Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

La Alegría

Sentimiento, consentido del alma que no camina errante por la
vida, sino que tiene maneras que reafirman el equilibrio
interior o exterior de síntesis efusiva, de amor, ilusión, cariño,
anhelo… que sólo así se explica, como es posible hallar
almas sin su existencia, que a medida que crece ese plano
en un área básica donde descansa, se desarrolla, se inicia… el
destino, el camino a recorrer, los mundos cercanos, los planos
paralelos o cruzados… dejando su impronta, carisma,
efusividad, emoción… para que no se apague esa llama
que encendida tiene su habitad que sostiene la vida y que
contiene lo esencial y básico para que en plenitud se
tenga esa cita diaria con la alegría, que debe ser continua,
constante, motivadora, simpática, emocionante… a lo largo
de la senda por donde se transita, que los obstáculos
convertidos en sentimientos que viven junto a ella, la
marchitan como son la preocupación, la tensión, la desgana,
lo apagado, la desilusión, el enfado, lo existencial,
el miedo, el refugio, las querencias… de encuentros de ambas
realidades desde ese plano particular que el poeta la describe
como “que existen ambos espacios en el alma, y que si no
se produce la suficiente energía positiva que contrarreste
la negativa en nuestro mundo interior y en nuestro alrededor,
no se enciende la chispa que pone en marcha el brillo en
los ojos, la sonrisa, la emoción, la efusividad, el agrado, el
aprecio, lo amado… todos motivos de alegría, pues la vertiente de
la desilusión se encuentra en continua y distinta fase evolutiva
interior o incluso exterior, que se expresa por querer ocupar
cualquier resquicio que deja la dulce melodía de la alegría,
y si se produce la captación de estos espacios en un momento
determinado, debemos contrarrestarlo poniendo en valor
todo nuestro carisma, fortaleza, valentía… y cuando nos
demos cuenta debemos de reaccionar para poner a salvo
nuestra apasionada alegría, y para que ello no pase, que cuando
está la vertiente de la desilusión ella camina sola, a su ritmo,
frecuencia, cadencia… y todo lo ocupa este ambiente distinto,
alterado, perecedero, desolado, triste, incluso a veces lúgubre,
que para desterrar de nuestro interior esa desdicha, debemos de
valernos de nuestra capacidad innata o reforzada, de discernir
que es la paz emotiva, la humildad creativa, el sosiego que
medita, la calma así descrita, la tranquilidad que transita, y
como meta que nos motiva, y para recuperar los pasos
o pisadas entregados o perdidos en esa meta disfrazada de
cordero que nos debilita, y que no está en nuestra órbita o
se ha salido, perdido, extraviado… con la desilusión descrita,
se precisa que no tenga vigencia, que no se transite por
esos terrenos abonados que necesitan confluir con otras almas
donde tienen su calado, su naturaleza que está escrita, que se
contiene en el continente de nuestro cuerpo, provocando
intranquilidad, que efímera es su dicha, pues tener la alegría
de nuestro lado es a la vida un comienzo sustancial, vivo, con
buena belleza, con ríos de tinta que describen su fina apertura
al mundo interno donde habita, con sabia madurez de los
cuerpos, que en edades mayores se sabe descifrar si se tiene o
se necesita, pues en etapas juveniles todo es al mundo creativo
de la alegría su eterna melodía, que está tangencial a la falta
de obligaciones, que la amplifica, extiende, clarifica, muestra…
y la inocencia que una vez perdida no se recobra, a no ser que
volvamos en los recuerdos atrás en el tiempo ya vivido en la
vida, para descifrar él porque antes si y ahora ya no nos habita,
que según el poeta “la alegría es a nuestro ser permanente y
permanece hasta que perdida la inocencia, se debilita, se
aminora, se contrae, se deforma… y todo toma otro color
más apagado, tenue, desalentador, insano… Y a no
ser que esté en relación nuestra mente, con el corazón, el alma
y el espíritu, si se encuentran lastimados, heridos, debilitados,
desanimados… casi siempre por desamor, desilusión, desánimo,
desgana, desamparo… y todos estos efectos aumentan o disminuyen
según nuestro estado o grado, que la alegría depende en gran medida
de la esfera interna e íntima, pero igualmente de lo que nos rodea
en mayor o menor medida, se podría decir que es volátil o efímera,
aunque se puede alcanzar el estado de eterna alegría, por tener un
mundo interno equilibrado, donde cada objeto toma su perspectiva".
La Redondela 25/06/2019 19:57 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
8
6comentarios 81 lecturas prosapoetica karma: 83

Soles y Sombras

Qué bonita es la existencia divisada en un balcón, desde donde se
alcanza la fracción de tiempo que tarde llega en estas fechas el
atardecer, cuyos rayos de iluminación cada vez más efímeros, y
que salen del horizonte hasta que se apaga su resplandor, ese que
da la vida, la claridad del día y sustenta todos los sistemas que
forman parte de la tierra que se contempla de distinta forma
dependiendo de la altitud, a la que nos encontremos, desde las
alturas de una montaña, desde un acantilado, desde la orilla del mar…,
o desde nuestro balcón embelesado todo cambia de color, pues
nuestro Astro Solar va reduciendo su presencia, y el color
anaranjado en tonalidades más o menos claras hacen de despedida
hasta una claridad en un nuevo amanecer, sea divina de ver,
que todo es maravilloso contemplado con luz natural, ya
que es la luz artificial, la que ilumina la oscuridad de las noches,
esa que no llega a cubrir más que una fracción de espacio
concreto, reducido y tenue, ese que hace aparecer los seres
de lo oscuro, que se mueven en su ambiente, los murciélagos
mamíferos que emiten hondas para detectar en su vuelo
zigzagueante los obstáculos que se encuentran, ya que las hondas
chocan y son emitidas de nuevo de vuelta hacia unos receptores
que tienen estos seres, que sortean de forma extraordinaria
los objetos que halla, pues no tienen ojos para visualizar
lo que delante tienen, que si ya es difícil volar en la oscuridad
de la noche para alimentarse, aún se hace más complicado
hacerlo sin ese órgano vital que tenemos todos los mamíferos
que es la vista, como sustento vital de la vida, pues hace
de su falta de visión una adaptación inmensa que ha creado
a lo largo de su existencia, incluso vive en la oscuridad de
las cuevas, huecos, cavidades…, pues la luz del sol no es
buena para su maestría que demuestra sólo en la oscuridad de
la noche, peripecias, cambios de sentido, elevaciones, descensos…,
todos ellos de forma rápida, casi imperceptible, y vive
colgado en los techos de las cavidades boca abajo, y dice el
poeta “cómo es posible dormir, de esa manera tan distinta
a otros seres vivos, sosteniendo su peso en su descanso,
sin perder su asidero, ello es porque tienen adaptada sus
patas de forma que agarran y no sueltan lo que tienen cogido,
y otra cuestión que asombra es la captura de sus presas en vuelo,
este mamífero singular, sale en los atardeceres recorriendo
distancias considerables en su territorio", que los contrastes que
deja el Sol, en las zonas de sombra o umbría son mucho
más rápidos de comenzar, pues se oculta el Astro Solar antes,
ello presenta diferentes claroscuros y claridades, que
hacen de esos atardeceres únicos unos ecosistemas diferenciados
de adaptaciones que cada ser vivo en su evolución aprovecha
al máximo cada instante de luz visible, y todo se observa desde
este balcón que me nutre de vida, que ya va creándose la oscuridad
definida, pero antes el Sol nos saluda a su forma, que un
mañana es probable que siga y se produzca de nuevo un amanecer
creado para que la vida evolucione, pues si llegara el día
que la claridad no se produjese en los tiempos determinados,
todo cambiaría, se provocaría un desequilibrio de las horas de
iluminación y exposición a las que no se está adaptado,
ya que esas adaptaciones son de miles de años atrás, para llegar
a nuestros días, que las primaveras se acortan y aparece antes el estío
y los otoños cada vez más alargados adentrándose en la
época invernal, estos cambios repentinos no son buenos para
ninguna especie, pues provocarían fuertes desequilibrios, en la
pluviometría, en la exposición a la luz, en la temperatura,
en los vientos provocados por diferenciales térmicos ampliados
o disminuidos donde el aire caliente sube, pues pesa
menos y el aire frío baja al pesar más, creando las corrientes
térmicas y si aumenta cualquier variable o disminuye, un efecto
son las corrientes marinas más cálidas que provocan el
deshielo de los polos, aumentando el nivel de los mares y océanos,
incluso ese desplazamiento de las masas de agua podrían variar
la inclinación del eje de rotación de la tierra, esto sí que sería
destruir lo que hoy conocemos, cambiando el ángulo de exposición
de los rayos solares, crearían desiertos donde hoy hay vergeles
y vergeles donde hoy existen desiertos, subirían las temperaturas en
determinadas zonas y bajarían en otras, aumentarían las lluvias en
algunas latitudes y disminuirían en otras, igualmente los vientos
y sus corrientes térmicas variarían, lo que produciría
fenómenos como remolinos, tornados, tifones, huracanes…,
donde hoy no se dan como ejemplo, y dice el poeta “que
podemos hacer para variar todo eso, crear nuevas masas
arbóreas, arbustivas y herbáceas que transforman el dióxido
de carbono en oxígeno, para compensar y así disminuir
los gases de efecto invernadero, ya que a menos masas vegetales
y seguir aumentando las emisiones de dióxido de carbono
como gas a la atmósfera, creamos más elevación de temperatura,
vientos más fuertes, más desequilibrios con el oxígeno que
disminuye, si no tiene mayores masas vegetales para convertir
dicho gas por la fotosíntesis en oxígeno, si no están los vegetales,
el dióxido de carbono y otros gases proyectan sucesivamente
los rayos solares sobre la corteza terrestre, al funcionar
como lupas esos gases, elevando la temperatura a ras de
suelo y si no se compensa, lo que podría provocar que todos
los gases serían más volátiles a ras de suelo y sus posibles efectos
en el oxígeno y a su vez sobre todos los seres vivos, pues es
nuestro sustento, entraríamos en un nuevo mundo, desconocido.
La Redondela 16/06/2019 18:34 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
10
9comentarios 140 lecturas prosapoetica karma: 92

La Imaginación

Desde las letras que fundidas con el papel atesoran palabras,
oraciones, estrofas y versos, que laten por si solas al
compás de los dedos que sostienen la pluma o suavemente
imprimen velocidad al teclado de color blanco y negro,
pues que sería del conocimiento sin esos instrumentos, que
hacen correr ríos de tinta, por diferentes y distintos
senderos, esos mismos que el poeta asimila, interpreta,
sostiene, relaciona, perfecciona…, y su alma creativa que le
sale desde dentro, que sería de la poesía sin el cante de un ave
pasajera, sin la hoja que mecida por el viento la moviera,
sin los pasos y paseos que dados forman nuestra senda esa
que recorrer es lo primero, sin el amor que fluye y emana de
amores que se han querido, se quieren o comenzarán
pronto historias de amor sincero, sin la música que sueña
el compositor en su mente y traslada a la partitura e igualmente
sobre blanco y negro, sin poder el poeta enfrentarse al papel
y componer imágenes, metáforas, comparaciones, un símil,
circunloquios…, que hagan mover los sentidos y con ello
los sentimientos, sin las palabras creadas que tienen melodías
como te quiero, te amo, unos besos, caricias…, que con
ternura se dicen y se dan…, pues son todos descubiertos por
nuestro fuero interno ese que atesoramos fluyendo, y es
la creatividad en los espacios del alma donde se halla
junto a la verdad que nos hace libre como el viento pues sale
limpia sin más ropajes que la palabra, pues a más verdad
más coherencia esa que sale desde dentro igual que el mundo
creativo de los poemas y versos, y a más coherencia más
felicidad, pues descansan juntas y salen siempre andando a
paso lento, como es la escritura a las letras que sueñan con esa
frecuencia los poetas de todos los tiempos, y junto a ellas el
buen gobierno de nuestro cuerpo, ese que sabe de todo sin
necesidad de correcciones pues descansa en el buen y animado
respeto el mismo que se da a un niño, que a jóvenes, a los
adultos o a las personas de edad que son enciclopedias vivas
de argumentos, memoria, ideas, recuerdos, experiencias, tío
“maña” ese que el saber popular así bautizara por ser ayuda
cuando se acaban los principios, los valores, los usos,
las costumbres, las tradiciones y sólo se queda el cuerpo
uniendo alma, corazón, espíritu y mente, enfrentando el
problema que es de resolución difícil, y en su ayuda viene a
salvar la situación, el momento, las circunstancias…, y todo
parte del buen gobierno, que descansa por igual en un
lugar del alma, pues no hay clases, ni escuelas…, sólo la
universidad de la vida enseña a tener ese magisterio, e igual
a más gobierno más coherencia, pues igual tiene que serlo
ya que son pilares del fundamento de los cuatro elementos y
todos juntos en el propio cuerpo, y si algo crea, la verdad, la
felicidad, el buen gobierno personal y la coherencia como
si fuera a modo de ejemplo el pegamento que los une y funde
a las letras en el papel, pues es la respuesta a tantos
argumentos vacíos, falsedades, mentiras, rencores, el silencio
hiriente, la maldad…, todas enfermedades del alma que no
haya consuelo, que la imaginación descansa en el mundo
creativo, ese que crea quien puede hacerlo, pues son esencias
que no se venden ni se compran, sino que nacen desde y
por dentro de nuestro cuerpo, con los mimbres de verdad,
felicidad, buen gobierno y coherencia que une lo diverso,
creando rimas y versos, poemas de síntesis, que arte
transmiten y corre la tinta por la pluma, cuando unidos
crean poemas con paso lento, en los encuentros .
La Redondela 18/06/2019 22:35 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
9
10comentarios 94 lecturas prosapoetica karma: 100

La Rosa y el Clavel

Tiene la rosa
un nuevo
amor, apuesto
más joven
y esbelto
que ella, que acepta
aunque son amores
prohibidos
al nacer, que ambos
en mi jardín
se han conocido
y hablado, de sentimientos
que su querer
está escondido
pero tiene brío, de emociones
que aunque
de especies distintas
se trate, son correspondidos
que ambos
han coincidido
en el tiempo, y en el espacio
que la primavera
es agradecida
y eterna, con la vida
de los amores
que se
han amado, y con fuerza
aún
estando así
censurados, se miran
que amores
puede haberlos
llenos de sentidos, se desean
los corazones
que laten
al verse recíprocos, se besan
y el fruto
nacerá en una nueva
época donde las flores, imaginando
están nuevos caminos
que deben ser
recorridos, que su retoño
germinará
brotando junto a ellos
desde el primer beso, fue concebido.
La Redondela 12/06/2019 15:19 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
4
4comentarios 52 lecturas prosapoetica karma: 70

La Coherencia

La fuente del saber lleva a escribir a este poeta, sobre una palabra
que encierra muchos mundos y planos de esos mundos como
es la coherencia, palabra mágica donde las haya, pues con sólo
nombrarla se le viene a este poeta y libre pensador, unos
singulares pensamientos valga la redundancia, sobre esta
estructura básica y elemental, pues de ella depende
un todo que cada uno queramos asimilar, conducir, reflexionar,
indagar, observar, relacionar, interpretar, manifestar…,
pues como unión de sinceridad, honestidad, verdad, felicidad,
emociones, sensibilidad, razonamientos, pensamientos, idealizar…,
es un estado personal completo el que está en esta palabra
de contenido enorme, sincero, transparente, perdurable, estable,
consistente…, pues no hallaremos otra igual, porque tiene
influencia sobre todo lo que decimos y hacemos que tiene que
guardar una relación de fraternidad, comprensión, estima,
ponerse en el lugar del prójimo para saber escuchar lo que
nos quiere manifestar, decir, concretar, estimar, dar valor, querer,
ilustrar, dar ejemplo…, y todo antes que la incoherencia entre en
escena, pues tiene su espacio de libre expresión, aunque
desnaturalizada, desvirtuada, descentrada, innecesaria, con falta
de rigor, de equilibrio, de sanidad…, que sin prestar atención a
lo que piensen, sientan, digan, propongan, crean…, los demás, quiera
imponer un modo de ver, sentir, vivir, conocer, ver una
realidad efímera, sin contenido, sin aportar nada que de ilusión,
alegría, aliento, fortaleza, vida, amistad, fraternidad, entendimiento,
creatividad, imaginación…, y todo porque está mágica palabra la
coherencia encierra todos los mundos, los planos, las vertientes, los
hechos, los dichos..., que se deben corresponder con lo referido
ayer, por hoy y para el mañana, ya que los elementos básicos no deben
variar, pues que sería de una naturaleza de persona cambiante, que
como una veleta que el viento la lleva donde quiera, sin quererse
defender, argumentar, reflexionar, conversar, descifrar…, dentro de
los mundos básicos de la tierra, el fuego, el aire y el agua, que en el
interior de esa diversidad está el ser humano que necesita de todos
esos elementos para poder sustentar su vida, pues de ellos depende
su propia existencia, y como básicos que son de ellos salen múltiples
planos como gamas de colores existen en nuestra realidad, ya que
como un ser humano va a diferenciar o discernir algo que en
su naturaleza no está, pues no lo conoce, y por lo tanto no puede
acceder a su interior esas fuerzas contra natura que existen en almas
de personas como el rencor, la infelicidad, el dolor, la rabia, la envidia,
la pena, la maldad, la vanidad, los celos, el odio, la mentira, la avaricia, …,
y todo ello como expresión de los males del alma, que como todo
tiene un peso y una carga, más o menos dura o difícil o sencilla de llevar,
pues en la naturaleza interior todo cabe y lo que trata es transmitirlo a
otras almas y como será tener que descargar todos esos males sobre los
demás, queriendo causar heridas interiores muy difíciles de curar y
cicatrizar, para quien reconozca esos males, porque su interior los conoce
y por ello pueden acceder sin más, que la coherencia es fiel amiga de
quien en la vida se corresponde los dichos con los hechos, y no hay
espacio para otra realidad, que el plano que rodea a la coherencia tiene
tantas vertientes como personas la sepan interiorizar, expresar y realizar,
que tiene influencia definida sobre la felicidad, a más coherencia más
felicidad, porque como el agua tiene su ciclo, y vuelve a empezar,
la felicidad eterna es cíclica y se puede encontrar, en lo básico de las
almas que así deciden actuar, pues cada una de ellas tiene vida propia
y su estilo de hallar las esencias, lo simple, lo austero, lo necesario,
la prudencia, la honestidad, el amor…, que tenemos y damos a los demás,
al igual el plano de la verdad, tiene múltiples vertientes, ya que existe en
cada persona su verdad, que al igual hay muchos caminos para llegar
a Roma, unos más fáciles y otros de más dificultad, así es la verdad
interna de las almas que la practican como algo natural, y al igual
existe el gobierno de la persona que se sabe llevar por los senderos
de la vida, con respeto a los demás, que con estos mimbres comienza el
camino para alcanzar la felicidad eterna, haciendo buen uso de
los elementos básicos de los mundos con coherencia esencial que
están en la tierra, el agua, el fuego y el aire, y en los planos de la
verdad diversa, sana y natural y en el buen gobierno personal.
La Redondela 18/06/2019 02:32 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
7
10comentarios 93 lecturas prosapoetica karma: 103

La Felicidad

La felicidad, está en espacios y momentos
concretos de las vivencias, porque lo que
es la eterna felicidad estaría en un ámbito
muy reservado de nuestras almas, y para
hallarla nos llevaría a un plano donde las
percepciones y los sentimientos fueran
transparentes, igual por dentro que por
fuera, igual los dichos que los hechos,
ser fiel a uno mismo e igual con los demás...,
o sea que estaría cerca la felicidad de
mantener la coherencia en la vida, si se
hace así, encontraríamos la felicidad en
un ave que posada canta, en la brisa que
nos muestra la frescura del atardecer,
en un detalle sencillo de cariño, en la
suave palabra dicha al oído, en un te
quiero lanzado al aire, en la sonrisa de
un niño..., y dice el poeta como hallamos
ese camino "es claro, diáfano, luminoso...,
es una senda descrita por nuestro destino
si seguimos lo dicho, con amor al prójimo,
sencillez de espíritu, entrega constante
a nuestros seres queridos...," la felicidad
se halla siempre junto a los demás, pues
no existe una felicidad que camine sola
o esté libre del vacío, solamente poniendo
en relación alma, corazón, mente y espíritu
para que hallen su equilibrio, desde nuestro
interior hacia fuera, lograremos ese destino.
La Redondela 14/06/2019 11:36 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
9
9comentarios 107 lecturas prosapoetica karma: 76

El Reloj

Existe un reloj que se encuentra situado en la fachada de
un Ayuntamiento, que marca las horas con un sonido
característico, y no es que sea mejor ni peor que otros
iguales o parecidos, sino que es diferente, se
compró con el donativo de los vecinos, que sobre
los años ochenta, se reformo ese edificio, y situado en
su fachada después de que se comprara, habiendo
llegado la recolecta a la cifra de tres mil euros, en
antiguas pesetas, y es un recuerdo guardado en
la memoria colectiva de los paisanos del lugar, que lo
tienen en un sitio de su corazón, pues tiene
historia, más que acreditada, siempre ha estado en
todos los eventos importantes de la Villa, dejando su
impronta con su inigualable sonido, dando las
horas, que se escuchan en lugares lejanos a su ubicación,
ya que tiene un sonido profundo y claro, y es
exacto, pues desde que se colocó no ha fallado en
dar la hora todos los días del año, lo que tiene su mérito,
que aunque se le realiza una revisión todos los años de
verificación y rutina para que todo esté en perfectas
condiciones, que suele hacerse en el mes de noviembre,
ya que el día treinta y uno de diciembre debe ser
exacto, en su hora y sonidos, y es que todos los moradores
se acercan a escuchar las campanadas en la Plaza del
Concejo, y entre la emoción, el júbilo y la alegría de
la entrada de un nuevo año, todos expectantes a las doce
y para comer las doce uvas, suena doce veces y la fiesta
comienza, siempre de forma más o menos tranquila,
que desde siempre el tiempo pasa de otra forma
o manera más lenta que en otros lugares y no será por
fallar en atrasarse o adelantarse, sino que la magia
de la Villa hace que todo ocurra, como en otro tiempo,
sin prisas, a un ritmo pausado casi lento, pues la
vida no se mira por minutos y horas , sino por
tener siempre el tiempo a nuestro favor, y dice el
poeta “como se consigue eso”, muy fácil contesta, "todo
se mide por el reloj biológico que llevamos en nuestro
interior que nunca falla, y es exacto, y el secreto
está en que cuando toca el sueño y dormir se vuelve
sagrado el respeto de unos a otros, nada de ruido,
se hace el silencio, por la mañana o al amanecer , cada
cual se dirige a su faena de forma pausada y con
tiempo, que las prisas son malas consejeras, y nadie
quiere eso, las horas del desayuno, la comida, la
merienda y la cena, están marcadas por el sonido del
reloj, que todos coinciden en tener un horario
único, fijo y fácil de escuchar, y así es la vida de este
mágico reloj y mágica Villa, que tiene casi cuarenta
años, de existencia, quieta, pacífica y fija".
La Redondela 17/06/2019 02:05 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
4
4comentarios 59 lecturas prosapoetica karma: 65

A la Orilla del Mar

Pasos, repaso el día espléndido que
se ha vivido, sigo mis pasos que me
traen de vuelta por el camino andado,
que echo de menos tus pupilas, que
clavadas están en las mías, donde
el mar tiene su rompeolas, y el ocaso
repentino de las olas, que pierden
su verticalidad, creando espuma de
blancura cristalina, al igual que tu
mirada, estaba junto a la mía, y hoy
me llega el rumor de las olas, que yaces
en otra morada, fría, inerte, sin vida,
en el mundo del olvido, que ya no
creo versos amplios, vivos, de buen
regocijo, animados, sentidos, de
colores, con frescura…, mis manos
que junto a mis ideas brotaban mi
designio, en ti convertido en alma
viva que hoy camina errante, junto
a mis versos que no te hallo, ni de
noche ni de día, ni a la luz de la luna,
ni cerca de la orilla, ni en las altas
cumbres que antes veía, ni en los
senderos amplios junto a la ribera
cristalina, ni cuando el río entrega
al océano su dulzura en agua salada
convertida, ni en el atardecer que
termina con el sol tras las nubes,
tampoco en la barca de mi vida que
siempre a ti me conducía, ni mis pasos
titubeantes encuentran el sentido
y tierno amor que nos teníamos, pues
ya quedó atrás la fecha que fija está
en el calendario y no se olvida, que
todo queda en el espacio del vacío
de nuestras almas, en la penumbra
de la luz que antes brillaba, en tus
manos que las mías mimaban, en los
besos ardientes que hoy no hallaba,
en tu cuerpo resplandeciente que ya
hoy blanco me apesadumbraba, en
la línea de tus labios entreabiertos
que sonreían mimetizados con los
míos y ya no estaban, hoy miro al
árbol de la vida, con sus hojas ya
perdidas, me crean sus yemas así
latentes la sensación que de nuevo
tu corazón latía, que tus ojos me
miraban, que tus labios me besaban,
que la Luz estaba encendida, que
me sonreías, que me animabas, pero
todo se caía, como las torres que en
la arena junto a la orilla del mar se
hacían, con tus manos, ya no las veía.
La Redondela 16/06/2019 20:37 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
3
4comentarios 50 lecturas prosapoetica karma: 60

Sale el Sol

Siempre se tiene la esperanza de un nuevo día que llegue para
continuar con la rutina de lo cotidiano, sin mirada creadora,
ese que nos aleja de ver cada momento de la existencia
como un nuevo amanecer a la vida, como un nuevo
despertar que trae nuevas expectativas, como un rayo de
luz que entra por nuestra ventana y que claro lo veía, como una
palabra amiga que nos muestra nuevos pasos
que quedan por andar, despejados de nubes que amenazan
la claridad que sentía…, pues todo es melodía en el alma
mía de donde salen las poesías en versos con abundante rima,
pues así es como siento los caminos de momentos
que son irrepetibles y que jamás se olvidan, porque ayudan
en el transito y en la transición de los días con
sus horas, lentas o rápidas, interesantes o aburridas,
cotidianas o exclusivas…, que todo
depende con el ojo del cristal con que se mira, y que nuestro
interior es de una riqueza infinita, que no debemos
dejar que se apague, pues contiene el frasco
de las esencias de quien somos en realidad, almas de
irrepetibles sintonías, con sensaciones vividas, esas que nos
ayudan a enfilar los minutos, de manera distinta,
ya que el enfoque del punto de vista es una forma de corregir
faltas de visiones, opacidad que no ve, falsas ilusiones, nula
creatividad…, pues el tarro de las esencias lo controlamos
nosotros, ya que se cría y se crea en nuestro mundo
interior, y es de naturaleza fina a todo lo que nos rodea cada
amanecer, que los ojos observan, miran, contemplan,
visionan…, formas y maneras de nuevas rimas
esas que se funden en la forja con nuestro calor interior,
que les aporta la energía y la fuerza creativa, que
marcan nuevos rumbos en el arte, y son las poesías maneras
de expresión de ese inmaterial arte que descubriera, siendo
niño, en los juegos que me entretenían, en las moradas eternas
realizadas con materiales naturales, reciclables, reutilizables…,
de las personas sentidas que acompañé en sus vidas
y que a cambio me aportaron raudales de entendimiento,
comprensión, sabiduría, imaginación creativa…,
aportes de enciclopedias vivas que los mayores me
trasladaban en horas de silencio y escucha paciente por
parte de este poeta de luces, que en aquellos días, recorría
a la vecindad que eran amigos de toda la vida, y que
divertido ocurría las enseñanza que se materializaban a
borbotones que así aprehendía, la forma y manera de tener una
existencia rica en lo simple, sencillo, básico, sobrio…, pues
de nada sirve subir a las nubes, o a la luna de Valencia,
o estar en el mundo del olvido, o buscar las
esencias donde no se hallan…, que la poesía es la manera
de expresar tanta vida interior concentrada que como
gotas de manantial frescas brotan y salen por
sendas que son de largo camino por recorrer, que la
vida continua mostrando, nuevas formas
de vivencias del ser, para con la riqueza franca interior
esa que nunca decae o no se pierde en los senderos ya iluminados,
esos que son conocidos por su poesía en su realidad creadora
que son labradas, sembradas y que del riego se ocupa el poeta
con el mismo agua fresca que se haya en su morada de ensueños
donde los campos sembrados verdes los veo, ya que reciben
luz del día, miradas tiernas, la suave brisa, el calor humano…,
y todo visionado y realizado desde el plano del verdadero amor.
La Redondela 02/06/2019 01:39 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
7
6comentarios 98 lecturas prosapoetica karma: 76

Los Sin Techo

Existe una morada, celeste en el cielo donde sus moradores, siempre
debieron, deben y deberán ser los primeros en su existencia en
la tierra como en el cielo, aunque la vida, sus dificultades,
sus enfermedades, sus sin sabores, sus miserias, sus inconvenientes,
sus críticas destructivas, los malos actos, los que están
desamparados, los que no hallan consuelo, los que viven o hacen
el vacío, los que no encuentran el camino, los que no creen en
nada ya, los ladrones de almas, los que creen que los
vicios algo pueden remediar, los olvidados de esta vida, los que
nacen sin esperanza alguna, los que están en el sufrimiento
perpetuo, aquellos que sembraron y no recogieron nada, todos
los que persiguen ser libres y encarcelados se hallan, los
miedos, sus almas desangeladas, los que el frío sufren
sin la calidez de una palabra, los que anteponen el beneficio
a lo necesario, los que viven de lo que hallan en los
desechos, los espíritus abandonados, los que en la mente
no encuentran la fuerza, aquellos que sobreviven pero no viven
dignamente, los que sin amor malviven, aquellos que
viven en el silencio, los que están en los soportales, en las calles,
todos los que al raso duermen, los que ya no están pero
quedaron sus ejemplos…, este poema está dedicado a los que
duermen sin techo físico, emocional, de alma, de amor, por desprecio,
por desamparo, por la distancia, por perder lo, por no poder
mantenerlo, por no tener cuatro paredes, por faltar las
puertas y ventanas, por caer goteras en la lluvia de desconsuelo…,
y todo por el mísero don dinero, la despreocupación, la indiferencia,
la incomprensión, la falta de confianza, la acumulación
desmedida, el desprecio, las necesidades no cubiertas…, y dice el
poeta “donde estará el amparo, la cercanía, el consuelo, la
palabra amiga, los sueños verdaderos, la vida comedida,
lo sobrio antes que el derroche, las almas queridas, los que
ayudan sin medida, el sueño de los niños, las esperanzas
de los padres, el cariño a los abuelos, el ánimo querido,
la palabra de apoyo, la escucha sin medida, la música que
despreocupa,…, todo ello vive en un lugar de ensueño y a la vez
sin techo, donde cada uno de nosotros tenemos un posible
destino muy verdadero, que un techo no nos resguarda de todos esos
hechos descritos, ni de un billete de viaje por esos probables senderos”.
La Redondela 15/06/2019 22:34 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
2
sin comentarios 32 lecturas prosapoetica karma: 26

La Habitación

Sigilosa, atenta, misteriosa, discreta…, entre claridades
que sombras daba, Doña Cómoda que nunca sintió
la necesidad de incomodar, pues su destino es
guardar lo preciado, bien lavado y sin rugosidades, en
ese habitáculo, que es de madera noble de tejo, y
antigüedad tenía, y se disponía a estar en el rincón
más alejado, pues la habitación es de reducido
espacio, aunque Doña Cómoda no se siente por ello
desplazada de un lugar más céntrico, porque sabe
del aprecio, el cariño y la calidad antigua que
atesora, que eso la hace ser Señora de otros enseres
y muebles, que se encuentran a su lado, pues su
sombra no es alargada, ni estrecha más bien al contrario
baja y rechoncha, que en la habitación la luz le llega
por su flanco izquierdo, casi apagada, pues
está alejada y su dueño busca con el máximo cariño
resguardar la y protegerla de la luz directa, pero desde ese
rincón observa todos los detalles que acontecen
y tiene memoria, de muchas otras moradas donde habitó,
que su antigüedad le hace tener historia, y en lugar
céntrico pero pegado a la pared, Don Ropero empotrado,
que está casi exento de madera, que solo en su frente tiene,
en baldas de su interior y en los cajones, dispuesto para
recibir la ropa de primor, planchada, suave y con un
olor característico a naftalina en bolas y escamas utilizado
para ahuyentar a las polillas que pudieran
querer tener su morada junto a su madera o ropa,
pues son trajes, zapatos, ropa interior…, de gran valor y de
marca antigua, que cada una de ellas tiene y han
participado en actos, conmemoraciones, fiestas…,
y Don Ropero tiene su frente de madera de castaños, de
los que se crían en la sierra de Huelva, y los ebanistas
de Galaroza forjan con habilidad, buen temple y
detalle todos estos excelentes muebles, con
una maestría que asombra, pues Don Ropero no tiene
sombra, por no tener volumen, pero recibe por estar en ese
lugar privilegiado y céntrico luz primorosa, casi propia,
continua, algo apagada…, pero no le importa por
ser igualmente preciado por su noble historia, de bosques
centenarios, de donde podan sus tallos o brotes que le salen
por doquier, lo que hace mantenerse bien cuidados los
nobles castaños, y la puerta de entrada a la habitación
es igualmente de castaño, que su labor es ser
reservada y permanecer siempre en su sitio creando ambientes
diferenciados, dependiendo de su apertura más o menos
entreabierta, que le permite mejorar la claridad en
diferente grado por ser de paso, esos que sus moradores
dan en los momentos indicados, pues es para morar,
que junto a ella se encuentra Don Espejo que
refleja la claridad de los cuerpos vestidos o sin estarlo,
de todos los demás muebles crea sus dobles por
reflectar a cada uno en su lugar, que está hecho en madera de
nogal, noble árbol, al igual que el tejo y el castaño, ese
espejo es mágico pues refracta en su justa medida
a cada uno de sus compañeros de habitáculo, que
son agradecidos pues no les deforma sus imágenes en la
claridad creciente o decreciente que Doña Ventana de nogal
deja pasar, pues es un cristal de Bohemia noble,
preciado y trasparente, sin embargo encuentra delante
a Doña Cortina, que impide la luz directa, creando
diferentes ambientes y sombras, lo que le permite ser Señora
de la claridad silenciosa, fina y dulce, pues endulza
a cada cual en su lugar, donde permanecen desde antaño,
y por último y no por ello menos destacado Doña Cama,
de noble Haya, realizada en el norte de la Ibérica,
por ebanistas bien cualificados, maestros del tallado y
de lo fino, pues el cabecero lo está, con una escena
bíblica de la última cena, y donde moran los
dueños de tan ilustres muebles, así presentados,
pues la Luz es diáfana, clara, nítida, limpia, resplandeciente,
pura…, que regula Doña Cortina, y que salvo en las
noches de luna llena, que lo oscuro se vuelve claridad pura,
que los cuerpos sin ropajes abrazados en Doña Cama
están, y Don Espejo filma las escenas, que guarda
en su memoria, que se reflejan siempre en los días y en
las noches, que con amor se recrean, en esa alcoba.
La Redondela 15/06/2019 18:26 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
2
sin comentarios 17 lecturas prosapoetica karma: 30

Vivencias de Felicidad

La felicidad, no es amiga de la pura ansiedad
La felicidad plena, es al espacio que se llena
La felicidad se sincera, si existe amor a la vera
La felicidad tiene recorrido, si no se pierde el sentido
La felicidad recorre caminos, que conducen a buenos destinos
La felicidad atrae cariño, si te hacen un bonito guiño
La felicidad es agua corriente, que se entrega libremente
La felicidad es afluente del amor, cuando se libera con primor
La felicidad contiene energía, si se practica todo el día
La felicidad sale del corazón, cuando existe buena ligazón
La felicidad es eterna, si se entrega de forma tierna
La felicidad es como el oleaje, va y viene como en un viaje
La felicidad llega en un instante, si no se pierde mucho ante
La felicidad es maestría de esencia, cuando contiene plena conciencia
La felicidad si se tiene, nunca se retiene
La felicidad es sinceridad, como lo es la amistad
La felicidad es muestra del sendero, que se recorre por el mundo entero
La felicidad es al espacio interior, si no te sientes superior
Y dice el poeta “vive la felicidad con pequeños sorbos,
pues pertenece a las esencias, que nunca se liberan como los globos,
pues volar sólo la imaginación puede, si la esencia te lo concede”.
La Redondela 13/06/2019 23:58 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
4
9comentarios 79 lecturas prosapoetica karma: 72

Del Amor

El amor se disfruta, si se halla la ruta
El amor es querido, si tiene sentido
El amor es sincero, si yo por ti muero
El amor no tiene edad, si se siente de verdad
El amor es pasajero, si el viaje comienza en enero
El amor tiene recorrido, si se comienza en abril florido
El amor es una luz encendida, si se alimenta como la vida
El amor es un encuentro, si se vive desde dentro
El amor es valiente, si es transparente
El amor contiene esencias, si se hallan con transparencias
El amor es eterno, si es cálido en invierno
El amor se anima, si se intima
El amor tiene un lucero, si es brillante por entero
El amor es pasión, si es letra de canción
El amor rompe frontera, si se vive una vida entera
El amor es a la emoción, si se palpita de aceptación
El amor es una hermosura, si con el tiempo perdura
Y dice el poeta “vive, siente, palpa, saborea…, el amor desde el corazón”.
La Redondela 12/06/2019 23:18 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
7
5comentarios 68 lecturas prosapoetica karma: 92

Valentía

Esta palabra encierra valores de medida del riesgo,
ese que somos capaces de asumir en
nuestros pasos rotos y que
necesitan de ti, como el temple al hierro que está al
rojo vivo, incandescente y sutil,
como la música que sale de tus notas raudas
con silencios que encienden nuestra luz,
al igual la felicidad encierra
cariño, la entregada gratitud y los elogios que das
tú, que de los desiertos recreas y creas
la vida, donde sólo nacen en los oasis flora, así es
como alimentas la sed, con agua que das
para aplacar la sequedad de
ese rígido sistema de dunas, que vivos están, y si
fueras aire crearías notas con musicalidad,
esas que reconocen las letras
de un poeta a una poeta que versa
desde nuestra querida Venezuela, que sabe
interpretar, las risas, los amores,
los corazones, los paisajes de senderos vivos,
el arte por paciencia, la meticulosa estrofa, esa eres tú,
mi eterna gratitud, y la que mereces
desde la Ibérica, que de tú pluma recreas y creas arte,
sonante y consonante, de sílabas, vocales
y consonantes, que es por tú
mirada que apasionada nace cada día
y das luz, esa que reciben los poetas de Letras,
que en sintonía aportas tú,
poeta de eternos contrastes, pues el arte y el trato
que dispensas es de eterna gratitud, que
de fina pluma el agua conduce tu remanso de serenos
pasos hacia la creación propia y apropiada
de originalidad acertada que las copias no dan luz, ni
llenan tus espacios del blanco
y tinta, que imprimes cuadros de paisajes claros, de fantasías,
ilusiones, risas y perspectivas varias, que la
mente iluminada de creatividad es soñada, pues tus
poemas son dignos baluartes en defensa de tu
intima expresión, esa que muestras
a quien se acerca a visitar tus pasos, que sin medida
ofreces en la distancia palabras
que llenan los espacios, pues del vacío
no existe nada en la oferente muestra de originalidad
de poesía completa, y es como
cuando pasa la lluvia dejando vida ilusionada
detrás, esa poeta de registros diversos con versos convexos
y cóncavos, como Don Valle Inclán describiera los espejos,
que las montañas y los valles nos dibujas
siempre en tu poesía clara y fina de luz, en tu caminar,
pues los cuerdos están en el cuarto piso de los manicomios
con claridad y serena bondad, como metáfora de una viva
realidad, donde les ayudas tú.
La Redondela 30/05/2019 18:08 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
*Dedicado a una poeta de originalidad viva
Dª Yaneth_Hernández, desde Venezuela.
leer más   
4
2comentarios 32 lecturas prosapoetica karma: 65

Destellos de Amor

El viento
mece las ramas
de forma
pausada, a tu vera,
el sol
calienta
el aire
sin prisa, te mira,
la luz
es intensa,
clara y
de estrellas, la dama,
el rocío
acaricia
tu pelo
negro, que llegan,
las tormentas
juegan
en las alturas
con los truenos, y tus hijos
el vacío
está lleno
de amor hace
tiempo, al verlos,
la música
suena lenta
en tu honor
dama eterna, señora,
la brisa
llega a tu vera
acariciando tus rizos
de forma lenta, del aire,
el amor
se hace pleno
juntos y acortando
distancias, en la tierra,
el beso
es desde
el alba hasta que
se pone la luna, y del agua,
y la pasión
sincera
tiene cariño
de forma eterna, con calor.
La Redondela 10/06/2019 20:45 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
10
11comentarios 79 lecturas prosapoetica karma: 76

Luciérnaga Imaginada

Estando paseando, aparece a lo largo de mis pasos una luz brillante,
de color verde fosforescente de un insecto de cuerpo blando,
que me iluminó y alegró el paisaje en la noche gratamente,
pues las hembras con su luz a los machos llaman, y son de aspecto
similar a un gusano aplanado, que carece de alas por lo que
no pueden volar y tiene las patas muy cortas por lo que los
pasos son lentos y con el abdomen formado por anillos que despiden esa
luz fosforescente de color blanco verdoso, que a mis pasos sorprendidos,
comenzó la imaginación de este poeta , a trabajar de forma creativa, vi
a los machos muy diferentes, su tamaño es mucho menor, y tenían alas
por lo que pueden volar en busca de alimento, para descansar y para
el cortejo de las hembras en la época de la reproducción
y cuenta además con patas, y desprende una luz mucho más
tenue que la hembra, por lo que muchos machos la vereda
me describían, pues con esa iluminación todo se veía verdoso,
las hojas secas y marcescentes de los árboles que me
flanqueaban el paso, y que me sentía protegido por
ellos, que la escena era bucólica, pues decían que debían
iluminar esa noche de cortejo, ya que los gusanos de
luz se hallaban en una laguna, cercana a la Villa, denominada
del Prado Hondo, pues gustan de la humedad y de zonas
boscosas, donde consiguen con facilidad el alimento sus
larvas, y a cada paso una luciérnaga me iluminaba, que eran
machos porque volaban y ese dimorfismo sexual lo caracterizaba,
lo que me permitió ver el paisaje con destellos de luz de
manera clara, con ranas que croaban, ánades que sorprendidos
volaban, una Garza imperial que escondida tras los tarajes,
la luz la delataba y a merced de mis ojos la observe, que
son escasas y raras de ver, y proseguía caminando a paso lento
casi parado, por la vía verde de unión entre pueblos
del antiguo ferrocarril, mientras el señor de la
noche, el Buho real, en su atalaya quedó al descubierto e
igual voló, pues la luz lo cegaba y era tórpido su vuelo, y mientras
desde el observatorio hecho de madera y eneas, contemplaba
y descansaba mis pies cansados, y el poeta meditaba “que
suerte haber hallado luces tan claras que la noche en
día se transformaba” y no era más que descubrir nuevos
detalles que en el día no se divisaban, aún siendo de la Costa de la
Luz la Villa esa noche fue mágica, que todo se aparecía de
forma definida, nítida y con hermosa claridad que vibraba, y
ese encuentro de luz ayudó a descubrir a la Focha
cornuda, que extinta se pensaba, pues quedan pocas en
sus áreas y ello hizo reflexionar al poeta “no será que todo lo
soñaba, en una noche estrellada, de tonos claros pues la oscuridad
se retiraba, a cada paso más luz, señal de que ese mundo se
abría a dar transparencia a la noche en calma, y a la reproducción
se entregaban y todo creció en la mente creado de forma
sana, que lo imaginado bebe de las fuentes de agua iluminadas",
y desde esa noche sigo dando pasos lentos, por los márgenes
de la laguna, pero ya nunca aparecieron en mis sueños las
luciérnagas amablemente claras, pues ese día estaban afanadas
al cortejo, el apareamiento y la puesta realizaban, ya en los días
siguientes todo se apagaba, y la noche recobraba, su oscuridad soñada.
La Redondela 11/06/2019 18:31 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
2
sin comentarios 15 lecturas prosapoetica karma: 26

Nacimiento del Agua

Tenemos un ejemplo en el agua, sin haber nacido como ser vivo tiene su
nacimiento tanto en montañas como en los valles, que sin estar
viva es principio de vida, sin tener fuerza se la da la altura, su peso y
el volumen de las precipitaciones, sin tener poder
para correr coge velocidad imprimida por la pendiente
de las vertientes, las divisorias y por la amplitud del ancho
de sus márgenes que hacen aminorar o acelerar su estado natural,
que sin ser calor lo absorbe y lo refracta, nace su curso
por manantiales superficiales, por agua que brota, pasa de
ser vista a ocultarse, como sucede con el Río Guadiana que a la altura
de su entrada en la Provincia de Huelva atraviesa montañas
por grutas y cuevas, está en tres estados líquido, sólido
y gaseoso según su temperatura, es disolvente universal,
todo lo oxida con el paso del tiempo, es a la luz su reflejo
o resplandor al funcionar como una lupa que la refracta, permite
la vida de los seres vivos pues sin ella se apagan, tiene
el poder de erosionar las rocas cuando en ella se acumula al
congelarse y aumentar de volumen las rompe y el suelo disgregar lo
y transportar lo en suspensión y depositar lo en zonas bajas,
tiene el poder en superficie de ser neblina, niebla, escarcha, rocío…,
que en estado de estrés de las plantas es absorbida por los
estomas, ocupa siempre un volumen o masa de agua, puede
ser agua dulce, salada o dulcesalobre, en su estado
gaseoso, por la acción de la energía calorífica asciende en altura
por diferencia de temperatura y peso volviendo se volátil
formando las nubes, se condensa en altura y al
perder su equilibrio precipita al suelo, se filtra en profundidad
formando en capas impermeables acuíferos,
en estado sólido aumenta su volumen, el agua es atraída
por las masas de árboles donde suele precipitar en mayor cantidad,
permite la vida de mamíferos en ríos, lagos, océanos y mares
que respiran al inhanlar aire en superficie las ballenas, delfines,
focas…, los peces sobreviven bajo las aguas permitiendo
la vida por su adaptación al contar con branquias, ocupa las
superficies de los valles fluviales, que las almas le
hemos arrebatado con sembrados, plantas, edificios…, o
sencillamente por relleno de las zonas inundables como queriendo
ganarle espacio al agua, que al decir del poeta “el agua
siempre vuelve por sus escrituras, lo que era suyo antes o después
lo recupera”, es un termorregulador de la temperatura en
superficie al captar el frío o el calor suavizando y creando microclimas,
las aguas son fronteras naturales que han servido a lo largo de la
historia para fijar límites entre estados, comunidades, provincias…,
es al mundo del arte creatividad e inventiva en la imaginación
que contempla su plácida existencia en aguas someras y tranquilas,
el agua es un fenómeno destructor asociado al viento en
borrascas, ciclones, huracanes…, es viajera en superficie y en altura
por las corrientes de mareas y del aire, el agua en el cuerpo
humano compone casi entre el setenta y el ochenta
y tres por ciento del mismo, el setenta por ciento de la superficie
terrestre es agua y de ahí el noventa y tres por ciento
está en Océanos y mares, es modulador de la costa y de las
dunas vivas o fijas, por la acción del viento forma las olas que
rompen en la orilla formando a veces espuma, apaga el fuego
por bajar o enfriar su temperatura, nunca vuelve a pasar por el mismo
lugar, como recuerda el poeta “agua pasada no mueve molino”,
es aprovechada como energía hidráulica para producir fuerza
motriz en molinos para la molienda sobre todo de
cereales, aceites…, o en los embalses creando energía eléctrica,
tiene el honor de haberse creado la vida por su presencia
en la tierra y de mantenerla, el agua es esencia básica ya que
en su formulación contiene hidrógeno y oxígeno, siendo
el oxígeno en la respiración contante de los seres vivos su
materia esencial que permite la vida, es posible que
los primeros seres vivos nacieran en al agua y en su evolución
ocuparían la tierra a medida que se adaptaron al medio
terrestre, además humedece la superficie de la tierra
y cede humedad a las semillas en su nacencia, según
su mayor o menor latencia y su escarda traspasa la
piel de las semillas haciendo brotar en los cotiledones
las yemas, que sobre el suelo germinan, a decir del poeta
“todo esto y más es el elemento agua para la existencia”,
el agua es más fuerte que el fuego al apagar lo, es más fuerte
que la tierra al erosionarla y humedecerla creando vida,
pero es más débil que el aire que la mueve a su antojo.

La Redondela 10/06/2019 00:31 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
5
sin comentarios 46 lecturas prosapoetica karma: 65

Enamorado

De la vida con sus idas y venidas,
del amor que despierta el corazón,
de la naturaleza que da la vida,
de los árboles por su fijeza y quietud,
de los ríos y lagos que son remansos de hermosura,
de la paz interior de unión del cuerpo y el alma,
de la nieve desangelada que alimenta manantiales de vida,
del agua creadora de naturaleza en la diversidad,
de un te quiero que hace crecer el deseo,
de la palabra haciendo suspirar la mente,
del ánimo que persigue los sueños,
de los ojos que atraviesan las fronteras,
de la primavera que es creadora de paisajes diversos,
de los versos del poeta que plasman besos,
de lo material realmente necesario,
del cuidado de lo inmaterial alimento eterno,
del arte de pintores, escritores, escultores… , creativos,
de la puesta de sol que permite ver lo inmenso,
de una planta cuidada con buen esmero,
de los jardines de mi enamorada a la luz de la luna,
de la imaginación creativa que narra originales palabras,
de los destellos claros cogiendo tus manos y recibiendo pasión,
de una perspectiva que muestra la belleza,
de unas aves que salen en vuelo recorriendo el océano,
del calor humano de una madre siempre sincero,
de una lagrima vertida en las despedidas,
del despertar a la vida dándole un sentido nuevo,
de la familia que es unida y que se cuida,
del oasis de un agreste desierto,
y el poeta de luces dice “amores diversos creadores de prosa en versos,
el verdadero amor se inicia en esta vida pero no termina en ella,
sigue creciendo en otros mundos, que son del universo, los versos.”.
La Redondela 10/06/2019 22:16 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
3
6comentarios 45 lecturas prosapoetica karma: 58

Amor Eterno

Mi amor está sobre esa colina de Santa Brígida bajo la sombra
fresca, delicada y clara de ese árbol noble, la
encina, desde donde se ve mejor el horizonte y sus
perspectivas, pues se divisa desde lo más cercano un campo
de sandías, donde el hortelano las ha sembrado en
surco lineal con arado, y ya están creciendo, hasta que su
fruto cría, rojo por dentro y verde por fuera con
muchas pepitas o semillas, que se guardan para la
siguiente siembra pues tiene nacencia y germina, algo más
lejos al parecer de la vista, existe una noria donde se sacó
agua, ya hoy en desuso, con un borrico que la hacía girar
y el agua a la acequia iba, que se regaba los surcos,
abriendo y cerrando las compuertas o la propia azada que solía
ser herramienta básica, en la lidia de sol a sol
de las jornadas, y esa huerta fue de naranjos del país, con
unas ricas naranjas esas que al comer el zumo se
escurría entre las manos de rico que estaba, y los nidos de
jilgueros, verderones y verdecillos que en los naranjos
colocaban y sacaban a su prole, afanados en la búsqueda del
alimento, en épocas pasadas, y en un huerto aledaño una
era todavía utilizada, por los labriegos del dorado
cereal, que la ciega ya terminaron, y están ahora en tiempo
de trillar, con animales de tiro girando en su contorno,
y con un útil enganchado donde subido lleva peso, para quitar
a la espiga los granos que al estar secos saltan y
quedan libres en el suelo, esta labor es por horas, cuando
aún la brisa no llegó, pues se aprovecha para aventar
con las horquetas y palas de metal o madera, con
un movimiento que lanza al aire la paja que la brisa desplaza
al pesar menos pesada que el grano, este cae sobre
el suelo limpio, después de repetir la faena un tiempo se
embasa el grano en sacos, para guardar en almacenes o silos,
y la paja se hace pacas para alimentar al ganado y
que también sirve de cama, pues absorbe el orín y las
heces, que una vez fermentadas servirán de estiércol para las
huertas, abono natural de todas las épocas, y las
semillas servirán una parte para la siembra del año siguiente,
y el excedente se vende o se lleva al molino, que cerca
está junto al caño del Prado Hondo, para la molienda, que la
harina blanca sale y espera el amasado, con levadura, de donde
sale el pan que alimenta a tantas almas y todo se observa
como un cuadro paisajista, pues la vista lo capta todo al detalle
y decora la conversación con mi amada, que reclinada
sobre el fuste de la encina, queda en un sueño sumida, que la
frescura de la brisa, junto a una temperatura cálida, la
sombra de la encina y las caricias de mis manos son
una maravilla, pues duerme profundamente relajada, que
en este rincón apartado de esta Villa, donde apacentar
las ideas es corriente, pues se necesita lo necesario para
una vida digna, y todo se vive más lento y apaciguado
lo que permite tener los sentidos desarrollados
y recreados en los atardeceres de un horizonte que se
pinta enrojecido, las nubes blancas, y el verde de los olivos,
naranjos…, y el rojo de la fresa que se termina su
recolección llegada la época del estío, despierta amor
mío que el cuadro está terminado y la tarde cae,
pongámonos a dar pasos de regreso, al camino antes
recorrido, que todo se refleja hermoso a tu lado
y me tiene sorprendido, lo bien que te sienta la brisa
reclinada sobre la encina, que los pasos los das
alegre y convencida, con tus caderas junto a las mías, amor
eterno del agua, el cielo, la tierra y la pasión vivida.
La Redondela 10/06/2019 19:55 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
3
4comentarios 29 lecturas prosapoetica karma: 33

Suspiros de Amores

El aire huele a tu aroma, que limpia tu piel
nacida entre rosas, la bellaza del parterre,
el jardín donde las flores hermosas son fiel
reflejo de tu fascinante gracia, que recorre
tu tallo, y el talle del vestido que compré,
ese que se ajusta a tu cintura, que es fina
tu delgada silueta, y que destaca siempre
donde quiera que estés, que la carabina
nos sigue, que no deja que un beso te de,
pero tras esa sombra está una esquina
y nos vamos a perder, porque procede
a recorrer nuestros pasos, en la inquina
por no tener esa Rosa querer, que dudé
si llamar a Don Clavel amigo de cantina
que halla, pues gusta de un café y si cede
quedaremos en presentar le a Carolina,
a Don clavel, bonita imagen y si accede
pasearemos juntos por la tierra de fina
arena, junto al mar sereno que si pude
ver que un paso deja huella, si camina
junto a otras plantas y flores, enciende
a la senda y encontré, junto a la encina
la sombra que asombra y que concede
su nobleza una frescura donde es reina,
de la dehesa, que desde siglos preside
el Bosque Mediterráneo, con la colina,
la llanura, las vertientes, y le precede
una usanza junto al cereal y se ilumina
los campos dorados, antes fue el verde,
que esa forma ancestral así es, vecina
en el aprovechamiento del suelo y linde
natural con ríos, arroyos…, que culmina
horizontes y su paisaje el cerdo, ¡quedé
prendado con la montanera matutina!
por como la bellota alimenta y excede
lo extraordinario en calidad la chacina,
el jamón…, que todo está bueno, vende
denominación de origen que patrocina,
la Sierra y el Andévalo, que se defiende
con arte al Condado y la Costa, que atina
con decir el poeta “y viva Onuba Hélade,
jamón, gamba, playa, vino…, y combina
en lo inmaterial Luz, Fandango…, donde
lo material e inmaterial dan en la Cherina
lugar Redondelero, pasos lentos y puede
crecer el amor claro, que no se margina
todo ello, a nuestra tierra se la defiende
con orgullo con aires de arte que adivina
el poeta “el Flamenco”, así como alude
al encuentro con la belleza Colombina
de la Rábida, pueblos hermanos desde
Iberoamérica querida donde se defina
lugares de ensueño, y así se lo recordé
con un Fandango Alosnero que camina
por senderos de tabernas, al Clavel y de
forma casual, una despedida repentina.
La Redondela 08/06/2019 19:24 h.
Fdo.- Juan Carlos González Rodríguez. Libre Pensador y Poeta.

Todos los derechos reservados.
leer más   
11
10comentarios 125 lecturas prosapoetica karma: 91