Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Se amontonan...

Se amontonan las esquirlas
y las arrugas del tiempo,
mientras trotan los caballos
por polvorientos senderos,
y sus huellas se diluyen
y se estremecen los truenos,
y muchas nubes llorosas
cubren con agua los cielos,
pero aquí abajo, en la tierra,
hay ese olor de los muertos,
con las campiñas perdidas
y con sangre por los suelos,
hoy el sudor se ha perdido
y no existe ya el esfuerzo,
por alcanzar esa rosa
de la batalla y su premio...

Se ha perdido la esperanza
por la tenaza del miedo,
y se mira, sin palabras,
en la noche, y al silencio,
esperando que nos diga
una frase de consuelo,
para romper el suspense
que atenaza tantos nervios,
y se busca día y noche,
y se mira el universo,
se suplica y se mendiga
esa respuesta y deseo,
"que los hombres sean libres
para vivir el momento,
para sentir que la vida
es como el soplo de un beso..."

"...Se amontona la nostalgia,
y los puñales y el hielo,
mientras las lágrimas surgen
y se congelan los sueños..."

Rafael Sánchez Ortega ©
03/11/18
8
4comentarios 27 lecturas versoclasico karma: 118

De antes...

De antes contaba los días y semanas
que, iban pasando y, transcurrían
desde que me quedé absorto
escuchando el silencio de tus pasos.

De antes miraba al cielo durante el día
y también le miraba en la tarde,
y en la noche, esperando el paso de las estrellas
que nunca llegaban.

De antes suspiraba al sentir tu presencia,
caminando por la alameda y, bajando
con paso firme, para llegar a mi lado.

De antes rezaba por llegar a la hora concertada
a nuestra cita y resarcirme besando tus labios
y robando tu sonrisa.

…Pero hoy, simplemente me enjuago una lágrima.

Rafael Sánchez Ortega ©
02/11/18
11
6comentarios 80 lecturas prosapoetica karma: 110

Con candor...

Con candor he acudido a tu cuaderno
para ver este folio diferente
que me atrae y me impulsa hacia el averno.

El otoño se muestra prepotente
y me invita hacia él con mil caricias
y esa luz, especial, tan convincente,

Es posible soñar con avaricias,
de ese pecho del hombre que suspira,
confundiendo poemas y estulticias.

Porque no es de recibo la mentira,
ni mentir al espejo el infeliz,
cuando escancia los versos de tu lira.

Rafael Sánchez Ortega ©
01/11/18
10
4comentarios 53 lecturas versoclasico karma: 116

La vida...

La vida es como un soplo y un instante
un destello de luz en una apnea,
un espacio de tiempo fascinante
y, a la vez, el rumor de una marea.

Y esta vida, que digo, es importante,
es mi vida buscando la odisea
con el paso, cansado, del gigante
que, en otoño, camina hacia la aldea.

Y la vida termina como empieza,
y se pasa, volando, en un suspiro,
con el rumbo, sin norte, del corsario.

Yo quisiera vivir con la certeza
de sentir que se plasma en un papiro
estos versos, sin vida, del sudario.

Rafael Sánchez Ortega ©
31/10/18
15
10comentarios 102 lecturas versoclasico karma: 108

Busco...

Busco la fecha y veo que no sigues a mi lado,
que te fuiste y que partiste
aquel día que recuerdo.

Busco el aroma de tu piel y de tu cuerpo
que creaba tantas sensaciones en el mío.

Busco tu mirada y también ese fondo transparente,
y cristalino, de tus pupilas,
para intentar leer en ellas unos versos olvidados.

Busco la poesía de tus labios, entre los míos,
para rescatar tantos besos compartidos y conseguir,
otra vez, el embrujo de la vida.

Busco la paz de tu palabra, de tu vida y compañía,
y me despierto solo y en silencio.

Rafael Sánchez Ortega ©
01/11/18
16
5comentarios 93 lecturas prosapoetica karma: 117

Un día...

Un día comprendí que había dejado atrás
la primavera
y que en ella quedaban dormidos
muchos sueños y proyectos.

Un día recogí el soplo de la brisa
que volvía con fuerza hasta mi lado
y entendí el mensaje que dejaba.

Un día volví a la vida maltrecho y sediento
pero con la esperanza
de encontrar unas nuevas mariposas.

Un día me di cuenta de que los corazones latían,
las pupilas miraban,
los pajarillos cantaban en los árboles,
y los niños corrían en la plaza…

Y todo esto lo vi en los ojos del anciano
sentado en un banco del jardín.

Rafael Sánchez Ortega ©
21/10/18
11
2comentarios 79 lecturas prosapoetica karma: 108

Marcharé de nuevo...

Marcharé de nuevo
a buscar la calma,
a sentir el frío
de la fuerte helada,
y tendré el recado
que la tierra manda,
ese escalofrío
que mi pecho clama,
y estaré despierto,
quizás en la playa
o puede que cerca,
durmiendo en la cama,
pero no me importa
oír sin palabras,
la voz del destino
que llega y se marcha,
la voz de los sueños
cubiertos de algas
y aquellas guitarras
un tanto calladas...

Bogaré, sin prisas,
en la vieja barca,
hundiendo los remos
en las verdes aguas,
y si acaso dudo
buscaré el mañana
la nube sombría
y quizás dorada,
buscaré, te digo,
a la luna casta
que sale en el cielo
a cantar sus nanas
y si acaso veo
una rosa blanca,
burlaré su espino
para así robarla,
y será mi premio,
mi pequeña maga,
para ti la rosa,
lunita de plata...

"...Marcharé sin rumbo
a buscar el alba,
a sentir tus besos
mi canija amada..."

Rafael Sánchez Ortega ©
30/10/18
17
6comentarios 90 lecturas versoclasico karma: 138

Miraba tu vuelo...

Miraba tu vuelo
pequeña gaviota,
las alas tan grises
ya van revoltosas,
y abajo, en la playa,
estaba la costa,
con altos peñascos
y riscos de alfombra,
y en ella, tu nido
te espera cual forma
con paja y con ramas
cubiertas de sombra,
y llegas altiva,
casada a tu fonda,
tu nido de plata,
gaviota mimosa...

Miraba los mares
y en ellos las olas
del agua tan verde
y azules por zonas,
y fue en ese instante
que vi las alfombras
debajo del cielo
mostrando sus formas,
y vi muchos sueños
sin orden de tropas,
viniendo a mi lado
de forma ladrona,
y así me llegaron
claveles y rosas,
y eternas caricias
y besos sin bocas...

"...Miraba la luna
gallarda y hermosa,
al hombre y marino
remando en su boga..."

Rafael Sánchez Ortega ©
22/10/18
16
sin comentarios 75 lecturas versoclasico karma: 129

Que no se vayan los sueños...

(A Carmen Silza)

Que no se vayan los cuentos,
ni se olviden las palabras,
que dejaban los mayores,
por la noche y en la cama,
que regresen esos tiempos
tan bonitos de la infancia
con la voz de los ancestros
que dejaban tanta calma,
y con ellas nos venían
los relatos de las hadas,
la canción del Nibelungo
y los barcos con piratas,
y es que el cuento, del recuerdo,
ni se olvida ni se pasa
porque siempre está presente
a pesar de las distancias...

Que no se pierdan los sueños
entre cuentos de alboradas,
ni con recuerdos marchitos
de infinitas telarañas,
y es que los cuentos aquellos
eran sueños que llegaban,
en relatos inspirados
por las voces tan amadas,
eran mi padre y mi madre,
y era la sangre y la lava
de un volcán enfurecido
que me envolvía en su magia,
y ese cuento subyugante
era la música sacra,
de la voz que me dormía
y que conmigo soñaba...

"...Que no se vayan, ni pierdan,
esas palabras lejanas,
con la esencia de los cuentos
y los sueños que albergaban..."

Rafael Sánchez Ortega ©
29/10/18
3
sin comentarios 54 lecturas versoclasico karma: 46

¡Ay niña...!

(A Alba Dos)

¡Ay niña si tú supieras
lo que se oculta en mi frente,
los pensamientos furtivos
que multiplican sus veces,
ya que no es una ni dos
pues son de ahora y de siempre
este sentirte tan dentro,
este esperarte sin verte,
para llegar al invierno
y hasta buscarte en la nieve,
y no me digas que no,
pequeña niña impaciente,
ya que te quiero conmigo
así, serena y sin fiebre,
para enseñarte la vida
y conseguir sus placeres...

¡Ay niña, si tú supieras
de mi vida y sus reveses,
por querer ver a la luna
en los libros que leyere!,
y es que la letra se esconde
por rincones y entre eses, `
para evitar las miradas
que las lean y secuestren,
y es que tú estás en los libros
y en los versos, como redes,
para atrapar a los ojos
de lectores imprudentes,
porque los míos te buscan,
te persiguen siempre fieles
para escanciar la ternura
de tus mejillas ardientes...

"...¡Ay niña, si tú pudieras
ver en mí lo que no tienes,
yo sería muy dichoso
regalándote el presente!..."

Rafael Sánchez Ortega ©
26/10/18
13
2comentarios 106 lecturas versoclasico karma: 115

Descansa corazón...

Descansa corazón
no escuches las palabras,
el viento está furioso
y el mar con marejada,
reprime los suspiros
que emite la garganta
y busca por el pecho
las notas de tu arpa,
¡qué bella sinfonía
que parte de las almas
siguiendo la batuta
de mano tan sagrada!,
la vida es un susurro,
un soplo en la distancia,
vivimos un momento
tras esperanzas vanas...

Descansa trovador
el verso te reclama,
ya sale el sol de nuevo
y se levanta el alba,
la luz alienta el día,
los pajarillos cantan,
la noche y el rocío
dejaron gotas de agua,
disfruta de esa alfombra,
escucha las cigarras,
si cierras bien los ojos
encontrarás la infancia,
está en ese jardín
con vida que reclama,
tu bendita inocencia
y el poema que trazas...

"...Descansa corazón
y sueña con las hadas,
las llevas en tu pecho
y también en el alma..."

Rafael Sánchez Ortega ©
27/10/18
13
4comentarios 94 lecturas versoclasico karma: 116

Me habló tu puerta al pasar...

Me habló tu puerta al pasar
y me dijo que no estabas,
que marchabas por el mundo
a disfrutar la jornada,
y yo, con pena, seguí,
con la mochila en la espalda,
sudoroso y muy cansado,
caminando hacia la nada,
y mis brillantes pupilas
desgranaron unas lágrimas,
unas gotas del rocío
y de lluvia con legañas,
y no las quise quitar,
las dejé que me bajaran,
que besaran mis mejillas
temblorosas y muy pálidas...

Me habló una rosa al pasar
y me pidió que esperara,
que no marchara sin ella
porque la brisa se apaga,
y yo, sin prisa, tomé
a la rosa que así hablaba
y me clavé con su espino
sin darme cuenta de nada,
la sangre brotó con fuerza
por la vena desgarrada
y yo no pude seguir
pues la visión se borraba,
entonces besé los pétalos
de la rosa tan sagrada
y la dejé que se fuera
con la brisa hasta tu cara...

"...Me habló la luna en el cielo,
me preguntó qué pasaba,
y yo la dije que un niño
recuperaba su infancia..."

Rafael Sánchez Ortega ©
27/10/18
10
sin comentarios 62 lecturas versoclasico karma: 126

Busquemos...

Busquemos un instante,
juguemos a querernos,
de veras, sin tapujos,
y así no será un juego,
busquemos la palabra
que calme los recuerdos,
el verso encadenado
que siempre hicimos nuestro,
busquemos a las rosas
en el jardín eterno,
donde creció despacio
un firme sentimiento,
busquemos en los libros
la esencia del colegio,
y aquel aroma dulce
que dejaban los cuerpos...

Busquemos las sonrisas
de los labios tan tiernos,
despejando las nubes
de los rostros serenos,
busquemos mariposas
también en los paseos,
y en las flores divinas
por diversos senderos,
busquemos en los bosques
la magia del invierno,
cuando cubren de blanco
a las ramas y el suelo,
busquemos a los niños
que disfrutan del sueño
y ya viven soñando
e invitando a quererlos...

"...Busquemos de la vida
sus caricias y besos,
como gratos latidos
que nos dejan su premio..."

Rafael Sánchez Ortega ©
07/10/18
7
3comentarios 61 lecturas versoclasico karma: 106

Pregúntale a las estrellas...

Pregúntale a las estrellas
que tiene el niño en el alma,
y es posible que te digan
que es el fruto de la infancia,
todo aqujello que recogen
y que dentro de sí guardan,
los instantes y segundos
con la calma y marejada,
que la vida nos entrega
y que el tiempo con su vara,
nos regala y administra
hasta el día en que reclama,
pero el momento que digo
está lejos su distancia
como el tren con sus vagones
que llegará a la parada...

Pregúntale a las estrellas
dónde está el bosque y la magia,
que contaban los relatos
y leyendas de las hadas,
porque los niños le buscan
en las tardes que se pasan,
y en las mañanas del cole
a través de las ventanas,
es fácil que el roble viva
rodeado de las hayas,
y los castaños florezcan
entre abetos y entre jaras,
y puede que entre los troncos
exista ya la cabaña
de los enanos del cuento
esperando su llegada...

"...Pregúntale a las estrellas,
marinero, por tu barca,
ya que tienes que remar
y conseguir tu soldada..."

Rafael Sánchez Ortega ©
21/10/18
15
4comentarios 86 lecturas versoclasico karma: 118

Me gusta la luna...

Me gusta la luna
que sale de noche,
también esa otra
que habla sin voces,
la luna de plata,
pequeña y sin nombre
que atiende por luna
sin otras razones;
los niños la buscan,
y ofrecen sus flores,
los hombres la llaman
de forma muy noble,
y entonces la luna,
dormida en el monte,
se alza en el cielo
a hacer sus labores...

Yo quiero la luna
decía el Quijote,
buscando en la Mancha
molinos y amores,
y aquella lunita
pequeña y tan pobre
temblaba de miedo
temiendo el desorden,
la lucha del niño,
el hambre de golpe,
las guerras y el frío
por tantos rincones,
y en medio de todo
se escuchan tambores
que llaman a filas
por cosa de honores...

"...Yo quiero la luna,
decía un buen hombre,
la luna de plata
y al niño que esconde..."

Rafael Sánchez Ortega ©
25/10/18
5
sin comentarios 50 lecturas versoclasico karma: 62

Un libro te espera...

Un libro te espera,
lo tengo en las manos,
en él mis poemas
están acostados,
y quieren, sin prisa,
tus ojos tan claros,
las tiernas pupilas
de cuentos dorados,
y, luego, en la tarde
serán el descanso
de gentes y calles,
que buscan tus pasos,
ya sé que tu quieres
que vaya a tu lado,
te bese la frente
y roce tus labios...

Un libro te espera
de rezos de antaño,
y aquel de poemas
del "cole" lejano,
con cuántos recuerdos
te están esperando,
también con veleros,
traineras y bardos
y todo el conjunto
parece un resguardo
surgido del mundo
del mar tan salado,
con cierto salitre
que llega despacio,
queriendo ser libre
y rama del árbol...

"...Un libro te espera,
quizás olvidado,
en él un poeta
dejó tu regalo..."

Rafael Sánchez Ortega ©
24/10/18
5
2comentarios 45 lecturas versoclasico karma: 74

De esa manera...

De esa manera volvió la vida,
se estremecieron las palabras
y una brisa nueva me besó en la cara.

El alma sintió la ráfaga furiosa de la primavera,
que llegó gritando, dejando su caricia,
y hasta cerró los ojos de placer.

El sol salía y saludaba con fuerza,
las olas venían a la playa
desgranando una sinfonía en las resacas
que llenaban mis oídos

El corazón volvió a latir con fuerza,
y hasta el cuerpo se estremecía con pasión
al sentir el alma renovada.

Volví a vivir
y una sonrisa, temblorosa,
se posó tímidamente en mis labios.
sin darme cuenta.

Rafael Sánchez Ortega ©
19/10/18
7
3comentarios 56 lecturas prosapoetica karma: 103

Sentí tu aliento...

Sentí tu aliento en aquellas letras
que me dejaste en el cuaderno.

Fueron un bálsamo,
quizás una ventana abierta,
por donde pude dejar volar mis sueños…

Y soñé y viví, (o eso creí entonces),
hasta compartí mi vida y sentimientos contigo
en un cruce añorado y estimulado
por tus palabras.

Pero un día, meses después,
fue tu palabra, precisamente,
la que me hizo despertar en una nueva realidad.

Negaste tu sentimiento, negaste que me querías
y que, incluso, nunca me lo habías expresado
de esa manera

Quise mirarte a los ojos, pero no pude.
Ya no estabas a mi lado.

Rafael Sánchez Ortega ©
17/10/18
14
2comentarios 93 lecturas prosapoetica karma: 125

Un día amaneció...

Un día amaneció de nuevo
y se hizo la luz.

Atrás quedaron los sueños,
las palabras bonitas,
las primaveras encantadas,
el verano tan fogoso que nos acercaba
el salitre del mar;
el otoño con sus colores variopintos,
en una etapa en que avanzaban las sombras
y, otro sueño,
se apoderaba del cuerpo cansado.

Por fin llegaba el invierno,
con sus barbas blancas,
con los días de lluvia interminables,
con el viento llamando a las puertas,
con el olor a castañas asadas
mientras desgranaba el maíz en la cocina.

Y en ese día amaneció, nuevamente,
la poesía, aunque quizás,
estaba dormitando.

Rafael Sánchez Ortega ©
18/10/18
4
sin comentarios 46 lecturas prosapoetica karma: 72

En la canción del pirata...

En la canción del pirata
se invocaba a las estrellas,
a la luna, si es preciso,
y hasta el mar y las galernas,
esa canción aprendida,
hace años, en la escuela,
la conservo en el recuerdo
y mi voz la tararea,
lleva en sus letras la historia
y resume las leyendas,
de unos hombres vagabundos
marineros y sin tierra,
ellos llevaban sus naves
con crespones por banderas
y dos tibias mal cruzadas
por encima la cubierta...

Campanillas de mi casa
yo no quiero calaveras
que suplanten los escudos
de piratas media pierna,
y es que su pata de palo
tiene astillas por lengueta
y hasta el garfio de su puño
llevan siempre en mano izquierda,
tristes piratas del cuento
abordando las galeras
que venían de las indias
con los tesoros y especias,
os quedasteis en los mares
prisioneros y en la celda
con los recuerdos de antaño
que contaban las abuelas...

"...De la canción del pirata
hoy dos cosas se recuerdan:
el salitre de los mares
y el runrún de las mareas..."

Rafael Sánchez Ortega ©
13/10/18
18
10comentarios 121 lecturas versoclasico karma: 123