Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Si me atrevo

De otros recuerdos, si no estás,
a sobre saltos
por ella,
está de secretos
el sofá
y lo que dejó el coñac.

A como dé lugar
tienes
el protagónico, si me juego la vida;
también, el primer sueño
danto tumbos
sobre el parabrisas
y el espejo retrovisor.

No dejo de pensar
en el disfraz
agigantándose sobre la cama
—imitación—
en la edad de otro amor,
y lo trágico de tu juramento.

De retratos.
Un día de no volver a ti;
el olor a café
de tu cuerpo efímero
que me dice, hasta pronto.

El metálico sabor
de todos
los besos en el eterno
baúl: está
de dolor haciéndome cicatriz.

De hoguera,
nocturnal incendiaria
hasta consumirme
en ti.

Esta duda.

Y el grito anoréxico de corazón.
leer más   
18
10comentarios 74 lecturas versolibre karma: 108

Humectar el alma antes de

Este frío
dentro una maldición
no se extingue;
a tientas existo
si profeso más culpas
en otra hoguera.

El fruto que me prohíbo, a otro dios, y el rezo.

Obstinación.

Probablemente,
necio,
la muerte una mierdecita;
redondito
corta el camino
a la edad que tengo.

En presencia

no te miento
de más años, habrá, otra vez,
creo,como pequeña
cruz que se enmienda
en una tarde infinita.

Del bolsillo izquierdo, el amuleto extraviado de niño.

La casa desde
cuatro nubes
de melancolía;
desde el humo de la memoria

un vecindario marcha al centro
de mi corazón,
como
fiesta de despedida.

De los años, de la nada
está de ausente
como tentación,
debajo,
el árbol imita
el sacro contenido
de un milagro.

Así, obrero de salario,
humilde
en la mesa
narra el pasado
que dejó el soñador,

anecdótico detalle,
consumado
para renacer
a la luz
de un nuevo mañana.
leer más   
15
8comentarios 111 lecturas versolibre karma: 90

Inevitable

Detrás del nido,
echó raíces
desde octubre
en el jardín de helechos;
cómo dolió
ovar
embrión de la vida.

Contra viento y marea, el corazón sin alas.

Porque
la memoria
tiene brotes de nostalgia,
(como creación)
En secreto
barcos de totora,
de inevitable
dejavú
al final del sueño.

Nadie oyó
el crujir de un nardo;
las manos
al cielo
como mártires,
cactus en los ojos en señal
de reverencia.

El alma de cenizas,
pedestal
(de nadie)
en el anonimato.

Desistió
nuevamente,
a la luz
de luciérnagas
la palabra como epitafio,
y el mundo
otra vez,
en la palestra.

Apenas,
el sonido
que más ofende,
dio un giro
mortal

y se amotinaron
lobos
en la garganta.

Y vive ermitaño,
desde la ingle
de poeta aficionado.
Cómo dolió
patada de mula
en el lomo transeúnte.

Y aquello que se llame de puras nalgas, soberbia.
leer más   
24
13comentarios 132 lecturas versolibre karma: 95

Hambre

Hombre
a pecho abierto,
—mortal expresión—
dentro
el pecado
asfixia lo humano.

Intuye,
a fuerza
de lo vivido,
el vago recuerdo
de emisarias
señales.

Dolor, traición y más.

¿Qué gratitud cura a la brevedad?

El gusto por la vida
como emblema;
con afecto
el buen trato.

Roto los relojes
como hábitos de tristeza;

bálsamo al despertar,
voz en alerta
y lo monótono
del silencio,
expía lo pasado.

Día a día
alzar la mirada,
el cuerpo, el corazón
y la mente.
Orgullo
modestia aparte
para no morir.

El perdón,
tantea
a ciegas
humano corazón.

Oración
en la alameda de los descalzos.
Rebelión de sueños
en la memoria,
impío hasta hoy.
leer más   
17
8comentarios 132 lecturas versolibre karma: 96

Predestinación

Este afecto
efímero
—terrenal—
criatura
azul profana.

Porque
débil juramento
suma de días;
atrás,
sospecha
una ciudad de fe.

El oráculo pequeño ángel de tierra.

Si me hubieras dicho,
el pozo
de los deseos
rifa
el miedo,
y sus brazos
manqueados de oscuridad.

En un abrir y cerrar de ojos,
la memoria
como empeño;
víctima y victimario

sus cenizas en un haz de opacidad.

¡Muerto de miedo!
leer más   
16
5comentarios 116 lecturas versolibre karma: 90

Evangelio

Tu fe
proscrita.
Parte tu
adiós enfermo
en la carta que
escribí.

—Cómo asfixias mi alma—

De penumbras
el corazón,
funge
de emisario
—tris de realidad
lo vivido—

¡Comulgarás un día!

Por ahora, existes si te nombro.

Mientras,
tus mueras,
y tu confesión
apátrida
a dos almas;
contrario a nosotros:
luz de vida.

No perdono.
Dentro
de dos mil años
la duda
apócrifa en ti.
leer más   
18
8comentarios 125 lecturas versolibre karma: 124

Si te vuelvo a ver

No te creas,
que de tu perdón
esta vez un milagro;
acaso,
me negarás un poco de luz
desde lo oscuro
que hay en ti;
sí piensas en mí
no tienen precio los días

Mañana
—sin razón—
12 veces en tu sombra
me verás partir,
que de olvidos
los secretos mueren de pena.

Otro lunes melancólico, y sin ti.

Que verte de amor
a escondidas,
sí me hubieras dicho adiós
ese día:
todos mis recuerdos
y el beso dado
al despertar.

Tú eres el vértigo desde tu signo;

entonces,
di que me amas otra vez.

Casandra, déjame tus dudas,
tu sonrisa
y tus grandes ojos
en el caos de mi alma.

En tu corazón,
no es difícil ser más humano
si pierdo la fe
en el día menos inesperado;

no me explico
¡Cómo!
por amor,
di un paso al costado.
Me juré, como pude,
enamorarme otra vez
si te vuelvo a ver.
leer más   
18
8comentarios 94 lecturas versolibre karma: 139

Destinatario

Haberte conocido
tiembla el puñal en tus ojos;
déjame
el barrio que te vio nacer
me habla de ti,
por ahora

detrás de cualquier espejo
tiene más recuerdos una traición;
y lo monótono de tu rutina
aprendió,
a dormir después de
medianoche.

Lo poco que me queda
hice de mis pensamientos,
caballitos de totoras,
y de otros sueños
mi mundo quedó atrás,
esperando regresar en otra ciudad.

El forastero —en mí— te reconoció huésped de días

Y para que mis infantiles ojos
del modo más extraño
borrara toda señal, a favor
de decir la verdad,
si me hubieras dicho el crimen que cometí;

el hambre que yo robé,
si te pidiera perdón
desde mi fe de recluta,
entonces, sería
el sorbo amargo que vio
mi calvario antes de nacer.

Ángel de suicidas
alas
me mostraste la tierra
en su perfecta condición,
y al enfermo
que hay en mí,

Del discurso más barato, parió de reojo, mi destino.
leer más   
21
6comentarios 98 lecturas versolibre karma: 123

Lo que brota del seso

No tienes idea,
soy tu cómplice
en lo oscuro, y cómo
exijo la verdad
a través de tus ojos.

Hecho el milagro,
de una botella
libar el mejor poemario;
en su momento
me trajo a ti.

Salvo por las noches, soy conmigo ese guiño.

Preso de palabras,
y libre a cierta
hora;
ciego de luz
soporto al hombre
que desnuda imaginación;

dicen que se abre otra puerta,
y mi mundo
clandestino
abre paso entre
el día y día.

No hay vuelta atrás,
ni de regreso
al centro del mismo dolor;
corazón ermitaño
eres diferente, si estás
en otro lugar.

Lo mismo,en el espejo no hay el poeta, y me odio un poco.

De otra dimensión
calza a modo verdad,
—real y ficción—
di mi identificación
como salvoconducto,
y sobrevivo para no morir
de hipo erudito.

Que de lectura, lo aprendido
se ha de leer
siempre;
debo aferrarme sin miedo, libre,
de verdaderas alas,
pequeño dios
o el malhechor en mí.

Cuánto quise esa frase
como epitafio;
él, me dijo,
soy artista
como quien sentencia su hora final.
leer más   
19
7comentarios 108 lecturas versolibre karma: 113

Prófugo (Mención honrosa)

De ser prófugo
como tú
tiene precio una jaula
dueño
de tu sueño onírico

son pocas las mentiras
antes
con otros ojos
de milagro
a dos almas de distancia

A tientas el discípulo
se vino abajo
en señal de sumisión
sin rodeos
el pecado quedó atrás
y un mundo a sus pies

muerto de miedo
pide perdón
por otro reino

Al tercer intento
despertó
como el gran verdugo
entre sombras

un cementerio de culpas
ignora
este corazón ermitaño

cómplice
y tentación al otro lado del camino


Detrás del pedestal otro sueña a ser santo


En terapia alguien más está muriendo cómodamente

Nostalgia sintomática
leer más   
23
13comentarios 142 lecturas versolibre karma: 100

Despedida

¡Hasta las noches son eternas!

Si volvieras un día;
pon tu sacrificio
en un pedestal
mientras,
otro verano desaparece
por lo menos

El corazón enfermo,
—solo—
como las cosas
que se dejan abandonas

al otro lado de la calle,
y en tus ojos un jardín de cerezos,
sólo, por verte
sonreír como el otro día.

Al fin,
de religión
no me prohíbo
ni tus años,
tu dulce maleficio
y la apariencia de creer
en la rara fe de tu amor.

No mires hacia atrás

¡Qué, hasta de memoria, nos encontraremos de adiós, un día!
leer más   
22
10comentarios 128 lecturas versolibre karma: 96

Desamor (otra vez)

Me encomiendo
en tus manos,
guardo silencio
las muchas
veces
que me traicioné de corazón,
y no insistir
más
si te rezo

¡Y porqué te amo!

Este amor acertijo a ti, y de espejos.

También,
de escondidas
va de sentimientos;
y por amarte
—amor—
dame tu cruz
y lo fatídico
de tus labios;

tu nombre de memoria,
no me equivoco

si te llamo de otro adiós;

en tus alas el edén para mí,
entonces,
prometo
partir con el corazón roto.

Un día me encontrarás contigo;
camino a casa
de recuerdos,
y en la fugaz precipitación
de un sueño.

Suicidamente, cada noche
en un cuento
de ti, hablará,
que por enésima vez
no me olvido.

Si muero en ti, recuerda que te amaré otra vez.
leer más   
19
10comentarios 136 lecturas versolibre karma: 110

Mientras

Estos sesos
como señuelo
de soñar
mis propias alas,

Contengo

Estos adentros
en caos,
y el orden
donde cobijo mi verbo

¿Porqué, de ésta carne, mi afecto?

otra luna
de imitación, el arte;
de silencios
aprieta misma
cárcel.

Mientras,
mi sed exista,
llevaré conmigo
mi experiencia en cadenas.

Burbujas de papel
en mi rutina,

Así, corazón nocturno

Cómo ignoro el
arte
en que escribo,
pero, extraño soy
cuando
me retracto.

Me instruyo bien,
dónde sepa llegar
cuando en desgracia
mi mundo.

Entonces,
amo esa luz
con su manifestación
a media tarde;
está, también,
la noche, noche: lo desconocido
de locuras,
de lógica abstracción.

Lo antes,
siempre fue crítica
y reprobación ante mis
ojos.

De ser así,
mi ignorancia
duele un poco menos.
leer más   
20
8comentarios 102 lecturas versolibre karma: 93

De momento

La vida,
así,
visionaria: femenino
pensamiento
sabor a libertad;
crítico
la vida,
lo masculino
envalentonándose.

Acompaña
gesto anestésico, de sal
de barro
el hombre
y la distancia del cielo

opresor

las manos,
en señal de protesta
y libre de pensamientos;
espíritu animal
juzgue
sangre de poeta
arde

lo prófugo
del alma
librándose de la muerte;
mientras una celda en fuga
a luz de vela
quemará toda censura.
leer más   
19
10comentarios 115 lecturas versolibre karma: 93

Prófugo

Huye el prófugo
en lápiz de carbón
sin saber adónde ir desde anoche;
a los pies de un poema
estaba,
también, su pabellón
y sus otras noches de sudor,
sus insomnios
de soldado
y sus gendarmes
de rutina,
sus mueras más profundos
y sus gritos de redención.

Cosa tan extraña,
sacar de los ojos
la cárcel que padece,
y el extremo de su fuga
que ha quedado en la conversación
de otro reo.

Y si es otro, el que escribe,
mera convicción
de ser poeta
(de memoria busca a alguien
que me conoce,
y que conozco)
tiene mi nombre y se parece a mí
—hay un terrible miedo animal
en su alma
que todo sea auténtico—

Cosa extraña,
tan pronto me vaya
y cierro los ojos,
sea demasiado tarde
suicidar al hombre que escapa
por mi acento
y los acertijos fuera de pronóstico.

Hace no mucho, esconderé mi corazón, ante cualquier sorpresa.
leer más   
17
8comentarios 153 lecturas versolibre karma: 105

Intuición

Y te llamo
ayer de siempre;
demasiado bueno hubo en ti
cuando éramos más,
y cómo empezamos
cuando
estabas de domingo
y yo, también.

En el mismo parque la misma hora, 8 en punto de memoria.

De regreso, siempre te he soñado, de mucho soñar a ti.

Ahora,
me despiertas
siempre de recuerdos,
como las otras muchas noches;
me lo he dicho
que de ti
tengo todo, excepto,
tú, y solo tú.

Probablemente lo mejor que di,
no fue acaso
“cómo amarte”
pero me he mentido
en alguna frase, que no dije nunca.
leer más   
20
11comentarios 132 lecturas versolibre karma: 125

Primera estación

Una forma de saludarte
sin que sea
tu onomástico: msm por teléfono celular;
una frase
como dedicatoria y sin secretos;
el casi
rostro de un poema,
la clave que me sé de memoria
de tu estado.

No hagas caso
de mis locuras,
que nadie se acuerda, más que yo,
y si me equivoco
espero que sepas,
me he saltado
este tiempo para recordarme
que te llevo en mi memoria.

Qué remedio tiene la estación del metro
si siempre pienso en ti

—El anuncio de la tv. en primera plana de tu nombre—

El timbre de mi despertador en alerta
si despierto contigo
en mis sueños

¿Y si descubro que me he perdido?

Me vendría bien, medir mis demonios,
dejar de comer helado,
no tener ojeras,
tropezarme —contigo— en la estación de siempre,

¡Y qué, no me hayas olvidado!
leer más   
18
5comentarios 116 lecturas versolibre karma: 109

Monitor

Si te amo otra vez?

Adónde tu amor
nos lleve

conmigo y tú

me conozco mejor
en tu corazón
por el parque que nos ama
y por dónde vienen
tus ojos azabache

también
escribo poemas
de noches
cuando soy otro
el que ama
y te ama

Pero
lo sé
eres mi amor que me enamoras
cuando miras el monitor
y piensas en mí.
leer más   
22
8comentarios 150 lecturas versolibre karma: 118

Casandra

El reloj de abismos
mientras,
los días
en la pared
una cruz
roto de hechizos.

Mi casa de raíz
tiende a huir
de afecto,
y los nidos en mi cama
atizan
ojeras de tristeza.

—Casandra—

despiertas
con tus alas rotas
de sacrificios,
y tiembla tu alma de espejos.
Tú eres oráculo
en que me sueño

contigo.

Desde el sueño,
tu mundo avanza
en el himno
de la mañana.
Eres profecía
que no miente.

Y me he de decir
de memoria

—eres el mito que amo—

Casandra,
maldito
mi corazón
si no regresas.

Pero, he de sentarme
a esperar los días
en silencio;
y a poner en jaque
la bala suicida de tu recuerdo.
leer más   
18
10comentarios 145 lecturas versolibre karma: 114

Pedestal

Priva el bolsillo
de agujeros
que se remienda de hinojos;
el hambre en orfandad
clandestino en una
oración mundana.

El pecho de harapos en el frío, y de estar criminalmente solo.

Para olvidar, sonido de manicomio
es el vacío en el corazón
que aturde
más mentiras
en la apariencia de parroquiano.

El árbol más alto
también,
tiene en la palestra al héroe,
juega al ruedo
como premonición exacta
en la creación
de otros.

—quién recogerá al creador y su fe en la arena—

Ajustar el estómago en su lugar
a la hora de comer:
mitigar el hambre al único pobre,
después,
sacar de los pies el plato vacío,
y de milagro
un pedestal icónico.

En la calle ciega,
cuerpo a tierra
desde su nacimiento
otra vez,
mártir a cuestas
y en fuga.

De algún rincón del alma
habrá a quién decir,
esta vez
te mueres a la primera.
leer más   
20
7comentarios 127 lecturas versolibre karma: 107