Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Haiku (Dos variaciones sobre un mismo tema)

La casa sola.
Los trigales de mayo.
Cielos vacíos.

**********************

Solo trigales
bajo el cielo de mayo.
Casa vacía.



Texto y foto:
María Prieto
Junio 2019
9
4comentarios 48 lecturas japonesa karma: 100

Esta noche, me beberé la luna

Sábado noche...
Camino deprisa entre portales apagados,
mi sombra derramada tras la luz impertinente
de una farola sin cristal.

Sola,
con tu sombra invisible...
alejándose detrás.

Sola,
dejando el rastro de una rabia
que resbala gota a gota en el asfalto y en los bolsillos descosidos
de otra nueva y repetida madrugada.

Esta vez...tampoco pudo ser.

Por la avenida desierta,
me escoltan las palmeras cimbreantes, despeinadas por la brisa.

Hay una luz triste y difusa en el andén de la estación.

Con destino Sevilla, arranca lento un tren
absorbiendo el eco sonoro y estridente de mis zapatos de tacón
(agujas hirientes horadando
el silencio clandestino de una noche
con el alma en los bolsillos rotos )

Llegar, llegar, llegar...

Sola.
...Y deshacer el nudo que atenaza la garganta.
Sola ya.
...Y disolver la rabia y tu recuerdo en el cristal.

Mi corazón, descompasado aún, me interroga y me susurra.
Cercanas luces y voces suavizadas por la música de un saxo
se escurren en la noche, perezosas,
tras un letrero intermitente de neón.

Aparcaré mi rabia afuera.
Y me dejaré llevar por esta bella melodía...

Esta noche...me beberé la luna, si es preciso.




María Prieto
Septiembre 2019



Foto Internet: www.shure.com/en-US/performance-production/louder/choosing-a-saxophone
21
31comentarios 136 lecturas versolibre karma: 108

Septiembre

Es septiembre...
La luz oblicua de la tarde
se inclina alargando mi sombra,
cuajando mi rastro por la tierra serena
de estos días somnolientos.

En la piel dorada,
luce un sol de membrillo
que adormece los campos.
Y una brisa leve, abierta en abanico,
acaricia las vides eternas...

Es septiembre...
Tiempo de vendimia.
Las uvas ambarinas,
entre el verdor de los pámpanos,
absorben con lentitud de ceremonia religiosa,
los últimos rayos de un astro mortecino,
en el ocaso quebrado de esta tarde esquiva y transparente.

Es septiembre...
Y en el lagar, flota un aroma a vino nuevo fermentado.
Mosto pálido y temprano, vino joven
en mis labios.
El néctar sagrado de los dioses
corre con alegría como un río
desbocado
refrescando corazones y calentando las miradas, que arden.

Es la hora de la penúltima fiesta,
de música y bullicio,
de compases de zapatos de tacón
y fuegos anaranjados y fugaces
en el cielo de una noche,
encendida de estrellas.

Es septiembre...
Y por mis manos,
corre la sangre dulce de granada,
incruento sacrificio de equinoccio
para honrar la memoria
de mis versos perdidos, de mis besos escritos.

Es septiembre...
Y se acortan los días perezosos de verano.
Y se alargan mis sueños de hoja errante sin destino,
buscando con prisa un lugar de descanso
sobre la mullida hierba de un noviembre,
cada vez más cercano.

Tintinean mis días con las gotas
de las lluvias primerizas
que asientan el polvo y aplacan en el alma
las tormentas vespertinas.
Nubarrones violetas y furiosos
que se van como vinieron...
asoman por detrás de la torre de la iglesia.

Es septiembre...
Y de mi corazón se vierte, a bocajarro,
un chorro húmedo de melancolía
en el aire cambiante y traicionero del umbral del otoño.

Y en mi cielo...
hay un revuelo de pájaros inquietos
estremeciéndose despacio, impacientes por emprender la huida hacia nuevos
y lejanos horizontes.

Es septiembre...

Y mi piel y mis ojos se olvidan del verano...poco a poco.

El otoño los arropará...
en un lecho de hojas secas.

Luego...vendrá el invierno.



Texto y foto:
María Prieto
Septiembre 2019

Foto: Feria de la Vendimia. La Palma del Condado. Huelva.
18
26comentarios 124 lecturas versolibre karma: 95

Navegamos...

Sopla el ábrego a estribor.
Fuerza siete
en el Estrecho.

Escorados a babor.
Un crujido de cuadernas.

Con el viejo velamen...
navegamos los dos.

Una fuerte marejada
que salpica la cubierta.

Cielo blanco de gaviotas
como techo.

Rumbo incierto,
sorteando tempestades,
levando anclas.

Pese al viento
y la mar gruesa de la vida...
el barco aguanta.

(Eludiendo los naufragios.)

Navegamos...




María Prieto
Septiembre, 2019

Pintura: El "Martha Mickeen de Wellfleet" Edward Hopper. 1944.
29
35comentarios 187 lecturas versolibre karma: 105

Alcarrache (Al río de mi infancia.)

Alcarrache... Moro.
Vienes pisando tu huella.
Alfanjes y media luna
en la noche de tus aguas
se reflejan.

Río de mi infancia.
Alameda fragante y misteriosa,
tantas veces recorrida.
Historias permanentes
en sus troncos ancestrales.
Susurros y sombras
escondiéndose anhelantes.

Aroma a yerbadulce,
a rosadas adelfas.
Una brizna de hinojo entre mis labios.
Puente de piedra.

Por la tarde…
mil cantos de ruiseñores
en los recodos del aire.

Mampolín,
(como el gigante de mis cuentos)
hacia ti su capa extiende
de jaras, de jaguarzos y de brezos.

Salvaje en tus crecidas del invierno.
Oculto en los estíos.
(Apenas los tamujos
delatan tu presencia.)
Arrecia el frío.

Charcos de vida.
“Doña María”…
Agua clara, transparente, fría.
“Membrilleros”…
Caminatas de verano,
blanca arena, chapoteos.

Sabores agridulces a camuesas,
en el camino, viñedos.
Parajes de molinos derruidos,
entre las zarzas, secretos.

Tristes y ausentes cigüeñas
por tus orillas pasean.
Pasaderas.
Aventura infantil emocionante.
Frontera.

Los milanos en círculos concéntricos
sobre el encinar planean.

Y te vas…
siguiendo tu huella.

(Sombras negras de toros te vigilan.)

Media luna,
en la noche de tus aguas
se refleja.




(Dedicado al hermoso río Alcarrache, Badajoz, punto de referencia en el paisaje extremeño de mi infancia.)

María Prieto
Octubre 2010.

Foto: Molinos en el Alcarrache. (Este río fue declarado en 2006 por la Junta de Extremadura "Corredor biológico y de biodiversidad" por el excelente estado de conservación del ecosistema y la riqueza de su flora y su fauna.)

turismo.badajoz.es/es/recursoturistico/ceb_alcarrache
20
37comentarios 187 lecturas versolibre karma: 95

Fin de verano (Sedoka)

Busco la luz
en los atardeceres
y mis pupilas arden.

Busco la paz
del ocaso dorado
y la llevo en mi piel.


****************************



Texto y foto:
María Prieto Sánchez
(Playa de Mazagón, Huelva)
Septiembre 2019
39
40comentarios 234 lecturas japonesa karma: 106

Pintando soledades

Y aún sigues ahí…pintando
soledades encendidas
como pábilo calcinado
por el tiempo.

Pintando
soledades cenicientas.
Atrapado en tus espejos
sin azogue.
Estudiando la manera
de decírselo.

Esperando…
que estalle el universo
en un nuevo Big Bang
que fulmine tu pasado
y tu presente.

Pero ahí sigues…
Sentado.
Impávido.
Mirando la vida desde lejos.

Descorchando tus vacíos.
Y bebiéndote los años
en sorbos cortos.

Y solo.

¡Que pare el tren!
¡Que pare contra el viento
en la borrasca!

¡Que te arrastre…
y te lleve con él!

A pesar de todo.
A pesar de nada.
A pesar de su vida.
A pesar de la tuya…

(Es tu última estación.)



María Prieto
Septiembre 2019

Pintura: “Estación Saint-Lazare, arribo de un tren” Claude Monet 1877.
23
36comentarios 190 lecturas versolibre karma: 97

Sin título

El hilo,
invisible y fino,
atravesó la distancia...
Y se partió en un instante.

Rota...




María Prieto
Septiembre 2019
25
29comentarios 117 lecturas versolibre karma: 83

Verano claro

Frescas mañanas.
El cantar de los gallos
despierta al alba.

Verano claro.
Aroma de maceta.
La luz del patio.

Fachadas blancas.
El sol reverberante.
La sombra pasa.

Brocal del pozo.
Azucenas y lirios.
Ecos sonoros.

Nadie en la calle.
Las ráfagas de viento
calientes arden.

Gotas de agua.
Frescor de fuente clara.
Sosiego y calma.

Las moras negras.
Sabor agreste y dulce.
Verdes camuesas.

Roja sandía.
Melocotones suaves.
Olor de lilas.

Luces y sombras
Cantando las chicharras.
Tranquila alcoba.

Y en los cajones
aromas a manzanas,
jabón de olores.

Las madreselvas,
perfumando la calle,
del muro cuelgan.

Trigo brillante.
Dorados campos secos.
La tarde cae.

Sale la luna.
Y por la callejuela
sombras oscuras.

La noche clara.
Leves soplos de brisa
por la ventana.

Y en los jardines
aroma claro y limpio
de los jazmines…



María Prieto Sánchez.
Septiembre 2015.


Os invito a verlos en mi vídeo:
m.youtube.com/watch?v=YvWcarANPzA
18
28comentarios 146 lecturas versolibre karma: 95

Cuando muere el recuerdo

Se le rompieron los sueños
en pedazos

en el frágil cristal
de una tarde adormecida.

Perdió sus pétalos
divinos

como camelia
delicada y malherida.

Exhaló el perfume
de la ausencia,

murió el recuerdo
aquella tarde fría.

Entró de lleno
en el olvido

como triste
nebulosa desvaída.

Cubrió la nieve
su cabello.

Se deshizo el ovillo
de su vida.

Y en su ventana gris
quedó el reflejo

de una mirada
trémula y perdida.


María Prieto
Agosto 2019

Pintura:"Clotilde en el jardín' Joaquín Sorolla
24
35comentarios 142 lecturas versolibre karma: 101

Los álamos blancos repiten tu nombre...

Los álamos blancos, al caer la tarde,
repiten tu nombre en sus letanías
y te cuentan historias de vientos
que luego susurran en las frías noches
de un otoño largo.

Los álamos blancos se inclinan despacio
y te dicen cosas...

En los álamos blancos, hay oscuros pájaros
que alimentan tempestades negras.
Ya no se esconden en las frondas umbrías.
Vuelan abiertos en el aire,
revoloteando ansiosos a tu lado.

Y tú... inerme, vulnerable.

Pero ya no tienes que demostrar nada..
Tantas veces, a corazón abierto...
Tantas veces, tu corazón expuesto
a los rayos que no cesan,
al acecho de miradas que no ríen.

Solo quieren sacar lo amargo fuera
y amontonar tus huellas
sobre otras huellas.

Esos pájaros negros revoloteando a tu lado...
Y tú, a veces, sin saberlo.

No sirve de nada enterrar iniquidades en un cementerio gris.
Del gris cemento siempre salen a flote,
enteras, ilesas.

No respires hondo.
No respires deprisa.
Ni lento.
Ni respires...

No respirar los odios.

Pasó ya ese tiempo
de adivinar formas en las nubes,
de esquivar palabras que disparan.

Disipa las brumas que ciegan
los ojos.

Esos blancos álamos te lamen la cara
con su savia ácida.
Con su orín rojizo de olvido metálico,
los pájaros negros...

Los álamos blancos
repiten tu nombre en sus letanías.

Y te cuentan historias...

(Tú, en la lejanía...)



María Prieto
Agosto 2019

Pintura: "Noviembre" Atkinson Grimshaw 1880
26
35comentarios 146 lecturas versolibre karma: 89

Y el sol se quedó dormido sobre el Atlántico

Riela el sol
sobre la mar
en calma.

Tarde de oro
en el estío.

Sobre
la balsa azul,
rizan el agua
algunas olas.

Un beso blanco
en la vela
de algún barco.

Aladas,
las gaviotas
de la brisa
dibujan
dulces sueños
en las nubes.

Anaranjado
arrullo
en los espejos
cristalinos.

El tiempo
que se detiene
frágilmente.

Salobres
silencios
vespertinos.

Y sobre
el lecho dorado
del Atlántico,
el sol...
se quedó
dormido.

La luna,
despechada,
se hundió
en el horizonte...

Las estrellas,
al otro lado
se ocultaron.

Y esa tarde...
no tuvo noche.




María Prieto
Julio 2019

Pintura: "Atardecer en el mar"Jordi Ezquerra
19
27comentarios 135 lecturas versolibre karma: 99

Hechizo

¿Por qué te callas
y te ocultas
tras el oscuro azabache
de tus ojos?

A tu negrura honda, de pozo profundo,
de noche cerrada, me asomé despacio...

Y tú,
ya no estabas.

- Un rayo de luna marcó tu camino...
Deshizo el hechizo -



María Prieto
Agosto 2019
31
31comentarios 196 lecturas versolibre karma: 115

Umbral

Esta tarde
regresé al hogar...
Al viejo umbral
de pizarra desgastada
por los soles infinitos del estío
y las lluvias torrenciales
del invierno.

Aquel umbral,
hollado por los pasos
y el trasiego
que, con bordes ya raídos,
me abría la puerta al paraíso.

Mi asiento predilecto
de soñar,
en largas tardes
bochornosas de verano,
con la calle enmudecida
y el silencio
escondido en mi mirada.

A mis anchas.

Niña entonces.

Sola y perdida...
entre monólogos de piedra
y fantasías de cartón.

Aquel teatro,
donde yo,
era siempre el público,
el personaje
y el autor.

Allí sentada...con la sombra.
En mi refugio inexpugnable.

Y enfrente...

La otra acera soleada
y transparente
de mi infancia.

Al abrigo de dragones
y de brujas.
De feos hombres del saco
de añejos cuentos
que mi padre me contaba.

Sola.

Inventando...
mil historias de piratas,
de paraguas voladores,
de manzanas encantadas...

El aire,
me aplaudía agradecido
estremeciendo los postigos
de mi casa.

Mi vieja casa.
Mi casa humilde.
Un hogar que ya no existe.

De aquel umbral,
que fue mi asiento favorito,
solo quedan las historias,
los recuerdos...las palabras.

La brisa fresca
de las noches de verano.

Y una nostalgia que rezuma...
ausencias,
lejanías
y distancias.

Quedó atrás,
aquella niña soñadora.

Ya no hay aire que me aplauda.

Pero aún conservo,
en el umbral de mi memoria,
viejos sueños.

Y en mis manos,
extendidas...
brotan versos
todavía...



María Prieto
Agosto 2019
28
33comentarios 238 lecturas versolibre karma: 101

Un jardín para pintar ( A Joaquín Sorolla)

"Todo era azul delante de aquellos ojos y era
verde hasta lo entrañable, dorado hasta muy lejos.
Porque el color hallaba su encarnación primera
dentro de aquellos ojos de frágiles reflejos."
(Miguel Hernández)

…Y fuiste regalando la vida en tus pinceles
en aquel jardín de ensueño que anhelabas.

Aquel jardín hermoso que pintaste tantas veces
con tus manos generosas, artísticas, cromáticas.

¡La luz…!
¡Esa luz blanca de tus cuadros que te embriaga!
Esa luz mediterránea de tus ojos.
Brillante. Clara. Alba. Diáfana.

Azules nítidos en el cielo y en el mar...
Luz, color, sol, agua...

El fulgor del paraíso lo atrapaste
en el patio de la Acequia de la Alhambra.
Y el embrujo de los patios sevillanos
del Alcázar, lo llevaste hasta tu casa.

Al sol robaste mil matices de bellos claroscuros,
de exquisitas transparencias y reflejos,
de oscuras sombras…de refulgente llama
entre el sonido mágico del agua de las fuentes.

Fluidas, hermosas y serenas pinceladas
se deslizan suavemente por tus lienzos,
manchas que roban el alma
a aquellos tres jardines diferentes.

Entre paletas, caballetes y pinceles
una enredadera abraza
el pedestal de mármol de una estatua.

Hay macetas de geranios en torno al surtidor
que salpica alegremente los rosales
y llena de frescor las blancas calas,
la adelfas y los verdes arrayanes.

Las rosas amarillas aroman dulcemente
la escalera luminosa de la entrada,
de azules filigranas sus peldaños.
Y en la verja se dibujan
bellas manchas de alhelíes y jazmines.

Entre los arcos y columnas se percibe
la silueta estilizada de un ciprés.

Deslizándose del cuadro sutilmente…
un aroma penetrante a mirto y a naranjo,
a intenso limonero y a laurel.

Un jardín de ensueño el que creaste...

**********************************
Y te fuiste con tu hermosa luz, una mañana…
Tu pincel, desmadejado, ya no pinta…

Del rosal amarillo de la entrada,
lánguidamente las rosas se secaron,
no volvieron a brotar.
Luce mustia y apagada, la luz del sol ahora
y finas lágrimas de agua, el surtidor derrama...

Bajo la galería acristalada de la casa,
el agua de la alberca te añora solitaria.
Hay silencios azules de lirios y jacintos
y entre la hiedra mojada, un suspiro
verde y oculto de narcisos.

Allí, en un rincón, calladamente aguarda sola
tu butaca de mimbre favorita.

(Resuena la ausencia en la arboleda.)

Y en la penumbra de la pérgola apacible,
se respira el elegante perfume de Clotilde.
Y se adivina…su mano entre las flores.

Su gran pamela blanca, olvidada en una silla.

Sobre la mesa redonda permanece
un jarrón con doce eternas rosas rojas
…y una carta desgastada en la que asoma
una flor prensada y seca, ya amarilla.


María Prieto
Agosto 2019

Pintura: "Jardín de la Casa Sorolla (el primer jardín)" 1919. Casa Museo Joaquín Sorolla. Madrid.
21
32comentarios 182 lecturas versolibre karma: 95

Rectas paralelas

Me fui.
Te fuiste.
Nos fuimos.

Por caminos paralelos.

Fuimos rectas.
Sin principios.
Sin finales.
Eternos.
Equidistantes.

Nada fuimos.

Ni tangentes.
(Sin rozarnos)
Ni secantes.
(Sin cruzarnos)

Sin fusionarnos.
Sin mezclarnos.

Un camino al infinito.

Anhelando-nos.
Distanciando-nos.
Vigilando-nos.

Un abismo irrespirable
es ese espacio del plano
entre tu recta y la mía.

(Predeterminado espacio.)

Pero hoy…
mis pasos se giraron
unos ciento ochenta grados.

(Desafiando al destino
se trazó un ángulo llano.)

Y ahora…
soy por fin
la línea sola
que camina
hacia nuevos
horizontes
de un sendero
sin retorno
y aires limpios.

Y ya vamos…
en direcciones
contrarias.

Y en sentido
contrapuesto.
…………………………………..

(No pudimos encontrarnos.

Ahora los puntos
son finales.

No pudimos…
Ya no quiero.)

…………………………………..

María Prieto
Junio 2019
23
31comentarios 199 lecturas versolibre karma: 106

Lo frágil de lo efímero. (Reto de las 9 palabras de Enid Isáis)

Efímero...
un destello
de pupila azulada
hiriendo los espejos
de una mañana helada
y transparente.

Efímeras las flores
del almendro
que mueren, sutilmente,
de un roce delicado.

Fugaz la lluvia blanca
de sus lágrimas
de pétalos marchitos,
bajo un cielo mojado,
arborescente.

Efímeros instantes.

Rayos de sol...
atravesando la espesura
de las sombras,
anegándolas de luz.

Fugaces las palabras
de amor, que se diluyen
como un terrón de azúcar,
en el agua nacarada
del olvido.

Fugaz el canto de las aves,
el perfume de una rosa,
el viento que se lleva
mis anhelos...

Que arrastra y difumina
la hermosa paleta de colores
que se abre lentamente
sobre el mar
en el crepúsculo.

Efímero el silencio
que derramo entre mis manos...
como madura espiga
que esparce por la tierra
su preciada semilla.

Tiempo fugaz.

Invisible y fino hilo
de cristal...
del que penden,
frágilmente,
nuestras vidas.

María Prieto
Agosto 2019

(Reto de las 9 palabras de Enid Isáis en Poémame: espejo, mojado, almendro, espesura, pupila, terrón, paleta, espiga, hilo.)


Pintura: "Atardecer en el mar" Pierre-Auguste Renoir. 1879
23
35comentarios 195 lecturas versolibre karma: 130

Del crepúsculo lento, nacerá el rocío.*

Qué importa si llueve,
si truena, si relampaguea.
Después de la lluvia,
vendrán nuevos días.

Llegarán nuevos soles
que florezcan
mis campos baldíos.

Qué importa si el camino
es largo. Si el camino es libre..
qué importa si vamos
descalzos, pisando las piedras,
esquivando charcos.

Qué importa, si nada es eterno,
la rueda del tiempo.
Si es hoy o mañana o ayer...

Qué importa que vengan
inviernos de nieve, si luego
en mis ojos, tendré primavera.

Qué importa perder un minuto,
sentarme a la sombra
de un árbol y mirar la vida.

Qué importa que la vida
sea hermosa...si no la miramos.
Si luego... ya es tarde.

Qué importa si mi cuerpo arde,
si tiemblo de frío...

Si luego...
del crepúsculo lento, nacerá el rocío.

María Prieto
Agosto 2019


*Nota: El verso del título pertenece a una canción del grupo musical "Triana" que me inspiró.

Foto: Anochecer en la desembocadura del Guadalquivir. Sanlúcar de Barrameda, Cádiz.
Autor: Mi compañero Florencio Tena Carmona.
23
36comentarios 204 lecturas versolibre karma: 100

Marinas

De amanecida.
Riela el sol en suspiros
de navegantes.

Brisa marina.
Danzan entre la espuma
gaviotas negras.

Tarde dorada.
Con el sol en sus ojos
la mar en calma.

Dormita el sol
entre el cielo y el agua.
Sueños marinos.

Noche de luna.
Las estrellas se peinan
en mar plateada.


María Prieto
Agosto 2019

Pintura: "El balandrito" 1909. Joaquín Sorolla.
23
31comentarios 204 lecturas versolibre karma: 118

Tu refugio

Un cálido refugio
tengo en mis manos,
que se abren en alas
para arropar tus sombras,
para llevarte lejos,
para calmar tus ansias
de morirte vivo...
y respirar de nuevo...

Un
refugio
donde
los
días
pasen
lentos
en
el
centro
de
gravedad
de
mi
cuerpo.

Una trinchera honda, amor, donde no asomen huracanados vientos...



María Prieto
1 de Agosto 2019

Pintura:(1898), Alfons Mucha. Litografía. Art Nouveau.
23
44comentarios 255 lecturas versolibre karma: 100