Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Haiku de la tierra

Ya no hay tierra.

Solo ruido y cemento

en mis zapatos.
leer más   
19
4comentarios 51 lecturas japonesa karma: 138

Duele la pobreza

Duele mucho la pobreza:
La del que no tiene nada y la del que lo tiene todo, menos la felicidad.
La del que le falta siempre algo y la del que presume de tener, pero solo tiene falsedad.
La del que nunca llega, la del que nunca emprende, la del que se justifica en los demás.
La del que no se contenta con lo que tiene y siempre quiere más.
La del que aspira infructuosamente a tener lo que los demás.
La del que sufre por la riqueza ajena y se llena de envidia y frustración.
La del que aún no ha nacido, pero está condenado a ser pobre hasta la eternidad.
La del que ha muerto y solo ha dejado para los suyos carencia e inseguridad.

Pero la que más duele, es la del pobre diablo, que acepta la pobreza como designio divino o como inevitable realidad.
Y la que muestra quien no está dispuesto a desprenderse de lo que le sobra para hacer feliz a los demás.

Duele mucho la pobreza:
Esa que no conoce de oportunidades ni puede hallar salida si no encuentra una mano a la que asir su desesperación.
Aquella que no conoce otra realidad porque no hubo posibilidad de elección.
Esa que estás aceptando por no estudiar, por no trabajar, por no emprender una lucrativa actividad... por no despojarte de la resignación.
Esa a la que te sometes por no levantar el puño, por no alzar la voz y no salir en busca de los que nos mienten, nos niegan las esperanzas y nos roban la felicidad.
Duele mucho la pobreza, pero duele más la falta de humanidad.


Imagen: Viridiana (Luis Buñuel, España-México, 1961)
leer más   
15
7comentarios 112 lecturas prosapoetica karma: 117

Haiku de la nube atormentada

Calla la nube
cuando los rayos del sol
la acarician.
leer más   
7
4comentarios 57 lecturas japonesa karma: 89

Para cuando vaya a verte, César Vallejo, hermano inmortal*

Aquí estoy, como nadie,
embriagado de tu poesía,
con mil horas de ensueño,
caminando tus huellas,
buscando tu acento,
intentando tus penas,
y prometiendo que
cuando vaya a tu morada
en la Avenue de L’est,
en Montparnasse,
dejaré un poco de ti
en cada palabra escrita,
si puedo perturbar
con mi ofrenda,
votre éternité parisienne.

Aquí estoy, no soy tú
ni quiero ser nadie,
solo la suma de todos ellos
y la ausencia de los demás.
Pero no se puede evitar
poseer lo adquirido
y lo que se avino sin previsión.
Muchos poetas me dan voz,
pero uno solo me convoca.
Aquí te llevo Vallejo
lo que te puedo alcanzar:
una flor marchita
y un papel en blanco,
para tenderlos
sobre tu memoria,
aunque allí ya no estés más.

*Llegue a París con estos versos para César Vallejo, pero él ya no estaba allá. Resulta que me estaba esperando en Lima.
Pero aquí le dejo lo que le llevé, aunque nunca pudo leerlo.
leer más   
7
2comentarios 62 lecturas versolibre karma: 84

Si el amor pudiera

Si el amor moviese montañas,
el tiempo tendría que detenerse,
allá, en el otro lado del mundo,
a donde el infortunio te ha llevado,
para que yo me despierte contigo,
con el mismo rayo de sol, cada día.

Si el amor cruzara los océanos,
ahora estaríamos jugando
bajo las mismas olas de mar
y el horizonte se acercaría
hasta tocarnos con la mirada
y compartir nuestro aliento.

Si el amor tuviera alas,
volarías a mi cuando quisieras,
o yo estaría circundándote
tanto como me lo pidieras,
como un ángel protector
o un demonio enamorado.

Si el amor moviese al mundo,
ya mismo estaría desdoblándome.
Aquí sería el solitario que soy,
allá sería uno con tu presencia,
viviendo al mismo tiempo
en tu existencia y en la mía.
leer más   
9
2comentarios 76 lecturas versolibre karma: 109

Tanka del camino

Hey luciérnagas!
acompañen mis pasos
y enciendan su luz.
Esta noche sin Luna
llevo prisa por verla.
leer más   
13
5comentarios 81 lecturas japonesa karma: 129

Tanka de la lluvia

Pasó la nube
y dejó sus lágrimas
sobre la tierra.
Abundantes y frías.
Ahogando sus penurias.
leer más   
7
2comentarios 71 lecturas japonesa karma: 84

Ausencia

Morir quiero
en esta soledad
para no sentir
la dolorosa llaga
de tu ausencia
que me lacera
el alma sin piedad
y no cierra la herida
ni con el sueño
ni con la locura
ni con el ruido
que hace la ciudad.
Morir quiero
si hay olvido
en la muerte
pero si en la otra vida
me sigue tu recuerdo
mejor sería
que se extinga mi alma
y mi esencia desaparezca
llevándose con ello
toda mi existencia
que aquella vez
que te fuiste
el universo se contrajo
y desapareció el tiempo.
leer más   
11
5comentarios 116 lecturas versolibre karma: 110

Haiku de la espera

Ocurre siempre:
Discurren las aguas,
la roca espera.
leer más   
13
2comentarios 77 lecturas japonesa karma: 100

...

Guardaré mis palabras para mejores momentos...
leer más   
5
sin comentarios 50 lecturas versolibre karma: 69

Tanka en flor

La flor no asoma
cuando se excede
de vida la planta.
Surge presurosa
cuando la muerte acecha
leer más   
5
2comentarios 37 lecturas japonesa karma: 69

Llueve lluvia

Canta esta noche lluvia,
pero por favor no truenes
porque asustas al niño.

Cae lluvia y baña los campos,
pero no desbordes los ríos,
que se ahogan los cultivos.

Lluvia trae felicidad contigo
y no te juntes con el frío,
porque sufren los desvalidos.

Besa lluvia suavemente a las flores
y no invadas con tu furia los nidos,
ni hagas del campo una extensa pecera.

Lluvia que vienes de día
Lanza tus gotas a la luz,
y muéstranos tu colorida sonrisa.

Lluvia que vienes desde lejos,
no olvides a dónde vas,
ni dónde te necesitan más.

Recuerda lluvia que no eres hielo,
ni frío copo de nieve.
Solo agua que cae del cielo.

Lluvia que bañas la noche,
no entres a mi casa sin permiso,
que no quiero esos sueños mojados.

Vete lluvia cuando sea el momento
y no vuelvas hasta pasado mañana,
que hoy nos espera un romance con el sol.
leer más   
10
5comentarios 121 lecturas versolibre karma: 103

Tanka del Tenkara

El pez astuto
recela de la mosca
que lanzó al río
el inexperto hijo
del maestro pescador.
leer más   
12
2comentarios 85 lecturas japonesa karma: 95

Haiku del arrullo

Esta noche,
el canto de la lluvia
arrulla mi sueño.
leer más   
15
3comentarios 65 lecturas japonesa karma: 89

Ser y no ser

Ser mujer no te hace más sensible.
Ser gay no te hace más tolerante.
Ser ateo no te hace más racional.
Ser teísta no te hace más bueno.
Ser mayor no te hace más justo.
Ser ecologista no te hace más sano.
Ser hombre no te hace más fuerte.
Ser romántico no te hace amar.
Ser,
sin saber,
sin sentir,
sin compartir,
no te hace humano.
leer más   
19
9comentarios 121 lecturas versolibre karma: 86

Recuerdo

Ahora ya no me pierdo
en tus ojos color del cielo,
en tu boca untada en miel,
en la humedad de tu piel,
en la suavidad de tu cabello,
en tu imposible recuerdo,
que no puedo dejar de olvidar.
leer más   
13
2comentarios 85 lecturas versolibre karma: 100

Senryu del pez enamorado

Bajo el puente
un pez enamorado
mira la Luna.
leer más   
12
2comentarios 105 lecturas japonesa karma: 87

Clamor

Toda la poesía es una misma voz continua que se nutre de los sueños y fluye de la palabra al papel, sin embargo, hay poesía singular que de vez en cuando surge como intenso resplandor, rescatándonos de la complacencia y deshaciendo el caos. Como también hay poesía que se queda en los bordes de la palabra y se pierde para siempre en el silencio, donde no hay voz, y el poeta muere, sin saberlo.

Poesía no vive en el silencio, poesía es susurro y fragor. Pero, cuando la palabra es aún idea no manifiesta, cuando quiere decirnos algo la callada voz, cuando el poeta quiere comunicar con el alma quieta, lo que el sonido no puede expresar, poesía también es silencio, signo envuelto en vacío, luz extendida sobre la noche, profundo clamor…
leer más   
8
3comentarios 94 lecturas prosapoetica karma: 91

Tanka

Con letras huecas
no se hacen poemas.
Camina mucho,
acoge la tristeza,
disfruta ser feliz.
leer más   
14
3comentarios 99 lecturas japonesa karma: 98

Poética

Después de escribir un poema haces otro, desechas los dos y lo intentas de nuevo, y la noche languidece sobre tus ojos, pero quieres seguir intentándolo, hasta que llega un verso mágico, y brotan todos los demás, en tropel, como una incontenible avalancha de palabras.

Sientes que la sangre se enciende, sientes que se te escapa un tesoro, sientes que no puedes controlarlo y escribes sin detenerte, con profusión.

Entonces lo lees, una y otra vez. Te suena el primer verso, los otros, no sé. Corriges, tratas de corregir, pero no puedes. Dejas de pensar un momento en el poema, lo vuelves a leer, y tu oído empieza a acostumbrarse. De tanto repetirlo, haces que te suene bien, de tanto decírtelo ya empieza a parecerte un poema. Pero te engañas, estás escuchando tu propia voz.

Piensas que solo si lo leen otros lo sabrás, pero sabes que ni aun así podrás descubrirlo, porque desconfías de los demás. Ellos no son poetas como tú, y aunque te guste escuchar halagos, recibir likes, leer comentarios que derrochan admiración y creerte un elegido, sabes que nada es seguro. Lo único verdadero es que no eres poeta antes de haber concluido un poema.

El día resurge en cada palabra. Sigues escribiendo y publicando con dedicación, hasta que alguien, desde unas líneas generosas te cuestiona que tú no eres poeta, porque escribes para los demás; eres más bien, un complaciente escribidor, o un pergeñador de frases intrascendentes.

Y en verdad, tú eres poeta cuando es honesto lo que expresas y puedes arroparlo de belleza y de misterio, aunque no lo quieras compartir, porque la poesía se hizo para que cada quien pueda descubrir la hondura humana, la propia y la de los demás… ya es de cada quien, tratar de conectarla con el resto de la humanidad. Y a veces se logra, y se hace la luz sobre el poeta; pero, en ocasiones, todo no es más que apariencia, que el tiempo se encarga de cubrir de olvido o vacuidad.

Y también hay ocasiones en que el poeta muere antes de nacer…
leer más   
11
1comentarios 92 lecturas prosapoetica karma: 83