Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Con la vida boquiabierta

Destemplado por los celos
fui arropado por tus piernas
y en el mar de lo incorrecto
zambullimos nuestras penas.

Una balsa, nuestro sexo,
que a querernos nos condena,
fulminando con empeño
cataclismos y tormentas.

En un beso aquí en el cuello
es donde todo comienza,
con un frágil titubeo
y tu piel en mi cabeza.

De reojo hay un destello,
en tu mirada, sutileza...
se me erizan alma y vello
al vivirte tan de cerca.

Desvalijas pieza a pieza
el sentido entre mis manos,
voy perdiendo mi entereza
en el tacto de tus labios.

Tantas cosas... tantos casos,
tanta queja con agravios,
que llega el momento y dejas
que nos lleve a lo más alto.

Ahora salgo por la puerta,
a una nube parte un rayo,
una Luna recubierta
de un canela nacarado

me recuerda que a tu lado
la alegría se despierta,
ves lo bello de lo raro,
con la vida boquiabierta.

Aún te llevo en mi alacena,
con tus ojos entornados
y tus gestos de doncella
de una corte de mil años.

Y recaigo en tus lindezas,
el deseo en tus abrazos...
En mi calle, que desierta,
muestra el cielo en tus bocados.

Paso el día enamorado
por el rastro de tu huella,
lo comento en el trabajo
y se lo explico a las abuelas.

Tu alborozo y desparpajo
abre en mí esa compuerta,
arrancándome de cuajo
los complejos que te insertan.

En una existencia incierta
eres tú mi buen recaudo,
cuando el lastre al cuello aprieta
con tu olor me desenlazo.
leer más   
9
2comentarios 59 lecturas versoclasico karma: 139

Las hojas al final del tallo

Medio sueño, dos almohadas,
un lamento, y te he dejado.
Un respeto por las hadas
a las que lloré tu nombre.

En la piel ya no se esconde,
sino grabado debajo,
dos mil besos y un regalo
del infiel cajón del mueble.

A ocho millas del presente,
no retengo lo que hay,
ahora duermo de costado,
cierro puertas al entrar.

El amor siempre es cotilla,
sabedor que hay dos en la
rama par de cada vida
de esta sagrada familia.
leer más   
13
10comentarios 90 lecturas versoclasico karma: 117

Madera

En el frío del invierno
barnizabas mi corteza,
cubriendo grietas que tengo
entre nudos de tristeza.

Si mi corazón se altera,
eres tú quien late dentro.
Cuando giro la cabeza
sólo veo tu recuerdo.

En mi savia está tu aliento,
y lo noto porque empieza
a cambiarme el argumento
en hojas amarillentas.

Si me quieres de una pieza,
no me claves tus deseos,
pues ya soy madera vieja,
y algún tronco tengo hueco.

Agitado por el viento,
cuando azotan tus rarezas,
se me tuerce el sentimiento
que me arraiga en la simpleza.

Yo era roble corpulento
entre pinos y maleza,
y pasé en proceso lento,
a serrín en tu cabeza.
leer más   
14
13comentarios 76 lecturas versoclasico karma: 159

Mil horas sin ti

Van mil horas esperando
y siempre son las ocho y tres,
pasa el mundo y sin embargo
caen estrellas a mis pies.

Se desprenden de mis manos
los momentos que soñé
conociendo los peldaños
que trepar hasta tu piel.

El pecado de los santos
es no verte como yo
y el milagro del diablo
es amarte sin rencor.

Es por ello que no callo,
mi silencio se hace voz,
y los gritos de a diario
desvanecen mi perdón.

No reniego, sólo hablo,
el espejo se rompió,
los pedazos de un extraño
esparcidos por el hall.

Un reflejo azul primario
cristaliza lo peor,
cien pupilas observando
sin retina ni pudor.

Me detengo en intervalos
al latir mi corazón,
que en trocitos he cortado
a cuchillo y tenedor.

Un recuerdo, dos abrazos,
una espina y un adiós,
tu perfume en un portazo
que mi vida quebrantó.
leer más   
17
4comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 123

Descubre al asesino (inspectora @Cleme_Eternamente )

Sopla la desgracia sobre el valle,
rugen los troncos de la venganza,
tras el relámpago, el disparo,
cae la lluvia de su sangre.

No hay testigos, sólo alambre
enrollado en su mirada,
que refleja con descaro
que ahora es sólo un cadáver.

Y en sus manos, esta carta,
a post mortem incrustada,
sé muy bien de lo que hablo
pues yo soy quien se la narra.

Este juego no ha acabado,
inspector de tres al cuarto,
hay mensaje en esa espalda
que a cuchillo he tatuado.

Sea listo, diga basta,
pase el muerto al comisario,
pues si acaba usted la carta
se verá muy implicado.

Asesina o asesino,
su vida corre peligro,
no descubra lo que arrastra
al diablo a ser mezquino.

Ahora lea con atino,
que este hombre aquí tirado
no es el único delito
que se cierne en el cercado.

Piense en él ¿tendrá mujer?
¿tendrá hijos? ¿será un santo?
nada de eso, fue cruel,
merecía ser matado.

Coja el dos del que hay primero,
sigue el uno del veintiuno,
luego el tres que hay en el ocho,
y ahora más pistas derrocho.

En el doce, vete al seis,
y verás que el veintinueve,
trae en el quinto la respuesta
que tú lees mientras llueve.

Pero lo que más molesta
es que venga ahora el cuatro
en el puesto treinta y tres
de las brechas del relato.

Hay catorce hasta el final
y te quedas en el uno,
y por fin descubrirás
el dolor como ninguno.
leer más   
18
24comentarios 163 lecturas versoclasico karma: 140

Para ti mi última estrofa

No me atrevo a escribirte sin haberte leído,
no me atrevo a dormirme sin haberte sufrido,
no concibo la muerte sin haberte vivido,
sin embargo mi suerte sigue a salvo contigo.

Tus palabras desprenden, como el cauce de un río,
piedrecitas que arrastras de mi corazón frío.
Me sumerjo en tus aguas, me mantienes en vilo,
aunque a veces devastas mi inocencia de niño.

Veo como las gastas descifrando mis guiños,
convirtiendo mis ganas en pasión por los líos,
conociéndome saltas el listón de mi auxilio
rescatándome a rastras del rincón más sombrío.

Estoy ciego en tu labia, que me ofrece su asilo,
preparando en la nada que me da un folio limpio
tu respuesta soñada, liberada del limbo,
regalo mi esperanza a cada paso que escribo.


A Hortensia Márquez, @horten67 para los amigos)
leer más   
22
26comentarios 146 lecturas versoclasico karma: 119

Coge un boli (a la gran descifradora @horten67)

No hay más relato que el que cuento,
más verdad, que la que llevo dentro,
no hay mensajes si no llegan a su dueño.

Así en el dos del primero de estos versos,
suma el uno del segundo que otros vieron,
coge el tres de las garras del tercero.

Vuelve al dos, que es el número que quiero
para el cuarto de los "enters" por mi intento.
Siete son las palabras hasta el reto
de la quinta de estas frases con salero.

Y ahora ponle "poemas en los que" miento,
y le añades "no he avisado" a tiempo,
así sabes en aquello en que me vuelco
aunque no hayas descubierto todo el texto.
leer más   
18
9comentarios 113 lecturas versoclasico karma: 134

La tilde tiene la culpa (unbelievable @horten67)

Hay dos cosas en la vida,
un pecado y un amor,
regalo un cielo a la deriva
para el dueño del dolor.

El primero no consiga,
o el segundo dé su honor,
la verdad es esa amiga
que consciente lo perdió.

Descubra dios a su costilla,
este siervo la robó,
avisó que ella era mía
escondido tras el Sol.
leer más   
16
14comentarios 146 lecturas versoclasico karma: 144

La fábula de la serpiente

Salida sudada sedienta de nada,
la peste es la pista que a mí me despista,
sin sueños se siente ser sabia serpiente
que pisan, sin vista, sobre la autopista.

De caucho es la espada, segada en frenada,
creyéndose lista, pisóle un turista.
Tan inteligente, ahí fue incoherente,
no cruces la pista con campo a la vista.

Y siendo tan mala, a penas llorada,
un ser altruista cantó cual solista
esta irreverente canción de repente,
no estando prevista en tono bromista.

Al verte chafada en plena calzada,
versó lo egoísta y a la vez casuista
que es esta demente moral incipiente
de faz ocultista que a todos conquista.

Ya pronto se acaba, poesía entonada
de forma improvista y con fin reclamista,
regaño entre dientes por esa serpiente
de un mundo sofista y egocentrista.
leer más   
15
10comentarios 89 lecturas versoclasico karma: 137

Los últimos serán los primeros (dedicado a @horten67)

Me leo con prisa,
siento mi vergüenza,
morir da la vida,
cada uno a su cueva.

Vez de la sonrisa
que da el juez sin tregua,
alguien se lastima,
lee con ansia nueva.

Este, con su rima,
poema se ciega,
y vuelve hacia arriba,
no encuentra su meta..

se torna, con ira,
para una condena
a punto de mira,
pensar la primera.

En cambio, se gira,
que el "algo" está cerca,
puede que consiga
haber dado cuerda.

Un poco de miga,
mensaje a las puertas,
oculto en la espiga,
dentro de estas letras.
leer más   
17
11comentarios 132 lecturas versoclasico karma: 120

El astronauta

Dulces cuentos se mezclaban con la leche merengada,
entre anhelos y mis ganas por volar desde la cama.
Como un sueño acariciaban su voz aterciopelada
otros mundos, otras caras, las que yo me imaginaba,
un segundo en sus palabras y me teletransportaba.

Era magia disfrazada de ternura y perspicacia,
una voz que se echa en falta y un afán que se contagia.
Un deseo de la infancia que ahora toma relevancia,
adornando en la nostalgia mi apetencia y mi constancia
por creer que en la distancia coexisten otras razas.

Con su deje de elegancia me contaba que hay galaxias
que aunque parezcan lejanas se conectan como hermanas,
sólo hay que saber mirarlas y soñar con alcanzarlas,
comprender que somos listos aunque no sepamos nada.

Hasta no cruzar el mar, se creía un mundo plano,
cada humano es potencial de volverse un visionario,
y si rompes el cristal de cultura en este acuario
tus sueños se cumplirán, el poder está en tu mano.
leer más   
14
11comentarios 88 lecturas versoclasico karma: 134

Canción del inmigrata

Con mil temores por barba,
poca ropa y barca llena,
no surca el mar la patera,
sino el miedo al porvenir.

La guerra al hombre desarma,
la luna en cambio sincera,
a falta de un claro en la senda
que marque el camino a seguir.

Estrujan su vida a las puertas
del cielo por todos soñado,
pensando que estaban abiertas,
creyendo cumplir el milagro.

Raspando la vida que queda,
dejando atrás al diablo,
hay unos que alcanzan su meta
y otros que mueren mientras hablo.
leer más   
13
12comentarios 82 lecturas versoclasico karma: 130

No te suicides

Sin nada que ofrecer
y menos que perder,
no hay donde sufrir,
ni nadie a quien querer.

Con todo contra ti,
te cuesta comprender...
no pienses que es el fin,
fragua tu amanecer.

Espérate a dormir,
caliente no des fe,
verás como el café
te ayuda a resurgir.

No escuches tu interior,
difícil sí, lo sé,
pero hay algo mejor
que está en tu porvenir.

El salto al exterior
te hará reconocer
que hay mucho más que oír,
que todo está por ver.

Cambia a tu alrededor
el miedo por volver,
revierte lo peor,
conviértelo en placer.
leer más   
19
13comentarios 111 lecturas versoclasico karma: 140

Enciérrame

Entré en tu mirada,
cerré la puerta
y cambiaste la cerradura.

Mordí tus labios para escapar,
besé tus ojos para ver el sol,
escuché tu voz para poder dormir
y sentir tu calor por la mañana.
leer más   
15
14comentarios 94 lecturas versolibre karma: 137

Asesinato en la tormenta

Sopla la desgracia sobre el valle,
rugen los troncos de la venganza,
tras el relámpago, el disparo,
cae la lluvia de su sangre.
leer más   
16
13comentarios 54 lecturas versolibre karma: 158

Escribo mentiras

Mi fuego hace aguas,
por más que te quiero,
te odio con ganas.
Y siendo sincero,
me faltan palabras
en este tintero.

Me sobran las gotas
de tanto aguacero,
promesas, que rotas,
ya casi ni entiendo.

Humilde derrota
se une al entierro,
con lenguas devotas
por miedo al destierro.

Me emperro, se nota,
cual gato sin dueño,
que el patio alborota
maullándole al cielo.

Quizás una losa
a ratos me invento,
pero es portentosa,
si bien, me la creo.

Engaños de rosa
sin alma ni velo,
mentiras piadosas
me estafan por dentro.

Me hundo en la prosa,
me crezco en el verso,
infamia curiosa....
falsos sentimientos.
leer más   
20
22comentarios 132 lecturas versoclasico karma: 142

Autoayuda

Porque me siento arrinconado en tu desierto,
sólo si duermo reconozco estar despierto...
Porque lamento no haber ido y ya haber vuelto
de ese momento que escapó de entre mis dedos.

Por esos miedos, que valientes en tu pelo,
alzaron vuelo desquitándome del sueño.
Porque mentía al tratar de ser sincero...
porque vivía sin saber que estaba muerto.

Por eso brilla en torno a mí la luz del flexo,
por eso gritan, al sufrir, todos mis versos,
porque la rima, que sin ti es algo inconexo,
es la que instiga a decidir que quede cuerdo.
leer más   
20
14comentarios 117 lecturas versoclasico karma: 140

El siervo y la mugre

La poesía me aburre,
preciso algo más,
un autor que deslumbre,
que me haga gritar.

La familia y su ubre
llegan a molestar,
con el tiempo descubres
que lo impuesto está mal.

Es tomar por costumbre
lo que otros te harán,
aunque ello te derrumbe,
prima lo "qué dirán"...

Los valores forzados
que da la sociedad
a través de los años,
no los puedo imitar.

Todo el tiempo educando
entre amor y amistad
y de tanto escucharlo,
te dejas engañar.

Luego te dan el palo
y pretenden sin más
que te sigas tragando
el pastel que te dan.

Consonancia adecuada
y mejillas al alza
que la hostia bien dada
es la que se hace a ultranza.

Cuando llenas la panza
y te crees en la cumbre,
ganas su confianza...
de esa mierda te cubres.

Ignorancia es templanza,
una fiel servidumbre
que sella la alianza
entre el siervo y la mugre.
leer más   
19
12comentarios 143 lecturas versoclasico karma: 130

Lluvia

En la nube de Aladín
se contraen rimas al viento,
incapaces de asumir
que en breve estarán lloviendo.

Cae un verso por allí
otro baja inconexo,
un goteo a relucir
mientras ves que cambia el tiempo.

Se reúnen porque sí,
y dan forma a lo que cuento,
me retumban al venir
con sus truenos y destellos,

y las lloro por salir,
harto de esta agua en el cuello,
no sé si es mi porvenir,
pero en lluvia me disperso.

Acompaso al aguacero
hasta que explota en el suelo.
Lucho por sobrevivir,
en tormentas me sincero.

Chaparrón de pixels negros
precipita el blanco cielo,
un anhelo por sentir
que me empapo de algo bueno,

... una huida frente a mí
que repica en mi cerebro.
leer más   
20
13comentarios 103 lecturas versolibre karma: 118

... y aparece la esperanza

Se acerca el invierno, la calle te espera,
navidades de infierno en hotel con estrellas.
Nos sabemos el cuento, belén ya no queda,
quizá algún cajero que te abra sus puertas...

Bonito proyecto, en tiendas y aceras,
pidiendo dinero con manos abiertas.
Te mira el lechero, te observa la clienta,
el burdo letrero sin faltas, no cuenta;

"Sin hijos, sin alma, sin casa, con miedo,
me encuentro perdida y comer ya no puedo,
dejé atrás la vida buscando un remedio
que cierre la herida que me arde por dentro".

Arrastras miradas que estaban perdidas,
se crecen altivas pensando en que ellos
no abandonarían preciado respeto
culo a ras de suelo o cantando en el metro.

Cuando la esperanza parece dormida
se acerca un señor muy alto y moreno,
que prende tu mano e hinca su rodilla,
pregunta enojado y con algo de acento...:

"¿Cuál es esa herida? ¿Qué daño le han hecho?
¿Qué lleva a una dulce y bella señorita
a dejarlo todo y quedarse sin techo?."
leer más   
17
6comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 118