Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Aquel día que llegaste a mi vida...

¿Qué sería de mi si no hubieras llegado a mi vida?

Si aquel día hubiera sido
solo como cualquier otro día.

Si vos no me hubieras encontrado
entre todos aquellos inquilinos de letras
que alquilan minutos de vida
para tocar el corazón y el alma.

Si por alguna razón
solo no te hubieras detenido
a admirar la belleza
que brota de mi interior.

Si todo eso no se hubiera alineado
para que tú llegues a mi
¿Qué sería de vos o que sería de mi?

Ni antes, ni después mi amor...
has llegado a tiempo.

Oh dulce hombre vestido de dicha
has traído a mi vida, el amor
pero no cualquier amor
el amor que deseo
para el resto de mi vida.

Si no hubieras llegado a mi
yo podría ser feliz
pero no con tanta dicha.

Hoy tú eres mi amor...
el amor de mi vida.



Claudia Viviana Molina


7
3comentarios 34 lecturas prosapoetica karma: 90

Carta a mi amada ausente...



Rosa, mi vida…

Te escribo esta carta esperando que te encuentres bien de salud en compañía de los seres que más estimes.

Pues bien, he deseado platicarte lo que en este día me pasara.

Era tarde cuando saboreaba el dulce añejo del alcohol ya viejo que mis manos sostenían.

Gota tras gota, trago tras trago, bebí mil copas que sabor amargo despedían.

Tomé, tomé las copas sin saber qué cosa hacía y ofuscado en el momento entre las sombras te veía y entonces cauteloso caminaba con recelo, pero no, por más que me acercaba sonriendo te escapabas.

Y entonces, despacio, mus…

leer más   
6
2comentarios 54 lecturas prosapoetica karma: 93

Haiku #3

La lucidez,
en libertad sin fianza,
todos los días.

Raül Bernadas
leer más   
8
2comentarios 35 lecturas versoclasico karma: 97

Cómo escribir mil poemas

A lo largo del tiempo, el poeta vive queriendo dominar la nostalgia, vive en el exilio y la propia orfandad de sus palabras.

Cómo un niño que se hace hombre pasan los días y los poemas poco a poco se van diluyendo entre la vida cotidiana y el romanticismo de un verso que hace drama para llamar la atención.

El poeta sueña, vive, trata de definir en un poema sus experiencias por vivir, a veces necesitamos una, dos o cien palabras para poder recrear lo que en la profundidad de nuestras ideas intentamos expresar.

El poeta sufre, llora, disfruta, goza cada palabra que lucha por volver a…
9
5comentarios 87 lecturas relato karma: 94

Burlándote

Hagamos el amor
aunque luego te vayas con el viento
y vuelvas a ser un eslabón
en las cadenas largas del recuerdo.

Acaso no estás ya,
escondida en el reflejo de la ventana,
búrlandote sin parar
con ese adios que ya dura una semana.

Ven y hagamos el amor,
hagamos fuegos artificiales de madrugada
aunque luego digas adios,
y, quizás, nos veamos otra vez mañana
leer más   
8
6comentarios 42 lecturas versolibre karma: 103

Quejas

Pueblo, estas alli,
tus calles fracturadas
soportan las quejas diarias de sus habitantes,
sus rincones orinados
emanan un presente olvidado y mal oliente,
sus parques chismosos
escuchan quejas a diario
que no se dicen a viva voz,
su aire caliente y triste
recuerda la ignominia
donde se encuentra enclavado.
Pueblo, tu gente conoce el presente
pero le teme a la verdad,
porque su verdad no se dice
y se camufla en rumores
de esquina y borracheras,
se otorgan avales para mentir
y se miente por imagen,
sus necesidades se omiten
y se difieren derechos.
Pueblo, respiras cenizas
y permaneces oliendo
la mierda que dicen sus políticos,
añorando un fuego fatuo
y un aliento divino
que dignifique tu existencia,
rogando una gloria inmarcesible
y que el bien germine ya.
leer más   
9
3comentarios 38 lecturas versolibre karma: 94

Amapola herida

Roja, roja amapola.
Amapola herida.

La sangre hirviente
de la tierra
se desborda
en el trigal.

Y en el borde
de sus olas
perecen calcinadas
las espigas.

Roja, roja amapola.
Amapola herida.


Tus pétalos ardientes
lloran savia
de la muerte y de la vida.




María Prieto
Mayo 2020
16
9comentarios 54 lecturas versolibre karma: 106

"Contracciones"

Mi corazón de babel enmudece
como un pez de bronce anacoreta
se sumerge flameando hasta el fondo,
entre gorjeos de agua
se estremece
en el templo estanque del asombro.

Juncos abstraídos que se mecen
en el santuario de la belleza,
se descorcha el enigma furtivo,
veladas burbujas de la sutileza,
luciérnagas cabalgan sobre ondas
rescatan nenúfares del olvido,
las luces de las sombras.

Embriagado en el seno
de un dios materno cercano
en mi cuna de musgo
me despeño
aferrado a tus manos,
en tus valles de otoño
me retuerzo en tu vientre
como una pluma de aire.

Me extiendo como un navaja
en…
leer más   
11
4comentarios 68 lecturas versolibre karma: 115

Sombras y luces oscuras

un silencio rozando el vacío,
una mirada triste
y un suspiro que ya no habla

musitar palabras que duelen
liberando la daga...

dudar....

una luz que descubre rincones vivos
que creía muertos
o perderse en otras luces más oscuras
12
13comentarios 69 lecturas versolibre karma: 116

Siempre juntos

Tu risa es mi alegría.

Tus sueños son mi cielo.

Tus lágrimas son mi llanto.

Tu porvenir es mi devenir.



Tu camino es único,

es el nuestro.

Si hay piedras,

las esquivamos juntos.

Si nos caemos,

rápido nos levantamos.

Si hay trampas,

las sorteamos.



Tu alma es la mía.

Si tu no estás,

yo puedo estar,

pero en otros mundos,

nunca en el mundo del amor.
leer más   
12
8comentarios 91 lecturas versolibre karma: 110

El libro de los finales felices

Bendita y venerada palabra mal escrita
Sangre de cualquier lugar
Divina entre las impuras
Sagrada entre honradas.

Silencio y espanto,sonido que no suena y tambor que no retumba
Yo se de dolor que se esconde en el iris de tus pupilas.

Anoche te vi bailar en un teclado sin eles
Dichosa de gozo y armonicamente feliz
Y me salieron lágrimas en los dedos.

Quien.soy yo.sino aquella que te escribe, aquella.que te sueña
Tambien quize bailar pero me salieron alas y eche a volar

Y me besaste la frente
Me tocaste los labios
Cual despedida corta y novelera.

Entonces te ame , te ame como se ama.desde siempre
De una callada manera casi invisible
Con la vida en la primera en la página
Del libro de los finales felices.
leer más   
9
3comentarios 61 lecturas versolibre karma: 102

Crisálida (micro)

Me muevo por inercia
planeando a ras del suelo
como una mariposa sin alas
con un cuerpo de papel.


Delia Climent
leer más   
11
4comentarios 47 lecturas versolibre karma: 110

Perdido

Estoy perdido,
sin la protección,
de tu cielo...
sin estrellas,
lloviendo...
sobre mi rostro,
sin la luna...
besando mi frente.
Estoy perdido,
en anocheceres,
oscuros...
de tristezas,
durmiendo a mi lado,
de sábanas frías,
sobre cuerpos,
ausentes...
...y así...
hasta que llega,
la mañana.
Estoy perdido,
en un laberinto,
sin luces...
donde el único ,
aliento...
eres tú...
lejana y distante...
sin querer más,
mis besos...

Al Agus
leer más   
11
6comentarios 57 lecturas versolibre karma: 113

Fade to black

Hoy no es un día cualquiera;
hoy estoy tan lejos que no puedes oírme.
Hoy soy un atardecer amordazado
que se cae en pedazos.

No he querido escribirte la carta
que te prometí;
habría sido sal en la herida,
-qué innecesaria-,
así que me he atado las manos
al ahogo del corazón
para prometerle volver a latir.

He intentado vivir
-segundos largos-
enfrentándome a miedos y distancias;
he mirado el mundo a través del cristal
sin decir nada,
siguiendo el dictado de una voz partida,
que repetía
que ya no escuchaba.

Lo entiendo,
en parte, prometo que lo entiendo,
-aún valen algo mis…
leer más   
12
5comentarios 48 lecturas versolibre karma: 107

~En tu vacío~

Frío en mis recuerdos
 donde albergan
ausencias,
carentes
 de esperanza.

De menos.
 Te echo de menos.

Es diciembre.
No estás.
Ya no estás...

Y aún,
alborotas
mis sueños.

marttucca ©
Diciembre

Ilustración de Sivan Karim
leer más   
12
7comentarios 60 lecturas versolibre karma: 104

Un solo brazo para remar

Sonidos incomprensibles, ruido.
Una fuerza que engulle.
Arrastrarse. En el suelo no hay asideros.
Sonidos que no sé nombrar.
Algo avanza incansable.

Lento, imparable. Justo detrás.
No son cantos de sirena, es cuerda. Cuerda en el tobillo.

El suelo resbala. Un solo brazo para remar.
¿Dónde está el norte? ¿Dónde estoy yo?
Ruido y más ruido. Músculos cansados. Ojos con dioptrías.
Susurros. Voces. El vacío y no. ¿Suena el teléfono?

Siempre escapar. Siempre esconderse.
No es la solución. Algo avanza incansable.
¿Adónde voy con un solo brazo para remar?
¿Adónde voy a ir sin brújula y sin gafas de lejos?

No son cantos de sirena, es cuerda.
Voy a buscar el cuchillo.
9
3comentarios 41 lecturas versolibre karma: 100

Fragmentación

A veces me miro en el espejo y no me reconozco,
No sé quién soy, ni a dónde pertenezco,
A veces no encuentro las respuestas,
En mi universo intrínseco me pierdo,
Laberintos, cavernas, ríos revueltos,
Soy una cartografía en deconstrucción.

No intento siquiera descubrir que me pasa,
No sé si avanzar o dejarme llevar,
Son mis errores, son mis aciertos,
Los que van trazando mi ruta,
En este orbe sin sentido.
leer más   
17
10comentarios 96 lecturas versolibre karma: 92

Lo dicho, dicho está (Jotabé)

Elocuencia sin arrogancia,
silencio para tu ignorancia.

Del corazón habla tu boca,
voces que a la verdad invoca,
si maldices la ira provoca,
si ofendes al odio convoca.

Tu palabra, espada filosa;
o pétalos de blanca rosa.

Retractarse deja constancia,
que cualquiera que se equivoca,
es persona meticulosa.

Autor: Profr Mucio Nacud Juárez
(Junio 2020)
Derechos reservados
leer más   
12
8comentarios 48 lecturas versoclasico karma: 96

¡Bienvenido, Junio!...

Desde bien
temprana la
mañana, fuerte
aprieta el sol...

Irradiando
luz, atravesando
tu ventana...

Pájaros qué
cantan, y
las flores
bailan, el
último baile,
de una inexistente
primavera...

<Que no hemos sentido>...

Nubes que
dibujan, dejando
su arte plasmado,
sobre esté cielo
tan azulado.

Y de regreso...

Vuelve el verano,
vuelve el calor,
tocando tu piel...

¡Bienvenido Junio!...

©Derechos de autor
Hilando letras
Isa García
9
4comentarios 73 lecturas versolibre karma: 98

Esperaré el día preciso...

Golpea la lluvia tan fuerte
que dejé de oír tu risa.

Duele.
Duele oler el anuncio de tu llegada.
Dueles frío como granizo fino
sobre pecho descubierto.

Solo arden los ojos
y empuño mi mano en vano
queriendo apretar
los recuerdos que se van clavando
en la línea de la vida.

Llovía desde la primavera
pero entonces, eras tú
quien no me oías.

Y sonríes con el rostro mojado
mirándome entrecerrado.
Triste es
que en la media pupila
de tu pergamino
se retrate por última vez
este amor,
que lavó mi llanto.

No te hice mil;
miles ya eras.



Yamel Murillo



Exequias©
D.R. 2016

leer más   
8
6comentarios 54 lecturas versolibre karma: 106
« anterior123451966