Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

aún

está entero,
pero un latido metálico
se va haciendo herida
con cada tic,
    en cada tac

y puedo verlo,
era la lluvia, ahora recuerdo
la que todo sabía

-temblor accidental-

a día de hoy
-silencio abrumador-
la nostalgia varada
se empapa
de amor
   dolor,

deriva...

y aún resonando en el viento
el pérfido lamento
de esta falsa calma

aún...

en este silencio brillan demasiadas espadas
leer más   
15
8comentarios 113 lecturas versolibre karma: 107

Te hago recuerdo

Cierro los ojos y me adentro en el océano
buscando con los pies el refugio
esbozado en cada carta.

En medio de la memoria,
un susurro roto
y el silencio se reblandece.
Un suspiro ajado huye del sueño
y busca
-¿dónde están tus ojos?-
una cercanía inalcanzable;

herida y amor,
corazón,
y una vida aparte.

Pero aquí reza una lejanía aposentada
en unos pocos versos trasnochados
que te buscan incansables.

-siempre estás en la poesía,
vida-

y aunque pido más,
bailo con la luz de todos los océanos
con esa dulzura
que sólo el corazón entiende;
con esa libertad emocional
de alzar los brazos al cielo.

Y con los labios abiertos,
te recojo y te amo
en cada beso de sal.

Y te hago recuerdo.
leer más   
19
15comentarios 112 lecturas versolibre karma: 106

Sol de invierno

Miro dentro,
-justo donde deberíamos estar-
y todo es un sol de invierno
que no calienta.

De las siete flores,
sólo quedó una recogida en la memoria:

un pequeño beso súbito
que conservó los colores
del silencio roto
que nos pausó la vida.

Y aún te quiero,
aún,
vida mía...

Tus palabras temblando en mi voz
todavía...

cielo azul,
corazón
y herida.
24
11comentarios 111 lecturas versolibre karma: 104

cuando estoy despierta

hay caminos de agua
a ambos lados del intento
inquieto
de vida

voy
hecha de fragmentos de sueños,
pausadamente
a la deriva,
palabras en las manos,
temblores en el corazón,
gigantesca ilusión abierta

tan falta de razón...

padezco inventos cuando estoy despierta,
y sin embargo,
cuando duermo,
hay alguien viviendo en mí que no soy yo
23
15comentarios 98 lecturas versolibre karma: 114

tarde

como un sabor amargo,
en la sombra cansada
se hacen grises el aire y la calma

llorando cielos
el pecho se agiganta

¿quién guarda, infiel,
las luces de la tarde?

el incendio hace tiempo que corona el alba
y aquí, sedentaria, la vida pasa
como si en las manos vacías no ocurriera nada
leer más   
27
19comentarios 166 lecturas versolibre karma: 116

En París

podría haber sido un sueño,
las piedras parecían susurrar fantasías antiguas
que había olvidado hacía tiempo

¿acaso estabas ahí?

giraban los recuerdos a los pies de un cielo gris...

reconocí
la lluvia que iba a llenar
las calles de París


(Imagen: Ze por París, aquel verano frío, o cualquier otro.)
leer más   
23
7comentarios 125 lecturas versolibre karma: 106

toda una vida no basta

caí
cuando te vi venir
con tu haz de palabras

florecieron soles bajo las lluvias templadas
que enlazaban
tus nubes con mis ramos
de flores amarillas
crecidos entre el cemento
sólido
para darnos la vida que nos faltaba

y vivimos
en la cornisa de todos los sueños,
vivimos…


hoy,
con todavía las flores en el suelo
desde ese Enero frío
que rompió los cristales a pedradas,
hoy me doy cuenta
que toda una vida no basta
para llorarlas
leer más   
20
18comentarios 143 lecturas versolibre karma: 121

Tumba en la tierra

Importaban mucho.
La azotea, la noche, las estrellas.
Eran todo canciones abiertas
y sonrisas fraguándose en la hoguera
luminosa
de las almas vivas.
Pero el viento arrancó las cortinas,
y nada de ayer parece mantenerse
    en pie
      todavía
frente a la soledad que azota el silencio
temido,
perverso.

Son trémulos ahora los días.
Son cuchillos a ambos lados de la puerta
cansada
donde se esconde el sufrimiento.
El amor es herida
    metida
       en las venas.
-El viento es lamento,
la niebla incerteza-.

Y el llanto en el suelo
apedazando el pavimento con pedazos de sueños
que se rajaron
al roce de los dedos.
Las grietas amaestradas por la tristeza
no dejan pasar la luz;
no dejan que la voz comprenda
que no hay eco posible,
que el mar se ha llevado las olas más tiernas
y que ahora es el frío
       impasible
          el que reina.

Y ay del corazón atado a la promesa,
y ay de la piel erizada,
que ha quedado sepultada
bajo todas las piedras
latiendo
    callada
        seca,
enterrándonos a los dos
- dentro -
haciéndose tumba en la tierra.
leer más   
31
30comentarios 169 lecturas versolibre karma: 120

Quiérote

He abierto las compuertas de mi cuerpo,
y dentro todo es vértigo
atado a un infinito
que desafía las raíces.

Con el temblor del invierno,
se ha avivado la memoria
y una lluvia eterna
acaricia un vacío de mármol
que resuena en el corazón
y en la cabeza.

Quiérote,
pero tengo el frío sensible en las manos
y el poema virgen;
pero siénteme,
      sonríe...
que mi pequeña voz se arruga
bajo tus ojos tristes.
leer más   
23
19comentarios 135 lecturas versolibre karma: 129

desatino acertado

calló el día en las manos,
y alzando el rostro,
hundí los ojos en todos los ocasos,
-mareas rojas,
sueños dorados-

en toda la memoria
la luz inundó tu rostro,
era tan brillante el desatino,
tan acertado...

y es que te amé,
te amé tanto,
tanto...
que escribí cien veces en las paredes
dos noches
con el corazón llorando
leer más   
21
9comentarios 98 lecturas versolibre karma: 121

aspereza

llamo a la delicadeza
para que desarrugue mis manos;

tumbada sobre la hierba,
rozo con la punta de mis dedos
las últimas flores de una Primavera resentida
que no acepta asperezas
ni silencios temblorosos,

he perdido el tacto de las caricias,
casi siento que bajo mi cuerpo
soy un espectro roto

hago de la tierra
un mar de llantos tras los ojos
leer más   
22
8comentarios 75 lecturas versolibre karma: 112

Otoño

Llueve sin tregua,
Están
todas las luces
      apagadas.

Una vez más,
me deslizo muda hacia la madrugada,
compungida,

el corazón arrugado bajo la herida.

Ha vuelto el Invierno, siempre inacabado,
pero sigo en mi Otoño

con los labios secos
de tanto llanto.
leer más   
25
15comentarios 112 lecturas versolibre karma: 118

Soñamos...

Soñamos...

fui palabra en tu boca,
fuiste verso en mis besos

y al abrir los ojos,
    hicieron el amor las almas
y murieron los cuerpos.
leer más   
26
29comentarios 135 lecturas versolibre karma: 129

en el umbral de tu mirada*

me asomo a la luz de tu negrura
y hay estrellas rotas que nunca dejan de brillar;

tras el silencio,
el cuerpo ingrávido emerge del agua
-de todo lo llorado
el suelo se ha hecho un lago sin fondo-
y es capaz de volar

y aún
palabras heridas,
hambre de amor,
sol en un pecho de sal

{0x1f49c}




*A. Pizarnik:
"ahora,
en esta hora inocente,
yo y la que fui nos sentamos
en el umbral de mi mirada
leer más   
26
30comentarios 123 lecturas versolibre karma: 119

Tan abisalmente cerca

Me arrastra un mar frío
que anega el corazón febril.
Me sacude el cuerpo
el temblor en las aceras
bajo la lluvia pálida que no se contiene.

Tan temibles los silencios acuosos que adornan la tristeza
-¿hemos llorado lunas o recuerdos?-
y cuentan que no hay infinito
que no contenga cientos de palabras
en un llanto ardiente.

Lo hemos descubierto:
somos un poema perdido,
y tú dices
que sólo se ha salvado un verso
del olvido:
tan abisalmente cerca.
leer más   
26
28comentarios 115 lecturas versolibre karma: 124

evocación

tiendo la ropa como quien tiende tristezas
con esa lentitud serena
que agita los sentimientos por dentro

apenas encuentro
la fuerza necesaria para amar,
seguir amando,
o quedar durmiendo

apenas,
   el miedo...

tiendo la ropa como quien tiende tristezas
y se me van secando los huesos
leer más   
22
24comentarios 127 lecturas versolibre karma: 99

Porque todo termina

Hay ocho sueños más en cada mano,
y aunque ahora este silencio frío
no entiende la dureza
de esta pena,
presiento una serenidad agotada
de intentar despertar.

Y quería, prometo, quería…
           Y ahora miro,
y es cierto;
se rompen los espejos
y yace mudo el corazón mutilado.

Porque todo termina en algún momento.

Incluso la condena,
la pena
y el delirio.

Todo termina,
y el llanto culmina
bajo tierra.
24
26comentarios 137 lecturas versolibre karma: 122

Prendido

Miro…
y parece estar desfalleciendo
en todos los espejos de la casa.

Soy casi sombra…

Observo cada rasgo,
oveja, lobo, dientes, manos.
no sé quién es,
pero un cansancio blanco
gana espacio
presionando la piel.

Lejos, cada vez más lejos,
los pasos son lentos,
casi arrastrados,
y no hay puertas para abrir…

pero ahí,
todavía se ilumina algo:
el fondo del agua,
de los pulmones encharcados,
no sé,
algo que flota dentro
como si fuera una salida pactada,
una última voluntad inaccesible,
para morir viviendo.

Es tu amor
prendido a mi corazón
con alfileres.
leer más   
20
18comentarios 89 lecturas versolibre karma: 115

dos versos heridos

No hay serenidad
resuelta a recoger los pedazos de espejo
que he dejado clavados en las huellas.
Destrozar la imagen,
soñar que desparece,
y esperar,
temblando,
a que la nulidad de los días se compense
con alguna buena noticia
lejos del altar.

Extraña la nostalgia,
el cielo amenaza con nunca jamás
volver a unir dos tormentas:
llueve en el Norte y sin embargo,
llora la vida más hacia el Sur.
Mientras tanto,
las voces topando en dos versos heridos
escritos
en un banco de mármol.

Se han fundido las flores
bajo el peso de la lealtad.
¿Qué cuerpo será
el invitado de honor al funeral?

En el fondo hay una hoguera
queriendo ser respuesta,
pero el alma se hace agua de recuerdo
al admitir que amar es la única certeza,
y aunque lo corone el llanto,
acaba ganando el corazón traspuesto.

El silencio es más aterrador que la distancia;

siento dolor en el brazo izquierdo.
leer más   
20
14comentarios 91 lecturas versolibre karma: 113

Rastro de ceniza

Llanto cerúleo de ausencia clara,
dolor en las sienes,
silencio en todas las palabras.

Regresa la lluvia pero no trae manos,
y entonces,
todos los desvelos asomados a la vez
en todos los recuerdos empapados.

Y una tremenda caída.
Y qué abismo más rojo el de la herida.
Y dónde estamos...

Asestado en el pecho el silencio,
todo es un rastro de ceniza
que va dejando un resplandor sepulcral.

Y en la oquedad que me ha quedado dentro
he puesto flores
como si fuera un memorial.
leer más   
21
10comentarios 104 lecturas versolibre karma: 118