Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Mi puerta

Era una elegante puerta, de fina madera;
cuando la cerraba,
nada a mi pasaba,
ni lo negro de la noche,
ni la sensualidad de un silbido,
ni el ruido del trueno,
era un ángel bueno,
negando la entrada
a todas las brujas
y carretas naguas.

Pero...por sus poros se colaban,
popurri de aromas,
influjos de una buena estrella,
eran cosas bellas, imágenes, ideas,
preñando mi mente.
Así perfumada,
así me dormía,
y en sueños oía
la dulce armonía,
de un beso candente.

Oh puerta! Mi puerta,
que hicieron de ti,
cuando te desprendieron
de tu ancho marco
te hicieron trizas,
combirtiendo en cenizas
los secretos que guardabas.
leer más   
14
3comentarios 42 lecturas versolibre karma: 94

Deseo de una mujer

Oh, maravilloso mar!
Déjame ser tu roca;
fuerte, dura,
que no la golpee nada,
solo tu bravura.

Lo he deseado así, toda la vida;
en un silencio soberano,
extender quiero las manos,
a tu yodo... A tu sal...
Y con poder sobrehumano,
no caigo, en pecado mortal.
leer más   
12
2comentarios 47 lecturas versolibre karma: 98

Te acuerdas de aquello?

No puedo dejar de mirarte, luna,
siempre mi confidente,
la testigo muda
de todos mis encuentros,
antes que llegaran
formas a mi cuerpo,
yo ya te contaba
todos mis secretos.
¿Te acuerdas lo que te decía?
Quiero que un amor
quede en mi, muy dentro,
y tu me alumbres,
porque no me gustan
las noches de invierno.
Y vino el amor,
me vendó los ojos,
me cortó el aliento,
yo quise hablarte,
pero en mi boca
posaba un beso,
éxtasis, locura, suceso,
¿Te acuerdas de aquello?
Mi cuerpo de virgen
dibujó la arena,
y tu, luna, brillaste
en lo alto del cielo.
leer más   
11
13comentarios 86 lecturas versolibre karma: 85

Mezcla perfecta

Compañero de leguas recorridas,
ladrón de mi inocencia aquél verano,
mi maestro de todos los días,
mezcla perfecta, de lo sutil con lo profano.

Mi cuerpo, arcilla en tus manos,
moldeaste a tu antojo y manera,
haciendo de él dura madera,
roca que no desgasta el agua.

Y de mi corazón, papel secante,
absorbiendo del amor, la última molécula,
soy brisa, soy fuego,
mezcla perfecta del blanco con el negro.

Aventajó la alumna al maestro,
de eso, estoy bien segura,
sin embargo bebiste de bocas extranjeras,
en tu afan de buscar cosas ocultas.

Pero volviste un día, cansado
convencido, doblaste las rodillas,
susurrando a mi oído
no hay nadie como tu
eso puedo asegurarlo,
mezcla perfecta de lo sutil con lo profano.
leer más   
12
13comentarios 119 lecturas versolibre karma: 81

Son solo sueños

Con vívidos colores son mis sueño; algunos tan claros como la más pura de las aguas, otros tan extraños, difíciles de interpretar.
Me gustan mis sueños, los quiero, por eso los escribo para volverlos a soñar, solo los aromas no los puedo recoger.
Y cuando arranca el día y vuelve a mi la conciencia sigo soñando y lo mismo me gustan y quiero esos sueños, A ellos los llamo „Mis Pensamientos“.

Sueños y pensamientos los escribo así: exactos, sencillos, sin acomodo de palabras o ideas. Son expresiones de mi alma, que ama a la luna y el mar, la pinta de color, que el canto de los pájaros trata de imitar; que ríe, pero también teme y nunca está sola, la acompaña la siempre soledad y tiene dos grandes amigos: El Cielo y La Noche.
leer más   
16
12comentarios 96 lecturas prosapoetica karma: 95

Tiempos: Pasado realidad, futuro optimismo

Alforja de tiempos henchida
segura sobre mi hombro descansas,
pesada...pesada...pesada.
Largo es mi pasado...
carga que es piedra grande
claras acciones...
acusan pecados
hilachas de dicha
muy bien hilvanadas
sobre inmensidad amarga,
callos en la garganta
de repetir tu nombre
en vano, siempre en vano.
Largo es mi pasado,
carga que es piedra grande.
¿Y mi futuro? Ese
aún es más pesado
sueños...sueños, más sueños; siempre soñando.
Mundos, libertad, espejos,
lunas al alcance de los dedos
sueños que son oro y esperanzas
ritual de sonrisas,
mi reino: la calma.
¿Y el amor? Todo para mi
es fiel; se desborda
sobre mis sembrados,
y trepan flores, son incensarios,
y envuelta en humos,
y en aromas, a veces
niña, a veces paloma,
siempre estoy cantando;
mi futuro es infinito
por eso, pesa tanto.
leer más   
13
15comentarios 96 lecturas versolibre karma: 83