Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Tus Mariposas y mis alucinaciones

A: La Libertad que me deja volar con las alas de sus Mariposas
Y creerme el último de los hombres con suerte…

Conocí de tu cuerpo y tu karma las mejores partes,
De esa sonrisa que me paraliza y esos rizos rebeldes;
Habite entre las Mariposas que revolotean sobre tus pechos
Y vi morir entre mis alucinaciones, todos los fantasmas que cabían en uno de tus besos.
Me creí más de una vez la torre Eiffel y algún que otro Globo Dirigible,
Me perdí más de una vez entre las sabanas de tu cama,
-creyéndome en el mar de los sargazos -.
Camine descalzo entre tu selva y tus montañas,
Gocé del calor de tus muslos y marqué mi nombre allí donde nace tu cascada;
Te explore de punta a cabo,
Y me dormí como tantas veces, empapado de tu sudor y el mío
sobre las Mariposas que adornan tus pechos perfectos.
leer más   
11
8comentarios 144 lecturas versolibre karma: 86

Pequeñas pretensiones íntimas

A: Mi lectora de su Escritor Erótico.

Pretendo con mis letras húmedas
que dejes de pensar en si perseguir delfines está bien o no,
en si dejarme escalar tus montes y derretir tus nieves está bien o no,
en si sonreír cuando hago maromas entre tus piernas te hace más mujer o no;
en fin,
pretendo con mis letras y la humedad de mi lengua
que dejes la ropa y los prejuicios secándose al sol;
que las pesadillas que te persiguen mueran de insomnio,
que tus manos se hagan brújula
y tus labios el paso obligado entre tus océanos.
En fin, - y no es que sea el final –
Pretendo con estas letras esculpidas en tus ganas
Que dejes de pensar si amarme está bien o no,
Si esperarme escondida entre las sabanas de una cama desconocida
Y respirar a cuenta gotas mientras cuento tus lunares está bien o no.
Yo creo que sí,
aunque requiero tu opinión poco académica
y la de tus pechos escarpados
ellos que aprecian centímetro a centímetro,
mis pequeñas pretensiones íntimas.
leer más   
11
10comentarios 164 lecturas versolibre karma: 99

Tu Vida a la par de la Mia. (2da Colaboración con Libertad)

Tacones, tazas de café, ventanas abiertas
Tatuajes, sonrisas, labios rojos
Palabras esculpidas y suspiros quebrados;
Paredes húmedas y camas sin nosotros,
Mi universo contigo y sin ti
Mi brújula rota y mi gusto por el tango;
Tu ropa interior y el último verano;
En fin,
Mi vida a la par de la tuya,
Y tu cuerpo roto, en mi boca.
Cada noche a lo lejos
acompañado con el viento escucho tu voz
nos imaginó bailando en medio de la noche
con esa pasión que solo tú tienes
y compartes con mis versos
en cada segundo, cada día
espero tus poemas
que vienen con el deseo de comernos a textos
con sus respectivas comas y puntos suspensivos
pero nunca un punto final.
Ya no lo sabemos, pero lo sentimos
Ya no necesitamos nombrar tus lunares
Tus curvas astrales
O tus 24 maneras de hacer que me olvide respirar;
Ya no necesitamos intérpretes ni traducciones de alcoba
Porque para tu vida a partir de hoy
Decidiste que fuera mi manera de tocarte
Los puntos suspensivos que le faltaban a tu vida…

Ya no necesitamos distancias
ni portales que derramen encuentros,
o besos en la obscuridad que aterricen en los cuerpos
con señales de erotismos danzando en la noche
respirarte de lejos y guardarte en mi sexo,
movernos a través de los ciclos de la luna
para encontrarnos en nuestros sueños.

ya no necesitamos vernos, ni escondernos
tu y yo sabemos que estamos
y con eso basta.
leer más   
11
6comentarios 153 lecturas colaboracion karma: 105

Reflexiones y distancia

A: Ella que está lejos, pero que aun así la siento dentro.

Hoy me desperté y salí a caminar por esta playa de asfalto,
Me detuve y decidí esperarte aquí, mirando al mar.
Hoy desperté con cartas sin abrir y otras desnudas – sin olor a tinta y matasellos –
Con las que te escribí y las que no volaron hacia ti;
Con las que domaron los demonios y la soledad,
Esas que justificaron tantas horas de diferencia y besos no dados.
Hoy desperté y decidí sentarme aquí, junto al mar
Mirar al horizonte y buscarte entre las gaviotas que marcan mi norte.
Y tú?, no sé si aún duermes o saboreas nuestro primer café de la mañana,
O si también miras al mar y me buscas entre los barcos que no llegan.
Hoy desperté y decidí calcarme en la piel otro barco hundido y un intento nuevo de despedida
Pero aun no encuentro palabras, ni mástiles azules con que comenzar.
Reconozco que tu ausencia me dobla las rodillas y me provoca ataques de asma,
Que no tenerte sentada en la ventana me quita el interés en las broncas de los vecinos,
Y que ya el café no queda igual, sin tus maldiciones quemadas al vapor.
Hoy, - como ya hace tantos días -
Desperté sin ti, y sin poder escribirte en una sola página
Todas las horas que vienen a morir entre mis manos
Y las letras que no confían ahora en mí
Por simplemente aceptar
Amarte desde lejos.
leer más   
10
9comentarios 117 lecturas versolibre karma: 101

La mujer sin sombra

A: Ti que sales de mi cama cada mañana,
Dejando tu sombra amarrada a mi cuerpo.

Esto, creo que no parecerá ni a otras luces un poema
Pero me arriesgare a escribírtelo para cuando despiertes.
Esto, creo que más bien parecerá un mensaje en una botella
Una nota escrita a flashazos de inconsciencia en una servilleta de papel.
Esto, - aunque no parezca un poema –
Tendrá las huellas de mis manos pegadas a la tinta,
Le brillaran los ojos y te hará guiñitos;
Esto, aunque le veas escamas y ramas anaranjadas entre líneas
Es el retrato que le he pintado a tu sombra.
No importa si no entiendes el idioma en que escribo,
O si el exceso de verbos te da dolores de cabeza;
No importa, si las metáforas se me quedan a medias
– pero no el escote en tu espalda-
O si los versos repudian la métrica y las grandes editoriales.
Esto, aunque con poca luz y exceso de picardía en la solapa
Será el poema que recuerdes, durante todo tu día
El que se abrochara en tu blusa y se dormirá en tus labios
El que habitará en tus muslos y te obligara a sonreír.
Esto, que quizás no parezca ni por asomo un poema
- Y no es que haya hecho un gran esfuerzo en querer serlo –
Simplemente ha pretendido ser el cuerpo
Donde se me enreda tu sombra,
Cuando te vas en las mañanas.
leer más   
13
16comentarios 204 lecturas versolibre karma: 118

The Smoking Gun & The Naked Woman

Destellos de sol en la ventana,
Mi incredulidad sosteniéndose sobre las noticias de la mañana;
Mi economía tratando de aprender Historia del Arte para desentenderse de la inflación.
Mi cuerpo en días normales, con manos normales y maratones de otras ideas.
Tú, aun dormida sin preocuparte por nada – ni siquiera por seguir desnuda –
Ni por el trabajo, ni por el precio de lo que trataremos de comer esta noche;
Tú, sigues allí
Desnuda y dispuesta a que la vida no te importe,
A que el sol y las noticias no te hagan sudar de más.
Yo, me siento en la cama y tampoco ya me importa
Porque al fin y al cabo; no somos nosotros las noticias
Ni el sol impedirá que vuelva yo a hacerte sudar.
Tú, eres la Mujer Desnuda que no le importa nada
Yo, el Revolver Humeante aun con Kamasutras en la recamara.
No importa y ni siquiera quiero tratar de comprender
No importa y de todas maneras el mundo se cae a pedazos;
Así que…
Corre las cortinas que tienes entre los muslos, - y sonríe –
Hoy no iré a trabajar!
Tendremos otro asesinato sin resolver entre estas sabanas;
Tú, serás el Cuerpo Desnudo alborotado entre Flashes
Yo, el Arma Humeante que yace sobre ti.
leer más   
9
11comentarios 174 lecturas versolibre karma: 91

Nueva Serenata; en tu casa sin ventanas

“En mi tierra las serenatas en las ventanas son cosa cotidiana,
Pero nunca antes creo se ha dado alguna mirando a un cuerpo desnudo
Y sin ventanas”.


Hoy pretendo darte una Serenata, algo diferente y con otras cuerdas
Una amalgama de cantares y golondrinas trasnochadas,
Una bocanada de aire del Atlántico y de mis pulmones.

Hoy quiero pararme aquí, frente a tu cuerpo desnudo – y sin ventanas –
Con mis dedos como cuerdas de guitara; y darte una Serenata.
Que te abras el pecho y me lances los suspiros,
Que sonrías como quien dice que No… Pero si!

Hoy quiero darte esta Serenata, y estos dedos inquietos
Que sientas resonar mi vos en tu oído,
Y mi mano en tu vientre.

Hoy pretendo que no duermas, para que recuerdes
Mi primera Serenata a un cuerpo desnudo,
Como casa sin ventanas.
leer más   
10
12comentarios 191 lecturas versolibre karma: 100

Libre para no decidir

A: Ella que no sabe cómo marcarme la soledad,
Porque nunca la he obligado a decidir si quedarse o no.

Ya es Julio y seguimos desayunando juntos
después de haber hurgado tantas veces bajo tu falda roja;
ya nos toca a la puerta el sexto mes de sexo y un futuro que no pinta a inviernos.
Ya es Julio y no pretendo que dejes de estar desnuda frente a mí,
Ahora que ya no nos importan las horas que murieron tratando de meterse en tu cama.
Ya no nos importan los hongos en las paredes,
Las palomas que chocan en la ventana,
O la señora que maldice haber perdido su capacidad de gemir como tú.
Ya ha florecido más de una vez tu cuerpo entre mis manos,
Ya se ha calentado de más mi sol y tus piernas.
Hoy seguimos desayunando juntos,
Después de haber saltado sin paracaídas desde esa última nube donde trepaste
- o quizás fue en el ventilador del techo –
Ya hoy es Julio y no te pregunto que pasara mañana,
Ni te fuerzo a hacer acrobacias entre mis ojos,
Porque a fin de cuentas, no quiero tu cuerpo hecho marioneta
Porque a fin de cuentas,
Prefiero no hablar de más
Y que seas libre para no tener que decidir
Si vestirte y desaparecer
O seguir colgada del ventilador del techo
Incendiándome el mundo.
leer más   
7
9comentarios 107 lecturas versolibre karma: 103

Un poquito de mí, dentro de ti

A: Ella que dejaba que le robara los besos y los suspiros,
Con tal de sentir un poco de mi dentro de ella.


Cierras los ojos y lanzas besos al viento,
Me construyes torres de piedra y quijotes entre tus pechos;
Pintas en tu espalda el mapa de un tesoro desconocido,
- y pones la X allí donde me gusta –
Haces que el invierno camine a tontas y a locas,
Que las mareas no distingan las fases de tu lunar,
- ese que me estrella la paciencia –,
Prefieres recalcular el tamaño de tu ropa interior
– te da igual si no la tienes –
Estamparme gemidos contra mis asombros;
Prefieres dejarte robar los besos y que te arda el cuerpo,
Que mis dedos no paren de frotarte la desvergüenza;
Porque al final en esta historia mejor contada
Solo pretendes sudar y ser mi victima en un cuarto de motel
Solo pretendes ver cometas desnudos
Y tener dentro de ti,
Un poquito de mí.
leer más   
5
8comentarios 94 lecturas versolibre karma: 72

"La mujer en el Espejo" Colaboración con @Libertad

Me dijiste que amara una mujer morena,
que prefiriera el bronceado y los cabellos locos, - sin presiones -
me pediste que analizara tu forma de beber el café,
y la indescifrable manera de vivir que duerme en tu muñeca izquierda;
me pediste,
que no cerrara los ojos
mientras tú posabas frente al espejo.
Me dijiste que amara una mujer morena,
que sea del color de la tierra y las flores la confundan como casa
endulce los días con miel y semillas de girasol;
que perfume las noches con canela y lavanda
me pediste, que buscara
una mujer de aire y de mundo.
Mientras yo acaricio el reflejo en el espejo.
Prometí seguirte el juego y buscar en la calle,
En las galaxias lejanas y hasta en el fondo de tu taza de café.
Me dijiste que amara una mujer morena,
Con tintas y demonios en la piel,
Con lunas llenas y cometas en la sonrisa,
Con sortilegios bajo la almohada y una diferente manera de caminar.
Pero seguías apuntando a tu reflejo en el espejo.

Así que mire y estabas ahí
de pie, danzando con una sonrisa iluminada
mirándome y seduciendo,
camine hacia ti
fui con esa morena de cabellos locos
con lunares en la espalda
nos unimos en el reflejo del atardecer
para acortar distancias en un abrazo
me pediste que te amara,
y fue así que me quede a vivir con la mujer en el espejo.
leer más   
11
13comentarios 157 lecturas colaboracion karma: 100

Aguacero y papeles de idiota

“De cuando hacia cualquier cosa,
Para que supieras que existía”.

Llueve! y lo sé porque ya mi ropa no tolera más agua
Pero no puedo moverme, - o no quiero –
Llueve!, y no fue algo anunciado
Simplemente fue alguna decisión de último momento,
Alguna tempestad intempestiva que prefirió atacar hoy Domingo.
Llueve y ha salido otro idiota a la calle,
Con sus papeles bajo el brazo y las metáforas chorreando en la acera.
Llueve!, y lo sé porque anoche desperté pensando en que saltaba en los charcos;
En que Cantaba bajo la lluvia, y tú me mirabas desde el balcón.
Hoy llueve, y ha salido otro idiota a la calle
Pretendiendo que ahora leas mis poemas
Cuando se diluyan en los charcos de tu calle.
leer más   
14
16comentarios 117 lecturas versolibre karma: 115

Violencia… solo un poco

A: Ella que no es muy violenta,
Solo un poco.

Alguien me dijo que no era Tan violenta, - solo un poco –
Pero que su poco de violencia venía a ser como la sazón de mi carne asada;
Como el sabor que ajusta el brillo de los ojos,
Que te hace brotar esa mueca involuntaria;
Que te enroncha la paciencia y le da nauseas a la monotonía.
Ella me dijo que guardara sus arranques de violencia y Libertad,
Como si fuera un genio en una botella!
Yo,
que soy no tan impasible como pretendo
Tuve a bien guardar su foto y su pizca de arrebatos
Aquí,
bajo mi almohada.
leer más   
10
6comentarios 242 lecturas versoclasico karma: 98

El Lunar en tu espalda

A: Ella que nunca dejaba de sorprenderme,
Porque nunca le negué experimentar conmigo.

Hoy me he despertado como siempre,
Convenciéndome de que la libertad también es parte del amor;
Que el sofá es otra parte de tu cuerpo
Y que las paredes se han puesto rojas de tanta pasión.
Hoy,
– como siempre, desde que conocí de tus pechos científicos –
No me duele la cabeza y el colesterol se ha desaparecido,
Que las calorías de más no sobran cuando el sexo no es lo de menos.
No me discuto entre tus lentes y los libros que intento escribir;
Entre mis malas maneras de calcular el ancho de tu galaxia,
O la curvatura astral que provoca tú desnudes en mis ojos.
Nunca las ciencias muy exactas me han llamado la atención,
Nunca antes ha sido mi estilo quedarme callado y confirmar estar ausente
Y es por eso que decidiste dormir a mi lado,
Cerrar tus cuadernos y apagar los telescopios que tenías buscando estrellas;
Por mi manera de atarte los zapatos al cuello y simular que cruzas el mar rojo;
Por enseñarte que los cometas son necesarios para no dejar de tener perspectiva.
Hoy en resumen, entendí
Que necesitas de la tinta que queda en mis dedos,
De las metáforas que me quedan sobrantes
Y de los lugares que una vez fueron mi vida;
Hoy en resumen, me has convencido
De que para ti mi irreverencia y mi falta de sueño son algo importante,
y que necesitas sentirme
como ese lunar en tu espalda.
leer más   
8
11comentarios 167 lecturas versolibre karma: 82

Mi Sexto poema del día

Este es mi sexto poema del día, y mi octavo café negro
Y no por ser un número par carece de aristas y pirámides invertidas;
No por ser cercano al número de la suerte,
reniega de sus caminatas descalzo y su recalentada manera de construirse un espejo.
Este es mi sexto poema del día, y apenas quedan palabras sin utilizar;
Pero no por eso deja de empinar papalotes en mi malecón, - y en el tuyo-
O perseguir las ruedas de los autos, y ladrarle a la tristeza. – y a tu luna-
Este,
Mi sexto poema del día
No es solo un compromiso editorial o la colada de café de fin de mes;
Es mucho más,
Porque quiere creérselo!.
leer más   
6
7comentarios 109 lecturas versolibre karma: 83

Yo… la estatua

Estoy parado aquí en estas 4 esquinas, esperando
Tratando de no entristecerme hasta adelgazar, mirando al cielo.
Estoy en medio de este desierto de concreto que es tu ciudad, - no la mía-
Esperando a que algún mimo viole su voto de silencio,
O que los perros de la dama azul pierdan su gusto por moverme la cola.
Estoy aquí,
Parado a punto de insolarme y morir derretido,
De padecer de asma, - y no saber porque -.
Solo espero que valga la pena sobrevivir a tanta quietud,
Que la recompensa de una sonrisa tuya,
Acelere al máximo el corazón de esta estatua
Que te espera cada día en este parque.
leer más   
4
11comentarios 101 lecturas versolibre karma: 64

Lo que necesito para volver a prender mis luces

A: Ella que me preguntó cuándo volvería a ser YO,
Y se brindó para ayudarme a lograrlo.

Necesito una inyección de tacones y faldas cortas,
De labios rojos marcados en mi camisa blanca,
De ropa rasgada y señales de humo desde algún balcón.
Para prender de nuevo mis luces, y ser acusado nuevamente de Poeta
Necesito que dejen respirarles en el cuello,
y tocarles las campanas que tienen en el pecho.
Para volver a disfrazar mi cuerpo de árbol de navidad, y derretir las nieves
Necesito un orgasmo estrepitoso y azul, en mi trago de vodka;
- Y no pido mucho -,
A penas una mezcla de exceso de adrenalina y poca vergüenza;
Una musa desnuda cantándome al oído
Y algún que otro pedazo de vida luchando por no ser el último en la lista.
Para volver a prender mis luces, - y no es que estén totalmente apagadas-
Solo necesito una inyección de tacones y faldas cortas;
Una serenata al pie de la luna que tienes entre los muslos
Y un manojo de palabras cursis, pero apegadas a tu vida.
Para que me veas brillar, solo necesito una vez más
Que te quites la ropa y seas la musa dentro de este trago de vodka
el tatuaje de trébol nocturno que tira de mi suerte,
la canción no escrita por nosotros, pero nuestra;
la ventana rota y el vecino sin dormir;
las cuentas claras como tus ojos,
y no tanto tus intensiones.
leer más   
12
13comentarios 135 lecturas versolibre karma: 97

Cuando miras la vida a los ojos

Hay que mirar la vida a la cara de vez en vez,
Exigirle lo que merecemos y no contentarnos con un vaso medio lleno.
Es imperioso caminar por la cuerda floja, sin temer mirar hacia abajo
Y respirar una veces lento y otras como tornado enjaulado.
Hay que mirarle a los ojos a la vida,
Y dibujarle con los dedos las decepciones y también las ansias;
Hay que dormir con ella entre los dedos sin miedo a que se nos escape,
Porque más de una vez corrimos con ella colina abajo.
Hay que mirar la vida a la cara de vez en vez
Y tener suficiente coraje para ponernos el cartel de EQUIVOCADOS.
Por eso yo uso lentes oscuros cuando anda cerca,
Para mirarla todo el tiempo sin padecer el efecto de un eclipse en los ojos.
leer más   
7
6comentarios 77 lecturas versolibre karma: 65

Sería tan malo eso…?

Sería tan malo vivir en el lado contrario de la luna?
– me pregunto –
O invertirle el color a los semáforos,
suspender los platos desechables y comer con las manos,
Beber directo del grifo y dormir de cara a las estrellas.
Sería tan malo pretender dejar de ser unos y ceros
Acurrucarse en una cueva,
Y volver a ser simplemente humanos,
Sería tan malo eso…?
- les pregunto -
leer más   
5
2comentarios 50 lecturas versolibre karma: 65

Lo que debes saber

A: Ti que necesitas entender lo que está pasando.

Quiero que me conozcas como hasta ahora,
con mis lados con luces y otros no tan brillantes
-y es que nadie hasta los días de hoy le ha reprochado a la Luna tener un lado oscuro-
No quiero que tus dudas te borren la sonrisa,
Mucho menos que mi nombre te impida respirar;
No quiero que tengas que decidir entre ser feliz o estar cuerda.
Solo pretendo,
Que te mires en el espejo y no lo rompas,
Si detrás de ti,
Ves mi reflejo que te toma de la cintura.
Tengo envidia de tu casa,
Porque te disfruta mientras caminas desnuda por sus rincones,
Envidio tu ropa, porque te toca como mis manos quisieran
Envidio la música que escuchas,
Porque es capaz de susurrarte al oído la alegría que buscas.
Y envidio al tiempo,
Por formar parte de tu día desde que abres los ojos,
hasta que dejas de pensar en mí.
leer más   
12
14comentarios 143 lecturas versolibre karma: 86

Apariencias

A: Ella que nunca tuvo la valentía
de reconocer lo que de verdad quería.

Perdóname si te cuelgo en las paredes ramilletes de dudas;
Si azoto tus falsas promesas con arañazos aleatorios de incredulidad.
Perdóname!,
si no cumplo años el mismo día en que me declaraste la guerra;
o camino sin piyamas de estampados chics y corbatas almidonadas.
Perdóname! – aunque no sé porque-
si me dejo confundir con una estrella de luz roja,
o si prefiero agarrarte de la cintura con mis dedos rebeldes;
o si te enredo el cuello desde atrás,
con alguna frase que te sabe a catástrofe.
Perdóname si solo te permites respirar y tener luz en los ojos;
Cuando te azoto con mi lengua las buenas costumbres y los excesos de ropa,
Cuando tus piernas caminan sin cálculos ni clases de etiqueta.
Perdónate!
Por reprimirte las olas y los arcoíris que tienes dentro,
Por apartar mi boca y ahogarme las palabras.
Perdónate!
Por vivir en una caja de vidrio,
Y borrarme los horizontes que una vez
Pretendí anclar en tu cuerpo desnudo.
Perdóname mejor!, por no ser yo
Y dejar mi barco naufragar en tus tantas apariencias.
leer más   
4
4comentarios 50 lecturas versolibre karma: 41