Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Chimeneas

Es curioso como el color de los pensamientos cambia en 365 dias.

Lo bueno se hace malo,
las anclas dejan de flotar,
nos alejamos de quienes nos mantenian firmes en situaciones que no eramos capaces de caminar si no estabamos sostenidos a algo, la independencia parecia imposible hasta que dejo de serlo.
Y sueltas todo lo que te da paz para conseguir paz,
sí, sueltas.

Encontramos personas nuevas dispuestas a escuchar todo lo que tienes que decir aunque no muevas los labios, y quienes sienten en ti un grado de confianza tan grande que no importa si el mundo se está cayendo a pedazos, una taza de café y una buena conversación es como una bengala ante tanta catastrofe.

RESPIRAS.

Por otro lado, empiezas a ver bajo otra luz a los viejos amigos y entiendes a esas personas que hablan de lazos irrompibles a pesar del tiempo y las circunstacias, y te ves las manos tan llenas, que cada momento parece indetenible e interminable.
Hasta que los lazos se rompen
todo se detiene y no sabes que hacer pues la llama que habia por dentro se apaga y deja un cielo a obscuras.
Aunque no ver nada a veces hace que miremos, comprendamos y decidamos sobre todo.
El azul se vuelve superfluo,
Los amigos hieren y decepcionan,
el cafe no sabe a gloria cada vez
y las chimeneas no todos los dias estań soltando humo
pero siempre hay otro año,
otra temporada,
y todo puede cambiar.

una vigesimasexta vez.
3
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 38

Resurrección(?)

Seco,frío, inerte
ha quedado aquel campo, antes lleno de girasoles danzantes que morían por el sol,
Quién diría que un día hecho noche nunca iba a terminar...

Te has preguntado a quién ir cuando el sereno distorsiona el mensaje que dejan las margaritas en el aire.

Por mi lado, yo a veces me pregunto si las estrellas impactarían contra los gatos
-para volverlos mariposas,
para romper el hechizo-.
O si las luciérnagas tomarían aquél vino como combustible, para que los duendes se coman los corazones amarillos y así los rojos no sean superfluos.

Crees tú que se hundirían los globos y flotarían las anclas ¿Lo crees? ¿si? ¿Lo crees?

Creelo.

Seco,frío, inerte
está aquel campo que floreció luego del incendio, pero al que le ha llegado el invierno y al cual el sol le dijo adiós.


Panda Dos: De vez en cuando me pregunto si realmente sobreviví al incendio.
6
5comentarios 54 lecturas prosapoetica karma: 77

Redundancia

Hay miradas con las que comienzan historias de esas de peliculas y poemas tristes que proyectan mundos que nunca antes nadie ha conocido y en donde cualquiera quisiera estar para mojar sus pies con la corriente del río.

Hay miradas que hablan tanto que hacen que las bocas se sientan celosas por lo innecesarias que se tornan, es que los besos en donde la gente no se toca son los mejores,
vamos,
es lo que he escuchado decir.

Hay miradas que llenan tanto como un café en la mañana,
que dan vida, calientan el alma y dan los abrazos más reconfortantes que pueden existir en este mundo, que es la mirada de alguien más.

Hay miradas que te transportan a momentos en los que no estuviste por vendar tus ojos, y cerrarte a las cosquillas que estas podrían causar , por temor al vómito,
de estrellas,
digo.

Hay miradas que se transforman en canciones con melodías perfectas y letras inentendibles para quienes no han sido atravesados por las tormentas en las que naufraga quien lanza su balsa al mar al primer cruce de pupilas.

Hay miradas que que te llenan de felicidad por el futuro que muestran,
por la abrumante paz y tranquilidad que generan,
por la ansiedad que esfuman,
por las heridas que cierran,
por el dolor que aniquilan,
porque son como caricias en pelo.
Sí,
afortunadamente hay miradas que te llenan de felicidad
en los días buenos
en los días malos.

Luego,
está la mirada de ella, que te llena de tristeza
siempre,
siempre
por la misma razón:
el cruce con la mía.
10
2comentarios 64 lecturas prosapoetica karma: 90

Lili B:

Ya ha pasado
por fin ha sucedido
te he olvidado.

Tres cosas:

UNO
El olor de tu mirada triste se ha esfumado de mi camisa, mientras yo idiotamente esperaba que volvieras, pues nunca me dijiste adios y por eso cada vez que intentaba buscar la cicatriz me daba cuenta de que esa herida seguia abierta esperando escucharte.

DOS
El sabor de tu sonrisa cerrada se deshizo en mis manos, aún cuando me sostenía a tu recuerdo, así como a tu cabellera negra mientras nuestros labios sordos se hablaban de cerca.

TRES
El brillo de tus abrazos se hizo opaco y ha dejado una mancha negra en mi pecho que nunca nadie ha podido quitar, ahí justo donde recostabas tus mejillas buscando mi olor amaderado y cítrico.

CUATRO
Cuando se trata de ti me sigo saltando los limites

CINCO
Aún me tiembla la garganta cuando le cuento a alguien de ti y de tu nostálgica pero mezquina expresión.

SEIS
Realmente quería lo mejor para ti, así no fuese a mi lado.

SIETE
Pensé que querías lo mismo para mí.

OCHO
...
...
...

NUEVE
Ya ha pasado
por fin ha sucedido
te he olvidado.

Otra vez.
13
2comentarios 51 lecturas versolibre karma: 101

Rendición

A mi amigo, el que está enamorado de los días grises.

Solo.
Deprimido.
Muerto.

A veces siento que su mirada directa al suelo es una excusa para no mostrar al mundo el miedo que tiene y lo dulce que es.
Que el pesimismo con el que contempla la vida es resultado de todos los libros,
del porno,
de Chris Martin,
y de todas las jotas.

A mi amigo, el que se ahoga porque está muy cansado para nadar.
El que guarda tanto que a veces parece que va a estallar.

Acompañado.
Triste.
Sin vida.

El que no tiene colores, ni jardines,
al que la lluvia se niega mojarle el rostro por miedo a perder la competencia,
que recita y embelesa el alma
que no sirve para nada porque él es todo en la vida de alguien
pero no lo sabe.

Mi amigo, el que está enamorado de la tristeza,
que conversa tanto que se le enfría el café, mientras la vida le echa flores negras al epitafio que se tatuó en la frente,
ese,
mi amigo,
el que abraza corazones con todo lo que escribe.

Y todo lo que es.
.
.
Panda Seis: He vuelto a casa y unos ojos me han mirado con tanta ternura que se me ha inundado el pecho de lágrimas.

Fin del viaje.
leer más   
3
1comentarios 29 lecturas versolibre karma: 48

Remordimiento

Acaso los berrinches del niño interno estuvieron mal,me habré equivocado?

He echado tantas cosas de menos, que me he olvidado de mí y ahora no me consigo en ninguna parte, ni en ningún momento.
Las canciones ya no suenan como antes y la necesidad de colores se ha quedado transparente justo debajo de mis ojeras, donde lo del lagrimal no limpia.

He visto tantas parejas unirse y romper, que he quitado de mis lista de quehaceres el enamorarme y agregué repudiar todo lo que se le parezca, así no lo parezca.
He callado tantas voces dentro de mí, que leo esto con el detestable acento de alguien que no conozco y posiblemente nunca voy a conocer.

He sido bueno y por eso me castigo.
He sido malo y se me han llenado tanto las manos, que a veces colapso de sólo pensar en que lo que me conviene es lo que no.

Y está bien.

He encontrado cientos de puntos de vista, pero sigo ciego porque me he llenado de rabia y los puños se me han vuelto nada de tanta implosión, que los recuerdos ya no tienen olores.

Acaso ha sido solo un berrinche del niño interno?
ha estado mal?
ha estado bien?.

Sea lo que sea, ya no importa, solo espero que no sea tarde para volver a casa. . . .


Panda Cuatro: Siempre pienso en el mar y en naranjas cuando la ira me ahoga.
leer más   
2
sin comentarios 33 lecturas versolibre karma: 31

Rencilla

Querido D.
Has de saber de todas mis quejas, mis reproches, mi rabia.

Realmente me veías cuando cerraba los ojos y saltaba al vacío esperando volver al desierto una última vez? -por enésima vez-.

Dónde estaba la mano que nunca falla, cuando yo usaba las mías para cortarle la respiración al alma, cada que revisaba mi congestionado pecho?
Quince.
Treinta.
Sesenta días.
Dónde.

Has de saber de mi tristeza deletreada en cartas que aún no sé como empezar o como terminar.
Que también me ahoga la ansiedad y el frío borde de las tijeras me ayuda a olvidar, sin omitir que hago pausas para desahogarme contigo,de ti.

Me has hecho caso por fin y te rendiste conmigo, o , sólo haces lo que yo y decides no hablar?

Qué hacías mientras yo podría los frutos que debían permanecer ¿realmente te quedaste allí, querido D?

¿Por qué en lugar de levantarme no te quedas conmigo en el suelo y me vuelves a enamorar? Mientras señalas en el cielo tu estrella favorita y me dices que por siempre permaneceré en tu amor.
SIEMPRE.
Querido D, así como tu nombre,
con mayúscula.

Panda tres: se me ha perdido el autor de aquel escrito.
4
sin comentarios 17 lecturas versolibre karma: 71

Recurrencia

¿A dónde ha ido el sonido?

Se ha vuelto tan vacío
se ha puesto tan obscuro a causa de palabras inventadas que no brillan
pero asfixian y ciegan
que no son nada, pero son todo.

¿A dónde se ha ido?

no hay problemas
no hay soluciones
todo es sozo,insípido
abrumante,tranquilo
insignificante.

¿A dónde me he ido?

Doy pasos sin avanzar a ninguna dirección
solo hay una nada intermitente que me hace caer.

[...]

Qué equivocado está el hombre que cree volar cuando no hay nada más.
Qué equivocado estoy, creyendo que no hay nada más.

-Si esto no parece el fondo-

¿A dónde iré?
¿En dónde estoy?
¿Cuánto tardará?


El silencio se escucha tan vacío solo con mi voz.


Panda Uno: He cambiado las letras por navajas.
14
1comentarios 54 lecturas versolibre karma: 92

Bandera S27

Me pregunto si aún quiere gritar.

Una palabra: amarillo.
Porque sé que sabe todo lo que encierra y todo lo que no.
Porque de todo lo que eso definía pasó lo que nunca pensamos que iba a pasar y por una razón que siempre ha de escribirse con D y en mayúsculas terminamos juntos
una, otra y otra vez.

La última vez se nos propusó flotar y subir hasta la cima de una montaña que muchos desean pero ninguno de los dos quería,
pues dejar la paz y el calor que daban las velas que nos mantenían conectados a las nubes era terriblemente doloroso,
saben, era elegir de que manera ibas a dejar que te partieran las piernas -todas las perdidas son positivas-.

Pero estábamos dispuestos a eso,
manos abiertas,
piernas rotas,
pecho congestionado,
corazones como nieve,
colisión de ideas.

Era mucho que sostener
sin embargo, no logramos hundirnos:
flotar sin despegarse del suelo era fundamental
aunque ninguno de los dos anclara
ni diera frutos.
Implosión tras implosión.

Había que ser valientes y fuertes
soplar el miedo , cerrar los ojos -para ver todo lo que nos gustaba-
y nunca desanimarse pues de alguna manera todo pero absolutamente TODO resultaría bien entre tantos tropiezos.

Mucho más que la inexistente suerte era sentir que no estábamos sólos y que no lo estaríamos.
Así como un abrazo de esos, de los que duran dos minutos.

Me pregunto si aún quiere gritar.
Porque yo sí.
Es que este año estará lleno de bendiciones.
digo,
está.

-Habla al silencio en mí-
11
6comentarios 52 lecturas versolibre karma: 86