Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Manto protector

Mamá,
acompáñame,
no me dejes sola,
el pasillo es tan largo,
tan oscuro el camino
a mi habitación.

No puedo hacerlo sola.
Mamá, por favor,
las sombras ocultan monstruos,
algunos imaginados,
otros inimaginables.

Todos quieren comerse mi carne tierna,
esa que esconde
el dinosaurio de mi pecho.
Me ha prometido
que no dejará que nada atraviese
la suavidad de mi piel.

Pero sé que los monstruos
tienen uñas y dientes afilados,
muchos ojos que miran con maldad.
Sé que te sonríen
antes de morderte
y que estarán ahí,
acechando toda la noche
hasta que el sueño me proteja.

Mamá, duerme conmigo,
quédate conmigo
hasta que amanezca.
Hasta que la luz
derrita sus cuerpos peludos
y desfigure
todavía más
sus horribles rostros.

Sólo quiero que ardan
sólo quiero a mamá
y que vigiles mis sueños.

Mamá, acompáñame,
o mejor,
llévame contigo a tu cama.
Deja que en la oscuridad
pueda sentir el calor
que desprende tu cuerpo.
Que con solo alargar las manitas
pueda tocar tu precioso rostro.
Y sentir tu manto protector
cuando sus ojos brillen en la oscuridad.
6
5comentarios 53 lecturas versolibre karma: 58

Belmez

Y,
en mis paredes blancas
tu rostro
aparece y desaparece
como las caras de Belmez.

Cada vez más difuminado
por mi perspectiva miope
que confunde tu sonrisa,
antes cálida,
ahora extraña y conspiradora.

Extraño es el tiempo
que confunde
mis recuerdos,
como extraña es la persona
que tú eres ahora.
2
sin comentarios 43 lecturas versolibre karma: 31

Ardiendo (III)

Un virus ha invadido la tierra
y, mientras miles mueren,
yo sólo deseo que vuelvas y me contagies.

Pues no tengo miedo a la muerte,
lo único que temo es darme cuenta,
antes de desaparecer,
de que no conservo nada tuyo.
4
4comentarios 55 lecturas versolibre karma: 62

Arde (II)

Tú te limitas a no estar.
Yo, trabajo y trabajo.
Construyo un palacio de papel
pero tú nunca quisiste reinar
y las paredes están ardiendo.

Y el Antiguo Orden Mundial
da paso a una nueva sociedad
que anhela el amor perdido
entre las cenizas.

Calcinado,
tumbado sobre las brasas
del infierno de nuestros sentimientos,
frustración y deseos incumplidos.
4
sin comentarios 33 lecturas versolibre karma: 58

Cuchillas (VI)

Y llegas a la conclusión de que estás solo y asustando,
de que nadie va a venir a salvarte.
Sabes que volverán a ocurrir cosas horribles
y sólo tienes tres opciones:
verdugo, víctima o ambas cosas.

Te faltará valor para hacerlo solo.
Te harás cortes en los muslos,
buscando una mínima concentración,
algo que te haga olvidarme.
Pero es tarde ya,

Seres mitológicos nos han santiguado con su bendito esperma.
Tomaron aquella decisión por ti.
Siempre estarás solo y asustando,
pero descuida,
yo estaré siempre por aquí,
dispuesto a tomar el control
y, por mucho que pase,
puedes contar conmigo,
siempre dispuesto a redimirte
cometiendo por ti todos los pecados innombrables
y necesarios para sanar tu alma enferma de horror.
1
sin comentarios 30 lecturas versolibre karma: 11

Cuchillas (V)

Volviendo a tu vida,
a tu dieta de alcohol y medicación,
once cápsulas,
el polvo subiendo por tu nariz,
invadiendo tu cerebro,
otorgándome el control.
Quieres volver a dormirte
pero te da miedo hacerlo.
Pones la música al máximo,
pero es sólo sonido de fondo
cuando yo te grito al oído.
5
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 41

Ardiendo (I)

Días quietos, futuro incierto;
días largos, pluma inquieta,
días sin ti, noches malgastadas.
Y, mientras,
tu ausencia se cuela entre los huecos de las paredes,
no como, no duermo,
sólo escribo, trabajo y trabajo,
pinto con letras paisajes en blanco y negro,
grises como este cielo de cemento.
2
2comentarios 40 lecturas versolibre karma: 31

Cuchillas (IV)

Cogí a aquella muñeca,
pasado desesperado en soledad.
Ella tampoco era capaz de controlar sus recuerdos
y me dijo que le gustaba cortarse la piel.
Empezamos el ritual,
los santos lloraban excrementos
y yo acariciaba su cara con aquella cuchilla.
Sabía que Dios no me pondría límites
si conseguía destruir algo tan hermoso.
Entonces, lo tuve claro,
bebí su sangre y nos besamos,
hicimos el amor
hasta que nos explotaron las venas.
Entonces despertaste
y te convenciste a ti mismo
de que nada más había sido un sueño.
3
2comentarios 36 lecturas versolibre karma: 39

Cuchillas (III)

Duerme, niño, duerme,
yo vigilaré tu sueño,
tomaré el control,
te concederé todo lo que deseas:
sangre, entrañas, polución,
la destrucción de nuevos mundos,
sustituyéndolos por otros en los que el placer no tenga límites.
2
sin comentarios 23 lecturas versolibre karma: 24

Cuchillas (II)

Pasaron los años
y se repitieron aquellas tardes de alcohol y barbitúricos,
demasiado cobarde para continuar despierto,
enganchado al narcótico sabor de la eutanasia,
volviendo a ver esas imágenes una y otra vez,
construyen un cuadro tan atrayente,
que puedes revolcarte en el placer y el dolor simultáneamente.
Pero nada de esto tiene sentido si no hay público
y tú eres demasiado cobarde para pasar a la acción.
1
sin comentarios 47 lecturas versolibre karma: 14

Cuchillas (I)

Eras solamente un niño cuando nací,
cuando ocurrieron todas aquellas cosas terribles
¿Recuerdas?
Esperma y entrañas de animal.
Hombres santos murieron,
víctimas del fanatismo religioso.
Y tú tumbado llorando en el suelo,
frío de azulejos en tu rostro.
Eran el cadáver de tu inocencia.
2
sin comentarios 39 lecturas versolibre karma: 33

Quema

Si te abro mi alma,
ataca sin piedad,
muerde,
degrada,
destroza
y quema todas las cartas.

Y, con ellas, las promesas
que fui incapaz de cumplir.
leer más   
15
4comentarios 78 lecturas versolibre karma: 84

Las luces alternas

Ha pasado el tiempo
y han aumentado las responsabilidades.
La madurez me agota,
pero cuando estoy contigo me siento joven.


A veces me miro al espejo,
raramente me gusta lo que veo,
tengo demasiada barriga,
tantas marcas en mi rostro…
Cuando posas tu mirada en mí,
sonríes,
haces que me sienta atractivo.


Digo demasiadas estupideces,
ninguno de mis chistes ha tenido gracia,
¿Por qué he dicho eso?
No debería haberlo dicho.
Sin embargo,
tú te ríes con mis historias
y todas mis teorías te parecen interesantes.
De repente soy inteligente y divertido.

Me planteo metas y soy incapaz de cumplirlas.
Mis pensamientos se desordenan constantemente.
Mi seguridad se diluye.
Pero contigo a mi lado me convierto en un derroche de talento.

Al despertar
veo tu rostro.
Mis pesadillas se desvanecen.

A tu lado pienso:
muéstrame todos tus defectos,
deja que disfrute de ellos.
Grítame,
insiste en que me tienes que ir detrás,
quizá algún día no vuelva a sentirme solo.

Los amores de tus libros no resisten comparaciones.
Tus personajes literarios aman en blanco y negro.
Nuestra historia será así,
quizá la más simple,
pero hemos habitado este mundo
y quedará escrita en el horizonte.
7
3comentarios 73 lecturas versolibre karma: 83

Hermenéutica del Deseo

¿Nos conocemos? Prométeme que nunca me abandonarás. ¿De qué color son mis ojos? Mándame un mensaje cuando llegues. Cuelga tú, no: cuelga tú. Alucinará cuando le propongas echar un polvo en los baños de su restaurante favorito. Eres lo mejor que me ha pasado en la vida. Es la mujer de mi vida. Será el padre de mis hijos. En la felación: si te corres te mato, cariño. Me he leído todos los libros necesarios para comprender tu apariencia. Hueles a perfume. Me sentía cómodo en relaciones de plástico, hasta que te conocí. ¿Cuánto me quieres? Te quiero de aquí a la luna y volver. ¿Tanto? Seré mejor, sólo por ti. Este cura está para hacerle un pájaro espino. Bodas de oro. Bodas de plata. Bodas de bronce. Cada semana visita la tumba de su mujer y le lleva flores. Nos haremos pareja de hecho, nosotros no necesitamos un papel que diga que nos queremos. Triángulo de Amor Bizarro. Lo que más me gusta de él es que parece que no va a quedarse calvo. Enséñame a besar. Me basta con que me roces para correrme. La respuesta es sencilla: el gato de Schrödinger. Cómo alguien como tú se pudo enamorar de alguien como yo. Él es más guapo, pero tú eres más atractivo. Me ha guiñado un ojo. ¿Qué estará pensando? Si te mira a los labios es que le atraes. Perdí la virginidad a los trece años. Mi corazón late más fuerte cuando te veo. Me gustaría que tuviera la personalidad de éste y el cuerpo de aquel. Sexo y conversación. Me estoy carteando con un preso que mató a 30 personas. ¿Podrías enviarme un vídeo haciendo globos de chicle? No te regales, pero asegúrate de que él ve lo que quiere ver. Transmite seguridad en ti mismo. Hazla reír. Cinco paja, diez mamada, veinticinco completo. No soporto a tu madre. Cómo puedo estar enamorado de ti si no entiendes la música que me gusta. No te pongas ese avatar en facebook, tenemos amigos comunes. Nunca seré lo suficientemente bueno para ti. Qué pasa, ¿es qué tienes la regla? Carbura, nena, carbura. Diez cosas que las mujeres creen que atraen a los hombres y como que no. El amor es frágil como el cristal. Tener un hijo tal vez pudiera ser la solución. Vamos a engañarnos, y dime mi cielo que esto va a durar siempre. No sé cómo pude enamorarme de él, no le gusta leer. Prefiero la playa, tú la montaña. En los viajes de trabajo siempre aprovecho para ir de putas. Lo mejor es perder la virginidad cuanto antes. La nuestra es una relación platónica. Sí, estoy casado, pero nos vamos a divorciar, te lo prometo. Le preguntó qué era lo que más le gustaba de ella, y él le respondió que eran sus ojos, días después los recibió por correo, en una caja de cristal, envueltos en papel de periódico. Te quiero, pero no te deseo. Siempre podemos quedar como amigos. Amor significa no decir nunca lo siento. No lo volveré a hacer, te lo prometo, esta vez tienes que creerme. Tía, no te ralles. No todo el monte es orégano. Sorpréndele con una cena romántica. No repetiremos los errores de nuestros padres. No quiero perderte. No puedo olvidarte. No comas con la boca abierta, eres un cerdo. Todas las mujeres sois unas histéricas. Yo me casaré por la iglesia y tú por el juzgado. Me he enterado porque entré en su correo. A mi novio no le gusta que quede contigo. Me han dicho que duermen en camas separadas. El amor sólo es química, no decidimos de quien nos enamoramos. No le denuncia porque está enamorada de él. Si no estás celosa es porque no me quieres lo suficiente. No es lo mismo follar que hacer el amor. Hay hombres que en la marcha atrás no se retiran a tiempo para demostrarte que ellos tienen el control. Llegas muy tarde últimamente, ¿estás viéndote con alguien?. Encontrarás el amor cuando dejes de buscarlo. Hay mucha hipocresía entre las parejas vainilla. Los hombres pensáis con la polla. Te marchaste y ahora me siento melancólica, y no estoy bien. Algún día se superarán los prejuicios respecto al amor a los niños, como en su día se superaron los relativos a la homosexualidad. Mi vida eres tú y solamente tú. Siempre nos arrepentimos demasiado tarde. El día de la boda es el más importante en la vida de una mujer. Yo primero miro el físico pero después en lo que más me fijo es en la personalidad. Prefiero los vídeos de dominación femenina. Prefiero los vídeos de sexo anal. Es una locura que te vayas a vivir a Alemania por amor, vas a arruinarte la vida. Los jóvenes viven el sexo más libremente de lo que lo vivíamos nosotros: prefieren el sexo virtual al real. Me da vergüenza decirlo, pero no perdí la virginidad hasta los veintiún años, vivía en un pueblo pequeño. Le echaba nuez moscada en el café que le hacía cada mañana. Esos hombres tienen derecho a hacer con su vida lo que quieran pero no deberían besarse en público, y menos si hay niños mirando. Las dos maestras vivían juntas en una casa a las afueras, eran la comidilla del pueblo. Jesusito de mi vida, eres niño como yo, por eso te quiero tanto y te doy mi corazón. Aquel cura me tiró al suelo, se puso encima y me violó. La maté porque era mala, la maté porque era mía. No puede dejarle porque no se puede mantener por sí misma. Este vestido cuesta 15000 dólares pero podemos hacerte un descuento del 2%. Desde aquel día fatal todo me parece mal, nunca más volveré a querer sentirme bien. La persona que crees que soy no existe. Busco compañera de piso, posibilidad de reducir la cuota de alquiler a cambio de favores sexuales. Inglaterra ha decidido crear un Ministerio de la soledad para paliar una de las mayores plagas de las sociedades modernas. El otro día me crucé con ella y tenía un moratón en el ojo. Revolcarse en el fango no es la mejor manera de limpiarse. El amor es mentira. Sé lo mucho que has rezado por mi alma, pero es tarde, yo ya estoy condenado. Él le preguntó si sería capaz de matar y ella respondió: “sólo si me dejas”. El lugar más seguro del mundo es a tu lado. Me has hecho mucho daño. Sin ti no soy nada. No me quieres, nunca me has querido. Te odio. Me has destrozado la vida. Nunca te perdonaré. Amarte significa siempre sentirme inferior, estar siempre triste, dejar que me hagas daño. Perdí la virginidad a los once años, con un pederasta en un baño público. Echo de menos a la persona que eras antes. Me mataré si me dejas. No llores cariño, todo saldrá bien.
2
sin comentarios 32 lecturas prosapoetica karma: 28

Tres mesas girando a la izquierda

Aquí en la oficina es imposible saber si es de día o de noche.
No hay ventanas, solamente fluorescentes
que hacen que todo parezca más oscuro.

Mi mesa llena de papeles que ordenar
los leo,
estudio su contenido cuidadosamente,
hasta llegar a la conclusión de que no entiendo nada.

Entonces, los guardo en un archivador.
sin perder la esperanza
de que un día arda todo este edificio
y, con él, todos los recuerdos de mi desdicha.

Tú, vete a saber donde estás tú.
Pensé en escribirte una carta de amor
pero me temo que mis musas no están aquí;
deben estar haciendo cola en la fotocopiadora.
Imposible encontrarlas,
aquello parece una manifestación.

Grupos de grapadoras buscan escondites
en cajones, armarios, incluso el cuarto de baño,
jugando a piedra, papel o tijera
temen la venganza de miles de folios agujereados.

Mientras, nosotros, las hormigas,
trabajamos sin descanso
y también sin posibilidad
de guardar reservas para el invierno,
apenas nos llega para acabar el mes.

Pero te prometo, eso sí,
que algún día atracaré un banco
y, en nuestra huida,
visitaremos todos los lugares que vimos en las películas.
Sería maravilloso, ¿no crees?

Bajar cuestas sentados en estas sillas,
desgastar los rodamientos,
disparar pósits contra las lunas
de los coches de policía.
Convertir estos memorándums
hasta ahora plenos de sopor
en una infinita historia de amor.

Aunque la verdad es que ni te conozco,
sólo te imagino conmigo fuera de aquí,
sólo sé que te sientas a tres mesas girando a la izquierda,
que vienes cada mañana con tu carita de sueño
y te vas todos los días a las tres en punto.
Me pregunto qué harás cuando no estás aquí,
si sueñas en escapar como yo lo hago.
Sólo sé que un día me sonreíste,
que nadie había sonreído aquí antes,
y que mi vida
no sería un precio excesivo
a cambio de tu libertad.
3
3comentarios 59 lecturas versolibre karma: 47

Al otro lado

Entre la vigilia y el verso,
imágenes de viejos vídeos domésticos
se proyectan en nuestras paredes blancas.
El humo las acaricia,
es un ser extraño que invade la habitación,
se mueve como una serpiente
y, entonces, todo brilla a mi alrededor.

Estuve a punto de perderme en un sueño,
en el que tocaba las nubes
y no eran más que tu pecho de algodón.
Sentía calor a tu lado,
en tu mirada llena de orgullo en los paisajes.
Ahora tengo frío cuando estás a mi lado.

Soy un témpano de hielo,
atrapado en este lado
pienso en cómo volver,
atravesar la pared,
para volver a estar contigo.

Y me pierdo en la idea
de que, cuando todo está mejor
siempre me las arreglo para que vuelva a peor.
Al otro lado, en la otra orilla, sólo yo era consciente,
ahora lo sabemos los dos
y ningunos de los dos tiene la certeza
de que me cojas de la mano
cuando vuelva a caer.
¿Merecería la pena?

Vacío de sonido que puebla nuestros recuerdos,
han perdido todo el sentido a base de promesas incumplidas,
decepciones constantes que oscurecen tu rostro iluminado.
Era lo único que me quedaba
y, ahora, solamente una buena razón para saltar al vacío.

Y no te pregunto dónde estás,
porque tengo claro que soy yo el que no estoy.
Te veo parada frente al quiosco del parque.
Sé que me esperas a mí no
Sino a la persona que era
antes de romper todos nuestros juramentos.

Todas esos fotogramas (recuerdos)
donde todo es resplandeciente,
como ese cielo iluminado,
rosa y naranja al anochecer.
Podíamos tocarlo con la punta de los dedos.
Podríamos rasparlo con nuestras uñas,
romper la pared,
viajar a las estrellas,
donde ya nada importe
y nuestros cuerpos no sean más
que una excusa para pasarlo bien.

Creí que el amor bastaba
para estar al otro lado
pero, perdido entre la culpabilidad y el espanto,
por mucho que mi mente trate de desligarme de mis errores
entiendo finalmente
que aquel que estaba al otro lado no soy yo.

Abro la ventana,
todo el humo sale de la habitación ordenadamente.
Con él los colores, ahora todo es gris.
Me vence el deseo de soñar.
Despedirme.
Perdona que no pueda prometerte
que volveremos a vernos en la otra orilla.
4
4comentarios 37 lecturas versolibre karma: 47

Arañas

Arañas en la oscuridad.
No enciendas la luz.
Ellas no podrán verte.
Perros salvajes,
mascotas de satanás.

Tu único amigo el silencio,
ese lugar donde pasas
la mayor parte del tiempo,
donde nadie puede escuchar
tus pensamientos masoquistas

Hay en tu habitación
un retrato de Dorian Gray,
una televisión difuminada
y una cuchilla
que viola tus entrañas.

No vuelvas a mirar atrás
ese tiempo que revives
nunca existió.
Sólo quedas tú
y las mentiras que inventaste.

Aquel espejo,
donde se reflejan tus entrañas.
Aquellos vicios,
se cobrarán su peaje.
Aquel cerebro
de un adolescente,
siempre se negó a crecer.

Vivir en la irrealidad,
mires donde mires,
tratas de encontrar aquel momento
en que tus células sonrosadas de la infancia
se convirtieron en arañas negras,
que te miran a través de ocho ojos
y clavan en todas tus virtudes
sus patas puntiagudas.

Se han dado un festín con tu piel,
Ahora tienen ganas de vomitar
todos los pecados que cometiste en su nombre.
Todas las veces que obtuviste la redención
y renunciaste a ella
a cambio de seguir a su lado.

El deseo que le hacías sentir,
ya no lo siente
y lo que era
un instante supremo de necesidad,
ahora sólo es un cuerpo desnudo
que se está marchitando.

Es tu carne oxidada,
degradada hasta la putrefacción.
Sólo quiere descanso
y no encontrará nada más que dolor.

Sueñas con un amanecer
que las espante a todas.
Sin darte cuenta
de que, por muchos amaneceres que veas,
la oscuridad seguirá residiendo en tu interior.
Arañas de sangre verde viscosa,
cáncer, VIH, qué más da,
escogiste demasiadas enfermedades,
mientras el polvo blanco y el marrón
entraban en tus venas.
5
2comentarios 47 lecturas versolibre karma: 68

La música del azar

Hay quien piensa que Dios escribe la historia con renglones torcidos. Otros hablan del pensamiento único, de empresas e instituciones al servicio del capitalismo que nos imponen un modo de actuar y pensar basado en el consumo y la maximización del beneficio (económico). También hay quien encuentra el sentido en caos. Se trataría, simplemente, de seguir bailando mientras el mundo gira, porque todo ese movimiento implica que seguimos vivos. Vivos a pesar de nuestros actos. A pesar de la certeza de que en cualquier situación, por mala que sea, siempre, da igual la gravedad de los problemas a los que nos estemos enfrentando, siempre, surge la posibilidad de cagarla todavía más.

Algunos tuvimos desde niños la intuición de que estábamos hundidos en el fango. Lo que nuestra frágil naturaleza humana no nos permitió siquiera imaginar es que ese charco en que transcurre nuestra existencia es un ente insondable. Que la bola gira en dirección contraria a los números y, aunque en nuestra mente tenga todo el sentido apostarlo todo a rojo o negro, nunca podemos saber de qué lado va a caer la bola. Y es en aquella ruleta en la que radica el verdadero sentido de la existencia porque, mientras la bola renqueante trata de decidirse en caer en uno u otro número, sea cual sea nuestra estrategia, en el fondo, somos conscientes de que no sirve de nada, porque en ese instante todo depende de las leyes de la física o de la música del azar.

Por último, siempre te encontrarás con alguien que te diga que hay que arrepentirse sólo de las cosas que uno ha hecho, como dijo el poeta confieso que he vivido, como si los demás no lo hubieran hecho. Como si la vida se compusiera de algo más que recuerdos, que no son otra cosa que los restos de un espejo que se ha roto en mil pedazos que somos incapaces de recomponer. Porque nuestra historia siempre estará rota, siempre nos faltarán algunos pedazos e ignoraremos conscientemente muchos otros por el simple hecho de que no podemos aceptar el modo en el que en ellos nos veremos reflejados.

Por tanto, no nos queda otra posibilidad que la de seguir en movimiento. Pintar círculos sobre lo que en realidad es una espiral. Y pensar, en mi caso, que ojalá existiera un ser superior, porque entonces todavía me quedaría la esperanza de que algún día bajara de entre las nubes para mirarme a los ojos y disculparse por haberme dado el regalo envenenado de una existencia que nunca pedí ni quise tener. Porque, por mucho que me empeñe que lo lógico sería que la bola caiga en el lugar predicho, la mayor parte de las veces lo hará en el lugar equivocado.
5
sin comentarios 100 lecturas prosapoetica karma: 71

Pantallas

Winners don’t use drugs. Eso es lo que rezaban las máquinas de los salones recreativos cuando éramos niños. Lo recuerdo, bajo el escudo del FBI, de quienes lo único que sabíamos es que eran los federales, aquellos que pretendían robar el caso a esos policías que fueron los héroes de nuestra infancia.

Resulta paradójico que decidieran poner aquel mensaje ahí, en la que fue la primera gran adicción de muchos de nosotros. Nadie hablaba todavía de ludopatía infantil, pero nosotros, ajenos a todo aquello, esperábamos al viernes para convertir nuestra paga de veinte duros en cuatro monedas de cinco y meterlas en la máquina, en un intento inconsciente y vacuo de escapar de una realidad persistente que apenas comprendíamos.

A esa adicción siguieron muchas más, obviamente.

En la presentación del cinematógrafo de los hermanos Lumière proyectaron las imágenes en movimiento de una locomotora llegando a la estación. Los espectadores, nunca antes hubo testigos de algo semejante, acabaron algunos huyendo, otros, mareados, vomitando. Aquellas imágenes en blanco y negro acabaron confundiéndose con la realidad.

Nosotros hemos llegado más lejos todavía. Estamos en el punto en que nuestra existencia se ha fusionado con nuestro reflejo. Las pantallas y las cámaras nos poseen, nos vigilan, nos excitan y nos esclavizan. Todos nuestros datos están almacenados en discos duros. Si desaparecieran, dejaríamos de existir. Si nadie nos pudiera grabar, nada de lo que haríamos tendría la menor importancia. No somos diferentes de las sombras, inexistentes cuando no hay iluminación. Somos coleccionistas de historias, desde pequeños, venciendo a los malos, uno tras otro, protegidos bajo el cobijo de un avatar, asumiendo personalidades ajenas, vidas alternas cuyo movimiento capturamos en una pantalla, en un relato o en una película y, en el exterior, reducidos a datos, sólo queda de nosotros la decisión de un algoritmo que capta nuestra alma al ritmo de los clicks del ratón.

Somos los que vivimos con la única finalidad del proyectar una imagen ante los demás. Nuestro sustento depende de ello, nuestra realidad es pensamiento único, vigilancia constante, nuestra imagen en blanco y negro en la pantalla de una cámara de seguridad en una estación antes de desaparecer por decisión de un mártir empeñado en agradar a su dios a base de amonal y metralla. Somos lo que los demás imaginan, pedazos de imágenes sugerentes en redes sociales, textos que tratan de aprehender nuestra esencia sin definirnos, porque lo cierto es que no sabríamos como hacerlo, ya que somos los que no vivieron, el reflejo de una existencia perfecta que nunca vamos experimentar.
3
sin comentarios 35 lecturas prosapoetica karma: 46

Una medida de alegría siempre transitoria

Quizá la espera no haya merecido la pena
pero, créeme: no me importa decepcionarte.
Tuve que partir, viajar alrededor
y darme cuenta de que nada importaba,
sólo tu presencia y mi esclavitud.
Aquella que daba un sentido a mi existencia.

Y tantas veces he vomitado bilis contra ti,
tantas noches desnudo en mi habitación.
Sin dejar de sudar, meditando
acerca del oscuro sentido del deseo
que raramente se confunde con felicidad.

Tu existencia era la promesa de tantas cosas
que, al final, se tuvo que imponer el dolor.
Las cuerdas que ataban mis manos
dejaron de sentir el deseo de tocarte.
La nada, habilidosa, imperó en mi mente
y, ahora mismo, suenan en mi cabeza
sirenas anunciando el ataque nuclear
de una superpotencia extranjera.

Me han prometido que destruirán
todos los lugares en los que solía esperarte.
Horas y horas, tiempo perdido
entre breves mensajes que me proporcionaban
una medida de alegría siempre transitoria.
Porque nunca conseguí sentirme
saciado con tus mentiras y tus promesas
indefectiblemente siempre incumplidas.

Y ahora escribo las palabras
que vienen a darme muerte,
y me pregunto si esta vez también
tu objetivo será otra vez el mismo,
el que me ha torturado en los últimos tres años.
Tener tan cerca tu presencia y nunca tenerte.
Mentirme, descifrando tus jeroglíficos
con el único objetivo de obtener
la respuesta equivocada,
aquella en la que al final te encontrabas tú.
Y dejabas de ser un fantasma
para convertirte en la diosa
de todos mis silencios.
3
1comentarios 36 lecturas versolibre karma: 46