Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

El mágico violín de Malikian

Con delicadeza y perseverancia consiguió tejer junto a las notas musicales, una corriente de empatía que se trasmitía desde la tenue luz del escenario. Nada ni nadie se movía. Hasta el oxígeno se tornaba pesado y la respiración quedaba suspendida dentro del Alma. Girando y girando sobre sí mismo, rasgaba con su arco un recuerdo que iba despertando de entre las cuerdas de su violín. El sonido de las sirenas llamaba al refugio, alertando una vez más a la familia en el hogar. Envolvente espiral anunciando desastres, dolor y quizá la muerte, se hizo presente y pesó en el aire.



Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/10/14/escribe-tu-relato-de-octubre-iii-la-canta
5
4comentarios 31 lecturas relato karma: 95

No hizo caso

Podría haber sido un gran jugador de fútbol, estrella en la cancha de baloncesto o campeón en las carreras de motos. Sentado en el jardín de su casa, cerraba los ojos y soñaba escuchando el sonido relajante de las hojas del chopo.
Se lo advirtieron, debería haber plantado otro tipo de árbol, pero no hizo caso, y ahora, sus raíces empujaban la tapia que, no tardaría mucho tiempo en venirse abajo. Entonces, se imaginaba escapando de su prisión. Dejaría atrás la silla de ruedas y saldría a cumplir sus sueños.
Siete años ya, desde el accidente en el que olvidó abrochar su casco.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/10/07/escribe-tu-relato-de-octubre-ii-javiergar
20
15comentarios 91 lecturas relato karma: 146

Ansiedad

Guardado en un cajón
tengo un espacio vacío,
que a veces escapa
y se me clava dentro.
Separa mis vísceras
y se acomoda entre ellas.
Aprieta... atenazando con fuerza
corazón y estómago.
Alterado el fluir de la sangre,
y ahogada la respiración,
dolorida sufre la reseca garganta.

Profundo e hiriente vacío,
que escabullido de su presidio,
expande su niebla gris,
adueñándose del día
y sus quejumbrosas horas;
enturbiando horizontes,
enfriando los otoños.

Sobrecogidos los latidos,
galopan sin medida
desde lo más hondo
de mi desazonado pecho.

Oquedad lacerante
que no supe combatir a tiempo,
va creciendo dentro de mí,
ensanchando, dilatando
la superficie muerta.
Y siento en las entrañas
su quejido cadavérico,
frío, siniestro... ocupándolo todo.

Ya mi ser quedó atrapado
por un vértigo que no controlo.
Angustioso vacío que me inunda.
29
34comentarios 198 lecturas versolibre karma: 163

Siempre juntos

Sus ojos se encontraron, se miraron con atención y supo que ya nunca más se iban a separar. Su discapacidad le hacía difícil el encuentro y la comunicación con otras personas pero, desde que Idefix entró en su vida, todo parecía más fácil.
Sentado y con las orejas muy tiesas, movía la cola al tiempo que torcía la cabeza, mientras él practicaba las distintas asanas de Yoga. Algunas veces parecía que el perrillo quisiera imitarle, entonces, divertidos, acababan revolcándose entre juegos sobre la alfombra.
Con su pequeño amigo aprendió lo más hermoso de la convivencia y la cercanía de los corazones. Se amaban, y eran imprescindibles el uno para el otro.





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/09/30/escribe-tu-relato-de-octubre-i-nadia-cris
21
20comentarios 153 lecturas relato karma: 136

Háblame

Habla, háblame...
Aunque sea en un susurro
y la verdad lastime,
como cristal afilado
que sin piedad desgarra.
Aunque sea inexplicable
y la lengua se enrede,
en un rugoso y retorcido enjambre
de palabras y excusas deshilvanadas.

Habla, háblame…
Clavando el verde de tus ojos de frente;
sin más mentiras, sin más afrentas.
Permite que resuelva el misterio
de mis noches en vela;
despeja la bruma que envuelve,
mis incertidumbres y mis negros temores.

Habla, háblame...
Que un corazón sólo puede latir entero
y he de recomponer los pedazos,
que poco a poco
y sin pudor despreciaste.





Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/09/23/escribe-tu-relato-de-septiembre-iv-la-loc
24
25comentarios 133 lecturas versolibre karma: 135

Destrucción

No es posible respirar
cuando un peso aprieta fuerte
y se clava sobre el pecho,
ahogando hasta arrasar,
hundiéndote casi inerte
más allá del propio lecho.

No es posible amanecer
si no existen las razones
y te has dado por vencida;
cuando sientes que perder
estará en todos los guiones
anunciando la caída.

No es posible levantar
pues mis mares se han secado
y cual erial me arrodillo,
con afán de terminar
un derribo calculado.
Y agotada... yo me humillo.

Es imposible seguir
cuando el Alma ya está rota
y te duele hasta el aliento.
Es inútil resistir
a una muerte gota a gota
que se filtra en vil tormento.

No es posible remontar
sin más aire en mis pulmones.
Pausadamente diluida
me desangro sin rogar,
ya no quedan ilusiones.
Jaque a la reina abatida.

Doblegada entre imposibles
se apagaron las estrellas
de mi cielo.
Tras un muro de intangibles,
no quedarán ni las huellas
de mi duelo.
26
19comentarios 129 lecturas versoclasico karma: 131

Dibujando entre olivos

Rodeado de olivos sin necesitar otra cosa del mundo, pasaba las tardes con su caballete de dibujo y entre los trazos que aquel lugar le inspiraba.
Hoja color sepia, lápices de piedra negra en el bolsillo y, escondidas bajo su camisa, un par de cervezas sustraídas del bar de su padre. Si Benita se enteraba, tendrían bronca por despistarse ante la pillería del hijo. El médico desaconsejó el alcohol y, mientras su madre era estricta, el padre hacía la vista gorda.
Desde el accidente, la mente de Pablo era esa hoja vacía de color sepia, que sus dibujos iluminaban con el rostro de una mujer y un niño que le sonreían. No sabía quiénes eran pero, cada tarde le esperaban entre los olivos.



Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/09/16/escribe-tu-relato-de-septiembre-iii-lili-
17
16comentarios 100 lecturas relato karma: 137

El peso de la Justicia

Se puso la toga y caminó sobre sus tacones de un lado a otro del despacho. Ya no creía en la justicia, tampoco en su propia inocencia.
La abogada se desangraba y, con gesto suplicante, la miraba desde el suelo. Ella, respondía altiva desde una impostada fortaleza. Dos mujeres, una a punto de morir y la otra esperando que ocurriera cuanto antes.
No dio tiempo, la puerta se abrió a su espalda.
- Señoría, es la hora.
Sin darse la vuelta y con un gesto de su mano se dio por enterada. Respiró profundamente y, recogiendo sus propios despojos, se encaminó hacia la sala de juicios.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/09/09/escribe-tu-relato-de-septiembre-ii-susana
14
19comentarios 104 lecturas relato karma: 124

Corazón erizo

No dejándote querer
te escondes bajo las púas
de un corazón erizo,
que en su génesis se blindó
con punzante coraza fría.

Habituado a tu soledad,
adherido a su solitario latido,
no recoges tus defensas,
no despejas el camino.

Tanto miedo corazón,
tanto miedo...
que te negaste alcanzar un reto
para ti dormido.

Armadura apretando el sentimiento;
que sometido y reprimido,
hasta el azul de tu cielo oscurece.

Tanto miedo corazón,
tanto miedo
por si el amor te duele,
que has gestado sin saberlo,
un pesar más intenso
y más sombrío.

Corazón acallando un bramido;
grito mudo y desesperado.
Ahogado en tu propio miedo.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/09/02/escribe-tu-relato-de-septiembre-i-claribe
18
19comentarios 119 lecturas versolibre karma: 125

Ladera abajo

Desciendes ladera abajo
por la suave pendiente
que te va llevando,
mientras la luna cambia
su rostro blanco.

Ya no hay preguntas...

Aceptadas las respuestas
no existe lucha
ni batalla perdida,
cuando el coraje decide
que ésta...
ya no será tu guerra.

Y sigues pendiente abajo
en un descenso lento.
Como si la vida
se tomase tiempo,
acariciando los minutos,
dilatando segundos,
aplazando finales.

Lento y suave descenso
que de pronto se quiebra,
y tropieza y te duele...
Y de nuevo sosiega,
pero sigue sin pausa.

Y cambia la luna
midiendo sus tiempos,
llevando la cuenta
que limita los tuyos.

A veces se esconde
extinta su luz entre sombras,
y tú desciendes un poco más
con los ojos cerrados.

Con el cuerpo roto
y una maleta vacía,
aceptas sumisa,
que tu luz...
se apague con ella.



Fotografía de: Victor Hernández Luis
www.flickr.com/photos/146667804@N07/
17
7comentarios 72 lecturas versolibre karma: 117

Vivir una mentira...

Vivir una mentira no es vivir;
tan sólo es fingir una vida que no existe.
19
2comentarios 80 lecturas versolibre karma: 124

Bajo su sombra

Resisto al jaleo de voces
y palabras imprecisas
taponando mis oídos.
Intento apuntalar los hilos
que inseguros me sostienen.
Busco con afán el alicate
que ayude a sacar los clavos,
que incrustados duelen
en las paredes del Alma.

Pues perdida en mis orillas,
he olvidado que un océano
me estaba esperando.

Respiro hondo los perfumes
y sabores de mi tierra firme.
Y a la sombra del viejo aguacate
de flores que niegan su fruto,
siento latente mi desesperanza,
sentada en ese pequeño taburete,
recuerdo viejo de otra época,
otras voces, otras Almas,
otras vidas que ya se fueron,
mientras ese árbol infecundo,
arropaba huero bajo su sombra.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/08/19/escribe-tu-relato-de-agosto-iv-actor-salv
13
10comentarios 87 lecturas versolibre karma: 112

Esa mala mujer

Un amanecer junto a ella...
era el ansiado deseo
que nunca le concedió.
Así fue como la bella,
artista del escaqueo
cual cucaracha trató.

Ni como premio siquiera
por lealtad consintió.
Ni por la sortija cara,
que entre súplicas la artera,
con ingenio consiguió
que el incauto regalara.

Un tesoro envenenado
es esa mala mujer;
que al infeliz seducido,
ese títere apocado,
ha logrado retener
a su almohadón zurcido.

Que borracho de su piel
y su sábana hechizante;
por amar equivocado,
va a tragarse toda hiel
que derroche la tunante
hasta verle desplumado.

Después de sorbido el coco
sólo resta convencer,
que por ella… robe un poco.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/08/12/escribe-tu-relato-de-agosto-iii-actriz-is
12
8comentarios 115 lecturas versoclasico karma: 95

El olor de la guerra

El viento como aliento vivo perfila el rostro.
Deliciosa paz calculada y controlada
cual cosecha en tresbolillo,
presentada y ordenada en desafío matemático.
Terreno amigo entre las raíces de la tierra.

Pero tu mente vuela lejos,
allí donde la vida caricata
se retuerce en cínica mueca.

Metido en un tanque en el frente,
pasas por encima de la miseria y el miedo.
Arroyo teñido de sangre calando los huesos.
¿Cuánto tiempo hace de tu último cumpleaños?
¿Qué fue de aquel guateque
donde ya te creíste un hombre?
Atemporal y metido en ese carro de muerte,
el humor sanguinolento atravesó el pesado metal.
Tu conciencia lloró entonces,
y ahora el viento,
vuelve a llenar de ocre tus sentidos.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/08/05/escribe-tu-relato-de-agosto-ii-actor-humo
16
12comentarios 122 lecturas versolibre karma: 96

Se fue... el tiempo se fue

“El tiempo nunca sería un problema
si se pudiera comprar”.
Pensaba mientras subía el fuego
y se formaba el socarrat.
En el jardín, la mesa dispuesta
y el aroma de azahar.
De la última colada -¡Ay mecachis!,
ese calcetín olvidado en un rincón...
Y en la encimera de la cocina,
un salmonete esperando
su paso por la sartén.
Y ese pensamiento recurrente:
"El tiempo nunca sería un problema
si se pudiera comprar..."
No tardarían en llegar y, -como siempre-,
alabarían lo rica
que sabía la paella de mamá.
Una agradable sobremesa,
y luego, cada uno a lo suyo.
Sin contarles lo que en su corazón sentía
desde que él se marchó,
cuando su tiempo se terminó.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/07/29/escribe-tu-relato-de-agosto-i-actor-humor
23
22comentarios 151 lecturas versolibre karma: 110

En primera persona

- Vamos a aprender el significado de las palabras: Tolerancia, respeto e inclusión. Hablaremos de derechos humanos y de códigos que debemos respetar para facilitarnos la convivencia entre todos. Sacad vuestros ordenadores y buscad toda la información que encontréis sobre estas palabras.
Un niño sentado en la última fila de clase levantó la mano.
- En mi familia sabemos qué es intolerancia, descortesía y exclusión. Hemos sufrido violación de derechos y nunca nos respetaron ningún código de convivencia.
La profesora le pidió que se levantara y al resto de alumnos que guardasen sus ordenadores. Sería Ibrahim, quien daría la clase.
10
10comentarios 150 lecturas relato karma: 99

Expiración vital (Rima Jotabé con estrambote)

En una vida al regate y escondiéndose;
soslayando los juicios, guareciéndose.

Sin enfrentar responsabilidades
ni aguantar el timón en tempestades.
Desbordado el miedo en debilidades;
anulando futuro y voluntades.

Mil sueños se quedaron aparcados,
esclavos de cerrojos atorados.

Rota se quedó ya la vida y hundiéndose
cobarde entre aciagas oscuridades,
sufres de imposibles encadenados.

Por tiempos agotados
sabes que vivir así es inservible,
si existe muerte en vida irreversible.
14
21comentarios 150 lecturas versoclasico karma: 103

El sonido de la esperanza

Paseaba su arte haciendo sonar las cuerdas de su violín por los escenarios más importantes del mundo. Pero esa tarde, su actuación no sería en uno de esos impresionantes auditorios. Tenía un talento especial para los niños, y hoy, tocaría sólo para ellos. A través de su música les transmitiría la cultura de su país de origen, y les llevaría un poquito de alegría, a ese lugar aséptico donde libraban su particular batalla contra la enfermedad. Lo recibieron como se recibe a un Ángel, con los ojos llenos de esperanza y de sueños. Y él, tocó como jamás lo había hecho... Hizo sonar la esperanza y bajó el cielo para ellos.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/07/15/escribe-tu-relato-de-julio-iii-con-las-pa
15
14comentarios 134 lecturas relato karma: 104

Mujer

En tus ojos he visto mujer,
motor y pilar de la vida,
aún cuando ésta se pone cruel
y te convierte en víctima.

He visto en ti la esperanza
cuando todo se rompe
y pervierten tu esencia.

Te he visto…
entre desastres naturales y guerras,
como moneda de cambio
de un mundo en conflicto,
que contigo, violento se ensaña.

Mujer sin nombre vulnerada en tus derechos.
Mujer de rostro marcado por el ácido
mostrando tu desgarro;
aguantando un día más… Uno más.
Aunque nada quede en pie,
aunque el hedor a vacío y a muerte
se agarre despiadado sobre tu piel…
tú aguantarás.

Aquí…
tu dolor se diluye
al apagar el televisor.






Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/07/08/escribe-tu-relato-de-julio-ii-con-las-pal
26
22comentarios 158 lecturas versolibre karma: 91

¿Dónde estás... sonrisa?

¿Me han robado la sonrisa
o acaso la dejé marchar?
¿Qué ha pasado con la vida,
que me ha conseguido cambiar?

Tengo el rostro entumecido
y en el Alma cicatrices
que jamás se borrarán.

Hubo un tiempo que soñé
que se podía soñar.
Hubo un tiempo en que sentía,
que con empeño una estrella
yo la podría alcanzar.
Pero eso... fue hace un tiempo;
y ese tiempo ya pasó.

Sólo queda el resto de una cuenta
que no puedo resolver.
He fallado en el intento
y por más que lo pretendo,
yerro una y otra vez.

Y ya no alcanzo a sonreír...

Han dolido tantas espinas
clavadas sobre mi piel,
que he cambiado la sonrisa
por lágrimas que escapan
de unos ojos tristes,
que ya no dejan de llorar por mí.

Aferrada a ese resto
lo intentaré sumar.
Que si sumo lo que tengo,
ese resto será el comienzo
para volver a andar.

Y quizá...
también...
vuelva sonreír.
21
20comentarios 156 lecturas versolibre karma: 109