Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Asfixia

Asfixia

Le falta el aire y suplica ayuda.
Una chispa le anunciaba cada mañana,
Pero sin quemar a «nadie».
Ahora, ese bosque arde.
Y reclama.
Suplica.
Le ruega al mundo.
Muy pocos, al principio, oyen.
Sí muchos saben
que van avanzando llamas.
Pero se callan.
Callan premeditados,
con intenciones no de mortales.
con intenciones de capitales.
El fuego ya se la traga.
Y ayuda pide la Amazonía.
Pide a los hombres,
no a las deidades.
Pide a esos hombres a los que respirar permite.
Millones se suman para salvarla,
pero el esfuerzo no alcanza.
El fuego crece, satura el aire.
Cuántas criaturas que nunca pecaron,
que nunca rezaron,
dicen adiós,
a Dios.
Por no hacer nada.
¡Y cuántos creyentes viran la cara!
La Amazonía sigue quemándose…
¡Se quema África!
¡Todo el planeta sigue asfixiándose!

Omar Martínez González, 2019 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
3
2comentarios 43 lecturas versolibre karma: 41

Por el cristal

Por el cristal te vi…
alejarte.
Con mis ojos comencé a besarte,
a desnudarte.
Te hice volver con mi mente,
y acostarte.
Juntos ya en la cama
disfruté tu cuerpo.
Recorrí tus curvas con mis manos.
Cada una…, todas…
Muchas veces.
Cerré los ojos para tus labios atrapar,
tus dos labios.
Y amarte.
Sentirte.
Nos amamos,
nos besamos.
Y abrí los ojos…
Para mirarte.
Y tú no estabas…
Vi tus pisadas en el camino,
por el cristal.

Omar Martínez González, 2018 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
4
4comentarios 35 lecturas versolibre karma: 63

Los besos de ella

Este sábado me besó distinto,
me besó…,
como ningún día.
Los domingos ella me besaba alegre,
con labios mojados y lengua perfecta.
El lunes su beso era rápido,
pero muy magnífico.
Iniciaban mis martes con el cariño de un beso,
y con sus labios de espuma.
El miércoles me besaba largo,
atrapaba mis labios, degustaba mi lengua.
Mi rostro acariciaba cada mañana de jueves
con sus labios, con sus besos.
Y me besaba tranquila cuando ya era viernes,
Me besaba, tal vez, de cumplido.
Tocaba pasión cada sábado,
día de lujuria,
del beso más largo,
los labios más húmedos.
Tocaba entregarse.
Pero no pasó ese sábado.
Su beso fue frío,
sus labios muy secos,
y no sentí la pasión.
Me besó diferente iniciando aquel sábado.
Porque no era ella quien me estaba besando,
porque ese sábado era la muerte la que me besaba.

Omar Martínez González, 2019 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
11
9comentarios 109 lecturas versolibre karma: 98

Luces

De noche tu arcoíris me alumbra,
Puntos brillantes conformando líneas perfectas frente a mí.
Muy lejos roja eres,
y te acercas azul.
¿Quizás una estrella lejana y muy blanca?
Quizás un punto dorado clareando mi amor.
¡tanto tú reluces, y con luz tan perfecta!
Que iluminas completo mi corazón.

Omar Martínez González, 2018 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
14
12comentarios 129 lecturas versolibre karma: 111

Dichosos

¡Cuánta dicha vivir!
Podemos ver la aurora y el ocaso del sol.
Ver la luna riendo a las estrellas.
Bailar y besarnos bajo la lluvia.
Sentir el mar, sentir el viento.
Sentir el roce de una caricia,
y acariciar.
¡Amar!
¡Qué dicha!
¡Qué deleite ser amado!
Es una dicha con amor ser concebido.
Y ser alimentados, con amor.
Dichoso el que el amor encuentra.
Y aquellos que caminan,
llevados por el amor de la mano.
También dichosos los que envejecen amando,
y dejan, cuando mueren, una estela de amor.
¡Pero estás tú!
Por eso, sin dudas.
¡El más dichoso soy yo!


Omar Martínez González, 2018 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
5
4comentarios 34 lecturas versolibre karma: 77

La luna

Cada noche la luna llama e invita.
Llama al amor, invita al desprecio.
Mirando a la luna se besa violento,
y también mirándola, se estudia la muerte.
La luna es testigo de amores muy bellos,
y es también declarante de odios tremendos.
Y los lobos aúllan: ¿a su rostro níveo o a su cara oculta?

Omar Martínez González, 2019 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
9
6comentarios 70 lecturas versolibre karma: 91

Algún día

Cada mañana de ti disfruto.
No se me ocurre cómo,
si no te conozco…
No te conozco, pero sé que existes.
Eres amanecer,
aurora,
rocío.
Eres aire, eres nube.
Eres la mariposa que frente a mí aletea,
el cantar de los pájaros saludando el día,
la hoja que cae, suave y cansada, a la tierra.
Todo eso eres.
Y eres más,
porque eres la llovizna que besa mi cuerpo.
También eres luz guiando mi camino.
Y por todo eso cada mañana disfruto de ti,
porque sé,
que algún día tú vas a llegar.


Omar Martínez González, 2019 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
10
14comentarios 134 lecturas versolibre karma: 101

Laberinto

Entramos juntos a un infinito pequeño.
Sí, pequeño para el amor nuestro.
Y avanzamos bien adentro
entregando todo,
y todavía más: pidiendo.
Íbamos saciados e insatisfechos
por ese dar y pedir.
Yo quería todo de ti,
y darte más,
de mí.
Quería darte todo, y recibir más,
de ti.
Un laberinto tremendo
de aceptaciones y entregas,
Laberinto de emociones,
éxtasis y entusiasmos.
Un laberinto de amor:
infinito y muy pequeño,
mágico y natural…
Nuestro.

Omar Martínez González, 2018 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
11
6comentarios 65 lecturas versolibre karma: 87

¡Qué cerca estaba!

Te vi desnuda desde mi lado de la cama.
¡Qué hermosa eres!
Brillabas, plateada.
Me encandilabas desde tu lado de la cama.
Te besé toda.
Me acerqué a ti desde mi lado de la cama.
Tú me abrazaste.
Tomaste mi rostro desde tu lado de la cama.
Llegué hasta tu cuerpo,
paseé tus curvas,
desde mi lado de la cama.
Pero hubo más, de cada lado de la cama.
Sí, más, porque llegó la luna.
A los dos lados de la cama.
Y tú, sin ropa, te hiciste de ella.
Así, desnuda, tenías la luna.
Pero en tu lado de la cama.
Yo fui hasta ti, te agradecí.
¡Yo nunca había estado tan cerca de la luna!

Omar Martínez González, 2018 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
11
5comentarios 51 lecturas versolibre karma: 93

Te deseo

Te deseo
como el bosque a la lluvia,
el desierto a la arena.
Como el río a sus peces.
Te deseo,
como desea el mar al cielo,
las nubes al viento,
como el Sol al arcoíris.
Te deseo.
Deseo tus manos.
Deseo tu olor.
Deseo tu pelo.
Tus ojos deseo.
Deseo tu AMOR.

Omar Martínez González, 2018 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
11
6comentarios 84 lecturas versolibre karma: 79

Querer...

Quiero quererte y que tú me quieras.
Quiero también que me beses.
Y quiero besarte.
Acariciarte quiero,
para tener tus caricias.
Quiero entrar a tu cuerpo y encontrarte adentro.
¡Cuánto quiero darte y recibir quiero!
Pero.
¿Me quieres tú, y que yo te quiera?
¿Me besarías tú por mis besos?
¿Me darías tú caricias por mis galanteos?
Te quiero y dudo de tu cariño.
Entonces: ¿en realidad te quiero?

Omar Martínez González, 2019 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
10
7comentarios 78 lecturas versolibre karma: 83

La casa en el lago

Compramos una casa en el centro del lago, sobre pilotes, ese siempre fue nuestro sueño.
Mi amada desbordaba alegría.
Yo preparaba el bote.
Pero ella no resistió y se lanzó a nadar hacia nuestro nido de amor.
¡En el anuncio de venta no comentaron sobre la familia de cocodrilos!


Omar Martínez González, 2010 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
2
2comentarios 42 lecturas relato karma: 38

Lo más importante

Me uno a la noche para revisar mi vida.
A la luna me entrego para pensar en ti.
Sentado en la hierba repaso tus besos y escucho tu aliento.
Mirando la luna percibo tu voz.
Tus ojos se asoman cuando miro a las nubes.
El viento me roza y siento yo tus manos.
Todo sucede en la noche que mi repaso vida,
¿o será tu vida la que yo repaso?
Tu vida es mi vida.
Una sola vida.
Nacimos distantes, lejanos.
Pero somos uno porque nos amamos.
Es la vida nuestra la que yo repaso:
¡y te veo alejada!
Por qué, ¿no nos amamos?
Pregunto a la noche en el césped tirado…, y calla la noche.
Me viro a los árboles…, ellos, con sus hojas se tapan la cara.
Araño la tierra exigiendo respuesta…, y ella se lamenta, pero nada aclara.
Miro a las nubes…, que continúan su paso.
Es entonces la vida la que me habla:
están separados me dice,
se sienten distantes,
pero no la dejes,
¡lo más importante es que ustedes se aman!
leer más   
3
2comentarios 34 lecturas versolibre karma: 59

Luces de campo

¡Qué extraordinario arcoíris!
¡Qué aquelarre de colores!
Diurnas estrellas
conformando galaxias,
prodigios, quimeras.
Se alimentan de las flores,
Y de amor nos iluminan.

Omar Martínez González, 2018 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
10
8comentarios 78 lecturas versolibre karma: 85

Partitura perfecta

Tus dedos tecleando,
con tacto absoluto mi cuerpo entregado.
Mis dedos rozando el final de tu alma.
Surge la música
despacio,
callada.
Herramientas de amor nos envuelven:
Tus labios, mis labios;
Mis manos, las tuyas.
Cada uno cantando y danzando.
Hasta terminar la fiesta,
y comprendo:
tu propiedad es la música,
la voz, te pertenece.
Pero: yo soy el dueño de la partitura perfecta.

Omar Martínez González, 2002 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
12
7comentarios 65 lecturas versolibre karma: 89

Otro intento

Otro intento

De nuevo los toques a mi puerta…, pero no abriré.
No ocultó ni cara ni guadaña.

Omar Martínez González, 2013 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
12
4comentarios 86 lecturas relato karma: 91

Solo puede tener un nombre

A esta suerte de tener tus extrañas raíces,
de ver las estrellas extraviadas que dan vida a tus ojos.
A la sed interminable que está prendida a mis labios,
perpetua sed de tus besos.
A tu piel.
Que permanece muy dentro de mi acariciándome con existir.
A este ir mío hacia ti,
como lluvia a la tierra.
Y ese venir tuyo hacia mí,
como el río a su mar.
A esa verdad que tiembla cuando me entrego.
A esa paz que llevo en mi silencio cuando te miro.
Solo puedo llamarle amor.
leer más   
11
6comentarios 98 lecturas versolibre karma: 92

Cascanueces

Navidad tras Navidad siempre tuvo cascanueces.
Formó ejércitos de madera,
para entregar cariño y amor durante toda la infancia.
Su ejército se enfrentaba a ratones agresivos
y defendía a las doncellas.
Ella, como princesa, guiaba toda ofensiva,
loando a cada pequeño príncipe.
Pero creció la muchacha,
y convertida en mujer: se enamoró.
De un príncipe verdadero,
no de madera, de amor.
Un cascanueces perfecto para enfrentar a la vida,
para derrotar ejércitos,
y ganar, toda batalla.
Golpeando con la pasión,
disparando mil caricias,
pegando besos,
y mimos.
Ella y su cascanueces, enamorados y juntos,
caminaron muy abrazados durante toda la vida.
Y al decidir retirarse, tomaron una elección:
convertirse en soldaditos,
para sumarse al ejército que defendía a las princesas
de ratones malvados.

Omar Martínez González, 2019 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
4
2comentarios 22 lecturas versolibre karma: 69

Colonización y conquista

¡Con cuántos apetitos comencé el camino! Quería detenerme en cada senda, en cada trillo, en cada grieta. Entrar, tocar, hurgar y dejar mi simiente. Quería ser el colonizador y dueño de todo tu cuerpo; y al mismo tiempo necesitaba ser conquistado por ti.

Omar Martínez González, 2014 ©
La Habana, Cuba.
leer más   
12
4comentarios 72 lecturas prosapoetica karma: 79

Fuerza divina

No la vi entrar: ¿funcionaría el taller literario sin Marlen?
Varios indagaron por ella y quedé a la espera de alguna respuesta: ¡nadie supo decir dónde podría estar!
Se iniciaron las lecturas
Mis reclamos para impedirlo fueron inútiles. Entonces grité, salté, moví los brazos.
Alguna fuerza divina me ayudó y el ruido de mi caída llamó la atención de todos. Pero mi esfuerzo solo logró que uno de los talleristas se levantara para colocar a «Mowgli, el hijo de la selva» en mi lugar del estante.
leer más   
8
6comentarios 139 lecturas relato karma: 78