Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Soprano de su boca

Debuté roída de huracanes
con el vello encrespado
y el temblor de la médula
por las comisuras de sus labios
sí, tan solo por sus comisuras,
las profundidades de su garganta
requieren largos viajes
por el cauce de sus primaveras
y las catedrales de sus metáforas
donde subyacen los espejos,
enciclopedias de sus musas

Aún así, con ímpetu
como aguacero con gula
y desnuda en sus humedades,
estrené su ópera prima
vestida de soprano de su boca
en el teatro de los acantilados
con el abismo de sus alegorías
y el canto eufórico del verso
verso que se columpia en equilibrio
amarrado a los arnés
del color, del color de su poema
leer más   
15
8comentarios 86 lecturas versolibre karma: 105

La pieza de mi puzzle

Como hoja con pulso perenne
cuelga inválido mi lienzo
en las paredes de mi hígado
adherido entre sus dientes
con cerraduras sin llaves

Te acostumbras a esa sombra
a la cojera del puzzle
tan extenso en su mirada
aún con el lloro de una pieza
ausente en mi vitrina,
quizás perdida ¡sí!
por los barrizales del mundo
¡quién sabe dónde!

He buscado en tormentas
y pregunté a los huracanes
recogen silencios huérfanos
a la espera de su caricia

Y sin pensarlo, de repente
por los parabrisas de mis ojos
se filtró la gota de un verso
resbalando por las mejillas
e intuí por su ardor, que era ella
¡sí! Por fin, mi pieza
la pieza que completa mi puzzle
leer más   
14
14comentarios 74 lecturas versolibre karma: 116

Nueva primavera

No, no niegues mi boca
vaga entre sus espinas
con la soledad de su canto
tal vez, despedace su verdad
verdad enquistada en verso

No, no aborrezcas mi baile
hoy, con turbulencias en su danza
? Acaso tus sólidas huellas
cantan siempre en sintonía
sin indecisas bifurcaciones?

No, no ignores mi silencio
visto espectro en este enjambre
mi avispero emigró
con la maleta de sus palabras
al néctar de otra flor

No, no vetes mi embriaguez
de la copa de sus labios
beben exhaustos los sueños
con la ansiedad de su lengua
y el insomnio de mi garganta

No, no repudies mis otoños
a veces visto hoja caduca
cuyo brote reverdecera,
!quién sabe!
en una nueva primavera
leer más   
11
10comentarios 64 lecturas versolibre karma: 93

El sueño del mar

Bañándose con lentes azules
me detuve en su orilla
embriagada
contemplé su sueño
sueño que acunan sus olas
en la mecedora del infinito

Rumia su incesante canto
sin hambre
en una eterna letanía,
aunque a veces
en ventanas sin cristales
gritan sus implacables músculos
en una apoteosis de revoluciones

Y con su mochila trotamundos
se pierde,
entre aglomeraciones de asfalto
que acuden al reclamo de sus caricias
y desiertos de besos vírgenes
donde explora nuevos romances

Aún no me confesó sus latidos
y en sus horas de piel dorada
se aleja, tímido y complaciente
allí, por el horizonte
fundiéndose con su sueño
leer más   
16
15comentarios 98 lecturas versolibre karma: 123

Al ritmo de Amy Winehouse

Agotaras tu vida
y la destreza de tus yemas
en cada uno de mis cabellos
con cada uno de sus gritos
derramando masajes
que se pierden jocosos
entre espumas y fragancias

En un simple aleteo
me rendiré en tus manos
con mi cielo entreabierto
y bostezando complicidades
en una infinita plenitud

Permitirás con alevosía
que discurran cálidas olas
entre mis salvajes rizos
mientras pícaro,
perseguiras esa gota rebelde
que se desliza por los acantilados
hasta ocultarse en el horizonte

Y brindaremos este baile
con las caricias de las cinturas,
al ritmo del repertorio
del íntegro repertorio
desgarrado de Amy Winehouse
que desnuda vientos
y engalana las pupilas
mientras susurras a mi melena
"Love is a losing game"
leer más   
14
17comentarios 106 lecturas versolibre karma: 119

Vestimos de Cyrano de Bergerac

“ Todas nuestras almas están escritas en nuestros ojos”
- Cyrano de Bergerac-

En las escarchas de mi cabello
crispados por etéreos vendajes
y víctimas de tantos andamios,
decidí clausurar sus nubes
blindando todas sus bóvedas
de vientos de labios foráneos

Aún por este hormiguero,
reptan brisas caprichosas
aleteos sin pasaporte
que se filtran sin audiencias
y sin invitaciones de bocas,
con absoluta libertad de vuelo
por los lunares del infinito

No, no pude resistir su caricia
se instaló bajo mi balcón
en las rejas de la oscuridad
y con su voz perseverante
fue minando mi secreto

Por ello deduzco,
que como lenguas recíprocas
vestimos alguna vez
de Cyrano de Bergerac
recitamos versos
regalamos almas
ocultos,
en la complicidad de la noche
leer más   
17
11comentarios 78 lecturas versolibre karma: 85

Desnudez

En un canto de estrella fugaz
nunca sospeché que su boca
que roza todos los labios
cambiando de maquillaje,
me besara sin carmín
y sin huellas de cenizas
con el aroma de su secreto
el nudismo de su lengua

Y para colmar ansias carnales,
tantas veces descubres ramas
descalzando los cabellos
con la ligereza de los aires
y la soltura de la costumbre
que olvidé,
o quizás no viví
el temblor de una caricia
la risa de un párpado
el éxtasis de un beso
o la lágrima de una mirada
entonces comprendí,
como incontestable revelación
que no habían desnudado mi cuerpo
habían desnudado mi alma
leer más   
19
22comentarios 101 lecturas versolibre karma: 88

Duelos de titanes

Me susurra la cautividad:

“ No, no bajes la cremallera
de aquellas impetuosas raíces,
la que custodian los vientos
la que encierran tempestades
la que veneran tus deseos
quizás continúen latentes
sí, demasiado latentes
y te salpiquen sus demonios
y te enreden sus tentáculos
hasta sucumbir en los lodos”

Mientras, piensa la libertad:

No, no lo dudes ni un instante,
carcomeré insistente tus defensas
asolando tus posesiones
con el desplome de tus estrategias
que se rendirán desarmadas
imponiéndome sin réplica

Y me grita:

“ ¡Sí, sí baja esa cremallera
y enardece a las exultantes raíces
para que trepen hasta tus infinitos,
desempolva los vientos de tus escrúpulos
y que cabalguen en tus melodías, las tempestades
capitulando esta vez sí,
a tus propios deseos!”
leer más   
11
18comentarios 84 lecturas versolibre karma: 85

Quién soy para tí?

Te abruma la pregunta?
No, no contestes,
tan solo escucha tu silencio
quizá te brinde la respuesta
entre los rizos de sus alientos

Lo sé, desde tu impaciente sed
careces de mis dibujos,
aquellos que retratan mis brisas
y de esos otros, más recónditos
que perfilan mis vellos de punta,
incluso desconoces,
las telas que perfuman mis pieles
y las tallas que visten mis imposibles
todo absolutamente todo

! Disculpa, disculpa! mi osadía
!calla calla! no me reprendas
la culpa ! si
la culpa fue de ese verso
ese verso enamorado y rebelde
que se fugó de tu boca
para anidar en la mía

Préstame tus labios
aquellos que tímidos ascienden
por los tirabuzones de mis olas
hasta atracar en tu puerto
y allí, en el velero de tu poema
depositaré intacto tu verso
leer más   
18
8comentarios 101 lecturas versolibre karma: 91

El mito de la caverna

Todavía llora mi alud
en las bóvedas de su destierro
él y solo él
sepultó mis pálpitos
con el mito de la caverna,
taponando mis realidades
junto al beso de una sombra
desteñida de colores
ausentes del fulgor del rayo
y de los roces de la brisa
solo huecos de ensoñaciones

Hoy, ante mi temible ocaso
debo estallar a la luz
con su intensidad cegadora
derrumbando fronteras
y las zanjas de mi presidio

Duelen, duelen sus llagas
al despojarse de mis ancestros
y muerdo tierra firme
aún con su pellizco en mis carnes
y los motines en mis venas
leer más   
11
12comentarios 101 lecturas versolibre karma: 101

Espumas dulces y saladas

En los carruseles de los helechos
se deslizarán por los toboganes
con los gritos de los vértigos,
las lenguas en los horizontes
y los dedos del cálido sol
enredados en sus rayos,
hasta coronar esas cúpulas
que destapan su timidez,
palpitando mares infinitos

Sumergidos en sus aguas
al imperio de las corrientes
bucearán sin tregua
desprendidos del protocolo
y de la cortesía de las flores
al ritmo que embisten
el temblor de las cascadas
con su rugido trepidante

Y tras cruzar la desembocadura
entre espumas dulces y saladas
huirá de nuevo el torbellino
a sus estepas solitarias
leer más   
10
8comentarios 108 lecturas versoclasico karma: 91

Vil deuda

Desde mis pinturas rupestres
sobre el lienzo de tus piedras
me acecha una vil deuda,
mi renuncia
a los juegos de tus sueños
que serpenteaban curiosos
agitados por tus olas
al olfato de mis mareas

Desde mi primer aullido
en el rugir de tus hambres,
me acecha una vil deuda
mi renuncia
a los dulces de tu arco iris
que horneabas con avidez
en los palcos de mi paladar
culminando con su guinda

Desde mis algarabías
en las danzas de tu mente
me acecha una vil deuda,
mi renuncia
a las magias de tus fábulas
que lanzaste con jabalina
allí donde se aloja tu piel
hasta la diana del deseo

Y no podré saldarla,
ni con botellas de oxígeno,
ni con camisas sin botones,
ni con brisas de otros aires,
quedará prisionera
en mis perchas con clavos
leer más   
3
4comentarios 30 lecturas versolibre karma: 60

Huiré de las olas

Me persiguen las olas descosidas
con sus ojos vendados de pasiones
buscando entre tormentas y ciclones
mis pestañas con hebras afligidas

Y braman pregonando mis heridas
mientras se extinguen mis pobres pulmones
ocultos con miradas en rincones
tras las puertas de sus tristes guaridas

Huiré de las locuras de sus vientos
con la velocidad de las gacelas
vorágine de arranques virulentos

Y me camuflaré por callejuelas
por los suburbios de sus pavimentos
burlando a sus absurdos centinelas
leer más   
11
14comentarios 66 lecturas versoclasico karma: 99

La sentencia del poeta

“Porque el amor cuando no muere mata
Porque amores que matan, nunca mueren”
-Joaquín Sabina-

De vez en cuando,
en un peregrinar sinuoso
por mi infierno omnipresente
ladran rabiosos mis demonios
aquellos que no enterré
con sepultura digna,
los que no pude desahuciar
ni de las raíces de mis lunas
ni de las vísceras de mis sueños
y sin embargo, los ahogué
los ahogué con saña
mientras buceaban en mi piel
en las profundidades de mi oasis

Aún renacen una y otra vez
de sus propios despojos
como fantasmas inmortales,
que moribundos deambulan
mordiendo mis huellas
con la tortura de mis parpados
que no levantan el vuelo

Estoy condenada a sus sombras
y a la sentencia del poeta
“el amor cuando no muere mata
amores que matan nunca mueren”
leer más   
13
10comentarios 97 lecturas versolibre karma: 90

Lluvia de teclas de piano

Hoy en mis pestañas
con el arco iris del ayer
llueven teclas de un piano
roce tibio de una pluma,
la respuesta de mi lágrima
sin interrogantes en sus bolsillos

Tan solo se dejan deslizar
por la laguna de mi pesadumbre
en el pozo de los silencios
de mis descosidas ausencias,
con el toque de su prodigio
con la suavidad del pétalo
y nadan, nadan
impregnadas entre mis fugas
taponando cada grieta
con el canto de sus notas,
cómplices de mi misma lluvia
paraguas de sonrisas azules
leer más   
12
14comentarios 69 lecturas versolibre karma: 93

Diseñaste mi sombra

Gritaste que te deslumbró mi sombra
la más distante de tu universo
la más cercana a tu instinto
provocando tu desnudez
ante el anonimato de mis cortinas

Por qué?
presiento que sentiste impulsos
desde tus recónditos perfumes,
intuiciones carentes de raciocinio
que te empujaron a soñarme

De esta forma,
creaste tu propio bosquejo
diseñando el paisaje de mi aroma
con cimas de bocados accesibles,
desiertos cubiertos de minas,
oasis en puntos estratégicos
o bosques cegando tus rutas,
toda una orografia
a tu imagen y semejanza

Así, dotaste a mi sombra,
de un resplandor desconocido,
de unas sonrisas sin límites
de unos huesos con música
leer más   
13
16comentarios 90 lecturas versolibre karma: 87

Albacea de mis sueños

Cuando truene el golpe
el implacable y certero golpe
y sus cristales me crucifiquen
ante los altares del mundo,
me desahuciarán,
a esa tierra disecada,
a los santuarios de los inmortales
a los museos de luz de otoño

Entonces y solo entonces,
y a ti y solo a ti,
aroma que fecundó laureles,
en las retinas de mi útero
con raíces indelebles,
te alumbraré albacea
albacea de mis versos,
vestigios velados
de mi fugaz imperio

Eres tú,
arqueólogo de mis alas
excavas entre mis plumas
y descifras mis aires
en ti y solo en ti
confío mi mayor hallazgo,
mi desnudez más integral,
tú, albacea de mis sueños
leer más   
16
20comentarios 102 lecturas versolibre karma: 107

Planté mis ojos

Seré nube de tez plateada
y con mis brisas sobre los tejados
absorberé la humedad de sus pieles
aún sin el roce de mis labios

Buscaré ese aroma atrayente
perfume de café, recién hecho,
rastreando cada sorbo, cada lengua
con mis lentes de mil colores

Por fin, en los altares del sol
canta y canta
del olivo, su hoja
y mientras siembra acordes,
recoge versos,
frutos de oro líquido

Y sin dudarlo,
allí planté mi ojos
con el toque tenue
de imperceptibles lágrimas,
penetrando
por los canales de sus vertebras
y los recovecos de sus hernias,
calmando su sed,
mitigando mis pechos
leer más   
17
21comentarios 122 lecturas versolibre karma: 107

Bostezos de auroras boreales (en colaboración con @ poesia_al_alba)

Detesto descifrar océanos,
por donde no despierta el miedo.
Guías que surcan sus remos
pintando sobre el corcel azul y
flotando en un anodino estanque,
con su sangre sin miradas
y su pulso congelado,
pulso de las aves marinas, cielos vestidos
sin un ápice de marea
que remueva los vientos.

Y en el inmenso lienzo
se engulle el aire. Auroras boreales.

Y reto, sin pudor
a escribir de nuevo ¡de todo! Tiritantes.
A qué sus olas me sorprendan
en mis pocas horas de arrullo y silencio,
deseo la piedad del cuerpo.

Estoy vuelto a mis ojos, a esas llanuras infinitas.
Tremendos danzantes
que erizan mis temores y laten
incluso, algunos braman,
al ritmo de la sangre. Piel de madera
leer más   
12
15comentarios 115 lecturas versolibre karma: 104

Horas con pijama

En esas horas con pijama
mientras la luna bosteza
y la calle despereza sueños
reticente a levantarse,
paseo por su anatomía

Sí, paseo por su anatomía
con las legañas somnolientas
y la complicidad de las farolas,
cimentando esta vieja amistad
con sus soles y sus lluvias

Ella, con su ceguera
reconoce mis trajes,
los rugidos de mis zapatos
o mis paraguas melancólicos
a veces, teñidos de grises,
aún prudente,
escucha y calla

Mientras yo, que transito en la rutina
por el viaje de sus vertebras,
palpando sus nuevas cicatrices,
y sus canas cubiertas de juventud,
me confiesa insistente
que admire
el graffiti de su cadera,
tatuaje de un querer de antaño,
que conserva en sus altares

Y así, vestimos a diario
como dos gotas de agua
charlando,
en esas horas con pijama
leer más   
19
12comentarios 94 lecturas versolibre karma: 96