Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Al alba de la alegría

Desperté…

¿Quién me inspiraba en sueños,
quién me decía esto,
qué musa venía a facilitarme la tarea de escribir?

¡Cuánto había esperado a Mayo, pobrecillo de mí!
La inspiración, aquí la tenía y...
¡Cuántos meses espera un escritor el hada de la inspiración!
¿Qué me faltaba, qué más necesitaba ahora?

Decir setecientos cincuenta euros a bote pronto
y más para un pensionista es mucho decir,
pero este no era motivo de ninguna angustia,
el montante total del gasto para el viaje que entre pitos y flautas
iba a superar seriamente los mil, no me afectaba,
había sido un dinero muy bien empleado.

¿Entonces?

Solo sentía que los días se me iban,
pasado el ecuador del tiempo de estancia, el horizonte
no era un viaje placentero, era el retorno a casa,
la ascensión a la diaria cruz del Krizevac.

Pero dejemos para el regreso,
las analogías que me suscitaban las lecturas del libro del padre Slavko,
esto de momento es tan solo un despertar,
no hay ningún lamento aquí hay felicidad

La habitación como casi todo en Medjugorje estaba vacía de ruidos,
ruidos del mundo, partidos de futbol, conciertos,
Tv, noticiarios, Fórmula 1, Tsunamis, invasiones...

Esto en cambio era Paz,
un día más de Paz en el país de la Paz,
gobernado por la Reina de la Paz.

De nuevo la luz entraba por la ventana. 05.00 h. A.M.
esta vez yo me adelantaba a los ángeles ¿Qué podía cantar?
Mi cántico de salutación al Señor, podría ser un salmo,
un buenos días Lord, un santiguarme, un pensamiento devoto,
un abrazo visible de necesidad al Dios invisible
pero sabedor de mi necesidad.

Mis encuentros matinales con la luz de la verdad
suelen ser tomando el evangelio en las manos,
y así es como pondremos en marcha
el capítulo de este Domingo,
prestos a adquirir sabiduría,
entrar por esta puerta instructiva que nos abre el cielo
y descubrir al otro lado muchas sonrisas

Las vuestras y las mías,
vestidas ya de fiesta,
radiantes de alegría,
más allá del largo sábado santo de dolor en que se ha convertido la vida,
y que cambia al amanecer del Domingo,
felices y extasiados como Magdalena María,
al encontrarse cara a cara con Jesús resucitado,
justo... Al alba de la alegría.
leer más   
10
11comentarios 79 lecturas relato karma: 103

Hoy me pregunto por qué

Por qué no consigo olvidar,
la enamoradiza mirada,
que me dedicó entre Ginebra y Lausana,
una desconocida muchacha?

Hice un alto en aquel viaje, una parada,
para tomar café con leche,
mantequilla y mermelada en la tostada,
autopista deslizante, copiosa y persistente la nevada.

Por qué en lo más profundo del sueño una noche,
tiempo de horóscopo
bajo el signo de Aries,
aparecí de pronto en Buenos Aires?

Recuerdo haber estado presente,
bebiendo agua del surtidor de una fuente,
una fuente de piedra, situada,
en medio de una recóndita plaza.

Y de seguido:

¡Tango de ensueños frustrados por un hada,
a buen seguro malvada!

En mi visita porteña, a salones de baile,
me vi en el interior de la casa rosada,
no coincidí con Evita, la primera dama,
tan por los descamisados llorada

Ni hallé en la biblioteca, hispano americana,
los poemas “top secret”,
de Varimar, de Nitsuga,
ni los de Claudia Viviana

Por qué acto seguido, por extrañas callejas,
me encontré al lado de un cantante llamado Julio Iglesias,
cantando a dueto los dos, soy un truhan, soy un Señor,
y eso de “Amo la vida, amo el amor”?

Presentí que aquello que vivía,
me provocaba onírico estupor,
tan freudiano, daliniano e intenso,
que de pronto iba a producirse en América un temblor

Doy fe de que sentí pánico
y escapé de esa latitud,
para terminar describiendo un sueño,
en prosa poética y diplomática actitud

En un instante crucé el océano, tomando un atajo por la vía láctea,
así regresé a casa y desperté tranquilo en mi cama,
en éste Istmo de la península Ibérica, que dando un beso a Francia,
con el resto del continente europeo se hermana

Ya aquí de nuevo, me trajo de cabeza Helena,
hija de Zeus y de Leda,
extraordinaria belleza y pelirroja cabellera,
mi más peligrosa condena

Una víspera de carnaval,
antes de que la raptara Paris,
y se desencadenara la guerra de Troya,
me atreví a ser Menelao de Esparta en su historia

¿De qué saldrás disfrazada, pregunté? …
¡de zanahoria! (respondió),
y todavía me pregunto,
por qué tan ingeniosa y vitamínica respuesta me dio

Por qué tampoco me declaré a Larizza,
la modista ucraniana exilada,
si el tema de Doctor Zhivago, yo apenas verla,
con voz de Omar Sharif la cantaba?

Y por qué no acudí a mi cita con Arianne,
tras un verano tan idílico como aquel,
en que se acercaba a la cabina del DJ,
y le pedía “Sexual healing “del príncipe de Motown, Marvin Gaye

Me dejó su dirección escrita en un papel,
que en un bolsillo del levis strauss guardé,
lo perdí en espacio de tiempo muy breve,
olvidando le numéro secret, de la parisina rue du pont du Sebre.

Y por qué rechacé la invitación a casarme,
con la cariñosa Jacke de barranquilla,
la víspera de mi boda con la española,
que me salió tan manipuladora, exigente y fría?

Por qué Fátima venía a bailar cada tarde a la disco,
y se despedía de mí con un fuerte abrazo al marchar,
antes de volver al cabaret como “Tucha” la estrella de la noche,
que exhibía su cuerpo en un danza de striptease total?

Por qué no he devuelto jamás,
a la estudiosa Nagore,
las obras completas del poeta
Ravindranath Tagore?

Por qué una linda novia, el día de su boda,
me besó en los labios con ardiente pasión,
si yo solo era en la orquesta, el cantante, el actor,
un pícaro que seduce corazones con la voz?

Por qué sentía celos de mí el guapo barman,
el galán que cortejaba a aquella hermosa venezolana?
fue ella misma quien pidiéndome canciones confesaba,
que el celoso muchacho se pensaba, que su linda morena del disc jockey se gustaba

Y finalmente me pregunto,
por qué me faltan,
Salma Hayek la mexicana, Karine la brasileira,
y Alta Gracia, la dominicana…

Margarita Rosa de Francisco,
figura al final de la lista también,
por ser gaviota colombiana,
y haber recolectado café

Café del norte y oriente del Cauca,
café con aroma de mujer,
café de tertulia en la terraza,
que deja resuelto el por qué...

Por qué al verterlo humeante en la taza,
de poetas invitadas e invitados,
imprime sorbo a sorbito en los labios,
tan plácidas secuencias de placer.

Dreamer
leer más   
13
17comentarios 133 lecturas prosapoetica karma: 89

Miedo a volar

Los aviones de la compañía Vueling, pintados con circulitos a infantiles colorines permanecen alineados junto a la terminal o repostando. ¿Cuál será el nuestro? Desde aquí arriba todos parecen pequeños. Dentro ya de su tripa, es como si nos hubiera tragado un pájaro grande. La señora que viaja a mi lado lo nota.

-¡Qué miedo me da volar!, ¿A usted no? yo no lo puedo superar.

Al escucharla decir esto, me dije. (A esta mujer la voy a distraer, con algo que la hará reír). Su pánico a volar iba en serio. La voy a contar la historia de Angelito y Domingo.… Así que a Isabel (este era su nombre) con mi narración, la llevé a otra época, mientras Elo su otra compañera, apoyada en la ventanilla reía (o rezaba). El Vueling de colorines aceleraba motores ya pronto al despegue.

-“En mis años de juventud, cuando yo era afamado Disck Jockey de radio y salas de fiesta, conocí a muchos y variopintos seres, uno de ellos Angelito, barman del Stay Boy - (Pub, o Wiskey bar, digamos que decente, decorado con cierto lujo y buen gusto, que a mediados de los setenta ponía música de los Panchos, Julio Iglesias y Roberto Carlos) Cuando cerrábamos la discoteca Trovador (tres de la madrugada) D.J , jefe y barmans acostumbrábamos a acercarnos por allí a visitar a Angelito.

Ya a puerta cerrada, dejábamos llegar el amanecer, tomando aceitunas con salsa tabasco, echando unas partidas a los dados, mientras hablábamos de planear el día siguiente, que estaría ocupado por ejemplo en cabalgar a galope por las faldas de montejurra con caballos de la cuadra del Sr. Hermoso de Mendoza (padre). El famosísimo rejoneador internacional del mismo nombre entonces era un niño, fíjense que a mí me ayudaba a montar en - Cenizosa -una dócil y esbelta yegua.
!Buena vida de bribones, esta que llevábamos de jóvenes, yo tendría entonces veinticuatro años!...

Isabel, a estas alturas, ni se enteraba que las alas del Jumbo rozaban las nubes sobre el mediterráneo.
En mi historia, también Domingo el dueño de la sala Trovador estaba allí; cierto día, siendo tema central en aquellas tertulias de madrugada, donde Angelito se partía de risa con el miedo a volar del otro, su amigo (los dos eran solterones). Ambos querían ir a Tenerife, pero Domingo tenía mucho, mucho miedo a volar. Como Isabel, la señora que ahora me escuchaba atenta, totalmente concentrada. Igual que a mí me lo contaron los protagonistas, yo lo narraba; el avión de Angelito y Domingo aun no había tomado carrera para despegar, tan solo se había desplazado a una vía lateral en la que estaba a la espera de recibir orden de incorporación a pista principal. Domingo ni miraba la ventanilla, ojos cerrados, sudor frio. Y finalmente ¡turbinas a tope, aceleración de motores!. Por fin Domingo se pensó que estaban a tres mil pies de altura y se atrevió a abrir los ojos para mirar las nubes.

-No ha sido para tanto Angelito, casi ni me he enterado…

-¡Pero tonto, mira el suelo, todavía el avión no ha despegado!

Fue entonces que mientras la aeronave comenzaba a tomar carrera, Domingo se soltaba el cinturón, corría espantado hacia la parte trasera de cola buscando la palanca para abrir la puerta y bajarse; las azafatas lo sujetaron y le dieron un calmante…
Esta vez no fue necesaria medicación alguna para tranquilizar a mi acompañante ocasional, al igual que su amiga, rió y se entretuvo con mi narración, de seguido, ambas echaron un sueñecito. Habían pasado unas horas sí, y sin apenas notarlo, estamos en Croacia, ya hemos aterrizado en Dubrovnik.

P.D
¿Entienden ahora por qué Izaskun la azafata del pañuelo amarillo al cuello, al escuchar mi tan verosímil historia, sonreía?
leer más   
13
37comentarios 172 lecturas relato karma: 91

El taller de mi vida (A la bagatela de unos versos reducida)

Soy el mismo solitario,
que esperaba la llegada del tren,
desolado, compungido y triste,
en aquel provinciano andén

Era la mañana del día,
en que lágrimas amargas lloré,
expulsado de un colegio carmelita,
en que la mística divina estudié

Soy el mismo solitario,
que un par de años después,
maestro en rosca métrica y whitworth,
un primer contrato firmé

(Infernal y grasiento taller)

Acompañado por cuatro muchachos,
un grupo de música formé,
bailes, bodas y bautizos,
pronto el primer coche estrené

Soy el mismo solitario,
que terminó siendo DJ,
en salas de fiestas y radio,
a galope tendido triunfé

Las fans enfervorecidas,
regalaban su sonrisa a la vez,
a algunas las dije te quiero,
mas con todas fui sincero

(Como amigo del alma quedé)

No es que el amor no me haya cuidado,
por definirme solitario,
hollywoodenses aventuras,
en plausible compañía disfruté

Soy el mismo solitario,
pero no el adolescente aquel,
ni espero la felicidad peinando canas,
tardes, noches y mañanas

(Como Penélope pasando ganas,
en aquel desusado andén,
de la triste canción de Joan Manuel)

Pero no voy a imitar a Serrat,
dando un lánguido final,
a mi vida resumida,
en un reiterado versear

Lo que haya hecho bien o mal no se olvida,
siempre que me haya ayudado a avanzar,
a ser humano al cien por ciento,
declamar algún poema al viento,
y percibir oído atento,
la voz que en el silencio suele hablar
leer más   
17
15comentarios 115 lecturas versolibre karma: 85

No soñemos con amor

Las circunstancias son adversas,
va en nuestra contra el reloj,
rebelarse no vale la pena,
no soñemos con amor

Tú mantienes la esperanza,
resignarte a perder no es tu opción,
la ilusión que todavía conservas,
terminará acrecentando el dolor

Yo renuncio a soñar, por causas diversas,
asumo y lo lamento, entrar en contradicción,
si en algún momento dije te quiero,
y soy tardo y torpe, en aclarar la cuestión

Tú me amas a tumba abierta, lo sé y te aconsejo,
no cometas craso error,
la felicidad es onírica e incierta, qué pena,
si conlleva fuego ardiente este adiós,
y consigue en un poema , calcinar tu corazón
leer más   
15
14comentarios 116 lecturas versolibre karma: 100

Ama lur, maite zaitut (Tierra madre, a ti te amo)

Que te lo diga el aire que expande el incienso,
de aromas de pinos, de robles y fresnos,
hermoso jardín del edén que más quiero,
vuelvo a renacer, cada vez que en ti pienso

Lezegorría, Haizaritu, Ungruñea y Aristoia,
el Urralegui, la herrería, el castillo y la corona

Nombres que pueden revelar, la descripción dispar,
que dieron al lugar, los avatares del tiempo,
sin conseguir erradicar la toponimia original,
que identifica con lealtad, el ADN ancestral de mi pueblo

Así yo te quiero, oh noble villa urzenkiar,
con lantxurda o aguacero,
y no lo puedo negar, dice el (rio) Esca al pasar,
sobre cuyo ímpetu embravecido, navego

(Sorteando la muerte en almadías, como lo hiciera mi abuelo)

Yo amo este valle de sendas escarpadas,
ruta pleistocénica ascendente hasta el cielo,
la cumbre de Auñamendi reflejada,
en la mirada aun no extinta del recuerdo

Añelarra, Ukerdi, los tres reyes,
Lákora, Ezkaurre, Pico de Orhi, Binbalet,
cumbres del pirineo navarro,
que comencé a admirar en la niñez

Diré que llevaron por generaciones en su lactancia,
nomenclatura Euskara, Souletina y Bearnés,
hasta que Castílla invadió nuestros pastos,
y se replegaron a Francia, los últimos reyes, de la casa de Foix y de Albret

Nunca podré decir adiós a mi tierra madre,
ni a hidalgos convecinos de apellido roncalés

Yo, a mi hogar, para siempre retornar quisiera,
como cuando mi alma inocente era pequeña,
pues la trajo de París, un mes de Julio, la cigüeña,
cuando los gardatxos dormitan, repanchingados al sol sobre las piedras

P D

Las montañas (cada invierno) se cubren de nieve,
hasta que la primavera y el verano la disuelven,
los manantiales se llenan, las mariposas vuelven,
despertando a las flores, que divinizan los prados verdes

Aristoia (el robledal)
Urzenkiar (de Urzainqui)
Lantxurda (lluvia fina y persistente, que empapa)
Auñamendi (Pic d`Anie 2.507 metros de altitud)
Almadía (Balsa hecha de troncos de madera que se empleaba para el transporte fluvial, siguiendo el curso del río)
Gardatxo (Lagarto)
leer más   
11
11comentarios 119 lecturas prosapoetica karma: 99

Atardecer

Jon en ese instante, capturaba imágenes y guardaba en su interior cada fragmento de la vida que pasaba ante sus ojos. Capturaba y se dejaba capturar por la vida que pasa ante nosotros, despacio o deprisa; imágenes que al instante mueren sin que las sepamos de otra forma detener o imprimir, que tan solo mirándolas. Y lo que Jon veía en ese momento, infinitamente le gustaba. Su vista era una cámara en movimiento a través del bello paisaje del edén que le rodeaba. Sintió un agradable frescor mientras ascendía por el solitario sendero de trazado adyacente al de antiguas tapias de huertas abandonadas. Terminó esa primera etapa dejándose caer sobre el banco de piedra que espera indulgente al caminante que llega cansado a las postremidades de una bella ermita. Era una hora muy bien iluminada por los rayos de un sol radiante que parecía aliarse en expectativas esperanzadoras, a esas alturas, con la avidez de paz, del un tanto ensombrecido espíritu de Jon.

-Dejé caer automáticamente mi cuerpo, sobre el banco, apenas doblar la última curva y aparecer la ermita, era el final del camino empedrado.

Con él, con este caminante que se presenta extenuado, hemos llegado hasta el primer punto de reflexión, de lo que quiere hacer; digamos, que llegar a la cima dando antes un paseo alrededor del amplio campo del acontecer de la vida, entre espinas y flores; y para saber qué pensamiento filosófico tomar antes de echar cuerpo y espíritu a navegar libres. Había que empezar precisamente desde un lugar como éste; la ruta que conduce al ser humano a su destino predestinado. En este atardecer se nos presenta todavía apenas visible allá en el horizonte, la meta que debemos alcanzar, tras un recorrido largo. La de Jon, es una de esas vidas dotadas de un liviano soplo de aliento como motor, con un tiempo de duración que aun no está definido.

¿Ira el misterioso bajel de la vida, por tierra y por mar, hacia un enigmático destino?

Nuestro intelecto, en el momento presente, cuando se acaba de detener la prisa, reposa como el de Jon un tiempo, para aspirar la fragancia del jardín en un atardecer en el que se respira quietud.
leer más   
15
21comentarios 118 lecturas prosapoetica karma: 113

Ahí afuera y aquí adentro, puede estar el bien y el mal

Ahí afuera está este mundo artificial,
de proceder avieso, y tenebrosa iniquidad,
pies de barro en su estructura
(el sueño de Nabucodonosor hecho verdad)

Y aquí adentro, el egoísmo, en su más ensoberbecido avatar,
dispuesto a propiciar que el bien común haga fractura,
antes de que se apruebe el plan,
que un solo gobernante honrado, se atreviera a realizar

Ahí afuera está la gente,
buena y mala, culpable o inocente

Y aquí adentro los deseos,
de que al menos,
el único y fiel amor eterno,
se siente a nuestro lado en los recreos

Ahí afuera está la vida,
esposada o virgen,
manipulada o consentida,
esclava o libre, pero milenios reprimida

Y aquí adentro mil razones,
de que su artífice la encuentre sumida,
en hostil beligerancia y divisiones

Ahí afuera está el barullo, la ansiedad,
el estrés emocional, la depresión recurrente,
el bullying escolar y laboral,
civilización competitiva y excluyente

Y aquí en el interior del claustro,
el cercano murmullo elocuente,
la paz del agua cristalina,
salpicando cantarina en la fuente



Fotografía: Monasterio de Iranzu
Old Navarre Kingdown - España
leer más   
18
18comentarios 147 lecturas versolibre karma: 108

Definición inconclusa

Un poema es tu momento,
el pasado aún no cerrado,
el discurrir de la vida, abierto

Un poema es reflexión,
un instante detenido,
la musa sorprendida en acción

Un poema es dolor,
alegría, duelo, amor,
un mechón de tu cabello hecho canción

Un poema es sentimiento, contracción,
alumbramiento de versos,
irrupción

Un poema es lo que pasa,
si la luna eclipsa al sol,
el cinematógrafo, Walt Disney,
blanca nieves y un gorrión
leer más   
17
20comentarios 112 lecturas versolibre karma: 93

Regreso a la corte

Parto en busca de recuerdos,
reminiscencias de otra era,
memorias de una corte,
que su pasado esplendor aún conserva

Quise traerlos con primor,
a éste poético espacio, dónde,
entre escogidos versos de amor,
ni lo amado ni lo perdido se esconde

Regreso a aquellos momentos,
que en mi adolescencia fueron tan bellos,
como los ojos de la dama,
que inspiró mi trova en ellos

Furtivos encuentros,
en noche cerrada,
fugaces paseos,
muralla almenada

Quisiera repetir de nuevo tal gesta,
a hurtadillas de la reina,
cotilleo de doncellas,
y vigías con ballesta

Mis recuerdos siguen ahí fluctuando,
donde la mirada del tiempo se detiene,
admirando un palacio que en pie,
su porte guerrero y cortesano mantiene

El Rey y sus leales partieron,
cabalgando sobre corceles, aguerridos,
a defender su tierra, de invasores,
y sin darse hasta la muerte por vencidos

Hoy la enseña del viejo reino sigue izada,
sobre la torre más alta del castillo,
con nobleza la homenajean los vientos, y el tiempo,
de tantas bellezas de ensueño testigos

P. D

El Palacio Real de Olite, corte de los Reyes navarros hasta la conquista de Navarra y su incorporación a la Corona de Castilla (1512), fue uno de los castillos medievales más lujosos de Europa. Así, un viajero alemán del siglo XV escribió en su diario, que hoy se conserva en el British Museum de Londres: "Seguro estoy que no hay rey que tenga palacio ni castillo más hermoso y de tantas habitaciones doradas".
leer más   
14
11comentarios 82 lecturas versolibre karma: 101

El Ángel de los versos

Así irrumpió en mi vida el rechazo a este mundo, el olvido,
adiós definitivo al proceder inclemente,
que deja el pobre cuerpo de un niño aterido,
tiritando de frío bajo la humedad de algún puente

Luz intermitente en las ventanas,
adornos, licores, manjares, champagne, caviar,
polucion que afecta a tantas almas,
que cierran la posada a Dios, en navidad

Así me halló el ángel de los versos, esa noche,
de búsqueda y encuentro con la verdad,
tratando de poner a este escrito broche,
y satisfecho pasar página, con delicadeza y suavidad


P. D

Aquella tarde en la radio, (24 de Diciembre, 1980) una compañera de redacción, me dijo que toda la poesía no estaba escrita. Y me regaló un cuaderno….esta es la corrección del poema que esa noche escribí en la primera hoja blanca.

Eduardo Aguerri (Dreamer).
Iruña-Pamplona. Old Navarre Kingdom. España, Julio de 2019.
leer más   
17
20comentarios 170 lecturas versolibre karma: 100

Ritual

Último día de semana grande en la ciudad. Le despertarán las siete campanadas de la cercana torre de la iglesia, tomará una ducha, sentirá que su corazón, late rápido, muy rápido.
Sobre la cómoda de la habitación, pantalón blanco, camisa blanca. Alguien ha dejado la ropa preparada y bien planchada. El, de forma estudiada, rodeará su cintura con la faja tradicional, dejando que en el lado izquierdo cuelguen alineados los flecos. Anudará el pañuelo rojo al cuello, fijará con laca su recién peinado cabello.
Asegurará bien los lazos de su calzado deportivo, saldrá a la calle, comprará el periódico del día en el kiosco de la esquina, lo plegará y asirá fuerte a su mano, será la muleta con que medirá los centímetros que le separen del astado.
Saltará por encima la valla de madera, que delimita el trayecto de los toros en el encierro. Caminará ligero hasta la hornacina con la imagen del santo, se unirá al selecto grupo de corredores habituales en el tramo de Santo Domingo, el más cercano a los corrales. Por tres veces los mozos, entonarán la plegaria que cada día va dirigida al obispo mártir, que milagrosamente les echa un capote
“A San Fermín, pedimos por ser nuestro patrón, nos guie en el encierro dándonos su bendición”.
A las ocho en punto, el jefe de carpinteros, disparará el cohete, se abrirán los portones, al ver una vía de escape, los toros saldrán como alma que lleva el diablo, y aun siendo cuesta arriba, irán cogiendo velocidad. Alcanzarán y sobrepasarán a los mozos, algunos de los cuales quedarán tendidos en el suelo, golpeados, pisoteados, malheridos, o en el peor de los casos como ese extranjero al que las asistencias retiran, con una cornada mortal en el pecho. Solo veinte metros resistir corriendo ante un astado puede conseguirlo un corredor experto y bien preparado.
Apenas tres minutos más tarde, el ritual de vida y muerte ha cesado. Igualmente rápidos, los encargados de hacerlo, desmontarán el vallado. El anónimo joven pamplonés, comprara en la popular calle de “la mañueta” una docena de churros recién hechos y los llevará calentitos, de regreso a esa casa, donde cada mañana, desde el siete al catorce de Julio, temerosa y con el corazón en vilo, espera rezando una madre.
leer más   
15
17comentarios 149 lecturas relato karma: 97

Desliz

Luces de neón,
motel de carretera,
Américan Express,
efectivo en la cartera

Parada imprevista en el camino,
club de lujo,
edén prohibido,
ambiente perfumado, laser vídeo

Seleccioné por dos euros tres canciones,
“Belleza pasajera”, Tam Tam Go
“Bijuteria” Bruno e Morone, (Dúo brasileiro en portugués)
y “Pecado original” (Amor que te consume) Ana Gabriel

Comenzó a sonar la música, me giré,
samaritana impenitente,
vestido raso transparente,
acercó sus labios a mi oído, y dijo así:

“Mariposas traicioneras,
pululan por aquí,
te garantizo tocar cielo,
si es que me escoges a mi”

Era como Lauren Bacall, en mirada y altura,
se aferró impulsiva a mi cintura,
y luego?
sentí quemarme el fuego, dije sí

Aquella noche de azul añil,
tras la puerta blindada de la suite,
entre sábanas de organdí,
un inventor de versos y una actriz

¿Será verdad o puro ardid?
leer más   
17
36comentarios 243 lecturas versolibre karma: 103

Poemático bajón

Tengo que pensarla y no la encuentro,
pasa el tiempo, qué fastidio,
me detengo, retrocedo,
me cuesta decir algo, lo intento

Tengo palabras,
tengo visión,
música, libros,
desinflada pasión.

Siento rabia,
ineficacia,
cansancio acumulado,
hambre poético, inanición
leer más   
15
23comentarios 194 lecturas versolibre karma: 103

Soy viajero todavía

Soy viajero todavía
dispuesto a enfrentarme al día,
apurando o aminorando el paso,
desde el rayar del alba hasta el ocaso

En busca de la flor de lis,
he subido a montañas legendarias,
cielos rasos, niebla gris,
frías noches solitarias

Soy viajero todavía,
por onduladas dunas del Sáhara,
mi destino encontrarme a nado en el lago,
iridiscente azul de tu mirada

Soy viajero que eterniza instantes,
sobrepasando el cenit del sutil universo astral,
Infinitamente más vivo que los seres que habitamos,
en este decadente plano físico, que hemos convertido en cenagal

Caldo de cultivo de errores,
egoísmo, relativismo, traiciones,
Imperio ateo, estimulante del consumo, y la vaciedad,
del nihilismo propulsores, y de la obscuridad

Soy viajero todavía, igual que tantos, no un caso aparte,
por estrechas veredas, rústicos senderos, eterno caminante,
naturaleza virgen, crómlech, dólmenes, vida sana, inteligencia divina…arte;
volveré en cuadriga alada a rescatarte

Sobrevolaremos Andrómeda,
Aquila, Auriga, Lyra, Aries…
Se elevarán entonces nuestros cuerpos,
Ingrávidos como el Mesías, sobre las aguas del Tiberíades

Soy viajero todavía, entre el amanecer y la tarde,
y en el libro de la vida mi nombre, hasta en minúscula abreviatura cabe,
también la hora exacta y el día,
en que el terrenal peregrinaje acabe
leer más   
20
22comentarios 156 lecturas versolibre karma: 75

¿Habrá cerezas en el cielo?

Esto pensé ayer mientras seleccionaba y degustaba las más maduras y exquisitas que alguien me había regalado en un cesto.
Y viniendo al caso recordé una anécdota que escuché cierto día a la salida de un templo.
¿Me dejarán tener un huerto pequeño en el cielo?
Preguntaba a mi amigo el organista, un anciano horticultor, un señor entrado en años.
Al instante intuí que a Dios le parecería tierno y entrañable el deseo del abuelo y aprobaría el cumplimiento de ese anhelo.
O quizás al llegar ese día le responda…. ya te lo di, ya lo tuviste en la tierra que amaste.

¿Qué sabemos del más allá?
Independientemente de lo que por adelantado nos haya podido ser revelado como don,
todo lo que por nuestra cuenta podamos imaginar es recreación, ilusión, deseo, fantasía.
Pero puede ser que “alguien” de inteligencia superior, grandeza inalcanzable y amor conmovedor,
que es quien nos induce a ser creativos,
recoja todo lo positivo de nuestros trabajos y desvelos,
y en su momento agradezca nuestra humilde contribución.

¿No estamos inmersos en una creación?
¿No somos partícipes de ella?
Qué hacemos entonces bloqueados y sin ilusión?

Aparte de quejarnos por todo, mostrarnos irritables, irascibles,
y necesitados de tranquilizantes, tabaco, sustancias, ansiolíticos etc,
por qué en este mundo consumista, no apreciamos lo bueno que tenemos
y siempre queremos probar más y de todo sin que nada material nos satisfaga ni llene nuestro vacío de Dios.
Podemos desde nuestra pequeñez ser felices aprendiendo de la filosofía de aquel abuelo que con sudor y esfuerzo, trabajó la tierra que daba de comer a su familia.
Y ni en el soñado, por prometido, cielo, quería desprenderse de aquella tierra de cultivo que le hizo feliz,
que le daba pan, que le llenaba de paz y no le permitía estar ocioso.. …
como yo este ayer, comiendo cerezas, goloso.
leer más   
9
16comentarios 182 lecturas relato karma: 89

Compartiendo pupitre (Colaboración con “Erato”)

.- Mi tintero está vacío,
me abandonó la elocuencia,
paso la vida abstraído,
¿Conseguiré aprobado en ciencia?

.-¿Y quién le procuró tanta inteligencia a Usía?,
con Atenea y Minerva a su lado, ¿por qué esa duda todavía?,
seguro no has olvidado anatomía, tu arte en seducir es maestría,
y el que, tan bien, sabe enamorar, tiene mucho que contar

.- Pues compañera de pupitre,
esto no te va a gustar,
hay una muchacha en la clase, que no me deja de mirar,
ella y yo acarameladitos, desde aquí a la eternidad

.- Me causas celos, no puedo mentir,
no tengo más que decir,
tan solo, que paciente espero,
pues necesitada de tu amor, peno, rabio, sufro, muerdo

.- Como haré que te convenzas?
se adelantó esa tu amiga de las trenzas,
le va muy bien la química conmigo,
hasta el confín de su ombligo, y más allá de Andrómeda la sigo

.- Al menos compartimos pupitre, querido,
nada de aburrido se pasa contigo,
aunque me gustaría reír más en tu coche,
solos bajo el claro de luna, al llegar la media noche

.- Soy sincero al decírtelo así,
apenas hago caso de ti,
me interesa la de los lacitos,
suspira y bebe los vientos por mi

.- Yo tu voz tan sonora,
quiero oírla hasta la aurora,
me escondo de tu mirada,
soy Euterpe sonrojada

.- ¿Por qué te pusieron a mi lado corazón?
persistes e insistes en la misma canción,
lo mismo un bolero que un fado,
pareces un disco rayado , y a mí me gusta el rock and roll

.- Para que duermas mejor.
para que sueñes mejor ,
para que me analices mejor,
los deleites de Terpsícore te doy

.- No me convencerás con patrañas,
empleas argucia, no me engañas,
crees tal vez que soy bobo?
Ni tu eres la abuelita, ni yo caperucita,
se ve muy bien que eres el lobo
(Si me aproximo mucho me zampas,
y luego dirás que te sobo)

.- Mejor dime Mariposa que en tu mano reposa...

.- Tal vez si alzas ligero el vuelo,
y me convences que serás buena esposa

.- ¿Te parece precipitado mañana?
.
- No hay tanta distancia, entre la fría Viena y España.

P. D

Quien inventó el pabellón mixto,
merece aprobado, fue muy listo (Aunque en mi parecer la lió)
leer más   
18
22comentarios 205 lecturas versolibre karma: 91

So far away (tan lejos)

Dos jóvenes audaces, Yaretzi y Jafet,
hacia horizontes lejanos partieron,
tras invocar al dios del viento,
y salir de aventura con él

En espuma de nórdicos mares,
sus cuerpos adolescentes bañaron,
“porridge” de Escocia, probaron,
con leche, avellanas y miel

Cual nómadas, galoparon cien lunas,
en briosos corceles ancestrales,
meciendo al subir y bajar de las dunas,
sus indómitas crines sensuales.

El gran Gengis Kan, rey de valles,
Imperio mongol, asiáticos lugares,
sin preguntarles la edad,
les dio en posesión libertad

Apacible vida sana,
paz y amor cada mañana,
felices hasta el fin sin reproches,
interminables días y noches

¡Oh irrecuperable juventud,
que raudo nos llevas, al umbral de senectud!
Por qué sin pedir permiso a nadie,
inmisericorde nos dejas morir?

Sin reavivar nuestras fuerzas,
sin permitirnos más lejos seguir,
cabalgando hacia ese sueño,
que Jafet y Yaretzi, lograron cumplir
leer más   
13
18comentarios 138 lecturas versolibre karma: 94

Cuando la atmósfera juega conmigo

Canción ésta,
dirigida al universo,
Notus y Zeus, en égida,
declamando su furia en verso

Secuenciados relámpagos,
bramido en las nubes,
truenos desatados,
indignados querubes

Océanus procellarum de luna,
desolación, estragos,
duendes desvelados,
desahucio de espectros sin cuna

Canción esta,
del cielo y la mar,
Albatros, Gaviotas,
turbulencia al despegar

Tormenta perfecta,
ciclogénesis activa,
eléctricamente eclíptica,
incestuosa, explosiva

Energía adversa,
desafío al astro sol,
negritud dispersa,
iónicos rayos sin pudor
leer más   
14
14comentarios 117 lecturas versolibre karma: 81

La última oración de un cobarde

Sinceras palabras hoy nacen,
en hora de confesión,
son espinas en el alma,
imploro las desclave tu perdón

Sé que tu forzada partida,
fue propiciada por mi error,
ser infiel, juego habitual, no es lo correcto ,
creo más justo auto inculparme de traidor

No fui sincero ni honesto contigo,
reconozco no merezco compasión,
sé que esperarme en vela tantas noches,
te causaba honda pena, llanto, angustia y desazón

Mas no hay que olvidar que también nos dimos,
de nosotros mismos lo mejor,
juventud e instantes vividos,
con delicadeza, ternura y pasión

Quisiera no vislumbrar en tu mirada
atisbo alguno de rencor,
por eso manifiesto lo que siento, envuelto en versos,
o en taciturnas hojas de abatido sauce llorón

Amargas lágrimas de tristeza aún trago,
más de 30 años sumido en compunción,
inseguro de si admitirían tus celos, al menos,
un último ruego, o postrera súplica en mi voz
leer más   
17
14comentarios 117 lecturas versolibre karma: 97