Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Fábula

Te respiro en cada trazo,
haciendo trizas
todo lo que tenga aspecto de nuevo,
trenzas nostálgicas y desbaratadas
en tus manos de lino.

Habitándote con mis orbes traviesos
quietos a ratos,
como una diosa triplicada
cuando me tienes abrumada
y despejas la niebla de mi pecho.

Esta fábula de piel erizada y temblorosa
esta búsqueda hallada,
Dime, amor...
¿Cuántos latidos nos faltan hasta el beso?

Me desnudas en ceremonias vegetales
entre fuentes nocturnas
y fuego de alboradas,
ves lo que yo veo
y sin tregua,
lo haces eterno.

Este amor más allá de las estrellas aún no nacidas
reclama el color de la granada
un lecho de fauces abiertas al infinito,
la ternura de las suaves plumas
arrullando con sonidos metálicos,
el jardín satélite que te cuido.
10
4comentarios 54 lecturas versolibre karma: 93

Arrullador

Escucho su susurro silente
y me llevo sus afluentes a la boca
bebo cada palabra inflamada
como queriendo cambiar el curso de la tarde,
alterando llamas y caudales
antes de que las nubes plomizas,
descarguen sobre nosotros
su deliciosa melancolía.


Esa melodía grave e inaudible
de acordes herbóreos y álgidos agudos
el lugar en el que todo se desvanece
como explosión de supernovas.
Hecha de olas musicales y espaciales
donde el mi nunca es posesivo
y nos declaramos pertenencia del mar.


Escucho al alado mensajero
mientras me habla con sus labios sellados
y yo se los abro con el beso,
como queriendo despertar
toda la verdad que existe
entre su aliento y el mío.


Creando invocaciones
rompiendo redes,
llamando a lo justo, lo divino y lo carnal.
Teniendo por testigos
a los que saben guardar
todos los secretos.
12
4comentarios 58 lecturas versolibre karma: 82

Elpis

Es hallazgo compartido
este anhelo humilde
sin exigencias en el destino.

Avanzamos descalzos
provistos de voluntad
puntuales a la cita,
suspensivos como partículas
más antiguas que los nombres.

Sin temor a los espejos,
entre óleos nivales y atlantes
te he visto desnudo
de piel y retórica,
sembrándome manzanos
en genes y llanuras,
salpicándome de líquenes
esos valles sombríos
por donde discurren
presagios de agua.

Atezada y azotada
por tu verbo cromático
caligráfico y volátil,
atados y libres
a esta creación
neurótica y tribal.

Este amor galvanizado
bajo lluvias danzantes
que pone candiles en mi boca
y me mira como yo le miro
protegiendo lo que no se ve.
4
6comentarios 39 lecturas versolibre karma: 72

Esta canción es un poema

Pareces cansado, amor
pero yo sé la verdad
ardes ante mis ojos
sin apenas disimular
que dentro de ese sombrero
nace toda la magia .

Conoces el truco y el trato
vengo cargada de encajes
y sería capaz de disparar al pianista
por ver como acaricias las teclas.

Mi falda y yo presentes
piernas inquietas en la primera fila
tienes suerte de que use revolver
y solo tenga seis preguntas por descargar.

Fascinada y submarina
siguiendo tu lección oceánica
si finjo ahogarme
déjame sin respiración.

Ven... y rózate como un gato
yo pongo el fósforo
y el bosque donde perdernos
hasta encontrarnos
en un escándalo de vida
para la mirada de los no muertos.

Cielo,traigo una fortuna conmigo
guardada en un caótico tocador
y tú tienes las llaves
de toda cerradura empolvada.

Medianoche en el aula
es hora de desorientarnos
y que los ángeles sonrían,
de que te resistas
como el título de esta canción.
leer más   
16
11comentarios 74 lecturas versolibre karma: 98

Bóveda Vívida

Cúpula y cópula
callada y refulgente como un astro
inundando el cielo
de sílabas perfumadas
y hélices delirantes.

La tersura de los besos
liberando las manos
y las tardes bendecidas,
con este amor dorado
de soles asolados
de lunas no vestidas.

Anidas hipérboles en mi vientre
como vendavales de aullidos silenciosos,
cristales de colores estallan
en ese espacio sin forma
donde nadie oye nuestros gritos.

Tiembla el dolor en tu boca
cuando te llueven mis estrellas
y todo se hace un lago
de musgo galáctico
en el que solo nos habita un deseo.
9
3comentarios 70 lecturas versolibre karma: 103

Hércules

Es nacimiento colosal
tus manos obstinadas
en mi costilla,
como si quisieras aferrar
hasta el último suspiro.

Ahuyentas los pájaros carnívoros
con mis cascabeles curiosos,
anidándonos caricias
de pequeñas plumas azuladas.

Despegas la piel de la fiera
desvanecida de resistencia,
hallando en su envoltura
todo lo que te hace invencible.

Metales en sangre
y el peso de un mundo dormido,
no apagan la fragua
que alteran mis cauces.

Muerdes la dicha
y encuentras penitencia
sin discordias,
brotan nuevas cicatrices lunares
y manantiales no bebidos.

Creces en sendero de coloridas geodas
abriendo simas de fuego
con tu espada candorosa.

Escribo sobre una espera
tejida de anhelos y afectos convalentes,
sobre la mitología de lo palpable.
14
4comentarios 61 lecturas versolibre karma: 87

Llega de Oriente

Entre líneas y entre sábanas
nos hacemos lectura sensorial
de deseos manuscritos,
en lenguas vivas.

Sobre negro noche
tu cuerda tensada en lazo,
extrae mi melodía
acompasada a tus graves.

Hoguera y flores blancas
escribiéndonos en ráfagas
sobre raíles infinitos,
reflejados entre humos y vapores.

Lloramos estrellas cristalizadas
lluvia geométrica
ahuyentando el frío afilado
y la invención del ruido.

Acaricio tu creciente plata
alcanzo la verdad y el sueño,
despierto de la huida
hacia todo lo que no sea,
Oriente.
2
1comentarios 29 lecturas versolibre karma: 25

lar

Aprietas la vida al cabecero
de un tálamo en oscuros azules,
mientras de tu verbo brillante
me nacen todos los poemas,
solo confesables a un dios
de diversos nombres.

Irisada y tácita
paladeo tu mirada solar
ante el arquetipo insaciable
que arrastra tu alada imaginación,
a ese bosque humanizado
de lenguas y dientes inquietos.

Se abren los pilares
lácteos y temblorosos
que apenas me sostienen,
gritan mudas espirales
acogiendo tu descenso,
susurran tu regreso a casa.
15
4comentarios 87 lecturas versolibre karma: 108

Anémona

Flor del viento rezagada
en el beso de una boca
que no olvida,
contemplando fiel y nemorosa
cómo naces entre juegos de agua
y desfile de nubes.


Sobre la nieve crujiente
paisaje dulce de dos latidos bailantes,
declarándose el amor
en algarabía de mariposas.


Frente al roble centinela
doble invención
de la noche y sus caricias.


Desvelo de musgo y piedra de luna
me hago más creyente,
de esto que siento
y lleva tu nombre.
17
6comentarios 74 lecturas versolibre karma: 100

Ni una gota

Eres esa cara del espejo
donde se dibuja mi sonrisa
recurrente.

El designio fértil e incierto
de palabras cayendo en cascada
por toda zona viva y epitelial.

Templanza metálica
forjando roces y ceremonias
de antiguos albores donde nacieron,
los mitos y las fuentes.

Réplica temblorosa doy
a tus acometidas,
impulso y desafío vendado,
delicia onírica de espumoso final.

Más allá de la dureza del diamante,
el cielo y lo oculto
descubriéndose como alas aladas
en bautismo salino.

Eres ese lado del cristal
donde se refleja,
el rostro de la luna y su amante.
14
4comentarios 77 lecturas versolibre karma: 92

Toda la lluvia

El hombre extraño camina con prisa deseando que le cale la lluvia,
porque envuelto en la húmeda y chispeante sensación,
el latido por la mujer de lencería desordenada
crece amazónicamente en su pecho.


A todo paso y lapso, sintiente y poeta
creando vientos de susurros silbantes,
colándose secrétamente por vidrieras invisibles
para trenzar con palabras, los cabellos embelesados
de la trapecista con vértigo y sin red.


Debajo de su atávico abrigo,conferencia maestra
de números y espejos para calmar la avidez atrasada,
mapas estelares donde no existe la indiferencia
haciendo florecer herencia de vocablos
en las manos de la quiromántica nebulada.


Lanza perlas, brillo del plumaje de sus pájaros
recogiéndolas de a tres en sobres perfumados
por oriente hasta el poniente, en aquellas caderas
donde todas las maneras fueron un milagro
y nació el mantra que atraviesa todos los cielos.
4
7comentarios 56 lecturas prosapoetica karma: 71

Hito

Sé de un hito histórico
invadido por un musgo histérico
que amorosamente se aferra
a sus fijas e infinitas magnitudes.


Persevera en el asedio del almanaque
para adelantar los equinoccios,
catorce páginas y llega a él
despeinada y con zapatos de otra época.



Como en trance de gato
ojos abiertos como lunas
furor súbito de veleta temeraria,
no se sabe qué origen tendrá el vendaval.


Monumento a la distancia y a la constancia
conocen atajos entre crípticos sueños
donde son dueños de territorios
sin líneas divisorias y con libidinosos aranceles.


Sé de una pétrea señal que tiene sed
y fotogenia numérica e invernal,
que me va dejando pistas a pie de página
entre las hojas secas de la húmeda imaginación.
19
12comentarios 136 lecturas versolibre karma: 105

Un ojalá asoma

La casa nublada
sin relojes de ocho horas
desde que la distancia
es tu beso en otra boca.

Fatalidad sin mujer,
ni filo en el que morir
satélite en pausa
con causa disimulada.


Mi nombre en tu voz
deja de ser propio,
lo común es un tesoro perdido
donde guardo anhelos concretos.

Enciendes la luz
dejándome a oscuras
en tu cripta reservada
donde hago arder todos los mapas.

Miras por debajo de mi falda
te asomas a veranos no vividos
y yo me siento vencedora
porque tú ,
ya no te das por vencido.
18
9comentarios 79 lecturas versolibre karma: 114

Orión

Clavada en la voz de tu pirámide
dejas huella en toda constelación,
resuena tu gemido imprevisible
como acorde de llanto febril
despertando mis hambrientas lunas.

Haces de mi vientre
arraigo laberíntico
de vida vertida
en triángulo invertido
danza de sándalo y mirra
en un hogar sellado.

Pajarillo escurridizo
anidándome la alegría
entre las heridas retorcidas,
ida y desmemoriada
me aferro a este lienzo
testigo envolvente del ritual.

Las pupilas un grito,
una súplica encarnada
en marea salvaje,
que trae a mi náufrago hasta su isla
fiero y desvanecido de inviernos.

Cifras cifradas en tu lengua
caen por la grieta abismal
hallazgo patente e insalivado
del que no sabe nada
y todo me lo entrega.


Orión nace de tus manos hercúleas en un número primo que ya no se siente solo en las mías.
leer más   
10
6comentarios 83 lecturas versolibre karma: 111

Homo ancestral

En el íntimo callejón
del severo desconocimiento,
ruedan húmedas manzanas
resplandecientes a la caricia de tu voz.


Devoro con los ojos tu discurso
sobre atávicas diferencias
mientras a mí, todo se me hace
del color mar de tu mirada.


Me sujetas sin tocarme
en la postura del orante
declarándome ferviente y mística
de tu divino lenguaje.


Desnuda y sin frío
despojándome de velos y palabras
mi fascinación en silencio
a la espera de tu beso.


Bajo el borsalino
tábula sintiente
preguntándome si tan latiente
como esta sibila distraída.
11
10comentarios 105 lecturas versolibre karma: 112

Patria

Qué bonito ser la tierra
recogida y fértil en tus manos
qué inmensidad la de ser siembra
y vivir tu regreso.


Qué alegría que camines por mis sendas
bajo lánguidas acacias dejándote acariciar,
qué milagro sentirte arraigado
y verte libre en campos floridos
entre dientes de león.


Qué fortuna de tus ríos
reverdeciendo mis laderas
saciando la sed otoñal,
desnudos de hojas
llenos de tinta rebosante.


Cielo de magníficos laureles
el de ser lienzo de tus huellas
geniales trazos los de tus incógnitas
la canción de tus pasos silenciosos.

Qué bella inspiración
esta pertenencia
sin firma, ni bandera
decretada y alada posesión
de la que saldremos con más vida.
13
10comentarios 79 lecturas versolibre karma: 117

Mi noche es tu nombre

Como en el origen de toda esperanza
haremos arder el agua
creando flamantes mundos,
donde nacer para hundirnos en el otro
a cada instante
en ciclo de mareas.



Entendiéndolo todo
hasta encender la nada,
entre los acordes del viento
y alborotadas lunas azules.


En silencios a veces arrebatados
estallando en la piel enrojecida,
aferrando la carne
en la profundidad de estas ganas
merecidas y buscadas,
desde el primer sueño sin fecha.


En esta redención solar
abriendo luces
creceremos las sombras,
haciendo de ellas
escrituras sagradas que rezar
cuando la distancia esté hecha de tierra.


Al tornar menguante de la sangre
en el tiempo que echemos de menos
tener al alcance lo mordiente
y todo lo que nos forma sin forma.
15
5comentarios 87 lecturas versolibre karma: 123

Sol

Mi sol no se parece a nada
es un extraño ermitaño
en mar de hierro y oleína
y su navío una cáscara de nuez.

Es danza de hilos cruzados al viento
Dédalo guardián de recetas imposibles
nigromante del vocablo
malabares en su lengua.

Mi astro proclamado
me gobierna en llamas
llueve en oro ilimitado
sobre toda cutánea extensión.

Escondido entre los árboles
sublimes son las sombras
sus caricias son cometas
dejándome una estela infinita
de anhelos colmados.

Selenita soñador
escurridizo entre fases
juega con los gatos
le ronronean su atención.

Su mapa estelar
una compleja y virtuosa constelación
es un viajero de los tiempos
que me trae lo nacido
y lo que está por nacer.
18
7comentarios 69 lecturas versolibre karma: 146

Lágrimas sin espinas

Y verte arder,
tallarte eterno en la intensidad
de un instante sintiente,
a través de un espejo abisal.

Soñar en abrazo pétreo
perpetuar el siempre
levitando sobre el nácar,
como sombra de tu luz habitante.

Las olas agarrándose a la roca
con ansias nos golpean
hallamos en todo lo que está vivo y libre
espacios por los que rodar.

Amor enredado y cubierto
abres el camino entre delta y espuma,
descubriendo campos no transitados
todos los verbos parecen insólitos.

Y llegarte con la lluvia
en forma de hondo presagio
despertando lo dormido en la sangre,
coronándote sin espinas.
12
9comentarios 91 lecturas versolibre karma: 109

Hilo rojo

Me hablas en manantial de signos
me cuentas sobre destinos estelares
ante tu voz florece el agua
y todo en mí se descubre virgen.

Invadiéndome como designio solar,
despiertas el incendio
erradicando el daño,
entrando por la herida.

El corazón desbocado
y en mi boca muerdo tu nombre
como divinidad insondable,
permanezco fiel a más de tres de tus mundos.

Viene a decirme el pájaro
que me sembrarás entera
entre marjales,
hasta el final de tu oquedad
espejo y reflejo de la luna
donde todo vuelve a nacer
una y otra vez.

Allí donde se paró el tiempo
y emergió nuestra isla.
20
12comentarios 120 lecturas versolibre karma: 120