Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Escarcha

Las calles de la ciudad
son ríos de escarcha,
las gotas de lluvia
están envueltas
en grietas de escarcha,
un manto estrellado
y negro
tiñe de rojo
una luna de escarcha.

El mundo cambia de color.
Es un eco de cenizas,
una melodía
de hojas
caídas.

Imagina a alguien
que no encuentra
puentes que cruzar,
que pierde los caminos
de vuelta,
que no recuerda
cuándo se despierta,
que naufraga en su sangre
y en su sombra.

Estoy atrapado
en un bosque
de llamas infernales,
y tengo un invierno
estancado en la mirada.

Hay vida pero no es vida.
Aunque a veces doliente,
la vida
es donde estaba
antes de perderme.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
21
17comentarios 193 lecturas versolibre karma: 137

Anatomía De La Nostalgia

Probablemente, nunca leerás estas palabras mojadas. No tienes costumbre de leer al filo de la madrugada y ésta no será una excepción.
No obstante, me apetece escribirte porque es la única manera que se me ocurre de arrancarme esta pena.

Te sigo recordando en las noches, esas que reservábamos para caminar de la mano junto a la mirada dulce del mar, esas que tomábamos para diseñar locas aventuras, esas en las que reíamos por cualquier tontería, esas que dedicábamos a mirarnos mientras una luna de fuego fundía nuestras almas.

Hay una fuerza mayor que me impide olvidar todas esas ocasiones en las que, estando roto, tu sola presencia me hacía arrinconar la soledad que me acompañaba.

Me dolió enormemente la forma en la que nos fuimos alejando por no recibir lo que esperábamos el uno del otro. Te confieso que te extrañé en la noche, me oscurecí en la tarde y esperé desesperadamente tus mensajes cada mañana.

Me arrepiento de muchos silencios, de no reconocerme, de no prenderle fuego a esos días donde me miraba al espejo y sólo encontraba mi sombra…

Pero aún estoy aquí, y si quieres regresar a lo que teníamos te esperaré, porque te prometo que nunca he querido hacerte mal.

Ojalá estas líneas sirvan para que comprendieras que desde que no estás aquí, nunca las canciones me hicieron tanto daño, nunca las madrugadas tuvieron el sonido de las campanas de la muerte.



©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
23
19comentarios 402 lecturas prosapoetica karma: 135

Cosas Que Pronto Se Olvidan

A menudo,

l
a

f
e
l
i
c
i
d
a
d

adquiere forma
de pequeñas
y simples cosas.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
22
14comentarios 124 lecturas versolibre karma: 120

A Simple Vista

Conozco esas lágrimas
que caen pero se quedan
ancladas en los ojos.

Conozco ese acopio
de sombras en el pecho,
que equivalen
a un barco hundido.

Conozco ese dolor amable
que golpea en los huesos,
como un mar sediento
de cuerpos ahogados.

Conozco ese antes y después
de la nada,
ese querer y no poder
que se consume
en un pozo del alma.

También,
conozco esa oscura melodía,
ese noble rencor
que parece amor
a simple vista.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
25
21comentarios 121 lecturas versolibre karma: 152

Frida

Si una noche
no tienes ganas de hablar
con nadie,
llámame,
yo también soy la nada,
el vacío enquistado.

Detrás de mí
no hay aire,
tienes que buscarlo,
una sed de luz
resbala cuesta abajo
y un grito translúcido
congela un viento estático.

¡Todo es tan asfixiante!

Cuando quieras ahogar
tus penas, (las mías),
trágame,
yo también soy el alcohol
que prolongas
en el tiempo.

En la negrura
de mi noche,
también está lo fugaz,
lo absurdo,
la belleza del sufrimiento,
mi mirada a través de tus ojos
y tus alas con mis cicatrices.

Cuando quieras quererme
yo te sostengo
asida por tu tormenta,
tengo los labios sellados
de canciones
por si vinieran tiempos
de silencio.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
23
18comentarios 155 lecturas versolibre karma: 111

Al Otro Lado De La Ausencia

Tu voz reunía
todos los sonidos
del verano.

Tal vez por eso,
te busqué en el verde
de tus ojos,
en las guirnaldas verticales
de tu pecho,
en el balcón florido
de tu boca...

Pero
en el fuego
de la nieve,
aprendí
que el amor
también lleva impresa
la certeza
de la pérdida.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
26
23comentarios 159 lecturas versolibre karma: 134

El Punto Medio

Cuanto más silencio guardo
más ganas tengo de hablarte,
y cuanto más cosas te digo
más ganas tengo de guardar silencio.

De manera
que si una parte de mí
no le temiera al tiempo,
si una parte de mí
no ansiara sofocar este dolor,
si una parte de mí
no se desconociera
en esta hora solitaria…

(…)

no haría falta preguntarle
a mi yo innombrable:
¿dónde está el punto medio?



©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
20
6comentarios 100 lecturas versolibre karma: 126

No Vengas A Decirme

No vengas a decirme
la verdad,
ya no es necesario.
Además,
tengo una grieta
que me aprieta
la garganta,
y siento que… no sé…
que nos pertenecemos poco.

No te preocupes,
aquí llueve desesperadamente
por dentro,
el silencio mide lo mismo
que un océano oscuro,
y anochece en una mañana
de carbón y hiedra.

No ocurre nada más.

A veces, todo es tan sencillo…
Un cielo oxidado
se funde con el agua encharcada,
la ceniza arrugada de las calles
nubla la luz caída del atardecer,
una soledad hecha pedazos
regresa a casa antes que nadie...

Pero sucede
que si pudieras verte
con mis ojos,
comprenderías
que no hay peor tristeza
que la que no puedes llorar.



©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
20
8comentarios 103 lecturas versolibre karma: 131

Esquirlas

Un gramo de frialdad,
es suficiente para acabar

con todas las cosas
que tienen alma.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
23
12comentarios 99 lecturas versolibre karma: 129

En Blanco Y Negro

Una noche te conté
que una realidad
puede ser contemplada
desde vértices distintos.

(…)

Te marchaste,
pero tu sombra dejó
la puerta abierta.
El otoño cobijaba
un horizonte
en blanco y negro.

Una tristeza ingobernable
se extendía
por el centro de las calles
desaliñadas,
y la vida era una vida
de épocas pasadas,
la noche brillaba
como una hoguera devoradora
y tú me olvidabas
como se olvidan las hojas
empapadas de lluvia.



©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
26
15comentarios 109 lecturas versolibre karma: 148

(...) Y No Echarte De Menos

Esto es vivir, supongo,
caminar por desiertos
de agua congelada,
desbravar calles frías
y solitarias,
llevar la luz húmeda
de la nada en las manos
y no echarte de menos,

poner nombre al abismo,
ocultar la incertidumbre
como un terrible crimen,
perderse a la deriva
cobijando lo oscuro,
agarrarse a un mar hundido
que va atravesando la noche
y no echarte de menos.

Esto es vivir, -lo confirmo-,
anestesiar el dolor con sangre
de un cielo alicaído,
despertar con grietas
tenebrosas
en una ciudad sin luna,
comprender que no hay
gran amor, sólo ternura
y no echarte de menos.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
23
14comentarios 150 lecturas versolibre karma: 137

Voz De Olvido

¿Recuerdas cuando
nos caímos
por las rendijas
del olvido?

Quedamos
rotos y perdidos,
empapados de tristeza
en una cárcel
de luces oscuras.

Se nos clavó
un invierno en los ojos,
y los días y las noches
eran como una misiva
de socorro,
donde la música
nos doblaba la voz
y hablaba por nosotros.



©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
19
9comentarios 105 lecturas versolibre karma: 135

Barcos Hundidos

Un papel en blanco,
un otoño arrugado
y cuatro paredes
cubiertas de musgo,
ceniza y soledad,
me recuerdan
que hace una eternidad
que no llamas.

El teléfono, excluido,
habla con los ojos
un lenguaje roto,
y resiste el paso
de las horas
que no pasan.

He de hacer algo.
No quiero petrificarme
en el frío de este infierno,
con la quietud agitada
de los barcos hundidos.

Te extraño,
pero no encuentro
la manera
de implorarte,
y no quiero
ni tengo razones
para pedirte perdón.

Ya no hace falta
decir que el vacío
encierra algo,
-lo que te mereces: nada-,
y que no me fui,
dejaste que me marchara.



©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
23
19comentarios 127 lecturas versolibre karma: 126

Disonancia

Me reprochas,
me repruebas,
me recriminas…

pero algo tuve que acertar
en cuanto me buscas
entre el vértigo del abandono
y la aspereza de tus noches.


@Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
22
17comentarios 117 lecturas versolibre karma: 143

Cuando Alguien Nos Falta

Hay un silencio
cerrado y estrepitoso.

El gris plomizo
de las calles mugrientas,
se refleja en un cielo
de tristeza.

También,
hay habitaciones oscuras,
un vacío que tiene
la misma luz
que la sombra del miedo,
una voz quebrada
y una mano temblorosa,
al borde del precipicio,
que grita ‘no te vayas’.

Mientras,
yo odio esta vida
que después de una alegría
la destiñe un amargo dolor.

Así es como
tu ausencia escribió
sobre el agua,
(de mis ojos),
que la vida pasa
a cámara lenta
cuando alguien
nos falta.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
20
19comentarios 180 lecturas versolibre karma: 169

Detrás Del Paraguas Negro Hay Un Cielo Azul

Ahí afuera todo es inmensamente frío. Todos nos prefieren amurallados y, en el mejor de los casos, mutilados. El “sálvese quien pueda” es lo que impera, y eso nos hace ser más egoístas. No hay demasiada gente que alegre la vida de la gente, en un mundo cada vez más aborregado y sobrepasado por los efectos secundarios de una tecnología intensamente monstruosa.

Sin embargo, si me ofrecieran mil deseos y un sueño por coronar, todavía seguiría eligiendo una ofrenda de canciones con alma para que me vieras aún cerrando los ojos.
Regalar música es grabar a fuego el recuerdo de este amor en una caja de cristal con el corazón boca arriba.

Uno siempre intenta que las horas nunca pasen de largo. Por eso, he dejado de entenderte para llegar a admirarte.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
22
12comentarios 159 lecturas prosapoetica karma: 126

Lo Que Queda

Mi equipaje
se ha perdido
para siempre.

Sólamente
me quedan
dos letras
en mi abecedario:
t-ú.

Y un corazón
que no encaja
en mi pecho,
para susurrarte
al oído
la verde melodía
de un te quiero.


©Alejandro P. Morales.
leer más   
23
19comentarios 179 lecturas versolibre karma: 145

Donde Hubo Fuego

Uno podría ampararse
en Montaigne y decir:
“Mi vida estuvo llena
de terribles desgracias
que nunca sucedieron”.

A veces, la verdad
coincide con la mentira,
y siento las horas vacías
contra un cielo agujereado.

Frente al espejo,
miro que los buenos tiempos
pasaron a la velocidad
de un terremoto.

Yo te llamo,
o no,
tal vez sólo
pretendo ubicar
el naufragio.

El único latido
de mi vida
fue haberte conocido,
pero ya no se abre
la madrugada,
ni se estrecha el abismo
entre tu voz y la mía,
ni se enciende el novilunio
que nos devoraba
con la mirada.

Donde hubo fuego,
no siempre quedan
cenizas,
también se recuerda
el olvido.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
17
22comentarios 167 lecturas versolibre karma: 141

Nostalgia

Una noche
me dijiste
que extrañabas,
que no podías respirar,
que te levantabas
con una mano
en la garganta
y un recuerdo
tembloroso
sobre la espalda,
y que tus grietas
eran una humedad
petrificada.

Te engañas si crees
que la nostalgia
es un tiempo
para volver al dolor.

A menudo,
yo siento nostalgia
del presente,
nostalgia de aquellas
noches contigo,
cuando todo era alegría,
espuma y deseo,

y el futuro
todavía era la inmensa
expectativa
de saberse querido.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
16
9comentarios 100 lecturas versolibre karma: 141

De Luz Y Sombra

Mientras hablabas,
descubrí algunos
de tus secretos.
Nos íbamos conociendo
esquivando un sonido
de nieblas.

Recuerdo
que tus ojos añoraban
una primavera
que los encendiera,

y te dije,
con doble filo,
que los ojos brillantes
almacenan luces
como la arena blanca
bajo un cielo
desordenado,
y tienen el sabor
a besos de otras bocas.

La noche
llegó a puerto
con ventanas encantadas,
y con vistas
a amaneceres rojos.

Yo deseaba
quitarte los cristales
de los labios,
pero tú querías
devolver el tiempo
para hacer de ti misma
la soledad.

Y, por supuesto,
la luz no prospera
en corazones
que fabrican sombras.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
20
12comentarios 100 lecturas versolibre karma: 131