Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Amores trashumantes

Sicarios sin veleros,
piratas que en la vida van errantes,
navegan traicioneros,
por mares muy distantes
en busca de tesoros y diamantes.

Ladinos insinceros,
polizones de barcos ambulantes,
de verbos lisonjeros,
cortejan desafiantes
a las damas que esperan expectantes.

Nómadas marineros,
embaucan a sus musas muy galantes,
con ojos como aceros,
que tornan llameantes,
hilván de utopías apasionantes.

Los vientos agoreros,
claman por los fugaces navegantes,
dejando mil eneros
y novias sin amantes,
en los puertos de amores trashumantes.

Se secan los tinteros,
las lunas en la noche son menguantes,
y lloran los boleros
con letras titilantes,
llantos por desamor de esos farsantes.
5
4comentarios 39 lecturas versoclasico karma: 77

He perdido mi gotita de rocío...

He llorado con pena y desconsuelo,
perdido al despertar sobre tu cama,
mi llanto por no verte encima de ella,
gotita a gotita por la mañana.

De esas gotas que empapan las mejillas,
rocío que humedece las pestañas,
le surcan a la flor sobre sus pétalos,
dice la aurora al sol, en la alborada.

La campiña brilla resplandeciente,
flor de color entre el verde esperanza,
al reflejar al astro iridiscente,
cielo sereno, silente y en calma.

Del relente sombrío, quiero ahora
amanecer feliz entre tus sábanas,
que mis sueños se mezclen con tus hadas,
ha ardido de pasión tu cara lánguida.

Perdido en la noche viaja el amor,
todas las miradas están en llamas,
sus pupilas han quedado esparciendo
estrellas que son millones de lágrimas.
20
15comentarios 93 lecturas versoclasico karma: 136

Tranquilidad

Ya partieron tus nubes de mi cielo,
mixtura de malicia y terciopelo,
a mi espalda quedó la tempestad,
y es hora de vivir en libertad.

El céfiro, caricia de tu pelo,
cambió su brisa cálida por hielo,
en mi cielo emergió la claridad,
terminando con tanta oscuridad.

Como tizne de carbón era el velo
que envolvía mi vida en ese duelo,
y tanto destruyó mi voluntad
que debí de romper por dignidad.

Hoy, por fin, quedé libre del desvelo
que me daba un amor con tanto celo,
y en mi vida actualmente es prioridad
el volver a sentir felicidad.

Ya dejé de arrastrarme por el suelo,
ya acabé con la pena y desconsuelo,
después de soportar la adversidad
al menos conservemos la amistad,

Como el fénix mis alas echo al vuelo,
en otros brazos hallaré consuelo,
en otros ojos la complicidad,
y lo que importa, más tranquilidad.
16
11comentarios 136 lecturas versoclasico karma: 133

Pintor de nostalgias

Otoño sombrío,
cubil de tinieblas,
ajado y marchito,
plectro de poetas.

En el horizonte,
el cielo nublado
dibuja con ocres
el campo más lánguido.

Pintor de nostalgias,
de lágrimas grises,
de tierna añoranza,
de suspiros tristes.

Los ojos traslúcidos
por nubes y lluvias,
y el corazón mustio
calado de brumas.

Desnudas el árbol,
por vestir el suelo
con hojas y pámpanos,
y difuntos pétalos.

Portal del invierno,
paisaje de cuentos,
camino de vientos
de pena y lamentos.

Así es el otoño,
desmayo del tiempo,
jardín melancólico...
romántico verso.
18
4comentarios 60 lecturas versoclasico karma: 137

La manada

De los últimos brillos de la luna,
deserta la noche desvencijada,
la mañana, homicida de pasiones,
la recibe confusa, abigarrada.

Entre humo denso de tonos metálicos,
en otra cruda e inclemente alborada,
el cuerpo sobrevive entumecido,
¿y el alma? el alma en una encrucijada.

En mi camino las ruinas del mundo,
ceniza, escoria, una triste mirada,
la de esa chica que vaga sin rumbo,
con la condena en sus ojos pintada.

Pintada con lágrimas negras zainas,
un feroz grito, en su boca callada,
y el vil dolor que refleja su cara,
espejo inquieto de una atormentada.

La decadente y voraz sociedad
ya la ha señalado, ¡es que iba embriagada!
Jauría mortal de frívolas hienas,
que husmea la sangre y clava la espada.

¿Los culpables? altivos, clandestinos,
se jactan de su mezquina escapada,
y a coro imploran mil voces rasgadas,
por justicia que pene a la manada.
21
7comentarios 91 lecturas versoclasico karma: 130

Tres de octubre

El cielo plomizo,
la noche fatal,
de ese tres de octubre
de lluvia otoñal.

Se apagan sus ojos
del azul del mar,
los míos se anegan
con la oscuridad.

Se esfuma su vida,
¿la mía? un erial,
me quedan las lágrimas,
se acabó el soñar

Preguntas, lamentos
¿mi Dios dónde está?
¿por qué te la llevas?
atroz soledad.

Encubre su cuerpo,
un negro cendal,
mi dolor en cambio,
nadie ocultará.

Esposo y tres hijos
en el funeral,
sin entender nada,
y hartos de llorar.

Llorar a esa imagen
de amor maternal,
grabada muy dentro
pa'la eternidad.
17
7comentarios 82 lecturas versoclasico karma: 132

Tatuaje

Cobija mi mente tu sonrisa,
tu semblante en mis ojos grabado,
cincelada en mi retina
tu mirada se ha quedado.

Los besos con el fuego y con lacre,
con tus tiernos labios has sellado,
son caricias de tu boca
y cariño derramado.

Permanece incrustada en el alma
la huella de un amor eternizado,
y, en mi rostro, el hondo surco,
del sollozo emocionado.

Adorno, hijo mío, con tu nombre,
y el emblema infinito pintado,
mi piel con sangre y con tinta,
con todo mi amor tatuado.
15
6comentarios 74 lecturas versoclasico karma: 114

Oda a la noche

Bajo las estrellas,
hago un soliloquio,
en el que recito
mis versos más hondos.

Le canto a la luna,
al cielo le elogio,
exalto a las sombras
con júbilo y gozo.

Hago un panegírico
a modo de encomio,
lleno de lisonjas
en alegre tono.

Al tardo crepúsculo,
al silencio sordo,
al ocaso pleno,
y al velo borroso.

Quizá algunas veces,
cegado está el ojo,
pero ni una crítica,
ni siquiera oprobios.

Si el brillo es de plata,
yo digo que es oro,
si tu no ves nada,
yo percibo todo.

Entre la penumbra,
mil besos hermosos,
la tiniebla oculta
el rubor del rostro.

Ensalzo a la noche,
tiempo de reposo,
retiro sereno,
sentirse bien, solo.

Se apagan las luces,
soñar otro poco,
hechizos y magia,
vivimos los locos.
15
8comentarios 94 lecturas versoclasico karma: 128

Deslumbrado

Hoy contemplé tu imagen cegadora,
nimbo de luz en tu cuerpo radiante,
claro fulgor de un neón delirante,
flama del sol cuando asoma la aurora.

El ardor de una efigie embaucadora,
el cálido contorno deslumbrante,
la aureola candente de un diamante,
luciérnaga febril que me enamora.

Vi el tórrido candil incandescente,
el halo que irradiabas cual centella,
la corona que llevas permanente.

El resplandor brillante de una estrella,
un quinqué que chispea fluorescente,
vislumbré entre todas..., a la más bella.
20
10comentarios 86 lecturas versoclasico karma: 130

Todo fue mentira

Todo fue mentira,
el suspiro de tu boca contestando a cada verso,
y tus besos
conversando con mis rimas.

El bullicio de tu risa alborotada,
la embaucadora sonrisa,
esa mueca de tus labios
que ahora sé que era fingida.

Mentira fueron las noches
en que tus brazos me envolvían,
el refugio que nos daban las esquinas,
y los ecos de la bella melodía
que bailaban las estrellas
hasta que el sol amanecía.

Y el mismo amanecer era una farsa,
la aurora al despertar era penumbra,
y el rocío…,
el rocío solo eran mis lágrimas.

Mentira, tu cuerpo acostado en mi regazo,
y el ardid de tus abrazos,
largos, fuertes, tan sentidos…,
y tan falsos.

Hasta el tacto de tus dedos,
dibujando corazones en mi cuerpo,
sinfonía de caricias
irreales como fábulas de un cuento.

Y esas gotas recorriendo las mejillas,
artimañas de tus ojos,
para hacerme creer en un amor
desmentido por falacias y diatribas.
Y tus promesas…,
tus promesas también fueron mentira.
23
5comentarios 74 lecturas versolibre karma: 138

Tensión sexual, no resuelta

El aire está inflamado,
espeso y sofocante,
tensiones y deseos,
ambiente delirante.

Se rozan nuestros cuerpos,
instante electrizante,
cuando la piel se eriza
y el rostro está radiante.

Responde a mi mirada
la tuya provocante,
a tus ojos esquivos
los míos penetrantes.

Mi corazón vibrando,
tu aliento jadeante,
mi cara sonrojada,
tu pecho palpitante.

Ambos lo deseábamos,
vernos era excitante,
más por algún motivo,
fuimos titubeantes.

Esa tensión sexual,
la tragedia insinuante,
pendiente quedó un día,
triste mudó el semblante.

Querías seducirme,
yo, que fueses mi amante,
¿si aún lo deseamos,
por qué estamos distantes?
21
14comentarios 107 lecturas versoclasico karma: 121

Solo me queda olvidarte

Solo me queda soñarte,
y dibujar en mi mente
los perfiles de tu cuerpo
pernoctando en cada vértice.

Solo queda imaginarte,
anhelar esa entelequia
que ilumina cada noche
de ilusiones y quimeras.

Solo me queda observarte,
de reojo, desde lejos,
encubriendo las miradas
con cortinas de deseos.

Solo queda idealizarte,
convertirte en la leyenda
de la fábula del cuento
relatado en tus promesas.

Solo me queda versarte,
desear que en cada estrofa,
como ayer, rime el latido,
y los besos en tu boca.

Sofocar cada suspiro,
que se vele tu semblante,
ocultarte en la memoria…,
solo me queda olvidarte.
18
6comentarios 101 lecturas versoclasico karma: 115

Cádiz

Cádiz, confeti de brillos,
calima densa de tul,
de olas bordadas de plata,
brisa añil de juventud.

De cielos de eternos soles,
que doran piel y testuz,
de atardeceres que ciegan,
friso y portal de la luz.

Cádiz, de vientos dementes,
tormentos de la inquietud,
de playas de arena inmensas,
cobijos de multitud.

De esos mares infinitos,
donde desova el atún,
frituras y casas blancas,
de pleno acento andaluz.

Cádiz, es sal y la arena,
templado piélago azul,
es aire, agua y claridad,
es mi norte, que está al sur.
16
5comentarios 83 lecturas versoclasico karma: 121

Magia

Hazme un truco con tus manos,
que me hechice tu mirada,
cautívame con embrujos,
con sortilegios de cama.

Sedúceme con suspiros,
aliento de nigromancia,
alquimista de mis sueños,
la Reina de mi baraja.

Mi piedra filosofal,
mi sibila, bruja, mi hada,
el ritual de mi pasión,
del amor, conjuro y ánima.

Embrújame con tu cuerpo,
y que éste sea la cábala
que revele los deseos
y te desnude hasta el alma.

Anhelo un encantamiento,
hazme hipnosis con palabras,
fermentadas en tus labios,
que en tus besos brote magia.
10
4comentarios 70 lecturas versoclasico karma: 105

Elixir

¿Hay un remedio a mis males,
una cura a mis dolencias,
el consuelo a mis desvelos,
algo que alivie mis penas?

¿Un bálsamo a mis pesares,
a mi castigo, una enmienda,
un calmante a mis angustias,
solo el fin a esta condena?

¿Terminar con este oprobio,
que la pesadumbre ceda,
liberarme de este yugo,
cambiar grilletes por seda?

Existe, ¡claro que sí!
Habita entre tus caderas,
en el vergel de tu pubis,
en la y griega de tus piernas.

En tu piel muy delicada,
en esas carnes tan prietas,
en esos perfectos senos
de sorprendente belleza.

En tu boca, si sonríes,
en tus labios, cuando besan,
en el mágico momento
que me recorre tu lengua.

Llámalo brebaje o pócima,
préstamelo antes que muera,
yo digo que es elixir
que necesitan mis venas.
14
7comentarios 93 lecturas versoclasico karma: 109

El final de la fiesta

La última orquesta baja el telón,
las luces se apagan,
apenas ecos desafinados
de cuatro borrachas
que, alborozadas, gritan los éxitos
de cada charanga,
y cuando se rompen,
afónicas callan.

En el camino, tan desandado,
que me lleva a casa,
es mi compaña, la soledad,
y la luz del alba,
y una pareja de bellos jóvenes
muy enamorada,
que antes se besaban
y ahora..., separan.

Vasos rotos, alcohol tirado,
allí hubo jarana,
y solo quedan cuerpos cansados,
tristeza en la cara,
el gris recuerdo tornasolado,
de días de farra,
y la mayor pena...,
las fiestas se acaban.
29
12comentarios 159 lecturas versoclasico karma: 111

El último tren

He olvidado el dulce sabor de tus besos,
se me borran los aromas de tu piel,
no recuerdo la fragancia de tu cuerpo
y en mis labios, el regusto ahora es a hiel.

Y no quisiera, en mi mente, la memoria,
del mal recuerdo viciado de desdén,
ni sentir que lo nuestro pasó a la historia,
o pensar que nunca más te besaré.

Rememora lo que pasó en aquel bar,
pregúntate si no fui tu amante fiel,
y si esta etapa estás dispuesta a cerrar,
si no sientes que tu abandono hoy es cruel.

Tus silencios acrecientan mi vacío,
dime y no mientas, que te volveré a ver,
yo solo pretendo despertar contigo,
sentir tu cuerpo, amarte, una última vez.

Aunque demuestras que ya no eres la misma,
yo, siempre niña, te espero en el andén,
anhelando, ya lo sabes, que algún día,
quieras de nuevo, subir conmigo al tren.
22
6comentarios 116 lecturas versoclasico karma: 91

Pesadilla

Es un sueño recurrente
del que nunca salgo airoso,
que me despierta furioso
porque es del todo evidente
que, en mi vida, estás ausente.

Soñarte no es suficiente,
no es real, es engañoso,
tu cuerpo torna borroso
si te acometo impaciente,
de noche, aún inconsciente.

Con todo el cielo silente,
las estrellas en reposo,
mi corazón amoroso
se está volviendo demente,
por tu abandono creciente.

Al salir el sol naciente,
llega el trance doloroso,
y hasta del sol soy celoso
por encontrarme carente
de tu mirada sonriente.

Como si fuera un torrente,
las perlas del ojo acuoso,
emergen en lid lloroso,
y son manantial y fuente
de este dolor insistente.

Por la noche, nuevamente,
en la mente sigiloso,
el sueño se cuela ansioso,
y es la quimera doliente
que acomete a este durmiente.

Y lo que era sugerente,
el deseo más morboso,
el anhelo más hermoso,
se convierte en deprimente
porque no te tengo enfrente.
16
3comentarios 70 lecturas versoclasico karma: 110

Melancolía

La añoranza de tus besos,
recordar cada caricia,
aflicción por no sentirte
a mi lado cada día.

Con el canon Pachelbel
anegarse las pupilas,
y ser ondina en mis sueños
y musa en mis poesías.

La nostalgia de tu cuerpo,
evocar cada sonrisa,
el desconsuelo porque hoy
noto más tu lejanía.

Sentimiento de tristeza,
que quede el alma vacía,
soledad y muchas lágrimas,
dime si es melancolía.
14
6comentarios 119 lecturas versoclasico karma: 83

Sin ti

Sin llamarme, yo concurro,
si no escribes, yo te leo,
sin los ojos, yo te lloro,
sin dormirme, yo te sueño.

Sin hablarme, yo te escucho,
sin el tiempo, yo te espero,
sin quererme, yo te adoro,
sin tus labios, yo te beso.

Sin mis manos, te acaricio,
sin poemas, yo te verso,
sin cantarme, yo te bailo,
sin mirarte, yo te veo.

¿No lo sabes?, que lo sepas,
sin tenerte, yo te siento,
si no lo expreso o lo digo,
sin tu vida..., yo me muero.
20
3comentarios 79 lecturas versoclasico karma: 110