Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Mochila

En mi mochila tengo
mis más preciados tesoros,
desde documentos y diplomas,
hasta fotos en un viejo fardo.
Escondo mis pequeños detalles,
trofeos en forma de abrazos,
sonrisas y lejanos dolores,
con lágrimas de tantos años.
En mi mochila, hasta el dinero
que odia este mundo,
pequeños relatos, novelas
y mi propia suerte en un dado.
En mi mochila tengo mis poemas,
un almacén digital con todo
lo que mi don me entrega,
hecho con desnudas manos.
Y al margen de tratarte como una cosa,
me gustaría guardarte a ti también:
tú, la centella de mi mañana;
tú, mi musa, mi legado.

© 2019 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
1
sin comentarios 45 lecturas versolibre karma: 9

Cortejo

Cortejo al ave que besa el viento,
esgrima sus alas como siluetas
de un ancestro olvidado:
lo mismo que yo siento.
Cortejo las millas lejanas del pensamiento,
donde la vista alcanza
ambos extremos puntos:
el duende y el titán que represento.
Cortejo una sonrisa, etérea, de cuento,
perfecta en una doncella,
cuando mi nariz entra en su boca,
huelo su alma, más que su aliento.
Cortejo al más bello cisne, ante él me desmiento
cual poeta negro, maltratado,
emigrante de otros versos;
de cojín me sirven, donde me siento.
Cortejo al todopoderoso conocimiento,
con una sola pregunta
ha de responder a toda la humanidad,
con más dolor y sufrimiento.
Cortejo al ojo de la noche, intento,
esos búhos, sabios para algunos,
enemas silenciosos de las estrellas
para mi pluma: lo que invento.
Más cortejo al crimen que ausento,
no ser digno del mundo,
incipiente filete para un nuevo libro,
vieja alma, joven sacramento.

© 2019 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
2
sin comentarios 14 lecturas versolibre karma: 21

Ixchel

De diferentes formas,
como la ventana al nido
del gran basilisco, tu boca,
es lo que me da de comer.
Qué es el amor
cuando no se atienden a palabras,
silencio legendario,
digno del todopoderoso placer.
Eso que llaman sentir
es juntar paz y violencia,
guerra y un beso sin dueño,
para quien no se lo pueda creer.
No hay tierra, gentes,
problemas mundanos, origen del universo,
ni Dios entre nosotros;
solo mi aguja a tu coser.
Como una camiseta bien apañada,
un vestido conjuntado,
una corbata en traje blanco,
o el anillo al dedo de una mujer.
Todas, todas, todas...
Todas las doncellas, ¿para qué?,
si están dentro de ti,
dentro del orgullo de tu ser.
De la perfección nace la hermosura,
de una mirada al vacío nace el Todo,
la palabra oculta, el retrato mío,
así te siento, mi diosa Ixchel.

© 2019 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
4
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 40

Dedicatorias

Dedico estas palabras
a mi silla rubia
cuando el sol da en ella
sudando la lluvia.
Dedico este poema
a toda la música,
mi pluma es esa nota
que suena a la última.
Dedico mi callada voz
al silencio que denuncia
si mi corazón es una cereza,
o el rubí de la furia.
Dedico mis pareados
a las arrugas de una túnica:
un poema largo
con muchos versos de angustia.
Dedico este poema
al rayo de una nube turbia:
cae a la tierra
como la muerte súbita.
Dedico estas letras
al objeto de mi lujuria:
ser un escritor consagrado,
o abucheado entre calumnia.
Dedico esta ordenanza
a las puertas de una santa industria:
iglesia del mundo
con tanto cura de fe impúdica.
Dedico esta misiva
al Rey de mi pronuncia
"Majestad, no tengo corona,
pero sí dos joyas fúlgidas".
Dedico este secreto
a la vaca que rumia,
cuando regurgite el campo
donde planté mi renuncia.
Dedico este poema
a la mujer de mi rúbrica:
nunca supe que existía,
encontrándola en mi súplica.
Dedico esta enseñanza
a los niños de esta centuria:
“gozaréis del móvil
como lo hace la cadera a la cumbia”.
Lo dedico también
a mi cabeza estúpida:
“¿dónde tienes el porno
en esta mente sucia?”.
Y por último, lo dedico
a esa feliz nutria:
“sigue pescando, querida,
que yo pescaré el sol en mi silla rubia”.

© 2019 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
2
2comentarios 29 lecturas versolibre karma: 25

Cuarto

Mi cuarto, elenco de letras,
encierro para el cuerpo,
musas en guardia,
para el alma, la libertad.
Hablo desde mis poemas,
mudo de boca, seco de lengua,
palabras hechas aves,
plumas de la verdad.
Traje de cuatro paredes,
duermo sobre historias,
sobre mundos inventados,
envidiado de mi soledad.
Mi tumba de pocas velas,
las sombras, mis testigas,
recuerdos para mi cuarto,
mi cuarto: Patrimonio de la Humanidad.

© 2019 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
2
2comentarios 30 lecturas versolibre karma: 31

Mudo

La tinta es de los dioses,
el poeta es su instrumento,
una lira dulce o una guitarra roquera,
siempre emerge en el público la euforia.
De su pluma de ave fénix
las letras nacen en voz callada,
labios enhebrados por hilos de sentimientos,
el poeta teje su humilde memoria.
Las arrugas de su vejez, el papel,
en él calma sus emociones,
ruge sus inquietudes,
hace deseo su clamor de victoria.
Y tan solo queda en eso:
un ser solitario y acompañado,
el poeta es un alma en secreto,
la hache muda de la Historia.

© 2019 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
5
sin comentarios 23 lecturas versolibre karma: 76

Hermético

Las lágrimas son las ruinas del feliz,
la felicidad es la desgracia del envidioso,
el que envidia enjaula al exitoso,
éxito que pertenece a la vida de otros.
Mientras las nubes estiran mi sonrisa,
el eco de mi mirada engendra otra,
la que viene de mi alma hacia el mundo,
lleno de víboras en vez de humanos, nosotros.
Tan gélida emoción se esconde
en mi rostro de tez inaudible
al sonido de una mueca plácida;
un estado sempiterno de extremos polos.
Equidistante e inservible ante el tiempo,
mágico, además, haciéndole el amor
al origen de la vida, al cuidado del universo,
al estigma que nace de mil odios toscos.
Sin remedio en una sociedad sin amor,
no habrá medicina que los cure,
terminarán en mi semejante leyenda:
frescos, vestidos de Adán, y solos.

© 2019 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
11
6comentarios 66 lecturas versolibre karma: 96

Maltratada

Cuando llegas de trabajar
no hueles a mi sonrisa,
solo a odio y furia;
ten en cuenta que soy tu mujer.
Levantas la mano,
signo de herejía,
contra mis ojos:
enamorada de un hombre cruel.
El alcohol, tu amante ahora,
quien me discrimina,
quien me juzga por ya no tener
tus caricias: refugio de mi ser.
¿Qué haré ahora sin ti?,
tener un marido destrozado;
echo de menos tus besos...
Tus besos: Dios en mi piel.

© 2019 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
3
sin comentarios 15 lecturas versolibre karma: 35

Hormigas

Rezad cuando Dios caiga,
caed cuando el último árbol del mundo
haga justicia sobre la Tierra,
reine el verde ungüento
del que todos estamos hechos
desde el alma: pura envidia.
Rezad cuando todo termine,
lo que sepáis, incluso si no sois
entregados al último suspiro del ser,
rugid vuestro espíritu,
que el mundo terminará
con los humanos caminando en fila.
Mira al suelo, y lo que ves
son las grietas de tus acciones,
aquellas que olvidaste corregir,
las malas que conjuraste contra todos,
que un día odiaste y te odiaron,
ahora son pasto de las Arenas del Tiempo.
No sabéis a dónde sentir,
lanzar la mirada melancólica,
destruida de amor, fuera de paz,
que en este hormiguero llamado mundo
todos somos ciegos como hormigas,
y como hormigas moriremos.

© 2019 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
3
sin comentarios 12 lecturas versolibre karma: 36

Miedos

Tengo miedo de todo,
asoma mi cabeza infantil,
ojos que ven lo invisible,
ojos que callan su mirada hostil.
Tengo miedo de mí mismo,
de ese futuro adulto, de perfil,
mira de reojo mi terror
apuntándome como un fusil.
Tengo miedo del universo,
¿qué es lo que hay fuera de lo civil?,
algunos lo llaman Inteligencia;
yo lo llamo ignorancia sutil.

© 2019 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
4
2comentarios 26 lecturas versolibre karma: 40

Insípido

INSÍPIDO

Chasqueo la lengua en desprecio,
un sinsabor de esta vida,
un encuentro cercano a lo paranormal,
como este mundo, sin inteligencia ni remedio.
El aire, la tierra, el fuego, el viento,
nada tiene ese sabor que busco,
ese espía del cielo que me da conocimiento;
la invasión perfecta al intelecto.
No es el dulce de ese amor
o la amargura de una mala rima,
el secreto celoso de no saber
de lo que te inquieta, esa gran pasión.
Un derecho es ese sabor;
¿a qué sabe el amor?, ¿cómo hueles?,
¿cómo duerme el cosmos en mi lengua?
"Quiero oler tu sonrisa, mi razón".

© 2019 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
4
2comentarios 46 lecturas versolibre karma: 56

Trance I

Me suplica el cielo
que ya es mi hora;
"vengo de otra alma",
le respondo al tiempo.
¿Quién si no iba a ser yo,
un retrato de un vago artista,
de un ritmo mudo,
intentando dar buen ejemplo?
La tierra no me obedece,
mancilla puercos de la vida,
los que agravan el Mal,
sobrantes arenas de mi desierto.
Las viandas de mi corazón,
épocas de mala cosecha,
germinan como espadas,
afilando el desprecio.
Las almas, ¿qué son?,
figuras retóricas de este mundo,
sinalefas de imaginativa unión,
poemas viejos de un escritor, muerto.

© 2019 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno):
España.
14
6comentarios 62 lecturas versolibre karma: 82

Paisaje

Los rumores del mar,
del cielo y la tierra,
del origen del cosmos,
aquello que es estelar nación.
Las habladurías de las ramas,
ardillas tejiendo cuchicheos,
poemas entredientes,
pulpas para la naturaleza del amor.
Existe un campo al que pertenezco,
un deseo varado en boca silenciosa,
cofre cerrado, perdida la llave
entre ocultas letras llenas de pasión.
Alas del cielo, millones,
en mis sueños están tus nubes,
las que veo en un pozo de lágrimas
por tenerte en mis brazos en flor.
Cada cuerpo a su alma,
cada ser a su destino,
aquella vía que nos lleva a otro mundo,
en el tuyo anido, senador de tu corazón.

© 2019 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
2
sin comentarios 49 lecturas versolibre karma: 22

A un pedazo de flor

Humilde planta que yaces
en un vasto desierto,
y lo único que ves,
no es nada más que soledad.
Lástima, perjurio, increpancia sin demora,
lo que llueve no son lágrimas,
sino deshechos de destinos;
lo que vienta no son insultos,
sino palabras en contra de las almas.
¿Qué hace un sueño
viajando por el cielo?
Buscar a Dios, su única nube,
o la llamada del Divino Infierno.
¿Para qué vivir con el estigma del dolor,
cuando otras flores crecen
entre castas doncellas de oros,
y pobres de amor?
Para qué ser de la tierra
si de tierra misma condena saciedad,
viste destrucción a pies gusano,
con rostro de ángel, y sonrisa de caído.
De qué vale enamorar al enamorado,
cuando de lágrima escondida
amanece la luna de día
y el sol de medianoche, fuego de estrellas...
Humilde planta que yaces
en un vasto desierto,
y lo único que ves,
no es nada más que la ilusión de un imperio.

© 2019 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
2
2comentarios 38 lecturas versolibre karma: 30

Demencia

Locura, infestación, perturba, ansia,
furia desmedida en constante acecho,
gracia que es ella, la jeta de Lucifer,
encontrada en los recodos de la magia negra.
Oscuridad, encierro, laboratorio de quejas,
bosques inmensos de noches mortales,
lágrimas inmersas en continuo odio,
días después de guerra sin tregua.
Venganzas, vida que no respeta,
un tiempo futuro los colocará en su lugar,
en ese que llaman justicia,
eso que después da la felicidad, la eterna.

© 2019 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
2
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 23

¿Para qué hacer poemas?

¿Para qué hacer poemas?
No son más que palabras bonitas,
hermosas vivencias de antaño,
secretos bien merecidos,
o ejercicios para una literata lengua.
¿Quién los lee?, ¿quién da más?,
¿quién te nombra el éxito
o quién te da gracias y amor por ello?
¿Para qué hacer poemas?
Solo escriben pensamientos rimados,
objetos metafóricos, aventuras del sentido,
mente que vuela, viaja a la nada,
allí, vacía, llora por otros enamorados.
Un poema no es más que un verso,
estrofa, métrica, libertad de amor,
cárcel del destino, uno solo quien lo lea,
lo llueva, lo recite con su voz;
luego, al olvido, ahí queda,
en un cajón para la traición.
¿Para qué hacer poemas?
Son solo divinas palabras,
erotismo desvivido por boca femenina,
genealogía familiar, dones extraviados,
furtivos romances, historias en vela;
son solo letras para soñar en soledad.

© 2019 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
4
2comentarios 54 lecturas versolibre karma: 41

Continuidad

Encima de que los ríos vagan pobres,
llenos de soledad, ansiosos de vida,
viven por lo que llaman continuidad,
solo dan de beber a mujeres y hombres.
Botella al mar, carta a los sobres,
viaja lejos al barco de otro río,
al lago de otros mares impíos,
busca lo que desean los corazones.
Cambiar la vida de tantos colores,
un arcoíris o un cielo turbio,
poemas que quedan en vela,
velas que apagan mis versos de dioses.

© 2019 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
4
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 60

Paso

Adoradas sean tus andanzas,
las que propongas a una nueva vida,
las que vengan de otro tiempo,
de tu esencia, perfume de venturanzas.
Grandiosa tiranía, tus alianzas,
en cada dedo, en cada planta,
dorso y tobillo, hasta en talones;
por ellos vuelan mis alabanzas.
En soledad por ellos, añoranzas,
hieden a tierra mía, mi pertenencia,
mi dueña sagrada, camina por mi fe,
promulga mi vida, llena de adivinanzas.
Camina, camina, me alcanzas,
llega hasta el sino mismo de Dios,
ahí dejo mi tiempo, te espero,
templo para tus pies, mis esperanzas.

© 2019 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
5
2comentarios 35 lecturas versolibre karma: 67

Pulsera

El valor de un hombre, no existiera,
el día en que clavó su espada
en lo más hondo de su corazón,
llegó a casa, y a lágrimas rompiera.
El grito de amor femenino, mujer sufriera,
acorrale en sus manos esa sangre
del que fue su caballero noble,
ahora solo es asunto de lo que prometiera.
Un verso apasionado, un beso que lo despidiera,
en su lecho, un héroe de cementerio,
un campeón imperante, monarca,
un hombre que lo valiera.
Para ella mucho más, su hombre le acudiera,
en último aliento, sin vida,
con el deseo de entregarle todo…
Todo lo que él pudiera.
Hasta el día en que yo muera,
tendrás mi poesía en tu brazo,
rodeada estarás de mi alma,
en forma de humilde pulsera.

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
3
2comentarios 26 lecturas versolibre karma: 52

Bestia

Quién eres tú la que arranca de mi bestia
el rugido más preciado,
el secreto de una letra,
el orgasmo más delicado.
Qué eres andando en mi mente,
que por tierras hermosas,
en ellas vives feliz,
como toda diosa en ti, pasión indigente.
Te tomas por aguas puras,
empolvados mis pasados,
limpio lo bañas, me desnudas,
dejas ver un futuro de dos enamorados.
Cómo haces con tus halagos,
alabanzas en secreto, amor astral,
te desvives tras mi sombra,
cuando conmigo sueñas, pero no estás.
Y clamas mi perfecto
nombre en estrado del Amor,
lo desgarras por todo el universo,
como si fuera mi vida, tu último rezo a Dios.

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
3
sin comentarios 36 lecturas versolibre karma: 45