Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Efímero

El cuento de las horas;
en otro tiempo la vida
misma.

En el pecho
el peón
sus tristezas
otorgados en la tierra.

Rasgando en el alma de dios, un judas seductor.

La vida efímera;
deshojará
cenizas
de otro hombre

y una mujer que canta
en la piedra
fugaz.

El viajero se apeó en la memoria.

El cuento de las horas;
hay versos enfermos de nostalgia
que hieren los ojos,
mientras
el fusil
es un cráneo —disfraz—
apuntando a la tierra.
leer más   
9
sin comentarios 33 lecturas versolibre karma: 92

Rebelde

Acaricio en el parque
mi instinto
acostumbrado
al insomnio

—y sobrevivo—

en un corazón
de cartón
soy el enemigo
inexperto.

Tan sólo
había los espejos
a doble cicatriz
cuando el teléfono
dejó de sonar.

En mi mundo mi alma es un espejismo roto.

Sublevación.

Cuenta conmigo
a mi manera
y doblaré mis alas
rotas por ti.

Duele el día si despierto náufrago.

Fugitivo
me reconozco
sí el verdugo
inmoló su corazón
en mi casa.

¡Morir parece razonable!

pero,
no entiendo
cómo mis órganos
abrazan el quirófano.

Desde un mal sueño me condeno en la fe que nunca tuve.

Al final queda
la prueba
de un recuerdo inexacto.
leer más   
10
4comentarios 62 lecturas versolibre karma: 99

Retrato (Compañía)

El rostro más bello
la alegría,
contagia enamorado
—ritual de amor—

El momento inolvidable
se aproxima,
en el manzanar festivo,
danzando en luz
eres novia viva,
y el eterno príncipe azul
baila
iluminando el día duradero
en Emaús.

Océano de emociones
bogan
tus bríos de princesa Magdalena,
tus labios
beso de amor.

La noche
cubre su manto de festividad,
haciendo historia;
corazón retratado
de María:
atrapa un suspiro de vívida compañía.

Mayo 2008 — Editado febrero 2019
leer más   
10
8comentarios 74 lecturas versolibre karma: 107

Reminiscencia

Dime lo que tú quieras,
por favor,
y dame una señal,
a cambio
me encontrarás en un beso.

Llueve y llueve

y el orden del caos regresa
cuando no estás.
Sobre tu sombra
no huyas
en secreto y de adiós,

porque en la indiferencia
muere el recuerdo
exactamente
igual a ti.

Sólo en el ocaso
enviudamos
de verdad,
hasta perder la fe
en una mentira
de imposibles a cuesta.

Mentalmente el laberinto y sin pestañear
perdámonos
y el perdón para después

¿Entonces toda-vía en lo infinito?

Decididos, el olvido tiene
cómo partir
de repente,
en nuestras manos
se posó desnuda
la habitual ausencia de nosotros.

Desde entonces,
de cenizas sólo el amor
que una vez
fue
el desgastado reloj
de la vida.
leer más   
17
12comentarios 92 lecturas versolibre karma: 94

Amarte

Si duermo,
despiertas el sueño donde eres
piel,
esta noche
y otra noche más
cerca al paraíso.

En mis ojos cielo
por amor
cada centímetro
de ti
me pertenece.

Y amarte,
amándote; sólo el primer rincón
de mi casa
tiene
una enorme señal;
digo esto
sin pedir permiso, y te amo.

¿Sabes si tu amor es el escondite, al menos una noche ?

¿Dónde mi amor se entrega a ti?
si tu sonrisa
tiene
los días contados,
mientras se pierde un océano
si tú no estás.

Por este amor y estar amándote
es el mundo
desnudo, un beso
en la
la sombra
que espera el lugar más esquivo.

Siempre, después de medianoche, en un sueño, mi amor contigo.
leer más   
14
11comentarios 87 lecturas versolibre karma: 94

Magdala

Déjame secar tus pies con lágrimas
de culpa,
quiero ser tu Babilonia
Moderna.
Tú eres diosa humanizado,
de tu alma, brota el perdón y misericordia;
quiero ser, yo,
quién renazca —libre— en tu mirada.

Déjame convertirme en tu ángel de luz,
te pido con conciencia,
y el pecador impío que soy.
quiero ser el que vive en la mansión
de tu cuerpo redentor.

Déjame pactar con ellos, tu inocencia,
y qué importa si murmuran
en sus silencios, acertijo de hombres;
más te he soñado amorosa
en mi carne,
entregándote mi corazón mortal.

Déjame derramar tu sangre
en el cáliz sagrado de expiación,
y de repente
me nazca esa idea, de ser quién cargue
tal crucificción de emblema
"Getsemaní con otra historia"

Déjame morir tristemente
en los brazos de una vida sinsabores,
porque hoy mi resurrección renace
en el azul cielo de tu mirada... ¡Tu mirada!

"Divina Diosa Omnipotente".
leer más   
12
6comentarios 61 lecturas versolibre karma: 107

Prescindir

Presencia oculta,
el árbol en el sueño deja caer el alma
a tientas;
en mis memorias
la cicatriz en la puerta
tiene más secretos.

Otras cruces de estrellas
caen
en cubetas de lluvia.

¿Presentimiento?

Y al final.

Anacrónica,
No se detiene a la sombra
de nadie;
el dolor
en su mundo, de pensamiento
y creación.

Y me pregunto:
dónde dejamos de morir
seducido
por las noches.

Arde el botón en la herida;
me niego
a estar solo,
de harapos
creció otro corazón.

Hasta cuándo la luz refleja la cara más humana.
leer más   
19
14comentarios 94 lecturas versolibre karma: 98

Condicional

El laberinto que sueñas
la llave
lo tengo puesto en una idea;
si piensas huir
llámame
voy a cerrar todas las puertas
suicidas
en tu nombre

Mujer

antes,
si no lo sabes
sólo
me he reservado
el derecho de admisión.
Esta vez
no me lastimarás.

Ya no sufras por aferrarte
a ti,
tampoco
yo
te detendré jamás
esperándome por un beso

Y tú

Ahora
puedo ver
en una calcomanía
cómo mueres como yo
(Y tú no lo has notado)
leer más   
13
9comentarios 101 lecturas versolibre karma: 113

Huella

En secreto
llovieron pugilatos,
bajo la pequeñez lapidario
del tímpano azul.

Pródigo.

Hechizaron de versos
en esta
confusión increada
de amuletos.

En la hora
del silencio, ser humano
después
todo es lo mismo.

Domingo de sandalias
y,
las promesas
dormidas en un galpón.
Culpable melancolía,
expiación matando el alma

Inconfeso.

Empuñó tierra
y sus gusanos hombre:
A la hora de conversar

Póstumo.

Le llovieron a la luz, elogios.
Alguien fue visto
caminando en un cielo
—hecho—
de tierra viva.

Sólo anoche acarició
sus recuerdos

¡Estaba recogiendo sus pasos!
leer más   
10
6comentarios 81 lecturas versolibre karma: 104

Compromiso

En vigilia
enhebrar momentos
del ayer;
en la mesa favorita
regurgita
sobras de otras madrugadas.

Hácele dolor
de una vez
porque tiene espuelas;
donde el día
fatídico
es tan cercano al duelo
inacabable.

A cuánto tiempo forja
esta actualidad
de fuego y providencia

¡A qué importa los días y días!

Sólo queda
descifrar enigmas
donde tiembla la oscuridad

que,
de algún secreto buzón
en la autopista
hay humo de tristeza,
y del perdón
sólo quedan cenizas.

Qué
mensajero
da último adiós
entre pálpitos de suspiros
a la hora dada.

Es sólo, sólo eso.
Culpable, retrata
su condena
en otro día;
por rutina
el mismo pacto a donde va.
leer más   
12
4comentarios 69 lecturas versolibre karma: 105

Huésped en la tierra

Haz la promesa y cambia tu destino, el desafío —está— en tus manos … Entusiasta, no creas en todo, y de lo que te rodea. En el temblor de tu actitud, siente hasta los huesos tu progreso. Muy pocas veces un mal presentimiento trae buena señal, entonces, interrumpe con ironía y relájate en una sonrisa, como recompensa, saboréalo a carcajadas. Por las noches no te detengas en esa rara confesión en la memoria, llega a casa y reza por ti en esta creación: Si has de matar, poco a poco, lo minutos, termina de acariciar el dolor de una lágrima que se olvida en el lodo, apuñala de corazón al mendigo que hay en ti, que se queja de todo…

…Este hábito tiene el veneno que te consume a pausas, rozando al martirio por enésima vez
¿Esta vez, vas a recomponerte de todos sus acertijos?
¿Esta vez, vas a sublevarte a todas las mentiras?
¿Esta vez, va as odiarte un poquito menos, por las mañanas?

Pero siempre sospecha de tu itinerario, sé el mismo noctámbulo, de cómo fijas tu destino; y llega bien, como siempre lo deseas.
Ya no sigas maldiciendo y maldiciéndote; cree en la justicia y que es posible. Recuerda moldear con delicada pleitesía tus acciones; que has de analizar profundamente para llegar donde quieres detenerte y estar, estar contigo mismo, si te atreves, o es tanto la rutina que a veces no te entiendas, por qué se cansan tus caminos cuando te detienes.
Esta mañana se escondió en tu alma quién te conoce mejor, sintiendo dulzura obsesión por extrañar recuerdos y ausencias, lo callado que es la naturaleza, y el huésped que eres en la tierra.

Abril 2008/Editado febrero 2019
leer más   
11
6comentarios 65 lecturas prosapoetica karma: 98

Imitación —A pie de letra—

Mejor no te equivoques ¿Puedes, acaso, acomodarte en esta vida, en lo cotidiano? Siempre, siempre te quedas en la rutina.
Entre otras cartas —encontrarás— que escribir con supuesta imitación de otra carta: hay un adiós sumando soplos de melancolía.
(Nadie sabe cómo anunciar domingos, humeando veranos, todo el año)
Hay ideas inciertas, cada vez menos complicados, si te acostumbras, por cómo abriga indistintamente. Por incómodo que parezca, bruscamente, quedó atrás tres recuerdos, una caja de cartón y una escalera para subir y llegar a tus sueños, aunque (tu sueño) nunca viajó a la luna, pero te viste acurrucado en una estrella.
En ti, algo que te identifique: Esa playa, hasta ahora lleva ese nombre tan extraño, tiene la nostalgia que enternece en la mirada infantil de una nube voladora.
Hay caminos a casa y este dolor —calcinando por dentro— Sólo otro pensamiento sacude el esfuerzo ganado por experiencia —no pretendas ser hereje y matar detrás de tu sombra, a tu dios— Y si renuncias a algo como sacrificio: Salva tu alma. En ti, la rara obsesión que nadie comparte. El cansado testimonio te recuerda a cierta hora de la mañana. Adiestrada tu mente, por la noche, cómo tienes que hacer una oración sin herir sentimientos.
leer más   
9
11comentarios 122 lecturas prosapoetica karma: 96

Nocturno

Por las noches, oscuridad en los ojos —descorrerlo por instinto— suicidamente las cuatro paredes juntas, a por fuga en el propio cuerpo.
En la fe, sanado de milagro, de haber despertado entre el corazón y el suspiro eterno; pero la realidad es otra, en el salón, el mundo en un abrazo no deja de llorar.

Pero el sueño puede más —único recurso— a todo pronóstico. Encendido la existencia en una lágrima; de sí mismo, morirse de la risa, y sin entregarse a la indiferencia o por qué el (encierro) en un sueño cíclico.

El reloj de hospital sacude los minutos, hacen columpios con demasiada apatía —dentro— un sanatorio mata cualquier sombra entre las rendijas; sin embargo, en otro tiempo fue profesar y a creer para existir —En una sonrisa, también, la luz se apaga—

En la memoria, la vida no se detiene para recordar como muestra, un milagro. Duermen la imaginación incendiando estrellas por si acaso.
Mortalmente el sentimiento de partir se cierra con las propias manos.
leer más   
20
10comentarios 85 lecturas prosapoetica karma: 104

Apreciación

Ideas abstractas
el verbo también existe,
intuyen,
secreto y voz
mutis.

Mentalmente, abrir de corazón

todo monotonía, quemar
una vela
en la mesa;

a veces
excéntricas caben diminutos

refugios

en la memoria,
y cómo asombra: frase
disléxica
de instantes.

Escueto en forma.

Por las noches, tan ánimas

prácticas,

bajo sombra
practican
en viejos recuerdos,
regalo
que la conciencia
descarta,
sólo el poeta no renuncia.

De pensamiento,

que no sabe
cuán grandioso es
oración final
e inédita.
leer más   
17
10comentarios 118 lecturas versolibre karma: 93

Estacionario

En el corazón de arrugas;
cómplice, el caos en la mesa: conversación
de espacios vacíos.

Aroma a café, quemando insomnios,
por las noches, el viejo refrán
enternece,

al cerrar y abrir el corazón
—antes de partir—
no olvidar el adiós de bolsillo
en la hoguera.

De revés, ante todo pronóstico,
metódico,
zarpar
ahí, dónde clandestino va el alma.

Íntimo, como cábala: ser
escorpión y todas sus manías
(rebelde
y sensible a la vez)

Al pesar exactitudes de una llave,
hay cerrojos
— inevitable —
en esta tarde, llenando de ausencias
en el pecho.
leer más   
13
9comentarios 77 lecturas versolibre karma: 109

Infinito

No todo
es dar la mano,
cuando criminalmente
el mundo,
apenas,
tiene la ilusión de partir
a otra estrella;

en consecuencia no se precisó
encontrar tristemente
—al mediodía—
la sombra de un corazón
enfermizo

y la primavera en la piel
fue más
que otra estación inadvertida;
tiembla el pozo de agua
ciego de milagros,
mientras
desnudo de árbol
es aprender a tener fe.

Atrás lo naufragios
en el cuerpo
como recuerdo de lo vivido;
el alma
en una lágrima rota
nunca ha jurado en vano.

En el camino los adioses se llenaron de olvidos.

Dolor por dolor,
humanamente, es así,
desde
otro cielo inédito.
leer más   
14
10comentarios 101 lecturas versolibre karma: 88

Elección

En mi intento
por reírme de mí,
se escapa un montón
de insomnios
por el seso
y el hilo telefónico;

que de locuras —hace varios días
que no duermo—

El corazón duele menos
mientras,

me he inventado recados,
y
notas en el refrigerador;

los recuerdos
tiene el secreto de hacerme reír

a veces,

comprendo pasado los años,
mirando
mis infantiles ojos.

En mi sombra, está
huyendo
(muerto de risa)
Mi existencia.

Entonces,
me quedo
en la inmediata certeza,
que reírme de mí
es lo más dulce.
leer más   
14
9comentarios 77 lecturas versolibre karma: 92

Redención

Deja
a tu corazón deicida
en el puñal
sin ofender a nadie

¡Mata a tu dios!

Dentro de un cubo
esconde
un poco de bondad

y tus lágrimas
de carbón
por las dudas.

Te juraste el cielo
al quemar tus alas
de ángel caído.

Espero,
pronto subas conmigo
y ocupes mi lugar.

Mata tu sacrificio
en un padrenuestro,
sé el malo
otra vez.

Abdica a tu reino,
que ahora
me pertenece,
y ten misericordia
de mí.

No me cuentes nada,
que al final
no estaré
para ti,
culpándome de todo.
leer más   
19
12comentarios 76 lecturas versolibre karma: 100

De Palabra

Lo nuestro (de todos los días)
tiene
la otra calle
deshabitada y su luz improlija;
en la noche

una vez más

haz de reconocerte;

en la vida,

así, clandestina,
de presentimiento
ni cuando —en secreto—
la idea suicida.

Como en honda
perdición;
a fuego lento
tus juramentos arden
para pecar

— Abluciones de barro—

increada, condenas otro ídolo.

El pecado, el mito con ternura, abrazas.

¿Quién te ama, de escombros?

A prueba de todo,
el mejor postor
tienta tu ajuar de amante
y tus ganas de renacer
en una cruz .

El golpe que te dio vida,
también,
ha parido tu fracaso.
leer más   
12
11comentarios 82 lecturas versolibre karma: 102

Sacrificio (Obscuro)

Deambula el hambre
en la ciudad
sin luces
y sus calles vacías;

pero el hambre pobre
se sumió
en el regazo
de la noche;

bajo el brazo
el pan,
en la mesa
los restos de otro.

En un inicio
se amordazó el sueño;
más tarde
se rehúsa
a morir lentamente.

Fuga el hombre de su creación.

Pequeño es el mundo
en un cuenco de lo cotidiano;
caben las cenizas
en el cielo

—otro hombre—

carcome el alma
que vagó: de edad
mesiánica

¿Y quién retiene infinitos en sus manos?

Alguien
no deja dudas
en una estrella,
otro,
deshuesa un acordeón
de arcoíris.

Los que nada han tenido,
rezan
corazón vagabundo
en la mitad de
un poema.

El poeta, mucho antes, ha sacrificado su epitafio.
leer más   
16
12comentarios 109 lecturas versolibre karma: 94