Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Vivir en tí

Quisiera poder vivir de la escritura, igual que lo hago cada día en la locura de tus curvas, de tu alma desnuda, de tus labios abrazándome cuando hace frio.
Quisiera poder vivir de la escritura, igual que lo hago cada día del recuerdo de tus ojos claros abrazándome en las noches oscuras.
leer más   
8
sin comentarios 128 lecturas versolibre karma: 81

En tus ojos

Y en tus ojos me siento,
me siento feliz,
vivo,
eterno.
leer más   
3
sin comentarios 43 lecturas versolibre karma: 42

Si he de morir

Si he de morir, quiero hacerlo a tu lado, para mirarte a los ojos y sentir que no he vivido en vano. Que el amor me hizo libre, y tu corazón me salvó la vida.
leer más   
3
2comentarios 50 lecturas versolibre karma: 45

Era primavera

Miembros cercenados, cráneos y cuerpos cubiertos de sangre y barro dibujan un horrible lugar que horas antes estaba cubierto por un manto de fresca hierba y la viveza de las flores silvestres.
leer más   
5
2comentarios 79 lecturas prosapoetica karma: 67

Trebor

Por alguna razón, jamás encontré placer en el amor, pues en mi configuración, se trataba tan solo de una necesidad para poder encajar. Comer, beber, dormir, amar, y poco más. Eran mis funciones básicas. Todo lo demás, lo iría aprendiendo con el tiempo, que se me presentaba intrascendente, pues no podía envejecer como lo hacen los humanos. Mi nombre verdadero es TR-380R, aunque todos me conocen como Trebor.
3
sin comentarios 73 lecturas relato karma: 34

Helia la caballero

« Hombres y mujeres somos iguales ante cualquier situación. Luego, todo depende de las habilidades y cualidades de cada persona (M.A.C.J).»

Érase una vez, una niña que no soñaba con ser princesa. Helia, que así se llamaba la pequeña, siempre deseó convertirse en caballero para combatir las injusticias y defender a los inocentes. Tampoco buscó nunca al príncipe azul, pues su amor sería para un hombre de noble corazón, compañero y amante; aquel que luchara a su lado, escudo junto a escudo, como iguales. A medida que Helia crecía, luchaba con todas sus fuerzas contra los convencionalismos sociales de la época, y a pesar de no pretender ser ejemplo para nadie, la joven se convirtió en el referente de las mujeres que ansiaban romper las cadenas de la falocracia gobernante. Helia, ya mujer, consiguió convertirse en caballero y encontrar el amor junto a Beltrán, su compañero de batallas y amante. Los dos juntos, vencieron al Dragón que pretendía condenarla a la oscuridad del arcaico machismo histórico, convirtiéndose en el ejemplo de las nuevas generaciones femeninas, las cuales, fueron libres de elegir sin miedo su destino.
3
1comentarios 89 lecturas relato karma: 34

No será la última batalla

Año 206 a.C. Las legiones romanas estaban celebrando la victoria. Habían expulsado definitivamente a las huestes cartaginesas de la Península Ibérica, haciéndose con los territorios conquistados hacía años por esos bárbaros africanos. Roma expandía su poder con puño de hierro, y las legiones, entrenadas y disciplinadas, se convertían en su brazo ejecutor. Marcelo Crispo, uno de esos legionarios, celebraba el triunfo acompañado de sus camaradas, anhelando el fin de la guerra y el regreso a su Cumas natal junto a su mujer y sus dos hijos. Marcelo, recordó los momentos vividos con sus camaradas caídos en la batalla, buenos y leales compañeros, en especial Quinto Vitelio Rutio, el cual le había salvado la vida en más de una ocasión. Esa noche, el veterano legionario Aulo Marcelo Crispo, haría una ofrenda a los dioses sempiternos, pidiendo que las almas inmortales de sus camaradas y amigos caídos en la batalla tuvieran una existencia dichosa y feliz en los Campos Elíseos. “Volveremos a vernos, amigos”, dijo Marcelo mirando el refulgir de las estrellas en la oscura inmensidad de la noche, “pero todavía no.”
5
sin comentarios 73 lecturas relato karma: 54

Nos conocimos en las sombras

Nos conocimos en las sombras, en un lugar donde no existen las caricias, pero allí estábamos los dos. Ella se acercó a mí, y yo no pude evitar sonreír. Fue una sensación agradable, una sensación que no recordaba, una exhalación de vitalidad que arrasó toda la desdicha de mi ser. Hablamos durante largo rato, y por primera vez en mucho tiempo, las horas no significaron nada para mí. Ella era tan hermosa, tan inteligente, tan natural, que yo solo podía venerar su presencia y perderme en sus cetrinos ojos, grandes, como dos luceros que me mostraban la luz, atravesando las tinieblas, mostrándome el camino de regreso a la vida. Ella se sentía igual, pero era mucho más fuerte que yo.
3
sin comentarios 63 lecturas prosapoetica karma: 24

Allí está la libertad

Estaba aterrado. Un temible ejército se presentaba delante de mí, con sus poderosos estandartes, lanzando graves improperios e inhumanos alaridos que herían el espeso aire que inundaba el campo de batalla. El miedo que me presionaba el pecho era tan afilado como sus mortales dardos. Las piernas, comenzaban a pesarme, como si la carne se convirtiese en frio mármol. El sudor, me cegaba la vista. El corazón, me latía tan fuerte como los tambores de guerra. Noté una mano en mi hombro derecho, apretándome con ruda suavidad. Al girarme, vi al comandante Vitelio.

- ¿Ves todos esos hombres que pretenden detenernos?-dijo señalando al enemigo con su espada mientras esbozaba una desconcertante sonrisa que le iluminaba los ojos.

- Los veo, mi comandante.

- Pues allí, detrás de sus tiránicos estandartes se encuentra nuestra libertad. Lucha con valor y no dejes que el miedo te domine; pues hoy, la victoria o la muerte habrá de juzgarnos como hombres libres.
6
sin comentarios 92 lecturas relato karma: 62

De oficio, Eros

Todos los sueños que Mika pudo recordar se convirtieron en realidad cuando conoció a Nicole. Era hermosa y sabia a la par. Misteriosa y elegante; grácil en sus movimientos y portentosa en sus decisiones. Era todo lo que él, un simple chico de una diminuta ciudad podía desear. Ahora, solo faltaba que el amor hiciera bien su trabajo.
5
2comentarios 174 lecturas relato karma: 41

El tesoro de la tortuga

Nada parecía querer despertar esa mañana, nada, a excepción de esa espesa e inusual niebla que se había formado a unos pocos cientos de metros en dirección nordeste. La espesura se iría difuminando con las primeras luces del día, dejando al descubierto la inmensa silueta que dibujaba una exuberante y verde isla. El Tritón había llegado a su destino: La isla Tortuga. Su capitán, el aventurero Robert Alcott, junto a su fiel tripulación, se disponía a encontrar el enorme tesoro pirata que durante más de quinientos años había permanecido escondido, y que ni españoles, franceses o ingleses habían conseguido encontrar durante todo este tiempo. Durante el convulso siglo XX, el mundo entero permaneció sumergido en dos guerrras mundiales y un sinfín de conflictos posteriores que borrarían toda pista del legendario tesoro, perviviendo en esencia tan solo en algunas historias que darían pie a escritores para escribir sus novelas de aventuras.
Pero todo esto cambió el día en que Robert Alcott encontró en el desván de casa de sus padres un viejo mapa y un bloc de notas con dibujos, coordenadas y anotaciones sobre la isla que su padre le había descrito cientos de veces en las historías que durante su niñez le contaba cada noche antes de irse a la cama. Robert, había heredado una gran fortuna al morir sus padres, una gran fortuna que ni tan siquiera él sabía que existía. Quizá, las historias que le contaban sobre esa isla no eran solo un cuento, y ese mapa junto al bloc de notas escondían algo más que la imaginación de su padre. Robert Alcott decidió poner a prueba sus sospechas y descubrir con sus propios ojos el lugar al que tanta veces había viajado en sueños cuando era un niño.
5
2comentarios 88 lecturas relato karma: 43

Falsa alarma

Todo lo que juntos descubrimos no fueron más que hermosas y crueles mentiras. Mentiras vestidas de amor fingido, pintado de una esperanza que claudicó antes de poder desafiar al tiempo.
4
sin comentarios 56 lecturas prosapoetica karma: 46

Recuerdos de un lejano lugar olvidado

La memoria perdida hizo añicos el alma de Tannen «el hacedor». Todo era un caos dentro de su cabeza; ya no recordaba nada, ya no sentía a nadie cerca de él. Todo era nuevo y extraño cada día, aterrador, a la vez que tristemente irónico. Un hombre que había vivido toda su vida del recuerdo de viejas historias y leyendas recogidas a lo largo de los siglos de los hombres, ahora no recordaba nada, ni siquiera la fama de su nombre.
leer más   
4
sin comentarios 84 lecturas relato karma: 52

Arbeit macht frei

El traquetear de las maderas inundaba todo el vagón. Decenas de personas atrapadas en esa diminuta cárcel de madera respiraban un insoportable aire fétido, aunque a pocos parecía importarles. Tan solo se escuchaban las quejas y el llanto de algunos niños que no entendían lo que estaba sucediendo. Solo el lúgubre silencio de los inocentes, condenados como reses que viajan al matadero, daba más pavor que el destino incierto que les esperaba en ese temible campo de la muerte llamado Mauthausen.
6
2comentarios 88 lecturas relato karma: 70

Que fortuna sería

Que fortuna sería la de romper las cadenas que aprietan esa extraña angustia de no saber quién eres, que buscar, cuál es tu hado. Ese desconocido ser que se esconde en tu interior, que te atrapa cada vez que intentas escapar, que te retiene en su mazmorra de miedos y desazón, que absorbe tu vitalidad como el parásito que succiona la sangre a su huésped.
5
2comentarios 185 lecturas prosapoetica karma: 68

Espíritu del miedo

Había una vez, un hombre que no sabía que existía, pues el espíritu del temor lo había atrapado en sus redes. Este demonio, de nombre Luzvel, se alimentaba de los sueños e ilusiones que una vez este hombre tuvo cuando era un niño. Este espíritu maligno aparece siempre en una edad adulta, incluso a veces, en la juventud, cuando los ojos de los hombres y mujeres que este diablo posee, pierden ese mágico cristal con el que se contempla el mundo cuando se es todavía un niño.
4
2comentarios 81 lecturas relato karma: 37

Historia de todas las guerras

Y como siempre, el pobre muere por defender unas ideas que cree justas, mientras el rico, en la comodidad de su refugio, engorda enviando “cerdos” al matadero.
3
2comentarios 75 lecturas relato karma: 41

Memoria cautiva

Ya no quedan lágrimas ni tumbas donde dejar flores.
En su lugar, historias perdidas y sueños rotos bajo olvidadas cunetas.
4
2comentarios 81 lecturas versolibre karma: 57

Un precio para todo

A día de hoy, apreciamos más un simple papel valor que la vida de nuestros hermanos y hermanas, destruidas por las guerras y las miserias que inundan el mundo. Guerras y carestías provocadas por los intereses de unas élites burguesas que se disfrazan con el absurdo patriotismo del capitalismo.
2
sin comentarios 63 lecturas relato karma: 15

El muro invisible

Enorme era el muro que se le enfrentaba; era tan alto que llegaba a rasgar el cielo. “¡No desfallezcas! Has llegado hasta aquí y has de superar esta gran muralla llamada miedo”, pensó. El hombre observaba. La respiración se acelera, los músculos se tensan, el corazón resuena con fuerza. Es hora de partir. Recuerda siempre quien te enseñó a caminar.
4
2comentarios 52 lecturas relato karma: 60