Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Folio de cristal

Voy vagando sin rumbo en una soledad laberíntica,
en un océano de certezas negras,
en un establo donde la hípica
es esquivar obstáculos de piedra.

Aquí andamos con la cabeza gacha
por complejos encubiertos.
No la levantamos por miedo a la mancha
de que el granizo nos pille boquiabiertos.

Luces de neón en medio de la nada,
sólo son ansias de llamar la atención.
La discreción es virtud en casa ocupada
y de ella hacemos gala en cualquier ocasión.

Blancos manchados de líquido que sabe a hierro
olvidados por el contraste.
No es ambición por lo que duele si erro,
es el poco ego que me dejaste.

Escupo versos de odio sobre un folio hambriento,
se traga todo como un agujero negro.
Pero me lo devuelve en forma de aroma en el viento,
que inconscientemente integro.

El odio y el desprecio nunca tuvo diana
porque no hacía falta contacto para que volviera el bumerán.
Soy un rey Arturo robot que sólo sacaría la espada
para introducirla en su propio circuito neuronal.

Y no soy un masoca ni un sádico,
pero saboreo mi propio final.
Y es que ya no me muestro impávido
ni ante un folio de cristal.
5
sin comentarios 32 lecturas versoclasico karma: 50

Mi bosque

La Parca tiene ojos verdes
y la luna, el corazón negro.
Ellos juran protegerle,
él promete un eterno.

Y es que tengo madera de ceniza
porque en quemarme tengo más tablas que una mesa.
Y es que hasta al roble la piel se le eriza
si piensa en robar corteza y lo confiesa.

Si aquí lo normal es la tala,
estamos como una regadera.
Si buscamos oro de la nada,
convertimos un paraíso en zona perecedera.

Veo venir el adiós en un silencio que dura días,
en una rotura que lleva meses sucediendo...
Veo irse todo lo que quería
porque astilla y ceniza no se están defendiendo.

Me ahogo en una lágrima
y me hablas de lo lleno de tu vaso.
Me inunda una lástima
que coge aire en cada paso.

Supe que de día me iba a congelar,
y que ardería de noche.
Y es que que brillara antes de quemar
no solucionaba los problemas de mi bosque.
4
4comentarios 53 lecturas versoclasico karma: 57

Los míos

Los míos habrían estado
hasta si no hubieran podido,
habrían tendido una mano
para que se usara de abrigo.

Los míos no habrían esperado nada,
pero sabrían que llegaría.
Confiarían en que la grada
siempre corresponde la valentía.

Los míos habrían puesto la cara
con tal de proteger el carbón
porque el rubí no vale nada
cuando está en juego otro valor.

Los míos no habrían agachado la cabeza
cuando el lobo retaba al contacto visual.
Porque el sacrificio no empieza
si el miedo se convierte en vital.

Los míos habrían huido si la ciudad se derretía,
habrían quemado hasta el último copo de cenizas,
habrían buscado una lágrima en un mar de lejanías
porque sólo entre verdades no destacan sus mentiras.
4
sin comentarios 26 lecturas versoclasico karma: 60

Psique

Hace mucho frío lejos del mal,
Severus lo sabe bien.
El matiz no es la realidad,
pero a mí me alejó del tren.

Me he visto a mí mismo reír desde la lejanía
y he pensado en que iba a durar apenas un instante.
He llorado lo que separa Johannesburgo de Lobería
y no es suficiente para ahogarse.

Los cortes sólo han servido de castigo,
no de alivio.
Grito a paredes huecas en el oído
para explicarle la codicia al sirio.

No me gusta lo que tengo,
y eso que no he conocido otra cosa.
No me sirven Nikes ni Artengos
si sólo quiero diseñar la fosa.

Mi piloto tiene vértigo
y cree que si se tira encima de una nube, rebota.
Habría que darle mérito
a la bomba que no explota.
4
sin comentarios 28 lecturas versoclasico karma: 46

De nada

Quebrado y con una nota
en la que pone "De nada".
Cansado de atar la bota
para acabar en la almohada.

Si ya he escrito los versos
que no quiero decirte
y he nadado inmerso
en las ideas de quien fuiste
y vi llorar al muerto
por no reír un chiste,
¿cómo quieres que en el secuestro
el tiempo sea todo lo que perdiste?

Si ya no ves claridad
ni ojos en la neblina
y te alejas de la vanidad
que trae el que rima
y tu refugio no es ciudad,
sino calor de esquina,
¿por qué iba a ser yo el capaz
de retroceder cuando caminas?

Quebrado y con una nota
en la que pone "De nada".
Cansado de atar la bota
para acabar en la almohada.
4
4comentarios 26 lecturas versoclasico karma: 67

Un SOS al limbo

Yo pido ayuda con los ojos,
pero me veis como a Medusa.
Los marrones, ya rojos,
siguen siendo excusa.

Aquello que me cobra inestabilidad,
me regala equilibrio.
Es paradoja como la edad:
cuanto más experiencia, menos ritmo.

Si afecto es escasez,
calor es necesidad.
Si velocidad es lucidez,
parsimonia sí es capaz.

Y es que no eres refugio,
no sabes serlo.
El tuyo es sucio,
y frío en invierno.

Suenan los aromas del final
y la burbuja ya es translúcida.
Siempre cambiante e irreal,
pero con tintes de súplica.

Mi lírica es una llamada de socorro
al que me oye pero no me escucha,
al que me mira pero no me ve,
al que pelea pero no lucha.
al que me quiere pero no bien.
1
4comentarios 46 lecturas versoclasico karma: 74

Mira lo que has hecho

Y así de inocente y puro era todo
hasta que el deseo lo corrompió.
Nos dio por rociar el lodo
con cenizas de alcohol.

Todo este desastre es arena fina
que se te escapa entre afiladas garras
porque cuanta más tiras,
más y más frío pasas.

Son dulces cuchillas de ébano
importadas sin aduana desde el Tártaro
combinadas con voces que gritan "quémalo"
y otras que suplican "sólo mátalo".

Cambios, cambios, urgen cambios,
pero aquí no se regala ni lo que sobra.
Corazones llenos de vacíos varios
que bombean no sin poner trabas al que corra.

¿Y ahora quién responde a este caos?
Mira lo que has hecho...
El cobarde susurra "ciaos",
y ni el valiente pone el pecho.
4
sin comentarios 23 lecturas versoclasico karma: 46

El niño

Dile al niño que no se le aleje del gris,
que es su Valhalla y tiene que asumirlo,
que esos claros no existen ni en París,
que los oscuros son los cuervos y los mirlos.

El niño tararea versos blancos
para matizar sus días grises.
Ya no van descalzos,
los vistió a matices.

Camina preocupado por la dirección de lo púrpura
y por el tiempo que le queda de dolor
ayudado por su bombeante brújula
y su contrarreloj.

Es joven y cada vez menos ignorante,
cada vez menos feliz,
cada vez más impactante
la violencia tras su nariz.

Dile al niño que no confíe
ni en lo efímeramente pálido
porque lo que se fríe
siempre se vuelve árido
5
sin comentarios 57 lecturas versoclasico karma: 75

365

Ciclo circular,
vuelta a empezar.

Anhelo enero como el respirar tras el buceo,
oxígeno que me quita febrero por correr de más.
Marzo me habla del mareo
previo a beber las lluvias de un abril con sal.

La dulce viene como agua de mayo,
pero junio evapora mis ansias de libertad.
En julio no se da el callo
ni estoy a gusto en agosto en ningún lugar.

En septiembre se empieza fuerte
y en octubre se decae.
Es ley de vida que se asume en noviembre,
pero tan pronto como llega diciembre, uno se distrae.

Ciclo circular,
vuelta a empezar.
4
2comentarios 37 lecturas versoclasico karma: 38

Polvo y caos

Que todo eso no es para mí,
los cuentos de brujas y princesas.
Que por contar una, te anoto mil,
y no volverás a probar las fresas.

Un universo en una burbuja,
la nada en el espacio.
Como ir a hechizar a la bruja
y volverme loco por lo que no sacio.

Águilas en una mente presas,
la jaula de oro de Midas...
Como pedir ayuda a las princesas
y que para ahorrarte, te quiten vidas.

Capaz de tocarte y huir,
capaz de mirar y no abrir los ojos.
Por todo ello un día me fui
y acabé simpatizando con fantasmas cojos.

No hay descanso en un paraíso de metal
porque mi imán no funciona.
Minúsculos en un paraíso terrenal
en el que gana el que controla.
4
sin comentarios 67 lecturas versoclasico karma: 39

Tregua

Nado en soledades
y coqueteo con medusas
sin pensar en dificultades
procedentes de mareas difusas.

Y cuando más falta me hacía,
decidió huir más lejos que nunca.
Se me puso a tiro y dudé si lo haría
hasta que el frío llegó a mi nuca.

Y firmé porque eso es lo que hacen los cobardes,
porque así se pone fin a las contiendas,
porque no hay ganadores en los debates,
sólo sangre en las aceras.

Estoy esperando el momento adecuado
para irme y que nadie se sienta culpable,
irme despreocupado,
sabiendo que nadie abrirá el cable.

Por eso, ahora nado en soledades
y coqueteo con medusas
sin pensar en dificultades
procedentes de mareas difusas.
5
sin comentarios 56 lecturas versoclasico karma: 71

Grietas

Voy a rellenar de lava mis grietas
para que el contacto no resulte cortante.
Voy a esculpir con diamante mis letras
para mostrarle al poder lo importante.

Me voy a borrar de todo
con tal de que me dibujen con bolígrafo.
Y es que estando solo
me di cuenta de que no quería ser Ícaro.

Fracturado, roto y exhausto,
sin mover un dedo sin pensarlo.
Negociando siempre con Fausto
por un inalcanzable pacto.

Grietas y erosión, sin salida,
por todos los que se llevaron su parte.
Piezas en construcción toda una vida,
siendo ellas las que piensan en dónde colocarte.
6
sin comentarios 37 lecturas versoclasico karma: 64

Y si supieras

Y si supieras cómo quema,
no te atreverías a dibujarlo.
Por respeto al que rema,
por miedo a sufrir algo.

Y si supieras la de tiempo que quita,
aprovecharías el de comer techo.
Silenciando a quien grita,
apoyándote en su pecho.

Y si supieras que no vale la pena,
no le hablarías de sacrificio al perdedor.
Porque los grilletes y las cadenas
sólo pesan en el interior.

Y si supieras lo que se siente,
callarías en un debate.
Por desconfianza en la gente,
por humildad en el yate.

Y si supieras de oscuridad,
formarías hogueras.
Por desconocer esa mitad
que no quieres en tus velas.
8
sin comentarios 63 lecturas versoclasico karma: 87

Incongruencias

Y busco y busco porque me pierdo en pantanos.
Y no encuentro a alguien que acceda al "cúrame".
Y curo y curo porque hay que cumplir el ejemplo que predicamos.
Y, por favor, búscame.

Y continuamos vagando sin rumbo
porque es lo que nos define.
Porque, ¿cómo le vas a exigir a Dumbo
que olvide sus orejas y camine?

Y no le puedo exigir yo a un único,
si debería conformarme con que estuviera...
Como el actor con su público
en su primera escena.

Y no me conformo ni con lo estratosférico
porque está al alcance de cualquier desalmado mortal
como participar en un conflicto bélico
que reduzca a escombros su ciudad.
Pero tampoco me veo capaz
de imaginar ese paisaje tétrico
porque por muy hábil que sea el rapaz,
sigue dependiendo de lo atmosférico.
4
2comentarios 107 lecturas versoclasico karma: 48

La ciudad sin luna

Respuesta tan real como cruda
en la tristeza de la ciudad:
el laberinto de la duda
y el sendero de la soledad.

Escombros entre la bruma,
niebla camuflando tanta verdad.
Entre las dos hay una pluma
que habla de escritura al capataz.

Demasiada sociedad
para sentirse solo en la luna.
Demasiada suciedad
para tan poca muda.

Caminando por calle maldad
sin más valor que bermuda
es difícil observar la paz
que respiré incapaz en la cuna.

El día hace gala de la oscuridad
porque ni de noche añoro la cura.
Es el favor de la tranquilidad:
no hay tortura en la llanura.

Todos se hacen la misma pregunta:
¿qué es lo que la hace especial?
El laberinto de la duda
y el sendero de la soledad.
5
4comentarios 67 lecturas versoclasico karma: 43

Las zetas

Soy yo el que no concilia el sueño
porque me grita la almohada
y se despierta sin sentirse dueño
de las imágenes creadas.

Muerdo el agua en mi trance
porque la sed es insípida,
porque la aridez es el cáncer
de toda mente rígida.

Porque si ni despierto soy mío,
es imposible dominarme en lo onírico.
Como cuando estando frío
te salpica en el ojo el cítrico.

Podría dedicar versos sólo con la última letra,
pero mi mítica lírica es egoísta.
El insomnio posee la venta
y no la alquila a días vista.

Tejiendo universos paralelos
como la tarántula con la mosca.
A ambos se nos ven los miedos
atrapados en el tapón de rosca.

Las horas son instantes
y el parpadeo, infinito.
Se relajan las constantes
hasta rozar el finiquito.

Soy yo el que no concilia el sueño
porque me grita la almohada
y se despierta sin sentirse dueño
de las imágenes creadas.
4
sin comentarios 30 lecturas versoclasico karma: 64

Madurez

Ya nada en rabia
como si su hábitat natural
fuese con branquias
que no dejan respirar.

Ya salta en nubes
como si un colchón de errores
fuese la solución de puzles
que no admiten equivocaciones.

Ya busca en océanos
como si el oro rojo
fuese como los pétalos
que ocultan sus ojos.

Ya corre sobre verjas
como si el lobo feroz
fuese inofensivo para las ovejas
que no buscan perdón.

Ya vuela en sueños
como si evadirse de la realidad
fuese convertirse en dueño
de lo que pretende evitar.
6
sin comentarios 24 lecturas versoclasico karma: 78

Me estoy matando

Quiero pasar desapercibido
en un mundo de egoístas.
Se basan en negar lo que no pido
y reclamar patrimonio de futbolista.

Se ofrecieron a ponerme el paracaídas
y sólo busco alguien que me empuje del avión.
El gato de Schrödinger perdió sus vidas
mientras buscaba redención.

No me gusta por ser lo mejor,
me gusta por estar hecho para mí.
Me da igual merecer el error,
me importa que te afecte a ti.

No miré a los ojos del rapado en el holocausto,
pero fui encerrado en mi propio infierno.
Es contraproducente como el trato de Fausto,
pero es una realidad el gélido invierno.

Cambié el "te quiero" por el "paso de ti" silencioso.
Ahora paso rápidamente sin saludar.
Dentro de poco esos preguntarán tediosos
sobre el porqué del ignorar.

Me estoy matando lentamente
con la elegancia de Pirlo,
alejándome de la que era mi gente.
Lo he peleado hasta conseguirlo.
5
2comentarios 31 lecturas versoclasico karma: 61

Gracias

Gracias...

Por demostrarme lo que ya sabía,
que estoy más fuera que dentro.
De no ser por ese día
aún viviría en el cuento.

Por enseñarme el camino equivocado,
habría tardado un poco más en encontrarlo solo.
El tiempo que me habéis ahorrado
se traduce en horas de pensar en lodo.

Por musitar una sonrisa de complacencia
para contagiarme el engaño.
Me di cuenta de que, con paciencia,
no hacéis el mismo daño.

Por no estar,
me habéis ayudado a valorar lo contrario.
Ahora sólo preguntarme qué tal
es un gesto extraordinario.

Por ayudarme a desconfiar,
ya únicamente yo me fallo.
Cierra la puerta antes de entrar,
sólo es bien recibido el rayo.

Por hacer que me replantee todo,
ahora tengo experiencia en comerme la cabeza,
que vuela hasta llegar al nodo
y se asusta con una abeja.

Gracias por todo,
perdón por tan poco.
8
6comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 91

Mi poesía

Si cuido las letras
no cuido al que escribe.
Demasiadas verdades negras
sobre el que las vive.

Le duelen más que a nadie,
aunque otros vean indirectas.
Piensa en el último baile
y no en si se alimenta.

Sus versos son economía sumergida
sin ánimo de lucro.
Sin embargo, se les da la bienvenida
sin un solo gesto pulcro.

Su rima es sencilla
y su métrica casi nula.
A la primera la mima,
ignora la segunda.

Su sentimiento sangra el dolor
que sufre su álter ego.
Conoce su ínfimo valor
y así constituye su miedo.

El poeta y el humano son uno,
quién lo diría...
La tercera persona es un mundo,
lo explica mi poesía
4
sin comentarios 107 lecturas versoclasico karma: 29