Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Toque de queda

A mi Bogotá del alma, a todas las ciudades de mi nación,
a mi Colombia, país hermoso lleno de gente maravillosa.



Intenta callarme con tu odio,
con tus sirenas de guerra,
con las calles solas
llenas de luces rojas y azules,
intenta callarme con
las armas del pánico,
del terrorismo oscuro,
ese, del que está detrás de un escritorio,
ese, el que solo genera miedo en los inocentes.
Intenta callar mis letras,
las voces de todos,
el clamor de un pueblo cansado,
intenta callar a los jóvenes,
a los nuevos estudiantes de la vida,
que con sus actos,
nos enseñan a no tener miedo.
Intenta callar las risas de los niños
que juegan en sus columpios y quieren ser doctores
o superhéroes.
Intenta callar a los que con sentir,
arte, buscamos dejar una pequeña e ínfima huella.
Intenta callarme a la medianoche,
cuando mis vecinos piensan que todos somos el mal,
intenta callarme haciéndome creer que eres el salvador,
cuando eres el mal, la guerra, los niños asesinados,
los campesinos desplazados, los ríos de sangre,
los cadáveres de miles en fosas comunes,
cuando eres el odio contra un pueblo hermoso,
lleno de paisajes, vida, amor, paz,
lleno de personas que buscan dejar lo mejor en la vida.
Intenta callarme, gobierno infame,
con tu toque de queda,
toque de guerra.
Pero la noche,
será de velas, de antorchas,
de ruidos que claman la paz,
de ecos de voces cansadas de años y años
de tumbas sin nombre,
de calles de concreto corruptas,
de casa lujosas de políticos de turno
y niños muriendo de hambre,
de miles de jóvenes sin educación.
Intenta callarme con tu toque de queda,
mi voz,
toque de protesta.
leer más   
13
15comentarios 144 lecturas versolibre karma: 117

¿Qué letras escribirle a quien ya se le escribió de todo?

¿Cómo saber en dónde estoy en tu mente?
¿Cómo encontramos de nuevo sin distancia?
¿Dónde más poner mi surrealismo?
Cada madrugada, te busco,
en silencio,
en insomnios,
en sueños,
en amaneceres nucleares de desasosiego,
en los primeros cafés,
en estas montañas que anhelan tu mar,
que anhelan tus manantiales de medianoche,
el fuego de voz, de tus piernas,
de tu esencia.
¿Qué letras escribirle a quien ya se le escribió de todo?
Quizás las letras de las ganas en silencio,
quizás la palabra flor de octubre en una servilleta,
quizás las letras de un sentir taciturno
que toma café bajo la lluvia de noviembre,
quizás las letras de un poema
escrito en una canción que solo dos conocen,
quizás el lugar donde siempre es de noche,
o en las flores que circundan el camino largo, muy largo.
¿Cómo romper las cadenas del tiempo?
Hoy, me hago un grito de silencio
en esta hoja,
y vuelo a ti,
convertido en instante.
Quizás, lo sepas.
leer más   
17
19comentarios 97 lecturas versolibre karma: 106

A veces me pierdo

A veces me pierdo
en mis laberintos,
allá, batallo con mis agujeros negros,
con la melancolía de todos los tiempos y
la nostalgia del mañana.
A veces, me alejo
para no herir, no gastar, no incomodar
por lo oscuro de mi mente.
En ese abismo, me rasgo los pulmones,
las ampollas en los pies me sangran,
la piel se arruga,
la sonrisa se va,
el café no calienta,
el whisky no está.
A veces, deseo con toda mi alma,
pero me oculto del mundo
en una sombra sin camino
a la medianoche.
Lo sé, la conozco,
se coloca a veces su disfraz de perro negro,
de cuervo que me arranca los ojos,
las tripas,
y a la mañana me deja la mente
como campo después de una bomba nuclear.
Otras,
me quita el aliento, las ganas, los sueños,
el hoy,
me devuelve el peso del ayer
y me abre las cicatrices del dolor,
no por amor o desamor,
por las malas decisiones.
A veces me pierdo
y no encuentro la palabra correcta,
la canción precisa,
la hoja adecuada,
ser la compañía oportuna.
A veces me pierdo…
pero tarde que temprano,
me encuentro.
leer más   
14
12comentarios 129 lecturas versolibre karma: 124

Melancolía nocturna

Serpenteando en la noche,
sin destino, sin brújula,
sin años, sin tiempo,
persigo una botella de whisky
que no está,
sed del hoy
que seca el alma,
las tripas, el corazón,
la boca.
¿Qué soy en esta noche fría, de penumbra y misteriosa?
Respiro sin ganas,
me acompaña la canción de todas las décadas,
las venas en las manos
muestran los años en vano,
y en la piel,
solo las ganas de la no distancia.
Subo el volumen,
cierro los ojos,
me quito el sentir
y me voy al rincón de siempre,
a mi melancolía nocturna.
Oscuridad,
en el rostro,
las señales del ayer,
del quizás no mañana,
de los supuestos.
Agonía en las letras,
que cansadas,
se quieren embriagar de silencios.
leer más   
15
10comentarios 94 lecturas versolibre karma: 110

Estrella negra

Soy una estrella negra
perdida en lo profundo de la materia oscura,
en la nada del universo en penumbras.
Las llamas de una supernova,
de hace más de mil millones de años luz,
me extinguieron.
El polvo de estrellas en mí,
se perdió en un agujero negro,
asteroides, como proyectiles,
se incrustaron en mi piel,
en mi mente, en el corazón.
Soy una estrella negra,
sin fuego,
sin galaxia,
sin expansión.
Ecos de silencio
llegan a mi humo sin lunas,
ondas sin señales de compañía,
y en las venas,
escombros de un big bang
que dio paso al cataclismo.
leer más   
14
7comentarios 135 lecturas versolibre karma: 106

Mézclate

Mézclate conmigo,
en un verso,
en un beso,
en una canción de rock,
en un jazz,
en la noche de frío,
en la de calor extremo.
Hazte bolero conmigo,
yo, melodía con tu pasión
de carmesí encanto.
Seamos,
uno, muchos,
mézclate con mi cuerpo,
seamos máscaras,
que en la desnudez,
juegan,
y al amanecer,
son café, caricias.
Seamos
un adagio, un allegro,
seamos orgasmos,
una ópera,
mézclate
en mi sangre,
y déjame
el camino de tus venas.
leer más   
10
12comentarios 71 lecturas versolibre karma: 107

Simple

Qué es el tiempo sino aprender a volar en nuestra
mente así los muros de la realidad aten…
Qué es el universo sino un alma que nos de la libertad
de entrar y salir sin mentiras, sin tiempo, sin abismos…

Qué eres tú sino música del universo esperando quién escuche tu vibrar
como si fueras todas las dimensiones y no solo hoy o ayer…
Qué eres tú sino universo en tu mirada
y en tu rostro enigmas de un hoy de palpitar, de constelaciones…

Qué soy yo sino un alma que vibra ante tu música,
que no es tiempo, no es abismo, ni ayer,
que no es mentira, ni destiempo…
Qué soy yo sino lo simple de las cosas simples…
leer más   
14
8comentarios 89 lecturas versolibre karma: 121

Pétalos rojos

Pétalos rojos
ennegrecidos por una bala,
sueños acabados,
ilusiones muertas.
Pólvora macabra,
manos asesinas,
mentes siniestras
ordenando manchar la paz.
Pétalos color sangre,
lágrimas de dolor,
a la tierra tu sufrir,
al viento el no olvido.
Pétalos rojos
escondiendo azules destinos,
alas manchadas
de cobardes escondidos
en cañones
de guerra mundial.
Tierra adolorida,
lluvia triste de noviembre,
rostros de desespero,
mentes agotadas.
Pétalos rojos
quitando el color
de las mejillas inocentes,
valientes,
flores que se apagan,
no hablan más,
no ríen,
pétalos rojos en
en el lodo,
que como selva de concreto
acaba con la vida,
fines no naturales.
Pétalos rojos
llanto ocre,
dolor neurótico,
y allá,
en el fondo de la tierra,
se transformaran en vida,
nuevamente.


Ilustración: Edwin Giraldo
leer más   
21
12comentarios 123 lecturas versolibre karma: 116

Encuentro y algo más

Inocencia sublime,
delicada miel,
suavidad, inquietud, armonía,
imprimes al aire vida,
en la noche despliegas deseos.
Enardeces, ríes, muerdes,
cuerpo, aura,
como se sienten,
tacto, labios, delicadeza.
¡Late corazón, late!
Tiempo, emborráchate,
duerme,
observas,
se palpa,
intrínseca caricia,
hazlo,
el hielo derretido, romperá,
inefable interior,
acepta sin miedo.
Ves miedo, consigues nada.
Ínfima gloria, no temas,
permite lo que no conseguimos solos,
ata lo que juntos ilusionamos.
Mírame, lo necesito,
acércate, invítame un beso,
escucha nuestro interior,
sí, palpita, habita,
mirada diáfana,
hechizo,
desnudos,
sin final.
leer más   
22
18comentarios 131 lecturas versolibre karma: 131

Mi locura

Tan solo desearía ser la primera mirada
que baña tus encantos íntimos y femeninos,
pero siempre me gana el sol.
Con locura, desearía
ser tu música, tu son,
acompañar tu loco corazón,
bailar la danza de tu día sin igual.
No importa que de nuevo me gane
la luna y te de
el beso de buenas noches,
no importa,
porque sé que mi pensamiento
y mi locura,
siempre le ganan a todos los caballeros
que te rinden homenajes.
No me importa el aire,
la lluvia,
la tarde,
siempre gano la carrera
hacia tus afanes,
y aunque no lo notes,
mi locura siempre llega
primero a ti,
cuando tus ojos ya están
abriendo los parpados.
leer más   
6
4comentarios 65 lecturas versolibre karma: 80

Surrealismo en negro

Sombras sin reflejo,
huellas sin marcas,
tiempo sin medir,
sentimiento sin existir.

Presencias ausentes,
ausencias que vacían,
sexo sin luz,
oscuridad sin lugar.

Distancia surreal,
recuerdo intermitente y confuso,
palpitar ácido,
dolor neurótico.
leer más   
17
9comentarios 113 lecturas versolibre karma: 97

¡Mírame! (Con @Mialma07930786 )

"¡Mírame!
Ahora que sequé mis ojos y mojé mis labios...
ahora mírame.
Anegada la boca en palabras convulsas sin sentido.
Mira qué quedó de las tardes de sofá a oscuras,
de las manos agarradas a nuestro amor,
sin dudas".


¡Mírame!
No detengas esa mirada,
recórreme con esos labios de noche,
volvamos a ese sofá cómplice,
toma de nuevo mis manos,
las lágrimas guárdalas en un ayer de olvido.

Mírame ya, siénteme hoy,
vivámonos ahora.

"¡Mírame! Cuando renuncio a tu carne y se
me inundan los ojos.
Y me ofreces migajas
aunque me juras la vida.
Y me pierdo.
Dejo de sentir.
Me muero de miedo en mi pequeño mundo sin ti.
Mírame ahora que renuncio".

Mírame,
como si fuera la última vez,
la noche del fin,
bésame sin renunciar aún,
dame una lágrima como gota
de ti,
como tinta indeleble tatuada en mi alma,
en mi piel,
mírame,
y llévame al abismo de tus ojos de medianoche.
leer más   
18
6comentarios 103 lecturas colaboracion karma: 114

Madrugada

Camino en la noche sin salir de mis muros oscuros,
viajo entre mundos surrealistas buscando lo indescifrable,
percibo la vida sin máscaras, sin dudas, sin miedos...
y allá, en ese sitio, en un libro amarillo, escribo tu nombre...
Voy errante en noches de sudor,
veo figuras que se derriten en el tiempo,
suspiros que se queman en las cárceles de la oscuridad
y tan solo tu nombre recuerdo.
Persigo la sombra de una figura,
la mano larga de una vida o recuerdo,
pero no veo tu rostro,
y en ese libro no hay más nombres,
no hay nada, más que dimensiones distorsionadas del tiempo,
sin lugar, sin edad, sin épocas…
y acá, en este lado del espejo,
siento la edad de muchos caminos,
llevando en los zapatos zancadillas, piedras y arrebatos,
llevando en la mente senderos, soles y noches,
pero todo me lleva de nuevo a ese libro,
a esa montaña sombría, muy alta y fría,
y no siento más la edad del caminante que avanza…
solo siento ecos desde la distancia,
ecos con cadenas, sin realidades,
a veces siento esa oscuridad como lo más real,
pero otras como una absurda mentira más…
no se ya si es un sueño, un camino, oscuridad,
una cárcel, un espejismo,
ya no sé si tu nombre es una señal,
o la irrealidad de mis noches a oscuras.
¿Qué otra cosa puedo hacer ya en esta madrugada leal?
leer más   
14
8comentarios 126 lecturas versolibre karma: 107

Ella viste de negro

Ella viste de negro,
negros sus ojos y cabello,
¿Su pasado negro?
Transparente su mirada,
ondulante caminar.

Indiferencia seductora de su ser,
el pasillo ausculta su belleza,
afuera llueve…
por dentro moja mi atracción.

Ella viste de negro,
volviéndose rojo mi rostro
ese negro al hoy aferro,
y este rojo confundo
con el blanco de su cuerpo…

Ella me desviste su negro
elevando su sangre en mi vivir,
duerme de azul y violeta,
despierta jazmín, de velo y encaje.

Ella viste de negro,
adelante el prisma la espera,
y yo también de negro
desvisto mi alma a su negro.
leer más   
17
7comentarios 151 lecturas versolibre karma: 112

Desvanecer

"Se fueron desvaneciendo como pompas de jabón".
Ch. G.

Soles, lunas, eclipses crepusculares y progresivos,
todos auscultando mis derrotas, mis triunfos;
quizás aquella maldición adquirida
me lleva al limbo,
al parapeto de la locura;
diosas, princesas, todas recorriendo mis poros
tan detenidamente que trascienden en la epopeya
de la inquietud absurda.
Y es aquí,
la oscuridad fulgurante
de la soledad amada;
tan solo los poetas
buscan con orgullo el trono de Zeus,
preguntando al ser
la inconformidad de las palabras.

Desvanezco ante la neblina helada,
ante la mañana póstuma,
en la aurora gris;
y giros, vueltas,
que desvanecen mis segundos
en la cama taciturna de mis desdichas.
Quizás solo tú
mujer bendita,
te conviertes en la llama
de mi locura,
de ser humano y
de no-ser,
de soñador, bohemio
y batallador de solitarias faenas surreales.
Solo tú, ser de mi locura
mereces todos mis anhelos.
Entre tanto, sigue desvaneciéndose
mi sangre en el éter de opio y anís.
leer más   
16
14comentarios 121 lecturas versolibre karma: 98

Pensar

Intentar callar cuando el alma se sacude,
buscar en el fondo mientras la luz renace,
pensar en no volver,
pensar en no caer más,
pensar en acabar.

Siempre algo detiene el aliento y
siempre alguien ayuda a respirar,
aunque respiremos lento,
aunque miremos lento,
aunque pensemos lento.

Cada vez el vaso mas vacío,
cada vez el recuerdo más seco,
seco como la memoria,
seco como la monotonía.
seco como el dinero, sin espíritu.

Y levantar la mano,
pensar en no volver,
pensar en no caer más,
pensar en acabar.
leer más   
14
6comentarios 125 lecturas versolibre karma: 112

Labios rojos

A tu enigma en rojo.


Labios rojos llevando a la ensoñación
de un tequila en ellos,
negro cabello que imagina
complicidad,
roja pasión encerrando enigmas de tinta,
de destinos de madrugada.
Mientras llueve letras de su sentir,
conducen a sitios, a tardes,
a soles, a magia de azules,
carmesí invitación.
Cada letra busca a una de ellas,
intentando descifrar ese misterio
que las encierra a todas,
cada noche, una diferente conduce
por la locura de la medianoche,
y sé, letras inspira, sentir.
Secretos llegan a su puerta,
golpean llevando una carta oculta,
buscándola en un bosque oportuno,
jugando a la no distancia
¿Cómo eres en la madrugada sin luz,
a dónde llevas en la intimidad de tu alma y ser?
Le dejo un suspiro a la hoja en blanco,
un suspiro que llegue a tu sonrisa coqueta,
que llegue con un café a tu mirada,
y allá, quizás,
nuestras miradas se conozcan, leales,
y en esta tarde octubre,
la inspiración se hizo surrealismo en rojo.
leer más   
6
4comentarios 67 lecturas versolibre karma: 80

Quisiera

“Quisiera ser alcohol para evaporarme en tu interior”

Quisiera ser una gota de sangre que recorre
tus mejillas, tus muslos, tus enigmas,
quisiera ser una gota de whisky
que en tu garganta pasa caliente y llega a tu
pecho suave y abismal,
quisiera ser el algodón
de tu ropa interior en la noche de euforia,
en la noche de locura y de calma.
Quisiera ser ese suspiro
que en la medianoche te quita
el sostén y acaricia tu cuello y espalda,
quisiera ser viento,
huracán, río, mar,
oasis, desierto, laberinto,
salida, cima, noche,
madrugada, abrazo, el primer café.
Quisiera ser ese sonido leal
de la medianoche gris y de lluvia,
esa caricia de la mano llena de verdad
pero sin mañanas de castillos de naipes,
quisiera ser tu nombre
tu ya, tu respirar exaltado,
quisiera evaporarme
en los matices más oscuros y profundos de
tu pasión.
Quisiera ser la melancolía de abril,
la primavera en ella también,
el frío y el calor en tus labios,
en tu cabello,
en tu sexo.
Quisiera ser más que un sueño,
más que unas letras,
más que un nombre,
más que una canción,
más que el tiempo derretido.
Ven a esta mente que cae al abismo
como una lágrima de tinta,
como un dolor de mariposas en el estómago,
ven, sin dudas, sin miedo
aunque lo sientas.
Ven y quítame el hoy,
mientras el alcohol me quita
el momento y el saxofón al fondo te ama.
Ven que quisiera ser tu segunda piel.
leer más   
13
5comentarios 123 lecturas versolibre karma: 99

Cuatro de Octubre

Otra noche sentado,
de nuevo solo,
ya no es extraño,
lo extraño es
que solo y sentado
no quiero estar,
ni escucharme.
Aunque la noche es sola y
el día también,
ambos se escuchan,
escuchan mi noche,
esta noche de octubre,
tan solo van cuatro y
nadie me acompaña,
solo la mesa,
la silla vacía,
la música al fondo,
igual que el vino.
Quizás ella está, sí,
en la otra mesa,
y en mi mano,
solo el humo,
varios cigarrillos,
y me acompañan,
pero también se apagan,
y tan sólo,
tan solo van cuatro noches,
y tantos años.
leer más   
13
4comentarios 95 lecturas versolibre karma: 102

Susurró el mar

Susurró el mar tu nombre
sintiendo tu esencia,
sensibilidad,
sueños, piel,
sintió el mar tu entrega
leal,
esa de la medianoche,
en oscuridad,
en una soledad y compañía cómplice.
La arena, como las olas,
desde adentro de lo desconocido,
llegaron a tus pies,
a tu cabello moldeado por el viento
atlántico.
Sintió el sol tu espalda de vida,
suave, invitadora,
sintió la vida lo real,
lo que asfixia,
la desdicha en tu tarde de secretos,
libre, soñadora, cielo.
Espuma en oleaje
te invita al remolino del vivir,
plenitud, calma,
tsunamis en la mente,
y la brisa con su melodía oportuna
baila un son con el negro
que adorna tu cuerpo.
Embriaga tu presencia
el reloj de arena,
y las huellas en ella,
te hacen infinita.
leer más   
16
7comentarios 104 lecturas versolibre karma: 96