Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

14 de Febrero

(Jotabém con estrambote)

El catorce de febrero,
de cada año, con esmero

celebramos del amor
su día… (Que es un primor)
en el que siempre una flor
se regala con candor

dando un abrazo, o un beso.
Demostrándose con eso

el sentimiento hechicero
nacido de lo mejor
que tenemos en el seso.

Es suceso,
del que hacemos un festín…
¡Gracias a San Valentín!

Autor: @Saltamontes
9
2comentarios 50 lecturas versoclasico karma: 102

Día del amor y la amistad:

Desgranase la alegría
Impregnada de colores
Allí donde los mejores

Deseos en valoría
Enlazados se diría
Loan todos los amores

Apartando los rencores
Mezquinos pues no sería
Objeto de la existencia
Rodar lo malo lo impuro

Y sí todo lo que es puro

Luz y necesaria esencia
Aunar buenos sentimientos

Amándose con ternura
Menester es en procura
Insistente de fundamentos
Solidarios entre humanos
Trabando amistad y amor
Asir la paz dar sabor
Dar abrazos como hermanos.

Autor: @Saltamontes (13/02/2019)
13
12comentarios 89 lecturas versoclasico karma: 93

Requiém

Oportunidad… azogue
In- tan- gi- ble
Hembra… -esquiva y exigente-
Adicta
Caprichosa
Amante…
Ciega al hambre del ordenador
Sorda a los gritos silenciosos del teclado
A los llantos de versátiles poemas
Sin lágrimas (versos)
Oportunidad…, veleidosa, inoportuna, variable.
¡Hazte palpable!
Autor: @Saltamontes (10/2/2019)
14
9comentarios 79 lecturas versolibre karma: 94

La razón de los por qué y porque…

¿Por qué, siempre hay un por qué?
Porque queremos saber…
¿Por qué no acaba el por qué…?
¡Porque acabaría el ser!

@Saltamontes (07/02/2019)
leer más   
12
12comentarios 105 lecturas versolibre karma: 90

Mujer de oro que conocí de niño:

(Jotabé con estrambote)
He visto a una mujer muy parecida:
Alta, delgada, fea, deslucida.

De andar ligero, siempre pasilargo.
Arcoíris su vestido, ancho y largo…

Muchas burlas le hacían, sin embargo,
no le implicaban sentimiento amargo.

Reía de oreja a oreja, contenta.
Amable era con todos, muy atenta.

Su forma de vivir, incomprendida
a muchos les fue de conciencia cargo,
porque solo vivía de su renta.

A nadie daba cuenta
En cuestiones de honradez era espejo
de quienes rechazaban su reflejo.
Autor: @Saltamontes
15
10comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 92

El deber

(Jotabé con estrambote)


Porque a veces, muchos, son los problemas
dejados de resolver, son poemas…

sin cielos despejados, noche o día.
Con negros nubarrones que a porfía
se esmeran y empañan láctea vía
privando a los amantes… la alegría

de amarse contemplando las estrellas
por haber ocultado a todas ellas…

¿Por qué no hacer caso a los teoremas?
Y hacer lo que se debe cada día.
Es evitar lamentables querellas

Logrando sean bellas
las imágenes vistas por los ojos.
De amores llenos, sin manchas ni abrojos.
Autor: @Saltamontes.
9
4comentarios 63 lecturas versoclasico karma: 97

El poeta

Necesitaba espacios para la soledad,
pero no tan vacíos…, di/sin versos.
12
8comentarios 77 lecturas relato karma: 98

Insomnio

Sufro esta noche implacable desvelo
sin saber las razones…, los por qué.
¿Que hacer entonces, si por más que busco
no encuentro el sueño que cierre mis ojos…?
¿Abandonar la cama lentamente?
¿Ir a la cocina y prepararme un té?
Hago las dos cosas, me pongo a leer.
Dormir no consigo, decido escribir…
Inquietas las saltarinas nostalgias
parecieran gritar a mis deseos,
que sí dormían y despiertos ya…
desde la fontana de mis versos,
me señalan cuales debo utilizar
y conminan a no demorar más
Ciega y sorda a sus ayes, mis anhelos,
viendo cuan insensible eres a ruegos…,
en un santiamén hacen de ti ¡nada!
¡Y orgullosos, se mueren al nacer!

Autor: @Saltamontes
13
15comentarios 103 lecturas versolibre karma: 97

Sueños truncos

(I)
No faltaba nada, todo lo preparamos con suficiente tiempo y meticulosidad. Colocamos en el bote los avíos asegurándolos de modo impecable. Los pronósticos de meteorología no podían ser mejores. El único inconveniente fue a última hora: José se arrepintió.
––Manuel, el bote es pequeño y estrecho. No creo que debas arriesgarte. Piensa lo que quieras de mí, pero no voy. ––me dijo.
––No jodas, coño… Debes estar bromeando.
––En lo absoluto.
––Bien, lo haré solo. Salgo a las tres.
Era una madrugada oscura de agosto, José me acompañó hasta el bote para despedirme, no sin antes confesar sus razones para desistir: “No sabía nadar”. Subí a la embarcación. Me alcanzó los remos, viejos pero en muy buen estado. Con ellos en mis manos me senté en el banco y los coloqué adecuadamente. Mi amigo empujó el bote unos metros; las primeras paladas las hice con lentitud y las siguientes me fueron alejando de la orilla hasta perderlo de vista. Física y mentalmente me sentía seguro y optimista. Remé sin prisa, pero con constancia; solo dejaba de hacerlo a veces para darle descanso a mis hombros y brazos. Mi dirección, el norte, me lo indicaba la brújula. El apacible rumor de las olas comenzó a adormecerme y me sumía en meditaciones que aumentaban el peso de mi soledad. Para contrarrestar esos sentimientos opté por hablar conmigo mismo, cantar y silbar, mecanismo que surtió efecto y aliviaba mi espíritu. El alba le fue robando espacio a la noche hasta hacerla desaparecer y anunciar la inminencia de los primeros rayos de sol, esos que por los cuatro costados solo me mostraban el mar y me hacían sentir como un punto en el centro de la inmensidad. Las pocas horas navegadas me parecieron siglos, lo que me hizo pensar que debía prepararme sicológicamente para enfrentar las adversidades inminentes. Comencé a sentir miedo.
(II)
El sol, inclemente se clava como un puñal en mi cabeza, por lo que intuyo que sean las doce. Mi reloj de pulsera dejó de funcionar. Las brisas atenúan los efectos de la temperatura sobre mi piel, pero su incremento presagia malos augurios, porque a lo lejos, veo el oscurecimiento de nubes que se mueven presurosas. Las olas, hasta ahora tranquilas se tornan molestas y balancean el bote; un fuerte relámpago junto a un trueno ensordecedor me hace temblar con un escalofrío a la vez que se disipa el sol. La escena se repite una y otra vez con rayos incluidos. Abundante aguacero cae de pronto, interminable. Comienza a hacer agua la embarcación y con un cubo, nervioso la voy sacando con rapidez. Para colmo, varios tiburones, salen a la superficie, acompañados de un pez piloto y se exhiben y acercan con aparente calma. < ¿Qué será de mi?>, me digo. Me duele la cabeza, siento mareos, vomito y observo la velocidad con que el pez piloto devora todo lo que contenía mi estómago, antes de que se diluyera. No escampa, aunque cesan los estruendos atmosféricos. El viento bate con mayor fuerza y aumenta la altura de las olas moviendo el bote a su antojo. Lo que para mí es un tormento, para los tiburones es una fiesta, se ven más animados. Uno de ellos casi nos vuelca en una embestida. < ¡Éste es el fin!>, pienso…Otros lo imitan y me siento lanzado al aire. ¡Al aire!... Levanto mis brazos y me agarro fuertemente a la cuerda que me izará al avión.

(III)
Les contaré todo detalladamente. Se asombrarán y quizá me hagan mil preguntas que les contestaré con orgullo. A mi camarada, el piloto, le pedire sustituirlo en la conducción de la aeronave y consentirá gustoso. La guiaré a baja altura haciendo el mismo recorrido por aire que el que hice en mi pequeña embarcación; y al llegar al lugar del rescate planearé y todos podremos ver cómo el pez piloto se introducirá en en la boca del tiburon para extraerle y alimentarse de los restos de comida que le queden en los dientes. El bote no lo veremos, porque estará en las profundidades del océano donde yacen tabién muchos sueños.
11
4comentarios 60 lecturas relato karma: 80

A mi nieta:

(2 Jotabé)

—l—
Cuánta expresividad en tu mirada.
Con palabras, no sabes decir nada,

pero con solo ver en tus ojitos
esa luz que ilumina cual foquitos
lo que vas presenciando con rayitos
y en ti guardas en tiernos lugarcitos…

Me demuestras con ello son sustancias,
que te nutres de lindas experiencias

que in crescendo tendrás acumulada
para aprender de los muchos poquitos
y hacerte fuente de luminiscencias.

—2—
Hasta mayo no cumples los dos años,
y aunque brava te ponen los regaños,

pronto lo olvidas, no eres rencorosa.
Alegre y vivaz, como mariposa,
te vas de un lugar a otro, revoltosa
cogiendo con tus manos cualquier cosa…

Y al mirarte algún ojo atravesado
haces mohín, y miras a otro lado.

Perenne sonrisa de cumpleaños
dibujas en tu cara tan graciosa.
¡¡Mi nietecita, me tienes robado!!
20
12comentarios 111 lecturas versoclasico karma: 99

Jotabeando estrambótico:

(Jotabé con estrambote)

Has entrado en mis sueños…, tan así,
que mi pasión llegó a su frenesí.

No hay noches que no sueñe con tu encanto,
sentirte junto a mí me gusta tanto…,
que si me faltas sería un quebranto
que me sumiría en constante llanto.

Y como eres real, de carne y hueso.
Y lo que narro un sueño que confieso.

Mejor debería volver en sí,
procurando me veas como un santo
capaz de deleitarte en embeleso.

Y el resultado de eso:
Estaría junto a ti tan feliz…
¡Como en mazorca un grano de maíz!
Autor: @Saltamontes.
12
8comentarios 70 lecturas versoclasico karma: 96

El desengaño:

(Jotabé con estrambote)

Triste realidad el desengaño,
que te hace ver como si fuera extraño

el sentimiento que te lo revela…:
Es sentirse en la penumbra sin vela,
ver pasar por los ojos una estela,
una paloma herida que no vuela.

Y entonces triste, te abruma una pena.
Que es como ola del mar sobre la arena.

Pero firme y de pie se extirpa el daño,
para tenderlo con mortuoria esquela
Y hacer de la experiencia cosa buena.

Blanca y pura azucena…
Que protegiéndonos de los agravios
Nos harán más curtidos y más sabios.
@Saltamontes.
20
10comentarios 79 lecturas versoclasico karma: 100

No es culpable la poesía:

(Jotabéa con estrambote)

¿Qué hacer contigo, tiempo? ¡No alcanzo ni a pedazos!
Y por más que lo intento, sumido en los abrazos

de aprietos sofocantes que reclaman urgencia
para resolver cosas, no hechas por inconsciencia;
que, a soláz pude hacer, y también con paciencia…
¡Ya me pasan factura!, ¡Que triste la experiencia!
No debo echar la culpa por lo que yo no hacía,
a la literatura…, la ingenua poesía…

Es cierto, roban tiempo, me acogen sus regazos
¡Más no debo dormir, en luna de Valencia!

Con el amor de antes, pero por profecía…

Aunque en menor porfía,
escribiré poemas, sin dejar quehaceres.
¡Y como buen poeta, disfrutaré placeres!


Autor: @Saltamontes. (20/01/2019)
12
16comentarios 106 lecturas versoclasico karma: 112

Coctel de haiku

(I)
Mata de coco
Cae en balance una penca
Se asusta el perro

(2)
Cementerio.
En olvidada tumba
Germina una flor

(3)
Vientos del sur
Desvisten al árbol
Vuelan las hojas.

(4)
Un arcoíris
El agua por la calle
Pasa de prisa.

(5)
Truena y no llueve
Tendederas vacías.
Ropas mojadas.
13
6comentarios 69 lecturas japonesa karma: 84

El hombre debe ser…:

(Jotabeím)

1 —
El último en acostarse
Y el primero en levantarse.

Eso decía mi madre,
ratificaba mi padre
y el padrino, su compadre…
Que al hombre que no le cuadre
esa costumbre por norma,
verá como se deforma

sin que pueda cuenta darse
y aunque como perro ladre,
la familia en mala horma.


—2 —
Y no es cuestión de machismo.
Es el puro realismo

que nuestros antepasados
dejaron en sus legados,
para dejar allanados
los caminos ya trillados.

Por eso, sabios consejos,
siempre nos dan nuestros viejos.

Y nos dicen que lo mismo
que a ellos le brindaron vados,
nos lo muestran como espejos.


—3—
¿Por qué la familia existe?
Es pregunta que persiste,

aunque todo el mundo sabe
Y a nadie duda le cabe,
que hombre y mujer son la clave
de que se sustente y trabe;

se multiplique y extienda
y todas busquen prebenda;

y como toro que embiste…;
también carne, pan, casabe
sin importarle contienda.


—4 —
Así ocurre en todas partes
Las familias son baluartes

Que hay que atender y cuidar,
sostener bien y educar
para que su bienestar
como luz pueda brillar.

De eso es responsable el hombre
…y la mujer, no se asombre.

Unidos son estandartes
una cuestión medular
Para que nada se escombre


—5 —
Cuántos de familia son,
no es cosa de discusión.

Ya sea grande o pequeña,
lo importante está en su seña,
si al mostrarla es halagüeña
será su mejor reseña;

y el mérito se lo lleva
aquel que sirvió de leva

y esa es la causa y razón
por la que el hombre se empeña
en ser de ese barco vela.

—6 —
Dirigir a una familia,
al hacerlo bien afilia

a todos sus componentes,
cuya condición de gentes
los hacen tan diferentes,
a pesar de ser parientes.

Por eso con mano dura
y sin perder la ternura

el padre siempre consilia
las razones indulgentes
de su mujer, madre pura.


—7 —
Siempre debe estar al tanto
De los por qué y los por cuánto

hay en la familia alguno
Que no tomó el desayuno,
Y velar por que ninguno
Tenga que sufrir ayuno

Tampoco que alguna pena
Note a la hora de la cena

Que pueda provocar llanto
Pues sería inoportuno
Para una noche serena


—8 —
El padre es hombre que debe
Mostrar que siempre se atreve

A hacer grandes sacrificios
Y no caer en los vicios
Ni creer en maleficios
Solo en los buenos oficios.

Debe ser siempre un ejemplo
De conducta como el templo

Que inspire a su prole en breve
Recibir buenos auspicios…
¡Nada de contraejemplo!


—9 —
Garantizar debe y puede
Por mucho que el tiempo ruede

que sus hijos se encaminen
y ellos mismos determinen
estudios que los empinen
a lograr lo que definen

No es cómoda la tarea,
pero él hace lo que sea

procurando que no quede
A merced de que terminen
quemados como una tea


—10 —
Los padres crean la horma,
en que la familia forma

va cogiendo y se moldea…
Si la horma es mala, se afea;
Si es buena, se regodea
cumpliendo cualquier tarea

sea de noche o de día.
Y con total simpatía

al cumplir lo hace por norma
para quién la orienta vea
que hicieron lo que pedía.


—11 —
Para velarles el sueño,
el hombre se hace el empeño

de a todos ver acostarse;
no sin antes cerciorarse
de quién debe levantarse
bien temprano y prepararse

para asistir al trabajo.
Se acuesta y duerme a destajo.

E interrumpiendo el ensueño,
es el primero en tirarse
para a todos dar atajo.

*
12
14comentarios 109 lecturas versoclasico karma: 84

El amor:

(Jotabém con estrambote)


Tal como bella es la flor,
que nos regala el olor

de su perfume… y bien huele;
también de su espina duele…,
ese pinchazo que suele
propinar para que vuele…

la sangre de quien se atreve
a darle un corte, aunque leve

a su rama, que es primor
y nunca le pierde el vele,
de todo lo que se mueve.

Truene o llueve…
Es el amor ilusión.
De sentimientos pasión.

Auto: @Saltamontes. (15/01/2019)
12
7comentarios 78 lecturas versoclasico karma: 86

Recuerdo confuso

Los ojos de mis sueños se pierden por angustiosos parajes de ensueños donde caprichosas suertes de anómalas escenas indescifrables y sucesivas, de estupor en estupor me sitúan en peligros abismales de los que inexplicable y asombrosamente salgo ileso, con sustos que me dejan sin aliento y sobresaltado mientras fuertes corrientes de agua arrasan todo a su paso, excepto el lugar donde estoy y nunca he estado…, y de súbito, en el preciso momento de perecer ahogado… ¡Me despierto! Y aún, casi sin respiración, sin ton ni son, escribo este absurdo relato.
@Saltamontes (05/01/2019)
8
2comentarios 66 lecturas relato karma: 89

Monosilabeando:

Si-tu-me-ves
tal-cual-yo-soy
Por-ti-mi-ser
que-es-luz-te-doy
Si-vas-mis-pies
se-van-con-vos
(¡…voz!)
y-ver-los-dos
reir-al-sol
¡Oh!-mi-Dios.
@Sltamontes (13/01/2019)
9
2comentarios 32 lecturas versolibre karma: 96

Miami-Habana

— Cuba es un país pequeño, hermoso, de bellos palmares y cocoteros; de dulce caña y deliciosas frutas… ¡Y tiene un cielo tan azul! ¡Tan azul!... que es el principal motivo de lo acogedor de sus playas, de sus preciosas playas. Tiene más o menos la figura de un caimán, de un caimán que no se arrastra, y bien dicho sea, pero que se sabe defender y no permite que se le ofenda. Y su gente… ¡Qué gente! No los hay en el mundo más solícitos, campechanos y guarosos, que en el español cubano significa: abiertos, familiares y tan divertidos que enseguida se granjean el afecto y el cariño de quienes los visitan… —Disertaba con elocuencia ante un grupo de viajeros de un vuelo demorado con destino a La Habana.
— ¿Eres cubano…? —Le preguntó otro pasajero con los ojos empañados...
—No lo soy, aunque me sentiría dichoso de serlo. He visitado tantas veces la isla... ¿Y tú, de donde eres? —dijo el viejo.
—De Cuba —dijo con cierta vergüenza.
— ¿Pero eres cubano de aquí, o de allá?
Tras una larga reflexión contesto apesadumbrado:
—Me fui de allá hace más de treinta años…—y pasándose la mano por la cabeza continuó —Desde entonces no he vuelto, lo hago hoy por vez primera. A ver familiares, algunos que solo conozco en fotos.
—Es duro eso. ¿Eres feliz?
No respondió. Respiro profundamente y se pasó el dorso de la mano por los ojos al notar que eran observados con atención por otros interesados en escucharlos.
—Usted me ha conmovido con sus palabras. Extraño todo lo que dijo. Solo no mencionó, entre otras cosas: Tabaco y ron. —Dio un largo abrazo a su interlocutor, sin poder ocultar las lágrimas.
*
8
4comentarios 63 lecturas relato karma: 86

Soneto:

Conquistarla no quería… ¡Yo lo juro!
Aunque su belleza era singular
Y cada día la miraba al pasar
Con su andar elegante y sin apuro

A ella debía intrigarla estoy seguro
Que solo la mirara sin hablar
Nunca osé con mi boca piropear
Sus encantos su cuerpo y mirar puro

Tenía unos ojos verdes que preciosos
Cierta vez me miraron jubilosos
Con un sonriente guiño que avivó

Las llamas del deseo de poseerla
Y entonces sí mi ego se activó...
Logré hacer mía la tan preciada perla
Autor: @Saltamontes (12/01/2019)
13
12comentarios 88 lecturas versoclasico karma: 109