Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

¡Si yo pudiera, amor mío!

Si yo pudiera, amor mío, aliviar tu dolor,
sangrarían mis manos, sajarían mi pecho;
y mis pies lacerados, en tu inmaculado lecho,
serían ofrenda viva, serían incienso de olor.




@Inmalitia, Andrés García ©, Agosto 2018
Imagen: Frida Kahlo y Diego Rivera en la Casa Azul (Casa Azul), Coyoacán, Ciudad de México, 1940
By: Tina Modotti
leer más   
9
10comentarios 78 lecturas versolibre karma: 97

Por entre los huecos que cava la espera

Esperamos inmóviles
el turno en el súper,
esperamos ansiosos
el fin de semana,
esperamos que salga
la novia del baño
y que ingresen
la nómina pronto...

también lo esperamos.

Esperamos la carta
que guarda el análisis,
esperamos un día
dejar el tabaco,
esperamos llevarnos
el premio del bingo
y sentados
que venga el futuro...

también lo esperamos.

Esperamos curarnos
el nudo del alma,
esperamos cumplir
por fin los dieciocho,
esperamos llegar
a casa temprano
y que cambie
de pronto la suerte...

por supuesto esperamos.

Y mientras tanto
la vida se fuga
y se esfuma como humo
de hoguera…
leer más   
8
2comentarios 42 lecturas versoclasico karma: 96

En gris

Enlazaba entre sus lágrimas
las verdades verdes
de quién no le ha puesto
nunca un nombre,
ni tampoco religión,
a lo sentido.

Yo podía adivinar
sus otros tiempos tristes,
tiempos en los que soportó,
revueltas entre el cabello,
la perdición de mil estrellas,
días tras los que me narró,
como entre sueños,
las otras lunas vivas
de sus mundos azules.

Abrió con mano diestra
la puerta de mi jaula orgullosa,
mientras que con su izquierda
sanaba con caricias
los surcos de este rostro,
y alcanzaba a borrar
de mi mirada
el gris y el rigor del plomo,
el trajín del pico lóbrego
de una…
leer más   
9
5comentarios 50 lecturas versolibre karma: 102

Rico vagabundo errante

Camino vagando, vagabundo al mirar de algunos,
transeúnte errante, ardidas miradas juzgan,
¿un “disfraz”?? no, un vivir a los ojos que prejuzgan,
calles, carreteras mis amistades conocidas por ningunos.

Antiguo, sucio, incluso loco me han llamado,
te perdono, no me conoces, en silencio he contestado,
que vuelva del agujero de donde salí me han gritado,
aún no es la hora, la hora de salvar quien necesita, no ha llegado.

Muérete nauseabundo, márchate y no vuelvas,
yo sé y conozco tu razón, si al final soy yo el carbón,
figuradamente con un par de cuernos, sin subir más escalón,…
leer más   
8
4comentarios 56 lecturas versoclasico karma: 109

La llama encendida...

La llama encendida pasea su desnudes
sobre un brioso alazán negro…
parece una Diosa
y lleva en su largo cabello
un rosal de espina,
algunos la han visto cavar
hasta su propia tumba.

Es la ilusión rota,
la notable asignatura
pudo sortear los mil engaños
y tomó como estrofa la llanura.

Si la esperas en la noche
Puede que sacie de miel
tu garganta
Ella es bisagra
que consume y rechina.
leer más   
11
9comentarios 70 lecturas versolibre karma: 113

Maldita esperanza

Tengo los pies sucios de bailar descalza
y una presión interna de aguantar tu falta.
Vuelvo a imaginar tu espalda,
a no saber que hacer si tu presencia
vuelve a desnudar en mi el habla,
a rescatar lo que mi mente calla.

Tengo la melena suelta
y de fundirme en ti las ganas.
Una decisión que me aprieta
y con dudas me arrastra y aparta,
para no volver a hacerte llamadas,
no saber quien te acompaña.
leer más   
13
3comentarios 44 lecturas versolibre karma: 114

El abrigo del revés

En la consabida quietud de los días muertos,
donde los microsegundo parecen minutos,
donde la lentitud del tiempo es perceptible
por los poros de la piel y por el latir del corazón.
Cuando ya no duele nada
porque todo está quebrado.
Ahí, en esa quietud se encuentran mis miedos.

Con el abrigo del revés,
las costuras y el forro perciben
el viento gélido y la lluvia fría.
Ya no puedo volver a lo de siempre,
las costumbres se hacen ley y la ley injusta.
Salir del supuesto confort para paliar el tedio,
para cambiar de color y de luz.
Sombrero gris de ala ancha por boina tricolor,…
15
11comentarios 100 lecturas versolibre karma: 120

Te he esperado…

Te he esperado en esta cama desolada
cargada de deseos y temperatura alta
permanezco en completo delirio
ardiendo en brasa como lo hace el brasero.

Te he esperado en las traviesas horas
de medianoche de un reloj barato que se retrasa
para ganarle al tiempo años de juventud
Oh preciosa juventud fuiste bálsamo puro ¡¡¡
con tu sonrisa abierta y lascivos placeres
pintados en los acordes de guitarra y en
las temperadas visitas por alcobas alegres.

Peregrina que caminas al margen del rió
cuando te entregues a las luces del día
yo estaré sollozando mi agonía
en este deslucido catre gris…
leer más   
9
2comentarios 39 lecturas versolibre karma: 117

Soledades

Noté tu soledad entre tanta gente,
tal vez por tu forma de sonreír,
tal vez porque me recordaste mi sonrisa.
12
sin comentarios 45 lecturas versolibre karma: 107

Lanzo tu velero al mar…

Cuando vaya a alta mar
preguntaré por tu nombre
y si nadie me responde
lanzo tu velero al mar.

Y te llevo sin pensar
un bello jardín de flores
cultivado bien lejos
en un pueblo muy lejano
en esa lejanía viven mis sueños
por donde se oculta un sol
y un arco iris con matices
y colores.

Si no me alcanzan los brazos
para sostener el arco iris de tus ojos
le estaré poniendo herrumbre
a mi convaleciente estrofa.
Mujer tus amplios atardeceres
son parte de mis quimeras,
de mis fantasías e imaginaciones
de años y siglos enteros…
leer más   
10
1comentarios 39 lecturas versolibre karma: 101

Amanecer

Hay noches

que se caen a pedazos

y hay días

que no se pueden

levantar de la cama,

y todo se vuelve

oscuro, nublado.


Pero también hay noches

que de negras

se vuelven amarillas,

porque de tanto brillar la luna

se ve luz en todas partes,

y toda pena se vuelve alegría.


Y también

hay días despejados,

luminosos,

que se levantan de la cama

temprano,

graciosos,

para amanecer…
leer más   
11
4comentarios 51 lecturas versolibre karma: 105

Las noches de azúcar (Colaboración con @garros_b )

Remuevo el café que
has dejado con todo el azúcar de ayer sobre mi espalda.

Con mi dedo alcanzo a
topar las olas del mar de agua salada en mis pupilas.

Te has llevado
ya todos los poemas y letras de mis yemas.

La cuchara dejando azúcar es
mi suspiro naciendo de un palpitar tuyo.

En un sobre que esparciré sobre la cama te diré:

Eres ya todo en mi casa, como ríos
que nacen de mis instantes cercanos...

cuando ya todo es silencio
leer más   
11
8comentarios 57 lecturas colaboracion karma: 118

Arriba, en el cielo...

Arriba en el cielo
las nubes se besan,
y luego, de noche,
también las estrellas,
hay besos en calles
que buscan aceras,
y besos que insisten
en densas callejas,
hay besos en frentes
que labran la tierra,
y labios furtivos
que labran y rezan,
hay besos que buscan
la rosa y violeta
para ir a unas manos
precisas y tiernas...

Abajo, en los mares,
las olas se besan,
y luego, en la costa,
sus besos se estrellan,
y besan corales
y playas y arenas,
igual que a los barcos
y dulces traineras,
hay besos rizados
por duras galernas,
y besos de brisas,
caricias sinceras,
es fácil que el beso
palpite en las venas,
si escuchas el canto
de alguna sirena...

"...Arriba y abajo
hay labios que besan,
surgiendo los versos
que plasma un poema..."

Rafael Sánchez Ortega ©
12/08/18
11
2comentarios 57 lecturas versoclasico karma: 101

Madre

Cae la noche, sólo con mis ideas, nostalgia infinita
miró el cielo, pienso nos veremos.

Cuida mis pasos, el silencio me abruma de vacíos.

La noche sigue perpetua, callada, descansa mi cuerpo,
mi mente recorre distintos lugares queriendo tocarla.
leer más   
12
2comentarios 42 lecturas versolibre karma: 110

Bajo su sombra

Resisto al jaleo de voces
y palabras imprecisas
taponando mis oídos.
Intento apuntalar los hilos
que inseguros me sostienen.
Busco con afán el alicate
que ayude a sacar los clavos,
que incrustados duelen
en las paredes del Alma.

Pues perdida en mis orillas,
he olvidado que un océano
me estaba esperando.

Respiro hondo los perfumes
y sabores de mi tierra firme.
Y a la sombra del viejo aguacate
de flores que niegan su fruto,
siento latente mi desesperanza,
sentada en ese pequeño taburete,
recuerdo viejo de otra época,
otras voces, otras Almas,
otras vidas que ya se fueron,
mientras ese árbol infecundo,
arropaba huero bajo su sombra.




Publicado en la Asociación solidaria cinco palabras:
cincopalabras.com/2018/08/19/escribe-tu-relato-de-agosto-iv-actor-salv
9
8comentarios 53 lecturas versolibre karma: 112

Estrellas de cristal

Cristalinas nostalgias
Lleva prendidas
En la mirada

Se reflejan
En sus manos
Como si
De estrellas
Se tratara
leer más   
13
8comentarios 67 lecturas versolibre karma: 114

Para los restos...

Yo, me haré de ti

De tus gestos
Que he aprendido
Y que ya son míos. .

Yo, seré de ti

De tus ansias
Que he vivido
Y que ya respiro

Yo, me quedaré
En ti

Apartando
Tus espinas
Para que
Me hieran a mí. .
leer más   
10
8comentarios 66 lecturas versolibre karma: 115

Tu lo sabes

Tu sabes que nunca pude alejar la mirada de ti
Que nunca pude dejar de pensarte por mas de 10 minutos
Que intenté no besarte
Que intenté hacerme daño
Solo para que me mirases
Y que incluso intenté no soñarte sabiendo que yo estaba hay
Dispuesto a entregarte el mundo
Mi mundo, mis versos, mi poesía, y mi sangre
10
3comentarios 62 lecturas versolibre karma: 105

Hombre, sé feliz

El hombre ese pequeño ser
que vive en su caja de fósforo existencial,
que lucha por saberlo todo
y al final resulta envuelto en enigmas.

Buscando tenerlo todo,
termina en su isla de soledad, hueca:
consigo mismo,
con sus miedos, con sus demonios,
con sus desazones, con su espejo.

Yo te saludo hombre,
que vives en el desierto de la vida,
que avanzas y retrocedes
que crees que vives,
pero al final no has vivido nada:
Por la prisa, por el estrés, por los avatares de la vida.

Hombre, dale estrellas a tu vida, dale brillo,
¡Qué sea verdadera vida!
Date un baño de esperanza e ilusión.…
leer más   
10
4comentarios 93 lecturas versolibre karma: 107

Todo es agua

Amar es otra forma de llover

las lágrimas también son incendios,

lo salino y fluido erosionando la piel

mares muertos, palabras vivas

aún sabiendo de nuestra extinción.

Estás y todo es agua

cauce suntuoso

por el que se deslizan tus dedos

desdibujando juicios,

imprevisible caudal

donde quizá ahogues la pena escondida.

Lloro menos cuando me dueles

grito más cuando me reconcilio

contigo y con la vida,

aguanto esta caladura

porque eres lo más parecido al océano

invadiendo mis puntos cardinales,

a la vista o en oculto

siempre a tu alcance.

Geografía suspensiva y a parte

en la que gobierna la esperanza

de que te quedes hasta el final.
14
7comentarios 64 lecturas versolibre karma: 111
« anterior12345641