Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Una lágrima negra

De esos ojos que brillan como el ónix,
de lo oscuro y profundo de la pena,
del lamento que nace de la muerte,
del misterio azabache de sus cuencas.

Allí donde reside el desconsuelo,
el dolor de la angustia más secreta,
de las minas del alma más recónditas,
del infierno que corre por sus venas.

De aquel océano íntimo e insondable,
de las olas que gimen de tristeza,
del atroz sufrimiento, de allí brota,
una lágrima negra.
9
2comentarios 58 lecturas versoclasico karma: 111

Tiempos invernales

Tiempos invernales
tiempos vibrantes
tiempos palpitantes
giran por el espacio
un Atlas
los contempla.

Se calienta el fuego
en los sésamos del bosque
y en mi pecho ardido
arde tu volcánico deseo.

y comencé a transitarte
junté fuerza
y le clavé un mordisco al silencio
embadurné mis huesos
con las sílice del viento
y abracé el cielo frontal
de tu desnuda pelvis
de amplios lares
y azul turbulenta.

Te bebí toda
hasta quedar satisfecho
tus grandes
pesones
vibraban encantados
por el álgido y cálido momento

llena de gloria
partiste
hacia otros confines
donde te busco y no te encuentro
en estos tiempos invernales
los cuervos
me traen
tu sollozo lamento.
leer más   
8
1comentarios 26 lecturas versolibre karma: 120

Sin palabras

Sin palabras dijiste que me amabas
me lo dijeron tus labios ardientes
me lo dijeron tus ojos fulgentes
me lo dijeron tus manos amadas

Te acercaste ,me besaste,
con tu boca mi lengua cobijaste
Cual enredadera en mí te trepaste
y en mi cuerpo tú te enroscaste

Tu cuerpo tibio dialogó con el mío
Tu piel ardiente se unió a la mía
Tu boca recorrió mi anatomía
Tu sudor se fundió con el mio

En nuestro nido de amor esa noche
las palabras no tuvieron cabida
sí las caricias dadas a derroche
y la cascada de tu cabellera tupida

Y nos amamos a la luz de la luna
nos amamos con ansia…
leer más   
11
9comentarios 93 lecturas versolibre karma: 111

La noche

Nadie, ni siquiera la luz de la luna,
besa tan suave,
Cuando siento tus labios
despertandome de mi sueño de ave.

Tengo tanta suerte
cuando te veo,
que la estrella fugaz
me pide a mi un deseo.

Mirarte es saber
que la vida me guiña un ojo.
Tu mirada es artista que con su pincel
pinta sobre mi piel sonrojos.

Como pájaros en el viento,
vuelan mis manos,
tocando tu cielo de rosas.
La perseverancia es inventarle alas
a cualquiera de los gusanos
hasta verlo en el aire
hecho como mariposa.
leer más   
13
6comentarios 77 lecturas versolibre karma: 117

Herida por el sol

Me muero irremediablemente
herida por el sol
en un sueño permanente,
las calles han tapizado
de lluvia de otoño
sus lánguidos atardeceres,
infectados de sensaciones
de humo.

Una tristeza de mar
se aferra a sus muros,
y el crepúsculo insoportable
desfallece en un "sino"
de agua leve y suave,
mirando hacia un viaje
ocasional.

Mira mis campos
arrasados por el sol,
huyendo del olvido,
aniquila mi tedio
y desarma mis fuerzas,
y yo, permanezco inmersa
en un plancton de entrega al sol,

Y...muero en las mayúsculas,
dejando las minúsculas a un lado.

Y.... conjugo mis labios
en versos enfrentados,

Y.... alimento una ilusión acuesta,
como casa de caracol.


Ángeles Torres
leer más   
12
7comentarios 50 lecturas versolibre karma: 138

Haikus de Otoño

Tarde de otoño.
En los sauces se mecen
aves azules.

Gotas de lluvia.
Camino polvoriento.
Irisaciones.

La fresca brisa.
Madroño anaranjado.
Viejos castaños.

Leve aleteo.
Sutil vuelo de grullas
sobre los surcos.

Cipreses altos.
Entre las hojas secas
negras cigüeñas.

Rojos rubíes
de los granados cuelgan.
Sol de membrillo.

El suelo cruje.
Los pétalos marchitos
de blancas rosas.

Hojas errantes.
Torbellino del viento.
La tarde cae.

Luces y sombras.
El sol agonizante
en la arboleda.

Escalofríos.
Susurros vacilantes.
Silbo del aire.

Un relámpago
amarillo dorado.
Lucero blanco.

¡Ráfaga fría!
Y por el horizonte
el cielo arde.

Tierra mojada.
Curvilínea y oscura
la luna nueva.

Y en las choperas
rumor de arroyo claro.
Cristal de estrellas.

Texto y foto: María Prieto
13
2comentarios 37 lecturas japonesa karma: 125

Saturno devorando a un hijo

Las miradas se atemorizan
y nos rechinan los dientes
sellando nuestras retinas
en la encarnación del monstruo
con la voracidad magistral de su pincel
"Saturno devorando a un hijo"

Y tiemblan los cielos
con truenos de espanto
allí, donde en un lugubre rincón
el dios despedaza la vida
con sus atroces fauces
cabellos envejecidos de odios
órbitas que engullen el mundo
y garras despiadadas
esas garras
que aprisionan al cuerpo decapitado
ingeriendo sin piedad
entre borbotones de sangre
hasta la última entraña
hasta la última uña
al igual que el tiempo
con sutil artimaña
y suave guante
devora al ser humano
leer más   
10
9comentarios 108 lecturas prosapoetica karma: 109

Reino descalza

Tan sólo te comenté los deseos de mis piernas inquietas
de sus ganas de mundo, de empezar a dejar huellas
te dije casi seria, mientras unas medias red
se cruzaban en tu mirada con algunas ideas…

Y fueron tuyas las ganas
y las medias en el piso más enredadas
la piel erizada y los tobillos en tu cintura cruzados
abrazándonos entre vaivenes, besos y miradas…

Fue tu mano, luego de amarnos
que me sujetó, cuando quise dar el primer paso
no sé si por amor o por miedo, no sé pero me miraste
y mis ojos dijeron: Me quedo, con vos…

Quizás nadie me mostró sin palabras
la necesidad de…

14
3comentarios 88 lecturas versolibre karma: 107

El amor no se trata solo de rosas rojas y cajas de bombones

Es duro cuando al amor le toca luchar de lejos
Cuando se agotan las opciones ante la rutina
Cuando se construyen las despedidas
Mucho antes de las maletas
Cuando alguien se va y el otro se queda
Porque el amor no se trata solo de rosas rojas y cajas de bombones
Al amor hay que ponerle varias temporadas de Kamasutra
Algunos poritos de vez en cuando
Salpicar con pimienta los besos para que ardan
Y remodelar la casa para que no aburra
Amar es complejo, complicado, a veces confunde y todo el tiempo duele
Amar es convivir con un ángel y un demonio en el mismo espacio
Dar y entregar casi…
leer más   
12
2comentarios 41 lecturas versolibre karma: 119

Silvestre

Eras flor al viento
deshojando silencios
Perfume de vida
palpitando recuerdos
Pétalos al aire
sin raíces ni dueño
Eras un sueño
pare ellas y ellos.....
leer más   
15
3comentarios 41 lecturas versolibre karma: 120

"Íntima llama"

Debajo de la piel habita solitario
un cisne cautivo
a veces sube a las pupilas
a contar estrellas lejanas
nunca entiende
por qué cerramos los párpados.

Asciende cada mañana
a embadurnarse de firmamento
cuando la luz hierve
y las estrellas callan
nunca entiende
por qué desaparecen las hadas.

En las entrañas se estremece un cisne
insatisfecho
quisiera asomarse a la ventana
del universo
encontrar la llave de la belleza
rasgar la corteza de la esperanza
y no comprende
que lo de fuera se enciende
con la íntima llama
que la espera es tan solo meta
que la meta es tan solo alma.
leer más   
15
1comentarios 45 lecturas versolibre karma: 129

El momento en que amamos

Es mejor dormir,
antes que el dolor nos haga ruido
y en un desahogo difuso
perdamos la cordura de un recuerdo.

Detengamos el tiempo en un instante
diluyamos los minutos que quedan
antes que la memori susurre indecisa
y rehúse recordar su último anhelo.

Huyamos de las imágenes volátiles que parten
son verdades exactas que mienten,
no quieren ser recordadas por el tiempo
en un memorial frío y viejo.

Juntemos los fragmentos pasados que amaron
seguro que ellos recuerdan
el alimento que nutre a las dudas
en donde las flores brillan sin remordimiento.

Son pocos los pasos que tenemos que…
11
4comentarios 113 lecturas versolibre karma: 135

Salivilla

Me dijo mi amiga
que lo mejor para las dudas
es bañarlas
en salivillas de estrellas

De esas que se recogen fácilmente
entre los claros de luna
y luego hay que secarlas
con toallitas de mimos.

Después se les da una buena frotada
con frazadas de caricias,
de las que hacen entrar en calor.

Lo que no me dijo
es si eran las tuyas
o las mías.

Mejor si juntamos las dos.
Creo que funcionan lo mismo
y a mí me harías un favor.
leer más   
11
2comentarios 61 lecturas versolibre karma: 121

El niño de azul índigo

En la cima de un cielo azul
escudriño con absorto febril
blancas escarchas
ruedan por el piso,
aroma de cedros cubren
la estancia,
arrancadas de una galaxia
en extinción.

Un niño de azul índigo
emerge como una tromba,
presente existencial,
por el pasillo de la expiación,
rayos del auroral
brotan de sus manos.
.
Un mar taciturno de color ocre lo acuna
y lo instala en un tornasol naciente
su abundante cabellera
el gélido viento la cruza
y ronronea el amanecer
aun vegetado ,
circundado en los postes del camino
en un tiempo sin espacio
crisol de remos.

El…

leer más   
12
1comentarios 36 lecturas prosapoetica karma: 126

Como delfines de Hielo

Ella se deja querer, de arriba a abajo
– sin poner frenos-
Ella deja que mis labios le bailen en el cuello,
hasta que sus miedos se sonrojen.
Ella es una muchacha de carne y deseos,
todo un eclipse a los ojos de los puros.
Mi muchacha camina por sobre mis fuegos ocultos,
se sacude el cabello y sonríe;
¡Ella se sabe esencia misma del pecado!
Yo,
solo soy culpable de derretirle con mi boca los muslos,
Como si fueran dos delfines de hielo.
leer más   
12
6comentarios 52 lecturas versolibre karma: 127

¡Ay, tristeza!

Mis palabras se desvanecen
en una tarde tan disputa,
despojo mis lágrimas
para sentir que vuelvo
con mi espíritu.

En el umbral del abismo,
todavía existen los ciegos
que muestran alarde
por la melancolía
armando historias sin
un rumbo, sin fin.

Llorar a veces es fingir,
por dentro existe el drama
con función al melodrama
conjurando gritos internos,
aquellos que desamarran
los hijos de la razón.

Llorar también calma el alma,
como si la tristeza
se tratara de una madre
que vive dentro de ti
para consolarte,
consolarte con las lágrimas,
acariciarte los tejidos
calmarte los latidos,
y recordarte que liberar
es desahogar.
10
2comentarios 61 lecturas versolibre karma: 107

Almas

Almas desnudas
almas limpias
almas emparejadas
que encajan como piezas
hechas para estar unidas.
12
4comentarios 84 lecturas versolibre karma: 119

La ansiedad y su momento

He construido ansiedad
anida orgullosa en mi cuerpo
ha tejido con calma
cada uno de sus momentos.

Es ilusorio engañarse ignorando
a nadie engañas
los ojos delatan
se asoma la tristeza comiendo de tus entrañas.

No desperdicies los días intentando
amar es muy inmediato,
que el rechazo no sea una constante
parte el deseo de seguir callando.

Anímate que no eres el único
la nieve colapsa a las flores
marchita con el frío hasta el último tallo
el páramo lo deja estéril, perplejo contemplado.

Aún en tu derrota
en el oscuro momento
emerge la fuerza
se impone en un suspiro profundo.

Algún día agradeceremos
que alguien nos haya aún amado,
con cada gota de rocío que vivimos
sobrevivimos al cruel destajo.

No intentes morir en el ahora
no es tu momento, vive conmigo
y te enseñaré a amarte de nuevo
en lo profundo de la ansiedad y su momento.

El Mute

15/11/2018.
15
8comentarios 117 lecturas versolibre karma: 129

A qué sabe el viento y cómo se muerde el AiRe

IElla

Ella dice ...
Que desordenas sus esquemas
y qué la pintas arcoíris transparentes sobre las yemas ...

Dice ...

que su cordura se ha vuelto una vagabunda
desde que tú <~~~~has invadido su espacio
Y ha desvestido su armario
llenándosele de acordes
Y que...
Qué suerte que hagan juego con sus ojos
Y destellen —si — bemoles

Y qué ....

Que no sabe a qué sabe el viento
ni como se muerde el aire
ni de qué está hecho el aliento ;
que da un portazo a noviembre
Impulsándola a un mes de julio con tu ocaso entre los dientes
Y media luna de junio
Sonriéndole a los ocres ...


@rebktd
leer más   
13
7comentarios 83 lecturas versolibre karma: 148

A veces

Y la chica era la voz soprano
y el chico la paloma hambrienta.

Los sucedáneos de pescado
se manifiestan en esta cala intranquila.

Tararea el mar canciones
de antiguos veranos
acariciando la voz que grita
desde el espigón de la juventud.

"¿Qué hacemos?
tenemos licor
para un día de novillos eterno".

Y la arena era un edén improvisado
y las dos palmeras vertían humo
a espaldas de la razón.

"No te desnudes aún,
espera a que anochezca,
espera a que la luna dibuje en el agua
su camino sin horizonte"

La chica era fuego lapidario
el chico un extintor con la anilla oxidada.

A veces cuento pequeños seres
que se van a dormir,
otras, se cruzan historias
como las de un telefilm a las cuatro y diez.

A veces esto es lo que da de sí
el tiempo muerto que hay justo antes
de volver a empezar con el trabajo.
leer más   
14
3comentarios 56 lecturas versolibre karma: 121
« anterior12345811