Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Entre versos

La rosa se ha marchitado...

Ayer fuiste admirada por tu belleza,
los dedos querían rozar tu lozanía
y en un florero deseaban lucirte
como una artesanía.

Los días pasaron, ya no eres la misma.
Cada pétalo se despide. Llora, se desprende, cae.
El reloj ya no le mide el tiempo,
por más que le implora.

Se inmortalizó, convirtiendo su belleza, en
naturaleza muerta. Pelea con denuedo,
se desvanece entre los versos del libro de la vida,
que han dejado su recuerdo…

Letizia Salceda,,,
leer más   
13
13comentarios 181 lecturas versolibre karma: 90

Sediento

Entre las corrientes de agua
nos encontramos...


Con tus velas pintadas con el
color del deseo, navegabas
sin rumbo alguno.

Solo querías a lo inesperado
ser puntual.

Timoneabas con desatino,
con el alma seca, anhelabas
llegar al lugar donde beber
y encontrar tu destino.

Las voces, risas y miradas,
te rodeaban, mas no
te abrazaban.

Querías sentirte
amado.

En tu camino, una gotita solitaria
cayó, gotita de fulgor, que sació tu
sed, porque estabas sediento...
Sediento de amor.


Letizia Salceda,,,
leer más   
17
16comentarios 100 lecturas versolibre karma: 95

Berenice

Después de que la lluvia ha cesado, las adoquinadas calles de San Miguel,
se adornan con los collares de la nieve. Y más hermosas aún se ven cuando
Berenice camina entre ellas, aunque solitarias, ella se atreve.

Lleva consigo un bolso cargado de ilusiones. Visita corazones rotos y
quebrados que el tiempo les ha dejado huellas profundas. Ella sabe de eso
pues hace un tiempo un amor le dejó un rincón a oscuras.

Ha decidido permanecer soltera por convicción, sin embargo,
desea acariciar y rozar el viento que le hable de amor,
camina segura y gallarda, espera paciente que sea contestada su oración.

Mientras eso sucede, no se agobia, su rostro es bello,
sus sentimientos son soles que calientan el alma del necesitado,
todos le aman. Su sonrisa es agradable y sus ojos derraman compasión,
a todas aquellas personas, que por alguna razón se han cansado.

Ella es, Berenice…
Camina, sola, pero acompañada de ilusiones y pensamientos
de los cuales nunca tendrán jamás una partida. Por eso cuando se le ve caminar,
aún de espaldas, se le reconoce, por su simpatía y el mundo la alcanza
para decirle: “mil gracias, por tus alegrías compartidas y pasar por esta calle cada día”


Letizia Salceda,,,
leer más   
15
13comentarios 150 lecturas versolibre karma: 97

Errante

Mis pasos en el camino se sobrecogen,
casi ciego miro hacia adelante,
entre voces extrañas, siento nostalgia
no recuerdo cuál es mi origen.

El viento sopla, pero éste no roza
más las copas de los árboles,
sus ramas enroscan las esperanzas,
quieren aferrarse a la vida, siento que
muero, mi alma solloza.

El amor de la tierra se empieza
a agrietar, el poder de su espíritu
emite un grito de auxilio, su llamado
hace eco, sus hijos la van restaurar.

Mis brazos dejarán de estar caídos,
mi alma muere, pero quiere vivir,
me mantengo al paso del silbido
de los Ángeles, anhelo ser de los rescatados.

Letizia Salceda,,,
leer más   
24
14comentarios 95 lecturas versolibre karma: 101

Causas y efectos

Fantástica “libertad” que nos ha tocado. Tantos días de confinamiento: “Si puedes quédate en casa”, ya no hay paciencia ni humano que la aguante, las autoridades no pueden contener la presión social, hay que salir del confinamiento, pero discretamente, poco a poco y de repente… “boom”; la sociedad sale como avalancha, como si las casas se fumigaran y todos salen,,, vaya¡ vaya¡ ya me brinqué la valla…


Salir de casa estrictamente si es necesario (¿?)

Ya me cansé de la televisión y la radio.
salgo y me encuentro con filas por aquí y
filas por allá, lo único bueno es que no tengo
que hablar si me encuentro a alguien de mi vecindario.

Y encima de este incómodo
cubrebocas, todavía soportar las caras
largas de los vendedores, que en vez de
agradecer que tienen un medio de sustento,
te entregan las cosas como si te hicieran gratis los favores.

Atienden con descontento, pero no te puedes quejar
con el gerente. ¿ Qué ganas si no ganarás ni un un descuento
-Ja ja ja- con sarcasmo me río: mejor invento otro cuento.

Las mercerías no se dan abasto, pues a las señoras
les dio por hacer manualidades, sin pensar que
tardarían haciendo fila y ponen en riesgo
al dejar solos a sus chavales.

Las tiendas de materias primas para confitería, vaya
que esta pandemia les ha caído de maravilla, la nuez,
el piñón y el chocolate, son los principales ingredientes
para hornear postres hasta hartarte, de las viejas recetas.
Por cierto, he ganado unos kilos de más.
¿Por qué será, debería preocuparme?

Las farmacias? Ni se diga, con toda esta algarabía
Pero no de contento, si no que parece toda
Una verdulería. Y los precios, suben todos los días
Qué desdicha¡ Ya me gasté hasta lo que no tenía.

Y mi patrón, me ha dado unas vacaciones forzosas.
El seguro de paro, no cubre mis necesidades,
esto me causa vergüenzas, pero aparento
otra cosa, sé que estoy quemado, pero digo que esto no me arde.

Mientras tanto me tiraré debajo del árbol
que está sobre mi vereda, no quiero trabajar honestamente
aunque sea en mi casa, esperaré si alguien aunque sea
me tira unas migajas y maquino en mi mente a quién causarle
problemas, porque estoy de caza.

A este grave problema mundial, no se le ve buena pinta
no creo que salgamos ni para cuando coseche de mi quinta.
Debo tener ojos hasta en mi espalda,
los rapiñeros no duermen, están a la expectativa
para robarle al que se descuida.

Ya me cansé, porque esto parece que no termina
y mis dedos escriben y escriben y las hojas virtuales
de word Office, son interminables.
¿Para dónde ir? ¿A quién hacerle caso?
De verdad esto es el inicio de un caos, pero
no decaigamos, arriba el ánimo, otros países se
han recuperado, y hasta se ofrecen al auxilio.

Amigos, hermanos y conocidos, un bien les deseo
a todos, aunque no estamos ninguno exentos
si tenemos vida, hay que estar contentos.
Y que el confinamiento, lo veamos como algo
relativo, algo transitorio o temporal, como dicen
los gobernantes y hasta mi marido. Ya me callo pues
debo hacer los quehaceres, y además porque ya
pronosticaron un gran temporal y la energía puede fallar.

Hasta pronto¡


Letizia Salceda,,,
leer más   
12
11comentarios 139 lecturas versolibre karma: 80

Ella

Ella es un encanto,
sus bellos ojos no pueden
ser escondidos por ningún manto.

Ella es adorable
como la hermosa flor que en una
fresca primavera se abre.

Ella sabe que no está sola
aunque la penumbra en
su camino se asoma.

Ella sabe que la amamos
aunque crea que no se lo
merece, con ella estamos.

Ella camina con firmeza
sin pedirle nada al mañana
mas solo entereza.

Ella jamás bajará su mirada,
aunque una mala noticia
pretenda vencerla.

Ella siempre alegre
sin caretas, pero nadie sabe
lo que su pena pesa.

Ella descubre cada día
que no es fácil vivir,
mas está decidida a sonreír.

Ella fresca como la menta, él
descubre su valor
aún en medio de la tormenta.

Ella, es Elizabeth Argelia, su nombre es
el de Reina, pero sobresale aún
más por su belleza, como la camelia...



Letizia Salceda,,,
leer más   
19
31comentarios 151 lecturas versolibre karma: 103

Tú, ¿Qué harías?

Esto sí que será un gran reto.
Un reto para poner a prueba si
es verdad esto que estamos sintiendo
uno por el otro...

Te conocí a través de una página de citas
aunque me decían: "no lo hagas, puede ser falso"
Pero aún así me arriesgué y me dejé llevar
por el fruto de tus labios y las campanadas del amor.

Noche tras noche nos conectábamos
y platicábamos de todo tema: libros,
música, arte, familia, amigos, empleo,
aficiones, habilidades, miedos, traumas,
sueños, planes, poesía¡¡¡.
Ahhh, qué tiempo tan bien dedicado.

El tiempo pasó y cuando menos lo esperábamos
ya había crecido más que una atracción, ya
sentíamos algo más que eso, ya empezábamos
a necesitarnos... el intercambio de fotografías, nos hacía
sentir cada vez más cerca, aunque todo un océano
nos separaba.

Tú decidiste que querías conocerme
yo, por consiguiente, accedí, pues el deseo no
era solo tuyo, era mío también: Conocernos en
persona. Hicimos planes a mediano plazo,
la emoción nos haría esperar 5 meses para
que llegara el día esperado.

Tú tramitaste pasaporte y visa para visitarme,
yo, haciendo todo para que tu llegada fuera
espectacular...

Cuando de pronto, sin que nadie lo esperara
"Emergencia Sanitaria Mundial", las fronteras
cerradas, los vuelos comerciales detenidos,
el caos comenzó,...

Qué desastre¡¡ Justo cuando nuestra relación
a distancia, se coronaría felizmente, el intruso
virus nos lo impedió...

"¿Cuándo podremos conocernos en persona?"

"¿Será posible que sigamos "conociéndonos,?
¿Privarle a nuestra boca, besar nuestros labios
a nuestras manos acariciarnos el cabello,
nuestros rostros y cuerpos, a nuestros
olfatos, el olor de nuestros cuerpos
hallarle placer a nuestro perfume natural?"

Ese es el gran reto: Esperar pacientemente
o darle la vuelta a esta página y conocer a
alguien de mi localidad...

Tú, ¿Qué harías?


Letizia Salceda,,
leer más   
17
14comentarios 179 lecturas relato karma: 91

El sueño

Mis sueños dejaron
de serlo
cuando fuiste tú
quien al besar mis
labios,
desperté a una
fantástica realidad...


Letizia Salceda,,,
leer más   
18
9comentarios 112 lecturas versolibre karma: 108

Mi árbol

Te abrazo árbol mío

Un lejano recuerdo me
visita: Mi infancia pobre
pero feliz…

Eras tú mi viejo árbol
mi precioso consejero.
El gigante que escuchaba
mis voces del atardecer.
El causante de risas
llenas de alegría.

Mi gran árbol que daba
sombra en días de fuego.
Y en tu copa siempre
quise llegar para sentirme
un ave que volara libre.

Árbol mío, tus hojas verdes
hacían latir mi corazón con
ímpetu, se despertaban
mis estrellas, lunas y
el sol también soñaba.

Árbol mío, con tus largas
ramas abrazabas mis sueños
para que estos se llegaran a
cumplir.

Cuando mi madre
ataba en tus brazos grandes
y fuertes el columpio,
al columpiarme
cerraba mis ojos y veía dentro
mío, un espíritu infinito
lleno de fuerza y vigor para vivir.

Mi viejo y hermoso árbol
solo existes en mis memorias
pues ya no vives más,,, tus
poderosas raíces, hicieron que
los pisos de la casa se levantaran,
así que con mucha tristeza te
dijimos adiós, abrazándote
fuertemente hasta el día de hoy…


Letizia Salceda,,,
leer más   
18
12comentarios 115 lecturas versolibre karma: 118

Noche perdida

Gastaba mis días entre sonrisas falsas.
Por las noches bebía el elixir de
la indiferencia, pero en realidad
quien me tomaba era la soledad.

Esperando por ti, creyendo como toda
una ilusa, aquellas noches estrelladas
que me prometías.

Pero miré mi silueta dibujada
sobre la playa, quieta, pacífica
y entonces descubrí que había
pasado una noche más,
una noche perdida.


Letizia Salceda,,,
leer más   
16
20comentarios 114 lecturas versolibre karma: 108

El día que nos conocimos (Para vsmc2002)

No llevaba escudo de protección
el día que nos conocimos...
Lo dí todo por sentado, que no te
fijarías en mí, es decir, en la persona
que oculto detrás de mí misma...

No sé exactamente el día que nos
conocimos, porque ya te conocía de
tiempos inimaginables, como aquél
amor del que yo soñaba mientras en
el columpio de mi patio, me mecía y mecía
mirando entre los encajes del gran árbol
aquellas nubes con forma de corazón...

El día que nos conocimos, algo dentro
de mí, ya me decía que no me
arrepentiría, que las noches de soledad
se dejarían ir por el viento a través de
la ventana del olvido...

El día que nos conocimos, no sé exactamente
cuándo fue, pero ha sido un día que aún
no termina pues cada segundo nos conocemos
aún más y ese día, no termina...

El día que nos conocimos, me diste un beso
y yo te lo correspondí bien merecido, porque
valió la pena,,, ese día que nos conocimos...

Letizia Salceda,,,
leer más   
20
28comentarios 114 lecturas versolibre karma: 96

El lugar a donde pertenecemos

El camino ha sido tomado por esa nube negra,
que se hace intensa y pareciera que intenta robarle
a todo lo que respira, el corazón…
Un invasor cuyo propósito es hurtar la alegría de cada hogar,
sin misericordia alguna.

Los pasos que damos son con desacierto e incertidumbre.
Nube negra, ¿cuándo te irás? pues este no es tu espacio, nadie conoce
de ti, más lo que has hecho a tu paso: Caos

Ayer apenas, yo tenía en mis espaldas esas plumas
largas que me hacían volar, mirando a mi alrededor, aleteando sin vacilar.
Y con el calor de mis manos, podía derretir los bloques
de hielo del que no me quería abrazar.

Brillaba sobre mi rostro el encanto de las risas de los niños
jugando con las pompas de jabón. Algunos corrían, caían
y con las rodillas raspadas, se levantaban y lloraban
pero no dejaban de correr.
Algunos aprendiendo a tocar el violín, ó el clarinete.
Otros allá a lo lejos estaban comiendo uvas de un racimo.
Allá se veía al vendedor de algodones de azúcar, de color azul, blanco y rosa,
como los planes que te haces en la mente y seguro estás de que vas a cumplir.
No faltaban los canastos llenos de fruta y las flores despidiendo
su perfume natural con el viento al pasar.

Y hasta hoy pude percatarme del lugar a donde pertenecemos,
donde no dudaba en corresponder el saludo de mano y beso en la mejilla,
de mi amigo y hermano, donde sin reparo alguno, abrazaba a la anciana
que vendía sobre la vereda, la artesanía rústica que sus manos fabricaban.
Había olvidado lo que es tener de cerca a mi madre y a mi padre
y decirles de mi propia voz cuán importante son para mí.
Y a mi hermano, cuánto le quiero.

El lugar a donde pertenecemos, es aquel en donde la lluvia
cae en pequeñas gotas de cristal, inundando nuestras casas
de suspiros profundos llenos de esperanza.
El lugar donde podemos nadar y nadar sin cansarnos,
hasta llegar al gran faro.
El lugar por donde podemos caminar sobre la playa
y al ir dejando las huellas de nuestros pies, el sol se va ocultando
para dejarle el lugar a las estrellas y la luna
y el canto de las olas aquietan nuestra zozobra.

El lugar a donde pertenecemos, hoy sigue aquí,
pero ya no es el mismo. Extrañamos el ayer,
y el mañana nos alcanza y nos ubica en el lugar a donde pertenecemos,
pero ya no es igual.
Basta con solo esperar, y puede que los atalayas
nos avisen de tiempos mejores o quizá la resignación
perdure y nos alcance para tener la voluntad y fuerzas hasta encontrar
de nuevo el lugar a donde pertenecemos…


Letizia Salceda,,,
leer más   
15
28comentarios 177 lecturas versolibre karma: 105

Seremos uno

Éramos dos, ya somos dos
fundidos en uno solo…


Seremos uno cariño mío
porque en los senderos helados
y secos, se escuchó a lo lejos
el viento que traía el roce del canto
de los ángeles que no dejaban
de mirarnos y mirarnos y buscando
el momento para hacernos encontrar
uno al otro.

Tú del sur y yo del norte
y así, pasaron varias lunas y de repente
ya estábamos frente a un juez,
escuchando un breve discurso, para
unirnos en matrimonio…

Tú dijiste "Sí" yo nerviosa anhelando
el momento, sintiendo el nudo en mi garganta
y las lágrimas que querían aflorar,
al escuchar la pregunta y responder también "Sí"

... y así, así fue…

Somos dos, pero decidimos mirarnos
a los ojos y confirmar nuestro deseo
y compromiso de estar juntos. "Seremos
uno" al entrelazar nuestras manos.

Como el agua y el arena que hacen
el mar, juntos hasta que se sequen...


Letizia Salceda,,,
leer más   
11
22comentarios 212 lecturas versolibre karma: 84

Princesa Azteca

Leyendas, mitos e historias
aztecas, hablan de princesas
que conquistaron el corazón
de los hombres de tierra morena
por su valentía, entrega e intrepidez…

Hablaré de una que en el tiempo
se perdió y apareció en el siglo XXI.
No lleva indumentaria ni vestimenta
natal, aquella que en su tiempo
la civilización usaba.

Por ello es que nadie la reconoce
como tal. Pero en cuanto entras en
contacto con ella, su alma te envuelve
y sientes cómo en su sangre lleva
el sello del poder y la compasión.

Los colores en los cuales te sumerges
al mirar sus ojos, te dicen cuán limpio
es su corazón. Es una flor gloriosa que
lleva la más exquisita combinación, desde
el gris hasta el azul plumbago. Su
personalidad conquista como el
cielo a las nubes para bañar la primavera.

Princesa Azteca que recorres tu camino
entre risas y carcajadas que alimentan
tu alma, porque tu alegría es abierta.
Pero a pesar de ello, también llevas
en tu corazón espinas que sangran
dolores, incluso errores y pecados
de los cuales, sentencias no fuiste
merecedora.

Porque en tu corazón hubo un
huracán capaz de despojarte de
todo lo que poseías, pero el ángel de luz
te hizo arrodillarte y te llenó de
gracia y su bondad te mostró hasta
conseguir de tu alma, modestia y humildad…

Los incansables dedos de tus bellas manos,
son intérpretes y marionetas de sentimientos,
pensamientos y emociones. Por ello,
lo que escribes, lo escribes solo una ocasión,
porque tus palabras escritas, están en comunión con
el bum bum de tu corazón.
Princesa Azteca, te equivocaste
de civilización, y le agradezco al
cielo que hayas caído en este,
justo donde quienes te abrazamos,
abrazamos tu alma y las lágrimas
de tu sentir las compartes con amor.

Letizia Salceda,,,
leer más   
18
16comentarios 246 lecturas versolibre karma: 116

Polvo eres....

“Y al polvo volverás”;
eso, un libro sagrado dice.

Ayer estuviste con nosotros,
nos enseñaste a sonreír a
pesar de los problemas.

Trabajaste día a día sin excusa
alguna para faltar.
Llegabas a casa sonriendo con
ese olor a galleta y pan… y sí, nunca
en la mesa llegaron a faltar, gracias
a ti.

A tu vida no le quisiste dar
complicaciones, -satisfaciendo
a un esposo-, fuiste libre
y decidiste darle otro sentido.

Tus hijos no nacieron de tu vientre,
éramos nosotros, tus sobrinos
y todo aquel que por tus consejos
se dejaba orientar.

Por muchos años te fuiste de casa
para llevarles a otros la enseñanza
de la Verdad, dándoles una bella
esperanza.

Cuando volviste, los brazos de tus
hermanas, abiertos estaban, esperando
de ti todos aquellos relatos y experiencias
que viviste en otras tierras.

Fuiste siempre sonriente, y tu bella
dentadura, la luciste como un diamante
montado en una pieza de gran valor.

Cuando tus años de mocedad, no
daban a tu pequeña cintura credibilidad
y a esa larga cabellera de color castaño,
hasta el viento te acariciaba con suavidad.

Pero el tiempo aunque quieto esté, nosotros
viajamos a través de él, y el otoño hizo
una escala de muchos años en tu vida, hasta
que el invierno llegó.

Te cansaste hasta de respirar,
tu cabeza estaba cubierta de nieve,
y tus ojitos casi se cerraban cuando
aún habian rayitos de sol.

Por fin, un día acostada en tu camita
le diste las buenas noches a la vida
y pensaste seguramente en esas
palabras “del polvo fuiste formado y
al polvo volverás


Hoy ya no estás aquí con nosotros,
pero vives en nuestras memorias
y me pregunto ¿dónde estás ahora?

Pues polvo eres y a la tierra volviste,
donde nacen y crecen las bellas
flores, de los campos inmensos, donde
un día despertarás de ese largo sueño
y correrás a buscar los brazos de tus
seres amados...


Letizia Salceda,,,
leer más   
23
34comentarios 280 lecturas versolibre karma: 99

Era tiempo para amar

Ella siempre miraba su reloj
en aquella cafetería donde
todos los camareros le conocían;
sin embargo, nadie sabía que una
pena le embargaba el alma.

Su sonrisa sincera al saludarle
ocultaba el latido cansado de
su corazón… siempre sola
tomaba una taza de café-late
y un croissant. Disfrutaba tanto
ese momento, por eso es que
miraba la hora de su reloj.

Para todo hay un tiempo, recordaba
ella, tiempo de llorar, tiempo de
reír, tiempo de nacer, tiempo de
morir. Es lo que en su memoria
aparecía, pues su madre le leía
algunos pasajes de un libro sagrado.

“Es cierto” - pensaba en sus adentros,
sin embargo, yo, he tenido tiempo
para muchas cosas lindas que la
vida me ha dejado disfrutar, inclusive
la sonrisa de un bebé y el hoyuelo
dibujado en la sonrisa de uno de
los camareros.

Ella pensaba: “la vida me ha dado
tanto” las cosas que son hasta
desapercibidas por los demás, no
obstante, hay algo que no me ha
sucedido en esta vida…


“Tiempo de amar”


Así que ella le dejó escrito en la
servilleta de papel, su número
de móvil al joven camarero, quien
hacía tiempo le había servido el
café que ella pedía, y que en la
servilleta de papel, él le preguntaba:
“¿Cuándo podrías aceptar ir conmigo
a tomar una taza de café, en otro
momento, oportuno para ti y para mí,
conoces la cafetería del Salón de
los azulejos? - me gustas -”



Ella sabía que era tiempo para que
alguien le amara, y tiempo para
dejarse amar.


Letizia Salceda,,,
leer más   
13
14comentarios 201 lecturas relato karma: 103

Karim

Una noche fría y ventosa,
Karim buscaba un lugar dónde
resguardarse… entre escombros
de la gran ciudad, cerca a la
salida principal, encontró un rincón
donde pasar la noche.
De repente escuchó gritos y una
trifulca de guardias que seguían a
un hombre a caballo, quien llevaba
un gran botín del castillo. En su fuga,
al hombre se le cayó una gran piedra
preciosa, de gran valor, la cual al
verla Karim, la levantó y entre sus
pequeñas manos, aquella piedra de color
azúl zafiro, parecía lo más grande
que entre sus manos jamás nunca
volvería a tener. Ya que él razonó
que debía ser de un gran valor.

Al día siguiente, entró al patio del palacio
pidiendo audiencia con el Rey, pero el
encargado de la puerta no le permitió. Dijo el
hombre asombrado: “Acaso no sabes que
el tesoro del Rey ha sido saqueado en
su gran mayoría y el hombre que robó,
se dio a la fuga perdiéndole completamente
en la persecusión y aún así quieres que yo te
permita la entrada”? - “Sí” - dijo Karim,
“… yo pude darme cuenta pues
dormía cerca a la salida de la ciudad
por la noche y vi todo lo que sucedió.
Pero al ladrón se le cayó de entre
lo robado, una gran piedra preciosa”
El Guardián asombrado, de inmediato
le exigió devolver aquella piedra,
pensando en que el pequeño Karim
la tendría escondida entre sus rotas
ropas… y lo sacudió diciendo, “debes
entregarme esa piedra, pues
de otro modo eres cómplice y ladrón
también” - “No”- respondió Karim,
“entregaré esa piedra preciosa en las
manos del Rey, y por la razón que imaginé
que alguno de los guardias trataría de
quitármela, es que la he escondido y nadie
nunca podría encontrarla, pero la devolveré
hasta que usted me permita ver y hablar
con el Rey”… A lo cual entonces, el Guardia
consintió que Karim entrara directamente
al palacio a hablar con el Rey. Por lo que
acordó el día siguiente permitirle ver al Rey.

Al día siguiente, de mañana, Karim, cambió
la piedra de valor por una piedra común envuelta
en muchas vendas de tela. Al presentarse en
el palacio, el Guardia lo recibió y antes de llegar
a la sala principal, lo desvió hacia otro salón
donde nadie los vería…. “Entrégame la piedra
sucio niño” y lo sacudió, hasta que la piedra
común salió, a lo cual el guardia, enfurecido
gritó, amenazándolo con encerrarlo en una
celda, donde nunca jamás vería más la luz
del día…
De momento apareció la esposa del
Rey que andaba rondando los pasillos, escuchó
aquel acontecimiento y el guardia le explicó
lo sucedido, entonces la Reina le dijo al guardia
que los dejara solos, el guardia salió y Karim
le platicó a la Reina la versión verdadera
de los hechos. La Reina le creyó y le dijo que ella
misma le recibiría más tarde, al caer el alba en la
jardinera del salón principal, para recibirle
personalmente la piedra de valor.

Karim, salió corriendo sin ser detenido por ningún
guardia, pues la Reina les dio indicaciones de no
detenerlo y que era un niño inofensivo.

Karim volvió con la piedra preciosa, esa tarde tal
como acordó con la Reina, entonces al
encontrarse los dos, la Reina, miró la piedra
preciosa y pudo darse cuenta de su autenticidad.
“Karim!” exclamó la Reina, “Es un zafiro de la
India valuado por muchísimo dinero, y tú decidiste
devolverlo al palacio… ¿Por qué razón lo hiciste?”

Karim, bajando su mirada, le respondió a la Reina:
“Yo soy una niño solo, no tengo padre ni madre,
vivo en cualquier parte de la ciudad y duermo
donde me sienta seguro y no tenga miedo. Esta
piedra jamás podría yo haberle sacado provecho
alguno que perdurara toda mi vida. Ahora su alteza
se habrá dado cuenta, de que no soy un niño
tonto, soy inteligente, yo sabía que si no conseguía
verle a usted su alteza o al Rey, los guardias me
habrían despojado de esta piedra que pertenece
a ustedes y yo habría ignorado si ellos se la darían
a quien realmente pertenece”.

La Reina se admiró de la inteligencia y destreza
de Karim, por lo que después de unos días descubrió
que verdaderamente Karim era un niño absolutamente
solo, sin padres ni pariente alguno que se hiciera cargo de él,
por lo que al Rey y a ella les pareció bien dejarle vivir
en el palacio y recibir toda la educación y enseñanza
para formar parte de su servidumbre de la más
alta confianza… Y así, Karim creció en el palacio
y llegó a ser el primer Guardian del tesoro del Rey
y la Reina. Y llegó a decir en años posteriores:
“Lo más valioso que he llegado a encontrar en
esta vida, no ha sido la piedra preciosa, sino un
hogar, formar parte de la servidumbre de confianza
del palacio y por haber devuelto dicha piedra,
encontrar un destino diferente al que hubiese
tenido afuera, como un mendigo y sobre todo, no
poseer cosa alguna que no mereciera por mí mismo”.

(Imagen tomada de Internet)
leer más   
17
11comentarios 186 lecturas relato karma: 101

Amantes perfectos (colaboración con @vsmc2002)

Nada fuimos,
nada seremos,
dos motas de polvo
que sacude el viento.

Atrás quedaron
sueños y anhelos,
deseos truncos
padres, hijos y abuelos.

Aves sin rumbo
que se encontraron en el cielo,
el que surcaban sin rumbo
hasta unirse en su vuelo.

Mirando la hojas
caer al suelo,
contemplando mares
buscando consuelo.

Dehojamos flores
cruzamos los dedos,
juntos descubrimos
qué tiene el amor de bueno.

El uno en el otro
hallamos sosiego,
caminábamos descalzos
por sendos desiertos

con calores que abrasan
y espejismos perfectos,
con dátiles negros
y oasis a lo lejos.

Exploradores antárticos
aguardando el deshielo
para saltar precipicios,
y luego abrazarnos

rozar nuestros labios
y decirnos “te quiero”,
para luego convertirnos
en amantes perfectos...
leer más   
17
15comentarios 180 lecturas colaboracion karma: 81

Hermoso lugar inexistente

Un lugar donde su palabra
se escucha en la voz
de una bella flor, que vibra
cuando un hombre alado
me visita y acaricia mi cabello
con bondad.

Un lugar donde el tiempo
no tiene segundos y es eterno
como la melodía del riachuelo
que se encuentra al final
del arcoiris.

Un lugar donde escucho su
dulce voz y en la soledad le miro
con los ojos cerrados, pero
mi fe, me hace sentir que está
a mi lado.

Recibe mi dolor que interpreta
las palabras que mi boca no
puede expresar, me dice: “ven”
y veo el camino, sé que mis
pasos no vacilan en el andar.

Recoge mi llanto tan inexplicable,
sobre las palmas de sus manos,
llevándolas lejos, a la fuente
de los lamentos donde sus
oídos escuchan el ruego.

Y él vuelve a mí, pronuncia
mi nombre en voz baja y deja
sobre mi almohada aquel reloj, que
se escucha en ese hermoso lugar,

Esperanza * * *

Hermoso lugar inexistente,
lugar donde jamás he estado,
pero quiero volver a estar,
porque sé que existe y allí estaré…


Letizia Salceda,,,
leer más   
16
13comentarios 167 lecturas versolibre karma: 94

Dicen

Dicen que tú y yo
somos uno mismo; y me
parece que eso es verdad.
Pero no todo mundo lo
entiende del mismo modo.

El otro día, quisieron venderme
una laptop, la verdad, era una
muy buena oportunidad, pero
les dije que me permitieran,
que lo consultaría contigo.

En seguida me dijo la persona:
“¿acaso tú y él no son uno mismo?”
-”¿Por qué tienes que preguntarle?”
-"¡Toma tú la decisión!”.


Y entonces yo le contesté:
"No puedo tomar yo sola la decisión,
porque como dice un amigo (Miguel Adame:)
cada cabeza es un mundo", pero
si él estuviera en la misma circunstancia
que yo en este momento, diría exactamente
lo mismo: “permítame consultarlo
con mi mujer” - “Por tal razón,
es que él y yo somos uno mismo”

¿me expliqué?


Letizia Salceda,,,
leer más   
20
25comentarios 247 lecturas relato karma: 102