Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Senryu

¿Dónde los hoyes
de los ayeres mudos
y amanecidos?
leer más   
11
4comentarios 115 lecturas japonesa karma: 84

La métrica de nosotros

.
Era esa palabra;
la primogénita,
la que se hacía verbo,
la que tú y yo conjugábamos
en el alma y en el vientre de la métrica.

Una sinalefa o el viaje al abismo de tus brazos...

El vértigo del oleaje
se perdía entre la inmensidad
de todos los océanos que nos separaban;
versos intencionados
cargados de soles y de sales,
de aguas bravas
que chocaban con nuestros cuerpos desnudos...
Nuestras lenguas
se enredaban en una lasciva imaginada,
pero palpada y desbocada
que rasgaba y hacía jirones a nuestras ánimas.
Sobre la playa,
yacíamos inertes entre nuestros hálitos
desgastados y desabrigados;
los dos esperábamos una próxima tormenta.
La distancia que habitaba entre las lunas, gritaba
y la batuta indicaba el ritmo de nuestras músicas.
Tu tacto,
ajeno a todas las tierras movedizas que nos recorrían,
vocalizaba dentro de mí
y mi piel gemía en una nueva aurora de matices...
Sí, mi piel,
que se escurría y buscaba
la escarpada gruta de tu sexo
y que allí, erecto,
me esperaba.

Era la palabra,
la primogénita,
la que se hacía verbo;
la que tú y yo conjugábamos
en el alma y en el vientre de la métrica.


Asunción Alcoceba
9-3-20
.
leer más   
21
31comentarios 272 lecturas versolibre karma: 91

Senryu

.
Y si los vientos
en mi caos arrecian
estrato soy.

Asunción Alcoceba
7-3-20
leer más   
10
7comentarios 85 lecturas japonesa karma: 103

Senryu

.
Mío el crepúsculo
y la nostalgia fría
precipitada.

Asunción Alcoceba
1-3-20
leer más   
13
10comentarios 56 lecturas japonesa karma: 110

El castillo de la memoria

.
Yace, la infancia nuestra
en el foso de un castillo de arena
que sangra cuando brota el recuerdo.

Cuerpo níveo, relajado
y a la vez, expectante.

Cánticos y juegos;
risas y alguna lágrima
cubren de olvido el tiempo.

Sabe a chocolate caliente
y a humo de la hoguera;
a sueños amanecidos,
a aventura, a locura
y a libertad imprecisa.

¿Dónde nos encontramos?,
¿has visto cómo gira el sol en esta aurora?

Inmóviles, las amapolas
entre las mieses de los campos,
pero danzantes a nuestro paso...

Paso ligero, así se va la vida;
igual que el agua del río que entre los cantos,
corre.

Zarzas y moras;
ranas y barro en el vientre de la memoria.


Asunción Alcoceba
26-2-20
leer más   
13
12comentarios 90 lecturas versolibre karma: 93

Omega (Sedoka)

.
Hebras de sangre
se mecen en el mar
y ahogan la tristeza
alfa ascendente
de un fuego amenazado
llanto y timbal de aurora.


Asunción Alcoceba
23-2-20

.
leer más   
17
10comentarios 114 lecturas japonesa karma: 100

Evidencia

.
Desde un infinito no señalado,
marca la huida;
es transparente, la evidencia
y no necesita disfraz.
Ungido con la avaricia de un último crepúsculo,
levita hacia su propio ego;
cabeza erguida.

El viento
recoge con sus alas mudas
las palabras no nacidas.

Asunción Alcoceba
22-2-20
leer más   
9
3comentarios 121 lecturas versolibre karma: 109

Müki

.
Rayan las nubes
un cielo azul de aurora.
Cumbre encarnada.

Asunción Alcoceba
22-2-20

.
leer más   
12
5comentarios 112 lecturas japonesa karma: 91

Senryu

Curiosa luna
que navega en océanos
y tizna el óbito.


Asunción Alcoceba.
16-2-20
leer más   
13
6comentarios 110 lecturas japonesa karma: 114

Senryu

.
Late la voz
que recorre mi sismo
torrente y vértigo.


Asunción Alcoceba
9-2-20
leer más   
15
10comentarios 119 lecturas japonesa karma: 94

Ternura

Las lágrimas
pétalos de agua
en piel
poema
blanco lleno de luna
iridiscente.
leer más   
18
15comentarios 194 lecturas versolibre karma: 104

Chöka

.

Nos habitamos
en andenes de vida
de viento y agua
un presente sin tiempo
ni disimulo
de cristal transparente
que guarda un corazón.


Asunción Alcoceba
3-2-20

.
leer más   
16
14comentarios 176 lecturas japonesa karma: 96

La vida

Caen las hojas
y cubren la vida de soles, lunas y estrellas.
Fuegos dispares
que en la oscuridad florecen;
filos de vida que tejen romeros y montes.
Hay un camino
formado con escamas y espinas de peces muertos;
ellos no valen,
no han tenido agallas para la zambullida
y el río corre.
La cima de la montaña
luce la pendiente en el lóbulo de su oreja.
Uñas y dientes,
se necesitan para someterla,
para doblegarla;
ella está acostumbrada
a la baja temperatura de la nieve
y a las embestidas del viento.
El cielo azul
apuñala por la espalda al peregrino
con su falsa pureza,
le obnubila y este tropieza con la torpeza.
Hay que trepar un trecho todavía,
antes de alcanzar la cima;
pero el muérdago está a la sombra
y guarda toda la humedad en su tinaja.
Se aprende
que la codicia no es tan mala,
si se toma con mesura.
La cabra se despeña
y deja libre la mata que rumia;
sirve de anclaje para dar el siguiente paso.
Vamos, ya queda menos.
Uno se aferra a las rocas
para esquivar los envites del tiempo
y en un descuido, la piel se desgarra;
un hilo de sangre rubrica el camino,
pero no la sentencia,
aún queda latido para soportar el ascenso.
Por fin, la cima;
el astro rey la corona,
pero es tanta la soberbia..., tanta;
que la vida quema y mata.
Caen las hojas
y cubren la vida de soles, lunas y estrellas.

Asunción Alcoceba

.
leer más   
12
8comentarios 153 lecturas versolibre karma: 88

Epístolas a un mar imaginado

I

Amado mar:

Te puedo imaginar
y otra vez, te imagino;

infinitamente, siempre.

Cuánto silencio guarda la noche;
ella está callada porque quiere escucharte.

Y yo aquí,
IMAGINÁNDOTE.

II

Amado mar:

Necesito,
de tus labios,

una palabra cálida
que cubra mis hombros,
que vista a mis fantasmas de arcoíris;

una palabra calma
que arrulle y meza mi alma.

Eternamente,
la noche es larga y fría

y yo,
necesito de ti.

III

Amado mar:

¿Has sentido mi áurea cerca de tu esfera?

Mírate en el espejo,
verás tu pelo alborotado
y mi vida.

Mis dedos
han querido acariciar tus sueños;

quizá, veas
restos de carmín en tu mejilla;
mis labios
han dejado escrito, ahí
su deseo.

IV

Amado mar:

Es inmenso, el océano
esta noche.

Cuánto silencio
mascullan sus aguas negras.

Si supiera
cómo hacer para arrebatarle las olas,
sus corrientes
y verterlas en mi boca;

si pudiera
arrancarle la distancia establecida
igual que a mi mente...

En fin,
es inmenso, el océano
esta noche.

V

Amado mar:

Es ahora,
porque el mañana no existe,
todavía
y si no se nos va el tiempo,

dibujaremos una estela en nuestro cielo
con tu nombre y el mío, AMOR.


Asunción Alcoceba
30-1-2020


.
leer más   
11
10comentarios 137 lecturas versolibre karma: 92

Vivencias (trova)

Y es ahora ese mañana,
el de aquel ayer vencido,
el que toca la campana
celebrando lo vivido.


Mi primera trova.

Asunción Alcoceba
(28-1-2020)
leer más   
16
18comentarios 100 lecturas versoclasico karma: 96

Vacío (Somonka a dúo con @chusmarbella)

Lluvia de flores
en manos de la aurora
melancolía
el azul de sus mares
se zambulle en ausencia.


Tras el ocaso
los pétalos se ahogan
de pena inmensa,
al ascender el alba
emana azul el ánimo.

.
leer más   
19
28comentarios 231 lecturas japonesa karma: 94

Sextilla

Hay un silencio de mar, roto;
de color azul y viento,
de vaivenes...
Un susurro gris remoto,
tiempo que se mece lento
entre andenes.

.
leer más   
19
10comentarios 131 lecturas versoclasico karma: 100

Mares de vida (tankaknat)

Entre los mares
se cobija la luna
olas de plata
encrespadas al aire
riqueza sin crepúsculo
de un corazón amargo
que se encalla en el tiempo
reloj de vida
latido efervescente
de nueva aurora.
.
leer más   
14
12comentarios 141 lecturas japonesa karma: 84

Ayeres (Somonka) a dúo con @OmarMG31685418

Vuelvo a mirar
mi rostro en el espejo
te veo ahí
velando esta sonrisa
y envolviendo mi ser.

Alba de amor
que nos hace felices
halo con alma
que mi cariño entrega
que te abraza y pretende.

.
leer más   
11
9comentarios 182 lecturas japonesa karma: 87

Alas de mariposa

Siento
el abrazo de la mariposa
y su dolor
al detener el vuelo,
al replegar las alas
para despojarse
del polvo del camino
y respirar;
descansar
sobre los pétalos de la rosa
y brillar como una luciérnaga
en las noches de verano.

En la lejanía, la tristeza
y una decisión difícil;
aquí,
las lágrimas y el respeto;
el sosiego, la calma
que deja el tiempo compartido.

Nadie entiende
el significado de la palabra suerte,
el de amor y bondad,
el de fortaleza
si no ha trazado una estela
con sus alas blancas.

Así ella y su luz.
.
leer más   
16
4comentarios 137 lecturas versolibre karma: 92