Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Noctámbulo

Noctámbulo, de memorias
hiere
disonancia
(bulla callejera y de hogar)
al respirar dolor secreto
en el haz de la noche;
cuando (observo) el lado izquierdo,
hay en mí, el malvado
que soy, ahora.

¡Otra vez, enfermaré de manicomio!

Y se me fue el caos
—a bar, medianoches y de barrio—
De botella en botella
cubitos de hielo, y coñac;
la luz de mi cuarto
quema [a mí]
y lo obscuro de mi sombra.

Soy el mismo, único de mis raíces
y de tierra;
del lugar que más duele
lo reconozco, una y otra vez.
Después
de haber luchado a muerte,
y ser compinche a quemarropa
(arderá)
la cárcel en mi corazón
a fuego lento.

Con muchas ganas
sacudiré el alma mía,
me entregaré [solo] al abismo
de un cenicero
que transpira hogar.

Si no me he clavado el puñal en los ojos
es por ver al criminal que hay en mí.
leer más   
15
9comentarios 70 lecturas versolibre karma: 132

Peregrinación

Nadie sabe, cuándo por costumbre
te espío,
mitad y mitad en lo más íntimo;
por más que quiero evitarlo
sigo siendo mi enemigo,
mientras no duermas en secreto.

Que de culpa en culpa, me abandono,
otra vez,
ante el extraño que conoces ahora.
Que despierto —dentro—
en una bolsa
que cayó en mi jardín la otra noche;
o en mis ojeras,
que aprendió de una vieja cicatriz.

De recordarme,
no me equivoco,
el dolor no está por demás en mi sombra.
En ningún lado estás más cerca,
como ahora en un sueño.

De improvisar,
esta vez me tiento huir
sin que me vaya lejos,
a estar fuera de mi rutina
(Soy el que ama todo de ti)

De regreso [a casa]
en el camino me refugio,
y me abrigo el corazón.
leer más   
15
11comentarios 103 lecturas versolibre karma: 94

Target

En el rostro una mala sonrisa, que sabía cómo compartir cuando estaba enojado.
Y por costumbre, estoy en un campo de ajedrez: no llevo aperturas, ni estrategia para ganar, sólo dos celadas olvidadas en el traqueo de mis dedos.

Y me sueño, como a veces, también, sueño para no pensar, a qué hora está moviéndose el día, y que me apunta suicidamente.
Pero nadie sabe, llevo puesto: un policía para cruzar la frontera, otra, es mujer cuidando sus intenciones
(a veces también los míos)

Y si por algún momento la conciencia me apunta, llevo un target sobre mi cabeza.

Después, me esconderé en mis pies para saber, cómo mentir
—me sentaré en mis orejas haciendo origamis y deletreando haikus en vasos de vino—

De haber dicho casi nada; un mundo de palabras llenó un mapa de dudas que han sabido colarse, a raíz, de haber perdido la memoria “nunca me olvido que mañana es otro día”
Y tú, señor, por qué no vienes a crucificar tus palabras en mi corazón.
leer más   
10
7comentarios 72 lecturas prosapoetica karma: 90

Salvación

Estar medio muerto de edad,
siquiera,
me quedo a cerrar ciclos por un rato;
de este mi regreso,
a nadie condeno por siempre estar
en una procesión de inviernos.

(Hay un mundo de revés en mi casa ...)

Apenas amanece
como saludo imposible,
como una cicatriz, aprende a mentir
desde la herida.
También,
el día guarda (sus) secretos: en la plaza
aprende a murmurar
o aparece en un pedestal.

La noche tiene pies de lluvia, por así, decirlo…

Desde mañanas nadie sabrá de mi silencio;
olvidarme, el precio pactado
después de todo.
Vagabundo sé quién soy: He jurado
arrojar mi corazón a jirones
(Desde una multitud cualquiera)

Por eso [me] adivino en la reencarnación
¡De Lázaro levántate!
Y soy, cuánto quise ser culpable
en esta tierra,
y arrastro cuál perdón de memoria
mi alma.
Aunque, parezca extraño
persigo siglos de salvación, hasta hoy.
leer más   
11
4comentarios 75 lecturas versolibre karma: 98

Ángel Guardián

Esquizofrenia,
el victimario de su oficio
por ahora
lleva una cicatriz de amuleto;
desde una cárcel, miente al verdugo
antes de dormir.
Cumpliendo su promesa
el centinela tarda en huir
de la escena.

—Es de noches descifrar lo incógnito—

Como el cuento [acaso] el héroe
que echó todo a suerte
mientras,
de muchos oráculos
una ciudad de sal, envuelto en llamas
se prohíbe mirar atrás.

Una oración (en un principio) muere
en la práctica,
criminalmente el corazón
y la fe como sacrificio
si existe

De sueños a otro sueño,
[me] conmuevo de toda culpa;
en mi alma
esta maldición en mí, y mi Judas que me guarda.
leer más   
10
5comentarios 59 lecturas versolibre karma: 94

Así Amor Mío

Así, cuando caminabas
fuera de todos
siempre me sedujo como amas.

Del juego y sin ti [nudo el corazón]
todos los adioses
fue contigo de recuerdos.
El beso de tres años
atrás quedó en el jarrón japonés.

Y deseé amor mío, una noche de suspiros,
pero olvidé
cuando de ti, en mi piel fue setiembre.

No hay de otra que no sepa de memoria
el estribillo de esa canción;
y mi esfuerzo
de encontrarme contigo
dio sus frutos.

Fingiendo
que nunca te extraño;
desnudo parte de mí
si te digo, adiós, esta vez.
Y se nos hizo las noches de cenizas,
de humo el sueño.

Sólo por tu amor
soy el alma que ronda
como una sombra a tu sombra.
leer más   
9
6comentarios 80 lecturas versolibre karma: 88

Personal

Él, dejó de limpiar su fusil en el paredón,
sobrevive
de su oficio y de milagro;
de día come el mismo plato… Lleva cartas de recomendación
para su ascenso
—al impostor televiso—

Que no ha sido [el mismo] a la hora de sublevarse,
que nadie accede a sus intenciones
y que es peor, ni lo entienden.

Porque no ha llegado su grado de consideración,
su inmortal esencia
a paso firme.

Exagera
cuando se afeita, cuando tiene
que ir a casa desde la otra esquina
y cuando siempre reza a escondidas
por una muerte más.
leer más   
15
7comentarios 85 lecturas versolibre karma: 101

Propósito

Pellizco el corazón mío
y a quien olvidó a Emma;
mueve el licor el desorden
de mis días.
Del vaivén de mi cuarto
va la película "El Titanic"
como espía.

Todavía me hipnotiza las escenas de Chaplin;
con sus mil finales
asoma alguna novela de Llosa
—Yo sólo mendigo unas frases—

“Icecream”
—Cucharitas de sabor a lúcuma—
Y soñaré hamacando
un hogar, y esa vieja fotografía
que finge quererme,
pero ningún recuerdo
se parece tanto a ti.

Al partir
cierro las puertas de mi corazón;
no me fío de ti,
ni del velorio que dejaste,
funeral, y este luto por dentro.
leer más   
11
4comentarios 92 lecturas versolibre karma: 89

Corazón humano

Bisagras en la piel
(a contrafuego)
hilos de sentimientos
conectan
corazón y alma.

En mis manos
esta tentación fugaz
que me hipnotiza.

No hay promesas,
y de culpas
en el salmo de David
como un sueño

(hay algo en mí...)

Absurdo,
como pretexto me confieso,
después, de hallar
-menos mi corazón-
y algún secreto en su inicio.

Si me delato
no significa esconderme en el vacío
de la tierra;
no soy acaso el que sabe
estar en la sombra de mi alma.

Si alas de metal
y volar.
Limpio mis lágrimas de bienvenida
y este adiós
más triste.

Debajo de cualquier harapo
me obligo
a llevar domingos por costumbre,
de exculparme
a la primera oportunidad.

Está decidido
sí me escondo en mí,
debo construir un corazón
más humano en mi corazón.
leer más   
12
5comentarios 85 lecturas versolibre karma: 93

Réquiem

En un principio,
color ocre

¿Y las calles en mí?

muerto de miedo, muerto
otra vez
el semáforo roto
y una
ciudad vacía.

Cuyo delito de pensamiento
infringe
en los recuerdos
de memoria,
pánico de otras vidas
me deja
suelto de huesos.

Funge una disculpa
bajo un motín
de indiferencia
—dentro—
el corazón
no sabe de mentiras.

Pudiera,
mecanizar los caminos
e ir directo
al grano,

accidentalmente,

despojado el alma
y de hogar
donde me vio nacer

Mortalmente,
el reto hacia otra vida,
y la certeza
de otro rezo al creador.
leer más   
12
7comentarios 88 lecturas versolibre karma: 91

Prohibido

Bohemio corazón,
te prohíbes
un amor
en secreto panteísmo.

Desdén de sicario abandona el puñal.

De regreso
desnuda la ruta que me vio partir;
sin ti
suicido la creencia
y la duda brutal de mi corazón.

Pasa el olor
de una tarde extinta,
pasa la noche
bajo la luz errada
y monótona

Eres como búho embrujador en la noche.

Viejas costumbres
exhuman mis lágrimas de luto,
cual funeral
somos dos novios
en un falso adiós que no muere.

Ha de caminar
el perdón
amortajado de juramento
y de hechizo
de ti mujer que no olvido.

Habrá un abismo en tus ojos
donde suicidar todos mis recuerdos.
leer más   
16
6comentarios 54 lecturas versolibre karma: 96

De otros besos

Espontánea,
de primaveras
tú,
mi amor prófugo;
de lejos y fugaz
en lo obscuro y amargo
besos de azogue
y el frío abrazo de tu amor.

Un día naciste así,
de tarde gris de invierno,
de dolor
y el perdón
que no se dio nunca.

Tu mundo
a fuerza suicida
me tienta
de ti

En este hoy,

No me pienso
—no haberte amado—
por no creer en ti,
mi fe murió
en el beso frío y mezquino
de tu amor.

Porque inaudita y efímera,
ojos de otro querer
tu alma;
no nada de ti: entonces,
de religión
aprendí a olvidar
de cómo nos amamos

un día

con más amor, carnal y terrenal a la vez.
leer más   
16
8comentarios 92 lecturas versolibre karma: 91

De barro

A fuego de kerosene
pirómano
en la memoria;
a dos cuartas lobo azul
y el corazón roto
de algún peatón.

Un rockstar quema su amuleto
otra vez;
por curiosidad
—sonríe—
disimula un poco
en el afiche.

Y este corazón fanático
lleno de sueños;
en otro día
debe soñar antes,
que a medianoche la dosis
inexacta
duele menos.

Cielo gris, mismo color bajo lupa;
en secreto una estrella
cuerpo a tierra,
mientras,
la canción inacabada.

Neurastenia, tocó fondo
—de horas—
el mechero en la botella
no olvida: nocturnal
entonces,
es necesario
empezar de cero
detrás de bastidores.

A la luz del semáforo arde otro ídolo.
leer más   
9
5comentarios 95 lecturas versolibre karma: 88

Fantasía

Tienes la fantasía que ilumina La tierra, y si pudiera anidaría en tu corazón como flama y luego desaparecer. Las muchas sombras que has temido cuando estabas prendado en tu soledad te nombraron alguna vez. Nunca dejes de sonreír, en mi empeño por coronarte sucesor de tu pasado tengo mi plumaje como ceremonia y sacro el corazón.
Tan sólo, eres libre por tu subconsciente y tu verdadera vocación en que piensas cuando estás despierto y eterno. Yo te digo, prueba a escribir con lágrimas de mis ojos, y así, ya no puedas esconderte en tu pasado, entonces empezarás a escarbar tu futuro con mis uñas.
Ven conmigo y respira el silencio que traen las nubes y adquiriremos la fuerza que necesitamos para vivir noblemente; aprieta tu corazón con el aleteo de mi bondad, y cuando cese la lluvia, sonreiremos juntos, otra vez.
Si te encuentras solo, guarda siempre en tu alma un adiós, para cuando en verdad lo necesites, que más tarde no te des a la rutina, pues, poco importa. Sé que muchas veces buscas en el cielo un sueño que no puedes dar alcance, pero mira bien cómo vuela un milagro en las alas de promesas, tan sólo tienes que decidirte “Es tuyo, tómalo” Majestuosamente el mundo camina con tus pasos y en mis plumas llevo magia para cumplir tus muchos deseos.
Y por enésima vez acomoda en tu corazón al huésped que hay —dentro— en ti, tanto que tardas en haber regresado, y para cuando de hayas ido. Sé que, en tu tiempo siempre renacerá bellamente la sabiduría de un Dios presente. Breve es el sonido de la vida al borde de mi melancolía y la divinidad de tu belleza universal.
leer más   
13
8comentarios 87 lecturas prosapoetica karma: 112

Ventanal

Otra vez,
de tu pasado
cenizas de otros días.

Por ahora, (dentro) corazón de espantapájaros.

Porque en ti
solitario y huésped;
demasiado tarde
y bueno
para ser verdad
de una u otra forma.
Indómito.

A como dé lugar,
laberinto y la palabra, tan íntimo
y visceral;
débil
arde tu sombra en la noche,
haciendo caso omiso
a los —secretos— en la memoria.

A la desnudez de tu fracaso
pasa el puñal
de hace
siete meses, atrás: el poema
por curiosidad
dejó una cicatriz sin levantar sospecha.

Existe la promesa sobre una espera imperturbable.

El viejo salvavidas, me lo dices, siempre

Sólo en la candidez de tu edad
—no hay olvidos—
soy el hombre
que mira con ojos café
la niñez que abraza tus ojos.
leer más   
17
8comentarios 66 lecturas versolibre karma: 97

Quién

Quién,
no bebe más de su sed
y sacia humanamente su alma,
intuyendo.

Quién,
no duerme a cierta hora y sobrevive
de milagro
y zamaquea el esqueleto
de contento.

Quién,
no conversa solo
—a cierta hora— en cama,
agridulce rutina y de memoria.

Quien,
no miente de puro susto,
y da
una mirada de timidez de perros
a la vida.

Quien,
no se ve mortuoriamente
fetal
(doblemente a dos almas)
Aterido.
De inmortal e inocente despedida.

Quién,
no muere de a ratitos, irónicamente en un sueño;
asusta reírse de dolorcito,
nomás de cara a la muerte,
bien si despierta o queda
en el acto.

Quien;
no dice adiós quedito en el corazón,
y se despide de mañanas: en un amanecer
de días y fechas
y la vida.
leer más   
11
6comentarios 82 lecturas versolibre karma: 91

Madre

Pacífica,
lentamente
—te juegas la vida—
en cama
el dolor más vil;
yazga
tu cuerpecito
en la tierra y el mismo cielo.

Abrazarás de estar sola
y el mundo
en tus manos;
tu corazón
exactamente a tientas
sólo
amor por los demás.

Eres valiente, y fuerte como el roble,
y darás pelea
—mientras—
al final tu alma
encenderá tu camino.

¡Incólume a tu dolor!

Madre.

Restos de un adiós
—con ojos de mujer—
sin mirar atrás,
y de hogar
el otro lado de la vida.

Tú eres el éxodo de regreso a casa.
leer más   
11
4comentarios 63 lecturas versolibre karma: 96

Madre Amada

Madre como en el sol de tus días.

Siempre te has ignorado
corazón,
bajo sombras de caricias
y en secreto.

En un beso
sólo el temblor de memorias dulces,
y el recuerdo
(de noches)
libre de culpas.

Desde que conocí mi infancia,
anda conmigo
lo gris de la vida;
ante el fracaso
y la duda implacable,
sentir adolescente
—palpa—
rastros de sonrisas hasta los 18 años.

Todavía sigues siendo
en el seno maternal,
frágil principiante:
Madre y Padre a la vez.

Entonces el corazón en ruinas,
y los escombros
de muchos años
en una flor marchita
tiene lágrimas
de sal.

Honestamente Dios existe en tu alma de guerrera.
En la culpa soy otro
—el dolor, es más—
en tu corazón de Madre.

Hoy,
soy hijo,
esta vez —con el mismo sudario—
quiero remediarlo todo.
Años de perdón
en esta vida me hace falta.

Déjame en tu corazón
(Eres el hogar que aún sueño)
porque quiero compartir
este eterno
amor,
contrito el corazón.
leer más   
12
6comentarios 107 lecturas versolibre karma: 91

Ansiolíticos

Un hombre sacrifica
el día,
juega a esconderse en una iglesia;
hace caso omiso
a su cuerpo viejo de edad.

muere de años de trabajo y del salario miserable
a cuesta,
y por qué
una mujer espera en casa
de haber soñado mucho.

Abraza el espejo de la calle 23
camino a casa,
palpa palabras
que caen transeúnte;
vocifera a viva voz: no soy alcohólico.

bebe cerveza a escondidas en el parque.

Reconoce tener su reloj
en stand by,
y como los demás, si no está despierto
medita
porqué hay ojeras en su cuarto.

Que,
para no dormir bien
fuma tabaco y ve la tv. Hasta las 2am.
De a mordiscos
se come la vida
en “sándwich de realidad”.

Sábado 14 de febrero,
este hombre escuchando música
duerme
en su mundo hasta las 11am.
A las 12pm. De repente, aparece enfermo
en la calle 23
ante la atenta mirada de un hospital.
leer más   
9
2comentarios 72 lecturas versolibre karma: 90

Nueve palabras

Detrás
de los espejos la frágil memoria,
tiende a olvidar
el sacrificio del día.

todavía crece espigas en un rincón devastado de la tierra.

Déjame pasar
teatro de la vida,
como la sombra de un mal recuerdo
de marionetas.

Mohín de la tarde, espesura
de neblina,
no hay otra
que renunciar a lo cotidiano;
que sobre la pequeñísima rama de almendro
sueña a ser dios
yo, el oscuro poeta muerto de sueños.

Un terrón de cualquier ciudad
abriga el corazón,
mojado está el alma de noches
por convicción.

Amanecer de pupilas, reconoceré
de cerca
el destino que me trajo
una paleta de colores
en el hilo sacro de la vida.
leer más   
13
10comentarios 103 lecturas versolibre karma: 106