Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Siete balas

Siete balas
acabaron con tu vida,
las mismas
qué arrasaron con la mía.
Año tras año he vivido tu muerte.
Ya no pienso
en tu rostro desecho
en esa acera,
o en la sangre qué se mezclo
con la ceniza del tiempo.
Ya no recuerdo
el estar postrada allí
sin poder arrancarme de tu cuerpo.
Me queda el pendúnculo
de la rosa que no logré
arrojar en tu féretro,
sus hojas secas
cayeron una a una.
Por más traicionera
qué dicen es la muerte,
le he rogado mil veces
¡a mí me lleve!
Mas ésas mil veces se ha negado.
Solo me lleva
de la mano moribunda.
Lamento amargamente
la mala memoria de mis años
que me ha robado
el sonido de tu voz,
escucharte llamarme el:
"mamá" que tanto amaba.
Me es inútil y ridículo
quererme abrazar del aire,
creyendo que es en él qué
me visitas. Mi corazón se
paraliza al ver tu rostro adolescente y a tus ojos color miel que me miran en ésa fotografía;
angustia, ira se acumula
en mis entrañas y solo
surge un llanto ahogado e invisible.
De mis labios ya no
salen las sílabas de tu nombre
¿Para qué?
Si van incrustadas a mí,
como segunda piel.
Dime hijo mío,
¿¡Cómo, cómo te olvido!?
De mi soledad eres mi compañero,
de mi alma, brazos y memoria,
mi añoranza perpetúa;
aún si no logro
escuchar tu voz,
y tu sonrisa.
Tu mano invisible estruja
mi corazón vacío.
¡No pude defenderte amor mío!
¡No estuve allí para que ésas balas en mi hallaran su blanco!
Perdón hijo mío.
Sé qué un día
te veré pero dime...
¡Dime cómo te olvido!
leer más   
16
3comentarios 76 lecturas relato karma: 139

Noche de octubre

A luz de luna,
quiero observar tu figura
sus contornos y curvas.
A la luz de la luna quiero
escuchar tu voz,
llamándome suavemente junto
al cantar de los grillos.
Allí, allí te quiero ver,
al lado de la hoguera,
en el armonioso crepitar
de las llamas.
Desde ya, imagino
el sabor del sangrar de las
uvas en tus labios,
hasta el cristal de tu copa
en tus dedos
luce con más brillo.
La exquisitez de la línea
de tu cuello conduce
a mi boca a besarlo, morderlo;
para regresar a la pasión
y entrega de tu mirada.
Nunca antes me pareció
un tango tan sensual
como esta noche, enardece
mis sentidos escucharlo;
más, si nos conduce
en su vaiven seductor
que es su ritmo.
Tu cuerpo y el mío
ya son uno.
El momento es mágico,
completo, con la fragancia
de los nardos en la mesa.
Ya no veo tu cuerpo,
ya solo lo siento.
Bondadosa luna de octubre,
maravillosa quietud
de esta noche,
íntimo cantar de los grillos,
el sangrar de las uvas
en tus labios,
el tango de Gardel.
Todo, todo, es perfecta
confabulación en esta
noche de octubre.
Pero nada, nada como sentir
el contorno de tu figura
adherida a la mía.
leer más   
19
13comentarios 143 lecturas prosapoetica karma: 149

Tengo frío

Tengo frío.
Un frío que estremece mi piel,
sacudiendo hasta la raíz de mi alma,
dejando a mi voz sin habla,
a mi vista clavada hacia la nada.
Este frío paraliza mis pasos,
me obstruye los caminos,
me cierra las puertas;
oscureciendo la luz del sol.
Tengo un frío que retiene
mis brazos para tocar,
me retrae de ser abrazada.
Impide a mi oído que escuche
palabras de afecto o de aliento.
Mi corazón palpita acelerado
por ser escuchando,
quedando apresado
en el hueco de mi seno.
Este frío calla, acobarda, atemoriza.
Solo quedan manos vacías
sin ánimo de lucha para
hacerme de una mano amiga.
Este frío ha quitado el calor de mi vida,
ilusión y esperanza a nuevo día.
De mis hombros desnudos
desliza un chal que no cubre
la abrumadora frigidez
que me embarga.
Un silencio habitual
y compinche
es el qué cohabita
con mis días.
¿Cuándo fue qué deje de vivir?
No lo recuerdo.
leer más   
16
15comentarios 120 lecturas versolibre karma: 135

Isla

Se deslizan mis delfines
por tus aguas;
en la islas de tus mares
me detengo.
Al fondo de tu mar
he lanzando mi ancla.
Mi barca descansa
en tus orillas.
Tus sabanas de espuma
cobijan la desnudez de mi alma,
y tu arena busca la cavidad
en mis poros.
Tu sol, hace suyo mi cuerpo
dejando en mi boca
su embriagador beso;
lo mismo que tu brisa
que sigilosa se liga
por mi piel ardiente.
Mi paz encuentro,
en el placido vaiven
de tus palmeras que danzan
con el viento.
Mi canto con tu canto,
se une a la musicalidad
de las sirenas y nos entregamos
a un concierto a mar adentro.
leer más   
15
8comentarios 89 lecturas versolibre karma: 124

Clamor

Difuminado el rostro,
confusos los pensamientos.
Perdidas las esperanzas,
desorientados los pasos.
Así, doy tumbos
en mi vida.
La careta de actor amalgamada
a la mía, ya no logro
despojar.
El lamento de mi ojos
hace tiempo está en sequía.
Ficticia es la sonrisa
que se asoma por mis labios
con sus teatrales acciones.
Hay que mantener
la simulación, el engaño
que es mi vida.
La soledad de las multitudes
ataca la compañía de
mi soledad.
Una soledad que implora
un minuto de silencio.
Atemorizada huye a la profundidad
de la nada.
Mi hueco ser, y su careta
de payaso buscan:
¡las lágrimas,
la libertad del espíritu,
la claridad del pensamiento,
la esperanza perdida,
la certeza de su paso!
Anhela erguir su mirada
acomodar su vida.
Pide una honesta sonrisa.
Mi mediocridad e hipócrita
existencia, moribunda,
!clama a media voz
de una vez por todas vivir!
Pero mi yo, lo entierra...
leer más   
13
6comentarios 60 lecturas versolibre karma: 113

Me hallarás

Me hallarás,
en el grito del viento
que acarrea mi voz y tu oido penetra.
Me oirás en esa canción
que te trae palabras
que solo tú entiendes,
aún en la arena del mar
que se adhiere a tus pies,
te dirá mis te quiero.
¡Me hallarás, hombre!
En mis callados versos,
en las palabras mudas
de mis musas ausentes por dolor calladas,
mas deseando me sientas.
Estaré en el rincón de tu pecho
donde guardas tus amores
no olvidados, los secretos.
¡Fluiré en la poseía
de dolor y olvido y sentirás
que para ti fue escrita.
Búscame en tu entraña,
hasta allí llegué para hacer
mi guarida.
Mi amor, no es pasajero,
llegó para quedarse.
¡Aquí el único ausente
fuiste tú!
leer más   
12
5comentarios 95 lecturas prosapoetica karma: 112

Buscando

Buscaba una metáfora
que me liara a tu recuerdo
y a mi mente solo viene
el mar golpeando
con su fuerza mis arrecifes
y depositando tu espuma
en mis arenas.
Buscando la dulzura
de los momentos vividos,
mi entraña dió vuelco
viniendo a mi memoria
que allí en tu día revolotearon tus palomas.
Queriendo recordar
una esperanza, solo vi,
dos sendas vacías
que fueron caminos
tristes e inciertos.
Mas sentí, que tu huella
marcaba mi existencia.
¡Y me alegré de los golpes
aquellos, de tu mar bravio!
Al llegar tu espuma
a mis arenas, conocí
las glorias prohibidas.
Aquellas palomas, que nunca hicieron nido,
me mostraron
a un corazón que aún palpita.
Buscando una metáfora que me lie
a tu recuerdo,
vi, que la metáfora
¡es la vida misma!
leer más   
19
15comentarios 104 lecturas versolibre karma: 100

Estacas

Llevo tus versos,
a saborearlos
en las comisuras
de mi mente.
A los recovecos
del pecho,
mudo palpitante.
Los lamo al salir
de mis labios.
Se relegan
por los poros
en mi piel.
Timonean las curvaturas
de mi cuerpo,
y la gran morriña
a un amar pasado
estancado en presente
la tengo clavada
con estacas
en los cimientos
donde tú habitas.

Y me digo:
-Hay que dar gracias por lo vivido-
leer más   
15
10comentarios 97 lecturas versolibre karma: 101

Mientras duermes

Mientras dormías
observé:
observé que eres poesía.
Que en tus sueños
construyes versos,
y las hojas de papel
que son tus dedos
van formando
los sentires de tu alma
letra a letra.
La tinta de tu corazón
reboza los espacios
de mi mente,
de mi cuerpo,
de mi ser.
Aún en sueños viajas,
abrazando prosas
que despliega tu mirada,
y salen de tu boca.
Mientras duermes;
te observo
y veo que eres poesía.
leer más   
13
12comentarios 77 lecturas prosapoetica karma: 95

Libre

Me apropio del viento,
para luego arrojarme
a la peñasca de la libertad.
Aldabos y cerrojos iré tirando
por los apriscos.
Las grietas de mi pecho
las iré sanando con el bálsamo
y aromas de jazmines.
Mis poros abiertos y sedientos
beberán las ofrendas del rocío.
Saldré de las grutas del silencio
y gritaré para que el eco
de la montaña me responda.
De a uno me zafaré
los abrojos y espinas de mis pies
e iré lavando mis heridas
en el arroyo de mis ilusiones
cual caudal es innumerable
permitiendo estás conozcan
la grandeza del sin rumbo fijo.
El secreto de mis cansancios
y miserias los dejaré
en la mudez de la roca;
por mi espalda cargaré mi mochila
repleta de malos recuerdos
para dejarlos en la sequedad
de los desiertos,
otros los llevaré al mar pacífico
y en sus arenas se pierdan:
odios, amarguras o tristezas
así, empezar de nuevo.
Pediré a los dioses
de los bosques me regalen
su sombra y su cobijo,
y al recostarme en su frescura
tomar nuevos bríos,
el pecho me cubriré de aromas silvestres,
del cielo buscaré miradas nítidas y claras.
Si la lluvia de apodera de mi cuerpo,
con gusto beberé el maná de la vida.
Al sol pediré,
su energía para mi paso firme.
De ti, de ti tomaré
tu mano y conmigo camines...
leer más   
13
10comentarios 83 lecturas versolibre karma: 93

Quise ser

Quise ser, arena movediza
entre tus manos
que deslizara y quede pegándose
a tu piel cual musgo,
y bebiera de manantiales
que de tus raíces surgen.
Quise ser, río crecido y
solo en ti encontrar calma,
que tú hubieras sido
el mar donde mi caudal,
desembocara lo bravío
de mi corriente.
Quise ser, nube cargada
de gélido granizo
y esa furia tú calmaras.
Que tus aguas termales
se encontraran con mi frío,
y se tornaran cálidas.
Quise ser, desierto
y vertieras en mí:
rocío, lluvia,
cada fluido que de tu ser surgiera,
hasta que en mi desierto
corran venas cristalinas
con tus aguas.
Quise ser,
luz que tu sendero alumbrara,
para guiarte a mí,
en cada oscuridad de tu alma;
en toda madrugada
ser ese rayo de luz
que tu rostro alumbrara.
Quise ser todo,
fui casi nada.
Solo un suspiro
en el viento,
solo un recuerdo olvidado.
leer más   
16
11comentarios 113 lecturas versolibre karma: 83

Ven ya

Me hayas aquí,
desnuda hasta el alma.
Tiritando
ante el fuego de tu vera.
No me muerdas la piel
sino más adentro.
Que el filo de tu diente atraviese mi entraña
y el fuego de tu vientre debore hasta mi savia.
Tus ojos penetrantes,
me consumen,
suspenden mis suspiros
en el aire.
Mis manos ya no saben
si abrazarte o rasgarte
con mis uñas por tu espalda.
Dame el beso punzante
que mis ansias reclama.
No me hagas esperar que
desfallezco.
Llega a mí,
cual vino que me embriaga.
Quiero perderme en la
locura del momento.
Ven, no me hagas esperar
que desespero.
Toma ya mi todo entre
tus sueños.
leer más   
21
6comentarios 110 lecturas prosapoetica karma: 89

Sequedad

Al ver el brillo de aquellos ojos me quedé.
Pero era un brillo fugaz.
En si, él ya era luz
apagada, muerta.
Allí, solo había un vago
intento por sobrevivir.
Él era agua turbia de jarrón
que hacía mucho fue limpia y clara.
De sus rosas que un día fueron fragantes
y frescas quedaban tallos agotados y rotos.
Sus pétalos negruzcos, dispersos por el piso
de a poco olvidó levantar.
Donde un día hubo sonrisas ,
ahora no había ni el intento por sonreír;
solo había muecas amargas,
y unos labios agrietados y sangrantes.
En aquellos ojos brotaban lágrimas,
que corrían en un rostro cubierto
de hendiduras que se corrían hasta el cuello.
De sus manos, ya no surgían caricias
solo movimientos bruscos y torpes
que herían más que acariciar;
de su voz, ya no sonaban dulzuras,
sino, palabras toscas y ofensivas que
azotaban y estremecian.
Y yo que creí ver un brillo en aquellos ojos
mas mi propia luz fue pereciendo,
fui deshidratando de a poco.
Mi sequedad fue tanta que corrí
buscando aguas de los cielos por cobijo
y luz solar que me alumbrara
¡ y no paré hasta encontralos!
leer más   
12
4comentarios 146 lecturas versolibre karma: 99

Sol por cobijo

Sal de mi sombra alma mía,
sé tú misma,
por una vez en tu vida
deja de andar engañandote
¿que no ves que esta vida
es corta e irrepetible?
¡No te mientas, pisa firme!
No cubras el sol con un dedo,
no inventes puertas
que no existen,
porqué no habrá salida,
ni te cubras detrás de otros seres
dale vida, valor
a ese ser que tú ya eres
¡pues eres maravillosa,
fuerte, única!
No te pierdas en invenciones
que solo te dejan más vacía,
más perdida crece de una vez
¡sé valiente!
No te cubras en mi sombra
alma mía deja el rayo del sol
entre en tu vida
que ese rayo sea tu guía
no oscuridad, sino
¡luz de mediodía!
leer más   
18
10comentarios 74 lecturas versolibre karma: 99

Y aún

Te he buscando
en el mismo fondo
de un vaso vacío donde
un día hubo vino;
en los ríos secos
donde tu agua dejó surcos.
en las calles solitarias
donde no acaba de irse
tu recuerdo.
Te busco amado mío,
el más amado,
en las olas de un mar
que se lleva de golpe
la huella de tu pie sobre
la arena. Busco tu rostro
en caminos que no van
a alguna parte.
Te veo en poemas sombríos
donde no se da sepultura
a amores no olvidados,
me desgarran por dentro
y lloro una lágrima que
no logra caer de mis ojos.
Te veo en la luna celestina
que escucha mi lamento
y sabe mis secretos.
De mi día,
tu nombre es mantra,
de mi noche,
la fantasía de mi sueños.
Y así voy,
de la mano de tu lado
abrazandome al vacío,
repleto de tu recuerdo.
leer más   
21
12comentarios 113 lecturas versolibre karma: 112

Harsal

Hola,
vengo a visitarte para dejarte besos
de luz a tu ser atormentado.
Te quiero platicar un poco de mi,
de cómo soy y donde estoy.
Aquí donde estoy,
el tiempo no tiene edad,
el silencio tiene el leguaje del jilgero,
y el eco, es de querubines en concierto.
Aquí, la noche se abraza de la claridad y yo, juego con las estrellas en verdes praderas.
No dejes caer tus lágrimas por mi ausencia.
En éste lugar, angustias, dolores o penas no existen. Absuelve ya, tu corazón fracturado, ¡mira que yo te amo! Como si hubiera nacido.
No entendiste al dejarme ir que mi alma era eterna y siempre lo será, mas no te culpo.
Tú, no lo hagas tampoco.
Permite tu amargura y congoja desaparezca.
Te diré como soy, y como me llamo y así,
me abraces en tu seno.
Mis ojos son color miel parecidos a papá,
tengo risos suaves, igual que los tuyos,
mi piel es color oliva;
pero lo más importante,
mi sonrisa es amplia y mis brazos
los espera.
Mi nombre es Harsal
¿recuerdas lo que significa?
Amante, amor,
¡todo el que les daré cuando lleguen!
Verán, mis ríos cristalinos,
las cascadas y sus risas, montañas
y mis praderas.
Sin prisa, aquí espero.
leer más   
16
6comentarios 71 lecturas prosapoetica karma: 102

Ven mujer

Mujer, hoy,
tus ojos recatados no los quiero.
Hoy, dame pasión,
frenesí, vehemencia.
Esos ojos modestos,
son los que amo
en cordura, en prudencia.
Hoy, dame de esa mujer
que tú eres;
en momentos de locura
de lascivia. Que de ti,
¡yo quiero todo!
Tu dulzura, ternura,
equilibrio, y tu cordura.
De eso me alimento
día tras día. Hoy,
quiero a la mujer
llena de fuego,
arrebato y de deseo.
Que me atrae,
me enloquece, me tortura.
De ti, yo quiero todo
amada mía.
Quiero el suave toque
de tu dedo en mi mejilla,
que se vuelve exigente;
que más pida.
Quiero el susurro
de tu beso, en beso suave.
Y, ¡ese beso pasional
que da mordida!
Quiero manos entregadas
que dan vida, que hoy recorran
por mi espalda,
me atraigan a tu viña,
de uvas frescas, y suaves guías.
Que mis manos, recorran tu viñedo,
que tu vino me embriage bajo lunas.
Que dé, de beber a mis sequías.
Hoy, de ti,
tengo sed amada mía.
Deja tu mirada de recato.
Esta noche deja surja,
¡lo que de ti palpita!
leer más   
16
3comentarios 59 lecturas versolibre karma: 108

Te traigo

Te traigo,
el entorno de mis caderas
para que en mí hagas mella,
y la curva de mi cintura,
para que en ella dibujes prosas.
Te regalo mi cuello,
también mi senos,
para que tus labios dejen tu historia.
Mi piel entera,
será, tu sábana blanca
en ella déjame tus fríos,
tú, llevate mis ansias.
No olvides mi boca que te llama
permite que tu lengua
reconozca mis huecos
y me cubran de besos.
Llega a mis oídos,
allí deja tus versos.
Visita,
palmo a palmo mis caminos,
sin olvidar, que mi cuerpo
es solo tuyo...
leer más   
18
11comentarios 75 lecturas versolibre karma: 99

Soy las gotas

Enraizado de mi memoria vives,
en vano he tratado de sacarte.
Lucho en inútiles quimeras y
un amor añejo que no acaba.
Dejé de combatir por entenderlo.
No dudo que me amaste, en mi savia
te adherirte, de mí hiciste lar.
Sorprendente para mi fue tu
llegada, entrando hasta arrecifes
en mi entraña. Sacudiste la estructura
de mi vida. Tu presencia, fugaz y transitoria
se enclaustró en la cavidad de mi pecho.
Que llegaras lo acepto. Que no te vayas,
no lo entiendo. Tú, quizá mi nombre
no recuerdas, de tu boca quise oírlo
antes de irte. Te diré cual es mi nombre
si olvidaste. Si en tu alborada, observas
gotas de agua arropadas en las hojas,
notarás, notarás son rocío...
leer más   
30
23comentarios 150 lecturas versolibre karma: 112

En aromas

Porque yo me cubro en jazmines
y azahares; aromas íntimos y suaves
que despierten tus sentidos
para que a mí te acerquen.

Dame tu mirada ,
color tierra, la segura.
La que sabe lo que quiere.
Entrégame lo sutil de tu brisa.

Desnuda mi piel de sedas y de linos.
Explora, gusta de canelas y vainillas.
Libaras pétalos de rosas
como suaves nubecillas.

Toparás en olas bravas y blancas espumas
habrá un reposar de arenas cálidas
serás mar bravío, tu marea
gravitará a mi cómo a su Luna.

Porque yo me arropo en sándalos y jengibres
solo para que tus mareas me visiten...
leer más   
17
9comentarios 131 lecturas versolibre karma: 118