Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Otra botella...

"...Otra botella en la playa,
una concha y una estrella;
un mensaje está escondido
y mil sueños se despiertan,
es la magia de la infancia
con suspiros y leyendas
que las almas los reciben
con sus ojos, de las letras..."

Rafael Sánchez Ortega ©
10/03/19
5
5comentarios 47 lecturas versoclasico karma: 74

Una cáscara de nuez...

Una cáscara de nuez
se encontró medio desnuda,
arrojada por la calle
cual si fuera peladura,
y ocurrió que algún gorrión
fue a contárselo a la luna
quien temió que los ladrones
al nogal sacaran punta,
arrancándole las nueces
de una forma un tanto brusca,
sin permisos ni opinión
inspirándose en la chusma,
y es que nueces siempre hay,
en el árbol, como fruta,
y en la tienda, a buen recaudo,
con su forma fiel y pulcra...

Una cáscara bendita
se escurrió de entre mis uñas,
que pelaban la naranja
descansando de la ruta,
y fue entonces que, mi mano,
se acordó de aquellas uvas,
que guardaba en la mochila
para postre y como purga,
y embriagándome comí
ese postre y su dulzura
y saciando los sentidos
me duché bajo la lluvia,
y lloviendo sin cesar
me libré de tantas pulgas
que pastaban por mi cuerpo
maltratado como un Judas...

"...Una cáscara cualquiera
puede ser preciosa musa,
y el aliento de unos versos,
un poema, si me apuras..."

Rafael Sánchez Ortega ©
05/03/19
12
10comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 104

Van pasando...

Van pasando los días lentamente,
y se acerca la eterna primavera,
el invierno parece que se acaba
entre lluvias y vientos que regresan,
y es que marzo se muestra generoso
ofreciendo regalos y quimeras
de un invierno templado y soportable
y un preludio de encanto y de sorpresas,
así surgen las flores en el campo
y también golondrinas que regresan
y hasta el agua que llevan los arroyos,
deja encanto con gracia y sutileza,
es difícil sentirse indiferente
e ignorar lo que viene hasta tu puerta,
esa magia de días y de luces,
con la gracia sutil de las praderas...

Hago un alto, paciente, en el camino,
y me seco el sudor de la cabeza,
a la vez que contemplo el horizonte
con las casas queridas de la aldea,
y es allí donde quiero refugiarme,
encontrar esa casa y esa meta,
donde pueda calmar mis emociones
al sentir los latidos de la tierra,
porque sé que los días van pasando
y la hora de partir está más cerca,
aunque vea de cerca tu sonrisa
con el beso sincero que me dejas,
lucharé con mis manos por tenerte
y lograr simplemente que me quieras,
ya que intento decirte que mi vida
es el verso y fragmento de un poema...

"...Van pasando los días, sin retorno,
y con ellos las páginas dispersas
de un poema surgido de la vida
y que tú me entregaste: ¡Primavera...!"

Rafael Sánchez Ortega ©
06/03/19
6
1comentarios 30 lecturas versoclasico karma: 63

Marca mi piel...

Marca mi piel
un beso de tus labios
estremecido.

Hoy lo recuerdo
y siento su caricia
profundamente.

Beso sublime,
nostalgias de un momento,
inolvidable.

Hubo otros besos,
igual que tantas tardes,
con mil momentos.

Esos instantes
los busco entre los versos
de mi poema.

Pero tus besos
quedaron retenidos
en mis pupilas.

Fueron caricias,
minutos compartidos
con nuestros sueños.

Si me preguntas
que cuando se perdieron,
no sé decirte.

Pero el rescoldo,
la llama de aquel acto
sigue latiendo.

Rafael Sánchez Ortega ©
04/03/19
12
6comentarios 90 lecturas versolibre karma: 105

En la colina...

En la colina
se encontraba la iglesia
muy solitaria.

Muy cerca de ella
estaba el cementerio
tan solitario.

Yo me acerqué,
llevaba mi silencio
y soledad.

Sobre la puerta
un ángel con su espada
hacía guardia.

Pensé en el ángel
con alas soñadoras
que un día vi.

Sobre las tumbas,
bañadas por el sol,
daba su sombra.

Y me senté,
estaba muy cansado,
bajo el ciprés.

Sin darme cuenta
dormí profundamente
entre sus ramas.

Sentí el abrazo,
profundo de unos brazos,
pero era un sueño.

Rafael Sánchez Ortega ©
05/03/19
11
6comentarios 71 lecturas versolibre karma: 110

He seguido avanzando...

He seguido avanzando
y venciendo los miedos,
aunque tengo mil dudas
y se cubran los cielos,
he subido montañas
y bajado al infierno,
con el sol en los ojos
y el abrazo del viento,
fueron duros instantes
soportando los riesgos
de vivir en presente
y olvidando a los sueños,
pero el fuerte latido,
juvenil y sincero,
permitió que volviera
a la senda en silencio...

Hoy se cierran los ojos
y hasta el paso es más lento,
en virtud de los años
y dar palos de ciego,
porque el tiempo que pasa,
con él lleva los besos,
las eternas caricias
y las rosas del lecho,
pero deja en las almas
simplemente recuerdos
con la bruma que envuelve
y que abraza los pechos,
y es, entonces, que surge
la pasión y el deseo,
avanzando en las venas
como lava en el fuego...

"...He seguido avanzando
en mi barca, sin remos,
hasta ti con mi rosa
que te ofrezco y entrego..."

Rafael Sánchez Ortega ©
04/03/19
21
12comentarios 76 lecturas versoclasico karma: 92

Parece que en la noche...

Parece que en la noche
se duermen las ideas,
quizás están cansadas
y faltas de canela,
pensemos, sin embargo,
en ver de otra manera
las dudas que tenemos
igual que las creencias,
y hagamos un revuelto,
juntemos esas letras
que afloran en la mente
quizás con poca fuerza,
seguro que otros días
vendrán hasta la puerta,
un día, en la mañana,
y al alba que se acerca...

Dormidas las contemplo
y veo que son bellas,
las fibras que contienen
y el cáliz con su esencia,
preciosas fantasías
de magia y de belleza,
que animan a los ojos
del ciego ante la niebla,
la vida es un misterio
que llega cual marea
en busca de las playas
que están en nuestras venas,
por eso las buscamos
con mimo, y damos vueltas,
en busca del camino,
correcto, y de la senda...

"...Parece que en la noche
se animan las sirenas,
contándonos sus nanas
de amor y madreperlas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
03/03/19
14
sin comentarios 52 lecturas versoclasico karma: 101

Rompen las olas...

Rompen las olas,
su fuerza contenida
sobre la costa.

Luego se estiran,
avanzan por las playas
para dormir.

Yo las contemplo,
recojo sus esencias
y sus caricias.

Su espuma blanca,
alegra las pupilas
de quien las mira.

Es un vestido,
que llevan y se quitan
para nosotros.

Así, desnudas,
nos buscan, lentamente,
para mojarnos.

Llegan serenas,
y batiendo las alas,
entre el salitre.

También hay algas
con restos de poemas
y alguna escama.

Y mientras tanto,
alguien las mira y sueña,
¡es un poeta!

Rafael Sánchez Ortega ©
27/02/19
17
12comentarios 62 lecturas versolibre karma: 118

Se escucha...

Se escucha el silencio
que llega y suspira
dejando en el aire
latidos y vida,
se escucha a las almas
que callan y gritan,
y ofrecen miradas
a cambio de risas,
se escucha a los niños
que juegan y miran
con gran inocencia
la plaza vacía,
se escuchan cigarras
de noche y perdidas,
que entonan canciones
con las margaritas...

Se escuchan los remos
romper en la orilla,
¡avante trainera,
la barra está lista!,
se escuchan los rezos
de gente que, en misa,
susurra a la Virgen
la Salve sin prisas,
se escucha a la luna
llegar de puntillas
con rosas y nanas
que tiene escondidas,
se escuchan poemas
que nacen sin firma
y vienen en brazos
del viento y la brisa...

"...Se escucha a los dioses
buscar en las rimas
los versos de nieve
escritos sin tinta..."

Rafael Sánchez Ortega ©
02/03/19
2
sin comentarios 15 lecturas versoclasico karma: 38

Los unicornios...

Los unicornios
retozan por las playas
tras las sirenas.

Pero no saben
que surgen de las olas
con las resacas.

Preciosos juegos
que llegan con los sueños
hasta los niños.

Y en su descanso
se cambian y transforman
por nuevos elfos.

Mundo divino,
de sueños y de niños,
que tanto envidio.

Esa inocencia,
desarma y cristaliza
los corazones.

Es un suspiro,
un alto de la infancia
que queda atrás.

Pero buscamos
el verso del poema
que tanto dice.

Y en el poema
vivimos ese mundo
de fantasía.

Rafael Sánchez Ortega ©
01/03/19
16
6comentarios 56 lecturas versolibre karma: 92

Escucha a las olas...

Escucha a las olas
que gritan tu nombre
y llegan altivas
quizás al galope,
tu nombre resuena
cual eco uniforme
y llena de rosas
ventanas y porches,
tal vez con la brisa
se marche en desorden
y busque otros puertos
con buenas razones,
en ellos consiga
los dedos tan torpes
que tomen el arpa
y arranquen sus sones...

La playa se duerme
y en ella los botes,
despiertos se quedan
buscando la noche,
eterna vigilia
con premio muy noble,
la voz y el susurro
del haya y el roble,
hay tantos recuerdos
que cubren el bosque,
preciosos momentos
de besos y olores,
la luna dormita
en cielo de bronce
y llegan suspiros
y besos de postre...

"...Murmuran las olas,
sirenas sin nombre,
que vienen y bailan
dejando su broche..."

Rafael Sánchez Ortega ©
28/02/19
14
2comentarios 45 lecturas versoclasico karma: 88

Tengo miedo...

Tengo miedo de la vida
y por ende, del silencio,
y eso ocurre en tantas horas
compañeras del invierno,
hay consejos que nos dicen
los eternos compañeros,
que busquemos diversiones
y que nunca nos paremos,
que pensemos en los otros
en los niños y en sus juegos
y veamos sus sonrisas
y seamos como ellos,
porque el miedo se combate,
día a día, sin saberlo,
si te entregas a este mundo
y no piensas en tus miedos...

Tengo miedo de mis pasos,
dice el hombre que está ciego,
cuando vaga por el parque
con bastón y bajo el cielo,
sentimientos instintivos
con un algo de reflejo,
los que dictan las palabras
a la punta de sus dedos,
y es que el miedo en las personas
se germina muy adentro,
y se extiende en sus cabezas
y apodera de sus nervios,
es así como vacila
el poeta ante el cuaderno,
y sus versos dejan dudas
con mil sombras y recelos...

"...Tengo miedo de la vida
y no sé cómo vencerlo,
aunque sé que estás conmigo
y me apoyas con tus besos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
26/02/19
21
20comentarios 128 lecturas versoclasico karma: 113

Por los senderos...

(A Consuelo...)

Por los senderos
de la montaña,
busco la brisa
que me hace falta,
porque el esfuerzo
de andar me cansa
y en la mochila
ya mengua el agua,
sigo el camino
de la cabaña,
bello refugio
con cierta magia,
tengo recuerdos
de fuego y llamas
viejas cenizas
que el alma guarda...

Fue en un septiembre,
fecha dorada,
de algún verano
que terminaba,
y en ese día,
de tarde clara,
tomé tu rostro,
besé tu cara,
y entre tus labios
dejé mi barca
que tú tomaste
sin decir nada,
y entonces niña,
la hicieron parda,
dos corazones
que ya se amaban...

Fuimos al bosque
de robles y hayas,
vimos los ciervos,
elfos y anjanas
y también fuentes,
riberas anchas
y hasta algún gnomo
con cierta barba,
que indiferente
se paseaba,
pero nosotros,
con nuestras alas,
volamos lejos
a una cabaña,
para mirarnos
con cierta maña,
para sentirnos
y unir dos almas...

"...Por los senderos
la vida pasa,
yo voy en ella,
tú me acompañas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
27/02/19
20
6comentarios 55 lecturas versoclasico karma: 105

Aquello que buscamos...

Aquello que buscamos
se queda con el tiempo,
anclado en unas aguas
que forman los recuerdos,
¡qué bella melodía
se junta en el cuaderno,
los cantos de los niños,
los robles y el recreo!,
y todo en su conjunto
parece que es el cielo,
dibujos de las nubes
por medio de los vientos,
los dedos tan sublimes
desgajan los misterios
y dejan a los ojos
gozar con tantos sueños...

Los hombres se detienen
y quieren esos besos,
las dulces carantoñas
que nacen en los versos,
la tierna poesía
de risas y de gestos
dictada sin palabras
de tantos ojos bellos,
los mismos que miraron
a todo el universo
buscando en las estrellas
las voces de los ciegos,
los ángeles altivos
con cánticos sinceros
dejando en los oídos
bozales a los miedos...

"...Aquello que buscamos
muy cerca lo tenemos,
quizás en unos ojos
que saben lo que siento..."

Rafael Sánchez Ortega ©
25/02/19
11
14comentarios 87 lecturas versoclasico karma: 93

Las mariposas...

Las mariposas
están adormecidas
por el invierno.

Pero tus ojos
son tiernas amapolas
y están despiertos.

Yo quiero verlas,
volar entre tus sueños,
dormir contigo.

Quizás un día
volemos por el cielo,
con los cometas.

Seremos niños,
quizás, por un instante,
irrepetibles.

Y en la mirada
tendremos la alegría
de aquella infancia.

Y qué bonito
volar entre los versos
de algún poema.

Que sean tuyas
las letras que se formen
y cobren vida.

Y esos latidos
serán quintaesencia
de mi poema.

Rafael Sánchez Ortega ©
15/02/19
4
8comentarios 79 lecturas versolibre karma: 80

La brisa dice...

La brisa dice
palabras incompletas
que no comprendes.

Pero te dejas
acariciar por ellas
y no haces nada.

Es muy hermoso
sentir su escalofrío
por todo el cuerpo.

Algo te llega
con briznas de salitre
y de leyendas.

Es algo tierno
que pronto te subyuga
y te secuestra.

Quizás el mar,
con algas, caracolas
y con sirenas.

Puede que tengas
el alma en otros puertos
y no lo sepas.

Pero muy dentro
tendrás esa resaca
que bien conoces.

Es la ribera,
el puerto y la trainera
que tato amaste.

Rafael Sánchez Ortega ©
24/02/19
12
12comentarios 80 lecturas versolibre karma: 104

Te voy siguiendo...

Te voy siguiendo,
mariposa amarilla,
llévame lejos.

A dónde quieras,
aléjame de miedos
y de tormentas.

Te escribiré
los versos más hermosos
que hayas leído.

Y si tú quieres
haremos un descanso
en las colinas.

Veremos luces,
brillar en la distancia
de algunos barcos.

Tras las aldeas
la sombra de los mares
será presente.

Entre las piedras
y ruínas de las casas
crecen los árboles.

Son los vestigios
del tiempo en que las minas
eran activas.

Ahora, el silencio,
responde a las preguntas
que nos hacemos.

Rafael Sánchez Ortega ©
22/02/19
5
4comentarios 40 lecturas versolibre karma: 40

Desperté...

Desperté con tu mano en mi mano
y una eterna sonrisa en la boca,
para luego seguir con los sueños
de una forma sutil, deliciosa,
regresaba de un sueño muy largo
y una infancia, feliz, seductora,
con los hombres a cargo de todo
y pendientes de haciendas y rosas,
era un mundo quizás diferente,
con el culto al hogar y a la honra,
bien distinto al que ofrece la vida
con migajas de llamas y antorchas,
y es que el mundo real de los sueños
con su magia y encanto desborda,
y nos hace, pequeños y grandes,
embriagados de luces y sombras...

Desperté recordando a los niños
que jugaban con barcos y alondras,
en un mar de completa bonanza,
con la plaza cercana en la popa,
en sus juegos no había piratas
ni estribores, babores o proas,
ni tampoco traineras altivas
en galernas con formas odiosas,
era un juego infantil e inocente,
con la vida esparciendo su aroma,
y llenando las tiernas pupilas
de una forma gentil, sin limosna,
porque el niño surgido del sueño
era aquel que muy pronto se droga
con los versos que ofrece la vida
y que él, con paciencia, los toma...

"...Desperté con un verso en tus labios
y una sed sin igual en la boca,
me decías en él que adelante
que escanciara mi sed en tu copa..."

Rafael Sánchez Ortega ©
22/02/19
5
sin comentarios 41 lecturas versoclasico karma: 73

Te veré de día...

Te veré de día
y también de noche,
en cualquier momento
con mis ojos torpes,
y veré si alcanzo
a tu mano noble
y a los dedos finos
de la musa joven,
porque quiero verte
y gritar tu nombre,
mariposa triste
con tus alas dobles,
y si acaso veo,
entre sus colores
un mensaje alegre
estaré conforme...

Te veré, si acaso,
no sé cómo y dónde,
aunque tenga frío
y me vengan toses,
aguantando lluvias
temporal y soles,
y la gripe aceche,
con su garra y torre,
porque siento dentro
ese beso noble,
cual susurro impío
del oscuro bosque
que me atrae y atrapa
hacia el viejo roble,
con sus ramas fuertes
como brazos ocres...

"...Te veré en mis sueños
como algún Quijote,
que a su Dulcinea
le entregaba un cofre..."

Rafael Sánchez Ortega ©
23/02/19
13
10comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 88

¡Qué bellos los recuerdos...!

¡Qué bellos los recuerdos
si tienen mariposas!,
momentos retenidos
que vuelan y que asombran,
que alegran las pupilas
igual que tantas rosas
que adornan los jardines
dejándonos su aroma,
por eso estos recuerdos
no saben de las horas,
tampoco de minutos
que cansan y que ahogan,
se quedan en las alas,
tan tiernas y preciosas,
del hada que las lleva
prestándonos sus notas...

En ellas, los recuerdos,
son voces silenciosas,
que llegan y que pasan
rozándonos sus sombras,
y son como caricias
un tanto misteriosas
que vuelven del pasado
sedientas de dar forma,
y entonces nos abrazan,
ocultan su corona
y bajan a la playa
al baile de las olas,
y allí, con las resacas,
bailamos a deshoras,
también nos desnudamos
del alma y de la ropa...

"...¡Qué bellos los recuerdos
y estampas tan remotas!,
en ellos se embriagaban
los niños con su prosa..."

Rafael Sánchez Ortega ©
21/02/19
15
6comentarios 78 lecturas versoclasico karma: 96