Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

El Escamoteo

Antes de mi partida, deje mi auto a buen resguardo, en manos de mi preciado y mejor amigo.
Ese que come en tu misma mesa, conocedor de tu vida y tu destino.
Meses después, su silencio prolongado me inquietaba, yo, telefoneando desprevenida, nada que contestaba, con asombro descubrí que mi auto con mi amigo, se había esfumado entre las sombras, con misterio y escondido.
En mi ausencia, un mal día decidió venderlo sin mi consentimiento.
Un rastrero hombre había influido para que vendiera el preciado bien, aunque fuera mío.
Él, con su manifiesta debilidad, en sus nefastas garras había caído, cedió para su infortunio y desprestigio.
Con artimañas, el infame hombre, el preciado bien lo puso a su nombre, y con su plan macabro e innoble lo declaró robado, para aparecerlo y le fuera ilegalmente cedido.
En componenda con la corrupta autoridad, un día apareció el vehículo y le fue entregado. El despreciable hombre se quedo con el bien que no se había ganado.
Mi amigo quedó ante mis incrédulos ojos como una persona sin moral ni principios.
Perdiendo también se gana, valoramos lo que tenemos, y conocemos el alma negra de las personas que están a tu alrededor con su actuar deshonesto, y permite alejarnos de esos seres que no aportaran nada a tu vida.
La que perdió, camina por las calles de Argentina, con la frente en alto y la conciencia limpia, mira con transparencia a los ojos de su familia, su hija y sus verdaderos amigos.
El ladrón, que en su creencia ganó, siempre será un infausto, despreciable perdedor; queriendo siempre tener los bienes ajenos, roba por robar, así no lo necesite.
En las crisis, las personas hambrientas, sacan lo peor de sí. En su premura algunos débiles, pierden la moral y los valores, con su mal proceder sellan para siempre su cruel y terrible destino.
leer más   
10
6comentarios 70 lecturas relato karma: 119

Carta As (En Sinergia con @Erato)

¿Perder?
¡Mira, ya no duele!
Cuando la suerte repartieron
Fortuna y Amor
De mi se escondieron,
en la cuna me pusieron,
La carta del perder.

Amigo,
Ese regalo lo llevo conmigo,
Desde el nacer
Hasta fallecer,
La carta del perder
La llevo hasta la sepultura
Tatuada como escritura.

¿Carta As? ¡No!
Lo que hace gracia es,
Aunque no querer,
Llevar siempre
Las de perder…

Ganar o perder es muy relativo,
Siempre habrá un patrón
De medida en el destino,
Al enfrentarnos
En ese juego selectivo,
Que a unos da y a otros quita
Hasta que el reposo eterno
La muerte solicita

En el juego de la vida
Unos ganan y otros pierden.
Siempre habrá tiempo de recoger
Pedazos de la existencia
Que quedaron esparcidos

Cuatro ases bajo la manga.
Jugada maestra
Regala siempre consuelo,
En los momentos infaustos,
Tormentoso cielo

Amanece, sale el sol de nuevo
Las cartas están echadas.
La fortuna le sonríe
El as vuelve a su juego
Los ganadores airosos
Con sus obstáculos y heridas,
Vencerán...
Aunque crean esa mano perdida
leer más   
13
15comentarios 71 lecturas versolibre karma: 126

Sin Que Nada Importe (En Sinergia con @Ludico)

Hay veces que soy.
Hay veces que no.
Pasajero de un vagón nocturno
Que nunca existió.
En ocasiones pido
En otras yo doy
Oculto mi rol de infortunio
Para hacerlo mejor.
¿Qué importa que en mis manos lata
La piedra caliza
Que integra el cemento?
¿Y regrese a casa
Cansado del alba
Que despierta al sol?
¿Qué importa?
Si a mi sombra le crujen los huesos
Y sobre mi camisa se exhiben los huecos.
Si en mi mesa el pan excedentario
Es compartido
Por felices niños
Que a la lumbre de un cálido farol
Ofrecen al anciano
Lentejas y frijol
Sin fronteras de valor.
Que importa…
Si me siento gitano,
Si a veces estoy más triste
O menos feliz.
¿Qué importa que ardan mis dedos
De tocar las puertas que jamás han de abrir?
¿Qué importa?
Si sangran de apretar las tuercas
Del sobrevivir.
¿Qué importa?
Si la fortuna no me acompañó.
Si el sol en vez de salir
Un día se ocultó.
¿Qué importa si el infortunio
Que me acompaña nunca me dejó?
¿Qué importa?
Si en mi rol de infortunio
Soy una persona mejor.
Si regreso a casa cansado del alba,
Y en mi regazo se posa el radiante sol.
¿Qué importa si mis huesos ya están viejos
Y desgastados por el uso y el fragor?
¿Qué importa?
Si los niños felices
Me obsequien pan fresco
Con inocencia y amor
Para sentirse mejor.
¿Qué importa si en mi mesa
Nunca falta arveja y frijol
Para darle a un anciano
Que alguien olvidó?
¿Qué importa?
Si la tristeza que hay en mi corazón
Se oculta detrás del caparazón.
Si soy pasajero en la oscuridad
De un tren que algún día pasó
Y me dejo olvidado en ésta estación.
¿Qué importa si la vida me dio y me quitó
Pero no me doblegó?
¿Qué importa?
Si hay un gitano en mi corazón…
Si en mis manos aún conservo
Esa roca sedimentaria
Que alguna vez me dio fortaleza
Pero otro día me la arrebató.
¿Qué importa si mis dedos sangran
Por el trabajo incansable
De apretar tuercas sin compensación?
Qué importa...
Si el veintiuno de enero
Volverá a salir el sol.
¿Qué importa?

Foto Autor: Varimar
Laguna de Chascomus
Provincia de Buenos Aires
leer más   
15
22comentarios 87 lecturas colaboracion karma: 118

Lo Encontré (En Sinergia con @Delia)

No sé cómo fue pero lo encontré,
Vi mi norte, estaba allí junto a mí.
Un día volvió la energía
Emergí de mi letargo, volví a sentir

Perdida en mí camino,
No entendía que todo túnel
Tiene su final en el olvido.
Allí estaba de nuevo, radiante
El albor que alumbraría como siempre
Mis pasos, mi existencia, mi destino.
Siento de nuevo, palpito, resurjo,
Estoy viva y respiro

Me enfundé mi vestido
Y con mi norte recién encontrado,
Salí al mundo que respira.
Salí a la calle con la luz del día
Todavía encendida.
Vi pasar a la gente por mi lado,
Vi su sonrisa, sus besos en la mejilla,
Vi la vida que impregnaba sus días.
Reaccioné, me encontré

Aquellos momentos de oscuridad
Quedaron atrás.
Me levanto con premura
De entre los escombros
Que dejan los avatares.
De nada vale llorar sin consuelo,
Sobre el despojo que signó mi desvelo

Hay que levantarse de nuevo,
Y comenzar mil veces,
Hasta lograrlo y encontrar una vía.
Luchar contra las vicisitudes
Buscar en esa guía que llevamos dentro,
El bienestar que alguna vez perdimos
Y ceñir con fervor,
Nuestra ventura y nuevos motivos

En mi interminable búsqueda
Sin aparente respuesta,
La cordura y el equilibrio
Trazó de nuevo mi destino
Y encontré los puntos cardinales
Que una vez creí perdidos
leer más   
19
20comentarios 109 lecturas colaboracion karma: 101

Contigo hasta el fin (A @Ludico)

Siempre estaré en el mismo lugar, en tu espacio,
En tus sueños, en tu amanecer, en los rayos del sol.
Tu mirada alumbra mi camino, que es el tuyo también.
Tu cercanía en mis momentos, me tonifica y sobrevivo

En ocasiones siento entre tinieblas que no puedo olvidar,
Apareces tú, como un ave con sus alas extendidas
Que me protege de la tristeza desmedida,
De mis demonios que corren, me persiguen
En los sueños que mi cerebro anida

Cuando las realidades me hacen vulnerable,
Me cubres con tu manto.
- Estas aquí, ya me siento segura-
Me abrigas con amor, para que un nuevo comienzo
Resplandezca en mi alma, en mi corazón.

Mientras la luz del día me de energía,
Me propongo proseguir junto a ti
Hasta que llegue mi fin.
Con amor y agradecimiento
Abrazo mi existencia en tu presencia

Foto Autor: Varimar
Laguna de Chascomus
Provincia de Buenos Aires
leer más   
24
31comentarios 122 lecturas versolibre karma: 105

Playa Guacuco, Isla de Margarita, Venezuela

Estoy sentada en lo profundo de mi océano,
Extasiada escuchando un murmullo de sirena,
El cantar melódico de las ballenas,
El sonido de las caracolas cuando abre su ápice,
Imagino un hermoso guacuco
Con sus franjas radiales
Y sus angulosas oscuridades

Siento los delfines poéticos llevando mi mano
Para escribir con mi alma el sentido poema,
Con tinta de calamar con su pigmento lóbrego,
Con el que quiere eludir
La invasión de su espacio marino,
La melanina que defiende su sagrado lugar.

Sigo sentada aquí,
Evocando mi Playa Guacuco,
En la Isla de Margarita en Venezuela,
Con su suave arena dorada
Y sus majestuosas palmeras
La perla más hermosa del Caribe.

Mientras escribo, sueño, y no quiero despertar
Añoro con tristeza y amor
Ese espacio sublime, ese azulado y bello mar

Playa Guacuco,
Isla de Margarita, Venezuela
leer más   
12
18comentarios 77 lecturas versolibre karma: 118

Diario De Un Pequeño Burgués. (Inspirado En El poema De @Ludico, Presunciones Perrunas de un Poeta Pequeño Burgués)

Cinco am, suena el despertador, me levanto sobresaltada, en la madrugada había llamado el operador de la máquina de inyección que se paró, está en riesgo la producción, el ingeniero pequeño burgués se levanta con premura y se regresa a la fabrica a resolver la falla para poder continuar; regresa a su casa de nuevo a las tres am, durmió dos horas, pero hay que llegar a las seis cuando termina el turno y la entrega de las novedades y lo que se elaboró.
Nos levantamos presurosos, un baño y un desayuno ligero que nos mantenga en pie.
Seis am, el trabajador entrega al pequeño burgués, el parte de la actividad nocturna.
Siete quince am, el pequeño burgués está reunido con su gente concretando detalles operativos.
Ocho am, llega un cliente, se suspende la reunión, atiende al comprador que viene avergonzado a pagar la mitad de su facturación, son tiempos dramáticos y difíciles y su negocio está en mala situación, conversamos, lo calmamos, acordamos darle más tiempo y otro despacho para tratar de nivelar, la hiperinflación lo descapitalizó, está en riesgo un negocio serio con más de treinta años en el mercado, aunado a la tragedia de tener que despedir esa gente que por mucho tiempo han estado con él. -Triste historia con un final infeliz-.
Se reanuda la reunión, llega un trabajador, la máquina presenta una falla, se detienen de nuevo, el pequeño burgués resuelve el problema y le da alguna explicación.
Mientras esto sucede, en la oficina está la señora pequeña burgués revisando cuentas por pagar, por cobrar, el índice de inflación, hay que revisar a diario los precios para evitar que la hiperinflación nos descapitalice, declarar los impuestos, rezar para que por fin nos despachen la materia prima que esperamos hace quince días cuando el estado petrolero, único proveedor junto con escasos distribuidores autorizados que nunca contaban con stock, se dignaran a enviar la mercancía pre paga, lo cual significaba que ya no teníamos el dinero ni la materia prima hasta que enviaran lo acordado.
Después de mucho esperar y en vista del incumplimiento, evitando la paralización de la Fabricación, tomo el teléfono y llamo a un empresario amigo para que nos preste materia prima mientras llega la nuestra, como siempre y existiendo una gran camaradería entre los productores de bienes, accedió, no sin antes pedirme en préstamo colorante amarillo, ningún proveedor tiene,
-En uno de los países con las mayores reservas petroleras del mundo, no hay colorante amarillo ni rojo, los pocos fabricantes que sobreviven no tienen la materia prima para producirlo-, por suerte yo tengo y ambos resolvemos.
Dos de la tarde, por fin voy a hacer el análisis de costos con el ingeniero que sacó cinco minutos de su tiempo para poderme atender, en ese instante entra Zulima a la oficina, está llorando, la acaban de llamar, su hijo tiene fiebre y no puede respirar, suspendida la reunión, había una emergencia que solventar, localizo al chofer para que lleve a la trabajadora a buscar a su hijo y llevarlos a la clínica, a la que nos tuvimos que afiliar porque el seguro social, organismo dependiente del estado, el cual hay que pagar con puntualidad y de manera obligatoria, no contaba con medicamentos ni personal. - Otra triste realidad-.
Llamo a la clínica para avisar y que localicen con prontitud al pediatra que los atenderá.
Tres de la tarde, no hemos podido almorzar, falta la operadora que está con su hijo en el hospital, el pequeño burgués tiene que resolver.
Cuatro de la tarde, llama María, no podrá recibir el turno de las seis, su hija está enferma y no sabe que hacer, le digo que venga a la oficina para enviarla a la clínica y darle algo de dinero porque me confesó que no tenían nada para comer.
Cuatro y treinta de la tarde, Omar tiene problemas para ir a trabajar, no hay transporte en ninguna parte, hay una manifestación de vecinos en su calle, protestando por falta de comida y gas, dice que no lo esperen a las seis porque le tocará caminar varios kilómetros para poder llegar.
Estoy tratando de trabajar con los costos, llega María, volteo, -no lo puedo creer- su linda niña está desnutrida sin diagnosticar, tiene el abdomen hinchado, la piel reseca, oscura, una extrema delgadez, las costillas le sobresalen por la ropa, que tristeza, que impresión. -La pobreza en Su máxima expresión-.
Muchos años atrás supe de un niño, conocido de una trabajadora, que había muerto por desnutrición, eso no volvería a pasar, si en nuestras manos estaba poder ayudar.
Otra emergencia médica, el mismo procedimiento.
Eran las cinco de la tarde, el pequeño burgués resolviendo problemas de manufactura, buscando el reemplazo de María, concretando lo de la materia prima y revisando la maquinaria para evitarle novedades al turno de la seis.
Yo detengo lo que hago para llamar a Zulima, que me dice con tristeza, que al niño le dieron el alta pero no tiene dinero para regresar a su casa, envío a mi asistente con el chofer para que le compre las medicinas y le dé algo de dinero para resolver y la dejen a buen resguardo con su bebé.
Seis de la tarde, aun no podemos comer.

Cuando los boinas rojas invadieron y expropiaron nuestros bienes y el de muchos otros empresarios, dejaron en la calle a una gran cantidad trabajadores como Zulima y sus hijos, a María con su niña desnutrida en proceso de recuperación, cinco hijos más y su mamá, a Omar con sus pies adoloridos de tanto caminar, y con ellos a quince trabajadores más con su grupo familiar, les arrebataron el sustento y los beneficios que se les brindaba para darle algo de bienestar, los despojaron sin miramientos de su trabajo honrado en nombre de los desamparados.
- Esto es una historia real, un mal sueño que no tiene final-.

Sin el dinero y los bienes producto de nuestro decente y arduo trabajo, ahora deambulo con satisfacción por las calles de la Provincia de Buenos Aires, con la convicción de haber hecho lo correcto y con la seguridad de que la vida de Shakira, nuestra amada perra fiel, no la cambiaría por nada; ni siquiera por las máquinas que en el pasado nos dieron estabilidad y suficiente dinero para ayudar a los que estaban en estado de vulnerabilidad.
Este es el diario de una familia pequeño burgués, que no estaba en las Bahamas tomando piña colada y mucho menos escuchando un concierto de Dudamel.

Estado Miranda-Venezuela
leer más   
16
14comentarios 130 lecturas relato karma: 103

Octubre Primaveral En La Nación Austral

Hoy veinte de octubre, me acompaña una extraña sensación.
Se celebra el día de las madres en ésta nación que diera a luz a Martín Fierro, Belgrano y a un gigante ciego de apellido Borges. La noble e ilustre nación me recibió con sus brazos abiertos, cuando el mío, me arrebató todo lo que me había forjado con trabajo y tesón, me quitó la mitad de mi vida; todo lo perdí con mucho dolor.
En compensación, siempre está esa hija que vigilante me acompaña en mi difícil trayecto por éste camino de adaptación, para que no me pierda en el laberinto de mis lamentos, de mi soledad, desasosiego, de penurias , de dolor en mi alma, mis cabellos, mi piel, mis huesos, me duele hasta el amor.
Convertida en una bella mujer y mejor hija, atravesó hace muchos años esa transición en soledad, al abandonar su familia, sus protegidos, sus comodidades, sus posesiones materiales y espirituales en busca de su seguridad personal y su libertad. Ella sabe que transitar por éste camino que nos aleja cada día más de lo que dejamos atrás, es muy triste y abrumador, eso la motiva a tomar cualquier fecha importante en este hermoso país austral, y convertirlo en el mejor momento para acompañarnos y brindarnos esa mano calurosa que nos da estabilidad al caminar y aliviar los tristes momentos que en ocasiones nos hacen flaquear. En ese instante preciso, aparece ella con una palabra de aliento y un beso en la mejilla, para contrarrestar esa extraña sensación, de celebrar el día de las madres en un generoso lugar, en donde tuvo mi pensamiento que ahondar en las opciones de a quien felicitar, hasta que sonó en múltiples ocasiones mi teléfono celular y tuve la convicción de que tenía muchas más personas pendiente de mi, de las que yo creía tener en este lejano lugar.
Un bonito y emotivo día en un país preñado de grandes historias y vaivenes sociales, cuyos ojos no me vieron nacer, pero hoy me acoge en su seno como una madre adoptiva, que yo acepto con agradecimiento y placer.

Foto Autor: Nahomi Martinez
Chascomus, Provincia de Buenos Aires
leer más   
12
18comentarios 134 lecturas prosapoetica karma: 102

La Historia de Noemí

Una cálida mañana de octubre, nació una bella niña con piel de abenuz.
Con un alma transparente y un corazón que no cabía en su pecho.
Cuando se hizo mujer, supo trabajar con ahínco y darle lo mejor a sus hijas, no dinero ni bienes materiales, les regaló el gran tesoro de los estudios, la honestidad, mucho amor y el valor del trabajo para lograr todo lo que se propusieran.
Su corazón nunca albergó odio por el que las abandonó, por el contrario, eso le permitió demostrarse todo lo que era capaz de hacer ante la premura del abandono.
Con su fuerte y gran carácter, nos mostró el camino del bien.
Ella, una mujer generosa, que hacía lo que predicaba “haz el bien y no mires a quien”, nos decía como enseñanza, porque esa era la mejor manera de vivir.
Con su proceder, cultivó muchas amistades que la estimaban y respetaban.
Esa prédica les permitió a sus hijas recoger los buenos frutos que ella sembró. Cuando pasábamos por algún sitio no decían nuestro nombre, decían: “ahí van las hijas de Noemí”.
Esa buena mujer que todo lo compartía, tenía como premisa “donde come uno, comen dos”, nunca faltaba el plato de comida para el que llegara a su casa.
En estos nostálgicos días, extraño mis llamadas telefónicas que hice a diario por treinta y cinco años, así fuera a visitarla, primero la llamaba a ver que quería.
Era especial ese delicioso manjar de naranja que me hacía con amor, la gelatina roja para su yerno, la deliciosa chicha andina, las empanadas para consentir a sus nietos, sus historias familiares, sus cuentos de la lotería.
Un diez de octubre nació una flor que se marchitó a los 93.
Fueron unos años vividos con trabajo duro, sacrificios, luego, al crecer sus hijas, los vivió sin premuras, con mucha tranquilidad.
Con orgullo puedo decir que nos enseñó que la vida se construye sobre bases solidas de trabajo duro, honradez, honestidad, ética, que todo lo que consigamos debe ser el resultado de un trabajo incansable y cristalino, su enseñanza fue la mejor herencia que recibiré en mi vida.

Foto Autor:Desconocido
Caracas-Venezuela
leer más   
14
18comentarios 118 lecturas relato karma: 108

Amor Irreal (Inspirado En El Poema "Por Dentro Y Por Fuera" de @ Saltamontes)

Mirando sólo el empaque
Y no lo que lleva dentro
Tiene una gran ilusión
Consiguió el amor perfecto

Creía estar enamorado,
Soñaba en todo momento
Con ese gran encuentro,
Llegó la hora esperada

Comienza la aventura irreal
Paseos, comidas, hoteles
Regalos no se hicieron esperar
Joyas y hermosas pieles

Pero al reaccionar
Y descubrir su irrealidad
Ya era tarde para volver atrás
Su vida tendría un mal final

Debajo de la cabellera rubia
A veces blanca por el tinte
Había un cerebro sin nada,
Sin ideas, fatuo, triste

Creía el mundo a sus pies,
Pero por fin al despertar
Hay desengaño y decepción
Ya no hay motivo para emoción

Esa mujer era sólo
Un perverso perfume
En un hermoso frasco
y envolvente voz de gato

Deslumbrado con su figura engañosa
El maquillaje, el cuerpo, la ropa
Desvió sus objetivos, su raciocinio,
Al despertar, el amor ya no lo arropa

Al compartir una casa,
Viviendo el día a día, ya no hay felicidad
Descubre que la belleza por dentro
No era real, en su alma había maldad

Vivirá unas noches sin luna,
Sin el paraíso prometido
Con el corazón roto
Escogió el peor camino

Por no mirar muy dentro,
Sin más perspectiva que su corta vista
Se enamoró de su cabellera rubia
Y su voz como tierno maullido
leer más   
19
20comentarios 113 lecturas versolibre karma: 99

Lo Que No Será

Lo sigues como abeja a un panal,
Pero sólo hay ausencia.
No hay abeja y nuca habrá panal,
Siempre habrá una errada creencia

La vida no es lo que parece,
Esa miel que ves y buscas
Con la verdad desaparece
Y terminas sin nada y lastimada

Sin interpretar la realidad
Sueñas con lo que no será
Es más fácil mirar al que no está
Que renovarse ante la veracidad

Buscas en ese limbo, esa nada
El desengaño y desilusión es mayor,
Es sólo una invención, una quimera
Es divagar por la trova sin amor

Se dicen mil cosas sin sentido
El papel aguanta todo…
La vida es real, es hermosa
Si el corazón no se destroza

El que cree en una palabra ficticia
Vivirá por siempre de ilusión
Y morirá irremediablemente
Por el desengaño
leer más   
14
12comentarios 78 lecturas versolibre karma: 104

La Señora Superman (En Sinergia con@Ludico)

¿De qué se alimenta superman?
Me han dicho sus vecinos más curiosos
Que en los días que se tornan muy lluviosos
Por las noches le place cenar con leche y pan.
Pero si hablamos de los días soleados de verano
La cena va con brócoli y soufflé de zanahoria
Porque si a mis años no me falla la memoria
Súper tomaba muy en serio la costumbre de vegano.
Imagino aquella señora en los puestos del mercado
En su intento de obtener la mejor calidad en hortalizas
Y legumbres que puntualmente pagaba con la visa,
Ya que es harto conocido que todo súper héroe bien pagado
Con la inflación ni escatima ni tampoco escandaliza.
La señora según algunos documentos registrados
Que dicen que es de superman
A su regreso sudorosa del mercado
Al revisar lo debitado en Cyti Bank
Descubrió que su fiel marido
Tenía cuentas abiertas en islas caimán
Conciliando los débitos a diario
Descubrió que comía mucho
O no comía en solitario.
Con el perjuicio de que no eran vegetales
Aunque no parecía algo tan grave
La facturación de suculentas carnes de animales.
El problema no era la comida
Que seguramente nadie entendía
Era las cuentas secretas que descubrió aquel día,
Era tanto su mal humor y su disgusto,
Que en castigo le dio un brebaje de kriptonita.
Que le quito toda su varonil fuerza.
La moraleja dice:
No le escondas la cuenta bancaria a una mujer
Porque no te alcanzará la vida para retroceder.

Foto: Cualquier Super Chica
en algún lugar del mundo
leer más   
8
9comentarios 95 lecturas colaboracion karma: 101

Sin Despedida

Un mundo en penumbra,
Una lluvia incesante.
Así está esa alma que alumbra
Noches de ébano y diamante

Soledad como fantasma,
Persigue sólo esa alma.
Sin tregua y con olvido
Su espíritu y amor desarma

Abrumada, sin rumbo fijo
No consigue la salida,
Su interior era acertijo
Sólo llanto su corazón anida

Esos ojos que ven sin mirar,
Una palabra sin sonido,
Una mano que ya no es amiga.
Sigue perdida en el olvido

Se sumió en su oscuridad.
Aquel amor eterno
Se fue sin decir adiós,
Sin anunciar regreso,
Sin lágrimas de despedida
Sólo se alejó confeso

Autor Pintura: Varimar
Acrílico sobre tapa de gaseosa
18/09/2019
leer más   
18
28comentarios 134 lecturas versolibre karma: 97

Paola (Recordando A Mi Hija Adoptiva)

El universo bondadoso
Me regaló una bella niña
Que un día afortunado
El mar la trajo a mi orilla

A tus dulces dieciséis
Llegaste a mi vida
Con pasitos apresurados
Y tú vista cohibida

Venias de una familia
Humilde y bondadosa
Que te había mostrado
La manera de ser generosa

Te vi crecer, desarrollarte
Tu educación e inteligencia
Me hicieron acercarme
A tus creencias y amarte

Un momento fatídico
Te arranco de mi lado.
Lágrimas que no cuantifico;
Te fuiste sin haberte abrazado

Ese buen corazón
Joven y apasionado
Lleno de música y amor
Se fue muy apresurado

Te recuerdo en tu aniversario,
que te hubiera dado
Un año mas de vida.
Lloro porque me has dejado
leer más   
16
18comentarios 130 lecturas versolibre karma: 104

Brújula Para Navegar Por Un Cancionero (En Sinergia con @ Ludico)

Al este;
Bajando por el río,
Se hace más sinuosa la corriente,
Llora la guitarra «staccatos» de la muerte
Simbolizando un trágico gemido
Dispersado en ondas, leve y tibio.
Sin despertar a una hispida serpiente
Que sueña con morder a Silvio
— Pareciera justo el proceder,
Que sí él, sueña con serpientes;
Las serpientes sueñen con él—

Al sur;
Inquiriendo mi equilibrio ante la vida,
Me alcanza con premura el sol naciente,
Sin alertar a mis demonios liberados,
Sólo dejo que me lleve la corriente.
Mientras, mis moléculas buscan el olvido
Esa trasparente y larga serpiente,
Aunque Silvio la sueñe, antes que la pueda morder,
Alguien le avisa la intención del cantor,
Que de sus sienes no podrá beber
Porque huyó presurosa ante el temor

Yo nací más al norte;
Si entender lo de la eterna primavera
Calamonaba con los verdes montes
Los cantares de los techos de palmeras
Acompañado al ritmo de tambores
Vivía al “tiqui taqui” del cuero “repicao”
En vísperas de tiempos de cuaresma
En sembradíos de café, plátano y cacao
Esperando el fulgor de luna llena
Para también llenar, la barca de “pescao”
Y en la fragancia de cilantro y yerbabuena
Cantar fulías en el pueblo de Oricao

Al oeste:
En mi mundo no hay primavera,
Solo la pertinaz lluvia de mayo
Baña mi tierra y busca la agüera.
Ese café preciado, maravilloso
Se siembra en Venezuela.
Esos cafetales con sus frutos rojos,
Grita en sus cantares café «tostao y colao»
Hasta que la tarde vuelve a caer
Con canto festivo e improvisado.
En las exuberantes noches,
Todos bailan al ritmo del tambor,
Llega el día en Barlovento
Envuelto en una vorágine y furor

De nuevo al oeste;
Pero esta vez, de la capital,
Si tú me estas pidiendo salsa
¡Salsa y candela! es lo que te voy a dar.
Con la descarga de los barrios
Armábamos los rumbones
Con Ray Pérez, Los Dementes
Y su dueto de trombones
Aquellas noches calientes
Directas de Nueva York
Pedro navaja y su diente
De oro dan resplandor
Atrevidas acrobacias
Hacia el buen bailador
Sonaba Quinta Galaxia
Y también la Dimensión
Hasta un Sonero del Mundo
Llamado Oscar de León.

En una calle del veintitrés
Moveré mi cuerpo al bailar,
Agitaré con ímpetu mis caderas
Daré mis mejores pasos sin parar,
Porque si quieres rumba
Mucha rumba yo te voy a dar
Al compás de las notas
De un rompe zaraguey,
Peter viloria con su Noche Caliente
Y hay fuego en el veintitrés;
Pero al caer el sol y aparecer la luna
No hay cama «pa’» tanta gente
Y ojalá que a Ramón le meneen la cuna

Foto Autor:Desconocido
Rumba en la Urb. Veintitrés de Enero
Caracas-Venezuela
leer más   
17
25comentarios 150 lecturas colaboracion karma: 100

Desilusión

Este mundo incomprensible, sin explicación
Prefiere vivir en el pasado
Que componer cicatrices.

Sin decir la verdad,
En su interior juega la desilusión
Porque no escribirá más versos
Con esa misma emoción…

"Huesos dentro de la gabardina"
Caminan sin rumbo fijo
Indagando sobre la vida

Esas sombras que se esconden
En las noches de súbito dolor
En un mar que no da tregua,
Divaga inevitable sin amor

Con nostalgia escucha una canción.
Tristemente busca en su memoria
Y sólo consigue con cruel desolación
Aquella bella voz que se despidió
leer más   
14
18comentarios 100 lecturas versolibre karma: 87

Las Musas Se Fueron

Mi ninfa ausente, no la consigo,
Mi musa da vueltas, me evade,
La persigo.

Las noches oscuras acostumbradas a hablar
Siguen mudas de soledad.
Con llanto en mis ojos no la logro encontrar.
Dejó un vacío enorme en mi alma
Que no para de llorar

Rota nuestra relación, me ve de reojo
Busca dentro de mí ser,
Y sólo consigue enojo

El desencanto me invade,
Noches de insomnio, estéril desierto,
No me deja nada más
Que el frío de la madrugada.
Dentro, mi mente divaga

Mi caballete me espera.
Los acrílicos claman por lucir
Sus tonos en el blanco lienzo.
Los pinceles no paran de mentir,
Urania, tapa con su manto gris

Calíope, se niega a volver.
Sigo sin poder dormir,
Me invade la decepción,
La tristeza cual tiniebla
Siembra en mi alma desolación

Mi pluma está seca,
La tinta ni se esparce ni tiene color.
Una hoja sin letras se resiste a sucumbir.
Le pido a las musas hurgar en mi corazón,
Y que no dejen mi arte morir
leer más   
18
26comentarios 142 lecturas versolibre karma: 117

Consciente Reflexión

Cual hermosa diosa,
A los veintiséis es dichosa
No necesita nada
Tiene juventud y es preciosa

Los sesenta hacen ruido,
No es sentirse mal
Es creerse caído.
Falta la palabra con sentido

Implacable pasa el tiempo,
La juventud se va inevitablemente
Se marchita cual flor el cuerpo,
Pero no el alma ni la mente

El reloj impetuoso no se detiene,
Ya no hay quien ofrezca rosas.
La vida es como una prosa,
Subyace la belleza, pero es virtuosa

Indescifrable reflexión,
Alimenta los sentidos
Le da fuerza al corazón
Protege el alma del descuido
leer más   
24
17comentarios 133 lecturas versolibre karma: 85

Activacion del Incosciente

En mi intensa búsqueda interminable,
De preguntas al vacío sin respuestas
Sin entender aún quién soy, ni mí destino
Necesito alguna ayuda, alguna guía
En mis días de dolor, en mi agonía
No quiero ser vulnerable ante la vida

Quiero transitar ligera y con fervor
Momentos aterciopelados, suaves
Cantar con amor una edulcorada melodía,
Escribir la letra de una triste balada,
Musitar los versos de una poesía,
Ser positiva ante avatares,
Elegir caminos descifrables

Permitirme de nuevo con cordura
Encontrar la línea de equilibrio
Que sopesa mis defectos y virtudes,
Incógnitas con respuestas admisibles.

Ansiosa abrazo hasta el final
Sin límites ni miedos,
El apego a mí existir desahuciado
27/08/2019
leer más   
14
19comentarios 152 lecturas versolibre karma: 103

"¿Solidaridad?" - Maldad (a @Minada)

Siguen varados allí,
Sin medicinas, comida, agua
En ese barco que lucha
Por darles sustento y abrigo

Abandonados a su suerte,
Quieren llevarles la vida
Sin piedad, con malestar,
A un nefasto límite
De lo que un ser humano
Puede soportar

Todos esperan el rescate,
Los otros solo quieren
Que cierren sus ojos
Y que nunca más despierten

Si alguna deidad existiera
No permitiría tanta desidia
Tanta penuria, tanta crueldad.
Les daría una mano para volver
A una generosa realidad

Con maldad, se los rifan
A ver a quien le toca
El premio de la solidaridad,
Mientras tanto,
Niños, hombres y mujeres,
Sin ayuda se consumen
Bajo un esplendido sol radiante
en las penumbras, en la oscuridad...

No son los tiburones del mar
Los que se los devorarán,
Son los depredadores humanos
Con su egoísmo y falta de bondad,
Esos que ostentan el poder
Y deciden quien merece vivir,
Quien merece morir…

Con altivez, le impiden a los desvalidos
Volver a ver con bienestar, placer
Una vida que les negó todo al nacer.
Y los abandonados a su suerte,
Solo pedían volver a mirar
Y disfrutar un nuevo amanecer
leer más   
17
25comentarios 153 lecturas versolibre karma: 100