Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

La soñadora (Jotabé Alejandrino al cuadro "El sueño" de Picasso)

Sueña la soñadora del sillón de cristal,
y se cae rendida, cual rosa angelica.

Su cuerpo se sosiega, por la sabrosa siesta,
y en sus sueños perdidos, Eros hace su fiesta.
Un pequeño diablillo besa toda su orquesta,
ella asiente a sus goces, remilgada y dispuesta.

Su lienzo se desliza y a todos deja ver
su delicado cuerpo, de una niña mujer.

Lleva en su vientre fino, dulzura maternal,
su belleza de ensueños, está siempre compuesta;
contemplarla dormida, provoca gran placer.


Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados-Perú ©
Nota:
Obra de arte :el sueño de Picasso
Artista: Pablo Picasso
Tamaño: 1.3 m x 97 cm
Tema: Marie-Thérèse Walter
Período: Cubismo
Fecha de creación: 1932
Material: Pintura al aceite
leer más   
5
4comentarios 78 lecturas versoclasico karma: 66

Mi madre, sol de campo (Jotabé espejo)

Mi madre sol del campo, me acaricia;
sus besos son manzanos de delicia.

Mi madre hostia viviente, me acicala,
ella el camino recto me señala
con su voz primavera y con su gala;
derrama su ternura a gran escala.

Mi madre es una abeja primorosa,
despunta en sus labores, genial rosa.

En sus jardines blancos hay justicia,
errores de sus hijos no señala;
¡Es noble mi princesa cariñosa!

En su pétalo entrega generosa,
su colibrí de amor, feliz instala,
es lluvia mañanera, ¡tan propicia!

Trabaja con esmero y silenciosa,
no quiere en ningún modo ser famosa.

La maldad de este mundo siempre tala,
desecha de sus huertos, hierba mala.
Sapiencia de su boca siempre exhala;
superficialidades, ella embala.

Escenarios de amores, ¡cómo oficia!
En su ser, no hay resquicios de codicia.


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú Derechos reservados
leer más   
14
8comentarios 96 lecturas pmm karma: 100

La tierra ya no aguanta tanto golpe (Jotabea)

La tierra, pobre madre, tanto golpe, no aguanta,
sus ojos verdes lloran; de sus llagas se espanta,

viendo sus peces, aves sus plantas y animales,
devastados, quemados, por hombres demenciales,
que alegres se deleitan en males radicales,
¿Pero a dónde Dios mío, llegarán con sus males?

Contamina sin pena, destruyen sin conciencia,
¡Y hasta de los humanos quiere minar la esencia!

¡Ya para la mano hombre, la tierra se quebranta!
Te reclama cuidados y que paz le regales;
o pronto gozarás, los clavos de su ausencia.

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
leer más   
12
8comentarios 115 lecturas versoclasico karma: 97

De la noche a la mañana

De la noche a la mañana cambió nuestra historia,
los que nos creíamos seres libres,
estamos como perros enjaulados ladrando desolados.
Como monjes budistas recluidos,
como aves sin aire,
respirando miedo.

La vida social para nosotros se ha apagado
y solo con una sonrisa o con señas saludamos.
Nuestro círculo social se ha reducido a la familia
es bueno conversar, pasar con ellos las horas,
pero el encierro, hace que veces perdamos la paciencia.
Son las consecuencias del maligno virus
que nos sigue con sus pisadas de muerte.

Las calles están vacías y mudas
las playas ya no ríen con el sol.
Nos alejamos de todos
¡Cómo apestados!

De la noche a la mañana cambió nuestra rutina, nuestro feliz estado.
Ahora valoramos la vida, ahora sabemos que no hay don más preciado
que la libertad.

En el hemisferio sur nos sancochamos con el calor y el tedio.
Las gentes desesperadas como ratas buscan como protegerse y alimentarse.


La gente vive con psicosis
pues; "todos piensan tener el virus"

Rogamos al Dios del cielo:
que pronto acabe este encierro,
que volvamos a ser y vivir como antes.
Que se acabe esta peste,
que la gente converse,
que los niños pobres no se aburran,
¡Qué no se muera la gente como moscas!

De la noche a la mañana
debemos adaptarnos,
hasta que tengamos la vacuna ansiada.
Hay que tener paciencia,
hay que enfriar un poco nuestros impulsos,
hay que aceptar el cambio de buena gana,
aunque nos cueste.

Nuestros ruegos el Dios del cielo oiga,
que los estados adopten las mejores medidas,
y pronto regresemos a nuestra vida cotidiana.

Mantengamos la paz;
sino el miedo y el desasosiego nos matarán antes que el virus.

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
imagen de la red
leer más   
11
8comentarios 92 lecturas versolibre karma: 87

Niños en cuarentena

Niños en cuarentena,

pedacitos de cielo

que se desesperan;

padres serenos

les dan la confianza

que esperan.



Sus juegos en el parque

se mudaron a sus cuartos,

como pequeños héroes inmolados;

hacen caso a lo que el gobierno ha dictado.



Pero hay algunos traviesos

hiperactivos

que se cansan,

y su padres tienen que hallar la forma de entretenerlos

con miles de juegos, cuentos y hasta celulares.

Son niños de una época diferente

en que una enfermedad viral

cambió el sistema social, completamente.



Son niños asustados y ansiosos

que no entienden este panorama

y solo en los ojos de sus padres encuentran la ansiada calma.

Algunos tienen pesadillas

con el virus,

algunos lloran estresados por el confinamiento.

Son pajaritos inocentes sin culpa,

pagando los platos rotos de una sociedad deshumanizada,

que solo piensa

en el delirio de la hegemonía, en acumular más dinero

y apoderarse del mundo, sin medir consecuencias.





Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados-Perú. 12/04/09
leer más   
12
7comentarios 84 lecturas versoclasico karma: 98

Tú me encandilas (Jotabé endecasílabo simétrico)

Con tu dulce sonrisa me encandilas,
con tu tierna mirada me vigilas.

Son sueños, tu hermosura de rosales,
son de inmensa ternura tus portales,
son panes de dulzuras especiales;
son mis ricas comidas habituales.

Tus encantos, cariño, me cautivan,
tus texturas, mis llamas reavivan.

Con amor busco loca tus pupilas,
son tus soles, las luces de mis males;
¡Tus dulces primaveras, me motivan!

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos Reservados
leer más   
11
5comentarios 113 lecturas versoclasico karma: 82

No llores princesa (sexteto siguiendo la Sonatina de Rubén Darío)

No llores mi princesa, ¡no llores por favor!

¡Qué no mude tu rostro, en grisáceo color!

¿Qué el oro ni los bienes, sacian tus ansiedades?

¿Qué tus bellos palacios, perdieron sus encantos?

Tus melódicos cantos, se tornaron en llantos,

no llaman tu atención las excelsas ciudades.


Veo un lirio dormido, de azul melancolía

que en tus ojos hermosos, su pétalo abriría,

¿Quizás buscas príncipe, copioso en mil sorpresas?

al que entregues mimosa, tus mieles de dulzuras

que tu jardín rellene de eclécticas ternuras

con un terno lujoso, de maneras inglesas.



Anima tu madrina, tus endechas eternas,

apagaron tus sueños, las lánguidas linternas

tus carruajes no sacian, tus latidos de amor,

tus dragones no apagan, tu fuego de entusiasmo

solo revelas pena con angustioso espasmo

¡No sigas presa niña, de malsano dolor!


Qué vendrá tu príncipe, con mariposas besos

y dejará en tu piel sus pinceles impresos

y con varonil sello saciará tus vertientes

con su brioso caballo llegará muy radiante

borrará tus lágrimas en diminuto instante

cubrirá de rosales, tus solitarios puentes.



Autora : Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

Sexteto:
Estrofa de seis versos formada por heptasílabos y endecasílabos alternados. Mantiene una rima consonante, que se estructura en variados esquemas; algunas de sus posibilidades son: ABABCC, ABBAAB, AABCCB, etc.
leer más   
8
4comentarios 109 lecturas versoclasico karma: 83

Divina tu esencia, mujer

Divina tu esencia mujer, mariposa delicada,

rosa candorosa perfumada,

pétalos en crisol de ternura;

madre, amante, amiga, esposa abnegada, dulzura.



Divina tus manos que abrazan trabajan y consuelan,

divinos tus ojos que ven tus hijos con amor de sol cálido.

¡Divina tu matriz que engendra vida nueva!

¡Divino tu coraje, tu fortaleza guerrera!



Mujer,

divina es tu belleza,

realzada en perfumada corona de violetas.

Divina tus lágrimas cintas,

si por el hijo perdido lloran como perladas dádivas.

¡Divinas tus manos santas que trabajan, construyen y crean!



¡Oh, Diosa divina!

El mundo a tus pies camina,

¿Quien tiene la sabiduría inmensa para conducir la familia

célula básica de la sociedad?

¿Quién los hijos forma y educa;

quién al cónyuge apoya y alienta?

¿Quien tiene tu arroz abundante de la fina sensibilidad?



Mujer divina,

Dios te regalo su don de amar,

¡Yo te exalto portentosa dama

porque siempre te deshojas en amor y bondad!



¿Y el dolor físico o moral?

¡Ah, son solo para ti, mujer,

una pelusa en tu macizo portal!


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados-9/03/2020 ©
leer más   
4
2comentarios 54 lecturas versolibre karma: 67

Poeta de los mares y los vientos (Soneto Alejandrino)

Poeta de los mares y los vientos,

¿En qué zonas y puertos desembarcas?

De fantasía y luz llenas tus barcas,

¡Escríbeme un poema en sentimientos!



Quiero ser la doncella de tus cuentos,

mi mundo con tus letras puras marcas,

de diversas texturas tú lo enmarcas,

¡Son rosas perfumada tus acentos!



Mójame en la frescura de tus versos;

en eclosión de amores tú me bañas,

¡Soy tu musa exquisita!, ¿No lo adviertes?



Atraes a paganos y conversos,

mis noches y mañanas, acompañas,

¡La magia en tus tinteros siempre viertes!







Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
13
10comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 91

El miedo se apodera del mundo

El miedo se apodera del mundo,
todos temen ser contagiados con el virus asesino:
hay cola en los supermercados,
peleas, llantos, ataques de pánico,
encierro en las casas;
perdiendo la calma y la cordura.

Los hombres solo piensan en cuidarse
y extreman sus medidas de seguridad: se lavan demasiado las manos, no concilian el sueño,
se deprimen y aburren en sus casa quejándose por la cuarentena.

Es el miedo a la muerte
que los aterra,
ser exterminado del planeta como moscas,
ser convertido en polvo y nada
por el temible virus,
que a su paso solo deja desolación y muerte.

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
3
sin comentarios 19 lecturas pmm karma: 55

Mujer hoja naciente (Jotabé)

Mujer, hoja naciente, pura entrega,
en tu casa y país muestras tu brega.

Eres un manantial de gran ternura,
vestidos coloridos de dulzura;
rosa y hierro macizo es tu figura,
¡Oh rosa delicada y nube pura!


Luchas con uñas, dientes, por tus hijos,
los quieres ver muy sanos y prolijos.

En sueños elevados, tú; ¡despega!
Ciñe en rudo coraje tu cintura;
¡Servir, amar, dar son tus regocijos!

Autora Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
4
6comentarios 38 lecturas versoclasico karma: 59

Ven a mí, dulce enamorado (Jotabé espejo)

Ven a mí, bello dulce enamorado,
¡Ven a mí pajarito diamantado!

Y canta en mi ventana tu canción
que sale de tu bello corazón;
ven mi suave ternura de algodón,
¡Ven y enciende ya el quid de la pasión!

Si me llamas yo voy jilguero mío,
a disfrutar tu vid en tu bohío.

Ven a mí, fino príncipe encantado,
¡Provoca con tu beso un gran ciclón!
a tu lado, mi amor, feliz sonrío.

Sin ti, mi amado, siento el hielo frío,
la curvatura amarga, la prisión,
¡Sácame, gorrión mío, de este estado!

A tu lado yo canto juego río
y no siento los clavos del vacío.

¿Ves?, sin ti se me nubla la razón,
duerme sola mi pobre habitación,
se torna gris mi pálida expresión;
hay cantos de tristeza en mi balcón.

De día tarde y noche te esperado,
¡Yo te amo, prenda mía, demasiado!

Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
13
7comentarios 116 lecturas versoclasico karma: 86

Vino usted caballero (soneto blanco)

Vino usted, caballero bello, hermoso,

y pude degustar su vino dulce;

aquel que no fenece con el tiempo,

ese que no se muere con la edad.



En su río de besos, río y río,

en su añejo marfil halle ternura,

en sus frescos ramajes dicha plena,

y en su abrazo amoroso mi quietud.


Subyugan mis rosales sus velones ,

cautivan mis sentidos sus caricias,

seduce mi mirada sus embrujos.


Caballero de vinos embriagantes,

su galanteo sacia mis vertientes;

mi vida resplandece en su alhelí.


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados


FIGURA: Homonimia homógrafa

Verso 1 y 2

Verso 5


TERMINACIONES:

u, ue,eo,a
io,ua,ea,u

oe,
ia,
uo,

ae,
e,
i.
leer más   
13
9comentarios 109 lecturas versoclasico karma: 91

¿Qué encanto tienes amor? ( Jotabé hexadecasílabo con doble rima )

¿Qué encanto tienes amor?, ¿y qué luz en tu mirar?

¡Qué calmas pena y dolor, y el cielo me haces gustar!



Seduces mi corazón en la luz de tu mañana,

subyugando mi atención, en tu amorosa ventana,

¡Tú eres mi alba tentación, de ternura cotidiana;

mi norte mi dirección, esa estupenda semana!



¡Yo te quiero vida mía, te admiro mi bello sol!

Mi luminaria, mi guía, mi decorado farol.



No existe premio mayor que en ti pensar y pensar,

eres del cielo su don, su figura soberana,

¡Colmo de dicha sería, vivir en tu girasol!



Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
20
13comentarios 129 lecturas versoclasico karma: 101

Tus aguas son mi desvelo (décimas)

Son tus aguas diamantinas,

vida mía, mi desvelo;

y mi espejo terciopelo

es tu sol de auras divinas.

Alborotas mis retinas,

tú tocas mi corazón

en azules de ilusión;

el celaje de tus dedos

se humectó de mis viñedos

y floreció la pasión.



Son tus besos, sol de entrega,

son tus ojos mar de amor,

¡Cuánto te amo, mi señor!

Tu dulzor mis cielos riega.

Soy tu loca amante ciega,

soy tu luna enamorada;

sin ti soy polvo, humo y nada.

Mi ocaso amarillo clama

por el azul de tu llama,

¡Oh, mi presea dorada!



Adicta a ti me confieso,

y devota a tus ternuras,

a tus galantes finuras,

y al candil de tu embeleso.

Soy yo, tu, amante confeso.

Sacia mi sed en tu cima.

En el solaz de tu clima

ondean tus crisantemos;

¡Por nuestro idilio luchemos!

Conjuguemos nuestra rima.



Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
19
17comentarios 146 lecturas versoclasico karma: 106

Te necesito amor (Jotabem)

Te necesito amor,

¡Ven y riega mi flor!



Necesito tus besos,

tu miel y tus excesos,

la sal de tus impresos;

¡Ábreme tus accesos!



Ya voy a tu balcón,

mi dilecto varón.



Adicta a tu sabor,

penetra hasta mis huesos;

tuyo es mi corazón.



Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
19
12comentarios 105 lecturas versoclasico karma: 103

A Antonio Machado( soneto)

En patios de Sevilla el fino bardo,

Machado, entre geranios amarillos

sueña con los caminos en castillos,

revuelve su valiosa pluma nardo;


Él se inpira en algún ruiseñor pardo

y en paisajes floridos y sencillos;

son poemas forjados sus martillos,

¡Hay garbo celestial en su albo dardo!


Pluma diestra sensible que ama España,

amigo de la rosa y limoneros;

¡Entre días azules te levantas!



Tus versares son río, alta montaña,

pífanos melodiosos y viajeros,

¡La belleza y ternura siempre plantas!



Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados

Metronimia:

Pluma diestra sensible que ama España,

amigo de la rosa y limoneros;

FORMA: Soneto.
RIMA: Consonante.

- Combinación libre: Los 8 primeros pueden ser cuartetos o serventesios y los 6 últimos como es costumbre, es decir, dos o tres rimas y siempre, nunca una con su pareja a más de 4 versos y nunca 3 rimas seguidas.

- No se admiten asonancias entre las rimas.

RITMO: Acentos en 5,7,9 solo un máximo de 3.
METRO: 11 sílabas.
EXTENSIÓN: 14 versos.
FIGURA RETÓRICA: Metonimia.
leer más   
16
12comentarios 109 lecturas versoclasico karma: 103

Yo lo amaba

Yo lo amaba,

porque el sol salía,

porque afuera llovía;

yo le amaba porque me daba la gana.



¡Rayos, cómo lo amaba!



Yo lo amaba, loco, cuerdo,

vestido o desnudo,

en camisa o en pijama;

yo, solamente lo amaba.



La vida seguía su curso

la noche caía,

el día venía

y yo lo seguía amando.



Con él viajaba al cielo

pero también el más candente infierno.



Lo amaba como a nadie,

lo amaba irracionalmente

con la única razón del amor.



Lo amaba suspendida en el hilo delgado de la ilusión.



Él me supo regalar estrellas,

yo le di mi flor más bella.



En mi polen suspendido de amor

solo él reinaba.



Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
15
9comentarios 106 lecturas versoclasico karma: 95

Juegan los niños (soneto acróstico)

Juegan los niños, dulces, relajados,


uniendo su sonrisa con el cielo.


Elegante es la cumbre de su vuelo,


¡Glamorosos seres de luz creados!




Aves vivas de vuelos esperados,


no absorben las tristezas del pañuelo;


la paz y la concordia es su consuelo,


¡Oh niños bellos, ciervos delicados!




Su inocencia resalta en las praderas,


No conocen las capas de maldad;


Inventan la ciudad de la armonía.




¡Ñorbo, ojalá en mil juegos te durmieras!


Ofertorio, es tu luz de humanidad;


sin tus juegos el mundo es llama fría.





Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados



figura literaria: El Oxímoron produce contradicción e incoherencia entre dos términos contiguos: llama fría



Fuente: www.retoricas.com/2009/06/8-ejemplos-varios-de-paradoja.html
leer más   
12
18comentarios 206 lecturas versoclasico karma: 102

Cosificación de la mujer (Soneto con estrambote)

Los humanos debemos entender

que no resulta un hecho muy loable

y es una situación desagradable,

siempre cosificar a la mujer.



Su apariencia de carne solo ver

en valor monetario detestable,

¡Denigrarla con creces, no es amable!

Defenderla del golpe, es menester.



No exhibirla desnuda a todo público,

no usarla de empleada todo el tiempo,

no explotarla en trabajos deshonestos.



Ella no quiere ser señor repúblico,

ni ser la marioneta o pasatiempo,

¡Amémosla con obras y con gestos!



Con estos manifiestos

expongo mi defensa dilatada:

no hay que hacerle violencia enmascarada.



Autora. Edith Elvira Colqui Rojas-Perú-Derechos reservados
leer más   
14
7comentarios 86 lecturas versoclasico karma: 89