Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Algo del amante humeante

Eres vendaval en mis colinas
pájaro atento entre mis visillos
eres cielo atronador en mi boca
y el diluvio desnudo de mis noches.

Abrasas mis silencios
encendiéndome las sombras
descalzas y humeantes.

Has regresado vestido de amante
con esa voz antigua
hecha de lava y lengua derretida.

Eres todo por descubrir
y el camino reconocido,
infinitas las sendas estrelladas de tu piel.

Eres como te llamo
lo que crece en todos los nombres,
la extensión de mi continente
la razón sin cordura de sus curvas.

Eres lo que me habita
lo que me habla
lo que me grita...

Eres tú,
el hombre que me ama.
4
sin comentarios 29 lecturas versolibre karma: 73

Vestido de vida vívida

Hoy me he puesto todo lo que nos decimos, todo lo que nos damos, soy todo colores y lienzo yaciente.
Ando desnuda por la casa por si apareces y quisieras arrancarme ese vestido que tan bien me sienta.

Podrías llevarme a la gloria en los tres primeros peldaños del portal, en penumbra de verbos y carne, salpicándolo todo de esas vulnerables perlas que no cesan de gritar tu nombre.
Quizá entre la geometría, grabar un "Te amo" como un pacto de mi sangre que también es la tuya con nuestros inanes demonios. Quizá una incógnita, la posibilidad ensoñada de un cielo despejado.

Anoche quemaba la ausencia de tu cuerpo, abrasabas hasta el silencio y ante el firmamento oscuro, se me hizo la noche casi una distancia insalvable. Pero me encaramé a tu alma ,al recuerdo vivo de tu caricia y me dormí en el único deseo de la luna.
Mis sueños fueron de estío, cenit esplendoroso y aguas danzantes. Avanzábamos a través de una arboleda que se inclinaba hacia nosotros en sonrisa y reverencia, todo lo vivo celebraba, nada era inerte.

Hasta de nuestra voz callada hacemos umbrales, de nuestra mirada fiel espejo siempre en llamas.
Levantas el día y yo te espero despertando las flores y los pájaros...

Hoy me he puesto tu vestido, ese que nadie sabe.
5
sin comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 69

Navegante amante

En este temporal
me aferro a tu navío
a tu rígida mesana
cetro de tus aladas velas,
de tu timón amante.

Las ásperas maromas
se hacen dulces lazos
ondeantes a la libertad
en el corazón de nuestras olas.

El hombre que me ama
no teme a las mareas
se lanza intrépido
a los indómitos océanos.

Mago marinero
haciendo nudos en mi pecho
con que desatar la tristeza
que ya no nos sirve.

El mar nos lava, nos bebe
nos dibuja corales en los ojos
hace de nosotros
su profundidad.

Si no te tengo,
si no me tienes
el naufragio no es derrota,
es navegarte siempre.
13
13comentarios 82 lecturas versolibre karma: 100

La etimología del veneno

Te aúllo dentro
por verte las venas
azuleadas y enrojecidas,
abierto a tu vuelo rapaz.

Me llevas el agua
al estado de gracia
cuando te levantas
sólido y salado
ante mis ojos de trance
y me sometes desafiante
a tu agitación mezclada
de orígenes y símbolos desnudos.

Entregados a esta cruzada
de deseos sedientes
ganamos el conflicto
a la perseverante espera,
gozando como perdedores
ante el misterio
para vivirnos entre desvelos.

Nos buscamos ciegamente
a través del vientre
de todas las cosas,
naciéndonos en cada obra,
en cada inspiración
con el aire cómplice
de nuestras extrañas raíces
e incendiadas entrañas.

Ojalá todo exceso de ti
hasta apagar la luz
de toda maldición.
5
5comentarios 48 lecturas versolibre karma: 80

Criba

Soy dama de noche en tu jardín
invadiendo en lengua de aromas
tus índigos pensamientos,
interrumpo tu alma concentrada
buscando desbordar la línea
donde cede el hombre
al llanto, a la alegría salvaje.

Te recibo y entras
por cada cicatriz callada
por cada pliegue estratégico
de piel tensada
y detenido aliento.

Alimentamos la premura,
el ahora desesperado
cada latido es un diluvio
debatiéndose los cauces.

Trazas sin trazo tembloroso
límites y abismos ultramares
y me tiemblas,
te tiemblo.

Oscuras calles inventadas
por pájaros sin cordura
cantan nieves encumbradas
y encuentros boreales,
donde no se puede añorar más,
la cercanía al cielo.
16
8comentarios 61 lecturas versolibre karma: 88

También lago

En tu cuerpo sintiente
soy lago trémulo
donde se humedecen
las tiernas sombras.

Ondulantes algas
atrapan lo erguido
despertando corrientes
de dulce agua
en tu boca ilustrada.

Nenúfares erizados
se abren a la inervada noche,
acariciando hasta consumar
todas nuestras hambrientas criaturas.

Agitamos la suavidad del fondo
convirtiendo los cuerpos
en remolino,
estallido de nube acuática y grito.

Me eres, te soy
somos dupla voladora
alcanzándonos en éxtasis,
en un sueño abocado
a la tridimensionalidad
de su orilla.
4
1comentarios 14 lecturas versolibre karma: 47

Adherencia

Nos entramos hasta el alma
adheridos como líquenes brillantes
a la madera y a nuestra manera
con la vehemencia del primer deseo.

En esta soldadura
sensible y temeraria
cuando la tierra se abre
más se unen nuestros latidos.

Las ansias fundidas
sobre nuestras pieles confundidas
entre metales preciosos
y graves grabados
en la profundidad salvaje
de las pupilas enfrentadas.

Desapegados de fríos
los errores errantes,
dejan el espacio
a la bohemia escena
donde nos escribimos
con los labios.

Por senderos de serendipias
sabiéndonos buscados,
nadie nos ve bailar
solo el mundo y el tiempo.
14
8comentarios 86 lecturas versolibre karma: 91

Rueda

A diario te abordo
y soy captura
de tus pólenes invasores
volada entre tus velas
agitadas por el viento,
desafío al alba
adorando tu sombra de serbal.

Me parpadea el alma
ante tu cercanía
como una llama
que crece silenciosa
queriendo alcanzar
lo imposible
de tu tierra solar.

Desvanezco ocurrencias
entre las nubes rápidas
como luciérnagas inesperadas
peinando la brújula,
trenzándome las quimeras.

No concibo otras semillas
brotando en lo salvaje
en todo lo que alumbra
y está vivo de utopías.

Ávido el amor
cada amanecer es un salto
una victoria sin espadas,
la conquista de un destino
elegido e indomable.
13
7comentarios 65 lecturas versolibre karma: 103

Creer, crearte

Creyente y creador
te quiero despeinado
por el genio de los vientos,
dibujando dédalos imposibles
que te tengan a salvo y limpio
de máculas no oleosas.


Creyente y creador
me quiero sentada
en tu estación sin días
aunque esperes y no me veas
nunca dejo de deshacer lo tejido.


Creyente y creador
nos quiero vivos
en infinitos vergeles
sin corolas que contar,
dentro de elixires astrales
y cuerpos de cristal.


Creyente y creador
te hacen las estrellas un camino
de valientes valores
y mar de plenitudes,
torrentes de dorados laureles
donde escribir nuestros nombres
y quemar.

Creer, crearte
recrearnos en cada paisaje
crecientes enredaderas
en nuestros ojos cerrados,
en nuestras manos abiertas.
15
7comentarios 80 lecturas versolibre karma: 100

Beso, vesania

Me quiero desmemoriada y muda
que me dejes sin preguntas
cuando tu flecha gira
como molino demente
y tu fuerza de gigante
desea partirme en dos.

Se multiplican las estrellas
en este renacimiento
donde inventos y obras
rehacen los mitos
oscuros y brillantes.

Vivimos donde nos esperamos,
perpetuando salvaciones
entre los insomnes soñadores,
con la cordura voladora
de los amantes de acantilados
y la luminosa locura
que habita en la cueva.

Paciente y menguante
te espero al oeste del palacio azul
entre doseles retorcidos y tules
entre cobaltos y asaltos
huesos y carne apretados
por tu rojo primario.

Aguardada en tu alma
venosa materialización
el mar de tu blanca espuma
en el férreo continente contenido.
14
20comentarios 99 lecturas versolibre karma: 98

Ensueños

En esta irreverencia onírica
con diabólica hambruna
a puñados devoras mis flores,
abrasando los extensos campos
de esta herejía acompasada.


Manan manantiales
como advenedizas señales
de verbos de oro puro
y plata fulgurosa.


Nos miramos como dioses encarnados
con la líquida humildad
de nuestros estallidos
abatidos sobre un lecho
grabado de lirios.


La amante nigromante
de tu venus en creciente caligrafía,
audaz y temblorosa la lectura
de tu centro visceral.


Akásica necesidad de escuchar
todos los registros de tu voz
la memoria constante
de todo elemento y criba
de lo que no pertenece al fuego.


Quizá si alcanzamos las sombras
lluevan pétalos en las cuatro esquinas,
en cada cristal roto y aún vivo,
en la distancia imposible
entre tu silencio y el mío.
14
9comentarios 66 lecturas versolibre karma: 95

Yaz

Llenas toda visión de misterio azulado
arrullándome la piel
con la brisa cálida y nocturna
de tu boca arcana.


Olvido toda venganza
derramando la miel sobre tu silencio
antesala de tu último grito,
de tu eco habitante.


Me miro en tu espejo
cuando nos sacas a bailar
y se ruborizan hasta las teclas de ese piano
que por fin entiende la caída de sus notas.


Con pasión y sin piedad
escribimos las escenas
dulces y obscenas
de este amor improvisado,
verdadero todo el tiempo.


Me lates en todo
y el todo me habla de ti
me conoces, te conozco
y sin saber nada del todo,
todo se reconoce.
16
15comentarios 90 lecturas versolibre karma: 96

Tendencias

Los suspiros me sostienen
en esa nube plateada
que redime mis desvelos.

Me eliges números sin azar
entre fechas convulsas
como si la agitación de mis caderas
fueran los dados de tu suerte.

Esos músicos dementes
sacándose andantes acordes
en la celeridad del hundimiento
por las latitudes imposibles de una alcoba.

Después el beso y sus formas internacionalizadas
en un fluido y salvaje territorio,
desenfreno de galaxias dominantes y límites abiertos
a nuevas repúblicas donde morir.

Entre suspiros, las letras
y entre las letras,
ese silencio amatorio
preámbulo de roces y rezos,
de verticalidad y tendencias.
14
10comentarios 73 lecturas versolibre karma: 106

Cinco "Quieros"

Tengo cinco "quieros"
repentinos y constantes
de una lista que se me hace eterna,
una comanda de deseos incontables
de imposible cercanía
a su descripción.

Quiero todas tus vocales ahogadas
en la profundidad del musgo carmesí.

Quiero la consonancia y resonancia
de cada uno de tus gritos
en la piedra de mi templo.

Quiero admirarte
ante ventanas sepultadas
y solo ver pequeñas muertes
que te hacen más vivo,
en mis manos vacías
y llenas de realidades.

Quiero que te levantes como el viento
cuando veas mi falda moverse,
que sea tu bandera blanca
hundiéndose en mi paz.

Nos quiero anónimos
flotando en el mar
dejándonos hacer
por esta cíclica marea
que nos arrastra
al umbral de la primera puerta,
a las escaleras del primer quiero.
18
4comentarios 56 lecturas versolibre karma: 101

Tres vidas

Tres vidas en cada estación
para los amantes de los trenes a deshora.

Encuentro sin búsqueda
como el mágico hallazgo
de una caracola ermitaña,
a la orilla de un mar tardío
y desesperado por pleamares.

Tres vidas cada día
en cada cópula sintáctica
entre panes gramaticales
y escobas activas.

Crece el tiempo y el aliento
se desvanece el miedo a la sequía
hembra, hombre y hambre,
mendigándose con descaro
lo que se llevan a la boca.

Tres vidas bebidas y servidas,
un ágape incondicional
donde lo indómito es invadido
y lo violento es coreografía.

En este mundo pequeño
de distancias faraónicas
arden lirios de agua
ajenos al prodigio.
conscientes de sus tres vidas.
17
4comentarios 68 lecturas versolibre karma: 87

Azul Berlín

Me abres el hambre
como el cielo en una ciudad
de poemas silentes,
en un Berlín inundado
de amorosa pornografía.

Sombras y volúmenes
proyectados en paredes
que soportan cada envite,
cada verbo insolente.

En el azul de la noche
descubrimos todos los caminos abiertos
como si fuéramos dueños de toda válvula
y palabra secreta.

Excediéndonos delicadamente
los contornos sin límite,
a través de una invasión
que no entiende de avisos
ni consentimientos,
como glorioso mendigo de su reino
luminoso delirio de cuarzos ruborizados.
14
3comentarios 71 lecturas versolibre karma: 102

Todos los nombres

Amor, el doble sentido
siempre nos llevará
a encontrarnos,
en tu provocación o en la mía.

Bajo los paraguas que olvidamos cuando llueve
o cuando nos deslumbramos los colores
hasta hacer enrojecer la hierba.

No me quedan palabras fuera
todas van conmigo dentro
como una revolución con sus flores.

Eres la gota no derramada
que hace rebosante mi vaso,
camino entre esferas
por senderos reservados
luciendo el tipo y el arquetipo,
todo por hacer brillar
tus galaxias dilatadas.

Y se que me besas y es verdadero
porque siento tu corazón en mis labios
echando abajo mis puertas
sin pomos y con pomas,
te espero crujiente
y creciente primavera.

Nos llamamos más por los latidos
que por los nombres,
y de entre todos los nombres,
el nombre elegido.
10
7comentarios 88 lecturas versolibre karma: 107

Divina materia

He desandado el suspiro donde vives
por si apareces en las ramas
en las que ya no anida mi cordura.

Escondida y soñándote sin miedo
sabiendo que las crueldades no vuelan,
planeo sin premeditación
por tu mundo de ideas.

Aspirando a iluminar
el rincón de pensarnos,
de decirnos entre líneas
todo lo que nuestros dedos lectores alcancen.

Entre pliegues de piel y tiempo
agrietando la noche más oscura
hasta hacer de todos los naufragios,
el alba, la victoria cantada
por los pájaros que habitan
la madera de nuestros barcos y semillas.

Como si de toda unión de nuestros cuerpos,
naciera un faro.
14
5comentarios 92 lecturas versolibre karma: 98

Elpis

Es hallazgo compartido
este anhelo humilde
sin exigencias en el destino.

Avanzamos descalzos
provistos de voluntad
puntuales a la cita,
suspensivos como partículas
más antiguas que los nombres.

Sin temor a los espejos,
entre óleos nivales y atlantes
te he visto desnudo
de piel y retórica,
sembrándome manzanos
en genes y llanuras,
salpicándome de líquenes
esos valles sombríos
por donde discurren
presagios de agua.

Atezada y azotada
por tu verbo cromático
caligráfico y volátil,
atados y libres
a esta creación
neurótica y tribal.

Este amor galvanizado
bajo lluvias danzantes
que pone candiles en mi boca
y me mira como yo le miro
protegiendo lo que no se ve.
11
7comentarios 65 lecturas versolibre karma: 91

Fábula

Te respiro en cada trazo,
haciendo trizas
todo lo que tenga aspecto de nuevo,
trenzas nostálgicas y desbaratadas
en tus manos de lino.

Habitándote con mis orbes traviesos
quietos a ratos,
como una diosa triplicada
cuando me tienes abrumada
y despejas la niebla de mi pecho.

Esta fábula de piel erizada y temblorosa
esta búsqueda hallada,
Dime, amor...
¿Cuántos latidos nos faltan hasta el beso?

Me desnudas en ceremonias vegetales
entre fuentes nocturnas
y fuego de alboradas,
ves lo que yo veo
y sin tregua,
lo haces eterno.

Este amor más allá de las estrellas aún no nacidas
reclama el color de la granada
un lecho de fauces abiertas al infinito,
la ternura de las suaves plumas
arrullando con sonidos metálicos,
el jardín satélite que te cuido.
11
5comentarios 71 lecturas versolibre karma: 93