Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Juntos - (2 Jotabém)

I
En un cruce de caminos
donde estaban nuestros sinos.

Quiso la vida juntarnos,
y frente a frente al mirarnos,
un impulso de abrazarnos,
una vida para amarnos.

Yo contigo y tú conmigo
y este cielo de testigo.

Unidos nuestros destinos,
igual mundo para aunarnos
ya el corazón no es mendigo.

II
Y la vida traicionera
te apuñala a la primera.

El camino nunca es llano
ni el vivir es todo plano
si no tienes una mano
con el gesto siempre humano.

Vivir juntos nunca es claro
ni sencillo, ni tan raro.

Apoyarse de manera
que tu ganas si yo gano,
y vivir de mutuo amparo.




Hortensia Márquez



Imagen sacada de internet
17
10comentarios 98 lecturas versoclasico karma: 126

Querubín primero (liras encadenadas)

Pondré mano en tu piel
esperando darte calor, color.
Ser bálsamo de miel
la que sana el dolor
la que te cura, la que te da amor.

Yo soy tu ángel custodio,
quien te protege durante las noches
quien te libra del odio,
quien te limpia reproches
quien da luz, a tu luna pone broches.

Mi pequeño lucero
mi dulce fuego en este frío invierno
mi querubín primero
Me marché del averno,
al llegar tú, dulce corazón tierno.


Liras encadenadas - 7a-11B-7a-7b-11B


Hortensia Márquez




Imagen, mi niño grande
16
9comentarios 126 lecturas versoclasico karma: 148

Una gota invisible , una mariposa negra

Derramo una gota invisible
en el paladar de la ausencia.
Saborea sin decir
y el momento se prolonga
en el espacio y el tiempo
como agónica hora sin fin.

Una mariposa negra
aletea y revolotea sobre mi psique.
No soy más que el aire que vibra.
No soy más que el movimiento repetitivo.

Propongo y pospongo un amanecer en otoño.
Nada es más sutil que la caricia
de un rayo de sol de un ocaso de octubre.
Sentada en un lecho de migas de pan
me adormezco esperando la aurora.
En una mano un trazo limpio
y en la otra una caja de sueños.

Ya veo venir un cortejo de hormigas
si me quedo muy quieta,
seguro que me llevan.

Puede que ya no quede
ningún clavel para este ojal
pero seguiré vistiendo de gala
todos los domingos que me regales.

No soy más que una gota invisible
en un mar de lágrimas sin sal.




Hortensia Márquez




Imagen, yo y mis circunstancias, jeje
21
18comentarios 137 lecturas versolibre karma: 125

Huida

Prólogo
En la huida dejaron atrás la mitad de sí mismos. Nadie abandona todo lo que le ha supuesto su mundo de un día para otro, por un capricho. De vez en cuando el mundo que nos rodea se vuelve loco de remate y pone todo patas arriba.
La guerra trae consigo todos los males y los horrores de los que el ser humano es capaz de hacer. Y de pronto un día todo es malo. Sobre todo lo que es “diferente”, lo que no “encaja” en la sociedad según los valores de los que están dominando.


Capítulo I
Manuel siempre había sido feliz a su modo y en su pequeño mundo, todos en su familia sabían que era homosexual y además conocían a su pareja Andrés, al cual adoraban. Los vecinos, ya era otro cuento. Unos lo sabían y lo aceptaban, otros no tanto. Algunos se hacían los despistados haciendo ver que no sabían nada…. pero para Manuel todo eso no era relevante.
Llevaban tiempo planeando buscar un piso para ellos dos solos. Andrés era médico, la consulta la tenía bastante lejos de casa, él sí tenía miedo a posibles rechazos por parte de pacientes. Manuel, en cambio, adoraba su trabajo como peluquero en una franquicia del barrio.
No era fácil seguir adelante, pero nada es imposible. Eligieron una fecha para dar el paso, el piso ya lo habían encontrado. Ilusión, alegría y muchas ganas de esa vida juntos.


Capitulo II
Estaban viviendo tiempos convulsos en su país, pero esperaban que las aguas volvieran a su cauce. A aquellas alturas de la historia del mundo esperaban que no pasara nada grave. Pero pasó. Un golpe de estado, revueltas, hombres armados….el caos invadió la vida y las calles de la que era su ciudad natal. La guerra había estallado y los que iban ganando no eran muy amigos de lo “diferente”. Manuel y Andrés comenzaron a temer por su vida. Muchos que habían sido sus amigos, comenzaron a darles la espalda. No querían que nadie les asociara con ellos de ninguna manera.
Los familiares y auténticos amigos de ambos comenzaron a preparar un viaje, seguramente sin retorno a un mundo mejor, donde pudieran estar a salvo.
- Pero si no hemos hecho daño a nadie – se lamentaba Manuel. Esto no es justo, no quiero irme de mi mundo porque mentes cuadradas hayan decidido que no encajamos.


Capitulo III
Con miedo, dificultades y mucha angustia comenzaron un viaje del que no sabían cómo saldrían. Una noche durmiendo bajo un puente al raso, otra escondidos en túneles o en desvanes o sótanos de amigos, conocidos, conocidos de conocidos o simplemente personas con corazón, fueron capaces de llegar a otro mundo y otro país.
Había que empezar de cero, pero estaban juntos y vivos. La ilusión por hacer una vida en común les había llevado hasta allí. Lo más importante era no haber cedido a las presiones y aceptar una vida que no les correspondía. Ser consecuentes con ellos mismos y con su amor era lo más importante.

Nota:
No hay más ciego que el que sólo es capaz de ver aquello que sus ideas y moral le dictan.
La guerra, los que tienen que huir, los refugiados de cualquier índole…..el que llega nuevo a otro país, el miedo, la pena…… el sin sentido del rechazo…….
El ser humano es tan rico en matices de vida que perderse alguno de ellos es perderse una parte de la vida misma.






Hortensia Márquez
18
11comentarios 69 lecturas concursobac karma: 126

De ti y de mí (Senryus encadenados)

Color de vida,
calor en la mirada.
Píntame en ti.

Mirar con mimo,
veré la luz de tu alma.
Vivir en mí.

Buscar nostalgia
para encontrar abrigo.
Fundir en uno.





Hortensia Márquez




Imagen sacada de internet
22
17comentarios 133 lecturas japonesa karma: 135

Sombras

Hay una sombra que se proyecta
desde un tiempo lejano.
Cubre la mano que palpa,
el ojo que mira
y la boca que besa.
La piel acariciada,
el horizonte visto
y el beso grabado.

Sombras chinescas en la pared
que relatan un cuento sin moraleja.
Retratos de seres que pasan sin peso.
Historias banales que nada dicen.
Proyecciones que se escurren por la pared
como fantasmas huecos y secos.

Sobre la cama se divisa la silueta
de la sombra de tu cuerpo.
Quiero para el tiempo
y dejar imborrable esta imagen.
Cuando ya no estés será esta la forma seguir contigo.

Hay una sombra que acecha tras el viejo armario,
donde se guardan todas las emociones,
en los bolsillos de un abrigo de tiempo.



Hortensia Márquez


Imagen sacada de Internet
23
18comentarios 93 lecturas versolibre karma: 125

#Escritoras - Entre todas en twitter

Trazos de vida en papel y tinta.

Instantes llenos de momentos mordiendo el tintero,
hacer de la carne letra, de cada latido un verso.

Pellizcando en el papel el lenguaje de los dedos.

Aplazando la siembra de dudas hasta mejores lunas.

Noches de nostalgia abrazando versos.

Y en los amaneceres
encuentre pintada el alma.

Lluevan los verbos, corra el vino.

Por la noche se me quedaron los versos bajo la cama,
esta mañana cuando he despertado los encontré en mi alma.

Celebremos la vida en unión de palabras
y brindemos por un parnaso que ponga puentes
y abra paso a la poesía escrita por ti, mujer.

Mujer que das vida a las palabras y con tu pluma lo haces versos.

Se derrama tu esencia en cada gota de vida que regalas,
en cada línea que perfilas y en la mirada que traspasa la niebla.



Este poema ha sido creado verso a verso por las personas abajo mencionadas en twitter, para celebrar el día de las escritoras.


@rebktd, @Pequenho_Ze, @garros_b, @Malulita_, @PoesiaTubercula, @chusmarbella, @constanzaeverd1, @_Sejmet_, @begona_hernand, @clemilla19, @horten67
leer más   
39
62comentarios 377 lecturas colaboracion karma: 143

La esencia de la vida

Permíteme enseñarte el alma al descubierto,
verás que no tiene mucho peso ni valía.
Los envoltorios engalanan la imagen,
el pulido de las capas,
las líneas suaves,
el contorno bello…….
pero en el centro está la esencia viva.
Lo que cuenta,
lo que vale,
lo que pesa su peso, no por su masa
si no por lo que abarca.

Permíteme mostrarte los acantilados
donde vengo a buscar las ráfagas de viento
que me limpian los ojos y airean los besos.
El abismo me regala un eco
que yo atesoro en cada susurro gritado.

Permíteme enseñarte las calles angostas,
los caminos viejos, entre viejas casas y viejas puertas.
Llenitas de pasados, repletas de tiempos añejos
y desprovistas de tiempos venideros.
Me recreo en sus relatos guardados
entre las piedras y las maderas carcomidas.

La esencia de la vida está donde tú quieras buscar.



Hortensia Márquez



Imagen: Dibujo hecho por mí.
22
17comentarios 91 lecturas versolibre karma: 127

De vuelta al pueblo

En una mano una taza de café, la otra apoyada en el pecho. Miraba por la ventana de aquella vieja y desvencijada casa, pensando en por qué la vida la había dado tan pocos momentos de descanso.

No se quejaba demasiado de aquella época, era la mejor que había vivido. Pero echar la vista atrás dolía demasiado. ¡Dolía tanto!
María había nacido en el seno de una familia humilde, hacía ya 68 años, en aquella misma casa del pueblo paterno. La pequeña de tres hermanos y la más rebelde (como decía su madre). Sus padres agricultores y buenas personas, no pudieron estudiar, la vida no les concedió ese regalo. De sus hermanos ya solo quedaba el recuerdo. Su hermano Pedro murió por una sobredosis hacía ya demasiado tiempo y su hermana se casó con un australiano, solo supo de ella durante algunos años, después nunca más tuvo noticias.

Cuando era joven quería escapar del pueblo a toda costa y no eligió la mejor compañía para este viaje. Un verano conoció a Juan y ya nada volvió a ser lo mismo. Su vida fue una sucesión de palizas y sinsabores. Durante años ocultó la realidad a sus padres por no hacerles sufrir. Trabajaba limpiando portales y casas, lo poco que ganaba, él se lo gastara en borracheras y amigos. A consecuencia de las palizas tuvo dos abortos pero con el tercer embarazo todo fue distinto. Cogió una maleta y se fue. Refugio para mujeres maltratadas, lo llamaban.
Estando allí, la vida le dio una de cal y otra de arena. Su marido murió en un accidente de coche, conducía borracho, como siempre. Y días después su padre, de un ataque al corazón.
Se la abrió una puerta de par en par a la que se aferró con todas sus fuerzas. Volvió a casa con su madre. Entre la pequeña pensión, lo poco que sembraran en la huerta y limpiar alguna casa les daría para vivir las tres (eso fue lo que su madre dijo).

Su niña nació sana y fuerte, era lo mejor que la había pasado en muchos años.

Durante algunos años vivieron las tres en aquella pequeña casa, sin tener de sobra pero sin faltar lo más básico. Lo bueno que tienen los pueblos es que todos se conocen y siempre recibían alguna ayuda.
La tienda de comestibles de la plaza, les guardaba algo cuando estaba próximo a caducar o la lechuga que ya no estaba tan fresca. Alguna que otra lata y el pan del día anterior.
Cuando había que limpiar alguna casona porque iban a venir los dueños de veraneo, siempre llamaban a María para ir a limpiar. Limpiaba la consulta del veterinario. Limpiaba, eso era lo que mejor sabía hacer, sin estudios es difícil conseguir otro trabajo.
Los días transcurrían y su nena (Ana) se iba haciendo mayor. Empezó a ver en ella las mismas inquietudes que ya tuvo ella años atrás. El pueblo la asfixiaba. Y por más que quiso quitarle la idea de la cabeza, estaba decida a irse de casa. Quería estudiar, decía su hija. María había perdido a su madre recientemente y perder a Ana le aterraba.
El pánico a que su historia se repitiera con su hija la llevo a tomar una decisión. Vendería lo que fuera y pediría si hacía falta para que su hija sí tuviera estudios y una vida mejor.

Habló con el alcalde del pueblo, Miguel, antiguo noviete de juventud, y le pidió ayuda. No tenía dinero para pagar a su hija un piso donde vivir mientras estudiaba, ni pagar los estudios.
Miguel le proporcionó una habitación en casa de unos parientes, allí podría dormir y comer a cambio de ayudar con la limpieza de la casa. Además Ana trabajaría los fines de semana en un centro comercial para sacarse algún dinero extra.
María trabajó de sol a sol. Limpiaba donde hacía falta, incluso en el pueblo vecino, vendía a la tienda de la plaza lo que podía de sus pequeñas cosechas. Aprendió a hacer gorros de paja, típicos de la zona y los vendía a los turistas…..todo con tal de que su hija pudiera estudiar.

Ana consiguió sacar su carrera de veterinaria. Pero encontrar trabajó en las grandes urbes no es tarea fácil. De nuevo el pueblo volvía a ser la mejor salida.
No fueron pocas las dificultades hasta poder abrir consulta, era mujer, joven y la desconfianza de los ganaderos la hicieron tambalear en más de una ocasión. Pidió trabajo al viejo veterinario, donde su madre seguía limpiando. Le ayudo en las tareas más difíciles. Iba de granja en granja asistiendo a partos o a lo que hiciera falta.

El viejo veterinario se jubiló y le ofreció su consulta por un precio módico. Todo empezaba a cambiar para mejor.

Ahora, María miraba por la ventana, con un café en una mano y la otra en el pecho. Su nieta jugaba entre los garbanzos y las patatas sembradas. Su yerno era una buena persona. Inmigrante, llegó a este país con los bolsillos repletos de ilusiones y el corazón encogido por el miedo. Ana y él se conocieron cuando ella estudiaba. Todas las mañanas le veía en el mercado descargando fruta.
Un saludo, una pregunta buscada para crear un primer contacto. Conectaron pronto y bien.
Ahora juntos en el pueblo con su madre, ella con su consulta veterinaria, él se quedó al cargo de la tienda de la plaza, eran felices y tenían una niña.
Su hija al fin si tenía una vida mejor y ella estaba formando parte de aquel comienzo tan esperanzador.

Cuando una puerta se cierra, siempre hay alguna ventana que se abre.




Hortensia Márquez
8
6comentarios 47 lecturas concursobac karma: 136

Hacer contacto, con tacto

Rompiendo en pedazos todos los momentos tersos
que la vida me fue proporcionando,
conseguí un sinfín de miniaturas dulces.

Sobrevivir a los arrebatos de desazón cardíaca,
y consumir los pocos latidos tenues.
Y con tacto aceptar el contacto
que no siempre eriza la piel.

No soy más que un montón de recuerdos
que al contacto con el sistema nervioso
me produce una descarga de contradicciones.
Desgarros y ataduras.
Calor y frío.
Amor y miedo.
………………………………y viento gélido……………..
…………………………………….y luz que calienta……. y con tacto apago otros brillos…………………..

Paseo una mano por las olas de un mar sin barcos,
y descubro que llevan enredados en los bucles
marineros sin puerto y sirenas sin cola.






Hortensia Márquez



Imagen sacada de internet
12
15comentarios 93 lecturas versolibre karma: 136

Realismo surrealista

Parchear los soles con agujeros
cuando el cielo amaneció huérfano de brillo.
Trastabillar las palabras cuando
no tenemos claro como decir las cosas.

Sécame el sudor frío,
los poros empezaron a llorar
y no encuentran consuelo.

No aparece en este Decamerón
la historia que un día te di de comer.

Búscame en la pupila de una nube blanca,
el arcoiris cubre la noche
y ya van tres que no duermo.

Por los pasillos de nenúfares
voy saltando de uno a otro,
llegare algún día al final
y sé que por fin lloverá pétalos azules .



Hortensia Márquez
leer más   
21
12comentarios 105 lecturas versolibre karma: 125

Camino en tristeza (2 jotabés)


I
Por la vereda del camino triste
transita un cuerpo que de luto viste.

Perfume de negra rosa en la piel
aroma de nostalgia envuelta en hiel
y en la boca, resto con sabor miel
que deja semblante de anhelo fiel.

Peregrino de la gran desventura
a piel descubierta y sin armadura.

Con tus huesos en una pena diste,
ser consecuente contigo, no infiel
quiere la vida darte gran tortura.

II

Pero si tú no quisieras perderte
y al abismo gris y sin luz prenderte.

Busca mano amiga que te caliente,
y que en tu sufrir amargo te aliente,
que te haga sentir fuerte y más valiente
y que te sane el corazón doliente.

La soledad debe de ser querida
y no un lastre que nos produzca herida.

Porque en esta tu vida has de quererte,
arrancar el dolor, plantar simiente
de sueños, felicidad merecida.




Hortensia Márquez
32
20comentarios 174 lecturas versoclasico karma: 115

Octubre

Octubre huele a leña.
A hojarasca muerta bañada de rocío.
A luz a medio gas y a otoño.
Sabe a castañas y pan con aceite.

Octubre tiene un quejido de crujir de ramas,
de semblante naranja y pintura de ocres.
De mañana fresca y tarde de bohemia.
De café en la ventana y libro, sillón y manta.

Octubre tiene luz propia,
y mirada con caída de ojos.
Pañoleta en los hombros
y abrigo en el alma.

Octubre tiene cadencia de piano,
hilo de lana en las costuras,
cremallera en las botas de suela de barro
y una bufanda de nostalgia en el cuello.





Hortensia Márquez



imagen sacada de internet
30
28comentarios 160 lecturas versolibre karma: 140

Pinacoteca vital

Derramo un vaso de nieve
sobre el mantel del medio día.
Se empaparon las servilletas resecas
donde hace un momento
nos limpiamos los abrazos partidos.
El almuerzo está frío
y las bebidas oxidadas.
Vajilla de hojalata con brillo de luna cuarto menguante.
(Bodegón de nostalgia con pinceladas de esfuerzo).

En la vieja radio del recuerdo suena una pieza de Jazz
mientras los pies tararean contra el suelo
las notas discordantes de la caminata.
Una taza de café a medio beber
y un cigarro que se consumió sin tocar labios.
Sobre la silla el gabán roto y el sombrero de ala sin vuelo.
(Cuadro con retazos añejos y sabores a sinsabores,
porque el pasado se quedó en su peldaño).


Hoy me regalo un dibujo a carboncillo
y un papel lleno de palabras vestidas de gala.
Aunque el cielo amaneció gris
los zapatos se sacaron brillo
y los guantes se cosieron en la punta de los dedos
caricias con sabor a cereza sanadoras de miedos.



Hortensia Márquez


Imagen: Cuadro de Vincent Van Gogh " El dormitorio de Arlés"
22
23comentarios 117 lecturas versolibre karma: 153

Anclados

Por los callejones de la nostalgia
malviven los ojos llenitos de pretéritos.
Manos que acarician siluetas efímeras
que solo perduran en la mente.

Una bofetada en la cara oculta de la pena
trae a una realidad de días que a nada saben.
Lagrimitas de desconsuelos ruedan
por la faz mientras la boca entreabierta
susurra un alarido de días grises.

Nada será lo que fue.
Nada fue lo que pensamos.
Nasa es como sentimos.
Bajo el cerezo en flor
solo se ve a quien tiene luz.

Vivir en presente,
soñar en pasado
y buscar un futuro con sabor a pan de hoy y aceite de vida.






Hortensia Márquez



Imagen de la magnífica película "Una pastelería en Tokio"
25
14comentarios 151 lecturas versolibre karma: 140

Vivir en la superficie de las cosas

Mala hierba que crece
en el campo sembrado de palabras rotas.
Parcheamos las grietas.
Vamos acallando los gritos,
encumbrando las miserias del tedio general.

Si tu voz enmudece
sobrevuela un redoble de sabiondos
que nada saben y todo cuentan.
Agonía de latidos toscos
golpeando al compás de un monótono repiqueteo.

Y la bailarina de raso y seda
nos deleita con una danza que nos obnubila
y nos deja en estado de letargo.


Agradecimientos vacíos a seres huecos
por hechos que no valen ni las migajas
del tiempo perdido en escuchar sus bagatelas.




Hortensia Márquez



Imagen de la película " El ocaso de los dioses"
26
24comentarios 156 lecturas versolibre karma: 150

En la boca guardadas

Y la noche llegó
como llega el silencio.
Y me tapé la cara
y dejé que me lamiera el miedo.
Sucesión de hechos y deshechos.
Penumbra,
quiebro,
dolor,
quejido,
punzada.........
...............punzada.........
,......................... punzada....


En el corazón clavada
la daga de tres filos.
Ya no sana ni con calor
ni con frío.

Secuencia de números que nada suman.
Un día, dos horas, tres trienios....
Siete pecados, doce lágrimas, cien fantasmas......

Por la carretera caminan
la verdad y la mentira
a lomos de un pasado
disfrazado de mañana,
con ojeras de presente.

Guardaditas llevo en la boca
todas las palabras que aún no dije.
Conmigo,
contigo,
color en el alma,
espacio vacío para llenar de caricias.
Besos con piel,
roce que calma,
sonrisa en mi espalda ........

No me despiertes hasta que llegue el alba.
Y despuntando el sol
me abriré para que salgan a borbotones
todas las palabras calladas.


Hortensia Márquez



Imagen, yo en blanco y gris .
leer más   
27
25comentarios 154 lecturas versolibre karma: 144

Entre la primera y la segunda anda el juego (para @MarcZarzosa)

Me divierte perderme en tus versos.
Te gusta jugar a tejer telarañas con las palabras.
Buscar enredos y hacer mil líos
con las risas y las rimas
Frases que siempre dicen más de lo que cuentan.
Espero que ahora tú encuentres el mio.

Escondes el alma de trovador,
recitas en verso con máscara de payaso,
tus odas, tienen duende y cuentan cuentos.
Hermosos poemas con doble fondo y mucha miga.
Amigo , ahora te toca a ti mover ficha.




Hortensia Márquez



Jugando con las palabras como el amigo MarcZarzosa, en el título está la clave. Se puede animar a buscar quien quiera.
24
31comentarios 168 lecturas versolibre karma: 129

Tiempo

En la sublime brisa
que pasa a través de la rendija del tiempo,
está el aroma de un recuerdo marchito.


Escribo con tinta roja una noche carnal,
con tinta verde la esperanza de un mañana,
con tinta azul un cielo despejado
y con tinta negra los sentimientos
que se enredaron, y ahogando las ganas
crearon los desasosiegos y las inquietudes.

Me miro y me veo en pasado,
el presente me golpea en la boca del estómago
y aparece una puerta que se abre al futuro.
(Tiempo que juega a destiempo y con saña).

Un taza de café con mala leche y dos terrones de ironía.
¡Así no hay quien haga las paces con la vida!

Escribo con tinta blanca un comienzo,
así solo podré leerlo yo.
No le tengo miedo al tiempo
es solo que me cuesta admitir que siempre gana.




Hortensia Márquez




Imagen de la película "El hombre mosca)


Youtube: youtu.be/SqRwru2tmZY
27
23comentarios 151 lecturas versolibre karma: 145

Ocaso (tanka)

En el ocaso
la luz tenue domina.
Búscame pronto
antes de la penumbra,
antes del gran silencio.





Hortensia Márquez
23
12comentarios 107 lecturas japonesa karma: 143