Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Rutina

Como cada día,
claudico en silencio
al caer la noche,
a la rutina
de encender tu rostro
en mis recuerdos...

para alumbrar mis sueños.

mello
leer más   
17
6comentarios 88 lecturas versolibre karma: 89

Desazón

Cuando todo es nada
y ahora es muy tarde,
la luz oscura
se posa donde arde,
la herida insana
de una amargura
inexplicable.

Cuando nada es poco
y nunca es muy pronto,
la comezón en las pupilas
de los insomnes ojos,
secuestran la mirada
en un tembloroso foco.


Es cuando sales a la calle,
y deseas solo …
que todo acabe.

mello
leer más   
9
4comentarios 84 lecturas versolibre karma: 99

Al final

Y caen las horas
del árbol de la vida,
y es el viento loco
al final del otoño,
que las reviven y agitan.

Y tú, como un libro
inconcluso... me habitas.

mello
leer más   
3
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 36

Perdí tu rostro

Perdí tu rostro
entre la multitud,
entre las idas y venidas
de los pasos en las calles,
entre buses y avenidas.

Perdí tu rostro
entre las manecillas de mi reloj,
entre las pastillas para el estrés,
entre escaparates y resplandores LED,
entre la cama y la pared.

Perdí tu rostro
entre los encuentros y despedidas
de los fines de semana,
entre los mensajes de: buen día,
buena noche… y hasta mañana.

mello
leer más   
13
4comentarios 139 lecturas versolibre karma: 103

En silencio

Me gusta probar el silencio
cuando en la habitación te espero
mezclado con los minutos que pasan
me sabe a suspiros y a deseo
desde el momento en que dices
esta tarde nos vemos
hasta que estén esparcidos
tus tacones y vestido por el suelo.

En ocasiones lo pruebo
como aperitivo de silencio
con las ansias de verte de nuevo
y de saber que no puedo.

Me gusta probar el silencio
con los mensajes que envías por teléfono
entonces me sabe a lo que quiero:
mirarte desnuda en la cama
mientras relatas tus proyectos
llenando de gestos la atmósfera húmeda
entre el techo y la sábana.

A menudo me gusta mezclar
en una copa de malos recuerdos
con un pedazo de luna menguada
el silencio con licor de soledad.
Y aunque tenga la advertencia
que produce el cáncer del alma
yo lo tomo para moderar
los dolores que me acechan.

Me gusta probar el silencio
con una porción de paz
así obtengo la fuerza y las armas
para enfrentarme a los miedos
para llegar con calma
al final del sendero
donde me aguarda en silencio
el silencio del final.

mello
leer más   
13
9comentarios 110 lecturas versolibre karma: 86

Desolación

Y de nuevo el sol resucita. Por el levante
las nubes son algodones rosas que levitan.
La noche se difumina… lenta. Es el instante
trémulo en que los gallos aletean y gritan.

Despierta el rancho. Hay rumores. Ya está humeante
la pava en el fuego. Hay olores de hierbas que invitan
al mate. El labriego mira. Su mirada errante
franquea el vapor. Hay dolores que no se gritan.

En el patio, las hojas del banano tiritan.
Hay olores a humedad, a pastizal quemado,
a sueños que se postergan y que se marchitan.

El labriego mira. Siente el campo desolado
como el corazón. Hay dolores que no se gritan.
Hay voces enmudecidas… voces que han gritado.

mello
leer más   
4
sin comentarios 24 lecturas versoclasico karma: 47

¿Por qué llorar es mi destino?

Y tú que me dirás chamigo,
no ves que todo está perdido.
Aquí no hay soja, aquí no hay trigo,
pero igual, no nos hemos ido.

No ves mis ojos quebrantados
y en vela, sembrados de hastío,
de sueños tristes y oxidados
como hojas secas en el río.

Ven aquí, quédate conmigo.
Verás que en el monte hay un río.
No es como tú piensas amigo,
hay fogón muerto y colchón frío.

Te diré que en el horizonte,
-¡allá! - quise aliviar mis venas,
para ir por el río del monte
con las promesas, sin las penas.

Te diré que por la picada
-¡allá! - perdí ayer mi cuchillo,
y ahora canta en la alambrada,
canta como si fuera un grillo.

Si yo lo encuentro lo maldigo
por dejarme en ese camino.
¿Por qué vivir como un mendigo?
¿Por qué llorar es mi destino?

Y tú, que me dirás chamigo,
no ves que todo está perdido,
que no hay vida, solo castigo,
pero igual no nos hemos ido.

Ven aquí, quédate conmigo
y verás en la noche inerme,
al dolor que busca un abrigo,
que entra en los ranchos, y que duerme.

mello
leer más   
8
2comentarios 101 lecturas versoclasico karma: 76

Tan lejos

Voy cayendo en silencio.
La noche está arreando unas nubes,
bajo la mirada de una luna de hielo.
Me espera el último escalón
para tenderme en el suelo,
para dejarme sin sombra,
para mostrarme en el cielo
como se desdibuja
la estela blanca
de mi vuelo,
como se desdibuja
en bruma, en viento…
en nada.

Voy cayendo en silencio.
Allá, muy lejos está mi pueblo.
Muy lejos, los blancos pañuelos
ondeando en la plaza,
el brillo de tus lágrimas
apuñalando la distancia,
y la palma de tus manos
borrando mi cara.
Muy lejos tus ojos
olvidando el adiós,
muy cerca el final
el último escalón,
muy lejos, tan lejos…
mi casa.


mello
leer más   
9
4comentarios 95 lecturas versolibre karma: 103

Caminemos

¡Es la hora de la paz!
Compañeros y amigos,
caminemos por los senderos
de esperanza y humildad.

Y tú, amor mío, toma mi mano.
¡Es la hora de la paz!
Una estrella nueva
espera en el camino

mello
leer más   
5
sin comentarios 54 lecturas versolibre karma: 80

Saudade

Para mi pecho,
el tiempo es la añoranza
que se atraganta en la garganta,
es el aire cautivo que duele
y se retuerce de ganas,
de convertirse en un beso,
de contemplarse en tu mirada.

Para mi pecho,
el tiempo es la espera
que se remoja en la comisura
de mis ojos hastiados,
es la espalda cansada
con las alas rendidas,
es la voz doliente
de una amargura tardía,
es la penumbra mansa,
donde no se distingue
la noche del día,
la llegada … de la partida.

mello
leer más   
11
4comentarios 118 lecturas versolibre karma: 91

Volviendo a ti

Volviendo a ti desde la bruma fría,
desde mis noches en cámara lenta,
desde la laguna quieta y sombría
donde mi alma se desvela y te inventa.

Volviendo a ti como buscando el día,
como buscando la luz que calienta
los despojos de la noche sombría,
buscando el calor que a mi alma alimenta.

Y ya lo sabes. Pues siempre es así.
Voy buscándote en telarañas rotas,
desenredándote en sueños y gotas.

Y ya lo sabes. Pues siempre es así.
Voy volviendo siempre a ti - ¡Poesía! -
con mi antorcha sin luz, mi hoja vacía.

@mello
leer más   
12
5comentarios 105 lecturas versoclasico karma: 80

Recordándote

Hoy desperté recordándote. Tenía en mi alma
una cigarra inquieta y ávida de una siesta.
La noche fue un coctel de soledades en calma,
de estival luna clara y luciérnagas en fiesta.

Desperté mojado en el plasma de tu recuerdo:
tu risa, tu mirada, tu rostro en la almohada.
(¡Qué volátil nuestro tiempo, indeleble el recuerdo!)
Quise tenerte como ayer en la madrugada,

para repetir esos besos y el rito aquel,
donde era yo insaciable de tus labios… tu piel,
y eras tú proveedora de vuelos y miel.

Hoy desperté recordándote. (En la calle loca
rodaba la vida y se volvía sorda y loca.)
Hoy… ¿Quién te dijo adiós, y dejó un beso en tu boca?

@mello
leer más   
8
2comentarios 122 lecturas versoclasico karma: 82

Si te vas

Si te vas, llévate los miedos,
todos aquellos que clavaste
en mi espalda, ataste a mis dedos.
Llévate todas esas dudas,
esas preguntas que sembraste,
llévate mis respuestas mudas.

Si te vas, no olvides llevarte
esa incertidumbre que agobia
mis deseos. Puedes colgarte
esos insomnios con que vistes
todas tus noches, y esa fobia
a la luz cuando te desvistes.

No te olvides de tus pestañas
postizas, pulseras doradas,
mi retrato… por si me extrañas.
No olvides llevarte además,
la caja donde están guardadas
las ilusiones… si te vas.

Y cuando vuelvas otra vez,
solo trae la certidumbre
con que lograste amarme… ayer.

@mello
leer más   
13
5comentarios 253 lecturas versoclasico karma: 88

A veces la vida

Siempre,
el día me sorprende:
juntando piedras,
levantando cercas,
saltando cercas,
izando banderas,
arriando banderas.

Siempre,
la noche me sorprende:
juntando letras,
buscando estrellas,
soñando estrellas,
espantando sombras,
abrazando sombras.

A veces,
solo a veces…
la vida me sorprende.

@mello
leer más   
13
4comentarios 75 lecturas versolibre karma: 81

Haiku V

Rojo el semáforo,
llueve en el parabrisas.
Suena tu música.

@mello
leer más   
5
3comentarios 71 lecturas versoclasico karma: 59

Vacío

Oscurece.
El tiempo me mira
con sus ojos inexorables
desde el fondo del reloj,
desde lo hondo del espejo,
desde la repisa
donde está la foto,
donde nos vemos
tan felices en otro tiempo.

Supongo que amanece
en este momento,
en algún lugar,
en alguna ciudad,
en algún pueblo.
Y espero que ahí estés.
Porque aquí,
en el rincón que te reclama,
en el vacío donde desvanece
la llama de tu mirada... oscurece.
leer más   
13
12comentarios 255 lecturas versolibre karma: 72

Cansancio

Ella otra vez
tocando mi puerta,
como ayer.

Queriendo saciar mi sed
con su boca negra,
con su fría lengua,
con su ánfora a cuestas
rebosante de rocíos,
de sueños cautivos,
de frías cabelleras,
de besos insípidos,
de unilaterales esperas.

Hoy, el cansancio
cobija mi ojos
con las horas muertas.

Hoy, en vano espera
que abra la puerta.
Tal vez mañana,
de nuevo me acueste
con ella.

(Hoy, que la noche
se duerma afuera)

@mello
leer más   
15
6comentarios 175 lecturas versolibre karma: 75

Por nada

Siempre que preguntas
del porqué te miro,
veo a las respuestas
tendidas en hilos,
colgadas de un techo
que es como un vacío,
y no me decido
cuál de ellas elijo.

Te miro porque en tu cuerpo
yo descubro los secretos,
los acordes que despiertan
en mi vientre los deseos,
las notas elementales
subsumidas en mi instinto,
los arpegios ancestrales
que perduran en mi sangre.

Si te miro es porque se abren
en mi mente las ventanas,
y me pierdo en la espesura
del embrujo en tu mirada,
y se borra el pentagrama
desafino y desatino,
y se escapa la cordura
te imagino y me imagino.

Siempre que preguntas
del porqué te miro,
sé que intuyes la respuesta
solo esperas que lo diga,
acomodas tus cabellos,
de reojo ya me miras,
solo falta que dibujes
en tu boca una sonrisa.

Siempre que preguntas
del porqué te miro,
yo me pierdo en tu mirada,
y a decirte solo atino:
… por nada

@mello
leer más   
10
4comentarios 91 lecturas versoclasico karma: 76

¡No te has ido!

Sigues aquí en la casa ¡No te has ido!
Tus pasos se siguen esta mañana
hasta el baño, luego hasta la persiana.
Te escucho en la cocina haciendo ruido.

¿Estarás preparando aquel cocido,
con pan y mermelada de manzana,
que tanto te gusta por la mañana;
viendo en el televisor lo ocurrido?

Estoy despierto en la cama, y me cuesta
el levantarme. Ha vuelto aquel dolor
en mi espalda, que sigue sin respuesta.

¡Estas aquí! Ahora siento el olor
de tu cuerpo que a mi lado se acuesta.
Susurra tu voz: se acabó el dolor.
leer más   
12
2comentarios 168 lecturas versoclasico karma: 78

Huellas de tus besos

Puedo comprender:
¿Por qué habitan en tus ojos
las estrellas del cielo?
¿Por qué anidan en tu pelo
los suspiros del viento?

Pero no logro entender:
¿Por qué perduran en mi aliento
las huellas de tus besos?
Si ahora estás... tan lejos.

@mello
leer más   
11
3comentarios 172 lecturas versolibre karma: 69