Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Hay gatos en la estación

...

No, no me escribas.
No estés ausente cuando quiero que estés ausente.

Vete a rodear el mundo con tu nombre
y de vuelta talla en mío en alguna de tus alas.
De seguro, adornarán el próximo equipaje hacia el próximo viaje.

Duerme
y recorre el tiempo hacia atrás, a nuestra no coincidencia brutal.
Dime ¿viste algo?
No. La vida era literaria sin matemáticas.
Ahora, la vida es matemáticas sin el punto exacto ni la raíz nuestra.

Escribe
lo que te sobra de vida
y lo demás vive, vive tanto que no haya nada que reclamar.

En las cuatro estaciones finales. No descanses
que ahora
veo gatos en la estación
13
1comentarios 57 lecturas versolibre karma: 97

Cantar en azul. Colaboración (@Minada)

...

Pues sucede que sí
¡perdimos!
volvimos a tropezar con los aciagos nubarrones
que acechan bajo las almohadas.

El estanque no se ha llenado nunca
de tantas lágrimas degolladas
y de tantas grietas sin costuras.
Y uno que otro lirio al borde del suicidio camina.
¿Pero de qué vamos?
Pudimos volar
y remontar con alas descosidas
¿pudimos?
Estamos inevitablemente amarrados al suelo.
Sí, amarrados con mástiles sin candados.

Anda amor, mejor duerme
que la flores y el mal nos esperan mañana.
siempre con sus brazos abiertos.

Déjalas
que su tiempo y el nuestro es realmente corto,
pero surquemos los mares profundos
engullendo cada ola, cada brisa
de uno que otro idilio.


¿Estamos rotos?
Nariz, boca, piel, mano,
y arteria
son accidentes, vamos pensando morir
cuando enterramos una nueva caricia
pero ¿realmente lo hacemos?.
Superemos esta escritura pesada y densa que se nos posa encima
rayemos el costado y atrapemos
una costilla, al fin, el abecedario será nuestro testigo,
el albacea de nuestra resurrección.

Escupamos el dolor y gritemos allá afuera:
fuerte, muy fuerte donde el mundo ensordezca.
Que somos hijos del viento y que no hay dolor;
que tenemos la necesidad de hacernos daño
somos una ensimismada máquina de escribir
- de antaño –.
que sobrevive aún con muletas.

Vamos, amor, amigo poeta
una vez más con la pata quebrada,
sangremos en la noche, escribamos sobre ello y,
veremos que – algún día -
cantaremos azul
y vestiremos de estreno
sobre una que otra boca llena de púas.

--------
Febrero 2019
@Minada
@poesia_al_alba
leer más   
18
7comentarios 65 lecturas versolibre karma: 94

Historias jamás contadas

...

La saliva me resulta insoportable
como un dolor por una ausencia repentina.
Me dolía que me extrañes – miento – .Aún me dueles.

Los días como estos

En días como estos
el verano también era amor.

Las sonrisas también
pintaban a los pájaros sobre las ramas.

Los verdes prados
también eran refugios de amor
.


Los reflejos también mostraban algo de nosotros.
Mi mano era la tuya.

Las historias
que aún no se han escrito también tienen su pasado.

Deseaba todo y a la vez nada. Te deseaba
Dependía de ti y dependía de mi dependencia hacia ti.
8
3comentarios 66 lecturas versolibre karma: 100

Llegó el día

...

Sálvame de verte así,
en mis sueños

Que no hay leyes, ni castigos para tantos pecados.
No hay control, ni estigmas.

Sálvame de verte así,
en mis sueños

Que eres mía y del Mundo.
Mía en amores y cuerpos
Y del Mundo en abismos y soluciones.

Sálvame de verte así,
en mis sueños

Que no hay leyes.
Que te quiero con todos mis sentidos
y te quiero con todo mi tiempo.
leer más   
14
4comentarios 57 lecturas versolibre karma: 91

Degustación a flor de piel

...

Saber que es necesario, incluso obligatorio
hacerme de ti otra vez. Respirar de ti.

- De tu sexo.
- De tus miradas.
- De tus ganas.

- Saberte de nuevo.
- Incitarte de nuevo.
- Degustarse de nuevo.


Saber que hay que intentarlo otra vez;
saber llorarte y sentirte.

Saber escribirte.

Sentir que necesito llorarte de nuevo
y hacerte poesía una vez más.
12
4comentarios 57 lecturas versolibre karma: 91

Precedente - Ausente

...

Empieza el día
y empiezo a escribir.

Tu presencia está justo antes del todo
Antes de ser yo; tu ya eras.

Antes de despertar; tu ya estabas.



Y quien sino yo
el que ha visto resucitar en todos los pájaros tu nombre.


Mientras espero sentado en el lumbral
veo por entre la gente...
tus manos tendidas
y veo de reojo a la calle de bajada y estas tú.

Vienes entre la multitud de hombres sin nombre.
Su silueta dibujada
por entre la bandada de pájaros
que visitamos anoche mientras dormíamos.

Dulcemente
Eternamente
Silenciosamente
8
2comentarios 52 lecturas versolibre karma: 93

La soledad de la sal

...

Si van a caminar con el mar
aseguren sus pasos a las olas,
cosan su ausencia a la ausencia de él

Es terrible
el agua en altamar,
es devastadora la soledad de la sal.

No he dejado de insistir en tus piernas
enredadas entre líneas blancas;
ni en la forma tan perfecta
como encaja tu cuerpo en mi poesía.
13
16comentarios 102 lecturas versolibre karma: 92

Una guía rápida para entender que te amo

...

Un desenlace trágico para no estar en tu camino
y que ya no seas, pero eres.


Una guía rápida para no escribir
y no amarte, pero te amo.


Un silencio en calma y una voz perdida
para no hablarte, pero te hablo.


Un minuto en silencio
para no pensarte, pero te pienso.


Un instante de emoción y un golpe de suerte
para no existir, pero existo.


Un río inmenso de suaves gotas tristes
para ya no llorarte, pero te lloro.


Un acantilado
para ya no rodearte, pero te rodeo.


Un conjuro de estrategias
para ya no verte volver, pero vuelves.


Un minuto de silencio desencadenado
para ya no pensar en ti, pero te pienso.


Un último intento alto en la madrugada
para no alcanzarte, pero te alcanzo.


Un alto vuelo y una alta joven
para no mirarte, pero te miro.


Un camino dulce y lejano
para no besarte, pero te beso.


Una sonrisa manchada y esparcida
para no verte, pero te veo.


Un llamada inconfesable y una tertulia lenta
para no encontrarte, pero te encuentro.


Un suave golpe y una suave palabra
para no escribirte, pero te escribo.


Un suave rastro de olor
para ya no mirarte, pero te miro.


Un queja errante vacía de sentido
para no inspirarme, pero me inspiro.


Una voz en el alto parlante
para no llamarte, pero te llamo.


Un oído sordo y una voz cansada
para no cantarte, pero te canto.


Un suave deseo y un respiro reprimido
para no inhalare, pero te inhalo.


Una línea suave y un gorrión desnudo
para no volar, pero lo hago.


Un murmullo de un viejo
para no rozarte, pero te rozo.


Un suave descanso eterno
para no disiparse, pero lo hago.


Una suave queja de los inviernos en la noche
para no ser presencia, pero lo soy.


Un minuto de más
para no ser tu tiempo, pero lo soy.


Un estancia amplia y blanca por el camino
para ya no vivir en ti, pero te vivo.


Una salida rápida para morir
y seguir muriendo, pero vivo.
11
12comentarios 79 lecturas versolibre karma: 101

Inmensidad y castigo

...

Mirar lo recorrido es la instancia obligatoria
antes del momento inoportuno de salir
ver en mi cuerpo como las letras en derogatoria
me anuncian en grande que he de partir



Dime, ¿que vas a escribir si ya no tienes alma?.
Recuerda el pasado de la vida que llevamos;
vemos la vida recostarse con calma
y apuramos el paso para re encontrarnos

¿A donde voy yo sin tus historias ya cansadas?.
A recorrer el puerto que se ha hundido,
de tantos barcos me vienen las olas
y esos recuerdos míos entre ellos se ha perdido

No hay lió en los testigos, ni en los vecinos
siempre que callen y escondan las verdades;
que ha Roma no se llegan de tantos caminos,
más el viaje nos lleva a diferentes ciudades

Es la más grande voluntad y de libre albedrío
que quede en la tierra la huella del delito;
y que ninguna ceniza vaya al río
eso es lo que en algún momento se ha escrito.


//

Imagen: Atardecer en Quito- Ecuador
leer más   
10
4comentarios 52 lecturas versoclasico karma: 91

Los días del miedo

...

¡Estaba destrozado!


Despedazado en letras y silencios.
Tu partida por entre la ventana jamás abierta;
certeros y punzantes disparos desde tu mirada.
Caí muerto.
Herido en el pecho.
Me desplomé balcón abajo.

La escena se repitió un centenar de veces.

Cada vez que tu voz me decía "silencio"
Me abandonaba a tus cobijas.
Miles de poetas murieron.
En el lumbral de la puerta, yo con ellos.

Diez pistolas obedecían al tiempo
y un solo disparo en la ciudad.

Mis huellas desorbitaban el espacio.
Y ese pájaro horrorizado por el terror
Se negaba a salir.

Estaban, sin embargo, unas cuantas estaciones
esperando mis intenciones.
Y yo, ya había recobrado el semblante
de los días del miedo.
4
sin comentarios 24 lecturas versolibre karma: 72

Los naranjos aún verdes

...
Se me acabó la piel, anoche
entre tantos whiskys y rondadores.

Soy lo que se ve de mí detrás del humo de un cigarrillo barato.

Ya se verá, como el reflejo en el mar
las consecuencias de tu mirada
y tu cuerpo
en mis espacios en blanco,
en mi escritura y,
en mi muerte,
que bien es un segundo encuentro
conmigo mismo.

Es la Tierra la que me llama
de esconderme en el humus,
de sacar raíces,
de plantar lo que se ha retirado,
 de remover los instantes
que tantas veces no fuimos;
de escuchar las alabanzas de la cofia.

De sacar a relucir el oro que se ha guardado
 cuidadosamente
entre los naranjos aun verdes.
leer más   
12
8comentarios 69 lecturas versolibre karma: 102

Vaivén de días

...

Pues nada que hacer

Si ayer fuimos, hoy ya no somos.
Y si mañana somos es que ayer ya fuimos;
pero no hoy.

Si es que el jueves fuimos,
el miércoles no.
El domingo éramos.
Y el lunes empezamos siendo.
Mañana,
seremos
lo que el martes buscamos.
11
2comentarios 43 lecturas versolibre karma: 86

La existencia que nos rodea

...

Ahora dormiré más noches
o no dormiré
es lo mismo.

Tomaré una taza de café y,
me pasearé
fugitivo
por todas las existencias
que te rodean.
10
4comentarios 65 lecturas versolibre karma: 98

Canción para una balada triste

...


Atravieso el portal del sueño
y me veo sentado en la orilla de esta vida.
¡No estás!

Escribía y lloraba.
Sangre y tinta.

Siempre soy más poeta
que cuando se que voy a tu espera y estoy contigo.
No existe una acción que te defina
ni un verbo que me acerque a ti, no.
No hay una orilla que no me salve de
tenerte, más bien si, escribirte.

Por ello,
el instante que estás y que soy
!Que somos¡
La noche que nos fugamos,
ese instante toma tu forma y te digo poesía

Aunque sé que la ausencia ya ha tomado tu forma
11
12comentarios 91 lecturas versolibre karma: 114

Quién sino yo

...

Y quien sino yo
el que ha visto resucitar en todos los pájaros
tu nombre



Quién me ha llamado hoy
sino las lluvias de invierno y anís.

Quién ha sido sino yo
el que ha desenterrado a la muerte
de todos sus jardines

Quien sino yo
5
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 76

La noche de humo y piel

...

No dueles
pero todo en tu casa es un arma;
en todas partes, en toda la piel.
Me dueles hasta debajo de las pupilas.

De tanto que me dueles, lo escribo.
El lugar que lastimas es el lugar donde escribo,
estas delicadas palabras llenas de sangre.

Soy tantas veces yo, y en todos ellos, me has lastimado

Hay tantos agujeros llenos de tinta de donde podría escribir
y de tantas cosas que podría hablar, solo elijo de ti;
tantos otros vuelos y pájaros encerrados
y elijo a tus jaulas y sus manos.

Estoy yo, aquí, debajo de tantas palabras
¿me escuchas?
o el silencio ya ha tomado todo el lugar y
no se oye nada.
Soy yo, en mi lecho
gritando
susurrando
o muriendo,
pero soy yo, aquí estoy.


Creo que mis letras deberían ser avispas
con veneno de inocencia,
con locura de néctar,
con rosas y espinas.

Mis encuentros deberían ser humanos

Eres tú ese “alguien” que yo escribo
y eres “tú” ese alguien que no viene


Tan complejo e inútil que me resulta tenerte
y tan absurdo es el lugar donde dormimos.
Somos nosotros las aves de corral
y son nuestras letras el maíz y el pan.

Las delicadas ganas de mi sexo contra ti
te ofrecen el rocío de mis manos.
Y las delicadas espinas que yo pueda dar
se han dado en forma de dolor y placer.

Mis manos se abren hacia ti, desliz tras desliz y
en cada palpitación está tu sexo.
Y en cada inhalación están tus manos.
Y en cada noche estoy yo. Solo.
Angustioso.
Mentiroso y desnudo.
Muerto por la sed que no se alcanzó a cubrir.

...

En la noche que tú fuiste humo y yo piel.
15
7comentarios 62 lecturas versolibre karma: 93

Retrato del mejor día

...

Me obligas a
ser dual;
a estar y ser.

Eres paraguas,
pero también la lluvia.
Eres tú, pero también yo

...

Tu presencia se quedó
atrapada entre mis manos
y te vi dormir.

Contigo a mi lado
no tengo ganas de morirme.
Estoy absuelto
por tanta maravilla
que puedo disfrutar
sin salir de casa,
sin levantarme,
sin arrimarme,
sin ser todo necio.

Cuánta fragilidad hay en tu piel
y con cuánta levedad caigo en ella



Estoy decidido a que pases
a la eternidad
siendo de mis manos
un poema
9
8comentarios 71 lecturas versolibre karma: 99

Barcos desnudos

...

La noche
me había estado observando
y me gritaba

[El hombre que no sabe
arrancar raíces del suelo]

Desde el fondo de mi isla
yo dirigía los actos olvidados

El mar es un tejido de
sombras agrupadas, tejidos
pequeños que van sobre los barcos:

Barcos envejecidos prematuramente



Sobrevino el silencio,
quedaba la tierra muerta
y la sombra de los idiotas
quedaba pulverizada ante ellos
19
14comentarios 69 lecturas versolibre karma: 108

Saber abandonarse

...

Golpe a golpe
el sonido comienza a moverse


Tengo miedo de perder el amanecer
y que vuelvas
y que no esté.

Tengo miedo de llevar mi ausencia acuestas
de que me leas
y que no esté

Tengo miedo de no ser,
a pesar de que tú seas
y que no esté.

Porque

...

Yo estaría aún así;
aún sin más y con todo

Aún a pesar de no ser en ti,
ni que me llames,
ni que seas,
y no estando tú, sin ser yo.

Con todo lo que puedo,
con lo que me falta,
con lo que sueño.

Y con lo que no estás.

Así soy.
Así eres y,
así,
te espero.
11
6comentarios 70 lecturas versolibre karma: 117

Ilusiones venideras

...

No hay lirios en mi poesía
porque ya no tengo tus pétalos.

No hay respuestas a mis preguntas
porque no hay parques en donde no te piense.

*
No hay fuego, ni espera
no hay saliva en estos versos
porque tu boca ya no está en mí.
15
sin comentarios 59 lecturas versolibre karma: 105