Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Utopía

De aquella utopía agrietada
víctima de erosivas palabras
nació todo silencio que fluyó
por la grieta que nunca buscó
la explicación propicia al engaño.

Todos cruzaron sus dedos
por el nunca ponderado milagro
dividiendo el daño ocasionado
en la enésima parte de su calibre
rechazando el gesto tan adusto.

Una manera de convertir la suerte
derivada de la muerte de la flor
encadenada a tanta belleza
suponiendo por rostro un muro
ensamblado por la desidia.

De toda grieta mana el aire
que le sobró al producto del otro lado
al cielo alado de nubes efímeras
que pregunta hablando todo lo callado
sin saber hasta cuando sangrará sin herida.
leer más   
5
sin comentarios 43 lecturas versoclasico karma: 75

Construcciones

Una fachada derruida.
El edificio que en mis años mozos
fue guarida para mis noches
hoy es testigo decadente
de la sociedad embalsamada
que construye y desconoce
los restos de otras almas.

Hombres de corbatas anchas
como anclas a estribor
encallan su mundana plaga
ofreciendo al pobre postor
felicidad a vapor
durando suspiros
el cigarrillo que pende
de los hilos del nubarrón.

La tormenta se traga el futuro
pensando que un paso más
le quita valor a lo que pudo
engalanar antes de encantar.

Una fachada derruida.
Aún recuerdo las victorias obtenidas
y en la derrota me quedará
el sabor renegrido del café
brebaje eficaz.
leer más   
10
2comentarios 78 lecturas versolibre karma: 104

Matriarca

El sueño salubre que busco
no existe en los huesos ni en la carne.

La conciencia hablando solitaria,
las caricias del desvelo pendiente,
los lunares que hallé en las lunas
de aquellas noches de vista,
las visiones satíricas del deseo
y los dueños que se diversifican.

Te observé paciente y plena
flotando con las maravillas
las estrellas decoraron tu vestido
brillando tu estilo chispeante
buscando tu cara en los trozos
un real rompecabezas
creando un nuevo ser
que no me abandone en perezas
ni cuando desfallezca al saber
que desperté sin saberla...
leer más   
3
sin comentarios 62 lecturas versolibre karma: 58

El Lunar Maldito

Cuando lloré las mil noches
sosegando en el dolor
me averigüé el lunar maldito.

El karma de tropezar
tanto y repetido
cayendo y quejándome
si me corro de todos los sitios
que recuerdan mis pisadas
para no caer en recuerdos
atascados en las aguas.

Dame un motivo para quejarme
o miles de excusas para el boicot
intentar probar mi tolerancia
y no morirme preguntando.

¿Hasta dónde llegué ensimismado
en el hombre que se creyó personaje?
Un circo alucinógeno
que olvida el maquillaje.
leer más   
5
sin comentarios 31 lecturas versolibre karma: 77

Un Tipo De Luz

Veo desesperada a la vida
tiene un muro enfrente y duda
no sabe si volver sobre sus pasos
o regresar por la salida próxima.

No todos nacemos con la misma pasión
pero conversamos por descartar
aquellas compasiones milenarias
de tanta sabiduría encontrada
en personas y en hojas.

¿Tendrá tanta hidalguía
en dejar las cosas como está
o dejará para mañana
lo postergado?

La vida no nació para pensar.
Nació para fluir,
mirándose desde un costado.
leer más   
13
6comentarios 120 lecturas versolibre karma: 143

Esquina Arrabal

Arrebataste una mujer
enredado en la milonga
quebrando el cielo que se encapota
bajo el timbre de tus pies.

Llevando en andas un querer
parsimonioso en las laderas
las aceras de tu piel
bajo la tela que espera
una mano del pincel
y el artista de la mueca.

Quéjate bandoneón
frunciendo el fuelle soñoliento
mientras garúa grueso
para los que habitan cimientos.

Trepa alto en la canción
pibe de pueblo en tanta pista
desvías la vista de esa cita:
la mujer tras los ojos,
besos rojos por poseer.

Olvidas tango aquella misión
bajo el diapasón de la mirilla
cavilan sueltos los gomías
aguardando su haber.

Donde manda el sur aquel
no hay farol que entretenga
al hombre que se entrega
a la Esquina Arrabal,
el mundo por llegar
que se apaga en la sangría.
leer más   
14
3comentarios 95 lecturas versolibre karma: 126

Perlas

Podría escribir las perlas en tu cuello
pero me quedo pensando
en el hilo que las sostendrá.

¿Será tan frágil como el alma
que en un desencadenamiento
se aferra a lo impensado
rompiéndose así nomás?

Tomo tus medidas con cuidado
la locura no es exceso
cuando el objeto del silencio
es amedrentar las fauces.

El sigiloso león enjaulado
se agazapa hasta acalambrarse.
Un alambre sostenido
en el ajuar de una visión angelada.

Ni el hilo más resistente
podrá ahorcarte
incrustaré las perlas en mis dedos
para nunca dejar de pensarte.
leer más   
15
2comentarios 80 lecturas versolibre karma: 130

Estación Desinencia

Una primavera que se echó a perder
en la historia de un desamor
guardó el perfume para algún día.

De aquellas flores que se cortaron
al costado de tantos caminos
solo han quedado las que conserva el libro
que vistió mi mente en los tiempos de ocio
cuando la locura fue austera en años
a sabiendas de una lucha desigual.

Allí allané el sendero en presagios
todas las preguntas que me respondí
pensando lo mundano del rechazo
en las costas a las que no me he aferrado
descalzo en periplos que nunca escondí.

Eché mano a mis pesadas anclas
imaginando el invierno dilatado
en tantas pupilas que ardieron inconclusas
con la sola visión inflamable del fuego
atisbos de pasiones tan aventureras
como perecederas hacia un querer.

Hoy soy un tiempo detenido en seco
me olvidé de buscarle vida al corazón
que de henchirse de soles enajenados
se ha vuelto ajeno buscando color
en las mejillas rosadas del cielo
los extremos de un heroico albor.
leer más   
5
4comentarios 62 lecturas versolibre karma: 88

Hábito Primitivo

Convertir un principio en precipicio
lleva un tiempo fuera de casa
alejado de toda cárcel refractaria
cual pájaro erguido sobre un barral.

Si alguna vez pensaba en cargar
toda una historia a mis espaldas
se olvidó el tiempo de pesar
aquellos miedos e infortunios,
los goces y los goznes usados,
las sonrisas con sorpresa y tristezas.

¿Cuál es el hábito primitivo?
¿Olvidar y andar?
¿Convencerme y desconocerme?

Nadie me obligó a partir
pero debía dividir mi cielo en dos:
una parte conservó recuerdos,
la otra se reservó a lo venidero.

No me sobró suelo para seguir
alejándome de mis pensamientos.
leer más   
15
6comentarios 88 lecturas versolibre karma: 124

Alimonado

Una somnolencia irascible
y la insolencia del destino
me confiscaron la clara
visión de la democracia.

En toda esa eutanasia
y la procesión de las almas
fui anoticiado de una historia
que descreí por iluso.

Cuenta dicha historia
que el diablo huele a limones
por las noches
cuando se aparece en la luz
que brilla en la ventana
que nunca miras.

Que la habitación
se inunda de esa fragancia
pero la luz brilla
demasiado nítida
para que tratemos de mirarla
si somos valientes.

La valentía es lucha constante
aunque tratemos de justificar
la cobardía del mundo
con el mero hecho de levantarse.

De ser verdad
resultará un buen negocio
disfrazar el azufre.
leer más   
12
4comentarios 97 lecturas prosapoetica karma: 141

El Enésimo Olvido

¿Cuánto credo me toca
aprendiendo a mirarte a los ojos?

¿Enarbolaré la bandera
a media asta?

¿Hasta cuándo el capricho
de lo fijo se llevará
el mundo por delante?

Una simple mirada
allanó la distancia
tus ojos y los míos
completaron el trayecto.

Amarte mirando
mirándote besar
el reflejo de tus labios
con las puntas de tus dedos
dándole el impulso
con un corto soplido.

El lugar
las otras miradas
los milenios aparte
los caprichos
de un Vietnam.

Todo es un segundo plano
cuando el llano es suelo
donde puedo pisar
y pisotear
otro pasado preparado
para atacar
el enésimo olvido.

Los ciclos ante mí
los siglos de pasiones
de las que habló la historia
y hoy pueblan mi mente
cuando tu otrora gracia
me apuntó de nuevo.

Somos indicios
para la vida,
una decisión tomada
todos los días.
leer más   
15
6comentarios 101 lecturas prosapoetica karma: 128

Abrazo

Elegí un abrazo
como medio de subsistencia
para el corazón.

Cuantos brazos necesarios
para un simple hecho:
ahogar los malos tragos
de un abismo incorrecto.

El mundo cree prisioneros
los destinatarios
aunque sabe que no todo es rosa
sobre cielo azul.

Mi rostro no necesita seguridad
en los besos repetidos
que con el viento se van
secándose al labor
de un nuevo atardecer.

Por eso creo insuficientes
las miradas compasivas
sin palabras concebidas
filosofía desabrida
en un pobre comenzar.

Elijo un abrazo
hasta el fin de mis días
porque del pozo te rescatan
con ambos brazos.
leer más   
20
6comentarios 118 lecturas prosapoetica karma: 126

Domingo (Después De Las Lagañas)

Una palabra por verso
el reverso de tus tragos
sorbo a sorbo
gravitando en los ojos claros
de aquel domingo después
de las lagañas
cuando el deporte penitente
era mirarse el ombligo
a costa del sábado ácido
en la oscuridad del tugurio
donde los viste nítidos.

Una pureza exacerbada
por la negrura de corazones
deshabitados.

Recordaste apoyada
sobre el fin de algún bar...

Una cerveza tibia
a medio terminar
con el estómago empecinado
en ser una laguna
en tu morada.

El punto fijo de aquel norte
meridiano mediante
un cigarrillo acalambrado
en tu boca
el gusto intenso
en tu paladar.

Ya olvidaste los ojos claros
pensando que el bosque
nunca anida libertad.
leer más   
11
8comentarios 134 lecturas prosapoetica karma: 126

Rictus

Retazos de tela
pequeños pueblos
sobre la efímera superficie
el permeable tapiz
sobre el que estacioné
todo aquel recuerdo
subyugado al anaquel
sobre el frasco abierto
lleno de formol.

Una mirada
las caricias de las manos
una textura inconfundible
el sonido de los pasos
hacia el lugar.

El recuerdo es una astucia
con la que nunca se cuenta
cuando se trata de olvidar
en una precoz historia
el aullido de la memoria
en el ardid de un mirar.

Sobre todos los trozos
cosí despojos sobre lodos
los modos probos del amor
desde las lágrimas lloradas
sobre la mueca elegida:
la derrota
o la sonrisa.
leer más   
15
7comentarios 127 lecturas prosapoetica karma: 112

Romance De Un Norte

Una visión borrosa
un sueño aferrado
a la somnolencia.

Vislumbro en la estación
el bólido marchito
inscripciones en arameo
que no alcanzo a leer
por la velocidad
y porque no las entiendo.

Parado en el mismo punto
el cielo llora algo
no inunda el suelo
porque tiene miedo de pensar
la consecuencia de su ego
por llorar muertos
que no conocemos.

Los jinetes se aproximan
en el horizonte
ruidosos y notorios
abrazan el norte
con todo el sur sangrante
bajo sus manos.

A lo lejos un pájaro
anuncia el amanecer
un nuevo diapasón
despertar hacia un día
de redención.

El expreso no llega
y el regreso se alarga
como el adiós efímero
hacia la vida errante.

Una primavera
que nunca le perteneció
a Praga.
leer más   
8
2comentarios 50 lecturas versolibre karma: 95

El As Bajo La Tanga

Sonia, princesa de las noches
triste y alegre a la vez
pero con el as bajo la tanga
llevando magia en sus pestañas
de dudosa procedencia.

Soy un billete mudo.

Una propina copiosa
en el estuario de tus caderas
donde murieron los alcoholes
fundidos en las tinieblas.  

Los vasos vacíos
y el maquillaje que se corre
en los preceptos abolidos
de lo artificial
dejando morir la soledad
en el abrazo de pertenencia.

Me aferré a tus caderas
hallando asiento en mis muslos.

Me dijiste al oído
todo lo que no acostumbro
devolviéndote la gentileza
con la costumbre
de querer ser alpinista
de tus cerros
llegando a tus cumbres
con mi boca
dejando fluir
la ansiedad.

Me desconozco cuando evoco
lo decadente entre el vino
perdiendo la cuenta
de las copas que no bebí.
leer más   
5
2comentarios 54 lecturas versolibre karma: 52

La Próxima Lágrima

Siempre me quedan ganas de escribir
un relato desde el tajo desbordante
manando toda la sangre brotada
que nunca encontró río en destino
sino un testigo en todo el presidio
desde la cárcel en donde mi compañía
fue un block rayado de bolsillo
donde apoyo el pulso y la punta
embebida en tinta espesa y negra
mientras el alma embiste entera
el embate del pensamiento fluido
después de los años de ancla y babor
con el estupor de una tierra nueva
en papeles de turno y embudos
por donde tuvo que trabajar la luz
atravesándola inquieta y prudente
culminando en un trayecto firme
de letra ilegible pero contundente
importando que todo lo que precede
en el trazo sea el desarraigo
del residuo del alma y la cabeza
con esa agridulce certeza del hecho
cuando queda el destino escrito
y las ganas de escribir sean historia
tras el punto final y la tapa
hasta la próxima lágrima a atajar.
leer más   
6
sin comentarios 38 lecturas prosapoetica karma: 89

Espejo Blanco Y Negro

Una piedra en el zapato
y un libro a medio leer
un silencio engominado
y una intención de querer.

Ella nunca fue gentil
con mis idioteces.

Todas las veces concebí
llamarme ego bajo el cielo
creer los días de sol
como los únicos vestidos
para tu cuerpo.

Llenar de poesía
mis cuadernos.
Creerme Borges,
Cortázar
o algún Beat
descuidando el bostezo
de la vereda picante.

Banderas que ondean
a ritmo del viento
la plaza que escucha
a la gente esperar
y en medio de todo
mi amor y mis flores.

El espejo blanco y negro
refleja mi caminar
rengueando en el bullicio
esa piedra en mi andar.
leer más   
5
1comentarios 67 lecturas versolibre karma: 67

Sobre La Cruz

Ayer desemboqué en tu boca.
Hoy lo haré en tu pecho.

Sobre la cruz muchas veces
que pasaron expeliendo goce
el roce conforme del clamor
el fulgor de una albricia
alegría subrepticia de un levitar
apartarse de toda desidia.

Abandonémonos pacientes
en las lúgubres formas capciosas
preciosas formas de guarecer
las guerras que sellan bocas.
Hoy vuelvo a desembocar
olvidando la última gota.
leer más   
8
sin comentarios 76 lecturas versoclasico karma: 84

Pasaje

El calefón prendido
aún espera el libro
que se dejó leer.

El mundo impertinente
por donde rodó el hombre
le talló en la espalda
una horrenda transición.

Los paisajes y las maldades
son amigos del hombre
al igual que los perros en llamas
que no pueden verse.

Dos lugares,
pasaje de por medio
donde anclaron el paraíso
al saberse mudo.

Desde el ego el hombre
manifiesta una verborragia
tan sutil como arraigada
a una naciente cultura.

Las primeras palabras
que lastimaron al ser pronunciadas
por caprichos de unas manos
lavadas y secadas.

La vida nunca se manipula
con manos mojadas.

La consecuencia de un idilio
radica en nuestras cabezas
juzgar por escuchar
tanta impertinencia
aunque el destino siempre desoye
la inocencia.

El calefón prendido
aún espera ese libro.
Ese que se dejó leer
en días de frío.
leer más   
2
sin comentarios 83 lecturas versolibre karma: 34