Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

soledades

la puerta es un camino abandonado
que lleva a la irremediable finitud
de las palabras

el corazón se desplaza

el crudo llanto irreversible no encuentra casa
donde hacerse viejo

abrasa el frío

en el centro del pecho,
el sol revienta en soledades calladas
leer más   
25
23comentarios 145 lecturas versolibre karma: 106

invocación

el grito partido tras la máscara negra
la luz de la noche,
la inquietud serena
de la que quiere llegar
- amando -
hasta la luna
para hacerse pálida,
   lujuriosa
     y plena
21
6comentarios 91 lecturas versolibre karma: 86

Llamas escondidas

Hay unos ojos de mar
que siempre voy mirando;
cuando respiro, cuando camino,
cuando cierro los ojos.

Me queman en verso los suspiros
en la piel sedienta del sueño virgen.

-llamas escondidas-

Ruego con el alma al aire
y el corazón en la mano:

llévame al faro, ámame la vida...

pero la vida está fría
y se ahoga en unos párpados cerrados
que no comprenden.

Vieja alegría en una tristeza definida:
el corazón tan triste, el alma tan alegre.
leer más   
21
9comentarios 106 lecturas versolibre karma: 102

Las suites para cello de Bach

La culpa la tienen
las suites para cello de Bach;
esta suspensión en el aire de la tarde,
y el incansable reflejo en la mirada
de esa niebla que suele rondarme.

Siento la agitación del cielo en las entrañas;
la reconozco, la vibración,
      es tan exacta…
está en el pecho,
martilleando las palabras,
derrumbando el baluarte.

Y un miedo frío atravesando el cuerpo
como una espada implacable.

La culpa la tienen
las suites
de Bach
para cello,

que me hicieron recordarte.
17
17comentarios 100 lecturas versolibre karma: 98

Como el temblor del otoño

El cielo ceniciento
se deshace en el centro de los huesos.

Ya no tengo espacio;
la sombra ha crecido salvaje
y ha llenado todos los rincones del cuerpo.

Apenas queda voluntad sobre las madrugadas
ni fuerza suficiente para vencer a la locura
en el tristísimo abrazo que da calor al alma.

La convicción es tan firme
que me me hago cómplice -de mí-
a pesar de la crueldad del roce de la piel
y de los tejados rotos.

Y entonces cierro los ojos
recuerdo el poema,
y al abrir los labios,
me llegas,
      tan sutil,
como el temblor del otoño
en los ojos húmedos de la primavera.
leer más   
17
18comentarios 128 lecturas versolibre karma: 102

En los días de lluvia

Hay todavía mariposas resistiendo,
intentando alzar el vuelo
entre líquidos densos.

Hay tanta espera en este lado del espejo,
que apenas soy capaz de ver
el reflejo del sueño ingrávido
que tanto amaba

- amo -

y me desconcierta,
porque la presencia es vital,
y el silencio emana aromas de flores
amarillas
colocadas diestramente en el ojal.

Ha palidecido el día,
pero todavía se entrevé,
entre cientos de sombras que se hacen una,
en la ausencia,
en la tristura,
un pequeño asomo de ternura
que nunca muere.

Con el estómago encogido
y la distancia retenida entre los dientes
me pregunto... ¿qué será de ti en los días de lluvia?
19
14comentarios 100 lecturas versolibre karma: 87

en tu mirada

se rompen los espacios,
piel y escarcha,
se quiebra un poco el alma

¿tiemblas dentro de mí misma
o sólo te haces agua?

shhhh,
no me lo digas,
ama, sólo ama...

que todo puede arder en unas manos frías
cuando nadie mira

dime,
¿me ves en tu mirada?
leer más   
38
21comentarios 164 lecturas versolibre karma: 76

Desesperada

Hoy el día amanece blanco.

Las palabras se retuercen bajo la misma lápida
de antaño,
la que dibujó el silencio
con tanta maestría
que el mundo se detuvo a contemplarla.

Llueven flores ajadas
a través del tiempo;
es la nostalgia aletargada,
es la bruma acostada en las copas de los árboles,
son pétalos quebrados
dormitando en el estómago
de todas las palabras.

El retumbo gutural de la distancia
se renueva en cada charco que piso
con la mirada.

Hoy llueve
y la piel delira caricias heladas.

¿Cuántas horas podríamos estar mirando la lluvia
con el frío en las entrañas?

Hoy hace un día nuestro,
         hoy la lluvia está desesperada.
28
22comentarios 237 lecturas versolibre karma: 91

Tarde 23

Entre claroscuros
suena el silencio jugando con las siete notas.
Es casi música el aire...

Al alzar los ojos,
encuentro un abismo de nada
más allá de este palmo de tierra.

Abismo, de nada.

Bajo la cabeza,
y me encierro en la lectura
para encontrarme vencida una vez más
a merced de la vida.

Por primera vez,
el vino viste la herida;

y nada sabe a muerte.
leer más   
19
5comentarios 106 lecturas versolibre karma: 101

Nocturno nuestro

Quieta, bajo un manto plomizo,
la noche arremete contra los sentidos.

Tan afiladas las emociones, que cortan la nostalgia.
La sal del llanto
-hecho de palabras-
cuello abajo.

El mismo vacío se abre ante mis ojos,
delirios
ardientes
vertiginosos.

Nocturno de pena
acuoso.
leer más   
30
10comentarios 129 lecturas versolibre karma: 94

Y todo eran océanos

Han derrotado la esperanza.

Lentamente
el mundo se descompone
en un segundo inconcebible.

El tiempo es agrio.

Lo observo alejada de la luz,
y atesoro el secreto contra mi pecho:
ya no hay espacio en las venas
para más palabras.

Abrazada al aullido de la noche,
me siento a contemplar los océanos
que pueblan la casa.
17
12comentarios 124 lecturas versolibre karma: 93

El aire sonriendo

la Primavera está sola.
Las calles mecidas por un sol tierno
se desperezan
en las huellas cetrinas
que dejó el invierno.

Timidez pletórica que empieza a germinar
de cada palmo de tierra.

¿Habéis visto alguna vez el aire sonriendo?

La Primavera está sola,
y despierta.
leer más   
26
12comentarios 124 lecturas versolibre karma: 98

Velatorio

La verdad de la noche
deja dentelladas en mi pecho.

A media luz,
todavía distingo los brillos de la luna
acordonando las nubes
a mi ventana.

Ha perecido el recuerdo.
La caja tiembla sobre el altar forrado de flores amarillas.
La sonrisa cuelga de la puerta.

He caminado siguiendo la línea del suelo
que lleva hasta el silencio perentorio.

Porque este es el momento
en el que nadie decide;
sólo
este tiempo impertérrito
y vacío.
16
7comentarios 112 lecturas versolibre karma: 85

Día Mundial de la Poesía. (Homenaje a nuestros poetas).

Ahora que llega el Día Mundial de la Poesía, el Equipo de Poémame ha ideado un pequeño homenaje a nuestros poetas favoritos.

Si quieres unirte, comenta esta publicación con los dos o tres versos que más ames de tu autor o autora favorito. Así tejeremos un poema hecho de retales poéticos de vuestros poetas favoritos.




Pero sucede que oigo a la noche llorar en mis huesos.
Su lágrima inmensa delira
y grita que algo se fue para siempre.

(A. Pizarnik)



Desenlace
Yo vivo solo
al borde de un agua sin esposa ni hijos.
(Dereck Wallcot)


Día uno sin ti; Te echo tanto de menos, que en el reloj aún es ayer. . .
Día Siete sin ti: mi madre me ha besado las ojeras y he salido del ataúd que es mi cama sin ti, dejando a lado de la almohada una nota de resurrección...
Día once sin ti: No eres tú, es la poesía.

(Elvira Sastre)


Desperté de ser niño:
nunca despiertes.
Triste llevo la boca:
ríete siempre.
Nana de la cebolla - Miguel Hernández



...Yo amo los mundos sutiles
ingrávidos y gentiles
como pompas de jabón...

(Antonio Machado)



Soy un alma desnuda en estos versos,
Alma desnuda que angustiada y sola
Va dejando sus pétalos dispersos
(Alfonsina Storni)


Para saber de amor, para aprenderle,
haber estado solo es necesario
(Gil de Biedma)


Yo no sé de pájaros,
no conozco la historia del fuego.
Pero creo que mi soledad debería tener alas.
(A. Pizarnik)


Me espantan las palabras de los hombres.
Dicen todo con harta claridad:
Esto se llama perro, aquello casa,
y aquí está el principio y allí el fin”
Rainer Maria Rilke



Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.
Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido."
(Pablo Neruda, Poema XX)


Cuando contemplo el roble solitario,
este patriarca de los bosques pienso
sobrevivió al cruel siglo de mis padres
y sobrevivirá a este siglo nuestro.
(Alexandr Pushkin)


Y la gente se quedó en casa.
Y leyó libros y escuchó.
Y descansó y se ejercitó.
E hizo arte y jugó.
Y aprendió nuevas formas de ser.
Y se detuvo...
(K.O'Meara)



Cada libro, cada volumen que ves aquí, tiene un alma. El alma de la persona que lo escribió y de aquellos que lo leyeron, vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien baja sus ojos a las páginas, su espíritu crece y se fortalece.
(Carlos Ruiz Zafón)



Cielo desde un navío.Campo desde los cerros.
Tu recuerdo es de luz, de humo,
de estanque en calma!
Más allá de tus ojos ardían los crepúsculos.
Hojas secas de otoño giraban en tu alma.
(Pablo Neruda)



No soy nada.
Nunca seré nada.
No puedo querer ser nada.
A parte de eso, tengo en mí todos los sueños del mundo.
(Fernando Pessoa)



De la vida cotidiana
de fuera a dentro
penetran por mi piel
cada momento...
(Gloria Fuertes
)


Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros
cantando.
Y se quedará mi huerto con su verde árbol,
y con su pozo blanco.
(Juan Ramón Jiménez)



Para mi corazón basta tu pecho,
para tu libertad bastan mis alas.
(Pablo Neruda)


"Dos cuerpos frente a frente
son a veces navajas
y la noche relámpago.
(Octavio Paz)
leer más   
26
38comentarios 419 lecturas cadaverexqui karma: 90

Tarde

gira el mundo alrededor de esta extremada lentitud
que vive aferrada a mi pecho,
a pesar del peso inerte que me habita,
del pasado muerto

lentitud en la palabra
lentitud en el latido
lentitud en los intentos de encontrar la salida
de ese lugar
que me vive dentro

cómo, cómo gira el mundo
               y yo...
qué tarde llego
leer más   
16
9comentarios 87 lecturas versolibre karma: 101

Está todo escrito

Tenía que abrirse el mar
y sin embargo,
las olas arremetieron
contra esa pequeña eternidad,
dejando la piel fría.

Dolió,
y ahora vivo
besando la cicatriz
por dentro, pero es cierto
que los poemas eternizan
hasta la más pequeña
de las heridas

-una batalla sin suerte contra el olvido-

y lamentablemente,
entre tu alma y la mía,
está todo escrito.
leer más   
22
12comentarios 132 lecturas versolibre karma: 118

herida todavía

llena la grieta de sal,
la vida
es herida,
      todavía,
a los siete vientos;

alguien derrumbó mi casa,
y ardieron las maderas, los cielos...
              la poesía

pero a merced del deseo,
conservo una mínima fe en las palabras,
aunque todo sea sal
            bajo los pies
y huellas borradas
leer más   
15
14comentarios 125 lecturas versolibre karma: 95

Treinta

Treinta días.
Treinta barreras.
Treinta desdichas.
Treinta ausencias.
Treinta madrugadas.
Treinta sueños.
Treinta espadas.
Treinta silencios.
Treinta espacios.
Treinta heridas.
Treinta vacíos.
Treinta queridas.
Treinta jardines.
Treinta llantos.
Treinta declives.
Treinta espasmos.
Treinta fuentes.
Treinta hojas.
Treinta silentes.
Treinta demoras.
Treinta exequias.
Treinta versículos
Treinta poemas.
Treinta cuchillos.
Treinta réplicas.
Treinta argollas.
Treinta compuertas.
Treinta inopias.
Treinta a oscuras
Treinta migajas.
Treinta lunas.
Treinta corazas.

Y ni una,
    sola
      palabra.
15
18comentarios 185 lecturas versolibre karma: 120

Frágil

De los ojos el último aliento,
espacio verde esmeralda
y sensibilidad al viento,

hay noches de tumultos en el alma,
corazón dormido,
que en el sueño atrapa lo no conocido.

Espejismos vacuos:
todos los versos se encaraman
a la tristeza pálida que asoma en el barro

-magnánimo el descalabro
de los pies anclados a la vida-

y va vencida de palabras,
manteniendo clavada la espada tirana
en la piel deshabitada y dolorida.

Alguien hablaba
de una cercanía abisal que retumbaba,
pero era miedo,
cada vez más distancia y menos cielo,
y ahora...
    callada.

Magnificencia de las sombras,
mueca rota en la boca,
un beso grácil...
y cae de ambas manos,
con un sonido atronador a verso
una pequeña
esperanza
frágil.
leer más   
15
12comentarios 87 lecturas versolibre karma: 89

Fondo

Vueltas y más vueltas buscando el paraíso.

Piernas sorteando trampas,
cielos ajados que amenazan con llover a cántaros
sobre el viejo sueño.
Días escurridizos que escapan como arena
en un frasco agrietado.

Despacio,
muy despacio;
como para alargar la agonía del silencio
encaramado a todas las paredes.

Si se abre el ventanal,
el bosque que se intuye se ve hecho de palabras,
palabras buscando el paraíso,
dejándose caer.

Y vueltas y más vueltas casi sin querer.

Qué añadir a los mares embravecidos
que dejan la sal tras mi puerta...

En las manos del invierno,
el cuerpo se funde ante el disfrute
de las madrugadas
que se dan por vencidas.

Esperanza violenta,
        imagen descarriada.

Noches extremas que cuentan que en los lagos del querer
siempre hay un fondo
por donde escapa la vida

desaguada.
21
15comentarios 133 lecturas versolibre karma: 102