Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Quiero

Quiero caminar
hasta que se pierda
el horizonte,
entre ciruelas rojas
y un infinito inconcluso.

Quiero encontrarme,
entre la soledad
y el canto de un gorrión
que nadie le da de comer,
que no le falta nada.

Quiero caminar
hasta que los zapatos
de mis pies
no les quede más
que un recuerdo.

Quiero dormir al aire libre
entre piedras y ríos sueltos,
quiero sentir el abandono de mi cuerpo,
la quietud de una sombra
que no me espera.

Quiero sentir la oscuridad
esa que es vacía
pero que habla
con la tempestad del viento
y la caricia de un silencio.

Quiero perderme
entre la maleza
y las flores silvestres,
quiero ser invisible
para la selva de concreto.

Quiero ser un camaleón
no sentir el acecho de la vida,
palpitar despacio
lentamente
sin ninguna prisa.

Quiero respirar profundo
hasta el tálamo más oscuro,
respirar
sólo respirar
al fin hay esperanza.
5
sin comentarios 38 lecturas versolibre karma: 62

Lucero de medianoche

Lucero de medianoche
sombra que alumbra mis tempestades,
tan mitigante, tan inquieta
insoluta y testaruda.

Tiempo que absorbe todo,
amontonando los segundos
en un remordimiento que se aleja
de la verdad.

Dolor
herida que cicatriza
cada vez que hay una nueva herida,
risas y mentiras
todo y nada se olvida.

Sombras que resplandecen,
tan oscuras, solitarias
quieren contar su propia historia.

Alegría
eres tan corta,
tan cercana
tan abandonada.

Las luces sólo saben iluminar,
no resplandecen
con la misericordia de un perdón
y un olvido.

No me dejes aquí tan sólo
tan diminuto,
tan melancólico,
tan lleno de amor.

Lucero de medianoche
luna menguante,
tan quieta
tan absorbente.

Regresa con los labios rojos
con la esencia de una rosa
persiguiendo tulipanes,
amando.

Amar lo es todo
es el tiempo que se agota,
cada espacio
cada lamento,
cada profundo suspiro.

Amar es lo único que queda
todo lo demás se evapora,
todo lo demás se olvida
los nombres, las risas.

Risas
no saben del tumulto
de los espacios,
risas jóvenes
amantes, cercanas,
viven al encontrar su muerte.

Tiempo y dolor
alegría y sombras,
amar lo es todo,
no me dejas aquí tan solo.
4
sin comentarios 43 lecturas versolibre karma: 65

Añoranza

Si la estrella me olvidará
qué daría en la noche oscura.

Mi camino sería
sólo un montón de agua,
cómo un río sin vereda
un corazón que no ama.

Cuando era niño
un montón de cosas
me espantaban,
ahora sólo tengo miedo
de que olvides mis palabras.

He cortado para ti
la flor de un cerezo,
es frágil y débil
cómo el último beso.

Si la estrella me olvidará
sería muy difícil
encontrar mi camino,
llueve tantas veces
que he perdido el sentido.

Los sueños son palabras,
rosas blancas
una antigua mañana,
cálida es la belleza
de una tibia brazada.

Hoy llueve en madrugada
navega el sueño
en los campos verdes,
los insectos se esconden
van y vienen emociones.

Yo aquí te estaré esperando,
el poeta espera
con un beso enamorado,
es el corazón que siente
todo lo que aún no ha soñado.

Si la estrella me olvidará
juntaría mi vida
en un momento,
no es mucho lo que tengo
sólo un libro, el pañuelo
un sombrero humedecido.

Pronto dejará de llover
mañana los matorrales
serán felices,
habrá maíz creciendo
no muere la esperanza.

Brincaremos los charcos
con un montón de ilusiones,
frágil es el olvido
no me olvides
añoranza.

Miguel Adame Vázquez.
23/06/2020.
16
2comentarios 101 lecturas versolibre karma: 94

Adónde voy a llorar si está lloviendo

Adónde voy a llorar
si está lloviendo,
me gana el cielo.

Bruma romántica
mirada que no escucha
el silencio.

Se quiebra el corazón
al ver la desolación.

Cómo un extranjero
busqué el santuario,
nunca lo he encontrado.

Así que sollozo melancólico,
abandonado,
resistiendo.

Sufrí
cómo gorrión derramado,
sollozo fuerte
intentando sostener el canto.

Adónde voy a llorar
si está lloviendo,
noche ululante, triste,
quieta en su penitencia.

Dolorida batalla perdida,
con la esperanza breve
inmaculada,
terrenal y maldita.

Adónde voy a llorar
si está lloviendo.
4
4comentarios 63 lecturas versolibre karma: 64

Hace falta tener un amor

Hace falta tener un corazón
para mirar a el alba,
con la luna flotando en el silencio.

Con el amor terco
envidioso,
explotando por un cariño perdido.

Buscando la palabra exacta
melancólica,
con la voz tan baja
queriendo susurrar tu nombre.

Huyendo de la soledad
que se refugia lentamente
en un recuerdo perdido
por tantos años distantes.

Eso es lo que más
se acerca al amor,
ese amor tan acabado
tan extinto,
tan taciturno.

Tiembla buscándote
tardío,
envuelto en un perfume
del nunca jamás.

Delirante
cómo un silbido silencioso
que se fuga en una momento
de un furtivo pensamiento.

Eso es el amor
flores oscuras,
temblorosas ante la miel
y la colmena.

Hace falta tener un corazón
para sentir el rocío de un relámpago,
deslumbrante
amanecido.

Cálido como el cielo
después de una tormenta,
quieto como el mar
que se agita desnudo
queriendo llegar a la playa.

Así es mi amor
inseguro
vulnerable e inquieto.

Amante de la circunstancia
y el ruiseñor,
atento y sereno
floreciente y triste.

Cómo una espiga de trigo
que se esfuerza
queriendo ser una flor.

Quizá con el tiempo
aprenderá a olvidar
aquel camino
qué me llevó a ti.

Flor de un cerezo
lucero fulminante,
amor tardío.

Lágrimas dulces
emotivos recuerdos,
cómo el amor de un niño.

Fantasioso y alegre
rebosante y tembloroso
profundo y querido.

Nunca frío,
apasionado
y sonriente.

No hace falta un corazón
para sentirse amado,
sólo falta un poco
de ternura y razón
para sentirse enamorado.

Eso es el amor.

Miguel Adame Vázquez.
23/06/2020.
11
4comentarios 80 lecturas versolibre karma: 86

La mariposa voló

El gato corrió
¿por qué lo hiciste?
¡oh mariposa
tus alas están rotas!.

No podrás volar
adornar el cielo
con tus colores gloriosos.

Solo querías agradar
que te dejara entrar,
gato que ama el calor de un hogar.

Estoy contigo
aunque la mirada se pierda
en un recuerdo.

Todavía nos queda la vida,
no quiero perderme.

Todavía no te vas
y se impregna de melancolía
mi tristeza de Junio.

El cielo permanece,
siempre será
como un deseo
que brota espontáneo
del azul de un manantial naciente.

Busca a mí corazón
en el tiempo perdido,
con cada mirada que se rompe
en un olvido.

Estrella de noche
dime por qué mi sombra
no brilla de noche.

El tiempo no te olvida
así que vete
con el ritmo de esa noche.

Aquí estaré
en el huerto,

cosechando ilusiones.
Con el pañuelo bordado
con cada copla del cielo,
con la puerta cerrada
aguardando a la Luna partir.

Ahí te veré
como queriendo,
sin importar nada
en un amanecer caprichoso.

La noche es fría
se acerca
con la brisa que destella alegría.

No tengo miedo,
las penas saltaron
con el paso del viento.

Dejé a la mariposa
en una flor,
con la esperanza que alzará el vuelo.

Tal vez morirá,
que lo haga entre flores
para que no escuche su ruego.

Duerme
el gato duerme,
con el calor de hogar
que tanto anhela.

El día se escapa
otra vez de noche,
todavía no te vas
y mi poema sufre.

La noche tiene la culpa
al ver morir a el silencio,
prometí que no lo haría
pero el gato corrió,
voló la mariposa.

Miguel Adame Vázquez.
20/06/2020.
13
6comentarios 67 lecturas versolibre karma: 90

Pasará

Pasa
los muertos duermen,
el agua, líquida
infinita,
ella lava las penas.

Labios temblorosos
sueños que no se pudieron gastar,
inconclusos
como el cielo que truena
y no cae ninguna gota.

Estrellas
no se ven las estrellas,
son un lucero viejo
inconcluso,
obsoleto.

Cierra los ojos,
como si con eso
se pudiera huir de la realidad.

El horizonte
siempre será el horizonte,
casto, limpio
sin pecado.

No me explico
cómo sobreviven
los caracoles sin agua.

Busco la luz apagada,
con mi traje lírico
con cada palabra alucinada.

Siendo sincero,
solo veo a los otros
queriendo componer una estrofa
que se inmortalice ante el sol.

Consuelo,
es saber guardar silencio
cuando el corazón de otro está enfermo.

Amigos,
murieron eternos
como el retoño que fue pisado
con el temblor de un bosque.

Pasa,
después que las lágrimas
divierten a otros.

Corazón mío
baila conmigo,
mi pecho es para amarte.

Siempre habrá flores
para hacer miel.

Pronto lloverá
y los caracoles saldrán a la carretera a bailar,
no importará que los atropellen
en su paso lento al ínfimo amor.

Tenemos amor
eterno amor,
nadie podrá robarnos el horizonte.

Pasará
con cada palabra,
con cada verso
cada imagen de tu mente traviesa.

Y ellos
los otros,
seguirán pensando que la comuna
es el éxito familiar.

El amor prevalecerá
ante todas las cosas,
cierra los ojos
imagina qué es el amor
y amarás.

Miguel Adame Vázquez.
19/06/2020.
10
4comentarios 69 lecturas versolibre karma: 89

Disipa la duda

Solo son rumores,
disipa la duda
no he muerto.

Vivo he comprado
un ramo de flores,
en agua las he puesto.

Cuando marchitas sean
las sembraré en una maceta
con la esperanza de que sigan vivas.

Serán como el amor
que gravita en el aire
cómo buscándote
cómo encontrándote.

Turbia es la palabra
que calumnia,
cúmulo de ruidos
insensatos.

El pensamiento es más hermoso
cuando fragante la azucena
desata la melancolía
en una noche tardía.

Solo son rumores,
disipa la duda
no he muerto.

Nací en JULIO
cómo el verso,
entre lluvias y amapolas.

Alegre y triste
como esas grandes rosas
que detendrán inmensas su aroma.

También fui sembrado
en una tierna maceta,
florecí entre la nieve
aunque era poca cosa.

Ahora cuido los jardines
entre verdes y hermosas hojas,
vivo seguiré en este mundo
entre amores mariposas.

Miguel Adame Vázquez.

09/06/2020.
12
2comentarios 91 lecturas versolibre karma: 81

Todos se fueron

Todo se fueron
menos el miedo,
los sueños flotaron heridos
abogados en la amarga
tentación de un olvido.

La zanja está muy onda
no alcanzó a brincar,
no quiero dormirme en el silencio
tampoco vivir en el recuerdo.

Somos tan pocos,
ninguno de los dos
hemos podido abrazar a luna,
el amor es un teorema de olvido.

Todos se fueron
quedó mi corazón
en un suspiro.

Cicatrices que gritan
porque nunca te olvido,
palabras y signos
fecundan el nido.

Para mí no es un misterio
sabes lo que pasa,
siempre lo decimos al viento
es un camino que habla.

En el extremo y un ocaso
yace la estrella llorando,
es un Crepúsculo que sueña
lentamente va amando.

Lirios del campo
no me abandones,
quiero con mi amor latente
seguir tus pasos ganando.

Lentamente te seguiré amando,
con la melancolía a flote
de un buen regazo.

Es el viento que avanza
con su cariño y pasiones,
brazos honestos
virtud de humanidad,
pensamientos extraños.

Todo se fueron
me quedé para curar las heridas,
el amor es un remedio perfecto
para sentir las caricias.

Sediento te sigo
hasta mis adentros
es la luna que sonríe,
pronto amanecerá
no estaremos muertos.

Todos se fueron
menos las palabras,
ella se quedan
te esperan,
cubren el cielo
cómo prisioneras del tiempo.

Miguel Adame Vázquez.
16/06/2020.
leer más   
17
2comentarios 73 lecturas versolibre karma: 96

El tiempo

El tiempo
siempre se nos escapa.

Un rezo
una alegría,
una arruga sin beso.

El tiempo calumnia
infinito
sobre sus actos
soy ciego.

Solo quedan paisajes
espacios,
unos labios secos.

Tiempo propio
eterno alfarero,
mi sueño es imposible
ya no te veo.

Mis ojos quieren agua
un corazón en desvelo,
palabras mudas
espejos.

El tiempo
es un racimo
deseos
moribundo momento.

Se escapa
el tiempo,
no llueve en tu silencio.

Cuerpos celestes
vengo a curarte,
déjame amarte
nocturna,
te quiero.

El tiempo se emociona
y se lamenta,
siempre es lo mismo
no te alcanza el soneto.

La luna es tu secreto,
grita más fuerte,
miradas
lágrimas de agua,
ausentes.

Olvido,
todos olvidan
solo es cuestión de tiempo.

El pozo está oscuro
remanso de paz,
el agua estancada
tiene frío.

El tiempo
siempre se nos escapa.

Miguel Adame Vázquez.
15/06/2020.
19
sin comentarios 39 lecturas versolibre karma: 94

Hoy te extrañé

Hoy te extrañé
como se extraña a un aguacero
con mis secretos viejos,
mi nostalgia de alegría
y tus ojos tiernos.

Los almendros brillan al cielo
sin polillas que le hagan cosquillas,
estrellas del silencio
qué añoran tu cuerpo.

Extraño tu inteligencia
mujer de hierro,
inmóvil es tu perfume
en mi recuerdo.

Mi corazón llueve
transcurre el misterio,
cuanta belleza tienes
en tus momentos.

Tu imagen se evapora
con el implacable tiempo,
me aferro a lo que aún queda
en mi festejo.

Rosas celestes
en el firmamento,
el piano toca
sin aspavientos.

Miradas que vuelan
aún muy lejos,
no hay palabra que llene
mis tristes lamentos.

Junio me gustó
para que regreses,
la Luna es eterna
ya no me estreses
ausencia de mis lamentos.

Hoy tu imagen
no la puedo borrar
mis sentimientos,
mirada doliente
que estas lejos.

Hoy te extrañé
como se extraña a la vida
cuando se está vivo
pero te sientes muerto,
secretos de mis lamentos
por qué estás lejos.

Miguel Adame Vázquez.
14/06/2020.
17
8comentarios 82 lecturas versolibre karma: 105

Al final del dolor

En medio de lo imposible
al final del dolor
se encuentra la esperanza.

Está un poco añeja
rota y es mal deseada,
la ama quien casi muere
también quien casi mata.

A veces la vemos dormida
en la orilla de una oscura noche,
en el alba
con unos simples ratones
que aspiran a comer migajas.

En medio de lo transparente
una gota de amor murmura,
es la llanura que sonríe segura
bajo la tenue luz de una estrella diurna.

Es seguro que mañana
no desaparecerá la tristeza,
el corazón está herido
de tanta tos seca.

Se nos escapa la vida
triste y herida
solo con la miel de remedio,
doliente aún respiro
soberbia la muerte
no es la que siente.

Las viejecitas sembraron un árbol
hoy su gigante sombra
protege en silencio
de la lluvia que brilla
en su misterioso pasado.

En medio de lo imposible
al final de ese dolor
nace una vida nueva
es mi corazón que ama en silencio,
estoy feliz
estás más que viva.

Miguel Adame Vázquez.
10/06/2020.
14
6comentarios 71 lecturas versolibre karma: 99

Te olvidé

Te olvidé,
guitarra blanca,
la mirada es una ola atrás.

Rosa pegada con alfileres,
memoria que regresa a ti
para decirte adiós.

Fue difícil olvidarte
solo en la noche
conseguí que fueras lluvia.

Escombros
de una guitarra blanca,
astillada en una estela nocturna.

Respiro hondo
atravieso el océano de mis recuerdos,
fue bello
en esa pincelada de amor.

Te olvidé
pero no soy libre
la tarde se evapora con una tenue frescura.

Seré prisionero por siempre
de la escritura,
indelebles letras de mi locura.

De todos modos
mis ojos regresan siempre a verte,
errantes.

Solo queda una huella
sonámbula, perdida
sigilosa.

Vacía
indefinida,
la estrella y sus profecías.

Te olvidé
aletazos en el cielo
sin un presagio.

Mañana llegará el rocío
oscuro
espejismo imposible
y nocturno.

El verso tiene su noche
aventando el silencio,
teñido,
llorando.

Se termina
la promesa,se duerme
se reinventa el olvido

Indemne
querido,
te dejo el olvido.

Mil poemas para ti
solo suspiro.

Miguel Adame V.
17/05/2020.
15
10comentarios 196 lecturas versolibre karma: 90

Cuerpos vacíos

Cuerpos vacíos
fotografía de una eternidad vulnerable,
duerme herida, duerme
que estoy contigo.

Dulcemente se entona
la melodía,
pequeños retoños
no están marchitos.

Nadie te comprende
perfume eterno,
mi pecho quiere
estar contigo.

Agonía,
tienes que ser tú
vida mía
la que me de su cobijo.

Gotas de llanto
mentiras,
a la multitud le gusta
las rosas en racimos.

También me quieres
aunque no me lo digas,
soy el pasado que se inquieta
en la melodía dolida de un día vivido.

Miradas oscuras,
ya estamos en junio
te amo tanto
no me lo digas.

Dejas un suspiro en mi pecho,
con cada silencio
esta mi recuerdo.

Llanura con agua,
hoy hay esperanza
con fe
también lloverá mañana.

No hay nadie
que permanezca sin luz
toda la vida
vive que no es lo mismo.

El corazón siente
cuando la sangre hierve,
te extraño
el miedo tiene sus propios motivos.

El poeta dice la verdad
es como un niño,
cándida virtud
la melancolía tiene su nido.

Cuerpos vacíos
agitan el agua,
despierta
que estoy dormido.

Quién dirá lo que siento
si no hace frío
el reloj y la arena,
flotan los peces sobre el río.

Quién lo iba a pensar
en un mundo tan vano,
el corazón es mío
dame tu mano.

Árbol
dame tu sombra,
olvida el tumulto
qué es lo que sobra.

Mejor sueña conmigo
que soñando
se mueven las hojas
en un sentido.

Tranquilo
respira profundo,
la muerte pasará de largo
yo estoy contigo.

Miguel Adame Vázquez.
07/06/2020.
12
6comentarios 138 lecturas versolibre karma: 100

Pregúntale a un poeta

¿Donde solloza la muerte
cuando de mañana
en un fragmento crece?.

No lo sé,
dicen que el poeta está loco
porque contesta
en un desván oscuro,
que el libro no está muerto
y de ahí saca un delirio.

Cuantas veces
han quebrado a la Luna,
y ella sin espejos y ecos
juega a ignorarte.

Dicen que el poeta está loco
porque siempre te ha querido
entre jacintos y Ramos rojos.

El poeta sueña
con una tarde tibia
frente al silencio,
no lo negaré
amor mío
amarte es mi deseo.

Dicen que la tierra
se alimenta de la hoja seca,
que ella revuelta
es apetitosa para el musgo húmedo
de un olvido incierto.

Si en que el mundo se derrumba
y yo seguiré aquí sentado
leyendo,
tratando de descifrar
tus martirio más enfermos.

Solo busco entre la arboleda seca
una esperanza,
que venza a la muerte
que tanto te alcanza.

El poeta
no tiene miedo a la muerte,
la muerte es pequeña
como unas flores secas,
se queda el amor
con el suspiro de ese poeta.

¿Donde solloza la muerte
cuando de mañana
en un fragmento crece?.

No lo sé,
pregúntale a un poeta
que con el corazón abierto
junta una a una
sus bellas letras.

Miguel Adame Vázquez.
06/06/2020.
5
sin comentarios 134 lecturas versolibre karma: 60

Una historia de amor

Dicen
que el amor a primera vista no existe,
es cierto,
no existe.

Solo es el vino
un libro,
el pastel que amanece
con la tibia luz de una madrugada.

Son dos miradas que se cruzan
cerca de la brisa del mar,
el aroma antiguo de Trieste
ciudad que se culpa enamorada.

Son sus terrazas
un café,
un discurso
que sabe a mañana.

El amor a primera vista no existe,
es el aliento
la sonrisa,
el encanto de una palabra.

Un dibujo,
la tinta negra
que es un lienzo
de amor que se disfraza.

El amor a primera vista
es solo un proyecto
un sueño,
una galería que nunca descansa.

Son tus ojos de gato,
una novela
una linda vida soñada.

No existe el cariño
tampoco el corazón
que se arropa en un verso
cada vez que de él
miel emana.

Solo son un cúmulo
de millones de casualidades,
tus manos,
mis sueños
los años que no alcanzan.

Dicen
que el amor a primera vista no existe,
tampoco una historia de amor.

Eso solo son novelas,
que no hablan
no siente
no respiran
no aman.

La plaza
los puentes,
la playa.

Un ferrocarril
como un río
que ignora a dónde avanza.

No existe una historia de amor,
solo son las sonrisas
los niños,
la vida
la aurora que se resguarda.

Un hombre y una mujer
no pueden encontrar el amor
tan lejos, tan cerca
una historia lejana.

Eso es solo
algo que siempre pasa.

Miguel Adame Vázquez.

Con cariño para el escritor, director, pintor, ilustrador Damián Comas.
Quién encontró su historia de amor del otro lado del charco.

Muchas Felicidades.
17
11comentarios 234 lecturas versolibre karma: 99

Luna de junio

Luna grande
observa,
profunda
un día sin prisa.

Luna triste,
de los enfermos
nunca termina
hundirse en una mirada suprema.

Luna solitaria
los insectos quieren tocarte,
vuelan pensando
que eres un foco
y quieren amarte.

Luna de mis deseos
existe,
te veo
dame tu aliento.

Luna sabia
acaricias mis versos,
dame un descanso
qué es lo que quiero.

Luna no quiero voltear el rostro
hacia el suelo,
no me gusta lo que veo
la tierra de tu desvelo.

Luna romantica
resiste a la madrugada,
no olvides a mis ojos
que ven tu cara en el cielo.

Luna de la esperanza
escucha mi prosa,
los huecos se oxidan
en una frase que no sabe nada.

Luna dame un suspiro
quiero quitarme el miedo,
duerme tranquila
que aquí de abajo
siempre te veo.

Luna de junio
todos somos iguales
no importa el color
de nuestras bondades.

Miguel Adame Vázquez
04/06/2020.
15
10comentarios 181 lecturas versolibre karma: 79

Cómo escribir mil poemas

A lo largo del tiempo, el poeta vive queriendo dominar la nostalgia, vive en el exilio y la propia orfandad de sus palabras.

Cómo un niño que se hace hombre pasan los días y los poemas poco a poco se van diluyendo entre la vida cotidiana y el romanticismo de un verso que hace drama para llamar la atención.

El poeta sueña, vive, trata de definir en un poema sus experiencias por vivir, a veces necesitamos una, dos o cien palabras para poder recrear lo que en la profundidad de nuestras ideas intentamos expresar.

El poeta sufre, llora, disfruta, goza cada palabra que lucha por volver a ser un sueño, un sentimiento, una caricia, un consuelo en arte mayor o en arte menor. El poeta suspira en un lenguaje maduro, matizando sus expresiones más sentidas.

A veces es francamente imposible y solo termina escribiendo un montón de palabras sin sentido, siendo solo un protagonista desconocido en su propio ego e inocencia que elude la realidad que suele ser muy cruda o estéril.

El poeta es quejumbroso, transcurre entre la conciencia y la ironía solemne del mismo oficio.

Qué importa si la poesía es difícil o solo sobrevive en la llanura de su propio descenso, el poeta ama su propio canto, la entrañable manera de gritar te amo.

El poeta existe por la búsqueda de su propio camino, aunque caiga en el despeñadero del facilismo cordial y precoz y no intelectual de su propio camino. El poeta ama dormir a las dos de la madrugada, con el frío de un día que no termina y no nace al mismo tiempo.

Escribir mil poemas es un juego que transcurre en el heroico esfuerzo por querer mirar donde no sabemos que estamos viendo, que queriendo descifrar en un instante, en cualquier momento inesperado, habitual o figurado.

El poeta se desvanece poco a poco en cada poesía, espontáneo, saltando en la creatividad de un mundo mejor, amando la sensación del instante y esa luz del bosque iluminado por un mejor mañana. Escribir es un tesoro, es como aparecer y desaparecer en un instante, a veces insoluble, a veces caótico pero siempre ilusionado.

Después de mil poemas, no se sabe que va a pasar, solo queda la fidelidad de la experiencia, que a veces cumple y a veces padece, pero siempre satisface.

Sigamos tejiendo en el silencio, combativa mente en el desierto, estoicamente amando en el sufrimiento, amando la frescura de escribir un poema en la metáfora de poder existir.

Me celebro por eso y nada más.

Miguel Adame Vázquez.

Muchas gracias por acompañarme en este camino.

revista.poemame.com/2020/06/01/y-no-morir-en-el-intento/
16
6comentarios 118 lecturas relato karma: 94

Llovió

Llovió
el cielo se apiadó
de esas hojas tristes
que ondulaban hacia el sol.

Una a una, cada gota cayó,
como el olvido
que es recordado
con un hermoso momento.

La milpa
tuvo la oportunidad
de crecer en el campo
de la esperanza y el amor.

Lluvia bendita
que da la vida,
el viento como musa favorita
bailó hasta el anochecer.

A empujones
el corazón se sumerge
en cada momento
que fué único.

Sin apegos
sin necesitar de nada
para seguir respirando.

Estrella tibia
que trae la brisa
de esos años que fueron todo.

En ellos
las mariposas volaron a la cordillera,
la Luna fue adolescente
y amó con locura.

Poemas que durmieron
con el dolor a cada palmo,
miedo náufrago de un te quiero.

Nostalgia que nunca estará de rodillas
en un preciso momento,
poesía que canta
con el eco de vivir y dejar ser.

Aquí seguiré
cortando el trigo malo
que envejece con el esfuerzo
de amar siendo libre.

Me sentaré en las nubes
lejos del griterío
de un corazón turbio.

Llovió,
salieron los caracoles
a bailar de alegría.

Sin amarguras
o ataduras
de una ausencia
que no quiere desprenderse.

Aquí me sentaré
para ver que no todo se ha ido,
queda el amor de los niños.

Amé en este penúltimo poema
que alimentó mi cariño,
no existió el siglo
que pudiere contener
en una madrugada
la luz reluciente
de un nuevo amanecer.

Miguel Adame Vázquez.
29/05/2020.
19
7comentarios 116 lecturas versolibre karma: 95

Vivir en mil poemas

Confieso que he vivido
en mil poemas,
sin reproches
sin pasado.

Mil razones para amar
se dice fácil,
un espejismo
un breve espasmo.

Mil voces para pedir perdón,
voces que se fueron
que llegaron.

Un amor fugaz
un relámpago,
la musa cómo amor,
confabulario.

Nada quedé a deber
todo me lo dí,
cada palabra
cada verso,
cada letra.

No me iré a ninguna parte,
¿a donde puedo ir
que mis sentimientos queden
en el reloj de un espasmo?.

Florecer desde el escombro
en la fortaleza,
sin el abandono.

Tengo mucho que decir,
por ahora
no se me antoja hacerlo
todo principio tiene un fin,
cada fin es un principio nuevo.

Mil poemas para ti,
tantos años,
palabras que volaron
en un viento lejano.

Se han ido para no volver,
apenas pude sujetarme
de una palabra,
esa nunca se irá.

Vivirá conmigo
en mi regazo,
la sujetó con fuerza
es mi regalo.

Seguirá lloviendo
muy a pesar de los insectos,
mi corazón no palpita como antes
no sabrá cómo hacerlo
con un verso lo engaño.

Mil poemas para ti
poemas sueltos,
poemas que huyen
que se esconden
que meditan
en su propia estructura.

Nada me guardé
todo te los di,
en cada suspiro
en cada abrazo.

Confieso que he vivido
en mil poemas,
sin reproches, sin pasado.
en un presente que ama
que no necesita otros mil poemas
para decir cuanto te quiero
cuánto he amado.

Miguel Adame Vázquez.
Él Mute.


Muchas gracias por estos cinco años de tantas satisfacciones, tanto amor y tantos momentos compartidos, todos se quedan, ninguno se va.
Solo se transforman, transformemos cada letra que escribimos, que leemos en algo bueno, los poemas son nuestra manera de decir, aquí estoy, no te olvido, te comprendo, te entiendo, yo también he amado, sufrido y he sido maltratado, pero mejorando mi entorno comprendo que me amó y que no necesito de nada ni de nadie para ser feliz.
Sigo adelante, sin reproches, con la mejor actitud, queriendo lo mejor para ti , para los míos y para mí.
Eso es ser poesía.

Poesía y vida.
Muchas gracias.
34
33comentarios 336 lecturas versolibre karma: 103