Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Tijeretazos en los labios

Chocaron tantas veces sus labios
que no encontraron otra forma de existir más que en el caos más rojizo.

Tectónica de placas entre su pecho y su espalda, sus silencios y mil palabras.

Lapiaces en la garganta, de tantos surcos y grietas por las que se cuela la esperanza.

Paladar roto en cien pedazos, auxilio mudo en las lenguas afortunadas.

Puntos suspensivos en el fondo del azúcar, disuelto en la vorágine incesante de una taza.

Tris-tras... las tijeras hacen su agosto recortando el firmamento, forman tapices con las risas y lamentos.

Tris-tras

Tristes bocas sin sus vidas, sepultadas por recuerdos.
leer más   
17
16comentarios 80 lecturas versolibre karma: 109

Descuartiza las hojas

Helio entre los labios y rescoldos sobre la espalda.

Perdía la temperatura cuando la escarcha jugaba con un candil enganchado a la flama.

Dejó aquel metal frío y vacío para besar las horas de fanales ardiendo y los secretos de almadraba.

Y se enredó cada noche en rododendros flotantes, en conversaciones eternas y tuercas sin roscas.

Entre ganzúas de puertas ya abiertas, persianas de ventanas cansadas.

Trotó y trotó entre papel de aluminio, sacudida por escalofríos del río grisáceo y pliegues acuosos.

De nuevo el frío en el cuello y el candor de la espalda.

Des
Cen
Dien
Do


Serpentea entre vértebras hasta deshacer el glaciar... reventarlo en ebullición.

Ignición.

Descuartiza las hojas que arranca con la boca. Las de palabras tachadas.

Las del todo y la nada.

Agita sedienta la garganta de cisne. Lanza los ecos a cometas perdidos, a galaxias pintadas.
leer más   
17
15comentarios 85 lecturas versolibre karma: 100

Polvo

Turbantes de arena entre ecos perdidos. Allí, lejos, la rosa del desierto daba volteretas a sus promesas, dispersas en una inmensidad de mundo desmenuzado y fino polvo.

Entre espinas que luchan por conservar un resquicio de agua, hidratación de labios sumergida en fuego abrasador.

Ruedan ladera abajo en las dunas los cánticos atávicos de amor para siempre, como el que firman un lobo y el nómada para viajar a los confines del camino a ninguna parte.

Oscurece el cielo y se arropan los ojos con mantas oscuras, tupidas, sembradas de puntos brillantes aquí y allá.

Serpentean los escarabajos, haciendo esfuerzos por no sucumbir al alud de arena sin tantos grados. Ha perdido su calidez, sólo son cristales helados al microscopio.

Polvo.

Nada.
leer más   
18
20comentarios 139 lecturas versolibre karma: 96

Antídoto

Ábreme las manos,
se llevaron las ganas cien grajos magos.
Cúrame los ojos,
las mentiras excavaron llagas.
Bésame el alma,
la metralla horadó sus bordes.
Arrópame la mente,
que sufrir me pintó las noches blancas.
leer más   
15
10comentarios 73 lecturas versolibre karma: 95

Cordura a la fuga

Y abres las fauces
y trituras las rocas.
Se abre la espalda
y estiras tus plumas.
De un soplo
tumbas las voces.
Coses y zurces,
hilvanas locura.
leer más   
18
8comentarios 91 lecturas versolibre karma: 109

Thunder

Llevaba una moneda en el dobladillo del bolsillo trasero del pantalón, confesor en las horas irritadas de baretos reconvertidos en tertulias cobalto.

Ojos de latón abrillantado, gotas de cítrico al lagrimal y fresa ácida a la boca.

Los tacones se le antojaban artilugios dalinianos para salas de museo.

Pasaba los dedos entre los mechones de pelo erizado por las sacudidas de electricidad que le saltaban en las sienes.

Debatía consigo misma.

¿Lanzo al aire los vaivenes? ¿y si sale cara? ¿qué hacer si sale cruz?

Rebuscó en el coqueto bolsillo y acarició los bordes suaves, sinuosos e inquietantes de aquella moneda.

Guiñó un ojo, colocó delante la moneda y observó el cielo a través del otro, abierto y expectante. Era pirata a deshoras, el improvisado catalejo le hizo reflexionar y mirar más allá.

No lanzó aquella aleación de metales. Tan sólo observó, ahora con los dos ojos cerrados.

La carga eléctrica estrujaba sueños, doblaba el rímel de sus libros, mordía su esternón con pasión triangular.

Era pica-pica en caída libre, la descarga desabrochaba sus miedos, alborotaba sus tobillos, desmenuzaba las travesuras que se oxidaban al alba.

La luz del trueno atravesó aquella pieza redondeada y con todas sus fuerzas la envió al firmamento. Sin acuse de recibo. Rozó filamentos acuosos en el cielo, incendió los cables del mundo.

Su boca no pronunció sílaba alguna. Sólo habló su piel, desnuda y helada.

Siempre guardaría aquella cara y aquella cruz entre lo más profundo de sus costillas, pararrayos fantásticos de cada resplandor del alma.
leer más   
14
8comentarios 80 lecturas prosapoetica karma: 103

Grullas astrales

Cuadros, líneas fugadas hacia las esquinas de las frentes pacientes.

Grietas, pieles cuarteadas entre hogueras abiertas, las que arrancan brasas de pulmones que suspiran a lo grande.

Maderas porosas, rocas ígneas y sal en los labios.

Pequeñas cuentas de vidrios pulidos y ristras de violetas ensartadas en hilos.

Cuatro faros encendidos en los confines del mapa, pestañeos lejanos de amores sin freno.

Ruedan sobre los hombros cabellos revueltos, mañanas de sábanas onduladas, azules. Obleas crujientes de hojaldres hercúleos.

Carboncillos en la piel, óleos al oído del lienzo tranquilo.

Arcillas, barnices y besos de tinta.

Somos una mezcla de pinceles y plumas. De ganas y vueltas. Somos gansos de invierno, grullas en uve.

Somos aros abiertos, gotas de vapor febril.

Palpitamos.

Amamos agitados por migraciones astrales.
leer más   
10
11comentarios 76 lecturas versolibre karma: 103

De kalimbas y ventanas

He crujido cada volante nocturno hasta hacerlo fosfatina. Pelusas invisibles que han surcado el cielo cuando los gatos duermen, cuando las almas dejan el hueco entre almohadas.

He soplado la mano, invadida por mordiscos de impotencia, y de la palma han despegado mariposas transparentes.

Se han prendido entre las ventanas de la noche más cerrada, la de las confesiones al vacío, la de los puntitos brillantes en la bóveda gigante.

He hablado con mi universo más allá del diafragma. El que rodea al corazón.

De tú a tú.

Con una taza de café que se me antoja necesaria, he hablado a mi pecho. Ha hecho un ovillo a todo lo que no entiende y ha tejido un jersey suave.

Me lo pondré en las rachas de viento más feroces y en los soplos más menudos.

En los sorbos amargos y en las gargantas con nudos.

Y volveré a asomarme a la ventana erguida, con mil sueños nuevos y una sonrisa con sus cosquillas.

Dulce me acaricia el susurro de su forma de mirarme. De tocar lo más básico de mi cerebro, de mis nervios (calmados), de las cuerdas de mi cadera, de la kalimba en mis venas.

Salto al vacío, no caigo al suelo.

Planeo entre el tiempo, no llevamos prisa.

Dejé el luto en un arcón. Entre flores, desposité olvidado mi duelo.
leer más   
16
8comentarios 87 lecturas versolibre karma: 104

Entre plumas, tu recuerdo (Colaboración con Miguel Adame)

No he olvidado el color de tu sonrisa,
es una primavera con su calor,
un abrazo que protege en su dicha,
así es la nostalgia de no tenerte.

De brincar de alegría al escucharte,
de romper tabúes al soñarte,
de brillar con fuerza al abrazarte,
esa es mi esperanza al recordarte.

No he olvidado tus pestañas largas,
tu mirada limpia y tus ojos fríos.
Tus palabras cosidas a mi boca
entre agujas de tiempo con solo un hilo.

Entre cumbres te pienso en un eco libre
En los valles te arropo entre hierba y nubes.
Deja que tu sabor recuerde:
eres dulce de canela y jengibre.

Tu recuerdo es un ala rota,
un sinfín de suspiros,
un rosal con espinas sin sus flores rojas,
el sabor es amargo de tu ausencia rota.

Necesito de ti,
de tus días soleados,
de tu viento que acaricia mi rostro,
de tus bosques verdes
que como río vigoroso tienes.

Necesito empañar el cristal
con el vapor de tu lengua,
desnudar las ventanas
con tu risa sin tregua.

Abrázame los días y
préndeme las noches,
Abriga mi invierno y
salpica mi boca
con miles de flores.


(Aunque he permanecido fuera de Poémame por un tiempo, me ha acompañado el sentir cálido de compañeros comprensibles como Miguel, dulce y delicado. Es un placer haber escrito con él, una delicia su paciencia durante mi ausencia)
leer más   
14
14comentarios 125 lecturas colaboracion karma: 133

Fusibles destartalados entre eclipses mentales

No sabía si odiaba su forma de irse, ahogando cualquier ápice de ternura,
o si explotaba de ganas cuando volvía a buscarla, en silencio, entre las pestañas.

Eran largas. Solían mantener sus pupilas en penumbra. Como sus pensamientos, desconocidos con sombrero de copa (de vino tinto).

Ondas concéntricas hasta la desgana más absoluta. Fragmentos de amor sin adulterar desperdigados por el suelo.

Los recogía convencida de no volver a usar pegamento.

Los miraba de reojo y formaba el puzzle en la cabeza. Se los sabía de memoria: "este es su mano en mi boca, este otro es la pierna enredada al muslo nocturno, aquel son las horas de insomnio...".

Muertos por inanición, se les había olvidado comerse a bocados de terciopelo y mordiscos traviesos.

Desgastados a base de lengüetazos de versos.

Odiaba guardar en las horas silenciosas los gritos pidiendo su vuelta.

Amaba su forma de irse y quedarse.

Eso la mantenía consciente antes de la operación quirúrgica: dejó el corazón en el alféizar de la ventana, por si las lechuzas quisieran llevárselo lejos.

Donde no pudiese sentir su pulso triste.
leer más   
21
19comentarios 164 lecturas versolibre karma: 119

Confesiones a una polilla (colaboración con @MotelK2)

Escafandras con pies de plomo
descienden haciendo eses por la acera.
Las calles están cerradas
y sólo los que han perdido los límites
respiran entre ladrillos mojados.

Beso mi amuleto
hecho con los restos de Martini
que los seres tridimensionales
han ido dejando,
los aderezo con especias
raspadas en la acera y
¡et voilá!.

Cáscaras de naranja,
pimienta y enebro para
cubitos de hielo rebeldes.
Doy saltos bicolores sobre
pasos de peatones a media luz,
¡mi chistera!
Debí perderla entre el balbuceo
de los amnésicos selectivos.

La penúltima farola
me cobija bajo sus alas,
le hablo de ti mientras me cura
los nudillos infectados
de noche confusa.

Una polilla con guantes
revolotea entre su luz,
escucha cómplice mis confesiones
y, de un plumazo, aclara mis dudas.
Se eriza mi piel,
te pienso en penumbra.

Me bulle la sangre de nuevo.
Las manos echan un pulso
al paladar, aún sabe a lima.
Dejo la máscara contra soldaduras
en un recodo con macetas...
ya no me sirve, bombeo suave.

Un rafagazo de continuidad
atraviesa el costado,
comienzo a caminar
por las líneas discontinuas del asfalto
como si fuera "Ian Curtis"
sobre el escenario.

Pateo algunas escafandras
que ya vienen de vuelta,
chapoteo en el charco
de los antiguos cubitos de hielo,
miro hacia atrás y con una reverencia
me despido de la farola.

¡Ostras qué guapo!
¡el Charlie's Bar está abierto!
voy a por mi chistera,
espero que esté tal como la dejé,
repleta de bebidas espirituosas.


Brindo por la alegría mental e imaginativa, escribir con K es como una atracción de montaña rusa, refrescante.
leer más   
24
18comentarios 178 lecturas colaboracion karma: 136

Limpieza general

No me importa que los ojos escuezan
con amoniaco de olvido.

Rojos se muestran, aunque la limpieza cueste desgrapar tu nombre de mis labios entumecidos.
leer más   
17
12comentarios 133 lecturas versolibre karma: 125

Café "sospeso"

Esas bocas de tragos amargos. Los empujes y decisiones que arrancaron hasta la lengua, dejaron en vilo las barbillas desoladas.

Huérfanos de alegrías,
malabaristas defectuosos de la suerte.

Bolsillos rotos por los que se precipitaron las ganas, los sueños y los platos llenos sobre la mesa.

Atrás quedaron los pulmones repletos de brisas, de risas.

Ojos aciagos, nombres sin identidad.

Perdidos en las sombras.

Bucles hacia lo gris, y del gris al negro.

Dejo pagado mi café sospeso en forma de letras, para las manos vacías que aún brillan por dentro. Para las bocas tristes sin espinas en sus besos.
leer más   
21
19comentarios 179 lecturas versolibre karma: 143

Sonrisas SIN lágrimas (colaboración con @horten67)

Esta línea con curva
que atraviesa mi cara
tiene mil formas y mil maneras.

Las sonrisas de fresa
con cobertura de chocolate,
las que te alegran el alma
y te endulzan los abrazos,
y te tiznan las ganas de besar y reír.

Son obleas entre palabras, son estornudos del alma.

Llegan las comisuras elevadas, los rizos de la boca hasta que aparecen las carcajadas.

Nos movemos por impulsos, entre escarcha y al alba. Una sonrisa cálida, unos labios que son mantas.

Sarpullidos de sonidos que alegran la mañana, colores de gestos, guiños en la mirada.
Pequeños saltitos que engalanan las frases, que se cuelgan cual guirnaldas.

Y sembramos el pecho llenito de flores.
Verbos abiertos de par en par, puertas de aromas y lenguas de mariposas.

Presentamos rosales entre los dedos, puertas secretas en jardines al vuelo. Abrazamos el tiempo entre algodones de azúcar, mañanas azules, noches de burbujas.

Muecas dulces,
trazos de cielos de algodón
y suelo de polvo de caramelo.

Nos vestimos con retales de buen hacer,
nos calzamos con zapatos de bailar sin parar y salimos a la calle, con sombrero de ala al vuelo y melena que juega con hojas al viento.

Se escapan las horas, se marchan los gestos.
En un sobre cerrado... envío mis ganas al tiempo.
leer más   
25
42comentarios 343 lecturas colaboracion karma: 160

Piel frágil, ideas vestidas de brotes

Sacudidas de ira rondan en cada línea discontinua de fronteras artificiales.

Mapas, concertinas, aduanas y sacos de cemento a las espaldas.

Corazones deshechos en deseos, acaban mezclando con la sal de los ojos un hormigón pesado, el que arrastra sus pies hasta lo más profundo de las rocas.

Y se empeñan en continuar, hasta que las fuerzas medran, arañan las costillas aplastadas por la muchedumbre.

Pero pesa más la indiferencia. Esa que aguarda en los telediarios en tres segundos de sensacionalismo, para pasar a las noticias rosas: se casan fulanitos con zutanitos, y a otra cosa, mariposa.

Y revolotean sus almas como las ascuas de una hoguera, entre humo negro.

Es el empuje de los sueños.

La búsqueda de una mano abierta para recibir e impulsar. Unos ojos en los que descansar.

Una sonrisa de fraternidad.

Todavía hay tiempo.

Estamos a tiempo.

Los óleos y sus bastidores son la vanguardia de las ideas, llenas de alas.

Libres.

Todavía hay tiempo para la palabra. Para la imagen, el sentimiento.

Te quiero.

A ti, que eres como yo. Un pedacito de piel frágil, pero cargado de ganas y fuerzas para florecer.
leer más   
17
18comentarios 135 lecturas versolibre karma: 159

Pedacitos de pan en el océano

Le pongo candados de cáñamo a los salvavidas que lancé en cada estela del agua, como Garbancito y sus migas de pan.

Fui dejando uno en cada rincón del mar.

Allí donde los ciclones tropicales me tumbaron los sueños.

En los remolinos de burbujas que dibujaban tus dedos, más propios del siglo XIX que de la era del litio.

En una botella pulida por los arrebatos marinos acuné un mensaje. Por si alcanzabas a verlo con tu catalejo.

Entre brumas y tempestades, bioluminiscencias y camuflajes.

Allí flotaba a la deriva mi boca, embebiendo las ansias de toda una vida, esponja del verso empapado.

Qué pequeñito te veo... te perdiste en el horizonte.

Al compás del Sol.

Se ahogó en el naranja mi último recuerdo.
leer más   
12
10comentarios 110 lecturas versolibre karma: 126

L'amour gagne toujours

Y todo lo más bonito de la vida llega de la mano de la verdad. Asumir lo que fue, lo que naufragó entre escollos durísimos y acabó entre arena menuda.

Recomponerse y envolver cada día pasado en papel de colores, sin miedo a asumir que también habrá bombones de color negro.

Desperezarse al salir el sol y estremecerse entre edredones cubiertos de plumas viajeras, resistentes a los arietes de cualquier artilugio de guerra interior.

Los desayunos con café borran lastres en forma de posos. Esos que ojos añejos leen en cafeterías de Estambul y acompañan de deseos futuros.

Y volvemos a sonreír mientras entramos en calor. Porque nunca dejamos de bombear.

Somos locomotoras del tiempo, arrastramos los vagones del pecho cargados de abrazos, desamores y sueños rotos, metas cumplidas y cariño a raudales.

No desistimos.

Y cada día es una oportunidad para reconocer ese reflejo del espejo, sin distorsionar. Claro. Nítido. Lleno de chispitas brillantes, esas que revolotearon siempre y que no todos los días nos paramos a observar.

Y descartamos el ruido, y suena soul, funky, jazz y rock. Nos movemos con vaivén placentero, chasqueando los dedos y moviendo la punta del pie.

De nuevo la línea curva en los labios de medio lado. De nuevo la sonrisa.

Porque al final, el amor siempre gana.
leer más   
16
18comentarios 164 lecturas versolibre karma: 138

Gravitación

Y tendemos a enredarnos entre brazos, piernas, dedos y pensamientos.

Al final, todo aquello que había estallado en el Big Bang, busca la manera de ordenarse, de dormir en forma esférica.

Nuestros pedazos orbitan juntos.

Estamos abocados a encontrarnos entre átomos de palabras.

Somos verbos errantes,
corazones vagabundos.
leer más   
26
27comentarios 180 lecturas versolibre karma: 122

Nunca supe mentir...

Pretendí ir de farol
(¡ya no te quiero!, grité)
y lo único que sé hacer bien es mantenerlo encendido.

Por las noches.

Por si decides acurrucarte cerca,
en cada sueño.
leer más   
17
19comentarios 149 lecturas versolibre karma: 151

Calcinada por un "te quiero" mudo

Le llovían claveles en los pómulos,
zumo de tomate en su boca.
Picante y salada,
derramaba palabras
desde cántaros aéreos.

Todas menos dos.

Esas le ardieron por dentro,
fueron caramelo líquido incendiado.
Le deshicieron la lengua del alma.
Le quebraron el pecho,
hipocentro del recuerdo
y sus sacudidas.
leer más   
17
13comentarios 120 lecturas versolibre karma: 127