Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Desengaño

Conocerte había sido lo mejor
que me había pasado en la vida;
tu inmenso cariño y dulces versos
habían sanado todas mis heridas.

Sin embargo tu duda,
-reflejo de tu desidia-,
fue la gota que colmó el vaso
y decidí calmar mi agonía.

Caíste del pedestal
en el que tan alto te tenía,
lloré amargamente en el lecho
donde te amé con porfía.

Haber disfrutado del cielo,
el que toqué en tu compañía:
volar tan alto como pude
y ser objeto de envidia

Por parte de mis pares,
y también la comidilla
de quienes desearon lo peor
por si algún día sucedía:

Que dejaras de amarme
como nunca nadie había,
que llegaras a abandonarme
y perderte en la lejanía

olvidaras mis esfuerzos
y te convirtieras en pesadilla,
la más terrible de todas,
por lo que juré me vengaría,

derrotando mis temores,
armándome de valía,
desgarrándome el pecho
cual una bala perdida.

Hoy lloras junto a mis restos
pensando qué fue de la cima
donde me llevaron tus besos
y me alojaron un ya lejano día...

(Imagen tomada de Internet)
leer más   
13
5comentarios 103 lecturas versolibre karma: 91

Eloí, Eloí, Lamá Sabactani (colaboración con @Letizia)

Infausto aquel momento
que guardaba en su retina
trajinar acongojado, lento,
camino hacia la colina…

Una bolsa entre sus harapos
huyendo de sus pesares
traía consigo el desgraciado,
peso muerto en sus andares.

Tormenta separó la tierra
del enfurecido cielo,
una paloma alzó vuelo
rumbo a la vida eterna.

Entre el gentío singular,
tres veces cantó el gallo
y escondiose el truhán,
como si lo partiera un rayo.

Un beso dado en la mejilla,
antorchas ardían en el jardín.
Fue tierno, mas no lo amaba:
el judío sabía qué le esperaba.

Los soldados la verían,
-era la señal indicada-
para poderle distinguir;
su corazón dejaría de latir.

Oyó una carcajada
-creció dentro su temor-
¡él era el gran traidor!
caía el agua en cascada.

Dos clavos y un madero
gemidos tenues, un lamento:
allí exhaló el Nazareno
exánime, su último aliento.

Treinta denarios el botín
por haberlo traicionado,
ya estaba siendo juzgado
castigo merecido, sin fin…

(Imagen tomada de Internet)
leer más   
14
13comentarios 140 lecturas colaboracion karma: 94

Invierno (colaboración con @Letizia)

Has llegado a nuestras tierras
donde tanto ricos como pobres
se meten muy temprano al sobre
y así escapan de la pandemia.

Ya los árboles sin hojas
y las playas sin gentíos,
hay quien extraña el estío
y anda en la cuerda floja.

Siempre recuerdo el cuento
de la hormiga y la cigarra
-nunca lo tomé para la farra-
y ando siempre contento.

Adoro esta fría temporada
que se presta para dormir
cubro nariz y boca al salir
aunque salgo poco y nada.

Uso gorra y también guantes
¡Está muy frío! ¡Qué diantres!
Aunque mi abuelo decía
que fríos eran los de antes.

Creo que Morfeo me llama
mientras mi musa ronca,
-cosa que me da bronca-
¡daré otra vuelta en la cama!

Que no por mucho madrugar
o por mucho que el gallo cante
ni rebuzne el burro en el pajar,
sea probable que amanezca antes...



(Imagen tomada de internet)
leer más   
4
6comentarios 76 lecturas colaboracion karma: 69

Ando por la vida (a @Letizia)

Y uno se va de novio con la vida
desterrando una muerte solitaria,
pues sabe, que a la vuelta de la esquina,
hay gente que es así, tan necesaria.


- Hamlet Lima Quintana- "Gente necesaria"

Ando por la vida contento,
imaginando que nadie ha muerto,
que los pozos aún están llenos
y las palabras ahogan allí el silencio.

Ando por la vida suelto,
con paso cansino, lento,
veo paisajes ya desiertos
ya casi todo se llevó el viento..

Ando por la vida huyendo,
escapando de paisajes yermos,
buscando alegría y reinos
donde solo haya conciertos.

Ando por la vida sonriendo
mirando toda clase de amuletos,
para seguir sobreviviendo
a pesar de tanto sufrimiento.

Ando por la vida atento,
contando los días por cientos,
disfrutando de mi encierro
a pesar del frío invierno.

Ando por la vida impertérrito,
tarareando me las ingenio
para componer sonetos
hasta quedar sin aliento.

Ando por la vida y aprendo
a mirar tus ojos, tiernos,
a disfrutar cada momento
dedicándote mis versos.

Ando por la vida...



Imagen tomada de la web
leer más   
21
26comentarios 146 lecturas versolibre karma: 108

Te dejaré partir (a @Letizia)

Cuando ya no tenga hálito,
cuando regrese cabizbajo
luego de un viaje eterno,
te dejaré partir.

Cuando ya no tenga recuerdos,
cuando no haya luz en el cielo,
cuando ya no gire el segundero,
te dejaré partir.

Cuando todo sea un lamento,
cuando creas que lo nuestro
se asemeja al peor infierno,
te dejaré partir.

Pero mientras tenga tus besos,
mientras compartas mi lecho,
mientras seas mi Universo
y me ames como en un cuento,

Mientras tenga mi anillo puesto,
-ese que fui a buscar a México-,
que si no estuviera en mi mano
sería porque me falte el dedo,

Mientras seas parte del día
y por la noches frías
me acojas en tu cálido seno
y te apoyes en mi plexo,

Acuñaré palabras nuevas
para expresar mis sentimientos,
le pondré tu nombre a mis sueños
y te escribiré nuevos versos...
leer más   
21
22comentarios 141 lecturas versolibre karma: 96

La luz que me alumbra (a @Letizia)

Dicen que a lo bueno
muy rápido te acostumbras,
te he visto en mis sueños:
caminabas en penumbras.

Volé para conocernos,
ahora ya no hay duda:
puse todo mi empeño
la realidad era muy dura.

Encontrar nuestros vuelos
en Tenochtitlán, a la una
de un jueves, fue eterno,
el amor nuestro, sin mesura.

Hoy nuestras vidas se juntan,
nos casamos en otoño
en un mar de espuma
acabose mi insomnio
eres mi sol y mi luna.

Eres la nube que me da sombra
la energía que nunca se esfuma;
el ocaso que se asoma,
el amanecer que me inunda.

Serás vergel en las dunas,
y la tinta de mi pluma:
te escribiré versos y a toda hora
serás la luz que me alumbra...
leer más   
18
21comentarios 141 lecturas versolibre karma: 89

A mi mejor amigo

Sé que te fuiste con frío,
eras más que un regalo,
eras mi mejor abrigo,
no sabes cuánto extraño
a diario tus ladridos…

Soportaste la pobreza extrema
también el desamor mío,
aún me duelen tantas penas,
no las sufrirás conmigo…

Me acompañaste diez años,
desde que eras un crío,
cuidaste la casa a diario
te pagaba con un poco de cariño.

A veces me viste enfurecido,
otras veces estaba yo huraño
pero nunca te diste por vencido:
traías como yo, el corazón partido.

De tus seres queridos te arrancaron
cuando aún eras un cachorro,
eras mi más preciado tesoro
eras mi más fiel amigo…

Hoy he visto tu sepulcro
te he imaginado aquí, conmigo.
Será que estamos en otoño,
tal vez que nunca te olvido.

Extraño tu pelo suave
extraño tus gemidos
tus orejas grandes
y bañarte en el estío.

Extraño pasear a tu lado
que te alaben mis vecinos,
ahora yaces guardado
en mis más profundos suspiros...
leer más   
24
29comentarios 171 lecturas versolibre karma: 97

El tren

Sabía que el tren iba a pasar. Lo hacía cada día, a la misma hora. El progreso era implacable. Desde que Richard Trevithick había inventado el tren en 1802, hacía algunas décadas, el mundo había entrado en una vorágine imparable. Y el pueblo en el que vivía no era la excepción. Por eso le habían elegido sheriff, y su trabajo lo había llevado a esa situación. Ahora no podía escapar. Debía afrontar las consecuencias de sus decisiones. Algunas buenas, y otras desacertadas. Como intentar evitar él solo el atraco al banco local. Los asaltantes eran muchos y despiadados. Pero él era la Ley en el lugar y su labor era repeler todo intento de quebrantarla. Y así lo hizo. O al menos lo intentó. Y por eso ahora se encontraba en este aprieto. De lejos oyó el sonido de la locomotora, y el pitido que el maquinista usaba para avisar que el arribo era inminente. Al principio hubo rechazo hacia el tren, pero luego la aceptación fue universal. La máquina de vapor, motor inicial de la Revolución Industrial, tiraba de él a velocidades considerables ya, y eso le hizo recordar escenas del pasado, cuando era mozo y tenía el mundo en sus manos. Su casamiento y luego la paternidad. Las escenas se sucedieron como ramalazos, y el sudor comenzó a perlar su frente, desprovista de pelo ya, por el paso de los años. Sin embargo, no sintió miedo, sino la satisfacción del deber cumplido. Luego de un intenso tiroteo donde había abatido a tres de los seis asaltantes, los sobrevivientes en represalia lo habían dejado maniatado y amordazado sobre las vías del tren, el cual avanzó inexorablemente hacia el tramo donde él se encontraba...

(imagen tomada de Internet)
leer más   
11
18comentarios 158 lecturas relato karma: 101

El safari

Habían caminado todo el día bajo un sol abrasador. Tenían sed y estaban famélicos. No podían descansar, no muy lejos les esperaban sus familiares. Los mosquitos y el denso follaje hacían el sitio casi impenetrable. Pero su tezón también era conocida. Podían pasar el día entero persiguiendo el rastro de su presa. Y la olían. Eran maestros en el arte de cazar. Y lo hacían de manera sobrecogedora, siempre guardando alguna pieza como trofeo. De uno la cabeza, de otro un hueso, la piel e incluso dientes, con los cuales llegaban a hacer collares, utilizados como amuletos. Esta vez estaban cerca de una presa que les permitiría subsistir varios días. Lo percibían en el aire. Era enorme. Dejaba rastros inconfundibles, y el olor que emanaba de ella era un aliciente para su empeño. Y debían sobrevivir. Esa era la consigna, no podían desperdiciar la oportunidad. Cualquiera fuese el animal que lograran cazar, les permitiría subsistir hasta el siguiente, y así desde que el mundo era mundo. Sus antepasados también eran carnívoros, pese a que la dentición no apoyaba esa teoría; el mero gusto por la carne, ya fuera cruda, asada, guisada o frita, hacía que siempre salieran de cacería. Y esta vez no era la excepción. Podían estar horas esperando a su presa, y luego abatirla en un abrir y cerrar de ojos. Y así lo hicieron. Se precipitaron sobre los miembros del safari, y esa noche cenaron a cuerpo de rey. El canibalismo era una práctica que habían heredado de sus ancestros, y esa noche durmieron plácidamente, soñando con que acertara a pasar otro safari por su territorio de caza...

(imagen tomada de Internet)
leer más   
12
14comentarios 123 lecturas relato karma: 98

El reloj

Todo encajaba, pareciera como si cada diente de los engranajes
supiera cuál era su función. El reloj había marcado las 12 horas
y el sol estaba en su cenit, los niños salían de la escuela
cargando sus mochilas llenas de útiles escolares, con sus
sueños hechos de colores, como un caleidoscopio. Sus padres
les tomaban de la mano, mientras los críos les contaban sus
andanzas, logros y sueños para cuando fueran mayores de edad.
El policía lo vio, pero no le dio importancia. Como cada día,
hacía su ronda por el barrio, vistiendo su uniforme y llevando
el arma de reglamento colgada a la cintura, pero lo que más
respeto infundía era su bastón, el cual llevaba colgando de su
mano y hacía oscilar hacia un lado y otro, cual si fuera el
péndulo de un reloj antiguo. Parecía que el mundo se hubiera
detenido en ese instante. Las sombras de los árboles no
aparecían sobre el piso, pues en el ecuador el sol no las
proyecta a esa hora. Algo no le pareció normal al agente,
que creyó reconocer la cara del transeúnte, ese que portaba
una mochila en su espalda, con andar cansino y barba luenga.
Fue solo un instante. Ese preciso instante de la duda,
de la indecisión, que lo sorprendió girando su cabeza para
volver a mirarle. Y lo vio, pero ya era tarde. La explosión
fue ensordecedora. Los engranajes habían hecho su trabajo.
También los cables, el explosivo plástico, los detonadores
y el reloj, por supuesto. Todo encajó...

(Imagen tomada de Internet)
leer más   
15
24comentarios 212 lecturas relato karma: 110

Presente y futuro (a @Letizia)

(cumple con el reto de @EnidIsáis,
las nueve palabras mágicas)

Al cabo de casi una vida
comienzo a mirarme en el espejo,
el cual me dice que aunque a veces
pierda el hilo, aún no estoy tan viejo.

También a la espesura del bosque
algunas veces me la tapa un árbol,
tal vez sea el almendro que planté
para posar en él mis pupilas
el día en que me faltes,

El tiempo parece una paleta de colores
algunos días han sido grises
y otros tal vez supieran amargos,
pero para mi los más bellos
son los que he pasado a tu lado.

Sentí toda la dulzura de tus labios,
cual terrón de azúcar, mojados,
-besos con los ojos entrecerrados-
cuando al fin hemos congeniado.

Sé que mi vida sería como un libro
con todas sus páginas en blanco
si en algún momento fatídico
me faltaran tus cálidos abrazos.

Tal vez las espigas reflejen sabiduría
al mecerse con el viento para uno y otro lado,
ojalá yo aprendiese de ellas,
y supiera cuándo estoy equivocado,
para poder disfrutar contigo presente y futuro,
y olvidar por completo el pasado...
leer más   
18
29comentarios 185 lecturas versolibre karma: 95

La muerte para mi (a @Letizia)

Dicen que la muerte
es como un gran trueno,
que nos ronda a todos,
que no anda muy lejos.

Dicen que la muerte
derrota a los caballeros,
que les quita la gloria
y se queda con el yelmo.

Dicen que la muerte
anida en los cementerios,
donde al final a cada uno
le harán compañía sus deudos.

Dicen que la muerte
es un paisaje soberbio,
cuna de algunos dioses
y parte del infierno.

Dicen que la muerte
es afín a los versos,
pero amar y decir “te quiero”
para mi es lo más bello.

La muerte para mi
es un puente estrecho,
por eso ámame ahora
y no me faltes cuando viejo.

La muerte para mi
es como uno de tus besos
que me muestran el amor,
y parte del Universo.

La muerte para mi
es poner a la dicha un precio,
es pelear sin razón
y en mi actitud ser un necio.

La muerte para mi
es lo que me oprime el pecho
cuando nazco y muero contigo
cada noche en el lecho.

La muerte para mi...
leer más   
13
13comentarios 146 lecturas versolibre karma: 98

Castillo de arena (a @Letizia)

Con arena levanté un castillo,
contemplé ocasos y auroras
desde sus ventanas, vi las olas,
que siempre fueron un martirio.

De él hoy solo quedan vestigios,
entre ellos un pez martillo
y un enorme cangrejo seco,
que aún guardo en el altillo.

El pasado es una boa constrictor,
que me atrapa durante el sueño,
y cual ola me levanta del suelo
provocando mareos y delirios.

Recuerdos vagos de eclipses,
veranos, lunas y solsticios;
las tardes que no eran tristes
la gente, el mar y el bullicio.

Cuando jugaba a ser pirata,
corsario, bucanero o vikingo,
buscando estrellas de mar,
disfrutando de los días tibios.

Hoy los días soy muy fríos
cultivo rosas y algunos lirios,
mi pasión son las plantas,
sembré maíz, sorgo y trigo.

Pero lo que más añoro, cariño,
es yacer a tu lado, vencido,
haber soportado temblores,
ciclones y algún cataclismo,

Pues soy rey, señor y un niño,
poeta y loco: río de mi mismo,
no me asusta ningún sismo,
pues haces de mi un mortal,
de todos, el más sencillo...
leer más   
17
15comentarios 174 lecturas versolibre karma: 104

La eternidad en un suspiro (a @Letizia)

Debo estar diciendo esto con un suspiro
De aquí a la eternidad:
Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo,
Yo tomé el menos transitado,
Y eso hizo toda la diferencia.

“El camino no elegido” - Robert Frost

Busqué ser diferente,
puse todo mi empeño,
me pareció un sueño
que nublaba mi mente.

El árbol no me impidió
ver el tupido bosque,
hubo quien se olvidó
que existen días y noches.

Contuve mis emociones
leí toda clase de libros,
viajé por todos los siglos
mientras aprendí canciones.

Estudié ciencias y arte,
lenguas y matemáticas,
no supe la razón exacta
¡hasta creí ser de Marte!

No busqué inmortalidad
ni acumulé grandes riquezas,
tal vez sea algo de vanidad,
vivo con lo puesto y algo más.

Los avatares del destino,
unidos a la experiencia,
autocrítica y resiliencia
te pusieron en mi camino.

Niego un propósito divino,
“cogito ergo sum” la frase,
ahora sé por qué existimos:
mi único propósito es amarte...
leer más   
12
10comentarios 149 lecturas versolibre karma: 91

Año bisiesto

Ya formas parte
¡del pasado, claro!
Te hice un altar
junto a mis ancestros,

Prometo llevarte flores,
-al cementerio, nada menos-,
el último día de febrero
de cada año bisiesto.

Ya formas parte
de mis oraciones,
-esas que nunca rezo-,
tus palabras hirientes
no llegan a mi pecho.

Ya formas parte
de mis planes,
-los inconclusos-
ya no estoy bajo tu égida
ni recibo tus mendrugos.

Ya formas parte
de mis lienzos,
-esos que nunca pinté-,
aunque me parecieras
una Madonna genuina,
me gusta más Monet.

Ya formas parte
de mis versos,
-esos que ahora escribo-
cuando fumo, bebo
y me siento aburrido.

Ya formas parte
de algo inmenso,
-el olvido, eterno-,
a medida que pasó el tiempo
te fui conociendo.

Ya formas parte...

(imagen tomada de Internet)
leer más   
16
20comentarios 271 lecturas versolibre karma: 117

Sueños estigios (a @Letizia)

Me tatué tu nombre
en medio de la espalda,
les di alas a mis sueños
y volé por las madrugadas.

Esa inmensa fuerza
que la noche me daba,
la troqué por viajes
a tierras lejanas.

Visité monasterios
playas y castillos,
paseé por cementerios,
crucé los océanos
y ya no fui tan rígido.

Mis pasos fueron
largos y audaces,
enfrenté mis miedos
y callé algunas frases.

Pisé huellas ajenas,
respiré muy hondo
y rechacé mi condena:
viajé acompañado.

Maldije los dioses estigios,
sorteé cada escollo,
salté precipicios,
tuve glorias y derrotas,

Surqué los siete mares,
paseé por tierras remotas,
amanecí con la frente perlada,
llena de gotas de sudor,

Reí y también lloré,
pero sobre todo, te amé,
y cuando me equivoqué
te supliqué perdón...
leer más   
15
12comentarios 179 lecturas versolibre karma: 109

Despedida (Una historia con dos caras)

Al rayar el alba partí,
miró por la ventana,
a tomar un taxi corrí,
se quitó el salto de cama.

Llegué al aeropuerto,
le supo a melancolía,
puse rumbo a mi otra vida.
miró mi lado del lecho.

Mi teléfono sonó una vez,
supo que yo le contestaría,
creo que llegó a conocerme,
bebió un sorbo de su jugo.

Aguardé unos instantes,
dejó la colilla en el cenicero,
le dije: “aguardo el vuelo”,
respondió: “llegué a amarte”.

El avión me pareció gigante,
“lo nuestro será como antes”,
no supe si debía responderle,
“esta llama no va a apagarse”.

Sentí sus gemidos, el altoparlante,
“Amor, sincero como el nuestro...”
tomé mi maleta y el pasaporte,
“...te seguiré a cualquier parte”.

Les sonreí al piloto y la azafata,
“deja que algún día vaya a visitarte...”
me senté del lado de la ventana
“permíteme tan solo ser tu amante...”.

Fijé la mirada en cualquier parte,
su voz se tornó casi un lamento,
posé el teléfono sobre el asiento,
el avión voló rumbo al firmamento...

(imagen tomada de Internet)
leer más   
11
20comentarios 255 lecturas versolibre karma: 99

Amé (a @Letizia)

Amé (a @Letizia)

Amé la poesía,
amé tu silencio
amé tu sonrisa
y cada uno de tus besos.

Amé tu sombra
amé tu cuerpo
amé tus caricias
y cada uno de tus dedos.

Amé tus versos
amé tu genio
amé tus palabras
y me convertí en tu siervo.

Amé tu tristeza
amé tus gestos
amé sin prisa
y a tu lado se detuvo el tiempo.

Amé tu gracia
amé tus cabellos
amé tus ojos
y también sus destellos.

Amé el verano
amé el invierno
amé estar a tu lado
aunque fuera en el infierno.

Amé tus bromas
amé tu ternura
amé tu sombra
y disfruté nuestras locuras.

Amé tu patria
amé tus platillos
amé tu historia
y te convertí en mi universo.

Amé...
leer más   
22
25comentarios 204 lecturas versolibre karma: 102

A la madre patria (colaboración con @Letizia)

No muy lejos está la gracia de otrora:
épocas de caballeros andantes,
vestigios de la ocupación mora,
cuando se veían sendos turbantes.

Cuando había en España sarracenos
caminando al son de sus alfanjes,
cimitarras, vestidos de terciopelo
y los trovadores cantaban romances.

Tiempos de don Quijote y Sancho Panza,
de la hermosa Dulcinea y también Rocinante,
juglares enaltecíendo sus mentadas hazañas
arrastrando yelmos y vistiendo mofarrex.

Atrás quedaron las noches de aquelarre,
mas no los imaginarios molinos de viento,
ahora la visitan millones de extranjeros
recorriendo esos senderos inmortales...

Herencias de Dalí, Picasso y Cervantes,
palacios con sus almenas, catedrales,
Toledo, Madrid, Barcelona y Alicante,
playas como Ibiza y Tenerife, incomparables.

¡Destruyamos ya las fronteras!
seamos todos como hermanos,
escuchemos juntos música ligera,
toquemos arpa, laúd y piano,

Vivamos en paz y armonía,
lengua, cultura y pasado,
unidos a través de la poesía
todos los hispanoamericanos...

(imagen tomada de Internet)
leer más   
17
13comentarios 226 lecturas colaboracion karma: 97

Su plato preferido

Cuando se lo trajeron, supo que era el que más le gustaba.
Que tendría los ingredientes necesarios y un sabor exquisito.
Que se le haría agua la boca con solo destaparlo,
como los que había probado antes.
Sin embargo, esta vez no le supo igual.
Las paredes, tal vez, no eran las adecuadas.
Tampoco la compañía.
Extrañaba la música de piano.
Toda su vida había deseado que le sirvieran como a un rey.
Y en este preciso instante, se le agasajaba como tal.
Los cubiertos, la vajilla, todo era impecable.
Pero no se hallaba como debería.
No se sentía de ánimo para paladear cada bocado.
Cada sorbo de la sopa de champignones le parecía diferente.
Los mejillones, el caviar, los palmitos, el camarón…
Ni siquiera el champagne que acompañaba su cena le cayó bien.
Y el soufflé, era una delicia, pero apenas lo probó.
El servicio de catering era de primera. A prueba de todo reproche.
Su último deseo, se había cumplido: una cena opípara, pantagruélica.
Un epicúreo habría tardado dos horas en hacerle los honores.
Miró el reloj. Con paso cansino se fue al catre, se acostó y respiró profundamente.
Intentó dormir, pero no pudo. Miró a través de los barrotes de su celda.
Habían dado las 12 y la noche pronto llegaría a su fin.
Y con él, su vida…
leer más   
14
15comentarios 176 lecturas relato karma: 89