Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

()

El vacío
El vacío se mueve
El vacío se despierta
El vacío se retuerce
El vacío seguía estando
en silencio

La palabra vacío
La palabra vacío me llena la boca
La palabra vacío es una palabra muda
La palabra vacío es una palabra muda que duele al pronunciarla
La palabra vacío
es
aire
seco
La palabra vacío
es
la boca
seca

El vacío
El vacío es infiel
El vacío es un fantasma
El vacío es constante – no evidente
El vacío seguirá estando
en silencio
10
4comentarios 82 lecturas versolibre karma: 95

En febrero

Las calles en las que sembré tu sombra se han aparecido ante mí como el halcón que atraviesa la mirada estática Voces Voces Voces No las oigo pero siempre me acompañan Acuosas Vibrantes Cercanas Instantáneas Tiernas Y distingo una palabra entre todas las que se arrojan Las que se abalanzan sobre el espacio que ocuparán mis huellas que aún no han sucedido Yo quiero descifrarla Yo quiero descifrar tu nombre que se me impregna como una ansia Me impregna el viento las respiraciones ajenas Las respiraciones te están llamando en susurros La llamada del día instalada sobre el asfalto La llama que prende el tiempo Las calles en las que sembré tu sombra se han aparecido ante mí
leer más   
3
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 32

061

Podría liberar mi alma de su jaula en la primera de las madrugadas,
empapar de sol las palabras que el corazón me envía,
hacerlas semilla, cultivarlas y abastecerlas con mi sangre savia
para convertirlas en flor llamada anhelo,

pero hay una sombra en el tallo,

no la ves,

pero hay una sombra en el tallo
y desliza su guadaña como una aguja
que corta elegante y ligeramente el hielo.

No sé cuántas vidas necesito para silenciar esta pulsión,
este golpe melancólico de histeria que vaticina la jungla,
que congela el instante áspero de imaginación desmesurada.
8
1comentarios 86 lecturas versolibre karma: 76

060: melancolía

Una libélula se posa sobre mi iris
y deja una sombra de purpurina,
centelleante, movediza,
pero sombra al fin y al cabo.

Sangre de neón en mis venas.
El pulso luminoso de la noche se manifiesta desde y en el movimiento interior.
Las sábanas teñidas de pureza me impulsan a emprender un vuelo irreal.

La nuit...

Ella y yo tan ficticias como la danza en la que nos enredamos.

Poco sé de las estrellas, del vacío del tiempo, del sabor profundo del cuerpo.

Nubes de desvelo,
quietud depositaria de chispas y fuegos,
paz oscura.

Todo esto es la noche.

Melancólico placer
si me deslizo
por el abismo de la tormenta.
5
sin comentarios 52 lecturas versolibre karma: 36

059

«La Niña de Fuego te llama la gente
y te están dejando que mueras de sed».
– Manolo Caracol

atravieso el tiempo en el vagón, la acera ardiente, el ascensor, la habitación
el ímpetu cae como una lluvia de verano

transformo con cariño el tiempo en destrucción
nazco y muero, me regocijo en la incertidumbre
gozo con la incertidumbre
gozo con la antiexploración de mi alma
acaricio la inmortalidad del horizonte
lejano e imposible
como el mañana
mañana no existiré de nuevo
mañana no existe

en el centro más profundo del océano
subsisto
me rodeo de una atmósfera latosa pero cálida
estoy fabricando una constelación con respiros, treguas y soledades
una red de vínculos hechos de azar
dejo la responsabilidad a la suerte, o a la muerte

este vacío me adivina libre
me lanza hacia un paisaje inmóvil

punto y línea sobre plano
lo espiritual en la parte
del grito naciente en los huecos que adornan mis costillas

duermo y sueño sobre un aullido

a veces escribo mucho, pienso poco y guardo demasiado
y no sé si miento o escondo

automática e involuntaria asfixio otro día
lapido el eco de las emociones ya remotas

soy un sueño distante de la existencia antecedente
soy un fantasma
soy un resultado
soy onírica
soy el temblor, la agitación del motivo que se esconde en lo latente
6
3comentarios 63 lecturas versolibre karma: 84

056

Las estaciones llegan tarde
mientras el frío circula por las vías
resquebrejando el camino,
impregnando el cuerpo que se mueve sin moverse
a través de la cápsula del tiempo.

Una gata se cuela sin permiso en el silencio de la espera,
en el silencio de los pensamientos que rellenan la espera.
La ausencia de la espera,
la luz al principio del camino,
las motas de polvo que se pierden en el rastro dinámico.

Algo parece que llega cuando se dibuja un brillo en la oscuridad.
Oigo voces en mi cabeza,
pero me despierta la alarma de una ambulancia.
Puedo descender a un lago de aire denso como el aceite:
introducirme, reposar, flotar, desaparecer...,
mas la realidad siempre me impide llegar al final de mi trance.
(¿Qué habrá allí?
Dormir, tal vez soñar...)

Pasos alejados de mis pies.
Edificios que se apartan de mi mirada.
Cielo en desenfoque.

Mañana es un comienzo que no quiere ser,
que no se convence de su irremediabilidad.

Aún así pasan las horas
y pese a la evasión de los estados del tiempo
el día surgira sin remedio como otro despertar.

Paseo entre las diferentes posibilidades de realidad.
4
1comentarios 32 lecturas versolibre karma: 44

052

Mientras paseo sobre baldosas azules
atando mis pisadas a cada una de ellas
miro hacia dentro y me descubro pensando

en acariciar tu saliva
como si de piedras de vidrio se tratase

o en alzar un vuelo blanco
que deslumbre la oscuridad de la noche

o en correr sobre una vía de tren abandonada
fundiéndome con los fantasmas de los viajes
que alguna vez llevaron sueños consigo.

Nado por líneas llamadas fronteras
a través del jardín que me lleva de vuelta al hogar
–éxodo sin fin–.

Estoy jugando con la invasión efervescente que llevo conmigo desde hace un tiempo,
empapamiento impoluto de deseos y satisfacciones exaltadas
siempre en continua solidificación.
8
3comentarios 108 lecturas versolibre karma: 61

015

Está pasando un tiempo
medido con la intensidad de las conversaciones,
con el valor de las palabras superpuestas,
con los silencios que son silencios de significado / y no de habla.

Una ola se ha roto de insignificancia
contra la caída de la primera lágrima.

Una estrella ha derrochado muerte
mientras era señalada por tu dedo índice.

Luego la noche se ha vuelto oscura
cuando has desaparecido entre las palmeras.

Entonces las farolas me acompañan.
Fallecen conmigo porque ellas también mueren en el amanecer
y dejan su cuerpo y apagan su espíritu
y siguen de pie aunque hayan perdido su razón de ser.
5
sin comentarios 29 lecturas versolibre karma: 58

055

Tengo tanto silencio...:
silencio en la habitación,
silencio en la estantería,
silencio en el papel en blanco,
silencio en los garabatos,
silencio en los párpados,
silencio en la saliva,
silencio en las entrañas,
silencio en los sentidos,
silencio en la caricia.

Me envuelvo en el silencio durante la noche,
aprendo del silencio, lo elevo
a la categoría de didáctica para la supervivencia.

En silencio despierto,
en silencio
mi despertar de vida.

Se ha cobijado una cría entre mis pechos.
Hay paz en su aliento, tacto invisible de terciopelo.
Tal vez sea un latido entre el ser y el mundo.

Silencio.
14
2comentarios 134 lecturas versolibre karma: 76

Métro Paris

Mi mirada se fijó en el cristal, y en él, mi reflejo me habló durante una milésima de segundo.

Sobre aquella puerta del transporte público se manifestó el carácter imprevisible de algo que se encendía en mi interior. Su figura se exhibía poco a poco por detrás mientras yo seguía esperando de pie la próxima parada en el metro de la capital del mundo. Advertí en la imagen quizás su presencia rodeando mis latidos, apretándolos cada vez más fuerte a medida que se acercaba. Su abrazo volátil se refugiaba en mi cuerpo. Posaba su brazo sobre mis hombros haciendo caer toda mi alma sobre su pecho, y en aquella misma caída se producía el auge.

Sobre el cristal del espejo me encontré, a su lado, y pude admirarle, investigando con su nariz el olor de mi pelo, besando casualmente mi cabeza y convirtiendo el gesto en un primer momento de existencia de su protección. Sobre el cristal del espejo pude admirarnos, como una obra de arte que despierta la sensibilidad más profunda, como un encuentro ajeno que invita a anhelar lo mismo, como la promesa de algo que podría ser.

Y de repente se abrieron las puertas.

Y desaparecimos.
6
sin comentarios 13 lecturas relato karma: 56