vez no sepa nada del amor, solo que se parece un poco mucho a tí. Espero dormirme pronto, al menos ahí, nada cambio...
leer más   
13
sin comentarios 75 lecturas versolibre karma: 71

Lascivia por Lú - Parte 1:

Empecemos de a poco, no es una historia normal ni tampoco exagerada, es sinónimo de ver la lujuria desde otra mirada...

Según mis informantes y cuando digo informantes me refiero a mis compañeros de curso, ella se llamaba: Lucrecia..., fue interesante porque ya contaba con saber lo mas importante, ahora tocaba inculcar en su personalidad. No hablaba mucho, solo con su minúsculo grupo de amigas y ami ni me conocía, aun siendo el chico mas popular del colegio, y, si, así de grande tengo el ego. Aunque me cueste decirlo no atinaba a sacarle conversación, ella se veía dispuesta a hacer nuevos amigos pero yo no encontraba la ocasión.
Por suerte o por desgracia de muchos el profesor de turno pidió que hagamos dúo al azar sin repetir el mismo entorno de siempre para un ensayo que presentar en unas semanas, vi la oportunidad, y me acerque, asombrada, dubitativa, ella acepto.

Con la excusa de empezar con el estudio, la invite a mi casa, era de esperar... no acepto. Prefirió que nos encontremos en la biblioteca nacional -¿que rayos iba a hacer yo en una biblioteca? ni lo quise pensar, accedí.
¿se imaginan lo que fue verla con su cabello dorado suelto? relucía glamour en su caminar, sus jeans negros me fomentaban a imaginarme todo lo demás, su mochila colgada al hombro le daba el toque, empezaba a gustar...
Al entrar al recinto estudiantil, ella empezó a narrar los apuntes, asentaba mi cabeza diciendo que si y es que ni me acordaba de la materia por la cual estaba allí, en su mirada me perdí.
Después de dos horas de monografía, sus padres la pasaron a buscar, se despidió con un beso cálido y yo me olvide de besar. Después de sentir sus labios en mi mejilla, intuí que todo lo que había besado alguna vez, lo había hecho mal. Me dio una clara lección de gustos en un hermoso besar.


Llegado el segundo día de estudios, acepto ir a mi casa, eso fue genial.
La hice pasar al comedor y ella se sentó en una silla que estaba en la esquina, puso el libro sobre sus piernas, lo abrió y comenzó a repasar. En ese preciso instante me volví a perder.
Su voz era muy dulce, pausada, como si saboreara cada palabra que caía de su boca. Deje a un lado mi cuaderno y cerré los ojos. Su voz me convirtió en áspid de azúcar que buscaba refugio en su cuello, en sus pechos, en su vientre y que se caramelizaba el momento en que se iba insertando en los sitios mas recónditos de su cuerpo. No era wow lo que leía, sino como lo leía. Podría haber estado leyendo como comían las hormigas en época de sequía, que el efecto habría sido el mismo. Me senté a su lado y la interrumpí con otros versos de No puedo enamorarme de ti, Si quieres quererme voy a dejar de querer. Deje de lado mi coraza machista porque algo provoco en mi. Ella me miro sorprendida de que yo me supiera versos tan cursis -- Pondría mas atención si leyéramos juntos, --- le expliqué.
Entonces accedió y se inclino conmigo en la sala. Repasamos el ensayo un par de veces mas sin entender nada de lo que dice en realidad. Al finalizar el estudio, le acaricie el rostro y la besè. Ella titubeo un momento, luego se levanto de un salto y se fue sin despedirse.

¿Recuerdan que al principio dije que tendría que inculcar en su personalidad? bueno, algo salio mal...
4
2comentarios 62 lecturas relato karma: 53

Te vi

Te vi
Aquel día te vi, pude entender como las cosas ya no estaban claras.
Pase a tu lado como completo desconocido, no era del entorno en tu mirada.
Comenzó a fluir mucho frió, aún el sol estando radiante,
es que no era lo fresco, mas bien el desplante.

Y yo con tantas cosas que decirte, no vi que se me fue el tiempo.
No vi que te impulsaron tan lejos de mi cuerpo.
Estas chispeante, los rulos te sientan bien, cada mueca de tus labios las conozco de memoria,
los berrinches de tu cuerpo también.

Quise frenarte, hacerme notar.
Pero luego entendí que si el destino me puso en ese camino es por algo, para solo apreciar...
Murmuraba dentro mio, el gritarte que te amo, que yo no pude olvidar.
Me quede encerrado en el tiempo, sin lograr escapar.

Tampoco lo intente demasiado,
¿quien decide acabar con lo que lo hace feliz? aunque debí haberme percatado que ya no estabas allí.
Es un mundo nostálgico en cual no te acuerdas de mi, lo mas cercano a besarte
es llorar por ahí...
Caminas muy rápido, te vas alejando,
debería tomar una decisión, si seguir oculto en mis sombras, olvidarte o brillar sin vos.
9
1comentarios 72 lecturas prosapoetica karma: 65

Flechado

El martirio vuelve a hacerse amigo de mi insomnio. El pretérito vuelve a recordarme mis fracasos. Pero antes que me pierda en el ocaso. Pero antes que me ahogue en este vaso, sé mi musa una vez más.

Mi fatiga vuelve a emborracharme con los años. El temor vuelve a exiliar al encanto. Pero antes que me pierda en este campo. Pero antes que me muera si tu manto, besuqueame una vez más.

Si de mi ando acabando no es por culpa de tus dudas. Y aunque la franqueza hoy sea cruda cargo el peso de mis actos.
Si me queda una sonrisa fue gracia de tu temple. Y aunque el tiempo no contemple yo te llevo para siempre, porque siempre es un minuto y se hace grande en la mención .

Y en el juego de los sabios ya perdimos varias manos. Pero el goce no es en vano.
¡Yo me quedo a tu lado.
préstame atención, que entre lineas se divulga que me has robado el corazón.
5
1comentarios 54 lecturas prosapoetica karma: 69