Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Ventana de cristales rotos

Desnudo
enfrente a la ventana de cristales rotos,
la fe
solo son 10 alturas.
El calor ausente es insoportable,
el ausente calor de la humanidad : Desquiciante.
La vida es un soplo.
La exaltación un salto.
Cuántos diluvios humedeciendo nuestra tierra arañada y la patria fecunda carcomida hasta los tuétanos.
Cuántos cuerpos tendrán que saltar desde la ventana de cristales rotos para dejar de herir sus entrañas.
¿Debería irme a dormir en silencio?

JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
37
3comentarios 295 lecturas versolibre karma: 86

Conversaciones introspectivas

Qué quieren

cada 100 años

hijos míos.

Elegir el catalogo, pedazo de obsoleta presencia.

Perdonarme hijos míos, no olviden la tecnología de nuestro tiempo: La impoluta tableta, y no obvien, que los libros sagrados son una deferencia; y sus opciones son inmensas. No dejen de buscar entre los algodones del buen humor, porque el mal humor es la prisión colectiva a la ambición y a la demencia.


Qué quieren

cada 100 años

hijos míos.

Pensar que simples brazos caídos pueden convertirse en abrazos eternos.

¿Y los niños podrán elegir su destino?, no subestimen su cognición, contar que ésta será su guariada, solo les pido entender que alguien magnánimo siempre pasará por el parvulario antes de que la nieve asome sus picos.

No tengan prisa. Elegir, elegir, solo elegir.

Beber sin contaminar el agua, comer sin desperdiciar el fruto dado.

Qué quieren

cada 100 años

hijos míos.

¿No supongan y menos presuman?

Detenerse y leer las minúsculas letras, ¿no se equivoquen?

-Envíos a domicilio cada 100 años.-

¿Qué quieren hijos míos?

Algún distraído virus de laboratorio,

Algunas aburridas guerras prefabricadas,

Algunas depresiones desprevenidas,

Encumbrados estudiantes que triplicaran en los campos de concentración,

Algunos hospitales siquiátricos al aire libre,

Perversos y egoístas hombres con hambre y ciencia

o sencillamente Dioses abismados en silenciosos hombres.

¿Qué quieren hijos míos?

Maldita sea

¿Qué quieren hijos míos

cada 100 años?

¿Qué mundo quieren?

JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
10
7comentarios 244 lecturas versolibre karma: 88

Paraíso perdido

Paraíso perdido.

El hombre

perdido

equivocó

destino

y paraíso.

La bitácora del sabihondo hombre solo lee una dirección: La irremediable adversidad.

¡Oh, hombre perdido!, dejar que los niños hagan malabarismo en público y que se fusionen al bosque milagroso.

¡Oh, hombre perdido! , desistir a que los niños sean inmunes a la metástasis y xenofobia de los hombres.

¡Oh, naturaleza del ser supremo!, evitar que los niños mueran en las almas de los hombres.

¡Hibernación y destierro para el egocentrista y encumbrado hombre!

Forzosa abdicación para el hombre perdido en su paraíso.

¡Obligatorio letargo!
JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
14
4comentarios 209 lecturas versolibre karma: 87

Viento adverso

Viento adverso.
Las manecillas del despertador imaginario giraban en sentido contrario, derritiéndose cómo la mantequilla surrealista que el pan negro no quiere untarse.
Viento adverso.
Bostezando, sollozando, los niños increpan a su inducido infortunio, porque el azúcar de la vida no llega.
La luz se cuela sin timidez entre los orificios de las paredes de planchas de zinc, pop art, comunistas, socialistas, coloradamente democráticas: falseadas y mal acabadas.
Viento adverso
Las Doctrinas sanguinarias, no sanguíneas, extraídas de las gavetas del manicomio de puertas abiertas, sección desorden mental, siguen perturbando nuestra actividad intelectual y anímica imponiendo tiránicamente creencias y normas culturales.
Viento adverso.
Al mismo tiempo la madre traga saliva amarga, saliva con que amamanta con ternura sus rompibles crías, repletas de cicatrices de acoso, cicatrices religiosas y anti humanas.
Viento adverso.
Preludio de crepones negros, períodos de lutos, victimas dóciles victimarios con grandes arcas.
Viento adverso
Un juicio no muy sano patrocina cosas inimaginables.

. JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
15
5comentarios 85 lecturas versolibre karma: 92

Pan Negro

Arrodillados buscando sus muertos que enterraron las bestias negras del neoliberalismo mundial, que enterraron como anclas en la profundidad del martirio y del desierto: Así anda el hombre expoliado.

Arrodillados buscando sus muertos que enterraron las bestias negras: Así anda el hombre expoliado.

Así anda el hombre que olvidó ir a la cama,porque destruyeron los campos de trigo y robaron sus piedras candentes.

Enjambre de hombres , asi anda el hombre, pálidos recorriendo campos desolados, minados por la avaricia del detractor del hombre y la tierra.

Así anda el hombre expoliado,buscando porvenir, pero ahogado en llanto,ya sólo le queda batallar con el inmenso mar que únicamente ofrece su hospitalidad en las inhóspitas profundidades,tragando sus sueños,justo enfrente de las costas que la bestia delineó.

Así anda el hombre expoliado,arando, caminando con la promesa en los bolsillos , así anda el hombre expoliado,limosneando por un pedazo de tierra que tenga inscrita la frase sacra: Dignidad de vivir libre .

La represión es brutal y desmedida,sólo vemos crecer vallas inmensas alrededor de las ilusiones del hombre.Ya ni siquiera el pan negro ,el alimento esencial de sus días, aparece en su mesa de desgracia, porque ya el pan no es otra cosa que el suplicio de una mayoría muerta de hambre, hacia una minoría viva de mezquindad.

Hoy día, hasta el Pan Negro tiene el sello Real.
JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
10
9comentarios 127 lecturas versolibre karma: 85

Un corazón estrujando

Un corazón estrujando mi pecho
tan cerca,
tan cerca,
que la piel que lo reviste se desnuda tan deprisa,
creyéndose una especie de demoledora máquina del amor,
pero ella no sabe, cuántos cuerpos con corazones vistieron mi pecho.

¡Oh, inocente mujer!
Mi inocencia y estirpe caducaron.

Mi nobleza es un hueco escondido
tragando,
tragando,
tragando
y nunca satisfecho.

La vida viste sueños
y también penumbras y amaneceres.

Tu corazón encima del mío,
desafortunadamente mi corazón es un corto circuito y no logra andar armoniosamente
con la infalible esencia que posee el alma pura.

Los ecos del consuelo llueven constantemente sobre los techos de mi pecho,
sin que la esperanza pueda despertar al hombre que toda mujer ansía.

Solo deseo que llegue algún día un corazón palmario que inspire con sus latidos una historia verdadera
y logre despertar al mío, desde donde está recluido y sin latir por décadas.
JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
10
4comentarios 77 lecturas versolibre karma: 92

Qué escriba

Qué escriba sobre las musas y sus delirios o sobre el aire tibio de las noches en Madagascar.

¿Cómo?
Si mi gente tiene la boca repleta de vidrios que no puede masticar, el estomago lleno de rocas que no lo dejan respirar y sus brazos cansados y penitentes al andar.

Qué escriba sobre templos y murallas, sobre la procesión a Dioses momificados en el Olimpo o sobre sueños humanos, romanticismo y la fragilidad anímica.

¿Cómo?
Si mi gente no tiene ni siquiera un balde de agua para lavarse las desgracias y menos un cepillo para peinarse las adversidades y menos las ruindades de pocos; ni tampoco templos exentos donde rezar para mitigar el dolor en su conciencia suprimida.

¿Qué escriba?
No, prefiero escribir sobre las desgracias de nuestro tiempo, escribir cómo demonios aupar a nuestros hambrientos y arrinconados a entender que la rebelión es una necesidad cuando el hambre se hace ley.
No, prefiero escribir cómo demonios lograr destrozar el cepo con que los malévolos predicadores ambulantes de nuestro tiempo nos aprisionan el intelecto y las ganas de vivir en igualdad y prosperidad.
Prefiero.

JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
11
5comentarios 75 lecturas versolibre karma: 78

Cuando la tormenta comienza a caer

Cuando la tormenta comienza a caer, no tienes tiempo de evitar que se te mojen las zapatillas, ni evitar descoloré el maquillaje perfecto y menos resguardarte de ella.
Cuando la tormenta comienza caer, solo serás una conminado de pierda, que espera ser golpeado por su suerte.
Cuando la tormenta comienza a caer, los tormentos serán oscuros, la tromba de agua arrastrará todo a su paso y no habrá voluntad de acero que la fuerza del agua no pueda mover.
Cuando la tormenta comienza a caer, el vendaval es imparable, las estacas puntiagudas suspendidas en las turbias aguas de la travesía, se irán clavando sin lógicas ni razones en los vírgenes corazones.
Cuando la tormenta comienza a caer, no hay corazones que puedan evitar desangrase, ni asfixiarse o desvanecerse por la furia del agua maléfica; no conseguirás antídotos, ni bálsamos, ni boticarios adónde acudir.
Cuando la tormenta comienza a caer, no hay brújula que sirva de guía, ni carta de navegación que tenga idiomas o símbolos comprensibles, ni calderas que puedan entibiar la tromba de agua fría.
Cuando la tormenta comienza a caer, se empañarán los cristales de tu conciencia y ni siquiera el vinagre fermentado, podrá quitar de un sabanazo la humedad ni el asqueó.
Cuando la tormenta comienza a caer, el agua correrá de deprisa convirtiéndose en agua turbia, arrastrando escombros que se irán apilando uno por uno en tu corazón y conciencia, yéndose con suerte, cuando la lluvia desista en caer y tu dolor escurra.
JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
3
3comentarios 22 lecturas versolibre karma: 44

Tus gestos, tu sonrisa

Tus gestos, tu sonrisa, impensable no atesorarlos entre mis tesoros más preciados.
Tus palabras, tu lealtad, impensable verlas rendidas al quebranto.
Tu honestidad, tu sensibilidad, inconcebible verlas colmadas de engreimiento y pecado.

El tiempo desafió tu virtuosa existencia colándole a través de la rendija de tu firmeza susurros de tentaciones imperceptibles.
El tiempo, poniéndote a prueba, desafió tu entereza susurrándote viscosos vicios y desenfrenadas perversiones, dejándolas caer sutilmente en el círculo transparente e impoluto de tu encumbrado e inquebrantable castidad, que hoy se baña de entredicho entre los trabalenguas de tu conciencia.

Se deroga en tu mente todo aquello que nunca pensabas verías turbio y oscuro.

¿Quién fue el artífice de la incitación e insurrección?
¿Quién cuchicheo la obertura que despertó las ávidas tentaciones recluidas?
¿Quién, cómo y cuándo consiguió empujarte a la encrucijada de la inmoralidad y la perfidia, llenando de engreimiento e impudicia tus gestos, tu sonrisa, tu honestidad y tu lealtad, que solo hoy conoce a la pagana que emerge desde tu sacudida voluntad?
JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
5
2comentarios 22 lecturas versolibre karma: 80

Fue una de esas noches

Fue una de esas noches que añoras y no añoras aparezcan.
Una de esas noches donde, esperas y no esperas ningún desafío, una de esas noches que esperas y no esperas para escarmentar al aire sereno y a los ojos hipócritamente ocultos a la moralidad.
Una de esas noches, que esperas y no esperas para lucir desnudo y robarle todas las miradas dispersadas en los alrededores.
Fue una de esas noches, donde añoras y no añoras que el destino te tenga mesa reservada.
Fue una de esas noches, cuando el destino me trajo al gran salón, subí a la azotea, te vi rodeada y manoseada por un cardumen de pingüinos sedientos y hambrientos consumándose esa noche las fantasías que añoras y no añoras.
Esa noche perdí el equilibrio.
Caí al vacio de mis emociones, suicidándome con la tinta venenosa impregnada en mis deseos más oscuros y en mis más cobardes bríos.
Fue una de esas noches.
JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
4
2comentarios 20 lecturas versolibre karma: 52

Una noche cualquiera

I
Una noche cualquiera.
Sapos vigilantes en su madriguera, peces a sus anchas en los estanques al aire libre, panteras nebulosas volando entre las ramas, boas de tumbes tumbadas en los nidos. Noche de arboles, transformación y metamorfosis, cantos inconfundibles y alegóricos cantos, belleza, encanto y aire puro.
II
Una noche cualquiera.
Destrucción del hombre por el hombre, ratería de hombres, violación y transgresión de hombres contra hombres, contaminación por la mano del hombre, malversación, vicio, depravación, obscenidad, desolación, libertinaje de hombres embriagados , hombres aturdidos en estado puro , hombres con otros hombres creando y vociferando ruidos singulares y extravagantes .

¿Cuántos ojos humanos incapaces de apreciar y entender que salir de su refugio no son con el fin de destruir moradas y menos a quienes lo acompañan?

El oído les falla, el olfato les falla, la vista les falla, la conciencia les falla.

Borrar
Avaricia
del lenguaje de los hombres,
a ver si así deja ya de echar por tierra todo lo que lo rodea.
JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
4
4comentarios 24 lecturas versolibre karma: 51

Te seguía

La candidez de las flores de aquel lugar era refugio inmaculado de tu esplendorosa figura; y la oscuridad queriendo ser tu cómplice moría, moría tan solo al toparse con tu luminiscente rostro que resplandecía en la galería, en los faroles sin velas y en los ojos envueltos.

A cada paso que dabas, las viejas sangronas vomitaban su desencanto y los ancianos perdidos, imaginariamente, en las trincheras de la guerra, posaban sus ojos cansados añorando tocar tu piel bronceada, deseando acariciar tu cabello rojo escarlata que posaba tímidamente en tus hombros salvajes.

A cada paso que dabas, las viejas sangronas lanzaban tropelías al aire y los ancianos mujeriegos sentados sobre las murallas de la experiencia intentaban develar los misterios que guardaba el vaivén de los pendientes suspendidos en tus orejas.

Las jovencitas deseando descifrar el misterio de tus labios que acariciaban el rojo atrevido enquistado en sus bordes carnosos.
Los jovenzuelos suplicando al destino tener la dicha de fotografiarte, al cruzar de un lado a otro, con tus largas y fastuosas entrepiernas y grabar para siempre en su díscola memoria tu vida entera.

Muy atento y con la mirada puesta en tu silueta, a lo lejos te sigo, te sigo con temor a que tu mirada se tope con la mía y me lance al desaguadero de los fracasos.
¡Estampa!
Cólera de los famélicos que se babeaban detrás de tu figura emancipada.

JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
5
3comentarios 22 lecturas versolibre karma: 51

Recelo

Corazón dubitativo
Asfixiándose por penitencia.
Cuadriculado
Hombre
Mujer
Sempiterna.
Del parto nacerá,
de la oscuridad saldrá,
y en la tenebrosidad
Subsistirá.
JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
1
sin comentarios 11 lecturas versolibre karma: 11

Duendecillo

El duendecillo persiste en columpiarse.
En el colegio corretea al conserje, en la biblioteca al bibliotecario, en el teatro al jorobado, en el congreso en el senado ante las cortes, el duendecillo persiste en columpiarse, el duendecillo no para de corretear y tentar la fragilidad humana.
El duendecillo persiste en columpiarse vendiendo su camisón de fuerza.
El duendecillo persiste en columpiarse vendiendo pensiones de hambre.
El duendecillo persiste en columpiarse vendiendo su libro caducado y fracasado con que pretende llevarnos de la mano al pináculo de lo absurdo.
¡Duendecillo malvada criatura!, vas creando desdicha y desventura. Tienes sobornado y enmudecido al poder moral y mercantil, tienes hipnotizado al pueblo con ficciones y falsos idealismos.
¡Manchas de conciencia, conciencia sin alma! Maldito duendecillo las armas de la República te amparan, te ayudan a columpiarte en la mecedora procreadora de desgracias.
Te has convertido en un singular mecenas del terrorismo y la represión, tu mayor legado es sembrar discordia destruyendo por placer, atormentando por rencor, persiguiendo por goce, torturando por satisfacción.
Villano duendecillo, arpía de tiranos, ignoras el sufrimiento humano que bañas constantemente en aguas mayores.
La justicia gobierna de espalda, el poder moral tiene sordera inducida, la violencia de género y agravio emblemáticos Ministerios, escuelas de vagos y maleantes, becarios con becas de hambres, cajeros automáticos para retirar pobres ciudadanos.
¡Gritos agonizantes en las mazmorras ocultas!
¡Gritos en el silencio por hambre y agonía!
¿Duendecillo tu mayor legado será la quinta palia del infierno que espera por ti?
¡Somos los soberanos de una tierra repleta de desgracias!
Por qué duendecillo con tus doctrinas equivocas, con tu errados dictámenes y multimillonarios recursos que mal gestionas, no puedas activar sin vacilaciones la burbuja dónde nos oxigenamos todos de la hambruna y la miseria dónde tú y los tuyos nos han execrado.
Duendecillo, cómo puedes vivir en la mágica pompa de la indolencia y el descaro, mientras Roma cae muerta a tus pies y no de gloria, sino de muerte y pestilencia.
Seres humanos retorciéndonos de dolor ante tanta baratija que nos venden tú y tus amos.
Duendecillo de tu ignorancia y egoísmo no somos inmunes, pero muchos siguen el juego por una bolsa de comida que va arrodillando a generaciones nobles.
Estás a tiempo dictador.
La horca está erguida.
Cobarde duendecillo apártate y deja ya de columpiarte.
JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
2
sin comentarios 12 lecturas versolibre karma: 19

La Carreta vacía

La carreta vacía y sin ruedas intenta cruzar el camino desolado, atiborrado de miseria, por un pasado arrasado por la fantasía de la voracidad y la avaricia.

El camino desmantelado, custodiado por cactus inexorables, clavando a diestra y siniestra sus púas a todo cuanto transite por su dominio sombrío, son la antesala para terminar engullidos por los coyotes rapiñas de lengua desnuda.
La polvareda arropa a los desquiciados que empujan la pesada carreta repleta de utopías, la polvareda abriga a los enloquecidos que impulsan la desahuciada máquina que devora todo a su paso.

La polvareda va arropando a los frenéticos que empujan la carreta del falso porvenir, abarrotando el camino de lagartijas tartamudas, acopiando sin remordimientos esclavos con grilletes encantados a sus tobillos infamemente pintados en números olvidados.

¡Oh Dioses inclementes!, han levantados paraísos desérticos saturados de cuerpos inservibles.
¡Oh Dioses inclementes!, han levantados tediosos arbustos custodiando el desierto que bajo el sol senil se disputan la sombra oculta.
¡Oh Dioses inclementes!, han levantados murallas donde se refrescan las avaricias de las serpientes que a montones improvisan el fortuito festín en medio de la ofrenda.
¡Oh Dioses inclementes!, agotado y sin fuerzas siempre el destino del explotado es el mismo: Alimentar a la serpiente para nos muerda y esparza su veneno hasta la conciencia.

¡Despertará de la pesadilla el hombre!

Empezara a atiborrar la carreta vacía y sin ruedas de lo humanamente posible, de algún residuo de solidaridad atascadas en las cañerías de su venas, dejará de beber los zumos contaminados de la televisión, dejará de beber la misericordia en los cartones de leche agria, será capaz de sacar a la luz su amor por el prójimo bien escondido entre sus pieles maltrechas, será capaz de erigir todo aquello que no pudieron despojarlo.

! Despertará el hombre¡

Empezará a empujar la carreta vacía y sin ruedas saturándola de cactus, coyotes, lagartijas y serpientes nocivas al hombre, dejándolas expuestas y amparadas al sol senil de la codicia para ver su agonía su final y extinción.

En los bolsillos de mi conciencia solo me queda la voluntad y el compromiso de ser parte y testigo
de una raza que desea una vida sin necesidad de ostentar o presumir.
JOSE LARA FUENTES @
leer más   
1
sin comentarios 12 lecturas versolibre karma: 12

11 Recuerdos

Recuerdo tu cuerpo danzando redimida de cuestionarios y frases insulsas, recuerdo tu cuerpo bailando sin reglas, ni protocolos absurdos, sin ataduras.
Recuerdo tu cuerpo saltando sobre los manuales de costumbres ajenas.
Recuerdo la cama de madera con almohadas y cabecero elevado, arrinconada, en la esquina del ocio, sin uso, muriendo de mengua.
Recuerdo tu gozo escalando las paredes levantadas con pierdas de marés..
Recuerdo las lámparas de aceite encendidas dibujando difusamente tu glorioso cuerpo.
Recuerdo tu cuerpo envuelto en el sagrado humo del inciencio, purificándose, conciliándose.
Recuerdo tu piel ardiendo entre mis labios convictos.
Recuerdo el contorno de tu mojada sombra abrazándome sin reparos.
Recuerdo noches rompiendo maleficios, recuerdo noches arrancando cadenas que nos mantenían subyugados a los rituales absurdos.
Recuerdo tumbarnos al viejo traste.
Recuerdo despertar hecho futuro y no estabas tú.
JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
2
sin comentarios 12 lecturas versolibre karma: 18

Ni Na...

Aquí no hay océanos, ni lagos que mirar, ni suspiros por el primer beso, ni barcos de mariposas navegando a seguro destino, ni almas impolutas levitando hacia las estrellas del Universo, ni pájaros volando en impecables cielos azules, ni na.
Ni corazones rotos por asuntos de faldas, ni torbellinos de abrazos, ni siluetas en los espejos, ni amor a primera vista, ni prosa, ni lira, ni na...

Ni niñas jugando a hacerse grandes, ni niñas grandes jugando a contar historias de amor, ni románticos confiando sus secretos a la luna, ni tú nombre ni el mío, ni puestas de sol, ni nevadas, ni cosechas, ni na...
Ni pieles de chocolate fundidas por el calor del abrazo, ni antojos, ni diarios, ni amantes, ni mágicas nostalgias, ni na...

Aquí no hay manos pulcras acariciando cabelleras largas, ni manantiales de risas, ni ocultos amores, ni na...
Aquí hay solo mujeres preñadas de angustias, arcoíris sin colores, estómagos vacios, campos olvidado por la lluvia, árboles secos y plantas muertas, razas agonizando, enfermedades sin enfermos, gallos sin cantos, guinea pig de los medios, lo banal como lo colosal, lo irreal como real, ni na...

¡Aquí solo hay numerosas maquinas haciendo considerable ruido!
JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
3
2comentarios 44 lecturas versolibre karma: 36

Tiempo oscuro

Sabandija, tragas despiadadamente almas en vigilia, almas en ayuno, almas que viven buscando serenidad en las abadías y el destierro.
¡Qué innoble eres sabandija!, clavas tu ponzoña al epicentro de las inseguridades del otro, alterando los rituales y los cánticos de la serenidad.
¡Oh malvada sabandija!, te vistes de inocencia en la claridad del día.
¡Oh malvada sabandija!, te muestras en la oscuridad de la noche sin reparos!
Tu tétrica furia malvada se va esparciendo como el néctar de la discordia y la decepción.
¡Oh malvada sabandija!, atrapas almas nobles y dignas en tu trivial alforja, para tintarlas de oscura y ambigua perversidad.
¡Oh malvada sabandija!, ensucias la confianza y la amistad llenándolas de impurezas.
¡Oh malvada sabandija!, ensombreces la cordialidad y la devoción, la benignidad y la confianza, contaminando el ayuno de almas, que viven buscando sosiego, con tu miel tóxica de la desconfianza.
¡Oh malvada sabandija!, eres como un germen del mal que va reproduciéndose constantemente entre el reconcomio y las inseguridades, empapando el alma de jovenzuelos resentidos,y tan solo al salir de su cascaron.
¡Oh malvada sabandija!, conviertes a los hombres que viajan en el camino, desafortunadamente, con los ojos cerrados en mamotretos de cuerpos, cuerpos descompuestos, viciados y manipulados de sensaciones y emociones , tan solo con tu perversa mirada.
¡Oh malvada sabandija!, atrapas almas puras, prohibiéndole la pensión de la confianza con que ellas debían sobrevivir.
¡Oh malvada sabandija!, devuélvele la pureza al ser humano, devuélvele lo poco de humano que aún les queda.
¡Maldita sabandija!
JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
16
8comentarios 122 lecturas versolibre karma: 93

Miedo

¿Al lado de quienes vivimos?
Vivimos en el tiempo del miedo absoluto, vivimos al lado de una generación que su juicio enjuagó con miedo, una generación drogadicta del miedo, una generación inyectada sin agujas y con sus venas corroídas por pavor, una generación enferma y desconocedora de la enfermedad que lo oprime, una generación ahogada por poderosos que saben que el miedo vale caudales.

¡Queremos el progreso y la riqueza efímera y vivimos anclados y destinados a lo primitivo e irracional!
Ilógicamente somos rehenes de una sociedad libre, que nos conserva con vida ,pero alimentados con su bebedizo jarabe de miedo.
Factores de poder rigiéndonos desde la minúscula pantallita, adoctrinándonos en formas, en maneras de vivir y sentir, acorde a sus intereses.

Hordas vanagloriándose de sentir miedo.
Acaudalados humillándose a su fortunas hechas infringiendo miedo.

¿Al lado de quienes vivimos?
Vivimos ocultos en la vanidad y el desasosiego por miedo a vivir.

Algún día se sembrarán semillas que florecerán.
Pequeños arboles nacerán.

Y algunos sobreviremos en palabras, suspirando sobreviviremos, imaginándolos crecer y florecer en la dulce senda
adónde elegirán renacer.

Sobreviviremos anhelando y saboreando su compañía, disfrutaremos la algarabía sin temor ni miedo y con la seguridad que algún día despertaremos de ésta estafa y vasto maleficio.
JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
6
1comentarios 49 lecturas versolibre karma: 71

Libertades fundamentales

Pensábamos conciliar nuestro descanso como niños adheridos a sus cubiles, pero los gritos de dolor por el hambre de nuestra gente, nos hacían brincar fuera de cama.
Los ángeles inquietan nuestra conciencia, no conseguimos articular el plan para emprender la lucha, para mitigar tanto dolor y quebranto de venas.
Cómo esquivar de nuestras atribuladas mentes las injusticias de los cernícalos mercaderes que juegan con el hambre y el sosiego del hombre, amparados por la defenestrada justicia. ¿Cómo?
Pensábamos conciliar nuestro descanso como niños adheridos a sus cubiles, pero los demonios no conocen de rectitud, ni condescendencia, ni son partidarios del humanismo; y menos de la convivencia pacífica entre diferentes credos y razas, solo pretenden lavar su alma despiadada con el llanto, el hambre, y los anhelos del hombre, indignamente privados de sus libertades más fundamentales.
JOSE LARA FUENTES ©
leer más   
6
2comentarios 42 lecturas versolibre karma: 67