Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Aquel atardecer de Junio

Aquel atardecer de Junio arrodillado justo enfrente a la mesa

de roble envejecido, aquélla que construiste para nuestros descansos

la misma que tu paciencia moldeó con tu incansable temple,

hoy se anegaba en llanto.

Aquel atardecer de Junio mis manos temblorosas se sostenían a la mesa de roble envejecido rememorando esos capítulos que hoy perturban aún más mi sosegado aliento.

Aquel atardecer de Junio hinqué mis trémulas rodillas en el fango de la ira y la consternación por tu ausencia.

Aquel atardecer de Junio las gotas de tristeza y de dolor que no cesaban de caer de aquel cielo nublado de añoranza, seguían inundando mis pueriles recuerdos por tu partida.

Aquel atardecer de Junio mi niñez emergía intrépido, desorientado, consternado y ofuscado sabiendo que el velo de tu amparo seguía allí en medio de aquella mesa de roble envejecida.

Aquel atardecer de Junio volví a corretear sin miedo a nada, corría tan de prisa a tu alrededor que tus piernas no me daban alcance, sin embargo tu mirada seguía sosteniendo mi ingenuidad y mi confianza.

Aquel atardecer de Junio mi rebeldía e ingenuidad volvían a zarandearte en lo más profundo de mis recuerdos, ésta vez al filo de mis ojos cansados y de la mesa de roble envejecido como testigo.

Aquel atardecer de Junio corrí, corrí y corrí con los cordones sin atar, corría tan deprisa que no pudiste evitar mi tropiezo.

Aquel atardecer de Junio mi cuerpo se llenó de infinitas emociones, aflorando mi estupidez escondida en el cofre de la soberbia que atrapó la niñez y mi juventud gloriosa, que tus manos moldearon con sapiencia y sabiduría, en el cofre de la ingratitud y antipatía.

Cada gota de agua que este atardecer vierte sobre mí, va rozando mi soledad, anegando mi patio de mi alma de desdicha e infortunio por tu ausencia.

Aquel atardecer de Junio veía caer lentamente las hojas de aquel envejecido árbol que un día sembramos en el tiempo y que hoy sostiene cada una de las gotas acumuladas del llanto de mis ojos, que son los tuyos.

Este atardecer de Junio has vuelto a arroparme.

Entre mis manos la candidez del viejo tiempo me lleva sobre sus hombros.

Padre, donde quieras que estés, aprieta mi mano más fuerte, porque tu sangre y tu aliento siguen caminando a mi lado.

La bendición.



JOSE LARA FUENTES
leer más   
6
5comentarios 74 lecturas versolibre karma: 83

Debería sumergirme

Debería sumergirme en la profundidad de la estupidez humana para sellar la atiborrada torpeza del ser humano que representa la trágica comedia del hábito desleal del individualismo.

Debería sumergirme en la profundidad de la egocéntrica manía humana de creerse superior a otros para sellar la insatisfecha y maltrecha impericia del ser humano representada en la infausta comedia del hábito infiel del fariseísmo.
Debería sumergirme en la profundidad del cuerpo y de la palabra que el hombre sigue traicionando para sellar la infeliz y desdichada vida que mortifica al hombre en su permanente hábito desleal
con su destino
con otros hombres
y con la alianza de su destino.

JOSE LARA FUENTES
leer más   
5
sin comentarios 34 lecturas versolibre karma: 67

Línea frágil

Hay una línea frágil entre lo honesto y lo perverso.

La delgadez es tan insignificante que lo honesto y lo perverso se confunden

en ese particular espejismo de la mirada.

Hay huellas que llevan marcadas destinos

entrelazados entre lo honesto y perverso.

La fragilidad del ser humano se concibe en las tormentas.

La fortaleza del ser humano se fortalece en el sosiego y la calma.

La honestidad y la perversidad.

Aquí mirando tus huellas

que dejaste justo después de la tormentosa calma.

Dónde está suspendida mi confianza sino en una línea frágil

entre lo honesto y lo perverso.

Ha empezado a caminar justo por la línea frágil que describe mi destino.

Honestidad o perversidad.
leer más   
8
1comentarios 36 lecturas versolibre karma: 71

Marea negra el amor

Marea negra el amor.
Mi pluma quedó vacía de tinta
ante un papel saturado de astucia y de vicio.
Desafortunadamente mi pluma
no pudo salvar del infortunio
al marinero soñador creyente del amor.
Mi pluma se dejó vencer
por las olas del martirio,
por las corrientes
de blasfemia
y por los embates de agua turbia que ella contenía.
Marea negra el amor.
Indetenible ese mar bravío, marea negra el amor, enmudeció mi pluma
echando a patadas de mi altar las historias de beatos y santos.
Los secretos de los amantes, marea negra el amor,
que guardaban en las profundidades del mar
los nuevos amantes son ahora visibles
aunque la góndola de mis desgracias navegue a la deriva y ya no pueda soportarme.
Se tragó el amor,
la marea negra,
y mi pluma no pudo rescatar
al marinero sonador creyente del amor.
Mi pluma quedó vacía
ante el papel vestido de vicio y astucia
por una marea negra del amor.
Hoy solo queda marea negra.
Marea negra el amor.
leer más   
6
2comentarios 64 lecturas versolibre karma: 68

Tu garganta

Tu cuerpo

en mis manos

hoy

habló miles de veces,

en distintas ocasiones

en insospechadas zonas.

Tu cuerpo

en mis manos

hoy

ha descrito a detalle

el camino de

Santiago y las sagradas escrituras.

Tu cuerpo

en mis manos

hoy

ha descrito a detalle

hasta la desconocida ruta mística

Maya.

Tu garganta

hoy

ha recitado los sonetos más sublimes entre amantes

en noche

alguna.

Tu garganta

en mis manos

hoy fue un dique con las compuertas abiertas, dejando salir millones de gemidos presos por la concupiscencia de la carne y sus misterios.

Tu garganta..



JOSE LARA FUENTES
leer más   
10
sin comentarios 39 lecturas versolibre karma: 94

Envolver

Quisiera envolver en papel regalo la oscura pedantería que te desborda

y depositarla en el correo sin destinatario.

Quisiera que nos detuviéramos en la tienda de regalos que es mi alma

para regalarte humildad

y la sencillez de mi ser

en estado puro.

Cómo quisiera...



JOSE LARA FUENTES
leer más   
4
sin comentarios 36 lecturas versolibre karma: 61

Lágrimas al mar

Lágrimas de rojo intenso bañan las aguas frías del martirio de mi soledad.

Lágrimas perpetuas golpean las rocas atrapadas en la noche ,arrastrando al barro de la desventura mi consciencia que intenta zafarse del ancla encallada en mi penitencia .

“La arena invariable absorbe el destino del mar”.

Las minúsculas gotas de llanto que mis ojos paren,son como rojas huellas que se confunden y extravían en el sendero a las aguas profundas y recónditas del mar tenebroso,dejando algo del dolor esparcido en la superficie del revoltoso oceano.

Las inoportunas lágrimas rojas caen desesperadas golpeando repetidamente las rocas perpetuas que no sucumben ante el parto inclemente de dolor infligido por mea culpa a mis ojos casi fallecidos .

Mi voluntad sucumbe complaciente a los vestuarios del mar, exponeniendo la congoja y la agonía de mi soledad entre los arrecifes huérfanos del mar .

“La vida se esfuma entre lágrimas rojas.”



JOSE LARA FUENTES
leer más   
6
2comentarios 123 lecturas versolibre karma: 70

En soledad

Cuando llueve
no dejo de mirar las gotas que caen
desde la vanidad en mi mentón.

Millones de gotas caen
golpeando
repetidamente mi destierro involuntario.
Millones de gotas caen
desmayando
mi frágil voluntad,
millones de gotas caen
en el vacio de la soledad de mis ojos
hibernados y encurtidos de olvido.

Cuando llueve
me acompaña la palmera infantil de mi recuerdo.
Tanta es la soledad que no dejo de trepar a ella,
a ver si logro confundirla para que me me deje partir.

Miro alrededor y mis ojos cansados solo persiguen soledades.

Me envuelvo de mi mismo
en el oasis del desierto
secándome de las amistades insolventes
que una vez abrigue por miedo a la soledad.

JOSE LARA FUENTES
leer más   
5
1comentarios 25 lecturas versolibre karma: 66

En puerto perpetuo

Intento navegar en las aguas cálidas del océano,
pero su belleza ancla
mi alma en el fango inclemente de la soledad.

Intento navegar en las aguas cálidas del océano,
pero el viento sopla tan antipáticamente
agitando en el desierto
el manto polvoriento
de desdicha.

Intento navegar en las aguas cálidas del océano,
pero el viento sopla tan fuerte sacudiendo la fragilidad de mi mástil.

Intento navegar en las aguas cálidas del océano,
pero el viento va rompiendo, quizás, casuísticamente la ruta que desde
aquel infortunio, de puesta de luna llena, inundó y enterró en el mismísimo
puerto perpetuo mi conciencia, mapa y cartografía.

JOSE LARA FUENTES
leer más   
3
1comentarios 30 lecturas versolibre karma: 54

El pasado vuelve

El pasado pareciera que nunca pierde su mirada

nos atrapa, nos arrincona nos mantiene cautivos en su maraña de hechos.

Somos presa fácil entre sus poderosas garras.

Sin darnos cuenta, en un solo segundo, con sus garras nos presiona la yugular deteniendo los latidos fulgurantes de nuestros corazones.

Sigiloso camina, cauteloso nos vigila.

El pasado vuelve, se escurre por las ventanillas del presente dejando a su paso el recuerdo vivo de un pasado amargo.

El pasado vuelve con su cara de anciano mal encarado.

El pasado vuelve envuelto en sábanas de púas y pirañas.

Sus movimientos son precisos y certeros cuando acecha.

El pasado vuelve cargado con dardos envenenados que lanza sin remordimiento, hiriendo nuestro consuelo que creíamos firme.

El pasado vuelve vistiendo sombrero de paja y farfolla.

El pasado vuelve vacilante cargando escondido entre sus manos las cicatrices de sus males.



El pasado vuelve perturbado y temible.

Sus pisadas son zancos indetenibles.

Camina acortando con facilidad cualquier distancia.

El pasado vuelve envuelto en años que el mismo escribió con tinta de sufrimiento.

El pasado vuelve envuelto en penumbras.

Vuelve con la perversidad bajo su brazo.

Vuelve vistiendo una coraza de impenetrabilidad.

Vuelve vendiendo ingenuamente algunas buenas razones.

El pasado vuelve.

Su rostro perdido, desfigurado en la claridad del presente por los duros golpes recibidos no desaparecen ni se ocultan en los días más oscuros a los ojos humanos.



Cuando piensas había acabado, no es así,

él viene por más.

Hoy

lo he visto,

he visto su calva y su sombrero, ¡es él!

El pasado vuelve.

Me he sentado junto a él y hemos hablado.

Su rostro esconde marañas y desprecio, su voz quebrantada

lo sigue acusando de despiadado e insensible.

El precio que hay q pagar es alto, él hasta gratis regala su mal.



El pasado vuelve.

Sus fuerzas son descomunales, no hay escondite seguro.

Su cara desfigurada es un síntoma de grandeza.

El pasado vuelve viene a cobrar su deuda.

Lo he visto, he visto su calva y su arrogancia ¡es él!

El odia hablarle al por hacer y el odio se alimenta con facilidad

de la ira y de los rencores guardados al amanecer.

El pasado vuelve, y yo le niego la entrada .



El pasado vuelve.

Está justo aquí en mi mesa, en mi comedor.

Pareciera que los días están contados, no sé si para él o para mí.

Que mal huele…

¡El pasado vuelve!



JOSE LARA FUENTES
leer más   
14
8comentarios 88 lecturas versolibre karma: 118

Cumpleaños

Mis pensamientos

no destilan alcohol

ni olvido.

Han pasado muchos días,

pero ésta fecha sigue sembrada en el epicentro desembriagado

de mi ilustrado corazón.

¡Y cómo no iba a recordar tú cumpleaños!



JOSE LARA FUENTES
leer más   
3
sin comentarios 35 lecturas versolibre karma: 53

Caminos

En la vida conseguimos infinitas puertas que nos conducen a millares de caminos y destinos, algunos signados por éxitos, fracasos, desamores, tirrias, rencores, violencia, cóleras, egoísmos ,sabidurías, paciencias, amores, cordialidades, supervivencias, lealtades, compromisos, desencantos y algunos repletos de misericordias ,pero sólo depende de nosotros elegir cuál puerta abriremos y lo importante no es cuál abriremos, sino lo que llevemos en nuestros bolsillos al cruzarla, porque una vez dentro ,debemos integrarnos con lo positivo que consigamos ,aportando, mejorando y transformando a esa masa humana que ha decidido cruzar más allá del umbral de la puerta.

Debemos contrarrestar y combatir lo negativo que consigamos, lidiando, batallando, guerreando, bregando a veces a la fuerza, otras con firmeza y con convicción y sin desmayar, pero sobre todo creyendo en nuestros instintos, porque una vez dentro, no debemos olvidar que el tiempo puede cerrarnos una de las puertas que ha decidido abrirnos encerrándonos en el olvido en una vida lastimosamente desquiciante.



JOSE LARA FUENTES
leer más   
3
1comentarios 48 lecturas versolibre karma: 35

Alrededor de usted

Alrededor de usted ya no sé que es verdad o mentira.

Me da mucho miedo su frivolidad.

Qué lástima siento que alguien juegue con el regalo del amor, juegue a esconderse impúdicamente en una tarde de puesta de sol para alimentar los instintos carnales más febriles, abofeteando sagazmente la sinceridad y el pacto fervientemente contraído en algo que llaman fidelidad y amistad.

Por qué si la invite a conocer la dulzura de la franqueza, la suavidad de la confianza y la majestuosidad de la sinceridad, usted ha decido traicionarlo todo por tan solo 5 minutos de regodeo.

¿Por qué no mantenerse fiel a un tsunami de afectos y devociones?

Por lo visto, usted no ha entendido que el afecto de dos amantes que comienzan la odisea del amor es más que 5 ilusos minutos de intercambio de palmaditas.

Si me invitó a que pintáramos con luces de colores un vasto horizonte, un hábitat traslúcido de pureza, humana y virtuosa, por qué usted prefirió desnudarse en un cuarto frívolo repleto de muchos sin nombres por una copa efímera de gozo.

En el pasado reciente cuando llegué a su puerta, lleve mis emociones que fueron tímidas y escrupulosas y usted las vistió de vida, las hizo visibles, suaves y tiernas, pero aquella tarde las barrio con los tentáculos de la indiferencia y la traición.

¿Cómo puedo amarla si vende mentiras y una vida solapada cargada de trivialidades por sexo o peor aún, por 11 minutos de extraña compañía?

No entiendo, cómo dice usted que ama a alguien, pero miente en las cosas más elementales.

Maldigo mi fragmentada memoria que me la recuerda a cada soplo del viento. Maldigo la pesadilla que no termina ahí en el capítulo final.

Tengo que confesar que a pesar del dolor, cada vez que el viento astuto incordia mi memoria la recuerdo.

Recuerdo su pelo que sigue hipnotizando mi andar y sin hablar del olor a caramelo de su piel hoy más que nunca grabada en mi tosca nariz.

Pero con dolor lo digo, ¡ya no hay vuelta atrás!

En lo más remoto de mis pensamientos usted sigue trepando deliberadamente por mis falsas esperanzas, pero creo que usted eligió a la persona menos indicada para sortear sus mentiras.

¿Qué es para usted la fidelidad, sino no sabe reconocerla en el AMOR?

¿Qué es para usted vivir en la admiración si no se respeta a sí misma?

Ya no sé que es verdad o mentira.

Solo respiro blasfemia a su lado.

Vivo en un tiovivo de amargura e incertidumbre.

Alrededor de usted ya no sé qué es verdad o mentira.



JOSE LARA FUENTES.
leer más   
2
sin comentarios 26 lecturas versolibre karma: 31

Amargura

Los adultos nos recuperamos de los fracasos y heridas que nos cuela sin previo aviso el devenir de los años.
Muchas de esas experiencias que nos topamos en ese vagón de los vaivenes de la vida las percibimos como absurdas e inmerecidas, descabelladas e injustas.
Sin embargo las consecuencias de nuestros actos nos llevan a transitar destinos, muchas veces sin darnos cuenta, destinos amargos, donde solo se escuchan cantos de sirenas repetidos al amanecer.
Lo curioso y maravilloso es que casi siempre la vida nos permite conseguir la libertad de domesticar y renovar con sigilosa paciencia nuestros nuevos pasos, aislando con atino las grietas de la amargura que sin previo aviso nos había colado el destino.

JOSE LARA FUENTES.
leer más   
7
1comentarios 46 lecturas versolibre karma: 111

Burbuja de la vida

BURBUJA DE LA VIDA (A MI HIJO)

Para Balder Aitor L L

En el acuario humano justo a la medianoche nadas como un pez en altamar, como un pez en aguas cálidas y seguras llevando alas blancas de libertad, alas de vida.

En medio del silencio, imaginariamente, contemplamos toda tu entelequia.

Con gran expectación nuestras manos se posan reiteradamente sobre la piel que nos separan de ti, sensibilizando nuestra fe e invocando creyentes en el milagro de vida.

No dejamos de repetir una y otra vez lo maravilloso que es palpar la vida más allá de la maravilla de la existencia.

Aquí estás, aunque no te podemos ver, si podemos sentirte.

Cuando apareces, siempre a la misma hora, mi emoción cabalga tan de prisa que la exaltación me embarga, me siento embelesado por tu presencia, fijando casi hipnotizado mis ojos a la burbuja humana donde has elegido estar.

Cuando te veo aparecer una y otra vez la respiración contengo.

La burbuja majestuosa dónde estás inmersa, se baña con lágrimas de porvenir y promesas futuras, esparciendo en cada rincón de la sutil membrana que te protege.

Nuestro ánimo de acompañarte en esta aventura maravillosa que es la vida, hace la noche más mágica de horizonte alguno.

Gimnasta, no sabemos mucho de ti, excepto ciertas medidas, rasgos pocos definidos, pero sabemos tu nombre.

Dentro de la maravillosa burbuja humana creces tan deprisa que pronto en este invierno nos apiñaremos los tres para darte calor.

Cada día se nota más tu presencia, como también las ganas de tenerte; las ganas de poder compensarte por todo aquello que nos das, para compensarte con millones de amorosas miradas, millones de te quiero, con millones de besos infinitos.

Estas conectado al cordón de la vida suspendido en el agua maternal, pero estás seguro y alimentado amado y deseado.

Eres parte de nuestra imagen y semejanza.

Cada mañana que comienza mi recorrido en la cotidianidad de los días, ansioso espero la media noche para verte brincar, para verte columpiarte ,para sentirte, para acompañarte en tu desvelo en la burbuja humana donde has elegido estar.



JOSE LARA FUENTES
leer más   
5
1comentarios 29 lecturas versolibre karma: 71

¡Cómo quisiera!

Cómo quisiera

borrar,

tachar,

quitar,

deshacer

y suprimir cada segundo que estuvimos juntos.

Sólo espero que la sangrienta lluvia caiga muy deprisa entre en mis pesadillas y arrastre despiadadamente y sin avisar a las orillas del vertedero de la infelicidad,todo ese tiempo que malgasté entre luces sin brillo y noches sin luna llena.

¡Cómo quisiera!

JOSE LARA FUENTES.
leer más   
10
5comentarios 96 lecturas versolibre karma: 95

Resistiré

Tus cabellos húmedos rozaban mi pecho.

Tus caderas acopladas sincrónicamente a mi pelvis.

Tus tobillos sosteniendo mis manos.

Tus manos incrustándose a mis hombros.

Mi cuerpo en su totalidad afanoso accedía a los laberintos de tú piel ansiosa,

fusionándose discretamente con cada brizna de pasión de la cual estas hecha.

Nuestros cuerpos ardientes invitados por la fogosidad de nuestros sentidos, se acariciaban lascivamente, dibujando en nuestros cuerpos huellas imborrables y casi milenarias.

Las agujas del reloj aceleran su recorrido y mis ganas fervientes se expanden dentro de ti de tú delicada y suave complexión, rozando incesantemente tus labios internos y externos que se visten y desvisten con facilidad ante los vaivenes de tu impetuosa cintura, glorificando nuestra convicción.

Ante los sutiles movimientos de subida y caída libre que retuercen de placer nuestros desnudos cuerpos acalorando de máximo deleite nuestros sentidos, cada segundo más conectados por la mismísima excitación, la habitación es un eco de placer que retumba al otro lado de la pared, haciendo volar la imaginación de quien escucha del otro lado de ella.

Mi apetito por años atormentado, hoy se libera y fluye febril y ardiente sondeando las carnosidades que recubren su vientre perfectamente perfumado con flores piadosas.

Mi deseo acoplándose con pasmosa incredulidad a la esponja absorbente que es su núcleo celestial, que esperaba por siglos el temblor del hombre que pudiera sacudir el umbral de su paradisíaco cuerpo.

Inmerso en el epicentro carnal de su delicado cuerpo, recorro con majestuosidad los misterios que esconde su profundidad.

¡Oh tentación que alimentas sueños, atrapado en un cuerpo estoy, conjurado existo, vivo sorprendido en las redes de la instigación, te pido venir a exorcizarme y libérame de pecado.

Fue solo un sueño, si, lo soñé, aunque sentí cada centímetro de su cuerpo afanoso sobre el mío y el mío sobre el suyo, lo viví, si, lo viví.

Cada segundo que la pienso, aun recuerdo sus cabellos húmedos rozando mi pecho, sus caderas acopladas sincrónicamente a mi pelvis, sus tobillos sosteniendo mis manos y sus manos incrustándose a mis hombros.

En mis pensamientos y sentimientos navegas.
Resistiré.
¡Intentaré hagas puerto en ellos!



JOSE LARA FUENTES
leer más   
5
1comentarios 38 lecturas versolibre karma: 57

Juego del Amor

Ayer jugué,con desventaja, al juego del amor y no me importó

apostar

-y gané-

Hoy jugué,sin ventaja,al juego del amor y no me importó apostar

-y gané-

Mañana y siempre jugaré al juego del amor

con ventaja o sin ella

y no me importará apostar

-si gano o no- ,! no me importa!

En el tiempo del juego del amor,ya he ganado bastante.

Ella sabrá sí quiere ganar al juego del amor

-con ventaja o sin ella -

Es su turno: Le toca a ella apostar.


JOSE LARA FUENTES
leer más   
5
1comentarios 32 lecturas versolibre karma: 70

Arco iris

"
No hago más sino esperar que el día aparezca para poder apostarme en la única ventana que tiene mi morada, para poder contemplar la delicada y deliciosa imagen que mis ojos recogen al verla aparecer arriesgadamente frente al espejuelo de mis sentidos.

Una imagen poderosa, exótica, incomparable, inconmensurablemente bella.

Ella es como un arco iris, sí, un arco iris de mil colores que aparece después de la tormenta más bravía, así es ella.



Cada mañana cuando su rostro venturado toca mi ventana, que placentero es y ha sido la dulce espera.

Frente a la ventana de mis sueños empieza a aparecer ante mis dispuestos ojos los primeros sintamos de dicha y primor, inundando de latidos frenéticos mi corazón.

¡Qué irónico, después que cada sueño inconcluso, casi siempre la vida, nos regala infinitos sueños llenos de credulidad y esplendor!

Toda esa perfección contenida en su rostro es como la flor más exuberante al desnudo en la selva más inhóspita y ella ante mis ojos, no es más que la celebración a la divinidad a lo exuberante.

Con tan solo girar el pestillo de la ventana puedo saciarme, cada mañana de grandes detalles, como por ejemplo su hermoso rostro, sus largas piernas y sus ojos saltones cruzándose en el recorrido con mis hipnotizados ojos, logrando exacerbar mi espíritu que palpita sin remedio.

Risas a plenitud brincan de un lado a otro, como si de un espectáculo en plena acción se tratase, pero cuidando cada detalle para que ella la diosa de mi nube, la nube que despierta en mi ventana justo en mis ojos cada mañana , no deje de balancearse en slow motion ante mi incrédula mirada.

Aunque estamos tan cerca, irónicamente, existe un puente que no nos permite a nuestros cuerpos acceder al uno del otro, sólo nos queda fundirnos en nuestras miradas que son infinitas, que se filtran de gusto por las rendijas de los párpados presos en la distancia, los mismos párpados que nos avisan que la noche se acerca y la ventana debe cerrar.

Quisiera cruzar el puente que nos separa, pero en mi mente solo hay miedo, siento miedo de ser rechazado, y no sé cómo controlarlo.

¿Quizás el arco iris no resista nuestro peso? Qué angustia, de solo pensarlo me desvanezco en la desesperanza, pero te juro, que pase lo que pase, cada mañana abriré la ventana para que mis ojos se fundan en los tuyos.

Nunca dejaré de soñar hasta que el arco iris se haga fuerte y yo pueda transitar sin miedo por sus bordes plenos de policromía.



JOSE LARA FUENTES.
leer más   
8
3comentarios 95 lecturas versolibre karma: 92

Corazones olvidados y perdidos

Corazones olvidados y perdidos.

Razones por encima de amores.

Témpanos de hielos en corazones olvidados.

Cómo se ha olvidado concienciar los valores

fundamentales de la convivencia entre la raza humana.

Poetas subastaron sus almas a las páginas de la vida,

que una vez vacías fueron,

con el pretexto de hacer viajar y soñar sin descanso

los versos a lo humano,

los versos a lo divino,

los versos a la historia,

los versos a la vida,

los versos por la poesía misma,

pero muchos viven olvidados,

condenados a las viejas librerías

repletas de lujos y modernidad.

Hay carencia de abrazos y no de brazos.

Hay carencia de amor,

pero no de amantes.

Sollozos, gritos y suspiros,

los viejos

poetas lloran

porque sus libros mueren,

sus letras se ahogan

en las lujosas librerías

que solo comercian con la plusvalía.



Su amor y sueños

se borran de las páginas

que las mantendría vivas

y que ahora viven presas del olvido

rodeadas de ostentaciones y fortunas.

Corazones perdidos y olvidados

en lujosos templos

que solo comercian con algo llamado poesía…



JOSE LARA FUENTES.
leer más   
11
7comentarios 68 lecturas versolibre karma: 101