Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Confesiones a una polilla (colaboración con @MotelK2)

Escafandras con pies de plomo
descienden haciendo eses por la acera.
Las calles están cerradas
y sólo los que han perdido los límites
respiran entre ladrillos mojados.

Beso mi amuleto
hecho con los restos de Martini
que los seres tridimensionales
han ido dejando,
los aderezo con especias
raspadas en la acera y
¡et voilá!.

Cáscaras de naranja,
pimienta y enebro para
cubitos de hielo rebeldes.
Doy saltos bicolores sobre
pasos de peatones a media luz,
¡mi chistera!
Debí perderla entre el balbuceo
de los amnésicos selectivos.

La penúltima farola
me cobija bajo sus alas,
le hablo de ti mientras me cura
los nudillos infectados
de noche confusa.

Una polilla con guantes
revolotea entre su luz,
escucha cómplice mis confesiones
y, de un plumazo, aclara mis dudas.
Se eriza mi piel,
te pienso en penumbra.

Me bulle la sangre de nuevo.
Las manos echan un pulso
al paladar, aún sabe a lima.
Dejo la máscara contra soldaduras
en un recodo con macetas...
ya no me sirve, bombeo suave.

Un rafagazo de continuidad
atraviesa el costado,
comienzo a caminar
por las líneas discontinuas del asfalto
como si fuera "Ian Curtis"
sobre el escenario.

Pateo algunas escafandras
que ya vienen de vuelta,
chapoteo en el charco
de los antiguos cubitos de hielo,
miro hacia atrás y con una reverencia
me despido de la farola.

¡Ostras qué guapo!
¡el Charlie's Bar está abierto!
voy a por mi chistera,
espero que esté tal como la dejé,
repleta de bebidas espirituosas.


Brindo por la alegría mental e imaginativa, escribir con K es como una atracción de montaña rusa, refrescante.
leer más   
23
15comentarios 156 lecturas colaboracion karma: 136

Limpieza general

No me importa que los ojos escuezan
con amoniaco de olvido.

Rojos se muestran, aunque la limpieza cueste desgrapar tu nombre de mis labios entumecidos.
leer más   
17
12comentarios 124 lecturas versolibre karma: 125

Café "sospeso"

Esas bocas de tragos amargos. Los empujes y decisiones que arrancaron hasta la lengua, dejaron en vilo las barbillas desoladas.

Huérfanos de alegrías,
malabaristas defectuosos de la suerte.

Bolsillos rotos por los que se precipitaron las ganas, los sueños y los platos llenos sobre la mesa.

Atrás quedaron los pulmones repletos de brisas, de risas.

Ojos aciagos, nombres sin identidad.

Perdidos en las sombras.

Bucles hacia lo gris, y del gris al negro.

Dejo pagado mi café sospeso en forma de letras, para las manos vacías que aún brillan por dentro. Para las bocas tristes sin espinas en sus besos.
leer más   
21
19comentarios 177 lecturas versolibre karma: 143

Sonrisas SIN lágrimas (colaboración con @horten67)

Esta línea con curva
que atraviesa mi cara
tiene mil formas y mil maneras.

Las sonrisas de fresa
con cobertura de chocolate,
las que te alegran el alma
y te endulzan los abrazos,
y te tiznan las ganas de besar y reír.

Son obleas entre palabras, son estornudos del alma.

Llegan las comisuras elevadas, los rizos de la boca hasta que aparecen las carcajadas.

Nos movemos por impulsos, entre escarcha y al alba. Una sonrisa cálida, unos labios que son mantas.

Sarpullidos de sonidos que alegran la mañana, colores de gestos, guiños en la mirada.
Pequeños saltitos que engalanan las frases, que se cuelgan cual guirnaldas.

Y sembramos el pecho llenito de flores.
Verbos abiertos de par en par, puertas de aromas y lenguas de mariposas.

Presentamos rosales entre los dedos, puertas secretas en jardines al vuelo. Abrazamos el tiempo entre algodones de azúcar, mañanas azules, noches de burbujas.

Muecas dulces,
trazos de cielos de algodón
y suelo de polvo de caramelo.

Nos vestimos con retales de buen hacer,
nos calzamos con zapatos de bailar sin parar y salimos a la calle, con sombrero de ala al vuelo y melena que juega con hojas al viento.

Se escapan las horas, se marchan los gestos.
En un sobre cerrado... envío mis ganas al tiempo.
leer más   
25
42comentarios 339 lecturas colaboracion karma: 160

Piel frágil, ideas vestidas de brotes

Sacudidas de ira rondan en cada línea discontinua de fronteras artificiales.

Mapas, concertinas, aduanas y sacos de cemento a las espaldas.

Corazones deshechos en deseos, acaban mezclando con la sal de los ojos un hormigón pesado, el que arrastra sus pies hasta lo más profundo de las rocas.

Y se empeñan en continuar, hasta que las fuerzas medran, arañan las costillas aplastadas por la muchedumbre.

Pero pesa más la indiferencia. Esa que aguarda en los telediarios en tres segundos de sensacionalismo, para pasar a las noticias rosas: se casan fulanitos con zutanitos, y a otra cosa, mariposa.

Y revolotean sus almas como las ascuas de una hoguera, entre humo negro.

Es el empuje de los sueños.

La búsqueda de una mano abierta para recibir e impulsar. Unos ojos en los que descansar.

Una sonrisa de fraternidad.

Todavía hay tiempo.

Estamos a tiempo.

Los óleos y sus bastidores son la vanguardia de las ideas, llenas de alas.

Libres.

Todavía hay tiempo para la palabra. Para la imagen, el sentimiento.

Te quiero.

A ti, que eres como yo. Un pedacito de piel frágil, pero cargado de ganas y fuerzas para florecer.
leer más   
17
18comentarios 132 lecturas versolibre karma: 159

Pedacitos de pan en el océano

Le pongo candados de cáñamo a los salvavidas que lancé en cada estela del agua, como Garbancito y sus migas de pan.

Fui dejando uno en cada rincón del mar.

Allí donde los ciclones tropicales me tumbaron los sueños.

En los remolinos de burbujas que dibujaban tus dedos, más propios del siglo XIX que de la era del litio.

En una botella pulida por los arrebatos marinos acuné un mensaje. Por si alcanzabas a verlo con tu catalejo.

Entre brumas y tempestades, bioluminiscencias y camuflajes.

Allí flotaba a la deriva mi boca, embebiendo las ansias de toda una vida, esponja del verso empapado.

Qué pequeñito te veo... te perdiste en el horizonte.

Al compás del Sol.

Se ahogó en el naranja mi último recuerdo.
leer más   
12
10comentarios 99 lecturas versolibre karma: 126

L'amour gagne toujours

Y todo lo más bonito de la vida llega de la mano de la verdad. Asumir lo que fue, lo que naufragó entre escollos durísimos y acabó entre arena menuda.

Recomponerse y envolver cada día pasado en papel de colores, sin miedo a asumir que también habrá bombones de color negro.

Desperezarse al salir el sol y estremecerse entre edredones cubiertos de plumas viajeras, resistentes a los arietes de cualquier artilugio de guerra interior.

Los desayunos con café borran lastres en forma de posos. Esos que ojos añejos leen en cafeterías de Estambul y acompañan de deseos futuros.

Y volvemos a sonreír mientras entramos en calor. Porque nunca dejamos de bombear.

Somos locomotoras del tiempo, arrastramos los vagones del pecho cargados de abrazos, desamores y sueños rotos, metas cumplidas y cariño a raudales.

No desistimos.

Y cada día es una oportunidad para reconocer ese reflejo del espejo, sin distorsionar. Claro. Nítido. Lleno de chispitas brillantes, esas que revolotearon siempre y que no todos los días nos paramos a observar.

Y descartamos el ruido, y suena soul, funky, jazz y rock. Nos movemos con vaivén placentero, chasqueando los dedos y moviendo la punta del pie.

De nuevo la línea curva en los labios de medio lado. De nuevo la sonrisa.

Porque al final, el amor siempre gana.
leer más   
16
18comentarios 157 lecturas versolibre karma: 138

Gravitación

Y tendemos a enredarnos entre brazos, piernas, dedos y pensamientos.

Al final, todo aquello que había estallado en el Big Bang, busca la manera de ordenarse, de dormir en forma esférica.

Nuestros pedazos orbitan juntos.

Estamos abocados a encontrarnos entre átomos de palabras.

Somos verbos errantes,
corazones vagabundos.
leer más   
26
27comentarios 176 lecturas versolibre karma: 122

Nunca supe mentir...

Pretendí ir de farol
(¡ya no te quiero!, grité)
y lo único que sé hacer bien es mantenerlo encendido.

Por las noches.

Por si decides acurrucarte cerca,
en cada sueño.
leer más   
17
19comentarios 142 lecturas versolibre karma: 151

Calcinada por un "te quiero" mudo

Le llovían claveles en los pómulos,
zumo de tomate en su boca.
Picante y salada,
derramaba palabras
desde cántaros aéreos.

Todas menos dos.

Esas le ardieron por dentro,
fueron caramelo líquido incendiado.
Le deshicieron la lengua del alma.
Le quebraron el pecho,
hipocentro del recuerdo
y sus sacudidas.
leer más   
17
13comentarios 117 lecturas versolibre karma: 127

Fusibles destartalados entre eclipses mentales

No sabía si odiaba su forma de irse, ahogando cualquier ápice de ternura,
o si explotaba de ganas cuando volvía a buscarla, en silencio, entre las pestañas.

Eran largas. Solían mantener sus pupilas en penumbra. Como sus pensamientos, desconocidos con sombrero de copa (de vino tinto).

Ondas concéntricas hasta la desgana más absoluta. Fragmentos de amor sin adulterar desperdigados por el suelo.

Los recogía convencida de no volver a usar pegamento.

Los miraba de reojo y formaba el puzzle en la cabeza. Se los sabía de memoria: "este es su mano en mi boca, este otro es la pierna enredada al muslo nocturno, aquel son las horas de insomnio...".

Muertos por inanición, se les había olvidado comerse a bocados de terciopelo y mordiscos traviesos.

Desgastados a base de lengüetazos de versos.

Odiaba guardar en las horas silenciosas los gritos pidiendo su vuelta.

Amaba su forma de irse y quedarse.

Eso la mantenía consciente antes de la operación quirúrgica: dejó el corazón en el alféizar de la ventana, por si las lechuzas quisieran llevárselo lejos.

Donde no pudiese sentir su pulso triste.
leer más   
9
4comentarios 43 lecturas versolibre karma: 100

Saliva que empapa la huida

Se empeñaba en carbonizar el musgo húmedo.

Prefirió vivir en la aridez del olvido, sabiendo que cada noche soñaría con sus besos líquidos.
leer más   
16
12comentarios 105 lecturas versolibre karma: 122

Con pata de palo y parche en la boca

Entiéndeme, bucanero:

Los surcos en el mapa de mi piel
tienen abismos hacia lo desconocido.
Se quebraron sus esquinas,
ardieron todos tus cálculos de cabotaje...

Y todo por llegar a islas desiertas.

Donde no había olas,
ni huracanes,
ni lodos,
ni loros que repiten la misma historia.

Donde no estabas tú,

asediando mis velas,
arañando mi mástil,
esclavizando mi rumbo.
leer más   
17
19comentarios 143 lecturas versolibre karma: 126

Me he olvidado el telescopio

Tras la caída en picado hacia el fondo del vaso, entre hielo menudo, bañada queda la lengua en bebida espirituosa y serpentea helicoidal.

Sumerjo las ansias truncadas, las tensiones resueltas entre los recovecos de la mente.

Y golpeas la puerta de los sentidos. Preguntas incesante si pueden salir a danzar a oscuras.

Te percibo la silueta en mitad de la nada. Niebla sobre el agua cuando Sirio se regocija en el techo del mundo.

Desconozco si tus manos son ásperas o suaves, si sujetan con fuerza o desabotonan sin un mañana.

Las mías lo saben. Lo han visto. En su fase REM. La de las revelaciones alucinógenas, las que arrastran los deseos al sueño ligero, vaporoso.

Y la piel bombea al compás de la noche.

¡Saltemos al lago!

Pero sin tejidos artificiales. Tan solo las células curiosas, las que pasan electricidad a unos milímetros.

Me he olvidado el telescopio a la vuelta de la esquina. Tendrás que llevarme a ciegas hasta lo más alto, hasta que mi cuerpo caiga rendido.

Encendido.

En los brazos de la ignición.

En los tuyos... en los míos.
leer más   
16
22comentarios 105 lecturas versolibre karma: 143

Dormir entre versos blandos

Nos dimos las buenas nubes antes de volver hermética la tormenta entre las sábanas.

Soñamos que nos precipitábamos en el viento y su plenitud, los labios fueron moldes, cortezas de abedul.
leer más   
21
12comentarios 94 lecturas versolibre karma: 128

Noches de fragua

¡Por qué se abre el suelo si he roto el cielo de tu boca!

Eres la conjetura más canalla que ronda en mis noches naranjas.
leer más   
19
14comentarios 109 lecturas versolibre karma: 140

Restos de metralla

Me he subido al ascensor de lo sublime. En la azotea te he encontrado, entre pentagramas de luces y silencios que retumban sobre carcajadas de madrugada.

Un puzzle de plantas de madera y hierros oxidados, de trozos de fuego y lava en calma.

Aunque salte de dos en dos los peldaños de la escalera de incendios, siempre llego al origen de esta lengua de mariposa que se enrolla y regala sílabas azules.

Cuestión de equilibrio, tus brazos y los míos.

En el tejado observamos el mundo. Pequeño, cabe en nuestras retinas, hilos de cobre.

El cuento de nunca acabar, nos sobran los pretextos para que las bocas se encuentren al girar la esquina nocturna.

O diurna, qué más da.

Hilvanamos labios ansiosos por explicarse y también por callarse a besos.

No me apetece dejar de soñar. Es un chasquido de dedos, un parpadeo. Un gesto.

Rotundo.

A la velocidad de la luz hemos conquistado la elipse de nuestras ganas. Hemos dejado diminutos los restos de metralla.

Viajamos ligeros, repletas tiritan nuestras almas.
leer más   
20
15comentarios 111 lecturas versolibre karma: 129

En la cuerda floja

Éramos dos cuerdos elásticos, hasta que la locura tensó lo que quedaba del cordón.

Ahí caímos sin red, directos a la boca.
leer más   
22
19comentarios 154 lecturas versolibre karma: 130

Se cuelan las gotas

La gravedad arrastra cristales esféricos.
Se rompe el cielo en millones de burbujas acuosas que se precipitan en las sienes de los que miran la metamorfosis del viento.

Se cuartean las nubes como granadas maduras. Se desprenden sus cuentas transparentes hasta que pintan los labios húmedos del otoño.

El calor sofocante ha sido amante estival.

Llegan los días más cortos y los amores a fuego lento.

Las primeras tormentas dejan desnudos los rincones furtivos, los recodos de calles ladronas de besos.

Soplan vientos viajeros, aire templado y labios inquietos.

Llegan tormentas tatuadas en turquesa, nubes verdosas y sueños viajeros.

Lluevo.

Soy aguacero.
leer más   
16
19comentarios 135 lecturas versolibre karma: 128

Desangrarse no es una opción

Cuanto más me cierras la atmósfera, más alto vuelo, gravedad cero entre pecho y espalda.

Cuanto más papel de regalo pesado me grapas al alma, antes salgo del envoltorio.

Quiéreme libre, respétame al alza, no me ancles a la niebla oscura.

Dame almohadas blandas, llévate tus pesadillas asomadas al balcón... y esa ristra de sábanas duras.
leer más   
14
24comentarios 111 lecturas versolibre karma: 134