Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Destino final

Y en el piso quedó junto a la ropa,
el presente postergado,
las lágrimas caídas en una denostada derrota.
Los sueños planchados en la espera,
las antiguas murallas que nos blindaban,
la última cicatriz autoinflingida por la razón.
Un nunca ya sin voz,
radiantes sombras desmembradas,
y veinte poemas de amor
suspirados al aire.
leer más   
13
6comentarios 136 lecturas versolibre karma: 85

Tinta color sangre

El corazón no evoca.
Los ojos sí.
Es que
no comprende
de memorias
cuando su única función
es sentir.
Y siente lejos.
Y siente ahora.
Y siente perfecto
lo que no tiene tiempo
ni reglas
ni cordura letal.
El corazón no evoca.
Es apenas la flama
que acomoda las letras
más puras
en albedrío dulce
con acentos
puntuados color melancolía.
leer más   
12
5comentarios 122 lecturas versolibre karma: 103

Morir para vivir

Todo se trata de morir;
de una explosión del corazón,
por el hambre del alma,
de pasión ahogada.
Por el dolor de una bala al dar a luz,
de un corte en la garganta escapando del silencio.
No hay otra manera de vivir.
Hay que sobre vivirlo todo
leer más   
14
9comentarios 155 lecturas versolibre karma: 90

Divinas luces

Dicen,
que se fugaron rebeldes estrellas
por una esquina remota,
en una noche recién atardecida.

Dicen,
que inclinadas detrás de la luna,
contemplaron pupilas encendidas
de negro fuego y traslúcida pasión.

Dicen,
que tan inmenso era el resplandor,
que voluptuosas soñaron
con ráfagas de aliento moliendo sus puntas.

Dicen,
que ya nunca reposan,
que sólo son brillo de miradas
hermoseadas con legítimo arrebato.

Dicen,
que ya no naufragan por el espacio infinito,
que ya no irisan las noches de una adormilada luna
ni se ocultan de la luz.

Dicen,
que ahora son negras,
horadas por sudor y
que huelen a victoriosa vehemencia en libertad.

Dicen,
que celebran el tiempo
y festejan al ritmo de la sangre.
Que son la claridad de cada muerte chiquita.


Imágen: By Anders Røkkum
leer más   
19
13comentarios 178 lecturas versolibre karma: 106

Apenas eso

Debemos mirarnos a los ojos, corazón. Cualquier otro sonido puede ser una metáfora.
leer más   
5
sin comentarios 57 lecturas prosapoetica karma: 69

Llueve

Lo de afuera es ver llover.
Lo de dentro, sentir.

Y sin embargo,
están tan ligados
que asusta
al desprevenido
y enorgullece
al corazón.
leer más   
12
13comentarios 93 lecturas versolibre karma: 100

Somos notas

Tengo la piel del soul,
los latidos color jazz,
los suspiros con sangre blues...
Ya no sé lo que bailo
pero pegada a vos,
me parezco más a un adagio
vibrando en la voz
de un tenor
reinventando los sentidos
de la música.



Imagen: Autor: © beaubelle; Número de fotografía: #45472335, #81820348
14
10comentarios 98 lecturas versolibre karma: 95

Micro sentir

Versos en tierra fértil
y lo que florece
es tiempo
del que no se pierde,
del que revierte las canas,
del que rezó el alma.
Y el universo huele,
huele a sustancia.
Aroma que no pierde
hasta madurar
profundamente extasiado
de corazones ya silenciosos,
que regresan con otra espalda.
Carne y sombras,
huesos y llamas.
Imperiosas voces
que desenfundan
viejas hojas
que otrora fueron blancas.




Imagen extraída de www.emiliosilveravazquez.com/blog/2017/07/26/
leer más   
14
12comentarios 95 lecturas versolibre karma: 112

Entre vistas

- Y su nombre es...
- Roxana. Pero me llaman Ro.
- ¿Sexo?
- Todas las veces que tenga ganas.
- ¡Sra.! Me refería a su género.
- Femenino. Sin x de inclusivo al final. Escriba bien, por favor.
- ¿Edad? Claro que si se puede saber. Ya todos conocemos la coquetería femenina.
- Exacto. Y por la misma coquetería, le cuento que cuento con 52.
- Ufff son un poco muchos. ¿Le pesan?
- Ellos a mí, no. Yo a ellos... estimo que bastante.
- ¿Se cuida?
- ¡Claro! Cruzo la calle mirando hacia ambos lados aunque sea de una sola dirección.
- Me imagino. Pero me refería a su físico y su salud.
- ¡Claro! Cruzo la calle mirando hacia ambos lados aunque sea de una sola dirección. Y los excesos... trato los excesos con mucho cuidado. Que no rompan nada.
- Ajá. No es su mejor día, ¿cierto?
- No lo sé. Por ahora camina.
- ...
- ¡Es cierto! No me mire así.
- Bien. Hablemos de cosas más sencillas; algo más liviano, más banal. ¿Qué tipo de moda sigue Ud.?
- La mía.
- Me imagino. Si no quiere responder, no lo haga. Pero paremos con el boludeo...
- Disculpe, pero Ud. pregunta y yo respondo. Que no le sirvan mis respuestas, es otra cosa. Sepa que nunca fui buena vendedora. Y lo dejo ahí para no complicarle la entrevista.
- Ok. Ok. Entiendo. Al día de hoy, 18 de julio de 2018, ¿qué fue lo último que se compró?
- Una bikini.
- ¡Sra. que estamos en invierno, y a su edad!
- ¡Qué! ¿Me perdí de algún reglamento? ¿Rompí algo sin querer? Lo siento mucho. Soy un dinosaurio en un bazar. Lo sé.
- Por supuesto que no. No me malinterprete. Pero convengamos, y sin ánimo de faltarle el respeto, que ya no tiene veinte años.
- ¡Claro que sí! ¿Cómo cree que llegué a los cincuenta? ¿De golpe? ¿Por un acto de magia? ¿Un milagro, tal vez?
- Me refería que ya no tiene, y no se ofenda por favor; el cuerpo para lucir un bikini. Hay otras alternativas y encima, estamos en invierno. O sea, ¿con qué necesidad?
- Si me compré un bikini en invierno (y no se ofenda, pero parece que le afecta un poquito el temita del frío) es porque no estoy muerta y si no estoy muerta tengo un cuerpo y si tengo un cuerpo... ¿Ve? Es sencillo. Pellízqueme el brazo y va a ver como le grito. Le juro que no soy un fantasma, estoy vivita y coleando.
- Lo que quise decir, y discúlpeme Ud., es ... de qué manera podría explicarlo... A ver... ¿Conoce Ud. el término gravedad?
- ¿Se refiere Ud. a la importante o a la que nos cae encima?
- Vamos queriendo... Exactamente, me refería a la gravedad ejercida en los cuerpos por la atmósfera terrestre; pero sobre todo por "¡el tiempo que vivimos bajo esa atmósfera!" No sé si me entiende...
- Y... no termino de comprender. Sepa disculpar.
- ¡Ay, Sra.! Me la está haciendo difícil. Yo trato de ser amable, ¡pero Ud. es imposible! Dígame, Sra., y con mucho respeto le pregunto, ¿tiene Ud. flacidez?
- ¡Claro! Te dije que entiendo los términos de la gravedad. Es la voz de la vida. No la más amable, por supuesto.
- ¿Ve que no era tan difícil? ¿Estrías? ¿Tiene Ud. estrías?
- ¡Por supuesto! Tengo un campo de mieses maduras tatuados, sin tinta, en el cuerpo.
- ¡Dios! ¡Ya va a entender que hacia donde vamos es por su bien! Celulitis. ¿Tiene Ud...
- ¡Shisus! ¡Por supuesto! Tengo una calle empedrada de mi barrio natal, esculpida desde la cabeza a los pies.
- ¡My God! ¡Ud. no tiene vergüenza!
- No hay tanta en existencia. Parece, pero no. Y la que me tocó, me queda justita justita.
- Seguro tiene espejo en su casa y ha visto... le reitero, que mis comentarios y sugerencias son con mucho respeto, esos "rollitos" ya que saltan a la vista de cualquiera.
- Quiero que sepa que uso lentes, pero sólo para leer o depilarme las cejas. Que en general, veo muy bien.
- Con más razón, y me alegra mucho por Ud. ¿Entonces, entiende que cae Ud. en el qué dirán?
- Que lo digan. ¿Ud. está bien? Me preocupa esa cara. ¡Respire!¡Respire!
- Sra. quiero decir, que si Ud. es consciente que con una bikini, "a su edad", "con todo eso que no quiero recordarle que la decora", aunque sea en verano y caminando las arenas más blancas, ¡la van a mirar y murmurar a sus espaldas en su idioma y en otros!
- ¡Que ya te expliqué que no soy un fantasma!
- ¡Lo sé! Lo entiendo. ¿Pero con qué necesidad?
- ¿Qué cosa?
- ¡Exhibirse así, sin pudor! ¡¡¡¡¡Es una Sra.!!!!!
- ¡Ayyyyy que me da un ataque! ¡¡¡¡Ayyyyyy que me da!!!! ¡No me digas que hasta acá hice todo mal! ¡No me digas! No me digas!... ¡No me digas que tenía que importarme lo que opinasen los demás de mis gustos y placeres! ¡Ayyyyyyy que me da! ¡¡¡¡Me da!!!! ¡¡¡Que me está dando!!!
- ¡¡¡Sra.!!!! ¿Se está Ud. riendo de mí?
- No. Para nada.
- Entonces lo parece.
- Me río de los prejuicios. Y esos, no sos vos; están en vos. El día que puedas. El día que lo comprendas. El día que la vida te despierte algo más que los ojos. Cuando notes que vivir bajo la aceptación de los demás, es la gravedad que perjudica. Ese día, nos reímos juntos. ¿Café? ¿Mate?
leer más   
15
12comentarios 133 lecturas relato karma: 92

Jodida

No busco tu mirada
desde que comenzó
el otoño
y yo,
quise quedarme
sembrando las verdades
de mañana
en pleno invierno.
Tal vez
me equivoque
y me atraviese
el viento helado
hasta quemarme el corazón,
después de trenzar
con cariño sus espinas.
Quizás,
hasta me pudra
entre las semillas
de una melancolía.
¡Lo cierto es que me quiero viva!
Viva de todo.
Viva entre colores
y encendida;
aunque sea, sólo
por la sombra azucarada
de la piel recién bruñida.
leer más   
31
21comentarios 233 lecturas versolibre karma: 107

Sin sonido

Por ese nudo
que me aplasta,
la verborragia
del silencio
va hilando letras.
Letras solitarias,
pedacitos de razón
enlutada de renglones
que no existen,
de vida cobrándome
las expensas
en monedas de locura.
Y todo por un nudo
que, tampoco,
sé si existe.
24
12comentarios 135 lecturas versolibre karma: 121

Poesía

La poesía
es tinta
que permanece
flotando después
de atravesar una tormenta,
rastros de rayos
y centellas,
locura
que intenta ser,
apenas, lo idílico
de las emociones
a los ojos
de un intento de poeta.
Por eso,
los grises
caben en tantos colores,
el alma
envuelve las manos,
una voz
se escucha en las letras
y se siente como
estalla el corazón
a la sombra de la razón.
leer más   
28
12comentarios 159 lecturas versolibre karma: 121

Esencia

He visto
sueños sin dueño,
felicidad extraviada
y esperanzas agrietadas de negras.
Ternura desorientada brotando a borbotones,
miedos temblando de espanto,
tristezas engullidas por algas,
y astillas en el alma horadadas por piedras.
Ventanas sin vainas frente a frías tinieblas,
caminos balanceando las arenas del tiempo con granos de arroz.

He visto
laberintos alcanzar manos diestras
y la siniestra mirada del que todo mal espera.
Un gesto grabado en el girar de unas pocas palabras,
el tiempo cansado y dormido entre escombros,
la noche reclinando su fe sobre fugaces estrellas.
La muerte arengando a los luchadores,
rosas cercenando las hojas asidas al recuerdo,
y el agua inmóvil esperando algún paso de la luna.

He visto todo lo que creo
y algunas inquietudes más.
leer más   
18
8comentarios 194 lecturas versolibre karma: 101

Al amor de todas nuestras vidas

Amor,
no hagas caso
de las lenguas
rotas de tanto marchitarse.
Ni sientas tristeza
creyendo
que nadie te entiende.
Amor,
no te pierdas
ni te escondas
detrás de la sequía
que asfixia.
No contemples
de lejos las miradas perdidas
ni las muecas
vivientes de seres
sin vida.
Amor,
aunque te duela
el aire de tanta
cuerda suspirada,
de tanta flecha
rayando el aire
para encontrar
la luz de sus días,
¡no desistas!
El que te siente
comprende tus medidas,
los escritos
entre líneas,
ese hilo
que nos ata
de vez en vez
tejiendo un para siempre
que parece efímero
aún siendo inmortal.
leer más   
25
5comentarios 329 lecturas versolibre karma: 96

Lenguas de fuego

Lo navegaba,
y me parecía estar viendo el mar
hacerlo de a gotas.
Suaves ondulaciones
al ritmo de la sal de los cuerpos,
color cielo
sobre la superficie respirable
y calor de infierno bajo la ropa;
profundas las bocas
con fondo de espuma blanda
en lenguas de fuego.
leer más   
11
sin comentarios 168 lecturas versolibre karma: 90

¡¡FELIZ 2018!!

Te deseo que puedas mirarte al espejo con ojos de cariño más que de reproches.
Te deseo que camines tus días con cordura y corras con locura detrás de tus ilusiones.
Te deseo que tus arcas se colmen de amores eternos que enriquezcan tu corazón y llenen de lujos tu existencia.
Te deseo que todo lo que roces florezca en tu alma y todo lo que alcances no te la envilezca hasta pudrirla.
Te deseo que no mueras necesitando un abrazo ni que nadie lo haga por carecer del tuyo.
Te deseo que te plantes en un libro, que leas la mirada de tus hijos y tengas un árbol cada vez que busques una sombra.
Te deseo que desees con el corazón encendido y el pensamiento claro, que puedas, que quieras, que ames.
Te deseo el pecho tocando la música que provoque el danzar infinito de tus días.
Te deseo toda la paz que puedas cargar sobre tus hombros y salud para esa fortaleza.
Te deseo una mirada profunda cada vez te enfrentes a la soledad y sus palabras.
Te deseo una lágrima de felicidad por día y una vida longeva donde puedas ver y disfrutar del océano que construiste.
Te deseo el abrigo del cielo sobre tu espalda y el calor de las raíces bajo tus pies.
Te deseo todos tus buenos deseos y el abandono de los rencores en una esquina perdida de tu universo.
¡¡Feliz 2018!!
leer más   
14
4comentarios 150 lecturas prosapoetica karma: 113

Papeles en las manos

Hay quienes
dibujan líneas
que no los llevan
a ningún lado
o, puntos
con figuras geométricas
donde no caben
las nociones
de la noche
ni lo claro
de las horas
que acompasan
el idioma
de los días.
Yo, construyo
barcos que navegan
por los sueños
antes de tocar
cualquier orilla
en incontables
universos.

Rox
leer más   
17
6comentarios 219 lecturas versolibre karma: 98

Que la noche

Que la noche
nunca llegue.

Que la noche
no se vaya nunca.

Que la noche
nos susurre deseos
envenenados con bajas pasiones.

Que la noche
abrace nuestro azul
con luces de media luna
y llena de estrellas.

Que la noche
dibuje en su aire
nuestros sueños
y ni el rocío los empañe.

Que la noche
se cruce
colmada de un mañana
que bese
el para siempre más sincero.

Que la noche
nos señale la puerta correcta
y el sendero más despejado.

Que la noche
no duerma
y nos mantenga
con los ojos cerrados.

Que la noche
de rondas
con niños alados
saltando y cantando.

Que la noche
nos explique
el miedo más profundo
y nuestro reflejo en él.

Que la noche...
Que la noche...
Todo lo pedimos a la noche
y la noche cumple
sin preguntar siquiera,
sin sospechar
que nosotros,
somos todo lo que oculta
y hace a su oscuridad.
leer más   
12
10comentarios 311 lecturas versolibre karma: 83

¡Salvese quien pueda!

Si lo ven, no lo miren a los ojos,
no lo escuchen respirar,
no tienten su sonrisa;
no le den tiempo
y huyan sin mirarse en los charcos.
De otra forma,
siempre va a ser tarde
para cualquier salvación.
Ni siquiera el sacrificio propio
consigue atenuantes
para aplacar el dolor.
Las carroñeras dudas
muerden cualquier sueño
alimentando el monstruo
que cabalga el insomnio
a la velocidad de cualquier luz.
El agua sólo yace en el barro
dónde acuden presurosas
las pisadas intentando vanos y
la sed termina por secarse
igual que el corazón.
Si lo ven, no lo miren a los ojos,
es voraz con sus víctimas;
un depredador.
Conoce cada rincón
de la muerte y
sus costados más vulnerables
escondidos detrás de la ilusión.
Si lo ven, no lo escuchen respirar,
es ácido dulce trepanando
las venas y horadando en las entrañas.
Un asesino letal
con guantes blancos
para ver las huellas.
Si lo ven, no tienten su sonrisa,
es perfecta para las discordias,
perfecta para envolver el silencio
de los días claros
y la luz de los grises.
Profunda para caer,
dura para levantarse.
Si lo ven, no le den tiempo
porque el tiempo no le teme,
la vida lo ama,
el alma lo busca,
el corazón lo glorifica
y la ausencia lo llora.
Si lo ven, ¡¡huyan!!
¡Corran por sus vidas!
El amor no perdona
una vez que alcanza lo que toca.
leer más   
16
8comentarios 210 lecturas versolibre karma: 81

¡Tan compleja!

Se me va la vida y nunca se presentó cabalmente como perfecta. Y es que su calce a veces es tan extraño, sus maneras al decir, su cadencia al volar y esos gestos al seducir...
Jamás la comprendí del todo, cambia el sentido de su lógica tan a menudo que me va dejando atrás cuando pienso que marcho a su paso.
Su trabajo me lo entregó un día en mano y finalmente, son todos deberes a realizar según las horas de un cronograma confuso y antipático. Y es con esos, sus ciclos, que siempre tan atareada me deja, me lleva y me trae, me ausenta y me enfrenta, me regala y me cobra.
Se me va la vida y todavía no termino de conocerla.
leer más   
10
5comentarios 194 lecturas prosapoetica karma: 79