Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Más allá de los paisajes y sus lenguas

Quise ver claridad entre la bruma,
escuché atentamente la voz de aquellos a quienes llaman sabios,
pero sus consejos nunca me sirvieron,
recorrí caminos marcados por los signos de la historia
y volví a las sendas de siempre,
un poco más pobre.

He llorado por el secuestro y muerte de una higuera
y no quiero oir el nombre de los culpables,
avanzo,
sé que un día tus pasos han de cruzar los mios,
porque sólo nos vale juntarnos
y aprender amaneceres,
resolver esta vida a carcajadas
y curarnos del mal del porvenir.

Deseo que el perdón nunca me salve
y soy consciente de que me huirán todas las sombras
y se abrirán al cielo todos los tejados
que aún por suerte me cobijan.

Y no tengo miedo a no ser nadie
ni quiero renunciar al amor
por temor a no ser amado.

No quiero manchar mi piel con banderas
y mi voz,
surcará piedras amarillas,
playas desiertas
y rios olvidados
más allá de todos los paisajes y sus lenguas
leer más   
9
3comentarios 67 lecturas versolibre karma: 90

Diagonal

El tiempo se inclina
y la música merodea por tu cuerpo
mientras nuestros ojos
se bañan de silencio.

No poseemos nada
y en este lago que la luz
tiene a bien concedernos,
navegará eterna
la huella de nuestro recuerdo.

La noche
con su nube de humo plateado,
es una mano amiga
que borra todo límite.

Desnudamos nuestra piel
para olvidar el fin de nuestra carne
sin llegar a entender un idioma
que nace y muere la misma noche,
así recuperamos el calor
y nos sabemos eternos.
leer más   
5
3comentarios 26 lecturas versolibre karma: 71

Volver

Volver a casa, regresar de una prolongada ausencia,
encontrar entre el silencio de las paredes
el eco de aquellos días lluviosos,
aquellas tardes grises
que batían sin saber nuestra distancia,

ver entre la penumbra mi figura, aquel joven
inquieto libro en mano, buscando palabras que explicaran algo
que ya sabía inexplicable,

dejar entrar de nuevo la luz y el viento
para que limpien el poso de tantos lamentos,
lloros y risas acumuladas en estos pasillos
donde por primera vez
rocé tu mano,

volver a verte, a tocarte
y sentir que todo cobra sentido
deliberadamente,

sé que sólo seré sombra sin la luz de tu mirada, esa luz
que me trajo hasta aquí, hasta el principio, para intentar recobrar
entre el tiempo todas las caricias perdidas,
para saber que mi lengua necesita ser hablada
y mis ojos advertir tu piel,

uno no recoge todo lo que siembra
y a veces sufre con las cosechas ajenas,
uno mira siempre al frente tratando de olvidar un dolor
que ya no duele,
un peso que se agolpa en la espalda como si el pasado
fuera una herida sin rostro,
una deuda impagable que adquirimos al nacer.
leer más   
13
2comentarios 55 lecturas versolibre karma: 102

Resistencia

El mundo que hemos creado
está repleto de callejones fríos
que me empujan hacia el sol,
tú 
me persigues,
dentro,
presente en todos
mis movimientos,
insensible
a mi hambre, a mi sed,
a mis cambios de humor,
eres como una sombra del recuerdo
que me impulsa hacia lugares
sin nombre,
que me abre la puerta de hogares
desconocidos
en los que suena el eco
de las voces de quienes ya no están.
leer más   
2
sin comentarios 30 lecturas versoclasico karma: 25

Libres

Despojémonos
de lo que nos vendieron
cuando no teníamos dinero,
descubramos la auténtica riqueza,
la felicidad silenciosa
que vive debajo del ruido
en la fértil humedad del jardín,
hundamos las manos en la tierra
y olvidemos los pronombres
personales,
las distinciones, las élites
ahumadas y otros platos sin sabor,
no sucumbamos a la rutina
de esa vida de corbata y oficina
de baba
y charol.
10
8comentarios 59 lecturas versolibre karma: 105

Renacer o morir despierto

Volvería a destripar terrones
de aquella tierra baldía,
a desnudar estrellas de acero
bajo naranjos en flor,
volvería a amar todo lo que amé
sin hacer preguntas,
igual que conocí el mar
sin escuchar consejos
ni música de guerra,
si aún estoy aquí
es porque volví a nacer
como sigo naciendo noche y día,
y así perdonaría al ladrón
que me dio la vida,
busqué la razón
en la carne,
en libros amarillos,
en los cauces secos de ríos
sin mapa,
en estaciones heladas
de inhóspitos países,
busqué sí,
razones que me explicaran
el por qué del viento,
de la suavidad de la otra piel
y del tormento que supone
ser quien se es,
ser quien no se quiere ser
o morir despierto.
14
5comentarios 57 lecturas versolibre karma: 101

Los años que nos pasan

La vida te pide amar,
pero el miedo es hierba mala
que no se deja intimidar
por sombras ni colores,
que no se combate con la química
de unos ojos, de unos labios
o con millones de promesas.

Las noches de luna fría
buscan asustar tu piel
y hacer temblar tu corazón,

la luna
es una hoz de plata afilada,
una guadaña sonriente
que te amenaza con su luz.

Hay noches que propician el encuentro
de todas esas armas rutilantes,
son madrugadas que se graban en la frente
al juntarse dolor y placer
abrazos, sudor y lágrimas,
pies descalzos entre el fuego
y el hielo,
madera y acero.

Esas noches disueltas, perdidas
en el éter,
sin memoria,
que albergan cuerpos
destruyéndose en su roce,
amor que se evapora,
que huye por las grietas
dejando en el suelo el áspero puñal
de los años que nos pasan.
leer más   
12
9comentarios 60 lecturas versolibre karma: 94

Ausencias

Una flor sin referencias botánicas
crece entre los raíles oxidados
de una vieja estación,
la acarician unas manos
entre cuyas grietas se adivina sangre,
brasas rojas entre las que fluye una vida,

no muy lejos:

una boca más sin pan
es localizada en un mapa que arde,

un dios sin excusas abraza
a una virgen que ignora el dolor,

un billete de tren mojado
se deshace entre los zapatos de un pasajero
dormido en el andén,

una guitarra abandonada
sirve de maceta para una hierba mala,

un nido de pájaros cuelga
del marco de una puerta de seguridad destrozada,

un mercedes abollado
yace en la puerta de un colegio sin niños,

un jubilado mira al horizonte
equivocado,

un poeta sin barba, sin gafas ni melena
con un sombrero entre las manos
reclama con los ojos el perdón,

un rayo oscuro baila
en medio de una tormenta seca,

un político sin corbata
aprende frente al mar
a decir sólo la verdad,

mientras aquí,
yo mismo,
un ser inacabado,
cubierto con las dudas del amor,
me abro paso entre los matorrales del jardín
jugando con mi gato
y buscando palabras camino de la cama
que me ayuden a soñar.
leer más   
3
4comentarios 47 lecturas versolibre karma: 56

Minúscula Vida

Dejé la puerta abierta
y el sol,
íntimo y confiado amigo,
lamió con su lengua cálida y brillante
paredes y suelo de mi guarida,

colgada de una silla
la toalla se mueve al ritmo
de una invisible brisa,

serenas, firmes y gastadas
las manos se entrelazan,

fuera
el tiempo parece dejar de luchar contra el hombre
y se detiene,

el pecho agradece esta tregua
y los temores y las prisas se dejan inundar
por el sueño,

luego
encapsulada como cueva de aire en caramelo,
esta minúscula vida viajará por las estepas áridas de otra
más grande,

porque somos como angosto camino florido
que lleva sin remedio a tierra seca, a piedra dura,

pequeños como figuras trazadas por el pincel de Genovés,
cabeza alta para no olvidar que existe el cielo,

el corazón
perdido
latiendo como un meteoro entre dos mundos.
leer más   
4
6comentarios 30 lecturas versolibre karma: 73

Inspiración

Sé que la poesía
volverá a acariciar mi frente,

iluminados por sueños o certezas
algunos poemas nacerán en lluviosos domingos,
cuando las ciudades devoran el vacío
como estómagos hambrientos,

otros verán la luz
en las tardes soleadas de cualquier martes,
cuando la holganza es una sombra
que libera al hombre,

poesía errante que viene y deja huella imperceptible
entre las manos, en la nuca, en la mirada,

puede que el pulso derive hacia las ganas de revancha,
que eleve el tono para denunciar el ocaso
y el dominio del metal sobre la sangre,
puede que el azúcar del amor devore los versos
y los una en una orgía de efímeras rimas
y metáforas oxidadas,

nunca el odio manchará mi papel blanco,

volverán mis poemas a surcar mis sienes buscando cobijo
para un ser
que no conoció patria firme,
que jamás vendió un poro de su piel
a cambio de una paz de caramelo,

verlos crecer deseo,
junto a mis zapatos
gastados y mi ropa vieja,
junto a quienes sin saberlo
me amaron,

me inspiro
en el paisaje que dejan los rostros al pasar,
en el sonido de las calles vacías, en la vida que se filtra
por los cristales empañados, en todo lo que invento
sabiendo que existe,

mis versos saben
que aún habiéndose acabado tanto
están asentados en rama fuerte
que sólo puede crecer.
leer más   
8
7comentarios 57 lecturas versolibre karma: 102

Al fondo del Parque

El cielo se va inundado de lágrimas negras.

Oscurece.

Miro al infinito.

Voy justificando en silencio
mi íntima derrota.

Camino.

Al caminar crece la esperanza,
mientras avanzas
sientes la ligereza del hombre libre.

Frente al cielo gris
parece que brotan las hojas verdes de una palmera
salvaje.

Sin embargo no es ni tarde ni pronto para comenzar.

Uno está aquí,
rodeado por el rumor de una vida
propia y ajena,
inundado por ecos y voces,
el caos y la gloria brotando de gargantas
vírgenes que ya no temen hablar.

Ninguna verdad, ningunos ojos,
ningún andar amenazan mi ruina.

De repente, aparecen ante mí balcones
y ventanas bañadas por la lengua del último sol,
en la puerta sólo quedan restos de cal
que la pared ofrece al viento.

Durante todo este tiempo
anduve ordenando huecos, venerando silencios,
aprendiendo palabras y gestos
detrás de los muros,
salivando glorias y caos entre los labios
que un día detuvieron mi paso.


La calle así,
abandonada,
me trae a la boca el gusto oxidado de incumplidas promesas,
la imborrable oscuridad que aparece
tras una traición.

Dejo tras de mí lo que fueron mis frutos,
las flores de alambre y un eco sin voz
al fondo del parque.
leer más   
13
9comentarios 97 lecturas versolibre karma: 93

Nuestras fronteras

Hay fronteras que nacen, crecen
y permanecen invisibles,
las hay entre el espacio que separa nuestras manos,
nuestro aliento,
entre las copas que acabamos de apurar,

detrás de la mirada de los otros, más allá de los cristales
hay fronteras,
entre el hombre de chaqueta negra y ojos brillantes
y el pecho escondido de la rubia camarera,
entre las campanas
que colgadas del cielo se olvidaron de sonar,

hay un mundo entre el camino de vuelta a casa
y los lugares que no hemos podido visitar,


hay enormes fronteras
entre las neveras y el hambre ,
entre el viento que se esconde en el parque
y el gato negro que vigila en su balcón,

hay sueños que invocados seriamente
ayudan a soñar,

hay dolor debajo de emblemáticos edificios,
entre las piedras negras que nadie ve,

entre el hueco del tejado que cubre la cama,
que cubre tu cuerpo,
tu aliento y todo lo que escondes sin saber en tu morada,

hay rumores que sólo se escuchan cuando comienza la soledad,
cuando el hombre
premia a la ciudad con su silencio,

hay vida detrás de toda frontera, en los murmullos previos
al final y entre las risas de quienes comienzan,

hay vida, cada vez más vida entre tus cejas y las mías,
entre el café de tus mañanas y mi cuchilla de afeitar,

hay fronteras que se derriban con miradas,
con besos y abrazos
y más besos,

hay un horizonte que rezuma libertad
si caminando hacia él
pierdes el miedo.
leer más   
10
3comentarios 85 lecturas versolibre karma: 93

Alentejo

Los días gotean sus horas
sobre este mar tan amplio como seco,
entre el granito y las cicatrices de unas casas
que viven por viejas,

sólo el pájaro
rompe el inmenso silencio
de una paz que cuesta asimilar,

la tierra de este sur
revela sus ausencias
y ordena,
bajo su capa de calor,
las imágenes de un tiempo
destinado a perdurar
más allá de nuestros huesos.
leer más   
13
4comentarios 41 lecturas versolibre karma: 110

La Rambla de la Vida

Búscame
entre las barras más marrones de los bares de humo,
en las escaleras de sal de los puertos sucios,
bajo la impensable sombra
de los árboles que el sol devora,


búscame entre la gente
por las calles más húmedas y viejas de cualquier ciudad,
frente a edificios heridos de muerte
y olvidados por la historia,

no te diré nada si me miras, suelo esconder
lo que late detrás de mis ojos, pero si te fijas,
verás espejos juntos e infinitas avenidas, ciudades falsas
y rostros que cambian,

quizá la vida nos otorgue la posibilidad de adentrarnos
de la mano en el mundo,
entonces sonreiremos al pasar delante
de los mimos,
nos miraremos fijamente cuando en nuestro camino
se crucen las manos hambrientas de un niño,
contemplaremos a las putas desayunar
en terrazas vacías
cuando la ciudad aún duerme,

dormiremos en húmedos cuartos
al calor de nuestra hambre, comeremos la fruta
que cae al suelo en los mercados,
conjugaremos temblando el verbo amar,

nunca le huiremos al amor
aunque sabemos
que al amar abrimos una herida
y que el tiempo
arroja en ella la sal de muchas lágrimas.
leer más   
11
4comentarios 67 lecturas versolibre karma: 108

El Sol del Poeta

Los días se escurren entre las manos como alimento extraño
por el paladar de un hambriento,
se vive aguardando la llegada
de algún hecho, un cambio,
esperamos, sin sabernos dormidos
que algo nos despierte, nos ilumine,
algo que no está en ninguna página
ni en ninguna canción,

creemos
en el brillo de una mirada, en alguna
sombra pasajera, sin embargo somos incapaces
de retener la alegría,

se inunda el jardín lleno de flores
antes de que aparezca la lluvia, deseamos sin
identificar nuestro anhelo, y por ello
todo pasa y seguimos atendiendo, subidos al
carro del tiempo, pretendiendo que no seguimos
su curso, que él no pasa por nosotros,

nosotros, que perdimos tanto en el camino, que
no supimos nunca descifrar más de un idioma,
porque nuestra verdadera lengua siempre fue
la que usamos en los sueños, en esas aventuras que luego
tratamos de entender y transformamos en luces, estrellas, vientos,
brisas, abrazos o besos,

por eso la palabra es la herramienta que mejor
rastrea el futuro, la que ayuda con sus destellos
a iluminar los escondrijos donde se cobija
lo que nos preocupa, lo que no conocemos y sin embargo
late dentro, muy dentro de nosotros sin saberlo,

por eso el poeta sabe que algo va a acontecer y viaja
subido en el río de la palabra, en el aura
que emite una mirada, en el silencio que cabalga
cada noche en el interior de su pecho, en un más allá
que aparece en el sonido de una radio, en el aroma que escapa
de un balcón, en la fuerza protectora
que fluye por sus venas
y en el sol que nunca lo abandona.
leer más   
11
2comentarios 26 lecturas versolibre karma: 114

Lo último

No consigue el silencio cubrir de paz el jardín,
agazapadas entre las nubes y el calor
las estrellas niegan su luz,
parece que hay algo más detrás de esta noche,
quizá otra noche más calma,
más oscura,
otro silencio detrás de éste
que aún no llega a completarse,

quizá exista otro mundo tras este cielo mudo,
otro aire que mis pulmones
jamás alcanzarán,
otra vida demasiado fugaz para este cuerpo
que sólo busca el frescor de esta inmensa sombra
para encontrar una razón
o un insalvable obstáculo que le obligue a perdonar.

¿Habrá más allá del amor
otro tacto para estas manos,
otras espinas para este destino,
otra piel para esta condena?
leer más   
2
2comentarios 33 lecturas versolibre karma: 24

Sólo el mar nos sirve

Después de adentrarse por lugares donde quedó cobijado parte
del pasado, después de sentir que lo único que queda de todo aquello es sólo
incierta brisa, sombra y ciertos aromas vegetales que resisten, el exilio se torna más dócil, las sombras perdidas transparentan el sol del día
a día,

ocurre igual con los rostros, con las personas enteras
en las que habitó parte de tu pasado,
pieles roídas por el tiempo, dientes manchados por la vida,
y con el cuerpo que se encoge al presente,

una vez recorrido cierto trecho de esos
mapas antiguos, la soledad se hace virtud,
una vez se ha vencido el paso del tiempo
sólo queda un minúsculo germen
que vive solitario en la memoria aceptando su eterna oscuridad,

el sol viene de vez en cuando a posar su guante luminoso sobre el norte, la soledad
es un arma viajera, aventurera, la soledad es una mentira que duele, que nadie comprende, la soledad es la cumbre del futuro,
el paso final,

también ocurre con el deseo carnal, con la voracidad y la desdicha que provoca
la carne explícita, el sexo liberador, la contrapartida que creemos tomar al dejar unas muestras palpables de nuestra oculta existencia,
gotas perdidas en las sábanas
de una cama desecha y arrugada,

se cree que los días pasan, que avanzamos, que algo
mejor nos espera,
las mandíbulas se alargan, las piernas se tuercen, los rostros se desencajan,
la lluvia es bienvenida a estas calles repletas de condenas, el agua
revive la pequeña hierba sepultada en el asfalto, avanzamos sí, el progreso
consiste en arrugarse, en caminar más despacio, en sentir miedo ante cualquier
sorpresa, el camino se va quedando sin luces,

el cielo está encapotado
y sólo el mar nos sirve.
leer más   
14
2comentarios 55 lecturas versolibre karma: 115

Abandono

Un día abandonas
la sensación de soga al cuello,
los restos mohosos de tantos sueños
devorados,
la corbata impronunciable,

abrigado sólo por la luna
bordeas la cuneta de la vida
y sientes en la nuca el roce de la paz,

una vez el abandono comienza su conquista
existe el riesgo
de querer succionar todo demasiado rápido,
aligeras el equipaje y deambulas por aceras sucias,
mercados callejeros, las suelas de los
zapatos empapadas de fruta podrida y grasientas tripas de pescado,

la libertad es un vapor
que ofrece su alcohol entre dolores de cabeza
y estómagos vacíos,

el abandono tiene por bandera una camisa sucia
y arrugada al viento de un mundo pasajero,
unos ojos que miran sin pedir nada,
una frente cansada, un silencio tan amplio
que te persigue cuando paras,

el abandono es un perro que ladra sólo para ti,
la sombra que te huye, los pies que duelen antes de andar
mientras la vida se diluye al fondo de los parques,

ahora,
cuando todos tus bienes son casi todo males,
buscas el calor entre cartones,
nadie conoce el orden en ese rincón oscuro del puerto
donde seres en vela celebran su eterno verano,

mañana es un arco iris en blanco y negro
que despide migas de una hogaza caliente y pura,
las migajas que aún concede la vida
a quienes abandonaron su miedo
a tiempo.
leer más   
4
2comentarios 25 lecturas versolibre karma: 55

Noches y Olvido

I

Cae la noche
sobre los rostros que el sol
había tatuado en tus ojos,
baña la tierra
el manto frío que habita el cielo,
goza la hierba
y el matorral que todo lo admite,
el silencio también acaba cubierto de oscuridad,
las piedras ocultan
su color
el hombre acerca sus manos al fuego
y aprende a aceptar
su suerte.

II

Los minutos son bocados
de tiempo
sobre tu cuello blanco
y brilla tu rostro mientras
tu alegría se refugia
en un rincón desolado
a la espera del sol, de la música de un barco,
de la sal que el mar
le regala al viento,
la muerte no existe en este mundo
salado,
la luz de tus manos
gana la eternidad y la sombra de tu cuerpo
es ya un extraño
que habita en ti
cuando acaba el día,
el brillo de tus ojos
atraviesa el espejo al que se rinde tu rostro,
así todas las noches de lluvia, cada domingo
encharcado de ausencias,
la harina que el tiempo
vierte en tu cuerpo
acaba entre los dientes de todos los seres
que ocupan para siempre
tu imaginación.

III

Toda la sal que habita en tu piel
son residuos de madrugadas rotas y amores
perdidos.

IV

La noche es una mujer
desconocida en el tiempo,
con su oscuridad nos anuncia el fin,
el minúsculo adiós, el ocaso que a todos
nos espera,
será una noche, una solitaria sin la mirada azul
de la luna, nos abrazará en silencio,
lentamente hasta presentarnos
al último frío.

V

Sé que ya han comenzado a enfriarse
las paredes
de mi nuevo destino, allí
comenzaré a desvestir
lo que hasta hoy me empeñé
en ocultar,
todos los vicios que hacían mal
ya no son nada,
todo el temor al dolor
y a vivir en soledad
es ya una broma,
ahora
el frío final está cada día más cerca,
ese abrazo fraternal que tanto añoré
ya no puede con esta furia, con la
templanza y seguridad que da
el saberse perdido
al perder el miedo a abrazar
de cuerpo entero
el olvido.
leer más   
7
sin comentarios 38 lecturas versolibre karma: 73

Fragmento

Entre las sábanas sucias de un otoño olvidado
se desliza tímido el invierno,

he regado las plantas
y quitado el polvo de los libros que aún me quedan
por leer,


he buscado información contrastada y advertido que
norte y sur no tienen la misma piel,


febril voz la mía
que trata de frenar el ímpetu del viento,
que espanta las respuestas y desgarra el silencio,


recuerdo el sonido de tus pasos
aquel último domingo camino de la estación,
nuevos mundos en la retina, ritmos internos que revivirían
nuestros cuerpos,



sin saliva te dije adiós,
en mi interior surgía una voz que me rogaba
que todo fuera mentira,

cuando se adivina un error
tiembla el terreno por el que se camina,

volví a casa
perdido ya de inviernos
y recorrí uno a uno todos nuestros secretos:

aquel banco de madera blanca bajo el olmo,
la vieja taberna y su dueña temblorosa,
el paseo junto al río, la luz
apagada de tu ventana, el mercado cerrado y la barca oxidada
desde la que inventábamos las noches de marea alta
un idioma que nos impidiera recordar,

te dije adiós con la boca seca
y guardaré silencio hasta que vuelvas.
leer más   
5
sin comentarios 29 lecturas versolibre karma: 61