Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

La lluvia

La lluvia no me dejaba ver. Era como si tuviera neblina en los ojos. Ni estando resguardado de la lluvia podía ver. ¿Qué podía hacer? No había nadie más. Solo la lluvia y yo y esa neblina en los ojos que no me dejaba ver. Lloraba y lloraba, pero no podía ver. Hasta que, de repente, oigo una voz. Una voz femenina.
- ¿Qué te pasa? Te veo desesperado.
- No puedo ver. Y encima está lloviendo.
Y ella, se conmovió, me abrazó y me dio un beso. Y de repente, no sé cómo, volví a ver. La neblina, desapareció. Y juntos, nos fuimos.

Salvador Periz Nogueras
leer más   
11
7comentarios 131 lecturas relato karma: 79

Una bendición

Me dijo:
- Espero que nunca te canses de mí.

Le contesté:
- Eres una bendición. Y las bendiciones, nunca cansan.


Salvador Periz Nogueras
leer más   
5
2comentarios 31 lecturas versolibre karma: 65

Hálito

¿Lo has sentido, mi amor?
¿Has sentido ese hálito que
acaricia tu piel?
Soy yo, que viajo a través
de la brisa nocturna para
abrazarme a tu piel.

Salvador Periz Nogueras
leer más   
21
14comentarios 116 lecturas versolibre karma: 116

Ay, esa lujuria que me provocas

Ay, esa lujuria que me provocas sin tú saberlo,
con las noches a solas que he pasado pensando en ti, con la gula sufriendo porque no puede engullirte de deseo para luego, volverte a soltar y volver a engullirte de pasión...
Ay, esa lujuria que me provocas...

Salvador Periz Nogueras
leer más   
17
8comentarios 129 lecturas prosapoetica karma: 96

La luna

La luna les invitó a brillar con luz propia. Les regaló su luz para que viajaran hasta su regazo y vivir en su fuerza.

Salvador Periz Nogueras
leer más   
17
9comentarios 77 lecturas versolibre karma: 114

Tanto...

Se dice tanto con tan poco y
tan poco con tanto, a veces....

Salvador Periz Nogueras

leer más   
12
6comentarios 74 lecturas versolibre karma: 95

En mi corazón

En mi corazón hay calma.
En mi alma hay sosiego
aunque a veces parezca que
estén presos.

Salvador Periz Nogueras
leer más   
11
6comentarios 98 lecturas versolibre karma: 85

Acompañar en silencio

Un día, hace años, en una de mis caminatas, pasé por un túnel subterráneo que daba acceso al paseo marítimo. En una de las rocas, vi a una chica llorando desconsoladamente. Me detuve, la miré, me acerqué a ella con sigilo. No le dije nada. Me senté a su lado sin mediar palabra mientras ella seguía llorando. Al rato, se dio cuenta que yo estaba allí, a su lado. Me miró con sus ojos llorosos. No nos dijimos nada. Me saqué un pañuelo de celulosa de mi mochila y se lo di, sin mediar palabra y mirándonos a los ojos. Le sonreí, me sonrió tímidamente. Le pregunté... - ¿Te encuentras mejor? - A lo que ella me contestó... - Sí. Gracias. - Y seguidamente, y con una sonrisa, me levanté y reanudé mi marcha progresivamente, manteniéndonos la mirada. Y ya no volví a saber de esa chica, que ni siquiera le pregunté su nombre. Quiero pensar que después de aquello, no hizo ninguna tontería y que reanudó su vida.

Salvador Periz Nogueras
leer más   
14
11comentarios 176 lecturas relato karma: 100

Cuantas veces...

Cuantas veces he soñado que, al verte,
te agarraba por tus nalgas y te empotraba
contra la pared para practicar el arte de estar dentro de ti...
Sé que, tal vez, suena muy bruto, pero
en el fondo, soy muy educado y sensual.
Pero es verte y soñar que te amo, aunque
no puedas corresponderme de la misma manera, porque ya tienes en tu vida alguien
que te ama así. Como siempre, llego tarde. O tal vez, no llego tarde, porque ya estás en otras manos que llegaron antes que las mías.

Salvador Periz Nogueras
leer más   
13
10comentarios 86 lecturas versolibre karma: 104

Rebeca

Estaba en la cima de la montaña,
grité tu nombre... - ¡Rebeca!-
Pero solo el eco me contestó con
tu nombre, diluyéndose en el silencio...

Salvador Periz Nogueras
leer más   
20
13comentarios 139 lecturas versolibre karma: 105

Maldito cáncer


Siempre estás ahí,
maldito cáncer.
Siempre andas ahí,
al acecho, esperando
despertar o a ser
despertado.

Maldito cáncer,
deambulas a tus
anchas, con sigilo,
como si no estuvieras,
pero estás.

Maldito cáncer,
te llevas a seres amados
con crueldad,
sin reparar en los vacíos
que dejas a tu paso
devastador.

Maldito cáncer,
yo te digo, malnacido,
que te seguirás llevando
a seres amados,
pero alguien acabará
contigo un día.
Y ese día, será tu final
eterno.

Salvador Periz Nogueras
leer más   
23
14comentarios 235 lecturas versolibre karma: 107

Nada es lo mismo sin tí.

Hola mi vida.
Quiero decirte lo
mucho que te quiero y
que te extraño.
Que nada es lo mismo sin tí.
El sol, no brilla igual.
El viento, no sopla igual.
La lluvia, no cae igual.
En cambio, contigo es todo
distinto.
El sol, brilla como antes.
El viento, sopla como antes.
La lluvia, cae como antes.
Decirte te quiero, es poco
para mí, porque te amo.

Salvador Periz Nogueras
leer más   
25
16comentarios 152 lecturas versolibre karma: 120

Noche oscura

La noche está oscura.
No hay estrellas en el cielo.
Las calles están a oscuras.
No hay luces que iluminen.
Y yo, solo en la calle a oscuras.
La luz se apagó. No sé por
donde andar, pero sigo andando.
Tal vez acabe tropezando y,
quizá no despierte más.
Ni siquiera la luz de la luna
está encendida. Sigo caminando,
pero no sé si llegaré a mi destino,
que no sé cuál es.
Despierto, y veo luz.
¡Ooh! Era una pesadilla. Solo una
maldita pesadilla. Estoy sudado,
pero no me importa, porque estoy
vivo. ¡Vivo! - grito -
Vuelvo a sonreír. Vuelvo a
ver. Vuelvo a nacer.

Por: Salvador Periz Nogueras
leer más   
17
9comentarios 127 lecturas prosapoetica karma: 104

Vacaciones a Holanda en verano de 1984

Año 1984. Yo tenía 17 años. Fui a pasar unas vacaciones de verano a casa de unos amigos holandeses desde mi infancia, a la localidad holandesa de Eindhoven. A los pocos días de estar allí, conocí a otras personas y entre ellas, había una chica rubia, con el pelo corto. Muy simpática. Se llama Nicole. Nunca le pregunté por su edad, pero creo que por aquel entonces, debía tener como mucho, dieciséis años. Rápido congeniamos y nos hicimos amigos. Solo había un problema. Que no sabía el idioma holandés apenas, solo algunas palabras que me habían enseñado mis amigos y muy poco de inglés, más o menos como ahora, aunque ahora, quizá un poquito más. A medida que pasaban los días, me gustaba más. Y me consta que preguntaba cosas de mí a mis amigos. Ella y yo, más o menos nos entendíamos, a veces con gestos y otras, con alguna que otra palabra suelta en holandés y inglés. Reímos mucho y reconozco que, cuando jugaba a fútbol en la calle con otros chicos del barrio, yo me esforzaba por jugar bien tácticamente. Estaba ella allí mirando. ¡Cómo no me iba a esforzar!
leer más   
13
10comentarios 172 lecturas relato karma: 102

Mente obtusa

Mente obtusa, que siempre ahí estás, al acecho.
Siempre ahí estás, a veces para fastidiarme lo que quiero y a quién quiero.
Déjame en paz de vez en cuando,
maldita... O es que, ¿acaso no quieres verme feliz? ¿De qué o de quién me quieres proteger, si me fastidias la vida cuando soy feliz con algo o con alguien?
No es justo. No lo es.
No me fastidies, no me jodas más, por favor. Estoy harto de luchar en mis profundidades contra tí. Y no quiero hacerlo. Pero me obligas a ello. Déjame en paz de una vez, déjame ser feliz. Déjame respirar con lo quiero y con quién quiero.
¡Ya basta! Ya basta... Ya basta...

Por: Salvador Periz Nogueras
leer más   
21
16comentarios 200 lecturas relato karma: 124

Señor

Señor...
No te sigo en ninguna iglesia,
no quiero verte en esos sitios
que llaman sagrados.
Quiero seguirte a través del viento,
a través de la lluvia,
del sol, de cada sonrisa,
de un te quiero, de una mirada
tierna, de un abrazo sincero,
de un beso....
Señor y padre,
en tí me regocijo.
Tú eres amor y ternura,
en mis adentros estás
para darme luz para que
no me pierda por ese camino
lleno de curvas envenenadas y
de espinas que arañan.
Pero ahí estás tú, para darme
fuerzas para seguir y no decaer.
No te sigo por ninguna iglesia.
No creo en ellas. Creo en tí y en
tu amor, en tu compasión y en
tu perdón. Porque eso eres tú,
Padre dimensional infinito.

Salvador Periz Nogueras
leer más   
15
12comentarios 131 lecturas prosapoetica karma: 107

Echo de menos

Echo de menos tus miradas
que antes me hablaban de
amor sin mover los labios,
si no era para besarnos y
sellar ese amor entre sábanas,
que a veces, huelen a tí.

Echo de menos tus caricias
de consuelo cuando estaba
triste; ahora no estoy triste,
pero a veces, añoro esos besos y
esas caricias con cariño y melancolía.

Salvador Periz Nogueras
leer más   
25
19comentarios 123 lecturas versolibre karma: 97

Una flor y un beso (Dedicado a Enid Isáis)

Eres una flor y un beso,
que acompañados de tu
linda sonrisa, es como una
caricia que va flotando por el aire,
hasta llegar a mí.
La recojo con mis labios
entreabiertos y se quedan
en mis adentros.

Salvador Periz Nogueras
leer más   
18
10comentarios 127 lecturas versoclasico karma: 95

Los besos

Los besos...

Tan necesarios para volver
a sentir, para volver a soñar,
para volver a vivir para no ser
un muerto viviente.
Unos besos que,
acompañados de miradas
cómplices, hacen maravillas
con nuestro ser.
Volvemos a ser personas,
personas que nunca
deberíamos dejar de ser.

Salvador Periz Nogueras
leer más   
24
13comentarios 104 lecturas prosapoetica karma: 111

Lloraba y lloraba

Lloraba y lloraba la lluvia...
Traté de darle consuelo
con un pañuelo para secarse
sus lágrimas, pero seguía
llorando con desconsuelo,
nada la podía parar,
nadie la podía consolar...

Nadie...

Salvador Periz Nogueras
leer más   
19
11comentarios 124 lecturas prosapoetica karma: 105