Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Siento..

Siento como si no estuviera viviendo,
como si mi vida fuera un muestrario de momentos.
Saber que llega el mañana y, despierto,
sentir en este frío invierno que arde todo mi cuerpo.

Horadando mi espíritu las gotas de lluvia
se deslizan entre mis dedos, y yo,
desnudo en mitad de un abismo volátil,
sucumbo al sueño de un vano deseo.

Y es que he soñado esta noche cuán extenso era tu cuerpo,
y cómo rozando tu piel pasaban las noches, los besos,
las caricias hasta medir tus extremos,
el creer que una vida entera no era suficiente para querernos.

Siento que las noches a tu lado eran primaveras
floreciendo en mi boca raudas tus ganas,
coloreando mis sueños tu mirada de esmeralda,
mojando mis miedos la pasión desenfrenada.

Duermo porque soñando más vivo me siento,
siento que la realidad no es más que dolor,
rabia, decepción, inmundicia, pena, tristeza,
hipocresía, falsa alegría, y deshechos.
11
4comentarios 102 lecturas versolibre karma: 108

Cada día..

Por un poco de tu piel, ¡qué no darían mis manos! Sentir que te están tocando, rozando tu vello castaño y a la vez, cometiendo el mayor de los pecados. Cada día se hace noche, todo nace y va expirando, nada dura eternamente y tu boca está matando a unos ojos que amarrados a ti, sudan deseos vanos.

No pido falsas sonrisas, tampoco momentos fugaces, sólo quiero que tu boca bese mi alma y como un volcán perturbe sus fríos y oscuros lugares. Es a ti a quien quiero eterna, como el amo a sus secuaces, como el niño a su bella madre, como el hombre su libertad nadie quiere que le arrebate. Te quiero, y quiéreme, no lo pienses, pues la madrugada asoma con su guadaña afilada, y segará los sueños que inventamos en mi cama.

Sentir tu piel con mi piel. Eso le pido al destino cada día. Cada día que no nace contigo en mis brazos, cada día que muere sin el roce en mi piel de tus manos, cada día de este vasto mundo que no quepa en uno de tus abrazos. Y es que, cada día..

Cada día yo más te amo.
5
2comentarios 42 lecturas prosapoetica karma: 67

El verdadero invierno..

El verdadero invierno es tu ausencia,
y ni todo el calor de mi cuerpo puede aliviar el frío de mi alma.
Los transparentes cristales se tornan en dudas opacas,
mientras tus besos desfilan a paso ligero por delante de mis ganas.

El verdadero invierno es tu recuerdo,
y sin embargo olvidé tus abrazos entre mis sábanas.
La noche cortante es una delicia para mis fantasmas,
pero presto los espantaré soñándote de mí soberana.

El verdadero invierno es tu anhelo,
y es que vivir sin ti es como morir mientras duermo.
Y muerto el aliento que alimenta mis desvelos
no me hace falta la vida, ni pretendo tener más sueños.

El verdadero invierno es tu adiós,
siniestro término que en tu boca me apuñala.
El alma desgarrada me dejaste, y la voz quebrada,
con tu despedida de dolor punzante impregnada.
leer más   
14
4comentarios 79 lecturas versolibre karma: 99

Por miedo..

Me ruegan las musas que escriba al vacío,
que mi corazón no se atreve a decírtelo a la cara.
Me dicen que un vasto jardín ha florecido,
y que mi anhelo por ti lo ha regado cada madrugada.

No se explican qué me separa de mis ganas de ti,
yo les dije que quizá sea el miedo a no escuchar un 'sí',
o tal vez el deseo utópico de fundir alma con alma,
cuerpo con cuerpo, boca con boca, piel con piel,
y beso a beso, caricia a caricia, mirada a mirada,
construir un gran bosque, compartir alboradas.

Extático afán que reprimo por dentro,
punzante dolor que no habita sólo en sueños,
crítico enigma que descifra cada día mi recelo,
deleitoso gusto que no paladeo, por miedo.
leer más   
14
8comentarios 70 lecturas versolibre karma: 102

Bálsamo..

Qué oportunidad perdiste
de encontrarme entre tus sueños,
qué maldito recuerdo de ti
me quedará cuando hayas muerto.

Qué días, que noche se hicieron,
me brindaste sin quererlo,
y cuán dichoso he sido, mi amor,
por disfrutar tanto tus besos.

Pero ese momento suicida
en el que segaste mi ilusión,
aquel lúgubre recuerdo
que empaña nuestra habitación,
esa manzana podrida
que tomaste sin control,
hizo trizas nuestra vida
y destrozó mi corazón.

Ahora la luna me guía,
la noche es mi nuevo día,
no tengo fuerzas, ni ganas,
no sé ni quiero sentir nada.

La cárcel para mi es tu recuerdo,
mi mente ha borrado tu cuerpo,
y mi alma ha olvidado tus besos
que eran el bálsamo de mis desvelos.
leer más   
16
8comentarios 88 lecturas versolibre karma: 109

Mi alma..

Al filo del alba te he soñado
siguiendo lento tus pasos.
Por un momento he pensado,
yo, oriundo de tus besos,
que había llegado al cielo
por medio de tus abrazos.

Letal despertar en mis sábanas
vacías de tus ganas,
acostumbradas a la forma perfecta
de tus caricias sin tu perfume,
por el que brillan
cándidas impregnadas.

Me levanta la tristeza
de no poder sentir tus manos
clavadas en mi espalda,
de no escuchar tus 'te quiero',
de no arroparme tu mirada
grabada a fuego en mi alma.

Mi cuerpo se halla despierto,
mi alma se encuentra apagada,
tu recuerdo, apoyado en mi almohada
mientras mido sus cabellos,
recita poemas sin palabras
y acaricia ausente mis ganas.

Jack.
leer más   
6
sin comentarios 30 lecturas versolibre karma: 70

Rugidos..

Pensamientos que son fuego, sentimientos que son rugidos.
El alma filtra ambos y crea un océano henchido.
Ese océano que baña tu piel y multiplica por mil mis latidos.
Hay en mi mente un atisbo de certeza de que tu cuerpo me lleva al delirio.

Dame una razón para huir de esta cándida locura a la que me han llevado tus besos.
Besos que saben a pan, huelen a tierra mojada y recuerdan al viejo deseo aún no cumplido.
Deseo que cabalga entre las sábanas y abarca una habitación antes presa del vacío.
Rugidos que silencian toda duda de que son uno tu cuerpo y el mío.
4
3comentarios 37 lecturas versolibre karma: 50