Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Perspectiva

Te recuerdo distante,
en un callejón sin nadie,
como si nunca
te hubiera conocido.

Te recuerdo gélida,
sin otra forma de decirme nada,
como una isla encallada
en un mar caído.

Te recuerdo deshabitada,
con ceniza sobre el futuro,
sumergida en un río
vacío y desaparecido.

Te recuerdo enquistada
en una lluvia salada
dentro de los ojos,
susurrándome silencios al oído.

Te recuerdo de muchas maneras,
lo mismo que un accidente
de bello nombre,
pero ninguna como tú hubieras querido.


©Alejandro P. Morales (2019).
leer más   
21
16comentarios 71 lecturas versolibre karma: 94

Presagio Onírico

Te llamé sin palabras
bajo un impulso de amor áspero,
bajo un aliento de rencor cálido,
bajo un empuje de deseo extraño…

Busco la manera de decirte esto…
Sólo encajo en las cosas perdidas,
la tarde que se petrificó la noche
en mis ojos,
me fundí en la boca
de un mar en ruinas.

Tenías una lluvia en las manos
y una flor en la espalda.
Por momentos,
parecía que me hablabas
para no verme.

En un andén sin lumbre
con vistas a una ciudad vacía,
me decías que si abría
la puerta de la incertidumbre,
tal vez, el amor dure toda una vida.

Al final,
todo era un mal sueño.

La realidad
es que, entre estas cuatro paredes
empañadas,
Chet Baker toca para mí
rompiendo un silencio encogido,
como incitando al amor,
como anunciando el olvido.


©Alejandro P. Morales. (2019)
leer más   
22
28comentarios 145 lecturas versolibre karma: 104

La Noche, La Ciudad, La Alegría

Tú no lo sabes,
pero yo atravesé la noche
con un fuego acumulado
en los labios.

Y me quedé
al margen izquierdo
del frío.

Tú no lo sabes,
pero yo atravesé la ciudad
con el brillo de unos ojos
acariciando mis manos.

Y me quedé
retenido en un invierno
arrugado.

Tú no lo sabes,
pero yo atravesé la alegría
con un mar sumergido
en un cielo prohibido.

Y me quedé
en el sonido entreverado
de la tristeza más profunda.

Ahora que todo lo que perdí
lleva mi adverso nombre…

-Deshabita la penumbra
como la tormenta borra
las pisadas-,
me dicen todas las cosas
a las que intenté
atravesar el alma.


©Alejandro P. Morales. (2019)
leer más   
22
25comentarios 159 lecturas versolibre karma: 94

Ordenando Heridas

Una noche,
expuesto a todos
los desastres,
incendiaré las palabras,
me alejaré de ti,
de tu jaula
y de todas las cosas baldías
una por una.

Después,
vendrá una catástrofe
con vistas al mar,
un cúmulo de melodías huecas
golpearán en la puerta,
y crecerá un abismo astillado
bajo mis pies.

Mi deseo
de verte,
de tocarte,
de besarte,
se teñirá de una luz ahogada
lo mismo que en un naufragio
y, en algún momento,
tu recuerdo buscará asilo
en un olvido
alevoso y tranquilo.

Al alba,
tú me enviarás mensajes
en una botella,
y yo, bajo un cielo
de nubes caídas,
no sabré explicarte
que es mejor estar perdido
que estar anclado
en un dique -tu amor-
ordenando heridas.


©Alejandro P. Morales (2019).
leer más   
22
31comentarios 125 lecturas versolibre karma: 116

Cal Y Arena (Falsaria)

Dime que me quieres,
dime que no entiendes nada
sin el fuego de mis labios,
dime que soy lo mejor
que te ha pasado.

Pero antes de que las gotas blancas
de la lluvia abrasen las luces rojas
de la noche…

Ven a llenarme el pecho
de corceles negros,
ven a clavarme en la memoria
un dolor escarpado,
ven a devorarme la alegría
que tengo estancada en mi quebranto.

No temas…

Dime que te regalo el aire,
dime que te anuncio el rocío
de la mañana,
dime que te lleno el camino
de primaveras.

Pero antes de que un rencor apretado
venga a darle nombre
a una soledad desconocida…

Ven a hundirme en un cielo
agraviado y tenebroso,
ven a sembrarme en los ojos
una humedad galopante,
ven a enredarme en la garganta
una sombra de grietas apiñadas.

Vuelve a repetirlo…

Dime que sólo vives en la noche
que habita en mí,
dime que te recuerdo a una música
pura y cristalina,
dime que este latido de amor
es tu tesoro más preciado.

Pero antes de que un silencio irrespirable
hable lo mismo que un pozo
sin fondo…

Ven a entregarme los gritos callados
de un mar ahogado,
ven a acariciarme la espalda
con tus manos como espuelas pulidas,
ven a ponerle voz vencida
a lo que siempre he odiado.


©Alejandro P. Morales (2019).
leer más   
25
17comentarios 119 lecturas versolibre karma: 108

La Enorme Sapiencia

Sólo quien te ha sufrido lo sabe.

Quererte fue como caer
en un pantano afilado,
cruzar una playa
amurallada por heridas,
besar por matar las tardes...

Fuiste la llave
de todas las puertas
del invierno,
las agujas atrasadas
del reloj,
la melodía asfixiante
de las palabras hastiadas.

Pero una noche se apagó la noche
y me llamaste amor
(antes de tiempo).

Hubo un accidente,
se borraron todas las canciones
desconocidas
y te convertiste
en un recuerdo lejano.

Ahora te escribo
con una primavera en los ojos,
una sonrisa en las manos,
y un mar soleado en el pecho.

Lejos de tus pasos y tus voces,
celebro, con una costra en el costado,
la marcha de tu amor encharcado,
por haberme enseñado a dónde no quiero llegar.


©Alejandro P. Morales. (2019)
leer más   
23
33comentarios 175 lecturas versolibre karma: 105

Mujer (Alza La Voz)

Es sencillo.
No está lejos.

Lo único que te diferencia
de otros es el corazón.

Tú también bregas
contra todas las palabras
que hasta aquí me arrastran:

violencia,
opresión,
desigualdad,
injusticia.

Es tiempo de renunciar
a lo establecido,
de pérdidas urgentes,
es tiempo de llegar
para quedarse.

Si te duele la vida,
si el aire que respiras
te produce malestar,
miedo, inseguridad…

Si una caricia se contradice
con la realidad,
es tiempo de cambiar
el horizonte
como medida de libertad.

Tú, mejor que nadie,
sabes que es tiempo
de buscar aquello
que alguna vez amamos.


©Alejandro P. Morales. (2019)
leer más   
21
20comentarios 129 lecturas versolibre karma: 115

Extraño

Últimamente,
hago cosas extrañas.

Hablo con mi alud de tristeza,
tengo la misma solución
para todos mis problemas, .

Y continúo
haciendo cosas extrañas.

Me hundí en la noche,
y esperé al turbio hechizo
de los besos furtivos
para aliviar mis temores.

Como si no pasara nada,
hago cosas extrañas.

Te busco en las vidrieras vintage,
te encuentro en las calles antiguas
que desplegaron nuestra primavera.

Por si no lo sabes,
hago cosas extrañas.

Escribo lágrimas
sobre un cielo borroso,
adelanto las manillas del reloj
pero no amanece.

Doy nombre a cosas
que no existen,
intento detener las olas
del recuerdo
para que no me sangre
la memoria.

Por si lo olvidas,
hago cosas extrañas.

Bajo la sombra
que refleja un naufragio,
siguen pasando los días
pero siempre es de noche.

Si algo he aprendido,
es que cuando el dolor
no tiene palabras
en la ceniza florece la angustia.


©Alejandro P. Morales. (2019)
leer más   
21
25comentarios 141 lecturas versolibre karma: 102

Vals Quebrantado

Lejos,
tan cerca de los páramos
nevados,
fraguado de silencios,
estancado por vientos
hambrientos,
reseco en el umbral
del olvido,

un coro
de grietas oscuras
se parecen
a
tu
amor.


©Alejandro P. Morales. (2019)
leer más   
26
27comentarios 192 lecturas versolibre karma: 112

Morada Del Abismo

Eres la viva imagen
de todas las cosas
que nunca había imaginado.

No tengo dónde huir,
contigo soy la noche
que siempre he querido ser.

Tienes que saberlo.

Me llueven cristales negros
y el olvido me mira
como quien celebra una derrota.

La soledad no es más
que una herida que sangra
antes y después de ti.

No sé cómo contarte esto;
tengo un silencio en el pecho
y arena en la garganta.

Ahora que voy cayendo,
sin remedio, en las garras
de un imperio de carencias,

todo queda reducido
a qué amenazador es el color
de tu ausencia.



©Alejandro P. Morales (2019).
leer más   
22
38comentarios 189 lecturas versolibre karma: 100

Canción De Otro Tiempo

Que otros hagan
el edén del amor,
la sórdida ostentación,
las rotundas ofrendas
que sean espejo
de frívola armonía.

A mí sólo me importa
clavar en la memoria
y en el corazón
el momento presente,
los besos que emanan
al sabernos luz
de un deseo.

Este amor
que me cabalga en el pecho,
es sereno y puro
como un mar plateado
cerca de la noche,
suficiente para saber
que contigo nada es pasajero.



©Alejandro P. Morales (2019).
leer más   
24
28comentarios 129 lecturas versolibre karma: 111

Repertorio De Melancolías Con Aguinaldos

Una confesión:

subo el volumen de la música
por si decides escucharme.

Cada día, cada hora,
hay una canción diferente
que incendia la noche.

A la izquierda de mi vacío,
el silencio habla
con más fuerza
en mi invierno de auroras negras.

Tú me fabricas el aire,
(que es todo
y a la vez nada),
para poder respirar.

Me ahoga que la madrugada
no tenga el color
de coincidir contigo.

Esta es la oscura melodía
que tengo clavada,
anclada, petrificada
acariciándome la espalda.

Utilizo las notas rotas
como reclamo
en esta jaula de olvido,
pero no me arranco
el frío.



©Alejandro P. Morales (2019).
leer más   
26
31comentarios 198 lecturas versolibre karma: 106

Lo Que Tú No Sabes

Yo sólo era una noche
dibujada en la arena,
curvada y caída,
anhelo de un mar
hundido y vacío.

Tú sabes,
(de mi boca),
que conocerte
fue un incidente,
que tus labios
sabían besar
pero nadie
los había besado,
y que el mejor viaje
fue ponerle a mis días
tu nombre.

Lo
que

no
sabes,

es que en mi colección
de vinilos
(que no conoce nadie),
existen demasiadas canciones
que, por mucho que pase,
siempre me harán recordarte.



©Alejandro P. Morales. (2019)
leer más   
26
24comentarios 176 lecturas versolibre karma: 107

Digamos Que Siempre Fue Así

Como sé que el amor
es efímero y pasajero,
he abandonado el amor.

El deseo sigue moviéndose
en la noche
como un bosque incendiado.

Me mira indecible
y permanentemente,

pero mis ojos
ya
no
se
mueven.


©Alejandro P. Morales. (2019)
leer más   
22
26comentarios 160 lecturas versolibre karma: 93

Escarcha Incendiada

Porque no sé llamar
a las cosas de modo que éstas respondan,
y deambulo por un mar
de aguas pantanosas
sin luz, sin faro, sin mí,

porque siempre me encuentro
al día siguiente
de una noche inalcanzable,
lo mismo que las hojas abandonadas,

porque mi única herencia
es lo que ya no está,
la nada acostumbrada
al silencio de la nada,

porque mi vida es un frío encallado
hecho de viento negros en la madrugada,
hecho de sombras rasgadas,
como una puerta
que no se debe abrir,

porque estoy muriendo a diario
de tristeza, de angustia, de soledad,
de esperar que se queden las cosas que se van,
pero todavía me quedan fuerzas
para escribirte

que nos faltó aprender
a vivir la vida
en lugar de a dejarla pasar.


©Alejandro P. Morales. (2019)
leer más   
22
16comentarios 149 lecturas versolibre karma: 103

Caíd A

Una de las peores
sensaciones
de sentirse encadenado
a un calvario sigiloso
y fragmentado,

es no poder hacer nada
ante lo inevitable,
ante la inminente caída
a un charco de cenizas.



©Alejandro P. Morales. (2019)
leer más   
17
17comentarios 130 lecturas versolibre karma: 84

Menguante

Hubo un tiempo radiante,
en que estábamos juntos
horas que llegaron
a puertos adormecidos.

Hicimos que todo fuera
una melodía inolvidable,
sentimos que el amor
habitaba al otro lado
de un mundo atorado en el odio.

Nos llenamos el pecho
de pétalos y lunas
parecidas a la luz de una hoguera.

Pero una tarde,
envenenamos todas las mañanas
que bebimos en las noches.

Se hizo imposible sobrevivir
a la desgarradura que somos.

Desde entonces,
un naufragio petrificado
me asigna un lenguaje destronado,
muy sombrío y turbio:
olvido, ausencia, abandono, huida.

Y una muerte en vida.


©Alejandro P. Morales (2019)
leer más   
20
18comentarios 100 lecturas versolibre karma: 98

Donde Todo Es Recuerdo

Ya ves,
soy prisionero
de un invierno
que tiene forma
de tristeza muda,
estancada en la sombra
enlutada de mi sombra.

Me voy a quedar aquí,
en esta jaula
de vientos ahogados
un rato más,
buscándote,
imaginándote,
lloviéndote.

Hay una grieta trazada
por la luna
que está detrás de la madrugada.
El sueño de los días sin luz
es más complejo
y, a la par,
más simple.

Mi afán quebrado
y desvestido
es que una noche suspendida
sobre el insomnio del mar,
olvidando los motivos,
mi deseo de verte
por fin sea
tu necesidad de respirar.


©Alejandro P. Morales. (2019)
leer más   
20
17comentarios 117 lecturas versolibre karma: 90

Al Otro Lado

Al otro lado,
estaba la nostalgia rota
de tu recuerdo,
las fotos amarillas,
las canciones
en blanco y negro.

Al otro lado,
estaba el vaho
de lágrimas estancadas,
el corazón devorado
por el vacío,
el brillo olvidado
de la noche.

Yo buscaba palabras
parecidas
a las que nunca
he podido decirte.

Yo quería escribirte
que me ahogué
en una playa de cenizas,
que me hundí
en melodías cubiertas
de polvo
para matar la agonía,
que el triunfo de todo
quedó en la cima de la nada.

Pero…

Al otro lado,
estaba el frío oscuro
clavado en el pecho,
tu ausencia
como única herida,
el reflejo de mi muerte,
las rejas rojas
de un invierno,
y la angustia de perderte.



©Alejandro P. Morales. (2019)
leer más   
28
26comentarios 186 lecturas versolibre karma: 103

Un Pedazo De Soledad

Ahora que te vas,
quisiera detenerme
y dedicar unas palabras
malgastadas
a la denostada soledad.

La soledad es buena
para quitarme
tus cadenas
y rescatar la luz
de la libertad.

La soledad me otorga
una melodía extraviada
de independencia
y autenticidad.

Tú, si vuelves a elegirme,
tienes que saberlo.

No me busques
en paisajes
prodigiosos
ni en sueños
esplendorosos.

Estoy hecho de noches
con sombras ahogadas
y un eco de humedad.

Pregúntame si te pierdes,
si algún día te hundes
y las puertas de la nada
se cierran sobre ti.

No temas, si regresas,
yo siempre te guardaré
un pedazo de soledad.


©Alejandro P. Morales (2019).
leer más   
18
20comentarios 155 lecturas versolibre karma: 89