Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Mi atrevida

Si así irrumpes en mi vida,
amor-filo de locura
desbordante de hermosura
flor naciente, mi atrevida;

que tu risa inunde el cielo
en la noche ya tardía
girasol de picardía
corazón de un solo vuelo.

Que al cigarro de mi boca
fugazmente lo arrebates
y la furia la desates
en tu labio que provoca.

Con tu espíritu felino
a la carga y sin ropaje
con erótico y salvaje
ronroneo cristalino,

seduzcamos al ardiente
pecador azul del fuego  
entre copas, como un juego,
con el fruto y la serpiente

Y que fundan su mirada,
libertinos corazones,
y en mi pecho tus pasiones
que descubran su morada.
leer más   
3
2comentarios 41 lecturas versoclasico karma: 34

Mujer del Norte

Me vine del norte para conocer
la angustia
y sus calles empedradas,
que esconden paisajes
y efímeros mimos.

¿Me vine del norte para odiar
a estos gritones
y conocer sus maltratos?

Ando con una caja bien encordada,
donde resuenan historias
y mis pensares.
¡Acá hay dolor!

Creo que deberías
venir a mis tierras
y sentir
el poder del silencio,
sonrisas de cielo
y las arrugas de unos poemas,
el canto animal
y los autores de buena madera.

Ando con una caja bien encordada
enfrente a todo lo que no quise ver.

Me vine del norte.
Y vaya que sos
bonita.
leer más   
2
sin comentarios 27 lecturas versolibre karma: 21

Imaginar

Cómo describir un rostro
que jamás he conocido;
o recordar un sentir
que nunca he transitado.

Si siempre fue silencio
cómo será sonido,
si haya existido amor
cómo será contado.

De igual forma que llorar,
sin haber sufrido;
o hablar,
sin haber cantado;
o vivir,
sin haber vivido;
o morir,
sin haber estado.

O soñar,
sin haber dormido;
o escribir,
sin haber pensado;
o querer,
sin haber querido;
o amar,
sin ser amado.
leer más   
5
sin comentarios 41 lecturas versolibre karma: 39

No hay tiempo

Todo lo que tenemos es imprescindible,
precisamente,
cuando no lo tenemos.
leer más   
1
sin comentarios 47 lecturas versolibre karma: 8

Patagonia inmortal en el paraíso

En aquellas montañas cálidas,
de blanco mármol y frío río,
permito detenerse al tiempo,
de azul cielo, tesoro mío.

La brisa acoge sus pastos,
de lana se viste tu ombligo.
Mil piedras, cual gen de mañanas,
sonrisa mediante, te miro.

Peregrinos de los paisajes,
donde todo clama utopía.
En el reinado de galaxias
la más buscada era la mía.

Sinuosos caminos de paz,
si los cantos no has reprimido,
¡Truena tu alma! ¡Vibra esa voz!
¡Qué pura brillaba conmigo!

¡Tú!, Arrayán de crueles principios,
subyace cargosa tu espalda.
Por verla revuelta en tu nido
sembrando el perfume del alba.

Heroica, yerba nostálgica
herviste durante la luna,
a quién cantas, ríes y bailas
al ritmo salvaje que acunas.

Nos vertimos al placer máximo,
al ancestral sonido eterno.
Un elíseo no alcanzado
por ser Cajón ya sin recuerdos.

Nuestras eran, ¡perpetuas noches!
Nuestros eran, ¡suntuosos días!
¡Nuestros amor! En tiempo y espacio.
Amor que jamás se rendía.
leer más   
2
2comentarios 34 lecturas versolibre karma: 27

Cinco letras

Es curioso el otoño
y no porque el árbol deshoja.
Es tu amor amante del tiempo,
que en cada abril me despoja.
leer más   
18
3comentarios 74 lecturas versolibre karma: 107

Al amor, amor

¿Cómo es verdaderamente
el amor?
¿Alto? ¿Sonriente?
¿Melancólico?
¿Un desparramo de alegría y tristeza
que viste
un solo idioma?
¿O un espía … que
cuando menos lo espere,
me sorprenderá
escribiendo
sobre vos?
leer más   
2
sin comentarios 17 lecturas versolibre karma: 15

Nada existirá

Nada existirá
nada
como recorrer tus mejillas
olor lluvia
leer más   
2
1comentarios 49 lecturas versolibre karma: 26

Mis mañanas con vos

Pasaron más de cien años
sin habernos hablado.
Infinitas veces te he visto,
y hasta hoy, no te he mirado.

Volviste cada primavera
como habías prometido,
y viajabas cada otoño
con el peso de tus lágrimas.

Mis ojos te recordaban,
y aunque en silencio brusco,
tus palmas he besado
habiendo sido injusto.

Ya de nuevo peregrinas,
de la vida hacia la muerte,
y escribiendo entre sollozos
solo intento no perderte.

¿Dónde irás ahora
que el sol te ha encarcelado,
y el caos del viento te acaricia
sin quererte a mi lado?

Verás, me siento extraño
cuando en vos ni he pensado.
y en tal caso, si regresas,
como nunca habré esperado.

--
leer más   
5
4comentarios 46 lecturas versolibre karma: 59

Soy seré

Soy de los que cantan bajo el agua,
de los que ríen con la lluvia,
del manso atino al alba,
y tristes rimas de luna.

Soy de lo que he conocido,
de los que han llorado.
Soy de lo que he aprendido,
de los que han reprobado.

De los que a veces ignoran
y a veces hablan.
De los que a veces imploran
y a veces callan.

Soy de los que crecen,
soy de los que apañan;
de los que envejecen
y de los que extrañan.

Soy de los últimos, el primero,
de los primeros, en nada.
De los recuerdos, esmero
de la memoria sesgada.

De los enemigos, amigo;
de la libertad, esperanza;
de los que vienen conmigo,
discretamente, una lanza.

Soy de los sinceros
el mejor de los que engaña;
soy de los infiernos
la cumbre en la montaña.

De la música, una nota;
del aire, una acaricia;
del agua, soy la gota
que vaga en tu codicia;

del cielo un punto fijo;
del Imperio, una espada;
de las brujas, un hechizo:
de perderme en tu mirada.

De los pocos bendecidos
según hable la moneda;
de creer en los sentidos,
desnudándose el poema:

Ni la tierra había girado,
ni el sol se había vestido.
Pues nadie había escuchado
el corazón de mi latido.

Tal vez porque iba a verte
yo nunca haya dormido.
En la mañana inerte,
ni el gorrión del sonido.

Entiendan, amigos míos,
que todo, al fin, me desvela;
y que arrastra como ríos
la fragancia de su estela.

Ya no sé qué parte de mi alma,
admira más una sonrisa
que cualquier otra cosa en calma,
que cualquier viento de brisa.

Como abro mi ventana,
tal cual he de quererte;
Ni ayer, ni hoy, ni mañana.
Ayer, y hoy, y siempre.

--
leer más   
2
2comentarios 34 lecturas prosapoetica karma: 26