Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

De Minutos A Segundos

Bronca fue aquel segundo
en los tiempos de mi autoría
sueño de un olvido profundo
capricho de ajena osadía.

Rabia fue vida en si misma
canalizadora de otras mañas
reflejos en un roto prisma
descansando junto a alimañas.

Supurar fue aquella herida
incesante en su desdicha
suturando con la savia bebida
de los cuencos de otras fichas.

Gentileza fue la devolución
que nunca haya comprendido
lagrimas tiñen la emoción
ante el último aliento expelido.

Ascuas fue aquella gloria
donde permanecí otra lejanía
renglón de una vieja historia
de un libro que nunca leía.
leer más   
2
sin comentarios 23 lecturas versoclasico karma: 40

Nótese

Nótese el tiempo
inscribir
su momento entre cigarrillos,
las tazas de café
interminables
y el devenir constante.

El ruido incendiario
de pulsar
la vieja Remington
pendiente
del hilo temporal,
del verso
que nunca halló patente,
su hogar
en la tinta y el lienzo.

Nótese la ventana
impertérrita
cambiando lo de dentro.
Los bordes toscos y fríos
me entregan
la vida que no vivo
pero las heridas
que me perdí
hallándome observando
lo que pasa
allí afuera.

Nótese al cielo
redimirse
ante el invento
que le conferí
escribiéndole
una sombra al sol.

Me agradece y huye.
No valía la pena.
leer más   
5
sin comentarios 19 lecturas versolibre karma: 80

Higueras

Las higueras crecieron
y otra carne he probado
recordando sabores agrios
en los gustos de un pasado.

Masticando soy feliz
no sé por qué, no soy obseso
soy poseso de una ilusión.

Tal vez el corazón se quedó
con los besos de alguna noche
recordando los albores
en los cerros de tu piel
fina hoja para la cual
mojo mis dedos.

Hoy quiero otro sabor
mientras crecen las ideas:
el ardid de un consuelo
(otro resurgimiento
o las cadenas de otro amor).
leer más   
12
sin comentarios 31 lecturas versolibre karma: 86

Terrón

En una lágrima de tierra
escucho las montañas quietas
los mundos quebrados
y el lamento de las alturas.

Algunas lagunas de aire pasan
se mezclan con el viento
amalgama de los cerros
ardiendo de tanto conocer
el día, el dolor y el color
que el creador ha impuesto
tesoro de aquellos intentos
por plasmar un final.

Literatura colosal y grial del alma
juventudes de napalm
desconocen las miradas.

Aquella lágrima en mi palma
se olvida en su suelo
si la despojo de su lugar
para reconocerme cielo.
leer más   
3
sin comentarios 30 lecturas versolibre karma: 60

Niño En Siesta

Viniendo de otras tierras
busco anclar en tu terreno
no soy niño en los problemas
soy adulto en el silencio.

Busco escalar tus montañas
bajar mi aliento en tus laderas
busco refugio en tu firmeza
detective de tus modas ciegas.

Lamiendo orillas hacia mar
adentrando oasis que engañan
tu senda planicie avistada
deseos que la realidad calla.

Perdiéndome en tus valles
mi brújula se encuentra atrasada
horas y minutos fugitivos
de la libertad tan ansiada.

Un camino que se bifurca
dos largas razones de no huir
rehusando caminos de vuelta
nómade en mi forma de vivir.
leer más   
11
7comentarios 90 lecturas versoclasico karma: 91

Pasos En Falso

Una gloria desaparecida
resume tu sueño de arena
atascado en esta prisión
habló certera la pausa.

El desprecio fue precio
en las ganas de promover
la providencia.

Narcótica cadencia
que en curvas beben labios
poblados de tanta virtud
indecencia maestra
en tanto beso invisible.

Lo que alguna vez fue arena
nació esbelta en la forma
ciudad carente de luces huecas
donde se alumbra el suelo
pero nunca la huella
de otros pasos en falso.
leer más   
11
5comentarios 54 lecturas versolibre karma: 107

Testimonio

La servilleta sucia quedó
aún conservo tu rouge de recuerdo
un momento prestado y osado
que tu boca nunca rozó.

Que decías del mundo azul
si de rosa vestiste el ayer
en palabras dulces que oí
despegué desde el orgullo que fui
y a tus senos aterricé de una vez.

Precoz bendición del placer
el magma hierve por dentro
soy instante ansioso y rapaz
mientras tus manos pierdo
y yo también me pierdo
o no me acuerdo donde perdí.
leer más   
11
2comentarios 52 lecturas versolibre karma: 91

Precio Y Desprecio

Tedios al unísono
cada universo en contacto
es el principio de una unión
una cofradía eterna
la principal exposición
de lo abstracto y abstemio
de tamaña cotización.

Somos precio y desprecio
una módica suma de cosas
expresadas en valor
por las caricias ajenas
el brazo o el cachetazo
de donde parte un origen.

Volvemos a encontrarnos
en los pañuelos que llaman mundo
a las calles angostas
donde caminamos inviernos
por tener la mirada
adherida al piso
hasta que nos cansamos necios
y nos levantamos.
leer más   
9
6comentarios 62 lecturas versolibre karma: 102

Un Paraguas

Para los días de lluvia
me fabriqué un paraguas
todas tus cartas amarradas
e hilvanadas hacia un centro.

Ese punto es el comienzo
de la copa que resguarda
ese techo que mantiene
mi sequedad emancipada.

Para los días de lluvia
aquel paisaje natural
desde el vórtice cotidiano
distando de las entrañas.

Maligna ciudad
te has guardado las lagañas
aparentando tu vigilar
centinela empantanado.

Para los días de lluvia
me olvido de ser final.
leer más   
10
6comentarios 77 lecturas versolibre karma: 99

Hojas Secas

Un montón de hojas secas
sobre el suelo del porsche
y la mitad del otoño
sucedido en fotografías
que no revisten el color
amalgamadas en ese sepia
(la sonrisa a medias
la voluntad a media asta
cuando solo queda volar).

Tanto respiro para el dolor
que un solo corazón claudica
abrazando la estación al llegar.

Temprana primavera
aún no floreces
cambiándole el destino al suelo
sabiendo que en la flor
todo cielo fue infierno.

Una montaña hacia el fondo
se recorta inhóspita
en la ladera difuminada
que solo alcanzo a otear
atascado en mi propia lagaña
con el ojo engañado
(perdón, empañado).

Todavía no te desvistes otoño
sobre los árboles amarillentos
pero el final es un cuento
de siempre acabar
aunque a veces tanto sedimento
desprenda lo poco del flash.
leer más   
11
4comentarios 54 lecturas versolibre karma: 108

Libro De La Corta Memoria

Escribes la guerra en un puño
empiezas por contar el final
contando con ese grito oportuno
victoria servida a tu lealtad.

Depende de otros un nuevo triunfo
marcando otra historia a tu edad
muertes que lloran su propio surco
lágrimas que no llegan a tu altar.

Concibes la vida como tesoro
oro que pobres no osan valorar
rechazas la huida de ese toro
frente que tienes que derrumbar.

Finalizas tu escrito sobre la muerte
tema de lo que queda después
herencia de sangre jugando fuerte
la paz de un mundo al revés.
leer más   
6
2comentarios 46 lecturas versoclasico karma: 72

Urgencia

¿Cómo te olvido?
Dame un horizonte en cuotas
o habilitame un camino de amor.
Sabes que el suelo es juicioso
si descalzo ando, puedo pincharme
dañar los pilares del andar
cuando el corazón ansía el sostén.
Lo grave es querer el placer
a cambio del papel de gracia.
leer más   
4
sin comentarios 35 lecturas prosapoetica karma: 38

Originario

Imaginábamos el lecho dormidos
con las rosas arrancadas del ayer
de nuestra infancia surgió la semilla
cosecha exitosa a nuestra merced.

Olvidados en nuestro letargo
bañados con toda nuestra mar
agua que empapa los montes secos
la piel que nunca he de habitar.

Proyectamos el suelo testigo
charlas que el tiempo precisará
escena del motor de nuestros días
bajo el cielo que nos proveerá.

Silencio del misterio contiguo
alimento que impulsará el amor
vestido con los miedos de antes
vencido en pos de ese control.
leer más   
4
sin comentarios 27 lecturas versoclasico karma: 63

Un Gato

Un gato
como mudo testigo
de mis acciones
sobre el filo
de un nuevo cuchillo.

Nunca pregunté
los paraderos inútiles
en los meros fondos
de la maquinaria.

La búsqueda insoslayable
de un nuevo destino
demostrando al mundo
la incongruencia
de muchas modas.

Un gato
parado en mi destino
maullando y pidiendo
su ración del día
aunque la vieja herida
me impida volver
a desaparecer.
leer más   
16
2comentarios 61 lecturas versolibre karma: 98

El Monte De Las Veces Eternas

Sobre el monte de las veces eternas
baila el silencio con el aire
calma cubierta de espera
viento que sopla el tibio paisaje
conversando conmigo mismo.

El ulular de amigos chiquitos
bajo copas ensalzadas en brisas,
muecas para los arboles bajitos.

El compañero de veces sinceras
alberga el grito de un instante
ahogo que mi tiempo no cuenta
convivo despierto con la tarde.

El cielo rebosa de algarabía
irradia el tramo de otro cuento
alma rocosa de eterna estadía
olvidando el pensamiento concreto.
leer más   
6
sin comentarios 22 lecturas versoclasico karma: 69

Sed Eterna

El mar que bebo de a sorbos
es vano en búsqueda de calmar
ríos de lava bañando el interior
volcán que aguarda estallar.

Trago profundo de alivio
tormenta interna a desatar
cabalgando con brida rota
jinete novato que va a encallar.

Refugio interior que abrigo
millones de miserias a disfrazar
expresión adusta ensimismada
mentira hermosa a perpetrar.

Sed eterna que contamina
el aire ardiente a respirar
valle neófito de alguna vida
muerte serena del palpitar.

Viaje seguro de una vuelta
encono siniestro del transitar
árboles altos de copas secas
bailan con la brisa mi crepitar.

Llegando pronto al nuevo cero
punto de partida para empezar
la sensación de sentirme parado
el mismo lugar que olvido habitar.
leer más   
13
sin comentarios 46 lecturas versoclasico karma: 92

Ruidos Del Mundo

La hosquedad que obliga a lucir
trapos que no lavo hace tiempo
corrompe mi forma de decir
frases sueltas que barre el viento.

El trabajo del silencio al mentir
paga con el gris de otros cielos
días que parecen siglos sin morir
cargando un equipaje eterno.

Escondite hallado en mis manos
aíslan la intemperie vergonzosa
abrigan mi rostro fino en vano
humedecido en savia venenosa.

Gotas frías habitan mi frente
escribo el delirio de la desazón
afuera el sórdido brío de la gente
aceleran la fatídica inspiración.

Piedras que atascaron el afluente
río de vida que corre en mis venas
se mezclan con el líquido caliente
rojo ardiente conductor de penas.
leer más   
10
4comentarios 76 lecturas versoclasico karma: 95

Laberinto De Cemento

Alumbras mi sitio con tu luciérnaga
pequeña presea de claridad
amanecen los restos de este naufragio
dormido en las entrañas de la ciudad.

Camino las noches despabilado
recorro tus venas eternas de verdad
aroma al tiempo que arrasa con todo
siendo abstemio en zonas de piedad.

Ojos de hormigón escrutan el signo
llamando a teléfonos sin señal
escena obscena de otra hipocresía
vientos recios que osan amainar.

Mirando los sitios por las mirillas
amigas y enemigas del viejo mural
las lluvias que beben tus bocas
saciando la sed de una vieja ciudad.

Bohemios que respiran tu drama
se empapan de la misma reciprocidad
viviendo anhelos de unos sueños
habitan los días donde siempre estas.
leer más   
14
2comentarios 65 lecturas versoclasico karma: 108

Barro Y Tal Vez

Todo lo destrozado que no halló estación
quedo a la deriva de un sueño
enganchado a tu pelo enmarañado.
Tu cabeza llena de bucles
no conoció el peine por coqueta
y los dedos que la visitaron
solo hablaron un dialecto demacrado
en albores de libertad.
¿Cuán prisionera podes ser
de las miserias enarboladas
al cuerpo de nunca acabar?
Ese silencio obligado
que tu dedo nunca habló
te habitó desesperada
en la tibia ciénaga,
hallando costados en las cuerdas
que formaron el rectángulo
que te vislumbró.
Combativa como explosiva,
tu barro fue el vestido para tus encantos
llenos de ropa interior
encontrando las manos
que a simple postor pudieron bajar
cual bandera conquistada.
Llena de vidrios como de esquirlas
sonríes para una foto que nunca se tomó
pero se bebió todo el alcohol
de las bocas hambrientas de prisión.
Porque a fin de cuentas
todos sabemos
que una cárcel que se prueba
se vuelve a visitar
por más húmedas
que sean sus rejas.
leer más   
11
3comentarios 53 lecturas prosapoetica karma: 109

El Viejo Resquicio

Ella, una cadena inquebrantable
se apoderó de mi existencia
en un abrir y escrutar de ojos.

Con su sesgo penetrante
horadó la piel desenvainando
la mueca perfecta para el sigilo.

Con mi suelo en el bolsillo
desando mi cielo gris
encontrando un surco
que no dejaba ver mi sol.

Aquel brillo que conservaba
no pasó desapercibido.

Ella, ciñéndose brava al cuerpo
me ofrendó su mayor artilugio
al servicio de su misión.

Aquel beso de sus labios partió
efímero e inquieto
resbalando en la balaustrada
de mis dientes
su lengua protagonista
al fin apareció.

Se quedó con esa tonta luz
que llenaba el viejo resquicio.

Inventaré un amanecer.
Seguro necesitaré
otros tantos latidos.
leer más   
2
sin comentarios 21 lecturas versolibre karma: 33